Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Los secretos de la Guerra de los Seis Días, el enfrentamiento que transformó el mapa de Oriente Medio

Tal Levy

Foto: Israeli Defence Ministry
Reuters Handout

Y al séptimo día, descansó. Como si del Génesis se tratara, la victoria fulminante de Israel en la Guerra de los Seis Días deparó una nueva realidad. No sólo logró garantizar su pervivencia, al derrotar a los ejércitos de Egipto, Jordania y Siria en tres frentes, sino que triplicó su tamaño y reunificó la ciudad de Jerusalén, dando acceso a los judíos a su lugar más sagrado: el Muro de los Lamentos. Hoy, cincuenta años después, todavía debe lidiar con las consecuencias de ese triunfo que la convirtieron en una fuerza de ocupación.

“Estamos aquí asentados con dos poblaciones: una que goza de todos los derechos y otra a la que se le niegan. Este cuadro con dos tipos de ciudadanos es muy difícil de defender, incluso en el contexto especial de la historia judía. El mundo se pondrá de parte de un movimiento de liberación de un millón y medio (de palestinos para la época)”.

Estas premonitorias palabras enunciadas por el ministro de Exteriores de entonces, Abba Eban, tan sólo cinco días después de terminado el conflicto bélico, y que ponen de manifiesto el dilema de Israel al encontrarse sobre una suerte de “barril de pólvora”, fueron recién reveladas por el gobierno israelí, que desclasificó miles de archivos con motivo del medio siglo de la guerra que se desarrolló entre el 5 y el 10 de junio de 1967. Los tensos debates realizados en el seno del gabinete ya no son más secreto de Estado.

Grabaciones de vídeo, fotografías y más de 15.000 páginas que recogen, entre otros documentos, las transcripciones de 36 reuniones del comité ministerial de Seguridad de Israel, pueden ser consultadas desde el pasado 18 de mayo en la web del Archivo Nacional.

“¿Por qué el período de espera fue tan largo y por qué se decidió atacar? ¿Hasta qué punto logró el gobierno manejar la guerra o los eventos ocurrieron con demasiada rapidez?”, estas son tan sólo algunas de las preguntas que, como ha destacado el archivista estatal Yaakov Lazovik, hallan respuesta.

Así, por ejemplo, se puede leer que el 2 de junio de 1967 el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el general Isaac Rabin, alertaría sobre la necesidad de actuar pronto ante un conflicto que lucía inminente; en caso contrario, “existiría un grave peligro para la existencia de Israel y la guerra será difícil, dolorosa y con múltiples víctimas”, apunta el periódico israelí Aurora.

En el principio era el miedo

Israel se anticipó y atacó esgrimiendo el derecho a la autodefensa al ser una pequeña nación rodeada de países hostiles que se equipaban militarmente y declaraban abiertamente sus intenciones belicistas. El presidente egipcio, Gamal Abdel Nasser, afirmaría el 26 de mayo de 1967 que “nuestro objetivo básico es la destrucción de Israel, el pueblo árabe quiere luchar”. Al finalizar ese mes, le secundaría su par iraquí, Abdul Rahman Aref, al referir que “nuestra meta es clara: borrar del mapa a Israel”.

No sólo eran palabras. No cesaban los ataques sirios sobre poblaciones agrícolas israelíes desde la privilegiada situación que le ofrecía la meseta del Golán. Egipto, que selló alianzas con Siria, Jordania, Líbano e Irak, exigió la retirada de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas de la frontera con Israel y bloqueó el paso de buques israelíes por el estratégico Estrecho de Tirán, único punto de acceso al Mar Rojo a través del Golfo de Aqaba, hecho este que fue considerado causal de guerra.

El ministro de Defensa israelí, Moshe Dayan, que sin sospecharlo entonces se convertiría en el héroe de la contienda, advertía que “hay un límite para nuestra capacidad para derrotar a los árabes”, al tiempo que el primer ministro Levi Eshkol temía una “verdadera masacre”, reseña el diario Haaretz.

A la acometida le antecedió la angustia ante una eventual derrota, que podría significar la aniquilación de Israel, pero pronto el miedo se trocaría en euforia y arrogancia, como se evidencia en los archivos desclasificados, tras lograr conquistar en tan sólo seis días el Sinaí, los Altos del Golán, la Franja de Gaza, Jerusalén este y Cisjordania.

La Guerra de los Seis Días permitió a Israel capturar numerosos territorios que le proporcionaron una vasta profundidad estratégica en el frente sur ante Egipto (el desierto del Sinaí), un obstáculo natural en el frente norte contra Siria (los Altos del Golán) y Cisjordania, que además de brindar profundidad también protegía a Israel de Jordania (en beligerancia formal hasta 1994) y de Irak, que representó una amenaza para Israel hasta la Guerra del Golfo de 1991. No obstante, este frente oriental empieza a tener importancia cuando se ‘cierra’ el frente sur tras la paz con Egipto (1978)”, explica Guillem Colom, profesor de Ciencia Política de la Universidad Pablo de Olavide, a The Objective.

Los secretos de la guerra que hace 50 años transformó el mapa de Oriente Medio 1
Soldados israelíes frente al Muro de los Lamentos en Junio de 1967. | REUTERS/ Ministerio de Defensa israelí / Handout

Un dilema en el tiempo

Los acontecimientos se sucedieron aceleradamente. En tan sólo tres horas, Israel se hizo con el control aéreo y en 36, se abrió paso a la Ciudad Vieja de Jerusalén. Si bien en los documentos de la época revelados por el gobierno israelí se entrevé que este estaba dispuesto a devolver la península egipcia del Sinaí y la meseta del Golán siria a cambio de un acuerdo de paz, Jerusalén no entraba en discusión. La ciudad santa no ha sido vista por Israel como territorio ocupado, sino liberado, reunificado, al considerarla como la capital eterna de los judíos al reposar allí el único vestigio del antiguo Templo de Salomón.

Para Ferran Izquierdo Brichs, profesor de Relaciones Internacionales de la Universitat Autònoma de Barcelona, el objetivo israelí, en junio de 1967, no era la paz sino la expansión, cuya materialización representaba un problema.

“Si Israel anexionaba los territorios de la Franja de Gaza, Jerusalén y Cisjordania, la sociedad israelí se encontraría en una disyuntiva sin solución. O se perdería la esencia judía del Estado con la incorporación de la población palestina, o la democracia desaparecería si los palestinos no eran considerados ciudadanos de Israel”, dice Izquierdo.

“La solución fue mantener la ocupación militar sin anexionar los territorios palestinos a Israel, y al mismo tiempo empezar la política de colonización de estos territorios para modificar la realidad demográfica y facilitar una futura anexión. En la actualidad, el proceso colonial continúa creciendo, y más de medio millón de colonos viven en Cisjordania y en Jerusalén este”, agrega.

Los secretos de la guerra que hace 50 años transformó el mapa de Oriente Medio
Israel en 1967 y ahora. Arriba: las posiciones árabes bajo fuego para despejar el terreno para la toma israelí. Abajo: el barrio de Wadi al-Joz al este de Jerusalen y de fondo el Monte de los Olivos. | Foto: REUTERS/Government Press Office/Handout vía Reuters (top)/Ronen Zvulun.

Ahora bien, más allá de asegurar su pervivencia, desde el punto de vista militar y de seguridad, ¿qué beneficios obtuvo Israel de esa victoria relámpago?

“Aunque influyó en la doctrina de seguridad israelí y proporcionó profundidad estratégica, pues antes era fundamental la transferencia del conflicto a los vecinos porque Israel no se podía permitir el lujo de una contienda en su territorio, la Guerra de los Seis Días no tuvo grandes efectos en los principios tácticos ni operativos de las Fuerzas de Defensa de Israel, que continuaron basados en la defensa a escala estratégica, la predilección por guerras cortas y decisivas por razones demográficas y una disuasión más que evidente gracias al desarrollo de armas nucleares”, señala Colom, doctor en Seguridad Internacional y máster en Relaciones Internacionales.

Colom indica que el efecto más importante fue aislar a Israel en caso de conflicto convencional a gran escala, aunque venía con un coste añadido. “El control de estas áreas que proporcionaba profundidad estratégica sentó las bases de la Guerra de Yom Kippur (1973) y, en cierta medida, fue después el detonante del conflicto de baja intensidad en los territorios palestinos y en el sur del Líbano”, agrega.

La Guerra de los Seis Días dio pie para que el Consejo de Seguridad de la ONU elaborara en noviembre de 1967 la resolución 242, que desde entonces rige las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos al establecer como base de las mismas la devolución de los territorios a cambio de la paz.

Los secretos de la Guerra de los Seis Días, el enfrentamiento que transformó el mapa de Oriente Medio
Aeronave israelí reparte provisiones a los soldados en el frente. | Foto: REUTERS/Israeli Defence Ministry/Handout

Del panarabismo al nacionalismo palestino

Pero, del otro lado, ¿cómo la derrota de la coalición árabe afectó el sueño del nacionalismo panarábico y de qué modo repercutió en el arraigo de una conciencia palestina?

“La derrota y las pérdidas territoriales barrieron muchas de las ilusiones de un mundo árabe unido. El Egipto de Nasser había sido vencido. En aquel contexto, el Movimiento para la Liberación Nacional de Palestina (Fatah) empezó a hacer oír su voz”, afirma Izquierdo, autor de Breve introducción al conflicto palestino-israelí.

Hasta 1967 Fatah había sido un grupo pequeño y con poca influencia, pero la derrota le dio la razón: no se podía confiar en los Estados árabes. Los grupos guerrilleros palestinos, con Fatah al frente, pasaron a controlar la Organización por la Liberación de Palestina (OLP) y su lucha. Las organizaciones palestinas crecieron sobre todo en los campos de refugiados. Así, la identidad política palestina se fue consolidando sobre todo en el exilio. El objetivo central de los grupos palestinos era que el mundo no olvidara su existencia, ni las reivindicaciones de recuperar sus tierras y de crear un Estado independiente”, explica Izquierdo a The Objective.

Como muchos otros movimientos de liberación y anticoloniales de aquella época en Asia, África y Sudamérica, los palestinos siguieron la lucha armada, puntualiza Izquierdo, quien añade que “la vía militar o de atentados terroristas no dio resultados ante el poder israelí; al contrario, se reveló contraproducente”.

Con el fin de abonar perspectiva histórica sobre el actual conflicto palestino-israelí y hacer accesible a las nuevas generaciones la Guerra de los Seis Días con motivo de sus 50 años, el Ministerio de Exteriores de Israel creó el proyecto @Tweeting67 en Twitter, con cuentas ficticias de los personajes históricos involucrados que reviven la contienda al tuitear en una conversación social diseñada por D.J. Shneiweis, quien ha reconocido a la agencia EFE “que la gente ya no lee libros y nos damos cuenta de que hay muchos aspectos de lo que ocurrió en 1967 que siguen siendo relevantes pero no son conocidos”.

Save

Save

Save

Save

Continúa leyendo: Vídeo | La lucha histórica de Murcia que dice 'No al muro'

Vídeo | La lucha histórica de Murcia que dice 'No al muro'

María Hernández

Los vecinos de Santiago el Mayor y del Barrio del Carmen, en Murcia, están más unidos que nunca. Y además, han conseguido sumar a su causa a la mayoría de los murcianos. Desde el 12 de septiembre se concentran cada día para pedir al Gobierno regional que, en lugar de construir un muro entre los dos barrios para llevar el AVE a la ciudad, empiecen las obras para soterrarlo.

Puedes leer el reportaje completo aquí.

Continúa leyendo: La lucha histórica de Murcia que dice ‘No al muro’

La lucha histórica de Murcia que dice ‘No al muro’

María Hernández

Foto: Plataforma Soterramiento Murcia

Los vecinos de Santiago el Mayor y del Barrio del Carmen, en Murcia, están más unidos que nunca. Y además, han conseguido sumar a su causa a la mayoría de los murcianos. Desde el 12 de septiembre se concentran cada día para pedir al Gobierno regional que, en lugar de construir un muro entre los dos barrios para llevar el AVE a la ciudad, empiecen las obras para soterrarlo.

El 30 de septiembre, 50.000 personas se manifestaron en Murcia para pedir que no se construyera el muro, pero esta masiva protesta no tuvo mucho efecto, y dos días más tarde la constructora comenzó las obras en las vías del tren.


Sin embargo, los vecinos no sólo no abandonaron sus protestas sino que siguen concentrándose cada día en el paso de Santiago el Mayor, hasta que un grupo de radicales decidió intervenir y tirar el muro que se había empezado a construir. Peleas con los antidisturbios, desalojos de las vías y tres días sin que los trenes pasaran por la estación de la capital de la región, es lo que se ha visto reflejado en los medios de comunicación, pero la reivindicación de los murcianos ha sido y continúa siendo mucho más que eso.

La lucha histórica de Murcia que dice ‘No al muro’ 2
Un grupo de mujeres se manifiesta a diario para pedir el soterramiento. | Foto: María Hernández/ The Objective

Tanto los vecinos como los miembros de la Plataforma Prosoterramiento condenan este acto vandálico que se hizo tan mediático y aseguran que sus protestas siempre han sido pacíficas.

Una lucha histórica

Esta lucha por conseguir el soterramiento del tren no es nada nuevo. En 1989 comenzaron las reivindicaciones, en 1991 las manifestaciones, y fue ese mismo año cuando se firmó el primer acuerdo para soterrar las vías del tren. Tras años de protestas, en 1998 se consiguió financiación para este proyecto.

Sin embargo, el dinero no llegó, y en 2001 se acordó un proyecto para traer el AVE a Murcia. Fue entonces cuando los ciudadanos decidieron continuar con las manifestaciones para “coser esta cicatriz que cruza la ciudad de Murcia”, nos explica Domingo Centenero, de la Plataforma Soterramiento Murcia.

La lucha histórica de Murcia que dice ‘No al muro’ 1
Santiago el mayor está lleno de murales y carteles pidiendo que no se construya el muro. | Foto: María Hernández/ The Objective

Tras otros cinco años de manifestaciones, en 2006 se firmó un convenio que incluía el soterramiento de las vías del tren y del AVE cuando llegara a la ciudad de Murcia.

Pero tampoco esto se cumplió, y a pesar de que en 2011 se creó el primer proyecto para soterrar las vías, en 2012 el Gobierno regional decidió que el AVE llegaría a Murcia por la superficie.

Por ese motivo continuaron las manifestaciones. Y ahora, en 2017, a pesar de haberse reconocido el derecho de los vecinos a que se soterren las vías en un tramo de un kilómetro aproximadamente, han intentado iniciar las obras para construir el muro de cinco metros y medio de alto y 11 kilómetros de largo que dividirá Murcia para que el AVE llegue antes de que se completen las obras del soterramiento.

La lucha histórica de Murcia que dice ‘No al muro’ 7
Los vecinos han llenado el barrio de murales reivindicativos. | Foto: María Hernández/ The Objective

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna dijo en la sesión de control al Gobierno del 27 de septiembre que en marzo de 2018 comenzarán las obras para el soterramiento de 530 metros y que se ha firmado un proyecto complementario para soterrar otros 580 metros. Además, dice que el propósito del Gobierno es soterrar cuatro kilómetros con un proyecto en el que se invertirán 606 millones de euros. Pero los ciudadanos no creerán estas declaraciones hasta que se deje de construir el muro.

¿Qué supondrá la construcción del muro?

Los vecinos de Murcia tienen muy claro que no quieren que un muro parta en dos la ciudad, y tienen sus razones para pedirlo. El Gobierno regional asegura que el muro es temporal, que las obras del soterramiento comenzarán en pocos meses y Murcia volverá a la normalidad. Pero los ciudadanos no confían en estas promesas y temen que, una vez construido el muro, nunca tenga lugar el soterramiento.

El primer problema que supone la construcción de este muro es el cierre del principal paso a nivel que actualmente permite cruzar de una parte de Murcia a la otra. Por este paso a nivel cruzan a diario miles de personas y vehículos que se tendrían que desplazar unos dos kilómetros para poder cruzar las vías y llegar al centro de la ciudad.

“Yo paso todos los días cuatro veces por este paso a nivel para llevar a mi hija al colegio. Si lo cierran, tendré que ir hasta el cruce de Ronda Sur (a casi dos kilómetros) con el carrito de la niña”, nos cuenta Mari Carmen Ruiz, una vecina del barrio, que explica que la otra opción para cruzar es un paso subterráneo que se inunda a menudo por las lluvias y que se ha convertido en el refugio de drogadictos. “Yo no quiero llevar a mi hija por un paso donde hay agujas en el suelo”, añade.

La lucha histórica de Murcia que dice ‘No al muro’ 3
Los vecinos se reúnen cada tarde y cortan el paso a nivel de Santiago el Mayor. | Foto: María Hernández/ The Objective

El otro problema de traer el AVE por la superficie es la instalación de las catenarias que alimentan de energía a los trenes. Se han colocado junto al lugar donde se planea construir el muro, y los vecinos consideran que no cumplen las medidas de seguridad necesarias. “Están poniéndonos unas catenarias con unos cables de alta tensión cerca de las viviendas, cerca de los colegios y cerca del instituto”, nos explica María Dolores Sánchez, otra vecina. “Nosotros solo pedimos un poco de cordura a nuestros dirigentes”, añade.

Además de tener que desplazarse a otro paso para cruzar al otro lado o el peligro que suponen las catenarias, los murcianos tienen otra gran preocupación, la marginación de una gran parte de la población de la ciudad, si finalmente se construye el muro.

“Se trata de la segregación de 200.000 vecinos de Murcia durante años, con el deterioro irreversible que esta marginación y exclusión supondrá para los vecinos por el muro”, denuncia la Plataforma Soterramiento Murcia en un comunicado.

La lucha histórica de Murcia que dice ‘No al muro’ 6
Los vecinos temen que el muro provoque la marginación de más de 200.000 personas. | Foto: María Hernández/ The Objective

Alrededor de 200.000 personas viven al otro lado del muro que quieren construir, y los vecinos consideran que esta separación supondrá su marginación y exclusión debido a sus dificultades para comunicarse con el centro de la ciudad, un problema que afecta no sólo a los ciudadanos sino también a los comercios.

¿Qué demandan los vecinos de Murcia?

Con sus concentraciones diarias, los vecinos de Murcia piden que se adopte una alternativa a la llegada del AVE por la superficie.

La primera opción que proponen los ciudadanos es la llegada del AVE a Beniel, un pueblo situado a unos 15 kilómetros de Murcia, en lugar de a la estación del Carmen. “Si el AVE no llega soterrado, preferimos que se quede en la estación de Beniel”, nos explica Antonio Hernández, de la Plataforma Soterramiento Murica. “Beniel coste cero, no hay que gastar nada, hay una estación que está hecha hace cinco años”, añade María Dolores Sánchez.

La lucha histórica de Murcia que dice ‘No al muro’ 4
Los vecinos piden que el AVE llegue a la estación de Beniel en lugar de a Murcia. | Foto: María Hernández/ The Objective

Su otra alternativa es, simplemente, esperar a que el soterramiento se pueda hacer de forma completa sin necesidad de instalar los muros de manera provisional.

Manifestaciones diarias

De manera espontánea, los vecinos de Santiago el Mayor y el Barrio del Carmen se reúnen todos los días en las vías del tren para protestar por esta situación. Sobre las 20:00 horas, comienzan a concentrarse en el paso a nivel de Santiago el Mayor y poco después cortan el paso.

Una vez se ha concentrado una cantidad de gente suficiente, los manifestantes se dirigen hacia el centro de la ciudad, a la Delegación del Gobierno la mayoría de los días, a pedir que los escuchen.

La lucha histórica de Murcia que dice ‘No al muro’ 5
Dos vecinas del barrio visten a la ‘virgen del muro’. | Foto: María Hernández/ The Objective

Además, un grupo de vecinos ha acampado junto a las vías, donde se reúnen también a diario y organizan actividades para pedir que se les escuche. Y desde este campamento sale todos los días la Virgen del Muro, una ‘virgen’ creada por los manifestantes que sale en procesión con cada manifestación a hombros de cuatro vecinos, sobre una valla amarilla de una obra y al ritmo de un tambor. Esta misma ‘virgen’ los acompaña en su recorrido hasta las sedes del Gobierno, frente a las que piden a diario que paren las obras del muro.

Los vecinos de Murcia han decidido seguir luchando por su causa, y el 28 de octubre han convocado una manifestación en Madrid frente al Ministerio de Fomento con la esperanza de ser escuchados por el Gobierno central.

Continúa leyendo: ¿Qué es el espacio? La incógnita por resolver 300 años de debate después

¿Qué es el espacio? La incógnita por resolver 300 años de debate después

Redacción TO

Foto: NASA
Reuters

Si bien la respuesta sobre nuestra existencia parece más o menos resuelta, hay cuestiones que quizá damos por hechos sin saber por qué. Por ejemplo, ¿qué es el espacio? En 1717, como recuerda la revista The Conversation, surgió un debate enfrentado para dar respuesta a esta pregunta, parece que sin éxito definitivo. 300 años después seguimos sin ponernos de acuerdo.

Algunos matemáticos como Hermann Minkowski o físicos como Albert Einstein sostuvieron que el espacio y el tiempo están unidos en una continuidad. Sin embargo, esta ecuación deja sin resolver qué es el espacio. Así, los físicos del siglo XXI dan distintamente validez a dos formas de comprender el mismo, y se dividen –aunque esta sea una materia para filósofos– entre relacionistas y absolutistas. Las posturas cobraron popularidad cuando así lo quiso una reina inglesa con raíces en Alemania: Caroline de Ansbach (1683-1737). La reina de Gran Bretaña propuso a las grandes mentes enfrentar sus corrientes filosóficas en un tiempo de apogeo racionalista en las islas y de empirismo en el continente.

¿Qué es el espacio? La incógnita por resolver 300 años de debate después 1 Un meteorito visto en el cielo de Sarajevo. | Foto: Dado Ruvic/Reuters

La respuesta fue inmediata: el racionalista alemán Gottfried Leibniz y el empirista británico Samuel Clarke –próximo a Isaac Newton– debatieron epistolarmente sobre el espacio y encontraron ciertos lugares comunes, en un plano intelectual. Aquella compenetración fructificó en 1717, y fue toda una revolución en el plano filosófico.

Leibniz dedujo, poniendo de manifiesto su doctrina relacionista, que el espacio existe en función de la relación entre las cosas. Eso quiere decir que el espacio es lo que hay entre las estrellas y los astros, y que si no hubiera nada dentro del espacio, el espacio no existiría. Si acabaran con el universo, no existiría el espacio. Clark llegó a una conclusión distinta: el espacio es todo y como tal está en todas partes. En los árboles, en las estrellas y en nosotros. El espacio es el contenedor donde estamos. El espacio explica el movimiento y explica la vida. Además, Clark relacionó el espacio directamente con la divinidad: Dios es el espacio y está en todas partes. No puedes prescindir del espacio y no puedes prescindir de Dios.

Con la llegada del siglo XVIII, se incorporaron a la discusión otros pensadores, como Isaac Newton, que escribió que el espacio va más allá de los objetos y es una entidad que lo abarca todo y que, como tal, todo se mueve en relación a él. Igual que la Tierra se mueve en relación al Sol. Immanuel Kant, por su parte, definió el espacio como un concepto ideado por los humanos para explicarse el mundo y dotarlo de significado. Era un época de ebullición intelectual y de replanteamiento de la relación del hombre con Dios.

¿Qué es el espacio? La incógnita por resolver 300 años de debate después 2 Las luces de Perth, Australia, vistas desde el espacio. | Foto: NASA/Reuters

En este sentido, fueron muchos quienes se alertaron por la idea de que Dios fuera el espacio. Dios no solo estaría en todas partes, sino que sería el contenedor en que se encuentran todas las partes. También se preguntaron si, por tanto, el tamaño de las cosas implicaría un mayor valor, como recuerda la revista especializada, que cita a Bertrand Russell y su posición al respecto, ya en el siglo XX: “Sir Isaac Newton era mucho más pequeño que un hipopótamo, pero no lo valoramos menos que la bestia más grande”.

Ahora la opción divina ya está fuera de la ecuación, incluso para los pensadores contemporáneos que secundan las visiones de Clark. Es el caso de Tim Maudlin y Graham Nerlich. Los puntos de vista de otros coetáneos como Kenneth Manders o Julian Barbour no descartan que ambas posturas sean compatibles. Se cumplen tres siglos desde que Caroline de Ansbach lanzara la piedra, y el debate continúa, sin resolverse.

Continúa leyendo: Wildlife Photographer of the Year 2017, las imágenes de animales más espectaculares del año

Wildlife Photographer of the Year 2017, las imágenes de animales más espectaculares del año

Redacción TO

Foto: Brent Stirton
Wildlife Photographer of the Year 2017

La fotografía ganadora del Wildlife Photographer of the Year 2017 es la imagen de la desolación. De la destrucción que crea el hombre. Un rinoceronte negro cazado, derribado y con su cuerno arrancado nos recuerda todo lo que los humanos somos capaces de arruinar. Tomada en la reserva natural Hluhluwe Imfolozi Park de Sudáfrica, esta imagen forma parte de la investigación del fotoperiodista Brent Stirton para denunciar el tráfico ilegal de cuernos de rinoceronte. El rinoceronte negro es una especie en peligro de extinción del que solo quedan 5.000 ejemplares en libertad.

“La imagen de Brent subraya la necesidad que tiene la humanidad de proteger nuestro planeta y las especies con las que lo compartimos. El rinoceronte negro ofrece la sombría contraparte a la historia de esperanza de la ballena azul. Igual que ahora el rinoceronte negro es una especie en peligro de extinción, las ballenas azules una vez fueron tan cazadas que estuvieron al borde de la extinción, pero la humanidad empezó a actuar a escala global para protegerlas. Esta imagen impactante de este animal destrozado sin su cuerno es una llamada para que empecemos a actuar todos nosotros”, ha defendido Michael Dixon, director del Museo de Historia Natural de Londres, donde están expuestas las fotografías ganadoras y finalistas.

Más de 50.000 fotografías son enviadas cada año a este prestigioso certamen que busca mostrar la diversidad y la belleza natural de nuestro planeta. La exposición se podrá ver en el museo de Historia Natural de Londres hasta el 28 de mayo y desde el 23 de octubre estará abierta la convocatoria para participar en la próxima edición de Wildlife Photographer of the Year 2018. Estas son algunas de las fotografías ganadoras de este año:

Wildlife Photographer of the Year 2017, las imágenes de animales más espectaculares del año 1
Esta es la segunda imagen ganadora del Wildlife Photographer of the Year 2017 en categoría Joven. Fue tomada por el holandés de 16 años Daniël Nelson en la República Democrática del Congo. | Foto: Daniël Nelson/Wildlife Photographer of the Year 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017, las imágenes de animales más espectaculares del año 2
Imagen ganadora de la categoría “Animales en su ambiente”. Tomada en Brasil. | Foto: Marcio Cabral/Wildlife Photographer of the Year 2017

Wildlife Photographer of the Year 2017, las imágenes de animales más espectaculares del año 5
Imagen ganadora de la categoría “Comportamiento: anfibios y reptiles”. Tomada en las Islas Vírgenes. | Foto: Brian Skerry/Wildlife Photographer of the Year 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017, las imágenes de animales más espectaculares del año 6
Fotografía ganadora de la categoría “Retratos animales”. La imagen muestra a un chimpancé en Uganda. | Foto: Peter Delaney/Wildlife Photographer of the Year 2017

Wildlife Photographer of the Year 2017, las imágenes de animales más espectaculares del año 7
Imagen ganadora de la categoría “Ambientes de la Tierra”. Muestra un gigante bloque de hielo submarino en la Antártida. Foto: Laurent Ballesta/Wildlife Photographer of the Year 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017, las imágenes de animales más espectaculares del año 8
Imagen ganadora de la categoría “Fotoperiodismo”. Muestra a un grupo de elefantes en Malasia intentando atravesar una plantación de aceite de palma. |
Foto: Aaron ‘Bertie’ Gekoski/Wildlife Photographer of the Year 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017, las imágenes de animales más espectaculares del año 9
Imagen ganadora de la categoría “Comportamiento animal: mamíferos”. Muetsra un grupo de ballenas en Sri Lanka. | Foto: Tony Wu/Wildlife Photographer of the Year 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017, las imágenes de animales más espectaculares del año
Foto ganadora en la categoría de Niños de 11 a 14. La autora es una estadounidense de 14 años. | Foto: Ashleigh Scully/Wildlife Photographer of the Year 2017

TOP