Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Los países más y menos acogedores del mundo

Cecilia de la Serna

Foto: Simon Kwong
Reuters

La vida nómada nunca es fácil, y aún menos cuando uno se encuentra viajando por lugares inhóspitos. Que un país sea acogedor es un referente fundamental a la hora de escoger destino, ya sea para pasar unos días de descanso o para ganarse el descanso trabajando.

La plataforma InterNations, que conecta a más de 2,6 millones de expatriados por todo el mundo, ha publicado su índice anual de países más acogedores del mundo. Para realizarlo ha encuestado a más de 14.000 personas en 67 países diferentes.

Top Expat Destinations 2016 — infographic


La primera sorpresa llega ya desde el primer puesto: Taiwán es el país más acogedor del mundo para los foráneos. Casi el 90% de los expatriados que allí residen le ha otorgado a esta pequeña isla del Pacífico altas calificaciones en materias de hospitalidad que, comparándolo con la media total del resto de países encuestados (un 65%), resulta un porcentaje muy alto. Además, un dato reseñable es que un tercio de los expatriados encuestados en Taiwán se plantea quedarse allí a vivir para siempre.

Los países más y menos acogedores del mundo 1
La naturaleza es una de las grandes atracciones turísticas de Taiwán, una isla de unos 36.000 kilómetros cuadrados y que cuenta con algo más de 23 millones de habitantes. | Foto: Nicky Loh / Reuters

Este pequeño país insular también ocupa el segundo lugar en la satisfacción general con la vida en el extranjero, con un 93% de los encuestados que la manifiesta. Sólo España tiene calificaciones más altas en esta materia. España que, por cierto, ocupa un nada desdeñable decimocuarto puesto en el ranking mundial.

Los países más y menos acogedores del mundo 2
España es uno de los grandes ganadores de este índice anual, escalando 16 puestos en la lista de los más acogedores. | Foto: Marcelo del Pozo / Reuters

La comparativa de los resultados de las encuestas de 2015 y 2016 dejan ver con mayor claridad el panorama de los lugares más y menos inhóspitos y poner en contexto estos datos. Resalta por ejemplo Vietnam, que ha escalado hasta 24 puestos en la clasificación hasta llegar a colocarse en undécimo lugar en 2016. Uno de los puntos que más han influenciado en este meteórico ascenso ha sido el nivel de relación de amistad entre los foráneos y los locales vietnamitas.

Expat Destinations 2016: Biggest Winners & Losers — infographic

Entre los menos acogedores hay algunos clásicos -aunque sorprenda, Italia es un país considerado inhóspito desde hace tiempo-, también hay importantes novedades. Por ejemplo, los Emiratos Árabes Unidos han bajado hasta 21 puestos en el ranking. En este caso, uno de los condicionantes que ha provocado la caída es que, dado el descenso del precio del petróleo, los alquileres y la vida allí se han encarecido considerablemente.

Los países más y menos acogedores del mundo 3
Parece que Dubai ya no es tal paraíso. | Foto: Matthias Seifert / Reuters

Dime de dónde vienes y te diré cómo eres

La relación entre locales y extranjeros puede variar según la procedencia de estos últimos. Mientras que, por ejemplo, los estadounidenses suelen ser vistos como los turistas más desagradables del mundo, los japoneses sin embargo son percibidos como los más educados. La forma en la que un local ve a un extranjero puede determinar también lo contrario, por lo que al final estos estereotipos logran penetrar en el pensamiento colectivo.

Los países más y menos acogedores del mundo 4
Uganda es el segundo país que más sube en el último índice de los países más acogedores. | Foto: Goran Tomasevic / Reuters

De cualquier forma, lo que este ranking revela es que una buena acogida no depende del poder adquisitivo de los ciudadanos de un país -por ejemplo, Uganda está entre los que más suben mientras que Suiza está entre los grandes perdedores-, y que generalmente los países del hemisferio sur suelen estar entre los más amigables. El buen tiempo suele ayudar en estas lides.

7 destinos rurales para huir de la ciudad

Redacción TO

Foto: DAMIR SAGOLJ
Reuters

Contaminación, aglomeraciones, tráfico, estrés. La rapidez de las ciudades no se va de vacaciones, pero sus habitantes sí pueden. Irse al pueblo es una opción socorrida: ver a la familia y los amigos de toda la vida, rememorar la infancia y, sobre todo, tener alojamiento gratis son solo tres de los atractivos que ofrece esta opción. Pero ¿qué pueden hacer aquellos que han nacido en ciudad y no tienen pueblo al que ir? No entrar en pánico es el primer paso. El segundo, tomar buena nota de los siete destinos propuestos a continuación.

O Cebreiro, Lugo

7 destinos rurales para escapar de la ciudad
Las características pallozas de O Cebreiro. | Imagen: santiagoturismo.com

Estamos en el año 2017 después de Jesucristo. Toda Galicia está ocupada por los turistas… ¿Toda? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles gallegos resiste todavía y siempre al invasor. Se trata de O Cebreiro, en el municipio de Pedrafita do Cebreiro, y todavía conserva tesoros arquitectónicos prerromanos, sus pallozas, herencia celta de esta localidad que, al no tener costa, no tiene tanto volumen de turistas. El grueso de los visitantes lo forman las personas que realizan el Camino de Santiago, ya que esta localidad forma parte de la ruta de Roncesvalles. La ausencia de playas, eso sí, queda compensada con las vistas a la Sierra del Courel.

Luarca, Asturias

7 destinos rurales para huir de la ciudad
Vista del puerto marítimo de Luarca. | Foto: turismoasturias.es

Atravesada por el río Negro, Luarca ofrece, como localidad asturiana que es, mar, campo y montaña en el mismo paquete. Luarca forma parte del municipio de Valdés, que cuenta con una de las playas más vistosas de toda la costa cantábrica, la de Barayo. El arenal forma, junto a las dunas y acantilados que lo rodean, la Reserva Natural Parcial de Barayo. Además, Luarca tiene el privilegio de ser la localidad que vio nacer a dos de los españoles más célebres del siglo XX: el ganador del Nobel de Medicina Severo Ochoa y el doble ganador del premio Oscar Gil Parrondo.

Foz de Arbayún, Navarra

7 destinos rurales para huir de la ciudad 1
Vista aérea del cañón. | Foto: Wikimedia Commons

Este cañón de unos seis kilómetros de longitud llega a los 400 metros de profundidad y a la completa verticalidad. Un paraje de vértigo taladrado durante siglos por el río Salazar, supone uno de los paisajes más explosivos y singulares de toda la península Ibérica. Esta Reserva Natural navarra tiene, además, uno de los ecosistemas de aves más ricos y diversos de España. Desde los característicos buitres leonados hasta las águilas reales pasando por los quebrantahuesos.

Puerto Lápice, Ciudad Real

7 destinos rurales para huir de la ciudad 2
Plaza de la Constitución de Puerto Lápice. | Foto: Ciudad-real.es

“Autores hay que dicen que la primera aventura que le avino [a don Quijote] fue la de Puerto Lápice”, dejó escrito Miguel de Cervantes en el segundo capítulo de la primera parte de El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha. El autor no vuelve a referirse a la localidad en ningún otro pasaje de la novela, así que el lector se queda con el misterio de saber qué ocurrió en Puerto Lápice, pero este pueblo forma parte de la ruta del Quijote. Con una plaza de la Constitución típicamente castellana y unos molinos de inconfundible sabor manchego, Puerto Lápice es uno de los destinos rurales más interesantes de Castilla-La Mancha.

Alcántara, Cáceres

7 destinos rurales para huir de la ciudad 3
Puente romano de Alcántara. | Foto: Efe

Con un puente romano de la época del emperador Trajano que atraviesa el río Tajo en impecable estado de conservación, este municipio extremeño limita al oeste con Portugal, lo cual permite que el viajante se pueda dar una escapada (dentro de la escapada) para aprovechar y conocer tierras lusas. Además de la construcción que ha dado nombre al pueblo (‘Alcántara’ viene de ‘Al Qantarat’, que en árabe significa ‘El puente’), la localidad extremeña es famosa también por el Conventual de San Benito. En uno de sus elementos más reconocibles, la galería porticada de Carlos V, se celebra anualmente el Festival de Teatro Clásico de Alcántara.

Culla, Castellón

7 destinos rurales para huir de la ciudad 4
Paisaje fluvial de Culla. | Foto: Turismodecastellon.com

Recorrer sus callejuelas rodeadas de pequeños edificios de piedra típicamente castellonenses, hacer senderismo por sus prados bañados por los ríos Monleón y Mollinel, hacer una excursión por las cuevas del parque minero del Maestrat… Este pueblo medieval del interior de la Comunidad Valenciana ofrece naturaleza, tradición y descanso sin el bullicio turístico de otras localidades de la autonomía, como Denia o Peñíscola.

Zuheros, Córdoba

7 destinos rurales para huir de la ciudad 5
Castillo medieval de Zuheros. | Foto: Zuheros.es

Con su castillo medieval de origen incierto y su famosa Cueva de los muerciélagos, declarada Bien de Interés Cultural en 1985, Zuheros es uno de los destinos andaluces todavía por descubrir para el resto de España. Sin el ajetreo ni el bullicio de los pueblos de la costa andaluza pero con una arquitectura inequívocamente sureña, Zuheros se levanta sobre uno de los mayores tesoros montañosos de España: la Cordillera Subbética.

Contra el mito del auge asiático y el declive europeo

Antonio García Maldonado

Uno de los lugares comunes del análisis internacional dice que el poder se ha desplazado a Asia y que Trump o el Brexit no dejan de ser pataletas ante ese hecho inevitable. Los flujos económicos van hacia esa región, las actividades se deslocalizan en China o Bangladesh, sus economías crecen y emergen grandes clases medias con un poder de consumo que hace las delicias de las grandes compañías internacionales. A este diagnóstico suele seguir el que dice que, en este contexto, Europa estaría llamada a convertirse en un museo para turistas ricos, en una Venecia gigante que sirve de testimonio kitsch del pasado ante su irrelevancia en el presente y el futuro.

Como todo lugar común, tiene algo de cierto pero también mucha adiposidad interesada. Asumir sin matices que el poder reside allí donde está el peso económico es desconocer las nuevas formas de poder, influencia y gestión que las nuevas tecnologías de la comunicación han favorecido. El análisis de la decadencia de Europa y el auge asiático tiene mucho de capitalismo industrial decimonónico, con la fábrica humeante como símbolo del progreso. Tengo para mí que el auge de Asia se debe, en parte, a que se puede gestionar desde Occidente. Sus ciudades están muy contaminadas, los servicios básicos son caros y de peor calidad, la desigualdad hiere, no hay derechos laborales efectivos –y cuando los hay, es fácil eludirlos– y las megaurbes en las que ese “progreso” se estaría manifestando son impersonales y en muchos casos peligrosas. La estratificación es la norma, y los precios son escandalosos.

Es en Europa –o como en Europa– donde desea vivir la mayoría, trabajadores o ejecutivos. Conozco a pocos residentes en Pekín, Yakarta o Singapur que no hayan terminado su etapa asiática con alivio por irse y alegría por llegar a Madrid, Bruselas o Berlín. Muchos de ellos vuelven para formar aquí una familia, ante la imposibilidad o el nulo atractivo de hacerlo en países y ciudades hostiles para ello. En muchas carreras profesionales, la “temporada asiática” es más una mili o un sacrificio en pos de un mejor puesto en Europa en el futuro que un deseo genuino. Incluso en sociedades con una personalidad tan fuerte como la china o la vietnamita, la creciente clase media exige estándares “europeos”.

Si Asia es una opción profesional, Europa sigue siendo una opción vital, que mal que bien conjuga la creación de riqueza con el ocio, la creatividad, el descanso y el bienestar. Si Asia es el auge, contento me quedo entre las ruinas del museo europeo (como hacen muchísimos gestores a distancia de ese teórico esplendor).

Los mejores lugares para escapar del calor este verano

Redacción TO

Foto: Peter Huggins
Flickr

Ya ha llegado el verano, y con él los helados, los pantalones cortos y sandalias, las terrazas, las gafas de sol, los abanicos… Pero, sobre todo, con el verano ha llegado el calor, las playas abarrotadas de gente y sombrillas, la búsqueda desesperada por los locales con aire acondicionado y la necesidad casi constante de refrescarse de alguna manera.

Hay quien adora y espera con los brazos abiertos esta época del año, pero también hay otros que lo único que quieren es escapar a algún lugar más frío hasta que acaben los días de calor. Además, el verano es la época de vacaciones por excelencia, lo que dificulta aún más las cosas para aquellos que quieren disfrutar de sus días libres en un lugar fresco y agradable, sin sombrillas ni aguas cálidas.

Afortunadamente, existen lugares en el norte de Europa donde es posible darse un baño bien frío en verano, disfrutar de la tranquilidad en unos meses en los que su popularidad, aunque en aumento en los últimos años, baja porque, tanto extranjeros como locales, viajan al sur en busca del sol.

Los fiordos noruegos

Símbolo de Noruega por su belleza, los fiordos son un lugar ideal para pasar unos días de verano. Con un clima relativamente estable y unas temperaturas que no llegan a los 30 grados, recorrer sus aguas en kayak o canoa o, simplemente, darse un baño refrescante disfrutando de las vistas puede ser el día veraniego perfecto para quienes sufren con el sofocante calor.

Para practicar actividades como el kayak, las aguas de la costa de Helgeland, en el noroeste del país, se han ganado la fama de ser una de las mejores zonas. Las grandes montañas que rodean las aguas saladas de los fiordos hacen de sus orillas un paisaje bonito de visitar, ya sea a bordo de una canoa o disfrutando de un baño en sus aguas.

 1
Los fiordos noruegos están considerados Patrimonio de la Humanidad. | Foto: Chiara Baldassarri/Flickr

Si lo de remar suena del todo apetecible, los fiordos del oeste del país, por ejemplo el Nærøyfjord, reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, ofrecen aguas menos frías y más tranquilas donde los rayos del sol calientan durante el día, invitando al visitante a darse un chapuzón.

Además de un baño frío, los fiordos noruegos cuentan con numerosos lugares en los interiores de los lagos y ríos donde acampar durante un par de días. En Noruega, la ley permite acampar un máximo de 48 horas en cualquier lugar de la naturaleza donde no haya vallas, ofreciendo así la posibilidad de disfrutar de la tranquilidad alejados de lugares turísticos, de la rutina y de las aglomeraciones.

La región de los lagos en Finlandia

Finlandia cuenta en su geografía con un laberinto de lagos, islas, ríos y canales intercalados entre bosques y colinas, que se extiende a lo largo de cientos de kilómetros por el país y es conocida como la región de los mil lagos.

Los lagos de Finlandia están rodeados de bosques y vegetación. | Foto: Marjaana Pato/Flickr
Los lagos de Finlandia están rodeados de bosques y vegetación. | Foto: Marjaana Pato/Flickr

Esta extensión cubierta de agua incluye los rincones favoritos de los finlandeses para sus vacaciones de verano. Sus aguas cristalinas, de las más limpias del mundo, unidas a sus paisajes verdes y su agradable clima hacen de este lugar uno de los más atractivos para darse un baño durante el estío.

Además de un baño refrescante, sus temperaturas nocturnas, sumadas a la tranquilidad de estos parajes naturales, permiten que las vacaciones sean un verdadero descanso.

La Laguna Azul de Islandia

Sus aguas no son precisamente frías, pero las temperaturas del exterior, incluso en verano, piden al cuerpo un baño en las aguas geotermales de uno de los lugares más populares de Islandia.

El Blue Lagoon o Laguna Azul es un balneario geotermal que se encuentra en el campo de lava más joven del oeste de Islandia, a unos 45 minutos en coche desde Reikiavik, y es reconocida mundialmente por las propiedades medicinales de sus aguas.

Las aguas calientes de la Laguna Azul se agradecen después de un día frío de verano. | Foto: Gwladys Fouche/Reuters
Las aguas calientes de la Laguna Azul se agradecen después de un día frío de verano. | Foto: Gwladys Fouche/Reuters

Las aguas cálidas y cristalinas de este balneario son el lugar ideal para descansar y disfrutar de las temperaturas del lugar que, incluso en verano, no suelen llegar a los 15 grados.

Pero si lo que buscamos es un lugar más tranquilo aún y alejado de aglomeraciones, los pueblos islandeses suelen contar con una piscina, además de pozas calientes, que pueden alcanzar los 40 grados.

Los lagos de Berlín

La capital alemana no solo tiene monumentos y museos. A solo unos minutos en transporte público, o incluso en bicicleta, es posible escapar del ruido y el ajetreo de la ciudad para adentrarse en alguno de sus casi 100 lagos.

Populares y familiares algunos, pequeños y recónditos otros, todos ofrecen la posibilidad de darse un baño sin necesidad de renunciar a un turismo urbano en un lugar donde las temperaturas no suelen ser muy elevadas.

 1
Los lagos son los lugares favoritos de las familias alemanas en verano. | Foto: Fabrizio Bensch/Reuters

Uno de los más recomendados es el Sacrower See, conocido por sus aguas transparentes. Aunque el espacio para bañarse en este lago es reducido, incluso en verano no es excesivamente visitado.

El Straussee es otro de los lagos más populares de esta zona. Situado en el noreste de la ciudad, reúne a familias y grupos de amigos en torno a sus orillas de arena. Si lo que buscas es alejarte de los lugares concurridos, el Straussee también cuenta con varias pequeñas bahías para nadar e incluso bucear sin apenas gente.

Sallent de Gállego, en Huesca

No hace falta ir al norte de Europa para escapar del calor en verano, basta con irse al norte de España existen opciones como Sallent de Gállego.

Su temperatura media en verano es de las más bajas de España. | Foto: www.twin-loc.fr/Flickr
Su temperatura media en verano es de las más bajas de España. | Foto: www.twin-loc.fr/Flickr

Este municipio aragonés, perteneciente a la comarca del alto Gállego, es uno de los lugares españoles con las temperaturas más bajas durante los meses de verano. Se encuentra a orillas del Embalse de Lanuza y al pie de altas cumbres montañosas, por lo que es ideal tanto para hacer turismo de montaña y senderismo como para darse un frío baño veraniego, si es que alguien se atreve, pues la temperatura media del verano es de 13,4 grados en este municipio de Huesca, situado a 1.305 metros de altitud.

Los detalles del fin del roaming en la Unión Europea

Redacción TO

Foto: Alex Mihis
Unsplash

En un mundo en que muchas fronteras se cierran, siempre queda un resquicio para la esperanza. En el caso de la Unión Europea, cuyas fronteras están en teoría abiertas, quedaba un pequeño rincón en el que los europeos no eran totalmente libres: la conectividad fuera de sus países.

¿Qué es el roaming?

El roaming es una tarifa que los operadores aplican a los usuarios que viajan al extranjero y hacen uso de sus teléfonos, ya sea a base de llamadas, SMS o datos móviles. Las tarifas de roaming han sido siempre muy elevadas, con unos precios exageradamente altos y que convertían en obsesión el no dejarse los datos encendidos durante las vacaciones.

¿Qué supone la nueva política europea en cuanto al roaming?

La nueva política europea, que entra en vigor este 15 de junio, posibilita en España a los clientes de Movistar, Orange, Vodafone y MásMóvil conectarse a internet y utilizar WhatsApp y otras redes sociales sin coste adicional cuando se encuentren de viaje en uno de los 28 países que forman la UE.

¿Qué límites tiene el final del roaming?

El principal límite que contempla la nueva política europea es que los usuarios podrán hacer uso del roaming gratuito siempre y cuando pasen más tiempo en su país de residencia que viajando, una circunstancia ante la cual las operadoras pueden contactar con el cliente y darle un plazo de 14 días para que regularice su consumo, o pasará a cobrarle un cargo de 3,2 céntimos por minuto de voz, 1 céntimo por SMS y 7,7 euros por GB de datos. Según la Comisión Europea, este límite busca prevenir abusos o usos fraudulentos de la nueva política de roaming. Buscan por tanto evitar que los usuarios contraten los servicios telefónicos en países donde sea más barato -España es uno de los más caros- y utilicen esa tarjeta en el país de residencia.

Además, la propia compañía impone un límite en el consumo en el extranjero directamente relacionado con la capacidad de navegación de la tarifa contratada. Por ejemplo, si el cliente tiene contratada una capacidad de navegación de seis gigabytes al mes, esa será la capacidad tanto en España como en el resto de la Unión Europea. A partir de ahí, la Comisión fija un límite de 7,7 euros por giga extra consumido en el exterior, que irá bajando progresivamente hasta los 2,5 euros en 2022.

¿Qué países están incluidos en esta nueva política?

Los 28 países que conforman la Unión Europea, incluido el Reino Unido a pesar del Brexit. Las negociaciones de la salida del país británico de la UE podrían hacer, sin embargo, que esta circunstancia cambiara.

Los detalles del fin del roaming en la Unión Europea 1
El roaming terminará en los 28 países de la UE, incluido Reino Unido. | Foto: Denis Balibouse / Reuters

Los 28 países que conforman la UE son Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, República Checa, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, Rumanía y Suecia.

¿Qué debe hacer el usuario para aprovechar el roaming gratuito?

Nada más allá de esperar al 15 de junio, viajar y disfrutar de la libertad de poder utilizar el móvil sin sobrecargos. Las compañías telefónicas están obligadas a cambiar el contrato de sus clientes para suprimir los costes del roaming sin que éstos tengan que activar ningún servicio adicional, más allá de la opción de itinerancia en su teléfono móvil.

TOP