Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Los países más y menos acogedores del mundo

Cecilia de la Serna

Foto: Simon Kwong
Reuters

La vida nómada nunca es fácil, y aún menos cuando uno se encuentra viajando por lugares inhóspitos. Que un país sea acogedor es un referente fundamental a la hora de escoger destino, ya sea para pasar unos días de descanso o para ganarse el descanso trabajando.

La plataforma InterNations, que conecta a más de 2,6 millones de expatriados por todo el mundo, ha publicado su índice anual de países más acogedores del mundo. Para realizarlo ha encuestado a más de 14.000 personas en 67 países diferentes.

Top Expat Destinations 2016 — infographic


La primera sorpresa llega ya desde el primer puesto: Taiwán es el país más acogedor del mundo para los foráneos. Casi el 90% de los expatriados que allí residen le ha otorgado a esta pequeña isla del Pacífico altas calificaciones en materias de hospitalidad que, comparándolo con la media total del resto de países encuestados (un 65%), resulta un porcentaje muy alto. Además, un dato reseñable es que un tercio de los expatriados encuestados en Taiwán se plantea quedarse allí a vivir para siempre.

Los países más y menos acogedores del mundo 1
La naturaleza es una de las grandes atracciones turísticas de Taiwán, una isla de unos 36.000 kilómetros cuadrados y que cuenta con algo más de 23 millones de habitantes. | Foto: Nicky Loh / Reuters

Este pequeño país insular también ocupa el segundo lugar en la satisfacción general con la vida en el extranjero, con un 93% de los encuestados que la manifiesta. Sólo España tiene calificaciones más altas en esta materia. España que, por cierto, ocupa un nada desdeñable decimocuarto puesto en el ranking mundial.

Los países más y menos acogedores del mundo 2
España es uno de los grandes ganadores de este índice anual, escalando 16 puestos en la lista de los más acogedores. | Foto: Marcelo del Pozo / Reuters

La comparativa de los resultados de las encuestas de 2015 y 2016 dejan ver con mayor claridad el panorama de los lugares más y menos inhóspitos y poner en contexto estos datos. Resalta por ejemplo Vietnam, que ha escalado hasta 24 puestos en la clasificación hasta llegar a colocarse en undécimo lugar en 2016. Uno de los puntos que más han influenciado en este meteórico ascenso ha sido el nivel de relación de amistad entre los foráneos y los locales vietnamitas.

Expat Destinations 2016: Biggest Winners & Losers — infographic

Entre los menos acogedores hay algunos clásicos -aunque sorprenda, Italia es un país considerado inhóspito desde hace tiempo-, también hay importantes novedades. Por ejemplo, los Emiratos Árabes Unidos han bajado hasta 21 puestos en el ranking. En este caso, uno de los condicionantes que ha provocado la caída es que, dado el descenso del precio del petróleo, los alquileres y la vida allí se han encarecido considerablemente.

Los países más y menos acogedores del mundo 3
Parece que Dubai ya no es tal paraíso. | Foto: Matthias Seifert / Reuters

Dime de dónde vienes y te diré cómo eres

La relación entre locales y extranjeros puede variar según la procedencia de estos últimos. Mientras que, por ejemplo, los estadounidenses suelen ser vistos como los turistas más desagradables del mundo, los japoneses sin embargo son percibidos como los más educados. La forma en la que un local ve a un extranjero puede determinar también lo contrario, por lo que al final estos estereotipos logran penetrar en el pensamiento colectivo.

Los países más y menos acogedores del mundo 4
Uganda es el segundo país que más sube en el último índice de los países más acogedores. | Foto: Goran Tomasevic / Reuters

De cualquier forma, lo que este ranking revela es que una buena acogida no depende del poder adquisitivo de los ciudadanos de un país -por ejemplo, Uganda está entre los que más suben mientras que Suiza está entre los grandes perdedores-, y que generalmente los países del hemisferio sur suelen estar entre los más amigables. El buen tiempo suele ayudar en estas lides.

Viajar sin cámara es posible… si sabes dibujar. Cuatro artistas españoles te lo demuestran

Álvaro R. de la Rubia

Foto: Aleix Gordo
Aleix Gordo

Fotografiamos nuestras experiencias, elegimos el motivo, el encuadre, la luz y nos llevamos un trocito de los lugares por los que pasamos. Es la forma que la mayoría tenemos de conservar el recuerdo de nuestras vivencias, pero no es la única. Algunos artistas en lugar de tomar fotografías (o además) durante sus viajes, aventuras o paseos hacen dibujos para conservarlos filtrándose a través una de las cosas más personales que se puede poseer: un estilo propio. No hacen fotos para descubrir en casa aquello que se perdieron durante su viaje sino que analizan los detalles de lo que les rodea para plasmarlos allí mismo sobre el papel. Desde urban sketchers a observadores de nubes, el dibujo puede ser una forma única de recordar y probablemente una manera más fiel de mostrar lo que se ha vivido. Estos artistas españoles lo demuestran.

Viajar sin cámara es posible… si sabes dibujar. Cuatro artistas españoles te lo demuestran 2
Ilustraciones de Aleix Gordo en Hong Kong

Aleix Gordo

Aleix Gordo, ilustrador, diseñador y muralista de Barcelona, conserva tras algunos de sus viajes libretas en las que, a modo de diario gráfico personal, se entremezclan personas con las que se cruzó, escenarios a medio camino entre la realidad y su imaginación y acontecimientos que es difícil determinar si sucedieron de aquella forma o no más allá de sus páginas. “En Japón empecé a hacer una cosa diferente”, cuenta Aleix. “Dibujaba a la gente que veía por las calles, los interpretaba a mi manera e incluía bocadillos sin texto. Luego a mis amigos japoneses les pedía que rellenasen esos bocadillos. Es un ejercicio muy divertido y es muy curioso ver sus reacciones. Yo los dibujaba y ellos les daban vida con sus textos”.

Desde 2001 llena libretas en las que refleja sus vivencias tanto exteriores como interiores (siempre el mismo modelo, de la misma marca con el mismo papel) aprovechando los trayectos y momentos de soledad durante sus viajes para dibujar: aviones, trenes, madrugadas de hotel…  “En Hong Kong es difícil encontrar un sitio tranquilo donde pararse, así que aprovechaba en el metro, se veían personajes muy curiosos que era un placer dibujar. En Tokio, sin embargo, tuve la suerte de vivir en una casa antigua en un barrio tranquilo y dedicaba las mañanas a dibujar”.

Viajar sin cámara es posible… si sabes dibujar. Cuatro artistas españoles te lo demuestran 3
Detalles de un paisaje de Pau Rodríguez

Pau Rodríguez

El caso de Pau es diferente. El dibujante mallorquín, autor de las aventuras de la saga de Atlas y Axis, es un gran aficionado a la montaña y aprovecha sus salidas para encontrar los paisajes en los que se desarrollarán sus cómics. Sus dibujos son apuntes al natural que sirven más tarde como base para elaborar la ambientación de sus viñetas.  “A veces yendo de excursión me topo con composiciones, ambientes o colores que me gustaría reproducir en alguna viñeta. Si llevo la cámara no me fijo tanto: saco la foto para verla más tarde y después en casa ya no es lo mismo” explica Pau.

Cuando el dibujante mallorquín quiere retener algunos de los detalles de un paisaje toma notas a papel y boli pero, en otras ocasiones, cuando quiere recoger un efecto que ha visto cuenta con material extra para plasmarlo.

“Aquí, por ejemplo, quería hacer una primera página para La Saga de Atlas & Axis y me fui a un rincón desde donde pudiera ver ponerse el sol sobre alguna peña. Me llevé la libreta y una caja de lápices de colores. No se trata de hacer un dibujo bonito, sino informativo, al que añado notas para reforzar lo que no soy capaz de plasmar con los lápices. Después, en casa, entre lo que recuerdo y lo que apunto, hago el dibujo final”.

Viajar sin cámara es posible… si sabes dibujar. Cuatro artistas españoles te lo demuestran 4
Sketch de Paco Lobón

Paco Lobón

Este artista gaditano no sale de viaje sin su libreta en la que, como cuaderno de bitácora, vuelca sus vivencias, ya sea en forma de tiques de tren, anotaciones del momento o ideas para nuevos proyectos.

Cuando viajo intento encontrar un momento en el que me vengan las ganas de dibujar, no intento forzar esas sensaciones. A veces es ese momento en el que te vuelves observador, algo más contemplativo que de costumbre. Dibujar un lugar requiere una implicación con el entorno. Analizas las formas, las siluetas, la luz, la sombra… vas reconociendo el espacio. En Chiclana, de donde yo soy, siempre me siento en el mismo punto del paseo marítimo a dibujar cada vez que vuelvo de visita”.

Paco Lobón encuentra motivos interesantes que dibujar en casi todo lo que se le pone por delante. Pero, si no los encuentra, solo tiene que observar un poco más arriba, ya que entre los dibujos de este artista también pueden verse representadas infinidad de nubes cuyas formas inspiran a Paco Lobón algunos de sus personajes: “Además de los sketch de paisajes que colecciono en mi libreta, me gusta dibujar las siluetas de las nubes  de los sitios que visito. Tengo nubes de Cádiz, Granada, Sevilla, Madrid, Bilbao… Siempre me he sentido atraído por las formas de las nubes, ellas sí que son unas auténticas viajeras”.

Viajar sin cámara es posible… si sabes dibujar. Cuatro artistas españoles te lo demuestran 5
Ilustración de Jonatan Alcina

Jonatan Alcina

Jonatan Alcina es un “urban sketcher” que encuentra en el dibujo uno de los mayores alicientes para viajar. En su colección de lugares retratados podemos encontrar desde la elegancia de las ciudades de la vieja Europa hasta la luz de varias localidades andaluzas. Friburgo, Praga, Venecia y, por supuesto, su Cádiz natal son solo algunos de los escenarios que aparecen en sus cuadernos de dibujo.

Aunque pueda parecer una actividad solitaria, Jonatan cuenta que no siempre es así: “Al dibujar en la calle te encuentras con todo tipo de personas que se acercan para interactuar contigo independientemente de que les interese el dibujo o no. Me he encontrado con una persona que se puso a hacerme trucos de magia cuando estaba sentado haciendo un dibujo, una vez me hicieron una entrevista para un reportaje sobre cultura andaluza para la televisión turca mientras dibujaba por las calles de Ronda, hay gente que me ha traído zumos y refrescos, pero sobre todo se conoce a muchas personas interesantes de todo tipo y de las que se aprenden muchas cosas”.

Save

Save

Así es el tren más lujoso del mundo

Redacción TO

Foto: JIJI PRESS
AFP

Con sus cocineros distinguidos con estrella Michelín, sus lujosos aseos y su piano-bar de líneas elegantes, el Shiki Shima no tiene nada que envidiar a los bonitos hoteles. Algo que no está nada mal para un tren.

En el archipiélago japonés famoso por su Shinkansen, la red ferroviaria de alta velocidad que atraviesa el país, ¿el último chic ferroviario no sería tener tiempo para saborear el viaje?

Así es el tren más lujoso del mundo 2
Hasta marzo de 2018 todas las reservas están completas. | Foto: JIJI PRESS / AFP

Por 950.000 yenes (7.760 euros) por persona, puede reservarse una lujosa suite en un coche cama del Shiki Shima, que tarda cuatro días y tres noches en hacer un gran circuito en la isla de Hokkaido.

El tren de color champagne, cuyo nombre significa ‘Isla de las cuatro estaciones’, está formado por ocho vagones con impresionantes ventanales de vidrio, que ofrecen a los pasajeros unas espectaculares vistas de la campiña del norte del archipiélago.

Así es el tren más lujoso del mundo 3
Zona de comedor del tren. | Foto: JIJI PRESS / AFP

Así es el tren más lujoso del mundo 4
Baños del tren. |  Foto: JIJI PRESS / AFP

Tras una cena preparada por grandes cocineros, los viajeros pueden reunirse para beber vino en la atmósfera relajante del piano bar, bañada por la cálida luz de una falsa chimenea.

Así es el tren más lujoso del mundo 1
7.760 euros es el precio de cuatro días y tres noches de viaje. | Foto: JIJI PRESS / AFP

El Shiki Shima dejó el lunes la capital para su viaje inaugural, en el que embarcaron 33 pasajeros, según East Japan Railway. Y pese a la alta suma exigida, el operador asegura que las reservas están completas hasta marzo de 2018.

El Shiki Shima no es, sin embargo, el primer tren del sector del lujo en Japón.

La compañía ferroviaria Kyushu Railway propone desde 2013, en la isla meridional y rural de Kyushu, el ‘Nanatsuboshi’, un tren con siete vagones y 14 suites de madera, con camas imperiales, un escritorio, una sala de aseo independiente y un baño con calefacción en el asiento.

Las mejores escapadas en la naturaleza a menos de una hora de Madrid

Redacción TO

Foto: Kus Cámara
Flickr bajo Licencia Creative Commons

Tráfico, ajetreo, asfalto, oficinas, contaminación, gente y más gente. Tiendas, autobuses, restaurantes y aceras a rebosar, estrellas invisibilizadas por la “boina” y una contagiosa sensación de tener prisa. Es fácil amar la ciudad de Madrid, pero también sencillo desear huir, y para que el amor perdure resulta necesario vislumbrar la urbe desde la distancia de vez en cuando. El cuerpo y la mente agradecen experiencias imposibles de vivir en la capital y aunque eso de “respirar aire fresco” suene a droga hippie, un buen chute de naturaleza es a veces vital para la supervivencia de todo urbanita.

¿A dónde ir si apenas tienes un par de días?, ¿qué lugares cerca de Madrid merece la pena visitar?, ¿cómo disfrutar de un día o dos de excursión en la naturaleza sin la necesidad de hacer más de 100 kilómetros en coche? Con la llegada del buen tiempo y festivos que imponen merecidos recreos en la monotonía laboral, nada mejor que planear una escapada para recordar que existen ríos, bosques, cascadas, montañas y mágicos parajes naturales muy cerca de Madrid. Planes baratos, cercanos y apetecibles a menos de una hora de la capital española.

Las Cascadas del Purgatorio

Dentro de la Comunidad de Madrid, una impresionante cascada de cerca de 15 metros llena de sonidos un emplazamiento de excepción. Frente al Monasterio de El Paular, en el Puente del Perdón de Rascafría, empieza una fantástica ruta fantástica que lleva a uno de los parajes más bonitos de la Sierra de Guadarrama: las Cascadas del Purgatorio.

Allí, el arroyo del Aguilón, un caudaloso afluente del Lozoya, surca el valle con las montañas como telón de fondo. Robles y pinos acompañan en el camino, y muy cerca, en Rascafría, además del Monasterio, es posible encontrar restaurantes y alojamientos con los que disfrutar del resto de la jornada. También en las cercanías y perfectas para disfrutar del calor de los meses de verano, las piscinas naturales de Las Presillas ofrecen una refrescante opción para darse un chapuzón disfrutando de llamativas vistas a Peñalara.

Las mejores escapadas a menos de una hora de Madrid
Ruta desde Monasterio de El Paular a las Cascadas del Purgatorio, Rascafría | Foto: Tuscasasrurarles / Flickr

Pantano de San Juan

¿Quién dijo que Madrid no tiene playa? En el Pantano de San Juan, a pocos kilómetros de la capital, está permitido (y recomendado) el baño. El embalse dispone de varias zonas de arena donde plantar sombrilla para sentir sensaciones tropicales en pleno centro de la península. Además, se pueden alquilar barcas, piraguas, aprender en el curso de vela y en los meses de verano, darse un chapuzón sin miedo al oleaje.

Las mejores escapadas a menos de una hora de Madrid 1

Castañar de El Tiemblo

Uno de bosques de castaños más bellos de España, contiene en su interior enormes árboles centenarios entre los que se encuentra “el abuelo del bosque“, el ejemplar de esta especie más grande de Europa con un perímetro de más de diez metros. El Castañar de El Tiemblo se encuentra en la parte más estrecha de la garganta que forma el río Yedra, casi en el límite entre Ávila y la Comunidad de Madrid.

Las mejores escapadas a menos de una hora de Madrid 2
Los rincones de el Castañar de El Tiempo, naturaleza en estado puro | Foto: Jonybraker / Flickr

.

Aldea del Fresno

Para salir de la ajetreada vida de ciudad, basta recorrer 52 kilómetros hacia el oeste. Llegaremos a una pequeña población de unos 2.500 habitantes bañada por los ríos Alberche y Perales. Se trata de Aldea del Fresno, un enclave rodeado de espectaculares paisajes y bellos senderos.

En el propio municipio, es posible visitar la torre de la Iglesia del siglo XVIII de San Pedro Apóstol y la Granja El Santo, un conjunto arquitectónico en el que destaca la ermita de San Saturio, del siglo XIV. Un simple paseo basta para disfrutar de la naturalexa, pero en un recorrido un poco más largo llegaremos a la presa de Picadas, pudiendo seguir desde allí el curso del río hacia el embalse de San Juan que mencionábamos más arriba.

Las mejores escapadas a menos de una hora de Madrid 3
Uno de los rincones que visitar en los alrededores de Aldea del Fresno | Foto: Wikimedia

La Pedriza

“Parece mentira que estemos tan cerca de Madrid” es, por norma, el primer pensamiento que aparece en la menta al recorrer el Parque Natural de La Pedriza, en la Sierra de Guadarrama y perteneciente al municipio de Manzanares el Real. Cada rincón de este tesoro natural esconde placeres para la vista y aunque no se trate de ningún secreto y ciertas zonas estén más que concurridas, resulta sencillo perderse entre sus senderos hasta encontrar la paz.

En este berrocal de 3.200 hectáreas encontraremos riscos, arroyos y praderas, una vegetación que mezcla el bosque mediterráneo y la de alta montaña y una variada fauna entre la que destacan las águilas, los reptiles y las cabras. Se trata de una zona de gran interés geológico y paisajístico que ya contó con presencia humana desde la Edad de Bronce, pero que más de 3.000 años después, ha conseguido mantener, a pesar de los turistas, su encanto natural.

Las mejores escapadas a menos de una hora de Madrid 4
Una de las “piscinas” escondidas en La Pedriza | Foto: Nicolas Vigier /Flickr

La Chorrera de los Litueros

Con más de 30 metros de altura, la Chorrera de los Litueros es la cascada más alta de la Comunidad de Madrid. Para llegar, basta recorrer una sencilla ruta desde el Puerto de Somosierra, disfrutando a nuestro paso del bosque centenario conocido como Dehesa Bonita. El agua procede del el arroyo del Caño, formado por manantiales de las cumbres y es su caudal el que da origen al nacimiento del río Duratón.

Las mejores escapadas a menos de una hora de Madrid 5
Vista de las cascadas de la Chorrera de Litueros | Foto: Jesús Pérez Pachecho / Flickr

El siglo XXI comenzó en Sevilla con la Expo’92

Marta Ruiz-Castillo

Foto: Julio Munoz
EFE

La Exposición Universal de Sevilla de 1992, más conocida como Expo’92, significó un antes y un después para la capital andaluza, que durante seis meses se convirtió en el centro del mundo, y para el conjunto de España. Situada en los terrenos de la Isla de la Cartuja, donde se ubica el que fue antiguo monasterio de los monjes cartujos, la Expo’92 acogió a 112 países, 23 organismos internacionales, seis empresas y las 17 Comunidades Autónomas españolas. Se cumplen ahora 25 años de aquel 20 de abril en el que España dio sus primeros pasos hacia el siglo XXI, demostrando de lo que era capaz de hacer a pesar de los inconvenientes, de los agoreros y de las luchas políticas que no impidieron que la Exposición Universal fuera todo un éxito.

Visitada por 40 millones de personas, la Expo supuso un acercamiento a costumbres y culturas de diferentes países en torno a los pabellones, algunos de impresionante calidad arquitectónica. Además, los visitantes disfrutaron de multitud de actividades culturales y lucrativas al tiempo que el recinto sirvió como lugar de encuentros políticos y económicos que afianzaron los lazos entre países diferentes y, sobre todo, entre Sevilla y el resto del mundo.

El siglo XXI comenzó en Sevilla con la Expo’92
El 10 de octubre, dos días antes de la clausura de la Exposición Universal, fue recibida la visitante 40.000.000 | Foto: Efe

Un cuarto de siglo después, la Isla de la Cartuja mantiene aún muchos de sus pabellones, y lo que en un día fue un erial es ahora un lugar de recreo, de encuentro y de recuerdos.

Historia de un recinto único

La Exposición Universal de Sevilla se erigió en el margen derecho del río Guadalquivir, en el territorio que llega hasta el canal conocido como corta de la Cartuja.

Su nombre se debe a que en el año 1400 se fundó en esta zona el monasterio de Santa María de las Cuevas, de la orden de los cartujos, más conocido como monasterio de la Cartuja, que fue lugar de residencia y primer enterramiento de Cristóbal Colón. En el siglo XIX, el  monasterio pasó a ser una fábrica de porcelana y loza, La Cartuja de Sevilla-Pickman.

El desarrollo urbanístico de esa zona era nulo, exceptuando el monasterio de la Cartuja, hasta que en los años 80 se decidió utilizar estos terrenos para albergar la Exposición de 1992. Se construyeron los pabellones de países y otras instalaciones, y se dotó de infraestructuras el entorno, que luego serían aprovechadas por el Parque Científico Tecnológico e Isla Mágica.

Pabellones y la mascota Curro 

A esta convocatoria acudieron numerosos países, organizaciones internacionales y representantes del mundo empresarial que, a través de los pabellones ofrecieron al público lo mejor de su identidad histórica y cultural.

Hasta entonces, nunca antes una Exposición Universal había congregado tan alto número de praticipantes: 30 países europeos, 33 americanos, 21 asiáticos, 20 africanos, 8 de Oceanía, así como las 17 Comunidades Autónomas y 23 Organismos internacionales, junto a seis empresas con pabellón propio. Los pabellones mostraron lo mejor de sus países intentando crear una totalidad coherente que recogiera los aspectos culturales, tecnológicos y lúdicos.

El siglo XXI comenzó en Sevilla con la Expo’92 2
Numerosos visitantes hacen cola junta al pabellón de España | Foto: Efe

La arquitectura fue parte fundamental de una exposición que miraba hacia el pasado, el presente y el futuro con la recreación de las formas tradicionales de los cinco continentes y con expresiones de lo más imaginativas de las diversas escuelas y sensibilidades. La capacidad de descubrimiento del hombre y su vocación de futuro fue el hilo conductor que guió a todos ellos.

Junto a los pabellones que cada día atrajeron miles de visitantes anónimos de todas las partes del mundo, pero también personalidades del mundo de la política, la cultura, la ciencia o la realeza, como Carolina de Mónaco, Diana de Gales y su marido el príncipe Carlos, o los reyes de Suecia con sus hijos, entre otros muchos. Además, el 26 de julio, la Expo acogió a 17 jefes de Estado y de Gobierno iberoamericanos que habían participado en la Cumbre en Madrid. Por el recinto también se dejaron ver personalidades como Mijail Gorbachov o escritores de la talla de Gabriel García Márquez.

El siglo XXI comenzó en Sevilla con la Expo’92 3
Los Reyes son saludados por la mascota de la Expo’92, Curro | Foto: Barriopedro / Efe

Y en medio de tanta personalidad, por encima de todos, desde el primer día sobresalió Curro, la mascota de la Expo’92, un peculiar pájaro blanco con el pico en forma de cono y la cresta con los colores que representan los cinco continentes, diseño del alemán por Heinz Edelmann. Un nombre muy andaluz para llamar a los Franciscos. La mascota se dio a conocer el 14 de marzo de 1989 en Madrid y el 20 de abril de 1990 fue presentado oficialmente en Sevilla.

Pellón, el artífice

Si hay un nombre propio que se identifique con la Expo’92 ese es el de Jacinto Pellón, presidente de la Sociedad Estatal Expo 92 que pese a las críticas recibidas por parte de la oposición, logró sacar adelante un proyecto no exento de contratiempos que fueron superándose gracias a su determinación y decisión.  La Exposición Universal de Sevilla se inauguró el 20 de abril de 1992 tal y como estaba previsto y se clausuró el 12 de octubre, también según lo previsto. Miles de personas disfrutaron de un acontecimiento único en un entorno que unos años antes pocos creían que pudiera convertirse en realidad.

La apuesta del presidente del Gobierno Felipe González para que este ingeniero cántabro se pusiera al frente de unas obras que iban demasiado lentas en 1987 y ponían en peligro la celebración de la Expo de Sevilla y la imagen de España ante el mundo, resultó un acierto como se comprobó después.

El siglo XXI comenzó en Sevilla con la Expo’92 4
El presidente de la Expo’92, Jacinto Pellón, lee el discurso de clausura de la Exposición Universal de Sevilla en presencia del presidente del Gobierno, Felipe González, y su mujer Carmen Romero, y el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves | Foto: José María Pastor / Efe.

En medio de esa batalla política se encontró Pellón, al que la oposición acusó de desfase presupuestario de decenas de miles de millones de pesetas, de oscuras comisiones cobradas por Telemundi, pagos desorbitados a constructoras, contrataciones directas presionadas por el objetivo de abrir el 20 de abril. La Audiencia Nacional no halló nada y dio carpetazo a un caso que nunca debió existir.

¿Qué queda de la Expo’92?

Finalizada la Exposición Universal, una parte de ese complejo se convirtió en el Parque Científico Tecnológico Cartuja, gestionado por la sociedad anónima Cartuja 933, mientras que otra parte del recinto pasó a ser Isla Mágica, parque de atracciones temático. Hay también junto al parque tecnológico varias facultades de la Universidad de Sevilla.

En 1993 se finalizó el edificio Torre Triana, que concentra muchas de las oficinas de la Junta de Andalucía. También en ese año se inauguró el Parque del Alamillo, una amplia zona verde que comunica con el Parque de San Jerónimo por una pasarela sobre la dársena del Guadalquivir, construida en 2011. En relación con el Parque del Alamillo, ya en el siglo XVII existía una zona en Sevilla llamada El Alamillo mencionada por Miguel de Cervantes en El rufián dichoso, publicada en 1615, sin que se sepa a ciencia cierta si se refiere a la misma zona donde ahora se encuentra el magnífico parque.

Con posterioridad, ya en en el año 99 se inauguró el Estadio Olímpico, en el que se celebran competiciones como los mundiales de atletismo, torneos de la Copa Davis de tenis y conciertos.

Entre los espacios culturales que permanecen en el recinto donde estuvo la Expo’92 destacan el pabellón de la Navegación y el de CaixaForum. También está el Auditorio Municipal Rocío Jurado, donde durante la Expo se celebró un importante espectáculo de copla con algunas de las mejores artistas del momento, aunque el nombre de la folclórica fallecida es posterior.

El siglo XXI comenzó en Sevilla con la Expo’92 5
Visión de la Isla de la Cartuja iluminada por los fuegos artificiales que pusieron fin a la ceremonia de clausura de la Expo 92 | Foto: Barriopedro / Efe

Ahora, Sevilla vuelve a volcarse estos días con un homenaje a esa Exposición Universal que puso a España con un pie en el siglo XXI.

TOP