Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Los secretos de la Guerra de los Seis Días, el enfrentamiento que transformó el mapa de Oriente Medio

Tal Levy

Foto: Israeli Defence Ministry
Reuters Handout

Y al séptimo día, descansó. Como si del Génesis se tratara, la victoria fulminante de Israel en la Guerra de los Seis Días deparó una nueva realidad. No sólo logró garantizar su pervivencia, al derrotar a los ejércitos de Egipto, Jordania y Siria en tres frentes, sino que triplicó su tamaño y reunificó la ciudad de Jerusalén, dando acceso a los judíos a su lugar más sagrado: el Muro de los Lamentos. Hoy, cincuenta años después, todavía debe lidiar con las consecuencias de ese triunfo que la convirtieron en una fuerza de ocupación.

“Estamos aquí asentados con dos poblaciones: una que goza de todos los derechos y otra a la que se le niegan. Este cuadro con dos tipos de ciudadanos es muy difícil de defender, incluso en el contexto especial de la historia judía. El mundo se pondrá de parte de un movimiento de liberación de un millón y medio (de palestinos para la época)”.

Estas premonitorias palabras enunciadas por el ministro de Exteriores de entonces, Abba Eban, tan sólo cinco días después de terminado el conflicto bélico, y que ponen de manifiesto el dilema de Israel al encontrarse sobre una suerte de “barril de pólvora”, fueron recién reveladas por el gobierno israelí, que desclasificó miles de archivos con motivo del medio siglo de la guerra que se desarrolló entre el 5 y el 10 de junio de 1967. Los tensos debates realizados en el seno del gabinete ya no son más secreto de Estado.

Grabaciones de vídeo, fotografías y más de 15.000 páginas que recogen, entre otros documentos, las transcripciones de 36 reuniones del comité ministerial de Seguridad de Israel, pueden ser consultadas desde el pasado 18 de mayo en la web del Archivo Nacional.

“¿Por qué el período de espera fue tan largo y por qué se decidió atacar? ¿Hasta qué punto logró el gobierno manejar la guerra o los eventos ocurrieron con demasiada rapidez?”, estas son tan sólo algunas de las preguntas que, como ha destacado el archivista estatal Yaakov Lazovik, hallan respuesta.

Así, por ejemplo, se puede leer que el 2 de junio de 1967 el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el general Isaac Rabin, alertaría sobre la necesidad de actuar pronto ante un conflicto que lucía inminente; en caso contrario, “existiría un grave peligro para la existencia de Israel y la guerra será difícil, dolorosa y con múltiples víctimas”, apunta el periódico israelí Aurora.

En el principio era el miedo

Israel se anticipó y atacó esgrimiendo el derecho a la autodefensa al ser una pequeña nación rodeada de países hostiles que se equipaban militarmente y declaraban abiertamente sus intenciones belicistas. El presidente egipcio, Gamal Abdel Nasser, afirmaría el 26 de mayo de 1967 que “nuestro objetivo básico es la destrucción de Israel, el pueblo árabe quiere luchar”. Al finalizar ese mes, le secundaría su par iraquí, Abdul Rahman Aref, al referir que “nuestra meta es clara: borrar del mapa a Israel”.

No sólo eran palabras. No cesaban los ataques sirios sobre poblaciones agrícolas israelíes desde la privilegiada situación que le ofrecía la meseta del Golán. Egipto, que selló alianzas con Siria, Jordania, Líbano e Irak, exigió la retirada de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas de la frontera con Israel y bloqueó el paso de buques israelíes por el estratégico Estrecho de Tirán, único punto de acceso al Mar Rojo a través del Golfo de Aqaba, hecho este que fue considerado causal de guerra.

El ministro de Defensa israelí, Moshe Dayan, que sin sospecharlo entonces se convertiría en el héroe de la contienda, advertía que “hay un límite para nuestra capacidad para derrotar a los árabes”, al tiempo que el primer ministro Levi Eshkol temía una “verdadera masacre”, reseña el diario Haaretz.

A la acometida le antecedió la angustia ante una eventual derrota, que podría significar la aniquilación de Israel, pero pronto el miedo se trocaría en euforia y arrogancia, como se evidencia en los archivos desclasificados, tras lograr conquistar en tan sólo seis días el Sinaí, los Altos del Golán, la Franja de Gaza, Jerusalén este y Cisjordania.

La Guerra de los Seis Días permitió a Israel capturar numerosos territorios que le proporcionaron una vasta profundidad estratégica en el frente sur ante Egipto (el desierto del Sinaí), un obstáculo natural en el frente norte contra Siria (los Altos del Golán) y Cisjordania, que además de brindar profundidad también protegía a Israel de Jordania (en beligerancia formal hasta 1994) y de Irak, que representó una amenaza para Israel hasta la Guerra del Golfo de 1991. No obstante, este frente oriental empieza a tener importancia cuando se ‘cierra’ el frente sur tras la paz con Egipto (1978)”, explica Guillem Colom, profesor de Ciencia Política de la Universidad Pablo de Olavide, a The Objective.

Los secretos de la guerra que hace 50 años transformó el mapa de Oriente Medio 1
Soldados israelíes frente al Muro de los Lamentos en Junio de 1967. | REUTERS/ Ministerio de Defensa israelí / Handout

Un dilema en el tiempo

Los acontecimientos se sucedieron aceleradamente. En tan sólo tres horas, Israel se hizo con el control aéreo y en 36, se abrió paso a la Ciudad Vieja de Jerusalén. Si bien en los documentos de la época revelados por el gobierno israelí se entrevé que este estaba dispuesto a devolver la península egipcia del Sinaí y la meseta del Golán siria a cambio de un acuerdo de paz, Jerusalén no entraba en discusión. La ciudad santa no ha sido vista por Israel como territorio ocupado, sino liberado, reunificado, al considerarla como la capital eterna de los judíos al reposar allí el único vestigio del antiguo Templo de Salomón.

Para Ferran Izquierdo Brichs, profesor de Relaciones Internacionales de la Universitat Autònoma de Barcelona, el objetivo israelí, en junio de 1967, no era la paz sino la expansión, cuya materialización representaba un problema.

“Si Israel anexionaba los territorios de la Franja de Gaza, Jerusalén y Cisjordania, la sociedad israelí se encontraría en una disyuntiva sin solución. O se perdería la esencia judía del Estado con la incorporación de la población palestina, o la democracia desaparecería si los palestinos no eran considerados ciudadanos de Israel”, dice Izquierdo.

“La solución fue mantener la ocupación militar sin anexionar los territorios palestinos a Israel, y al mismo tiempo empezar la política de colonización de estos territorios para modificar la realidad demográfica y facilitar una futura anexión. En la actualidad, el proceso colonial continúa creciendo, y más de medio millón de colonos viven en Cisjordania y en Jerusalén este”, agrega.

Los secretos de la guerra que hace 50 años transformó el mapa de Oriente Medio
Israel en 1967 y ahora. Arriba: las posiciones árabes bajo fuego para despejar el terreno para la toma israelí. Abajo: el barrio de Wadi al-Joz al este de Jerusalen y de fondo el Monte de los Olivos. | Foto: REUTERS/Government Press Office/Handout vía Reuters (top)/Ronen Zvulun.

Ahora bien, más allá de asegurar su pervivencia, desde el punto de vista militar y de seguridad, ¿qué beneficios obtuvo Israel de esa victoria relámpago?

“Aunque influyó en la doctrina de seguridad israelí y proporcionó profundidad estratégica, pues antes era fundamental la transferencia del conflicto a los vecinos porque Israel no se podía permitir el lujo de una contienda en su territorio, la Guerra de los Seis Días no tuvo grandes efectos en los principios tácticos ni operativos de las Fuerzas de Defensa de Israel, que continuaron basados en la defensa a escala estratégica, la predilección por guerras cortas y decisivas por razones demográficas y una disuasión más que evidente gracias al desarrollo de armas nucleares”, señala Colom, doctor en Seguridad Internacional y máster en Relaciones Internacionales.

Colom indica que el efecto más importante fue aislar a Israel en caso de conflicto convencional a gran escala, aunque venía con un coste añadido. “El control de estas áreas que proporcionaba profundidad estratégica sentó las bases de la Guerra de Yom Kippur (1973) y, en cierta medida, fue después el detonante del conflicto de baja intensidad en los territorios palestinos y en el sur del Líbano”, agrega.

La Guerra de los Seis Días dio pie para que el Consejo de Seguridad de la ONU elaborara en noviembre de 1967 la resolución 242, que desde entonces rige las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos al establecer como base de las mismas la devolución de los territorios a cambio de la paz.

Los secretos de la Guerra de los Seis Días, el enfrentamiento que transformó el mapa de Oriente Medio
Aeronave israelí reparte provisiones a los soldados en el frente. | Foto: REUTERS/Israeli Defence Ministry/Handout

Del panarabismo al nacionalismo palestino

Pero, del otro lado, ¿cómo la derrota de la coalición árabe afectó el sueño del nacionalismo panarábico y de qué modo repercutió en el arraigo de una conciencia palestina?

“La derrota y las pérdidas territoriales barrieron muchas de las ilusiones de un mundo árabe unido. El Egipto de Nasser había sido vencido. En aquel contexto, el Movimiento para la Liberación Nacional de Palestina (Fatah) empezó a hacer oír su voz”, afirma Izquierdo, autor de Breve introducción al conflicto palestino-israelí.

Hasta 1967 Fatah había sido un grupo pequeño y con poca influencia, pero la derrota le dio la razón: no se podía confiar en los Estados árabes. Los grupos guerrilleros palestinos, con Fatah al frente, pasaron a controlar la Organización por la Liberación de Palestina (OLP) y su lucha. Las organizaciones palestinas crecieron sobre todo en los campos de refugiados. Así, la identidad política palestina se fue consolidando sobre todo en el exilio. El objetivo central de los grupos palestinos era que el mundo no olvidara su existencia, ni las reivindicaciones de recuperar sus tierras y de crear un Estado independiente”, explica Izquierdo a The Objective.

Como muchos otros movimientos de liberación y anticoloniales de aquella época en Asia, África y Sudamérica, los palestinos siguieron la lucha armada, puntualiza Izquierdo, quien añade que “la vía militar o de atentados terroristas no dio resultados ante el poder israelí; al contrario, se reveló contraproducente”.

Con el fin de abonar perspectiva histórica sobre el actual conflicto palestino-israelí y hacer accesible a las nuevas generaciones la Guerra de los Seis Días con motivo de sus 50 años, el Ministerio de Exteriores de Israel creó el proyecto @Tweeting67 en Twitter, con cuentas ficticias de los personajes históricos involucrados que reviven la contienda al tuitear en una conversación social diseñada por D.J. Shneiweis, quien ha reconocido a la agencia EFE “que la gente ya no lee libros y nos damos cuenta de que hay muchos aspectos de lo que ocurrió en 1967 que siguen siendo relevantes pero no son conocidos”.

Save

Save

Save

Save

Continúa leyendo: Una teoría científica prevé que 2018 será el año de los grandes terremotos

Una teoría científica prevé que 2018 será el año de los grandes terremotos

Redacción TO

Foto: Navesh Chitrakar
Reuters

No prestamos demasiada atención a los movimientos de la rotación de la Tierra, pero son más relevantes de lo que el común de los mortales creemos. De vez en cuando, la rotación de la Tierra disminuye algunos milisegundos por día, y esto va a tener un enorme efecto en las vidas de millones de personas alrededor del globo. Según el Servicio Geológico de los Estados Unidos ha habido 7.574 a escala global en los últimos diez años. Una reciente teoría prevé que esta cifra pegará un importante repunte el próximo 2018.

En un estudio publicado en Geophysical Research Letters a mediados de este año, los científicos Roger Bilham, de la Universidad de Colorado, y Rebecca Bendick, de la Universidad de Montana predicen que, debido a la desaceleración de la rotación de la Tierra, el mundo sufrirá un aumento significativo de grandes terremotos en 2018.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores estudiaron todos los terremotos desde 1900 que registraron una magnitud (según la escala del momento en que sucedieron) de 7,0 o mayor y descubrieron que aproximadamente cada 32 años hay un repunte en estos grandes sismos.

Una teoría científica prevé que 2018 será el año de los grandes terremotos 2
Aproximadamente cada 32 años hay un repunte en grandes sismos en el mundo. | Foto: Kim Hong-Ji / Reuters

El factor común

El estudio revela, asimismo, que el único factor que se correlaciona fuertemente en esta repetición de grandes terremotos es una ligera desaceleración de la rotación de la Tierra en un período de cinco años antes del repunte, algo que ha ocurrido en el último lustro.

En el ecuador, la Tierra gira 460 metros por segundo. Dada esta alta velocidad, no es absurdo pensar que un ligero desajuste en la velocidad entre la corteza sólida y el manto y el núcleo líquido podría traducirse en una fuerza que, de alguna manera, empujaría los temblores a la sincronía.

La mayoría de los sismólogos coinciden en que la predicción de un terremoto es un terreno pantanoso. Y hasta ahora, Bilham y Bendick tan solo tienen ideas difusas y difíciles de probar sobre lo que podría causar el patrón que encontraron. No obstante, el hallazgo es demasiado provocador para ignorarlo, dicen otros investigadores. “La correlación que encontraron es notable y merece una investigación“, dijo Peter Molnar, reconocido geólogo norteamericano, a la revista Science.

La importancia de prevenir

Entonces, ¿es posible predecir los terremotos? Es una pregunta que molesta a los sismólogos, no porque no sea razonable, sino porque los científicos lo han intentado muchas veces y siempre han terminado en fracaso. Incluso después de muchos avances en sismología, como lo expresa Richard Luckett del British Geological Survey, “cuando ocurre un terremoto es esencialmente un evento aleatorio“.

Una teoría científica prevé que 2018 será el año de los grandes terremotos 1
Los devastadores terremotos de México en este 2017 dejaron centenares de víctimas mortales. | Foto: Nacho Doce / Reuters

Ante la aparente imprevisibilidad de la actividad sísmica, la única solución para evitar grandes desastres como los que sacudieron México hace unos meses es una previsión efectiva. España es un ejemplo claro de la falta de preparación a la hora de afrontar grandes terremotos. La evidencia está en el ocurrido en Lorca en 2011, que tuvo una magnitud de 5,1, y dejó nueve víctimas mortales e innumerables daños materiales. El 75% de las viviendas en España cumple con “poco rigor” la normativa de construcción sismorresistente, y es necesario con “urgencia” rehabilitar edificios para soportar terremotos, según el expresidente de la Asociación Española de Ingeniería Sísmica, Ricardo García Arribas. Por ello, y teniendo en cuenta esta nueva teoría científica, la inversión en una preparación mejor de nuestras infraestructuras y protocolos de actuación puede ser clave ante cualquier catástrofe.

Continúa leyendo: Toast Ale, la cerveza a base de pan que se rebela contra el despilfarro

Toast Ale, la cerveza a base de pan que se rebela contra el despilfarro

Redacción TO

Foto: Lindsey Parnaby
AFP

Cada año terminan en la basura toneladas de pan y una asociación británica ha tomado la determinación de poner fin al derroche con una solución sorprendente: son capaces de transformar el pan en cerveza.

En el condado de Yorkshire, al norte de Inglaterra, una fábrica está acostumbrada a ver cómo llegan kilos de pan duro procedentes de bares y establecimientos de la ciudad. Estos pasan a convertirse en ingredientes de una cerveza que han bautizado como Toast Ale, y que desde 2016 reduce el porcentaje de malta para sustituirlo por pan, todo por encargo de una asociación que lucha contra el despilfarro de alimentos y que se llama Feedback.

La idea nació de Tristram Stuart, fundador de esta asociación, quien se inspiró en los cerveceros belgas que lanzaron la cerveza llamada Babylon. Aquel nombre no fue una coincidencia.

“Me explicaron que los antiguos babilonios inventaron la cerveza para usar panes y granos que de otro modo se habrían perdido. Era el objetivo inicial de la cerveza”, explicó Stuart en una entrevista con la agencia AFP. “Hoy se tiran cantidades industriales de pan en todo el mundo, y las asociaciones de ayuda alimentaria no pueden repartir todo el pan que les ofrecen. Al mismo tiempo, hay esta fiebre en todo el mundo por las cervecerías artesanales”.

Esta circunstancia empujó a Stuart a crear una empresa que uniera a los suministradores con los cerveceros locales, y a su vez con organizaciones caritativas. Desde el primer momento dio una visión internacional al negocio, y el primer paso consistió en hacer de ‘Toast Ale’ un producto de calidad. La primera cerveza que se hizo nació en el programa de televisión del famoso chef británico Jamie Oliver, que se rindió en elogios. Ahora existen cuatro variantes, en función de los gustos de los consumidores. Tienen dos lagers, una Pale Ale y una India Pale Ale, y varios premios a sus espaldas.

Un trabajador de la fábrica, volcando el pan durante el proceso. | Foto: LINDSEY PARNABY/AFP

Su ejemplo ha servido para que otras cervecerías se hayan sumado a su iniciativa. Es el caso de Wiper and True, situada en Bristol, que creó la Bread Pudding, una cerveza fabricada con los mismos métodos y con un sabor que recuerda al famoso postre británico.

En el Reino Unido se han usado ya 9,75 toneladas de pan para producir más de 300.000 botellas de cerveza, vendidas a entre 2,5 y 3 libras la unidad –entre 2,80 y 3,40 euros–, un precio habitual en cervezas artesanales. Es un pequeño paso, pero queda mucho por hacer para reducir el problema del derroche: cerca de la mitad –el 44%– del pan que se produce en el Reino Unido anualmente acaba en la basura. El pan es el alimento que más se tira en ese país.

“Ver lo que ocurre en el mundo es verdaderamente deprimente”, estimó Tristram Stuart. Para ello ha encontrado una solución “deliciosa”. Tan deliciosa que su método se extiende con velocidad y ya se aplica en ciudades como Nueva York, Río y Ciudad del Cabo.

La receta para transformar fue publicada en Internet para que todos puedan iniciarse en la elaboración de cerveza con pan y contribuir a su manera a reducir el problema. “La han descargado ya 16.000 veces, mucha gente la usa”, dijo Tristram Stuart, entusiasmado. Pero ¿qué ocurrirá si se deja de derrochar pan? El fundador de Feedback responde tajante: “Entonces, no tendrá razón de existir”.

Continúa leyendo: Donald Trump señala el camino hacia la paz

Donald Trump señala el camino hacia la paz

José Carlos Rodríguez

José Carlos Rodríguez reflexiona acerca de la polémica y el conflicto desatados por Trump luego de que reconociera a Jerusalem como capital de Israel y ordenará trasladar allí la embajada, que ahora está en Tel Aviv.

Continúa leyendo: Láinez, Lanza y los que le echan leña al fuego

Láinez, Lanza y los que le echan leña al fuego

Melchor Miralles

Foto: Youtube (CC)

Ha ingresado en prisión, como era de esperar, Rodrigo Lanza, ese canalla que se ha convertido en un homicida tras ejercer de mártir antisistema. Nieto de un almirante de Pinochet muy vinculado al dictador chileno, Lanza, de 33 años, dejó hace tiempo tetrapléjico a un policía autonómico catalán en el desalojo de una vivienda “okupada”, y fue condenado por ello a 5 años por el Supremo. El caso fue sonado y la investigación policial fue calamitosa, y dio pie al famoso documental Ciutat Morta, en el que participó activamente Lanza. Cuando fue encarcelado recibió el entusiasta apoyo de Pablo Iglesias, Ada Colau y otros líderes populistas, que ayudaron a convertirle en un icono de la extrema izquierda. Pero Lanza se ve que lo tenía claro. Ahora vuelve a la cárcel. Tras salir de la prisión por este caso, se instaló en Zaragoza, donde era muy conocido por su liderazgo radical antisistema. Lanza, apodado “El Rodri”, vaya usted a saber por qué, está acusado de la muerte a golpes de Víctor Laínez, que murió tras ser atacado el pasado viernes en un bar zaragozano por un grupo de radicales de extrema izquierda tan solo por llevar puestos unos tirantes CON los colores de la bandera de España.

Sorprenden las precauciones de Pablo Iglesias y otros líderes de la extrema izquierda al valorar el asesinato de Laínez. Iglesias dijo que “condenamos cualquier tipo de violencia”, que es una forma de no mojarse, de dejar a la libre interpretación de cada uno que quizá en función de quién sea la víctima y quién el verdugo Iglesias y otros ponen sordina a la condena del acto, lo cual me parece insólito y repugnante. Por no hablar de las bazofias que, como siempre, se han leído sobre el caso en las redes sociales. Es terrible que alguien pueda apalear hasta la muerte a otro ser humano por el color de los tirantes que lleva, por cualquier motivo ideológico. Resulta más contradictorio aún, y creo que debe llevar a una reflexión profunda de buena parte de la izquierda española, que pueda llegarse a ese límite el odio a quien piensa de modo diferente a uno. La violencia es inaceptable, se vista del traje que se vista, la ejerza quien la ejerza y sea quien sea la víctima.

Quienes han visto a Lanza como un héroe digno de elogio debieran censurar sin matices su comportamiento, y reflexionar sobre cómo es posible que haya legado a este límite. Porque es de esperar que jamás vuelva a suceder nada parecido, con nadie. Y algunos alimentan comportamientos violentos con su discurso político extremista. El único responsable del asesinato de Láinez es el autor material del mismo, pero cuando se le echa leña al fuego se sabe lo que sucede. Y hay demasiados que han echado leña a este fuego en muchos lugares de España. Ojala no vuelva a repetirse

TOP