Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Los perros pueden ayudar a superar el síndrome del nido vacío

Carola Melguizo

Foto: DARREN STAPLES
Reuters

El síndrome del nido vacío es la sensación de profunda tristeza, soledad e incluso incertidumbre que experimentan algunos padres cuando los hijos se independizan y se van de casa. Suele ser un momento complicado que va mucho más allá de tener más tiempo libre que antes y si se ignora, puede incluso acabar derivando en un trastorno más grave como la depresión. Con la marcha del hijo cambia la dinámica familiar y no siempre es fácil adaptarse. Un estudio de la Fundación Affinity sobre el Vínculo con el animal de compañía en el núcleo familiar, asegura que la presencia de un perro, o un gato, en el hogar puede ayudar a compensar emocionalmente estos cambios.

Para realizar el estudio se analizaron cinco tipos de familias: Parejas con hijos independizados, parejas sin hijos, hogares con hijos, familias monoparentales y singles. La conclusión es que tener un animal de compañía no sólo es beneficioso para las personas como individuos, sino que también mejora la dinámica familiar en todas las tipologías de hogares. En el caso de las parejas con hijos independizados, en palabras de Isabel Buil, directora de la Fundación Affinity: “El perro o gato aporta una nueva ilusión, alguien nuevo por quien preocuparse en el día a día y a quien ver crecer. En definitiva, les permite seguir sintiéndose una familia.”

“Contigo soy mejor” vía Fundación Affinity.

Tener un animal de compañía demanda consenso, cooperación y trabajo en equipo. También refuerza la comunicación y el nexo que existe entre los miembros del núcleo familiar, facilitando así la adaptación de la pareja a la nueva dinámica. Para las familias monoparentales, lo más complicado suele ser lidiar con la soledad. En estos casos, el perro es de gran ayuda ya que no sólo proporciona compañía sino que promueve la interacción con otras personas. La convivencia con el perro, además, aumenta la sensación de bienestar, reduce el estrés y refuerza la autoestima.

El síndrome del nido vacío en clave de humor

Otros organismos y empresas han abordado también este tema. Algunos con humor, como Pedigree Nueva Zelanda, por ejemplo, que ha lanzado una campaña para fomentar la adopción con el lema “When they move out, move on” (“Cuando se vayas, sigue adelante”), en la que proponen sustituir el vacío que dejan los hijos cuando se marchan de casa, por un perro, que al final cumplirá el mismo rol. Colenso BBDO es la agencia detrás de esta divertida campaña.

Los perros pueden ayudar a superar el síndrome del nido vacío

La iniciativa de Pedigree se llama Child Replace Program (Programa de reemplazo de niños) y cuenta con una página web creada expresamente para la campaña en la que ofrecen a los interesados encontrar el perro perfecto basándose en las características de su hijo. Por ejemplo, si es activo o más bien tranquilo, si come mucho o come poco, si tiene el pelo corto o largo, etc. El programa cuenta con la extensa base de datos de Pet Rescue, que intenta conseguir un hogar a perros de distintas protectoras a los largo de toda Nueva Zelanda.

Cormac van den Hoofdakker, gerente de Pedigree Nueva Zelanda, comentó: “Un perro puede traer amor, risa y afecto a una casa, sacar lo mejor de las personas y llenar su vida con alegría, al igual que hacen los niños, con la diferencia de que los perros no van a crecer y se van a ir Londres por trabajo. Realmente esperamos conseguir nuestro objetivo, que es que más perros de los refugios encuentren un hogar.” Los anuncios son realmente divertidos y la causa es maravillosa porque si bien es cierto que no todo el mundo debería tener un perro, sin duda, todos los perros deberían tener un hogar. Por favor, recuerda: adopta, no compres.

Continúa leyendo: Los animales no son cosas, aunque lo diga el código civil

Los animales no son cosas, aunque lo diga el código civil

Carola Melguizo

Foto: Tanay Mondal
Flickr bajo Licencia Creative Commons

Hace ocho años la Unión Europea hizo una modificación en su Tratado de Funcionamiento para reconocer a los animales como seres sintientes. En ese momento, ya otros países europeos lo había hecho. Austria y Alemania, por ejemplo, especifican en sus leyes que los animales no son cosas. Lo mismo ocurre con el Código Civil catalán, que establece en su libro quinto que los animales de compañía “no tienen consideración de cosas y están bajo la protección de la ley”. Suiza, Francia y Portugal también han tomado las medidas necesarias para modernizar sus legislaciones en este sentido. Pero en el Código Civil español, en cambio, los animales son considerados bienes semovientes, es decir, cosas que se mueven por sí mismas.

No es de extrañar, considerando que el Código Civil español data de 1889. Pero es evidente que a día de hoy la realidad social de los animales es muy diferente. Esto representa un auténtico anacronismo legal que tiene consecuencias importantes ya que deja a los animales desprotegidos ante situaciones como el abandono, los embargos o incluso las separaciones, al considerarlos una propiedad más. Es cierto que los derechos de los animales están reconocidos y protegidos por el mismo Ordenamiento Jurídico del que forma parte el Código Civil, pero la realidad es que para poder garantizar realmente el cumplimiento de dichos derechos, el primer paso es considerarlos seres vivos con capacidad de sentir.

Una reforma en el Código Civil español para cambiar el estatuto jurídico de los animales de ‘cosas’ a ‘seres vivos dotados de sensibilidad’, que es el que ya les otorga el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, que en su artículo 13 reconoce a los animales como seres sintientes, es justo lo que se proponen el Observatorio Justicia y Defensa Animal (OJDA) y la Fundación Affinity. Ha sido un camino largo y complicado, pero ya ha visto frutos. El pasado 14 de febrero, el pleno del Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad instar al Gobierno a acometer la reforma legal.

En palabras de Nuria Menéndez de Llano, abogada especialista en Derecho Animal y directora del OJDA, “que España actualice el Código Civil para que los animales sean reconocidos como seres sintientes tiene una trascendencia en la práctica judicial necesaria e imperiosa”. Sobre el acuerdo con la Fundación Affinity, Menéndez del Llano asegura: “Tenemos muy claro cuál es el objetivo y trabajaremos de la mano para modernizar nuestra ley y dar a los animales la consideración que merecen”. Con la presentación de la Proposición de Ley, y su correspondiente publicación en el Boletín Oficial de las Cortes, el cambio en la legislación está más cerca.

#animalesNOsoncosas

Somos muchos los españoles que esperamos que se efectúe lo antes posible. En la plataforma Change.org, sin ir más lejos, hay una petición dirigida a Mariano Rajoy y a otros cinco líderes políticos, entre los que se encuentran Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, que ya ha sido firmada por más de 340.000 personas y que tiene como objetivo conseguir 500.000 firmas.

Famosos como Rudy Fernández, Dani Rovira, Alma Obregón, Nika, Thais Blume y Malena Costa se han hecho eco de la campaña en sus redes sociales utilizando el hashtag #animalesNOsoncosas en fotografías de sus perros y gatos para difundir el mensaje entre sus seguidores. Isabel Buil, directora de la Fundación Affinity, afirma que “necesitamos promover un cambio en la legislación española, por el bien de los animales y porque ellos son mucho más que una simple pertenencia y así se debe reconocer en el Código Civil. Y para ello, el apoyo y el compromiso de la gente es clave.”

Una encuesta realizada por la Fundación Affinity y el OJDA, arroja que un 84% de la población española está a favor de cambiar el código civil español para que los animales dejen de ser considerados cosas. Según datos de la misma encuesta, el 60% considera que en otros países se trata a los animales de compañía con más respeto que en España. En parte por situaciones como la falta de protocolos de rescate o salvamento para los animales que viajan en los vehículos en caso de sufrir un accidente de tráfico. Por absurdo que parezca, actualmente no existe en España ninguna legislación que obligue a recoger al animal, dejándolo en un estado de indefensión total. En este sentido, el cambio del Código Civil es un paso importante para poder seguir trabajando en pro de la defensa y la protección de los animales.

Continúa leyendo: Los perros pueden leer las expresiones faciales de los humanos

Los perros pueden leer las expresiones faciales de los humanos

Carola Melguizo

Foto: Alan Levine
Flickr bajo Licencia Creative Commons

Los perros tienen un truco infalible para evadir el conflicto: evitar el contacto visual cuando los humanos están enfadados. Miles de años de domesticación han hecho que los canes entiendan eso de que dos no pelean si uno no quiere y que puedan leer las expresiones faciales de los seres humanos, sean o no de su manada, diferenciando las caras felices de las que no lo son. En palabras de la adiestradora Turid Rugaas: “Para un perro es mucho más importante evitar conflictos que ser obediente.” Esto podría explicar, de cierta forma, que cuando se trata de otros perros, en cambio, tiendan a sostener la mirada.

La conexión emocional que existe con los humanos no necesita ningún tipo de estudio. Todo aquél que ha vivido con uno puede dar fe de cómo los perros son capaces de entender el estado de ánimo de los distintos miembros de la familia. Ahora bien, qué pasa cuando perro y humano no se conocen. Responder de forma apropiada a las señales emocionales del otro es fundamental para todas las criaturas sociales, principalmente porque permite anticipar sus intenciones. Supervivencia pura y dura. Los animales son capaces de hacerlo con sus semejantes. Pero interpretar las emociones de otra especie es un proceso complejo que requiere un cerebro capaz de evaluar, comparar y asociar representaciones mentales de imágenes y sonidos. Hay estudios científicos que demuestran que los perros pueden hacerlo.

Un grupo de científicos de la Universidad de Helsinki, Finlandia, demostró, con 31 perros de 13 especies, que los perros evalúan las expresiones faciales amenazantes por su validez biológica, utilizando como evidencia los patrones de observación. En la revista científica PLOS One, los investigadores explican que para el estudio pidieron a los perros que se sentaran frente a una pantalla de vídeo sin ningún tipo de interacción humana y les mostraron imágenes de expresiones amenazantes, agradables y neutrales tanto de perros como de humanos y realizaron un seguimiento de su mirada.

Los perros pueden leer las expresiones faciales de los humanos 1
Los canes entiendan eso de que dos no pelean si uno no quiere. | Foto: John O’Beirne vía Flickr bajo Licencia Creative Commons.

La primera conclusión del estudio es que el comportamiento de observación de los perros varía dependiendo de si miran a otro perro o a un humano. Aunque en términos generales analizan toda la cara, hay determinadas características de las expresiones que llaman su atención. En el caso de los humanos, los perros dedican más tiempo a estudiar los ojos y si la persona está enfadada, tienden a mirar hacia otro lado. Si se trata de otro perro, en cambio, lo que más les llama la atención es la boca, especialmente la de los perros amenazantes y dedican más tiempo a estudiar su cara. Sanni Somppi, jefe del equipo de investigación, asegura que “La domesticación puede haber equipado a los perros con una sensibilidad para detectar las señales de amenaza de los humanos y responderlas con señales pronunciadas de apaciguamiento.”

Otros estudios relevantes

Pero la capacidad de entender nuestras emociones que tienen los perros va más allá de distinguir expresiones faciales. Un estudio de la Universidad de Lincoln, Reino Unido, publicado en la revista científica Biology Letters de la Royal Society británica demostró que los perros comparten con los humanos la capacidad de combinar, comparar y asociar  signos emocionales de otra especie. A 17 perros de diferentes razas y edades se les mostraron dos imágenes de la cara de una misma persona, una visiblemente contenta y otra enfadada, asociadas a una voz que expresaba también ambas emociones.

La actividad permitió a los investigadores comprobar que los perros prestaban más atención si las expresiones faciales eran concordantes con la voz, lo que les permite suponer que los perros eran capaces de analizar el vínculo y establecer si la información era coherente o no. Lo mismo ocurrió al repetir la actividad con imágenes de perros y ladridos. Kun Guo, uno de los investigadores, explica: “Nuestro estudio muestra que los perros tienen la capacidad de integrar dos fuentes de informaciones sensoriales diferentes y tener una percepción coherente de las emociones humanas.” Lo realmente relevante de este hallazgo es que hasta entonces, esta capacidad cognitiva sólo había sido detectada en los seres humanos.

Continúa leyendo: La historia de Max, el perro del anuncio de la Lotería de Navidad

La historia de Max, el perro del anuncio de la Lotería de Navidad

Carola Melguizo

Foto: Anuncio Lotería de Navidad 2017 – #DANIELLE, una película de Alejandro Amenábar [Oficial]
Leo Burnett

Todavía falta un mes para el sorteo de la Lotería de Navidad, pero gracias a su anuncio -un cortometraje de 20 minutos dirigido por Alejandro Amenábar- ya se siente la magia en el ambiente. Una magia que adquiere mayor significado cuando descubres la historia de Max, el perro que acompaña a los protagonistas en el spot.

Es un cruce de podenco portugués, tiene cinco años y se llama Maximiliano, pero los amigos le dicen Max. Su vida ha sido una auténtica película. Nació en Sevilla y a los pocos días fue abandonado en una caja de zapatos. En la Asociación Protectora El Buen Amigo lo cuidaron y le pusieron por nombre Bolita. A los 7 meses encontró un hogar, pero la felicidad duró poco y el pequeño volvió al refugio. Dos abandonos en menos de un año. Una realidad tristísima que, por desgracia, se repite con demasiada frecuencia en nuestro país.

El ‘Estudio de la Fundación Affinity sobre el abandono, la pérdida y la adopción de animales de compañía en España (2016)’ arroja cifras alarmantes. El año pasado, más de 100.000 perros fueron recogidos por refugios y protectoras en todo el territorio español. Las camadas no deseadas son la principal motivo de abandono. De ahí la importancia de fomentar la adopción y la esterilización como estrategia para reducir la población de animales abandonados.

La suerte de Bolita cambió el día que Ainhoa Larregui Echenique vió una foto suya y decidió adoptarlo. Con el cambio de familia vino también el cambio nombre y de ciudad. Madrid lo recibió con los brazos abiertos y él demostró que con el cariño y los conocimientos de adiestramiento de su humana podía aprender lo que le pidieran. Consciente de las habilidades de Max, Larregui contactó con Rafael Casado, experto en el adiestramiento de perros para cine y televisión. Con él se formó profesionalmente y las ofertas laborales no tardaron en llegar: anuncios para empresas extranjeras, cortometrajes, etc.

Fue Casado precisamente quien avisó a Larregui que una agencia buscaba un perro que supiera bostezar. Habilidad difícil de encontrar que resultó decisiva a la hora de elegir al perro que acompañaría a Danielle por las calles de Madrid y que al final encontraría su propio final feliz en los brazos del lotero. Un hombre que expresa su simpatía por el animal desde el primer encuentro y que aboga por la tenencia responsable al recordarle a la extraterrestre que el perro debe ir atado. Más allá de sus capacidades interpretativas, en el plano emocional, el papel parece escrito para Max. Son varias las similitudes entre las dos historias.

Max: un viejo conocido

Si su cara te parece familiar, no es porque se trata de un perro mestizo, sino porque lo has visto un montón de veces. Amenábar lo consagró como perro estrella, pero ya había hecho trabajos importantes antes del spot de lotería. Max es el perro que presentaba los cortes de publicidad en Antena3 y el que bailaba al ritmo de la canción de The Bangles en los brazos de la abuela de la familia Sandoval en el anuncio de La Casera de hace un par de veranos.

Son muchas las protectoras que aprovechan la popularidad del sorteo de Navidad para vender décimos o participaciones que les permiten recaudar fondos para financiar la labor que desempeñan durante todo el año. Que la historia del pequeño Max sirva para impulsar estas ventas y que sean muchos los perros sin hogar que se beneficien este año del Sorteo Extraordinario de Navidad. Si el mayor premio es compartirlo, qué mejor que compartirlo con ellos.

Continúa leyendo: 7 productos para perros que no sabías que existían

7 productos para perros que no sabías que existían

Carola Melguizo

Foto: Douglas Tofoli
Flickr bajo Licencia Creative Commons

En España, el registro de animales de compañía es una competencia autonómica. Por lo tanto, la información está dispersa y es complicado saber el número exacto de perros registrados en todo el territorio nacional. Sin embargo, según estimaciones del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, el número ronda los 6 millones. Dicho de otra forma, en uno de cada cuatro hogares españoles vive un perro. No extraña, por tanto, que este sector mueva millones de euros cada año. 1.000 millones en 2016, según la consultora Euromonitor Internacional. Eso nos convierte en el quinto país de Europa en nivel de gasto para animales de compañía.

A alguno le puede resultar chocante, pero si vives con un perro sabes que el gasto va más allá de la comida, las vacunas y el kit básico de tenencia responsable. Mucho más allá. Hay productos que te facilitan el día a día, productos que te lo hacen más divertido o más bonito y productos que no aportan demasiado, la verdad, pero que si están es porque alguien los compra. El sector no para de crecer. Cada vez hay más y más opciones. Y cuando creías que lo habías visto todo, te topas con un invento que promete cambiar tu vida y la de tu mejor amigo.

Estos siete productos, listados aleatoriamente, son un buen ejemplo. ¡Seguro que no sabías que existían!

7 productos para perros que no sabías que existían 2
No más pelos en la cama | Foto vía Shed Defender
  1. Leotardo

Fabricados con tela ecológica, liviana y transpirable, prometen, entre otras cosas, contener el pelo que cae durante la muda, proteger al perro del frío, reducir la exposición a alérgenos, servir como alternativa al collar isabelino y aliviar la ansiedad en situaciones de estrés, ayudándolo a sentirse más seguro.

  1. Recolector de cacas manos libres

Una pinza sujeta bolsas que se coloca en la base de la cola del perro para que en el momento de defecar, las cacas caigan directamente en la bolsa de recolección. Está hecha de plástico, con cojines de silicona suave que además de aportar comodidad, permiten ajustarla a perros de todas las razas y tamaños.

7 productos para perros que no sabías que existían 3
Enjuague y aclarado con una sola mano | Foto vía Woof Washer 360
  1. Cabezal de manguera 360º

Permite bañar al perro en menos de un minuto, se adapta a cualquier manguera y tiene un dispensador que hace que el agua salga ya con el champú. Para cambiar a modo enjuague sólo hay que presionar un botón. Lo mismo ocurre con la presión del agua. Los brazos del cabezal son articulados para que se adapte a perros de todos los tamaños.

7 productos para perros que no sabías que existían 4
Fauna Sauna Pro | Foto vía Wavemaker LLC
  1. Calefacción terapéutica portátil

Sistema que proporciona calor infrarrojo lejano. El único completamente seguro y saludable para todos los animales. Se utiliza para aliviar la artritis, las lesiones articulares, la displasia de cadera y los dolores típicos de la vejez, entre otras muchas dolencias. Al no calentar el aire, no reseca las vías respiratorias. Además, reduce los niveles de estrés y aumenta la circulación, dos elementos esenciales en cualquier proceso de curación.

7 productos para perros que no sabías que existían 10
Los implantes no son sólo para las orejas | Foto de Joe Jungmann vía Flickr bajo licencia Creative Commons
  1. Implante testicular

Prótesis elaboradas con polipropileno o con silicona que asemejan la forma de un testículo normal. Están disponibles en ocho tamaños pero también se pueden mandar a fabricar a medida según la edad, el peso y la raza del perro. Es un producto aprobado por la FDA, que es la agencia del gobierno de los Estados Unidos responsable de la seguridad y la eficacia de los medicamentos humanos y veterinarios, entre otros productos.

7 productos para perros que no sabías que existían 9
¿Cuestión de higiene? | Foto vía Poop-Freeze
  1. Congelador de cacas

Un aerosol con una fórmula especial que al entrar en contacto con las heces crea una película que endurece la superficie y facilita su recogida. Además, elimina el olor de inmediato. Se puede usar tanto en exteriores como interiores y, según el fabricante, es totalmente seguro para toda la familia.

7 productos para perros que no sabías que existían 8

  1. Hueso robot

Un juguete inteligente que se adapta a la edad, el peso, la raza y el estilo de juego del perro con la idea de entretenerlo con más frecuencia y durante más tiempo. En modo de reproducción automática, se mueve durante 10 minutos y duerme otros 20 para darle al can el tiempo suficiente para descansar. Se maneja a través de una app.

TOP