Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Madrid se vuelca con la Gran Recogida de Alimentos y bate récord

Natalia Salguero

Foto: Natalia Salguero
The Objective

Una vez más los madrileños han dado a conocer su lado más solidario. El Banco de alimentos de Madrid ha recogido más de 2,8 millones de kilos (2.832.961 ) de productos no perecederos destinados a personas sin recursos económicos. De esta forma, la entidad ha conseguido superar en un 12 % el objetivo, fijado en 2,5 millones de kilos. La recolecta tuvo lugar durante la V Gran Recogida de Alimentos celebrada los días 1, 2 y 3 de diciembre.

A nivel nacional, la Gran Recogida ha conseguido recolectar 21 millones de kilos. El Banco de alimentos se convierte así en una gran despensa de productos de necesidad primaria que abastecerá las necesidades de sus beneficiarios hasta el mes de marzo. Los receptores, 370.000 personas, 191.000 en la Comunidad de Madrid, que se encuentran en pobreza severa y que tienen que sobrevivir con menos de 342 euros al mes.

“Las entidades benéficas, que en esta ocasión han sido 566, son las que ponen estos productos a disposición de las personas que los necesitan”,  apunta a The Objective Gema Escribá, responsable de La Gran recogida, quien señala que este año se ha batido récord en la Comunidad de Madrid tanto “en tiendas participantes, como en voluntarios y kilos”.  “Los resultados de 2017 han sido mejores que los de todas las ediciones anteriores”, destaca.

Los puntos de donación han sido 1.063, como establecimientos, tiendas y supermercados, y han contado con la ayuda de 21.270 voluntarios que han ayudado a recaudar 2.832.961 kilos de comida.

 1
Carritos de compra donde se transportan los alimentos donados en el Banco de Alimentos. | FOTO: Natalia Salguero / The Objective

 1
Cajas donde se encuentran clasificados alimentos del mismo tipo en el Banco de Alimentos. | FOTO: Natalia Salguero / The Objective

¿Cómo funciona?

“Los voluntarios hacen turnos de cuatro horas de ayuda en las tiendas para recopilar la donación, posteriormente el donante da los alimentos y los voluntarios los recogen y agrupan en la plataforma del establecimiento o bien los llevan al Banco de Alimentos. Cuando llegan, los voluntarios del Banco los clasifican por tipos de comida. Todos los alimentos al ser clasificados son trasladados a la despensa y distribuidos durante al menos cuatro meses a las personas más necesitadas”, según ha destacado Escribá.

Los alimentos se clasifican en tres almacenes, el de Pinto, el de San Fernando y el de Alcalá de Henares. De las 566 entidades benéficas que colaboran en Madrid, la mayoría son ONG de la Comunidad, aunque también hay de otros perfiles, como casas de acogida, comedores sociales, y parroquias, entre otros.

“Para que las entidades reciban los alimentos, estos deben pasar unos controles, ya que el Banco de Alimentos los custodia y nos tenemos que asegurar de que se entreguen correctamente y de que los reciban quienes lo necesiten de verdad”, ha añadido la responsable de La Gran Recogida.

Voluntarios cargando un furgón para el transporte de cajas de alimentos a otros centros. | FOTO: Natalia Salguero / The Objective

Política de menores

Existe una política de menores para ser voluntario que varía según se colabore en La Gran Recogida o en la clasificación de los alimentos posterior. “Para la clasificación no está permitido que asistan menores de 14 años debido a que en el almacén donde se realiza es una zona industrial que puede ser peligrosa”, ha explicado la responsable del call center, Paquita Navazo, que es voluntaria permanente en el Banco de Alimentos.

“Sin embargo en La Gran Recogida, como consiste en estar en una tienda recogiendo donaciones, no es peligroso y la política es más amplia, admitiendo como voluntarios a niños de ocho años de edad en adelante, con autorización y compañía de un tutor”, ha añadido.

En la página web del Banco de Alimentos aparece toda la información necesaria para ser voluntario, existiendo una gran flexibilidad, ya que se permite elegir el día y la hora que se prefiera. Además se puede llamar al call center por si aquellos que quieran colaborar tienen alguna duda o precisan información.

El Banco de Alimentos de Madrid es una organización benéfica sin ánimo de lucro cuyo fin es conseguir gratuitamente alimentos para distribuirlos, también de manera gratuita, entre entidades benéficas dedicadas a la asistencia y cuidado directo de personas necesitadas.

Continúa leyendo: Los españoles perdonan los escándalos sexuales de las ONG

Los españoles perdonan los escándalos sexuales de las ONG

Lidia Ramírez

Foto: Petros Giannakouris
AP

Primero fue Oxfam, con 120 trabajadores acusados de abusos sexuales en Haití; después Save The Children, que registró 31 casos relacionados con acoso a mujeres en 2017. Médicos Sin Fronteras (MSF) comunicó la semana pasada que registró en el seno de su organización 24 casos de abusos sexuales a lo largo de 2017. Cruz Roja de Reino Unido ha admitido “una pequeña cantidad de casos”; y ayer el número dos de Unicef, Justin Forsyth, renunció a su cargo tras ser acusado de tener conductas inapropiadas hacia mujeres cuando ocupaba el cargo de director en la organización británica de protección a la infancia Save The Children. Y es que lo que parecía un escándalo puntual y fuera del control de una ONG ha resultado ser un continuo de informaciones sobre casos de violencia machista que no solo afectan a Oxfam.

La fiabilidad de las organizaciones no gubernamentales se ha puesto en entredicho en las últimas semanas. Por lo pronto, Oxfam Intermón, la filial de esta ONG en España, ha registrado más de 1.200 bajas desde que se conoció el escándalo. Y Acnur España, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, ha contabilizado entre 500 y 1.000 bajas. “Es injusto que por unos pocos casos se ponga en entre dicho el sector humanitario”, apunta a The Objective Amaia Celorrio, responsable de comunicación de esta ONG.

El corazón solidario de los españoles
Un refugiado sirio da de comer a su hijo en el campamento de refugiados de Ritsona, al norte de Atenas. | Foto: Petros Giannakouris/AP

En este sentido, este periódico se ha puesto en contacto con responsables de organizaciones no gubernamentales implantadas en España para conocer el impacto que los escándalos sexuales de las grandes ONG han tenido sobre sus bases asociativas y la respuesta, excluyendo a Oxfam y Acnur cuyas bajas han sido masivas, ha sido coincidente: “No estamos sufriendo bajas reseñables”.

Si desde Acción Contra el Hambre (ACH) nos informan que en los últimos diez días han registrado ocho bajas de personas “desencantadas con el sector” –sobre un censo de 70.000 socios–, Cruz Roja ha contabilizado 12 –con una base de 1.3 millones de asociados– y desde Save The Children y Médicos Sin Fronteras aseguran que las bajas “no son reseñables”. Desde la Fundación Vicente Ferrer, comprometida con el proceso de transformación de una de las zonas más pobres de la India, Anantapur, nos informan que “no han tenido bajas de colaboraciones que puedan ser atribuidas al tema en cuestión”.

Preocupación de los socios 

Ahora bien, todas las ONG consultadas por este periódico coinciden en que lo sucedido sí que ha tenido un impacto negativo sobre la credibilidad del sector con un repunte de llamadas de preocupación de los socios ante un asunto de tanta gravedad. “Algunos de nuestros socios y socias han llamado para compartir su preocupación. Hemos informado sobre nuestro protocolo de actuación y nos han dado su apoyo para contribuir entre todos y todas a reducir las desigualdades y luchar contra la pobreza”, apunta Ana Belén Cañaveras, de la Fundación Vicente Ferrer. En la misma línea se pronuncia María Alcázar, directora de Cooperación Internacional de Cruz Roja Española, que asegura que esta ONG “aplica rigurosamente las reglas y códigos de conducta y tiene tolerancia cero con cualquier forma de acoso sexual y mala conducta”.

El corazón solidario de los españoles 2
La actriz Jennifer Garner, embajadora de la ONG Save the Children, visita la escuela Hilliard en Houston, Texas, tras el paso del huracán Harvey. | Foto: Anthony Rathbun/AP

Por su parte, desde Save The Children consideran que la conducta “repugnante e indigna” de unos pocos trabajadores de ONG “no puede manchar la labor heroica” de los miles de cooperantes que se juegan su vida en países con conflictos armados o emergencias humanitarias. En este sentido, Susana Hidalgo, responsable de comunicación de Save The Children, destaca la labor de los más de 25.000 trabajadores que esta organización tiene en 120 países,  “jugándose la vida por defender los derechos de la infancia”.  “A finales de enero, por ejemplo, cuatro de nuestros compañeros murieron en un atentado terrorista”, apunta Hidalgo.

Y desde Médicos Sin Fronteras aseguran que aunque “conscientes de que esta rendición de cuentas puede tener un coste en términos de imagen” deben ponerla en valor incluso en unos momentos tan convulsos como estos y, en este sentido, hacen un llamamiento a la sociedad para que sigan confiando en la labor de los cooperantes. “No podemos asegurarles los casos “cero”, porque también somos reflejo de una sociedad donde eso no existe, pero sí podemos asegurarles que ponemos todos los medios para que si estos se dan sean castigados y se proteja a la víctima”.

En esta situación, la transparencia de las ONG es vital para que la sociedad pueda seguir confiando en ellas en una tesitura en la que los que pierden realmente son los destinatarios de la ayuda.

Continúa leyendo: Cambio climático: la mayor amenaza a la humanidad en números

Cambio climático: la mayor amenaza a la humanidad en números

Redacción TO

Foto: Fernando Bustamante
AP

Cada época tiene su gran mal, el de la nuestra es el cambio climático. Pese a que crece la conciencia sobre esta amenaza, no está entre las prioridades de la amplia mayoría. Muestra de ello no hay que buscarla muy lejos: el último barómetro del CIS perfiló las grandes preocupaciones de los españoles, y ninguna de ellas tenía que ver con el medio ambiente.

“Si no reducimos drásticamente la dependencia de los combustibles fósiles y las emisiones de gases de efecto invernadero, las consecuencias del cambio climático pueden ser devastadoras”, advierten desde Greenpeace, la organización que ecologista por excelencia que lleva luchando por el medio ambiente desde 1971.

A la lucha contra el cambio climático no ayudan decisiones como la del presidente norteamericano Donald Trump, que en 2017 retiró a Estados Unidos del Acuerdo de París, el pacto global contra el cambio climático más ambicioso hasta la fecha. Esta era de una de sus promesas electorales más polémicas, pues podría tener graves consecuencias diplomáticas y medio ambientales. Para los escépticos, como Donald Trump, hay una serie de datos de obligado conocimiento:

– La concentración atmosférica de dióxido de carbono, gas que atrapa más calor en las capas bajas de la atmósfera, ha aumentado en más de un 30% desde los tiempos anteriores a la revolución industrial, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), que apunta también que:

– El 95% de las muertes en desastres naturales relacionados con las condiciones meteorológicas fue en países subdesarrollados.

Más de la mitad de la población mundial vive en una franja costera de 60 kilómetros de ancho, un dato preocupante dada la elevación del nivel del mar, una de las principales consecuencias del cambio climático.

Cambio climático: la mayor amenaza a la humanidad en números 2
Las inundaciones son desastres naturales cada vez más frecuentes. | Foto: Doug Mills / AP

– El nivel del mar subió por término medio entre 10 y 20 centímetros durante el siglo XX.

– La escasez de agua afecta ya a un 40% de la población mundial.

– Entre 2007 y 2016 hubo 196 grandes incendios forestales en España, sólo el 37% sucedió en condiciones meteorológicas extremas de temperatura, viento y humedad.

Cambio climático: la mayor amenaza a la humanidad en números 3
El cambio climático también incide sobre la virulencia de los incendios. | Foto: Keith D. Cullom / AP

– Las pérdidas por los desastres naturales alcanzan los 3,8 billones de dólares desde 1980, según el Banco Mundial.

– El promedio global en la superficie del planeta ganó cerca de 1°C entre 1880 y 2015.

Cambio climático: la mayor amenaza a la humanidad en números 1
Una imagen de archivo del embalse de Entrepeñas, situado en la Alcarria Baja de Guadalajara, en el cauce del río Tajo, en 2006. | Foto: Bernat Armangue / AP

– El incremento de temperatura global es el mayor de los últimos 10.000 años.

– El aumento de temperatura podría llegar a los 4,8ºC para final de siglo, según Greenpeace.

– El Acuerdo de París de 2015 fija la meta de limitar el crecimiento de las temperaturas globales medias a 2ºC.

– El dióxido de carbono (CO2) es el principal gas de efecto invernadero de origen antrópico: supone el 76% de las emisiones.

– Las energías fósiles y la industria representaron el 78% de las emisiones entre 1970 y 2010.

– Los principales países emisores son China (alrededor de 24%), Estados Unidos (15,5%), el conjunto de la Unión Europea (11%), India (6,5%) y Rusia (5%).

– Todavía en 2016, el 85% de la energía usada en España provenía de combustibles fósiles o energía nuclear, según Greenpeace.

– Unas 90 empresas son responsables de casi las dos terceras partes de las emisiones mundiales, también según Greenpeace.

Estos datos son solo algunas de las evidencias que hay sobre la mesa en torno a la mayor amenaza a la que nos enfrentamos. De esto depende mantener nuestro planeta, donde vivimos, en pie y hacer habitable nuestro mundo.

El sector energético, debido a su uso de energías sucias —petróleo, carbón y gas—, es uno de los mayores contribuidores al calentamiento global, según apuntan desde Greenpeace. “En España, las grandes eléctricas —Endesa, Iberdrola y Gas Natural Fenosa— siguen apostando por una energía contaminante en la que no tienen cabida las renovables, por eso trabajamos para que este modelo insostenible cambie”, asegura la organización verde.

Los ecologistas defienden que “la revolución energética en manos de la ciudadanía es el camino” para luchar contra el cambio climático. Con las energías renovables se conseguirán paliar los efectos del cambio climático y lograr una eficiencia energética que “generará puestos de trabajo y reducirá los costes de electricidad”, afirman.

Continúa leyendo: La nueva tendencia en Instagram: pedir matrimonio con un aguacate

La nueva tendencia en Instagram: pedir matrimonio con un aguacate

Redacción TO

Foto: @fooddeco
Instagram

Las propuestas de matrimonio innovadoras llegan a lugares inimaginados. En nuestra realidad virtual, medida por likes, arrodillarse con el anillo en la mano, para algunos, ya no es suficiente. Ni siquiera basta con colocar el aro en una porción de tarta o correr el riesgo de la humillación pública en un estadio. Algo más peculiar está sucediendo. Se trata de la propuesta del aguacate.

A principios de este mes, un estilista y fotógrafo de comida publicó la imagen de un anillo de diamantes acompañado del texto “etiqueta a alguien que debería hacer su propuesta así”. Lo cierto es que muchas personas contestaron diciendo que desearían que les pidieran la mano de esa forma, según se lee en la cuenta de @fooddeco.

Pero, pedir la mano con un aguacate no es sólo una posibilidad en Instagram. Para algunas personas, ya es una realidad. Sin embargo, no todo son ventajas, y esta llamativa manera de proponer matrimonio tiene un inconveniente. Al incrustar la joya en una fruta hay que pensar que ésta se pudre rápidamente y se vuelve pegajosa, aspecto que debe tenerse en cuenta sobre todo a la hora de colocar posteriormente el anillo en la mano de la novia/o.

Every hippie girl’s dream proposal. #avocadotoast #avocadoproposal

Una publicación compartida de Mindful as F*ck (@mindful__af) el

Visto lo visto, ¿será que esta extraña y curiosa (quizá sana) idea de pedir matrimonio a través de un aguacate, se convertirá en una tendencia extendida o será simplemente una moda pasajera de redes sociales?

Continúa leyendo: Tascas históricas: aún quedan unas cuantas

Tascas históricas: aún quedan unas cuantas

Víctor de la Serna

Foto: Tamorlan
Wikimedia Commons

En el Madrid decimonónico y de la primera mitad del siglo XX hubo tascas y casas de comidas. No eran lo mismo: en las primeras sólo se bebía, con la barra de cinc y los viejos barriles o incluso los odres en los que se transportaba el vino peleón, que solía venir de Valdepeñas. Cuando alguien, generalmente una mujer, de la familia que regentaba una tasca empezaba a cocinar algún plato para aumentar la oferta líquida, la tasca se convertía en ‘ilustrada’. El fenómeno es lo más parecido al de los ‘bouchons’ de Lyon -esa capital culinaria europea que tiene más que ver con Madrid de lo que se suele decir-, cuyas ‘mères’ los elevaron de meras tabernas a cumbres gastronómicas.

¿Qué queda de todo ello en el Madrid de 2018, qué podemos degustar aún hoy que nos devuelva el sabor de antaño?

La ‘mère’ Eugénie Brazier, en Lyon, fue la lejana colega de doña María Aroca, en Madrid, que llevó su taberna de la plaza de los Carros de la nada hasta el Olimpo gastronómico desde los años 20 hasta los 80 del siglo pasado, con unos pollos al ajillo y unos langostinos de leyenda. Pero, claro, la guía Michelin dio seis estrellas a la Mère Brazier y ninguna a doña María.

Tascas históricas: aún quedan unas cuantas 5
Interior de un bouchon en Lyon | Foto: Trishhhh vía Wikimedia Commons

Ninguna estrella tiene tampoco doña Julia Bombín, de Asturianos (Vallehermoso, 94, tel. 91 533 59 47), dignísima sucesora de doña María, con medio siglo de fabadas y flanes de queso excelsos a sus espaldas. Nunca cuenten con Michelin para hacer justicia a la cocina castiza española…

Todo esto nos lleva a la cuestión mencionada más arriba: ahora que asistimos a una renovación o recuperación del concepto de “tasca ilustrada”, aunque sea a veces bajo la enseña penosa de “gastrobar”, ¿quedan en Madrid reliquias de la época histórica, tascas con más de 50 o 60 años de existencia que mantengan viva la llama histórica, que nos permitan redescubrir la cocina tabernera y castiza tal y como era entonces? Pues, milagrosamente, algo sí que queda, además de la gran casa que es Asturianos, aunque no mucho. Apunten ustedes.

Si volvemos a una fuente como es la primera guía de restaurantes de Madrid (1973) de la entonces neonata Cofradía de la Buena Mesa, guía redactada por el gran crítico de cine Alfonso Sánchez, nos quedan en activo hoy los siguientes establecimientos que aparecían en ella y que pueden calificarse como tascas ilustradas:

Tascas históricas: aún quedan unas cuantas 1
Mesón extraordinario en La Gran Tasca | Imagen cortesía del restaurante

La Gran Tasca (Santa Engracia, 161, tel. 915 34 46 34), cuyo cocido madrileño sigue siendo en 2018 de nivel galáctico.

Casa Salvador (Barbieri, 12, tel. 91 5 521 45 24)), que desde 1942 ofrece sus merluzas rebozadas… aunque ya no encontremos en su carta aquellas pechugas de pollo salteadas con vino blanco, acompañadas de champiñón y puré de patatas. No todo sobrevive…

Casa Ciriaco (Mayor, 84, tel. 91 548 06 20), en el edificio desde el cual en 1906 el famoso anarquista Mateo Morral lanzó una bomba escondida en un ramo de flores al paso del cortejo nupcial de Alfonso XIII, no mantiene el nivel histórico, pero los callos y la perdiz co judiones alimentan la nostalgia.

Tascas históricas: aún quedan unas cuantas 2
Comida Casera de Casa Salvador | Imagen cortesía del restaurante

No las reconocía la Cofradía hace 45 años, pero algunas tascas históricas nos parecen dignas de mención aún hoy:

Casa Alberto (Huertas, 18, tel. 91 429 93 56), con su encantador ambiente decimonónico, sigue sirviendo una dignísima cocina tradicional, con ese bacalao rebozado, esos callos, esa carrillada de ternera o esas manitas de cordero.

Los Galayos (Botoneras, 5, tel. 91 366 30 28), maravilloso conservatorio de la vieja Plaza Mayor, y con una buena y honrada cocina, con sus patatas con morcilla de Burgos o su impecable cocido madrileño.

Tascas históricas: aún quedan unas cuantas 3
Setas en Casa Alberto | Imagen cortesía del restaurante

Casa Ricardo (Fernando El Católico, 31, tel. 91 447 61 19), con una azarosa vida desde 1935, pero que ha revivido con su morcilla toledana, extraordinaria, o sus riñones al jerez.

TOP