Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Madre no querida: Las seis peores madres del cine

Nerea Dolara

Foto: Fotograma de Solo en casa
FOX Home Entertainment

El Día de la Madre es para querer a tu mamá. Aquí una lista para que agradezcas eternamente que tienes a la tuya y no a alguna de estas.

En la película Historias de Nueva York el personaje de Woody Allen tiene una madre tan controladora que incluso cuando muere lo juzga gritándole desde el cielo. Hoy se celebra el día de la madre. De esas madres que cuidan, quieren, inspiran, regañan. Y como la celebración ya cubre a las buenas, aquí nos vamos a tomar un momento para agradecer encarecidamente que no tenemos una de estas madres de cine. ¿Asesinas? ¿Controladoras? ¿Irresponsables? Aquí están.

Madre no querida: Las seis peores madres del cine 2

La otra madre. Coraline, 2009.

Desde que la pobre Coraline conoce a sus “otros padres” en un mundo paralelo en que todos tienen botones por ojos un presentimiento macabro ronda al espectador. Al principio la otra madre parece encantadora, es dulce, cariñosa y permite a Coraline ser mucho más libre que sus padres verdaderos. Pero, cuando Coraline descubre el precio por estar en el otro mundo – coser botones sobre sus ojos – y no está dispuesta a pagarlo, la simpática otra madre se convierte en una desquiciada con tendencias asesinas que está decidida a sacarle los ojos quiera o no.

Madre no querida: Las seis peores madres del cine 3

Norman Bates. Psicosis, 1960.

Concedido, esta madre no es realmente una madre o una mujer, pero la segunda personalidad asesina de Norman Bates cree ser su madre… ¿Confuso? Sí, Norman no está muy bien de la cabeza. De hecho en el transcurso de la mítica película descubrimos que mató a su madre y luego asumió su personalidad. De hecho es “la madre” la que asesina a Marion Crane en la famosa escena de la ducha… Norman es un “corderito”, la “madre” es la que va por la casa acabando con gente.

Madre no querida: Las seis peores madres del cine 7

Margaret White. Carrie, 1976.

El final de Margaret White es bastante horroroso, pero cuando llega la sensación es casi de alivio. Carrie, la pobre tímida chica que sufre bullying en el colegio, no tiene una mejor vida en su casa. Margaret vive en un estado perpetuo de locura religiosa que ve en toda conducta un pecado y en el hecho de que su hija se esté haciendo una mujer algo sucio. ¿Cómo responde a eso? Pues encerrando a Carrie en el armario cada vez que puede. Así que, de nuevo, cuando Carrie la apuñala moviendo objetos con sus poderes… la audiencia respira aliviada.

Madre no querida: Las seis peores madres del cine

Joan Crawford. Madre querida, 1981.

Esta es una madre real y eso la hace aún más terrorífica. La película en que Faye Dunaway interpreta a la actriz Joan Crawford muestra a una madre completamente inestable que hace de la vida de su hija un eterno infierno. ¿Evidencias? La golpea constantemente, la encierra en la casa de la piscina, le corta el pelo en un arrebato de locura. La película está basada en un libro escrito por la hija de Crawford… eso lo hace todo mucho más espeluznante.

Madre no querida: Las seis peores madres del cine 4

Beverly Sutphin. Los asesinatos de mamá, 1994.

Beverly parece más un robot sacado de Stepford que una verdadera persona. Es una madre teóricamente perfecta, hasta un extremo enfermizo. Así que no es sorprendente descubrir que tras su perenne sonrisa y su ropa perfectamente planchada se esconde una psicópata que mata a todo el que se atraviesa en su camino. ¿Tienes una vecina que te quitó el puesto de estacionamiento? La acosas hasta la desesperación diciendo vulgaridades en el teléfono. ¿Un profesor critica a tu hijo? Le clavas un par de tijeras y adiós problema… en fin, el patrón continua por ese camino en esta comedia negra que desmonta la vida idílica de los suburbios.

Madre no querida: Las seis peores madres del cine 5

Kate McCallister. Solo en casa, 1990.

Sí somos justos Kate no es la única responsable de esta historia. La familia McAllister en pleno es un desastre. ¿A quién se le olvida su hijo en casa cuando se va de viaje? Y no sólo por un momento sino en todo el trayecto al aeropuerto, el paso por seguridad y el abordaje del avión. ¿Y quién después de esa experiencia vuelve a olvidarse a su hijo una segunda vez? A esta familia le habría caído una seria investigación de servicios sociales y con razón.

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Continúa leyendo: Celebrar el Día de la Madre en los colegios, ¿sí o no?

Celebrar el Día de la Madre en los colegios, ¿sí o no?

Verónica F. Reguillo

Foto: Czarek Sokolowski
AP Foto

Familias con dos padres. Con dos madres. Familias monoparentales: de padre o de madre. Familias con padre y con madre. O de padres divorciados, sin la presencia de uno de ellos… Hay un sinfín de maneras de entender el concepto de familia, y por tanto, hay un sinfín de maneras también de entender o de celebrar el Día de la Madre o el Día del Padre. O de no celebrarlos, simplemente. Todavía hoy, en muchos colegios españoles, los niños siguen haciendo algunas manualidades o conmemorando de alguna manera estos días tan específicos que atañen solo a una de las figuras paternas. Sin embargo, cada vez son menos los centros en los que esto se lleva a cabo: “Es una batalla que estamos ganando poco a poco”, nos dice Juan Andrés Teno, un padre de una familia homoparental que ha conseguido que en el colegio al que va su hijo, en Málaga, no se celebren estos días específicos sino que se desarrollen programas de diversidad familiar.

“Ha costado mucho trabajo que se deje de celebrar el Día de la Madre o el Día del Padre, pero lo conseguimos”, y la medida, asegura, fue muy bien acogida por las autoridades educativas de la provincia y ahora Juan Andrés colabora con la delegación de Educación en la formación del profesorado sobre diversidad familiar.

Este padre de familia y miembro de la FELGTB (Federación Estatal de Lesbiana, Gays, Transexuales y Bisexuales) afirma en The Objective que estas celebraciones son “algo maravilloso” para llevarlas a cabo, si se quiere, en el ámbito privado, pero no en los centros educativos porque “vivimos en una sociedad en la que no todos los niños y todas las niñas tienen padre o madre”. Juan Andrés propone una alternativa: conmemorar el Día de la Familia, que se celebra cada 15 de mayo, y donde caben todos los miembros del núcleo familiar.

Celebrar el Día de la Madre en los colegios, ¿sí o no? 3
Celebrar el Día de la Familia es una de las opciones propuestas para sustituir a otro tipo de celebraciones más específicas. | Foto: Maria Danilova / AP Photo

El objetivo por el que trabajan algunas familias homoparentales y asociaciones, nos cuenta Juan Andrés Teno, es evitar un sufrimiento innecesario a algunos niños. “Niños que están en centros de acogida, niños que proceden de una familia en la que uno de los dos cónyuges ha fallecido… No es necesario recordarles ciertas cosas a los niños, no es necesario causar dolor, y es importante que los niños decidan desde edades muy tempranas quién es su familia”.

Por su parte, la psicóloga de familia Mara Cuadrado resta importancia a este tipo de celebraciones en el colegio, o a las manualidades que los niños puedan llevar a cabo para conmemorar, por ejemplo, el Día de la Madre. La psicóloga afirma que “si empezamos a aterrizar a la concreción de cada caso particular, al final no se hace nada. La familia es un elemento de sostén emocional, referencial, me da igual que sea de padre padre, madre madre, madre padre, o abuelo padre. El Día de la Madre es un día en el que se conmemora la función que realiza una madre, simplemente”, aunque a veces ese rol lo ejerzan otras personas, añade.

Mara Cuadrado incide en que las manualidades o los trabajos que los niños puedan hacer en los centros para este tipo de días es algo secundario que no tendría que crear confusión en los menores y recalca la importancia que tienen aquí los profesores, que deben saber lidiar con este tipo de situaciones y lograr que ningún niño se se sienta excluido. “Un niño tiene que tener clarísimo dónde está, quiénes son sus padres, qué es una familia como concepto, y un regalito tampoco trastorna, tampoco crea traumas, ni muchísimo menos”. En el caso de familias homoparentales, por ejemplo, compuestas por dos hombres, “lo que se suele hacer es que se le dice al niño que ese regalito se lo regale a la abuela, por ejemplo”.

Celebrar el Día de la Madre en los colegios, ¿sí o no? 2
Muchas familias homoparentales trabajan para evitar celebraciones que consideran “poco inclusivas”. | Foto: Lucy Nicholson / Reuters Archivo

Estefanía González, maestra en un equipo de orientación y madre de una niña junto a otra mujer, no coincide con la postura de Mara Cuadrado porque asegura este tipo de actividades, aunque sean simples manualidades, son “poco inclusivas” para los diferentes tipos de familias. “Se puede hacer un regalo para la abuela, el día de la abuela. Mi hija puede hacer un regalo para sus abuelos, pero no puede hacer un regalo para su padre porque no tiene padre, entonces, en esa propuesta, mi hija no tiene cabida, le está como faltando algo. No está dignificando su modelo familiar”. Esta docente incide en la necesidad de que tanto el Estado como las distintas comunidades “deben velar para que todos los niños se sientan incluidos en todas las propuestas educativas que hay en los centros públicos y concertados”.

Estefanía González hace referencia a situaciones en las que, según su opinión, un pequeño regalo sí puede causar un gran daño. “Imagina si el padre de una niña ha estado maltratándola o abusando de ella sexualmente, creo que sí le puede generar un daño fuerte porque está haciendo un regalo para alguien que le está haciendo daño”. Con todo ello, concluye que este tipo de celebraciones se deben mantener en el ámbito privado, a la elección de cada familia, pero que no tienen cabida en el ámbito educativo.

Celebrar el Día de la Madre en los colegios, ¿sí o no?
Una polémica que se presenta ante una sociedad en la que cada vez hay más tipos de familias distintos. | Foto: Matilde Campodonico / AP Photo

En lo que sí hay una postura común es en referencia a la solución que proponen algunas familias homoparentales para que las celebraciones más específicas se sustituyan por las del Día de la Familia. Así, la psicóloga Mara Cuadrado considera esta opción totalmente viable. “¿Que esto podría sustituir al Día de la Madre o al Día del Padre?, pues quizá sí, porque es algo mucho más amplio donde cabe todo”.

Continúa leyendo: El vínculo entre un perro y su humano se parece mucho al que existe entre un bebé y su madre

El vínculo entre un perro y su humano se parece mucho al que existe entre un bebé y su madre

Carola Melguizo

Foto: MARIANA BAZO
Reuters

Todo aquel que ha tenido la suerte de convivir con un perro sabe lo fuerte que puede llegar a ser la conexión con el animal. El amor que sentimos por ellos es tan fuerte y tan profundo que puede incluso compararse con el de una madre y su hijo. Para quien no lo haya experimentado puede parecer exagerado o incluso imposible, pero no se trata de una leyenda urbana. Hay estudios científicos que lo respaldan. La clave está, como casi siempre, en la hormonas porque al final el amor eso eso, cuestión de química.

Estudios realizados por científicos del departamento de Ciencia Animal y Biotecnología de la Universidad Azabu, en Sagamihara, Japón, demuestran que la oxitocina, conocida popularmente como la hormona del amor, es la responsable de que la conexión que se establece entre un perro y su humano sea tan fuerte como la que se crea a nivel biológico entre padres e hijos. Simplificando mucho, el simple contacto visual es suficiente para crear ese amor. Bonito ¿No? El estudio fue publicado hace un tiempo por la revista Science, de la Asociación Estadounidense para el Avance de las Ciencias (AAAS).

Cuando una madre mira a su bebé a los ojos, los niveles de oxitocina del bebé aumentan, lo que hace que el bebé vuelva a mirar a los ojos de su madre y que esta a su vez libere más oxitocina, desencadenando una retroalimentación positiva que, según estudios, crea un fuerte vínculo emocional entre la madre y el niño, lo que contribuye a la supervivencia de la especie. Los investigadores del equipo japonés liderado por Takefumi Kikusui querían averiguar si ocurría lo mismo con los perros. Para ello, llevaron a cabo varios experimentos con 30 perros, 15 hembras y 15 machos, de diferentes razas y edades, y sus dueños, 24 mujeres y 6 hombres.

El vínculo entre un perro y su humano se parece mucho al que existe entre un bebé y su madre 1
Un perro y su instructora en la exposición de perros de Kennel Club de Westminster | Imagen de Mike Segar para Reuters

En uno de los estudios, se recogieron muestras de orina tanto de perros como de humanos y luego se pidió a los propietarios que interactuaran con su animal en una habitación durante 30 minutos. En este tiempo, los propietarios, en su mayoría, se mostraron afectuosos, acariciaron a sus animales y hablaron con ellos. También se miraron a los ojos, algunos durante un par de minutos, otros durante unos segundos. Luego, se les repitieron las pruebas de orina y se analizaron los resultados. Los niveles de oxitocina de ambas especies aumentaron tras el contacto visual prolongado. Cuanto más contacto visual, mayor aumento en los niveles de la hormona en el cerebro. En las parejas que estuvieron más tiempo viéndose a los ojos, los perros, tanto nachos como hembras, tuvieron un aumento de 130% en los niveles de oxitocina. En el caso de los humanos, el aumento fue del 300%, también en ambos sexos. En las parejas que no se vieron mucho a los ojos, no hubo aumento de oxitocina.

El mismo experimento se realizó con lobos domesticados. Pero, a pesar de tener una buena relación con sus humanos, los lobos, a diferencia de los perros, no buscaron el contacto visual y sus niveles de oxitocina no aumentaron. Como explica Kikusui: “Los lobos que tienen una relación muy estrecha con sus criadores no pueden estimular la oxitocina en ellos, posiblemente debido a la falta de contacto visual. El uso de este contacto visual hacia el dueño es diferente entre los perros y los lobos, y esta es la razón por la que los lobos no tienen este tipo de vínculo con los humanos.”

La segunda fase consistió en recoger muestras de orina antes y después de la interacción, pero esta vez con una diferencia importante: Los investigadores rociaron oxitocina en el hocico de algunos perros antes de que interactuaran con los humanos. Las hembras que recibieron la oxitocina pasaron un 150% más de tiempo mirando a los ojos de sus dueños, quienes a su vez tuvieron un aumento de 300% en sus niveles de oxitocina. No se observó, en cambio, ningún efecto en perros machos o en perros que fueron rociados con un aerosol que contenía una solución salina y no oxitocina. Científicos sugieren que el aerosol nasal puede haber afectado sólo a las hembras porque la oxitocina desempeña un papel más importante en la reproducción femenina, siendo clave durante el parto y la lactancia.

El vínculo entre un perro y su humano se parece mucho al que existe entre un bebé y su madre 2

Una mujer se encarga de un perro en un centro de evacuación para mascotas. | Imagen de Kim Kyung-Hoon para Reuters

Las conclusiones del estudio son claras: “El mismo mecanismo de conexión, basado en el aumento de la oxitocina al mirarse, que fortalece los lazos emocionales entre las madres y sus hijos, ayuda a regular también el vínculo entre los perros y sus dueños.” Esto explica también por qué los perros se han familiarizado con gestos humanos que resultan mucho más difíciles de aprender para otros animales. Es alucinante lo que se puede conseguir con una “simple mirada”, que en realidad, como ha quedado demostrado, de simple no tiene nada. En cualquier caso, más allá de la oxitocina, este domingo 07 de mayo se celebra en España el Día de la Madre así que ¡felicidades a todas aquellas mujeres que se sienten madres, independientemente de la especie! Disfrutad de vuestro día y gracias por hacer del mundo un lugar mejor.

Save

Continúa leyendo: 16 películas con las que celebrar el Día de la Animación o para ver cualquier otro día

16 películas con las que celebrar el Día de la Animación o para ver cualquier otro día

Nerea Dolara

Foto: Sony Pictures
Sony Pictures

Es una disciplina que puede con todo, la imaginación es el límite. Aquí las que tendrías que ver si quieres celebrar el día de la animación haciendo honor a todas sus posibilidades.

Sí, el cine es mágico. Relata historias, se permite saltarse las normas de la lógica o de la física, inventa mundos en que existen criaturas completamente ficticias… pero si hay una disciplina audiovisual que se gana el premio a la mayor cantidad de magia por hora de trabajo esa sería la animación. Si el cine live action tiene la ventaja de los efectos especiales, ellos tienen como límite los de la imaginación… pocos más.

16 películas con las que celebrar el Día de la Animación 1
¿Quién mató a Roger Rabbit? | Imagen vía: Touchstone Pictures

El 28 de octubre se celebra el Día Internacional de la Animación y queremos celebrarlo. Así que decidimos hacer una lista de películas que deberías ver para celebrar esta vertiente del cine que, como hemos establecido muchas veces, es de todo menos sólo para niños.

La animación tiene muchas versiones, muchas interpretaciones… básicamente cada autor y cada historia puede contarse de infinitas formas y la elección del diseño de los personajes y el espacio es parte importante de la narración en sí. En esta lista hay de todo tipo de animación: dibujada, 3D, stop-motion; y de todo tipo de historias: las más clásicas de Disney, las geniales de Estudio Ghibli, unas psicodélicas, otras novedosas, otras inmortales… es larga pero vale la pena. Prepara palomitas y dedica esta semana a sumergirte en mundos más especiales que cualquiera otros.

Blancanieves (1937)

La película que inició el reinado de Walt Disney fue considerada, antes de su estreno, una catástrofe. Tomó años y millones de dólares terminarla y en ese tiempo sentarse en el cine ante una película de dibujos animados de una hora y algo más parecía descabellado. Sabemos lo que pasó. Blancanieves revolucionó el cine animado y la industria en general. Inauguró lo que se conocería como “los clásicos de Disney”. En 1938 fue la primera película de dibujos animados en participar en los Óscar, donde se llevó el premio a la Mejor Banda Sonora.

Actualmente una de las copias originales está en el National Film Registry en EEUU y es considerada por mucho expertos del cine como el primer largometraje animado.

El submarino amarillo (1968)

Basada en las canciones de los Beatles, la película fue un éxito con público y crítica. Con un estilo muy de la época, y que se convirtió en mito tras su estreno, Yellow Submarine incluía canciones de la banda británica, pero no sus voces: otros actores los interpretaron. Los Beatles sólo grabaron la escena final. El responsable de la dirección y la animación es George Dunning, que pasó a la historia por este largometraje. Se le reconoce a la película haber colaborado con que la animación se tomase más en serio como forma de arte… y es muy divertida, eso sin duda.

¿Quién engañó a Roger Rabbit? (1988)

La primera de su especie. Esta película, un film noir muy especial, mezcló con maestría animación y personajes reales. De hecho, su co-protagonista, el detective Eddie Valiant, y el juez Doom, son los personajes humanos con más preponderancia, los demás: Roger Rabbit, Jessica Rabbit y una larga lista de otros habitantes de Toontown, son dibujos. La historia, que se desarrolla en los cuarenta en Hollywood, relata el asesinato del poderoso ejecutivo Acme y la investigación que tiene al conejo-actor Roger Rabbit como principal sospechoso. La película es un logro impresionante de efectos especiales -la mezcla de objetos reales manipulados por dibujos es infalible hasta el día de hoy- y le dio al cine personajes tan memorables como Jessica Rabbit y su línea: “No soy mala, solo me dibujaron así”.

Akira (1988)

Este largo de anime es un clásico de culto desde su estreno en los ochenta. La historia de ciencia ficción fue dibujada y dirigida por Katsuhiro Otomo, autor del manga en que se basa la película. Con su historia distópica, Akira marcó un hito en la animación, no sólo japonesa sino universal. Tuvo un altísimo presupuesto, impensable en la época en que en Japón se recurría a la animación reducida (sólo mover las bocas de los personajes, por ejemplo), y largas secuencias detalladas, una banda sonora de diálogos pre-grabados y acabados en ordenador. En muchos círculos de crítica se considera una de los mejores largometrajes animados de la historia, así como una de las mejores películas del género de ciencia ficción.

Toy Story (1995)

Llegó y cambió la animación para siempre. La primera película animada en su totalidad en un ordenador, la historia de los juguetes de Andy fue la primera producida por Pixar, el estudio que se convertiría en el nuevo dios del género sin mucha dificultad. Una mezcla de humor y corazón, además de una historia tan universal que es difícil imaginar cómo no se había llevado antes al cine (¿o qué niño puede decir que no se imaginó que sus juguetes vivían cuando no los veía?), Toy Story es una obra maestra no sólo de técnica sino de narración, una película que se merece su estatus.

Princesa Mononoke (1997)

Hayao Miyazaki es de esos nombres que saltan cuando se habla de cineastas, de verdaderos autores. El japonés tiene una amplia cinematografía, toda excelente y exquisita, pero Princesa Mononoke podría considerarse la mejor de una larga lista de muy buenas películas. Delicada, arriesgada, única, la película no sólo tiene un siempre vigente mensaje ambientalista y pacifista, sino que es uno de los mayores éxitos internacionales de Miyazaki. La realidad es que ver a Mononoke sólo dará ganas de buscar sus demás obras… y sí, todas deberían estar en esta lista.

La sirenita (1989)

Fue la mayor película en la historia de Disney tras Blancanieves. Estuvo estrenándose alrededor del mundo durante dos años y ganó millones de dólares, la primera en una década en ser un éxito y la responsable de resucitar las películas animadas de la compañía. Originalmente, Walt Disney pretendía dirigirla y de hecho se comenzó a desarrollar la historia junto con Blancanieves, pero cuando esta resultó ser complicada se dejó de lado. La animación fue una hazaña como pocas para el momento. Se estima que se dibujaron más de un millón de burbujas, su banda sonora se considera digna de Broadway y fue la última película de la compañía en animarse de la manera tradicional, con serigrafía.

Persépolis (2007)

Basado en la novela gráfica del mismo nombre, este filme relata la vida de su autora, la iraní-francesa Marjane Satrapi. Parte su historia de crecimiento como mujer, parte historia de su familia y parte historia de su país, Persépolis fue también dirigida por Satrapi para la pantalla. La película ganó el premio del jurado en Cannes y compitió por un Óscar a Mejor Película Animada. Conmovedora y a la vez llena de humor, Persépolis es un canto a la libertad que merece ser visto.

Coraline (2009)

Esta historia puede parecer para niños, pero tiene un lado oscuro. Basada en un relato de Neil Gaiman, Coraline se centra en una niña que, harta de su vida familiar, se alegra al descubrir una puerta a otro mundo en su nueva casa. Una nueva madre y un nuevo padre, nuevos vecinos… algo como un mundo espejo del suyo…en que todos tienen botones por ojos. Lo que pasa luego no es especialmente enternecedor, más bien pertenece a una película de miedo, pero Coraline triunfa como fábula y como obra de arte. La animación en claymation es delicada y detallada y el 3D -utilizado sólo para generar profundidad- le da una sustancia casi horrorífica a este mundo. La cinta logró hacer más de 100 millones de dólares en taquilla y fue adorada por la crítica. Y fue nominada al Óscar como Mejor Película Animada.

Waltz with Bashir (2008)

Este drama biográfico relata la experiencia de su director, Ari Folman, rastreando sus recuerdos y experiencias en la Guerra con Líbano de 1982. La historia sigue a Folman que, tras reencontrarse con un compañero del ejército de los tiempos de la guerra -que no para de tener pesadillas sobre sus acciones-, se da cuenta que no tiene recuerdos sobre situaciones en las que participó. Así que decide ir en busca de la verdad y descubrir qué pasó la noche de las masacres de Sabra y Shatila y cuál fue su papel. La película compitió por la Palma de Oro en Cannes y como Mejor Película Extranjera en el Oscar.

Lego Movie (2014)

No era la primera vez que un juguete intentaba crear un mundo cinematográfico (ya lo había hecho Transformers, con dudosos resultados; o Battleship con terribles resultados) pero sí fue la primera que el producto final trascendió al producto en venta y se convirtió en una de las mejores películas del año. Lego Movie sigue los pasos de toda fábula animada: héroe reticente descubre que tiene el poder de lograr lo que desea si cree en sí mismo. A esto se agrega una creencia fiel en que el trabajo colectivo ayuda al colectivo. Se le llegó a acusar de comunista en EEUU… pueden imaginar quiénes. En fin, la película utiliza los legos visualmente con inteligencia y aprovecha el hecho de que Lego paga derechos por reproducir las figuras de personajes como Batman, Superman, Lincoln, Linterna Verde, La Mujer Maravilla y pare de contar, y los convierte en parte fundamental de la historia. Y el humor… Batman ganó tantos puntos como un ególatra malcriado obsesionado con ser oscuro que este año estrenó su propia película de Lego. Es divertida e ingeniosa a partes iguales.

Anomalisa (2015)

Tras dirigir Synechdoche New York y escribir Adaptation y Being John Malkovich, Charlie Kaufman dio un paso más en su exploración del cine como medio para contar historias. Eligió hacerlo con una animación en stop motion, exclusivamente adulta (es R-Rated), sobre un experto en experiencia del consumidor que percibe a todas las personas como iguales, salvo a una mujer excepcional. La película, basada en una obra de teatro que había escrito, enamoró a la crítica y aunque tuvo poca distribución logró obtener una nominación a Mejor Película Animada, la primera para una con ese rating.

Fantastic Mr. Fox (2009)

Basada en los cuentos de Roald Dahl, esta película de stop motion es una de las mejores de su director: Wes Anderson. Sin romper con su estilo Anderson se deleita retratando la vida de Mr. Fox y su familia, así como su lucha entre establecerse y preservar su esencia animal. Lucha entre la domesticación y el instinto, este relato sirve como una gran fábula del hombre moderno y es tan detallista y tiene tal sentido del humor que le costará, incluso a quienes no disfrutan a Anderson, no pasarlo bien viéndola.

Las trillizas de Belleville (2003)

Una extraña animación, suma de melancolía y humor, llena de una opresiva sensación de pérdida, pero de una gran esperanza… y claro, también repleta de canciones excepcionales y una extraña trama. Madame Souza es una anciana que decide salir de su casa en busca de su nieto, un ciclista profesional secuestrado en medio de una carrera. Su viaje la lleva a conocer a las trillizas de Belleville. Y lo demás… es mejor verlo. La película, la primera de Sylvain Chomet, se proyectó en Cannes y compitió por el Óscar a Mejor Película a Animada y Mejor Canción.

Mary and Max (2009)

Dramedia australiana sobre la relación de amistad entre una solitaria y melancólica niña en Australia y un judío cuarentón con Asperger en Nueva York. Dispares pero capaces de entenderse, estos dos seres se acompañan a través de los momentos más felices y más devastadores de sus vidas. No es una película para niños, no realmente. El peso de los dolores de la vida, de las malas partes de la humanidad, y de los propios errores, es demasiado para eso. Pero sí es, con su tono agridulce, la bella historia de una amistad. Y Philip Seymour Hoffman interpreta al co-protagonista, y eso siempre vale la pena escucharlo.

Fantasía (1940)

La tercera película de Disney y un fracaso de taquilla es este invento que merece ser repasado más de una vez. La historia se resume en ocho viñetas con diferentes historias y tipos de animación, que se desarrollan al ritmo de piezas de música clásica de compositores como Bach o Tchaikovski. La orquesta fue dirigida por Leopold Stokowski y es la primera película en estrenarse que tuvo sonido estereofónico. Muchas de sus imágenes se han incrustado en el inconsciente colectivo, incluso este año sirvieron de estampados en la colección de otoño/invierno de Mary Katrantzou.

Continúa leyendo: El nuevo Spiderman es un adolescente millennial

El nuevo Spiderman es un adolescente millennial

Nerea Dolara

Foto: IMDB
IMDB

La película que vuelve a presentar a Peter Parker, se acerca al público adolescente con un protagonista coetáneo. Es una renovación del universo de los héroes.

En sus primeras dos semanas Spiderman ha recaudado más de 200 millones de dólares sólo en Estados Unidos. El hombre araña ha tenido tres iteraciones distintas en menos de 15 años, la última vez que otro actor lo interpretó fue hace menos de cinco. Pero es esta, la de Tom Holland, la que lo incluye en el Universo Cinematográfico de Marvel (un trato con Sony que les permite acceso al personaje), la que parece estar haciendo más mella. No, no es que las anteriores no hubiesen tenido éxito. Lo tuvieron (nunca contar la tercera entrega con Tobey Maguire, un horror) pero Holland llega a refrescar a un personaje que la insistencia de los estudios por revivir una y otra vez había convertido en aburrido.

La razón de esa insistencia es que antes de que Marvel decidiera hacer sus propias películas otros estudios habían adquirido los derechos de sus personajes (de ahí la existencia de los X-Men fuera del universo o los intentos frustrados con Los cuatro fantásticos). Sony tenía en sus manos a Spidey y no quería soltarlo con facilidad. Así que lo rebooteo dos veces en menos de 10 años, con actores diferentes y volviendo a su historia de origen (¿a alguien se le podrá olvidar jamás que le picó una araña radioactiva? No. De la misma forma que nadie podrá nunca olvidar haber visto cuatro veces en la historia reciente a Batman caer en un pozo lleno de murciélagos).

Marvel, que tras años logró negociar una custodia conjunta con Sony, lo presentó con poco bombo en Capitán América: Civil War, para luego colaborar con su propia aventura, esta nueva entrega que se ha ganado a la crítica y al público.

El nuevo Spiderman es un adolescente millennial 2
Tom Holland | Photo via hdqwalls.com

Parte del encanto de la película es que Holland interpreta a un Peter Parker de 15 años, aún estudiante de bachillerato, que realmente tiene un rango inferior a los otros vengadores. Y eso no es malo. Holland es un Peter millennial, que se emociona con el vídeo que lleva en el móvil de cuando participó en la pelea entre vengadores como lo haría cualquier jovencito, que le habla a un público más joven y que le responde a la tendencia a lo oscuro en el mundo superhéroe (sí, es contigo universo de DC… obviando la excelente Wonder Woman) con una puñeta repleta de humor, vida y una historia de alcance más reducido, que confía en el encanto de un joven actor para contar una historia en la que no, no toda la galaxia y la humanidad van a desaparecer (ya para eso tienen otras películas).

“Este hombre araña se presenta como un respiro en unos cines llenos de batallas gigantes por la supervivencia de nuestra especie, y de todas las especies, en todas las galaxias.”

Y no sólo se trata de que Holland sea un verdadero millennial en que el público joven se ve representado. Zendaya, artista pop con 8 millones de seguidores en Twitter, aparece también en la película. Y el director le pidió a su protagonista que mirase cine y series para adolescentes (los de la suya, eso sí) como las cintas de John Hughes o Freaks & Geeks (uno de los guionistas es el ex actor de la serie, John Francis Daley) para inspirarse para su personaje. La idea era construir a un Spidey cercano y humano, hacerlo terrenal ante la grandiosas de otros personajes que están comenzando a tener problemas por su uso excesivo de la fuerza (aunque sea para salvar al planeta).

Este hombre araña se alimenta del espíritu joven y jovial de sus dos predecesores, pero además se presenta como un respiro en unos cines llenos de batallas gigantes por la supervivencia de nuestra especie, y de todas las especies, en todas las galaxias… Holland es un buen ejemplo de un camino que el cine de superhéroes comienza a recorrer, diversificando su universo y dando paso a nuevas generaciones de héroes con otro tipo de aventuras. No se olvide que Tony Stark, Capitán América o Thor, ya ni mencionar al envejecido Logan o al barbudo Bruce Wayne interpretado por Ben Affleck, llevan años en esto… y el tiempo no será tan generoso con los actores (que tienen contratos de varios años) como lo sería con sus alter egos.

Así que tienen a Spiderman, un adolescente sobrado y tímido (sí, tiene emociones encontradas e intensas como cualquier miembro de su quinta), con smartphone y redes sociales. Es el nuevo héroe millennial y tras él, muy probablemente, vengan muchos más.

Save

Save

Save

Save

TOP