Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Nike lanza su primer hiyab para las atletas musulmanas

Redacción TO

Foto: Eugene Hoshiko
AP

La marca deportiva ha dado un paso más en el mercado y ha conseguido impactar de lleno en las redes sociales. Su nuevo producto es el ‘Nike Pro Hiyab’ para las atletas musulmanas femeninas. El tejido es ligero, transpirable y mantiene el pelo seco, muy diferente de los tradicionales hiyab para deportistas, fabricados con algodón.

Nike ha anunciado que lo pondrá a la venta en la primavera de 2018, después de un año trabajando en ello.
El velo tiene una unión elástica que permite al usuario ajustar el hiyab a su cabeza y a su deporte.

Las reacciones en las redes sociales no se han hecho esperar. Lari, aspirante a la candidatura para los Juegos Olímpicos de Invierno, el próximo año en Corea del Sur, publicó fotos de ella misma con el velo en su página de Instagram. Lari es de Abu Dabi y representa a los Emiratos Árabes Unidos. “¡No puedo creer que por fin está aquí!”, decía en su cuenta.

Pero la inclusión de Nike en el mercado islámico no es nueva. Durante los últimos años, la compañía ha estado haciendo una obra de teatro para sus clientes de Oriente Próximo, ha introducido tiendas en la región y ha lanzado su aplicación ‘Nike + Training Club’, en árabe . A nivel mundial, el mercado islámico se prevé que tenga una valor de más de 5 billones de dólares en el año 2020.

En el anuncio de su nuevo producto, la multinacional alegó que los atletas necesitaban el ‘Nike Pro Hiyab’. “Fue diseñado para nuestros atletas que nos decían que necesitaban este producto para obtener mejores resultados,” aseguró a Al Arabiya Inglés, Megan Saalfeld, una portavoz de Nike. La atleta Amna Al Haddad le dijo a Nike durante una visita al laboratorio de los deportes de la compañía en Oregón, que tenía sólo un velo que pudiera usar, y tenía que lavarlo a mano en el fregadero todas las noches durante las competiciones.

No todos están de acuerdo con Nike

A pesar de todo ello, hay internautas que no se han mostrado tan convencidos por lo nuevo de Nike. “Los hiyabs para el deporte ya llevan un tiempo y no puedo ver nada especial (excepto el símbolo de Nike)”.

“Pero antes de Nike, había empresas haciendo este trabajo. @Capsters @Resporton_Hijab y @friniggi + más que han estado haciendo esto durante mucho tiempo”.




El debate del Hiyab en el deporte


El velo es un tema de controversia en las discusiones del deporte mundial. Ibtihaj Muhammad se convirtió en la primera atleta estadounidense en usar uno, en los Juegos Olímpicos de Río. Sin embargo, muchas deportistas musulmanas se han visto sometidas a restricciones por distintas federaciones deportivas. Por ejemplo, en 2014, la FIFA, la federación de fútbol mundial, levantó las restricciones que tenía para el hiyab y otros velos que cubren la cabeza, sin embargo, la del baloncesto (FIBA), aún las mantiene.

Nike lanza su primer hiyab para las atletas musulmanas 1
Ibtihaj Muhammad fue la primera deportista estadounidense en competir con hiyab. | Foto: Jose Mendez / EFE

En los Juegos de Londres de 2012, la primera atleta femenina de Arabia Saudí en una competición de este tipo sufrió la polémica del hiyab en sus propias carnes. La lucha de judo en la que competía Whojdan Shahrkhani fue interrumpida al considerar que el velo suponía un riesgo físico.

El portavoz de la Federación Internacional de Judo, Nicolás Messner, dijo en su momento que el hiyab podía ser peligroso y producir estrangulaciones. Días más tarde, Shahrkhani pudo competir tras llegar a un acuerdo sobre un velo que todas las partes consideraron adecuado.

Algunos consideran que la iniciativa de Nike podría ser un paso hacia delante. Según cita Al Arabiya Inglés, la princesa Saudí Reema bint Bandar ha visto con buenos ojos el ‘Pro Hiyab’. “Me complace ver que una compañía global como Nike ve el valor en el apoyo a las mujeres de la comunidad musulmana ya que esto demuestra que el deporte puede realmente ser inclusivo”. Además añadió que “este es un cambio de juego que abre muchas puertas para las niñas en la región y en todo el mundo”.

Continúa leyendo: Pablo Navascués: "El boxeo me ha hecho mejor persona"

Pablo Navascués: "El boxeo me ha hecho mejor persona"

Jorge Raya Pons

Foto: Lidia Ramirez
The Objective

En un pasillo entre dos calles altas de las Ventas, cruzando el puente de la M-30 y a cinco minutos a pie de la plaza de toros madrileña, el campeón Pablo Navascués entra en su gimnasio: El Origen-Thai Martin. Viene sonriendo y saluda con un abrazo. El campeón Pablo Navascués tiene 41 años, alguna cicatriz en el rostro, y peleó su último combate el pasado 14 de mayo en el Palacio de Vistalegre. En una entrevista previa a su retirada, dijo que no sabía qué sería de él después del combate: no conocía la vida después del boxeo. Lo comparó con el día que murió su padre. Han pasado casi cinco meses desde la pelea y Navascués sigue en pie y no en la lona, aunque nunca lo tuvo fácil.

“El boxeo es mi vida”, dice Navascués, apoyado en una orilla del ring. “Hay gente a la que le gusta la montaña, y vive como un ermitaño. Hay gente a la que le gusta la nieve, y vive rodeada de ella. Esta es mi forma de vida. A mí me gusta el boxeo”. Navascués tiene un trato muy cercano y una capacidad que sorprende para comunicar modulando la voz, haciendo pausas, expresando con sus ojos y con sus manos. El boxeador de peso medio ha sido dos veces campeón de España, campeón del título Latino del Consejo Mundial de Boxeo y campeón Intercontinental de Peso Súper Welter. Alrededor se escuchan los pitidos y los golpes y los muchachos entrenando con pesas y martillos. “Creo que el boxeo es una forma de vida porque te hace sufrir”, continúa. “Te hace sufrir de tal manera que si eres capaz de entrenar y guantear y aguantar los golpes, aprendes a encajar cuando la vida te da un golpe”.

Llevaba seis años sin pelear, desde que cayó contra Grzegorz Proksa –al que pocos meses después castigó Golovkin en Italia– en abril de 2011, cuando disputó su último combate. Escogió a José Luis López Clavero, entonces candidato al título nacional y ahora campeón del mismo, y se preparó a conciencia. “Casi la palmo en mi despedida”, dice, como contando una anécdota cualquiera. “Bajé 23 kilos para esa pelea. Tenía anemia y seguía entrenando. Yo no lo sabía. Lo di todo en el ring, no me acuerdo de nada y llegué al hospital con principio de parada cardiaca. Estuve a punto de morir. Tuvieron que inyectarme hierro en sangre. Yo pensé que si tenía que morir, qué mejor sitio que en un ring. Como el torero que muere en la plaza. Haciendo lo que más quiero. Los toreros más recordados son los que han muerto en la plaza”.

Navascués, que durante tres años estuvo entre los diez mejores púgiles del mundo, cayó esa noche en el tercer asalto: buscó un combate agresivo, persiguiendo a su contrincante –como siempre–, aun sabiendo que él estaba más lento y Clavero muy ágil, certero. “Le deseo lo mejor”, dice. “Me ganó. Me ganó y punto. No hay que poner excusas. Fue mejor que yo aquella noche”. Navascués habla con franqueza y sin prejuicios de la derrota. Él que la ha visto de cerca y que nunca lo tuvo fácil. A Navascués lo apodaron Huracán por el púgil norteamericano Rubin ‘Huracán’ Carter, quien pasó 19 años en prisión por un triple asesinato que no cometió.

La vida de Navascués está llena de golpes bajos y el primero lo encajó tras la Nochevieja de 2001, después de una fiesta junto a su mujer en la discoteca Kapital. Tenía 25 años y una trayectoria profesional envidiable: había vencido 10 de sus 11 combates y todos salvo uno terminaron por nocaut. En el mismo día y en el mismo lugar, apuñalaron a un hombre en el estómago. Navascués fue detenido y encarcelado unos días después de manera preventiva como supuesto autor del crimen. Su abogado le dijo que pasaría en Soto del Real una temporada larga: las acusaciones eran muy graves. El boxeador no se resignó y siguió entrenando con dureza en la prisión y utilizaba el relleno de su almohada a modo de guantes. Fueron dos meses muy largos, pero finalmente la justicia le absolvió de un delito de homicidio por tentativa. Navascués no volvió a combatir hasta dos años más tarde, rebelado contra el mundo.

–¿Alguna vez has pensado en tirar la toalla? –le pregunto.

–Muchas –dice, y se toma unos segundos–. Muchas. Pero cuando lo superas es cuando te sientes más fuerte. Solo que hay veces que el tiempo dura demasiado. Ahora debo decirte que estoy separándome de mi mujer, que es el amor de mi vida. Es horroroso. Muchas veces agónico. Nunca llega. Y luego, de repente, se pasa. Como una tormenta. Hay que aguantar todo lo que se pueda.

La carrera deportiva de Navascués es una sucesión de infortunios, y él mantiene la entereza. Quizá no tuvo otra opción: creció en una familia tradicional de seis hermanos, todos ellos mucho mayores que él. El más mayor, de 60. Más allá de ser el protegido, era el olvidado. “Me he criado solo”, dice. “Mi padre nunca estaba en casa porque trabajaba mucho. Me crie en una época que no era la mía, rodeado de circunstancias y visiones que no eran las mías. No tenía hermanos mayores, y eso que eran cinco. Nadie me defendía en el colegio. Nadie se preocupaba por mí. Era como un hijo único”.

Así comenzó en el boxeo y en otros deportes de combate: por pura defensa personal. “Yo tenía una bestia negra de pequeño”, dice. “Era mi hermano mayor”. Navascués mira siempre a los ojos, no aparta la mirada. “Mi hermano mayor hacía deporte, era muy grande, muy fuerte, hacía pesas. Quería educarme como le educó mi padre, prácticamente a hostias. Hubo un momento con 14 años, en una época en la que era un poco rebelde, en que me harté de sus abusos. Aunque lo hiciera por mi bien, me estaba educando de la manera equivocada. Así comencé a hacer full contact, artes marciales, kick boxing… Con 16 años comencé a destacar. Lo hacía para aplacar a mi hermano, para que me respetara”.

Cuenta que con 17 años fue campeón de España de full contact, que con 19 años viajó a  Italia y Holanda para competir en kick boxing, que fue después que comenzó con el boxeo. También asegura que no guarda recuerdos concretos de sus primeras peleas: “Mis primeros 17 combates duraron poco, apenas dos asaltos. Les ganaba por K.O.”. Esa pasión por el deporte ha conseguido transmitirla a sus tres hijos; el mayor juega en la cantera del Real Madrid de fútbol, el mediano compite en gimnasia deportiva y el pequeño ha comenzado con la natación. “Y son buenos estudiantes”, añade, con orgullo.

Y aunque han visto sus combates por YouTube, eran demasiado pequeños para seguirle el día a día de su carrera. Entonces no lo sabían, pero su padre pudo ser campeón del mundo. “Sylvester se escapó por el doping”, recuerda Navascués, que aprieta los dientes. Justo cuando iba a pelear por el campeonato mundial de la Federación Internacional de Boxeo, dio positivo en dopaje. Un accidente de moto le obligó a tomar mucha medicación durante su preparación para el combate, y eran dosis tan abusivas que terminaron afectándole a los riñones. Tomó una medicación que protegía el órgano: una sustancia prohibida por la Federación alemana y austriaca, aunque no por la española. “Sylvester se libró aquel día”, dice. “Ese habría dejado de ser campeón del mundo. Seguro. Yo habría quedado campeón del mundo, y por nocaut. Seguro”.

A Navascués se le escaparon otras dos peleas que habrían sido antológicas: contra el argentino Sergio ‘Maravilla’ Martínez y contra el mexicano Julio César Chávez Jr., en Sinaloa, por la defensa del mundial latino interino. La primera se escapó por una lesión de clavícula; la segunda, tras romperse la base del metacarpiano y el trapecio. Ocurrió durante el combate que le concedía el billete a Sinaloa. Cuenta que se partió la mano en el segundo asalto. “Seguí luchando hasta el final”, dice. “Gané el combate con una sola mano. Con la otra hacía como que iba a pegar”. Pero tuvo que operarse a menos de un mes para la pelea con Chávez Jr., y la posibilidad desapareció. Navascués estuvo tan cerca: “Fue un putadón…, acaricié el cielo”.

Hace unos años, Navascués hizo una ponencia con chicos discapacitados en Murcia. Él disfruta contando la historia. “Recuerdo que era sábado, un puente. Tenía que hablar delante de 40 chavales en silla de ruedas sobre esfuerzo y superación”, dice, y levanta las cejas. “Les pregunté: ‘¿Alguien de vosotros puede explicarme qué coño hago yo aquí, dándoos a vosotros una charla de cómo esforzaros y motivaros?’. La primera pregunta la hice yo y los chavales se rieron. Eran muy majetes. Al final me hicieron más preguntas. Uno me preguntó: ‘Oye, Pablo, ¿tú nunca has tenido miedo a pelear?’. Yo le dije: ‘Claro. He tenido miedo a muchas cosas. A competir. A enamorarme. A montar en moto a alta velocidad. A tirarme en paracaídas’. Entonces él me hizo otra pregunta: ‘¿Y qué haces?’. ‘¿Que qué hago?’, le respondí. ‘Lo hago con miedo’. Si quieres hacer algo y tienes miedo, hazlo. Con miedo, pero hazlo. Todas las cosas que hacemos en la vida y valen la pena las hacemos con miedo. Todas”.

–¿Has tenido que renunciar a muchas cosas por el boxeo? –le pregunto.

–Todo a lo que he renunciado ha sido para bien –dice, marcando una pausa–. El boxeo me ha hecho renunciar a la mala vida y a los malos hábitos. El boxeo me ha hecho mejor persona. Me ha enseñado que en la vida nada se consigue gratis, que todo el esfuerzo tiene su recompensa. Más tarde o más temprano. Aunque se sufra demasiado para llegar. En el boxeo, como en la vida, si no vales pero le pones constancia y disciplina y esfuerzo, al final queda algo. El boxeo te hace grande.

Han pasado casi cinco meses desde su despedida con Clavero, y ahora su vida es este gimnasio. Este lugar es su herencia. “Me siento orgulloso de que la gente que viene a este gimnasio lo hace para entrenar”, dice, abriendo las manos. “A mí que una persona llegue tarde no me gusta. A mí que una persona haga el vago no me gusta. Aquí al que no le gusta entrenar se va rápido. Yo le abro la puerta y se va. La gente que viene aquí quiero que aprenda, y que sufra“. Luego continúa: “El boxeo es un deporte que te hace estar pensando mientras vas a muchas pulsaciones. Imagina tener que correr a 20 por hora y luego te dicen que tienes que escribir esto. Pues aquí encima te llevas una hostia”.

Navascués dice que si pudiera echar el tiempo atrás, volver a cuando tenía 18 años, se iría a Las Vegas a construirse un nombre. “Iría al gimnasio que pudiera con dos duros”, dice. “A pelearse con quien fuera. Los chavales de ahora no tienen los cojones suficientes para irse. Yo robaría para conseguir el billete y hacerlo”.

Han pasado casi cinco meses desde su despedida con Clavero, pero me resisto a pensar que no sueñe con un retorno.

–Si tuvieras que enfrentarte a alguien, ¿a quién escogerías?

–Ahora mismo no puedo ni pensarlo –dice, y suelta una carcajada–. Ya me molesta hasta cuando camino por casa y me doy con el pico de la cama. Ahora, con [casi] 42 años y con más de 150 peleas, no me pegaría ni con mi sombra.

Pablo Navascués: "El boxeo me ha hecho mejor persona" 1
Pablo Navascués, a la izquierda, durante la entrevista. | Foto: Lidia Ramírez/The Objective

Continúa leyendo: El truco de 5 minutos para mejorar tu memoria cuando estudias

El truco de 5 minutos para mejorar tu memoria cuando estudias

Redacción TO

Foto: JIM BOURG
Reuters

Hay técnicas para estudiar que todos interiorizamos: dormir las horas necesarias, tomar las dosis de café adecuadas, eliminar todos los estímulos posibles –el Whatsapp nunca fue un aliado–. Ahora, un estudio científico determina que hay una técnica que aumenta considerablemente la capacidad de nuestra mente para aprender y retener datos. Y esta guarda relación directa con el ejercicio físico, dando validez al viejo aforismo latino de mens sana, in corpore sano.

La investigación, publicada en la revista especializada Cognitive Research: Principles and Implications, demuestra que aquellas personas que hacían cinco minutos de step después de estudiar eran capaces de recordar mucho mejor la materia que aquellos que no hacían el ejercicio. Los investigadores sostienen que el ejercicio instantáneo ayuda al proceso de consolidación de la memoria.

En este proceso, el cerebro retiene y refuerza el recuerdo de la información que acaba de aprehender. Esta acción cerebral ya era conocida por nuestros antepasados e incluso el emperador romano Quintiliano escribió al respecto. Con todo, se limitaban a desarrollar los beneficios del sueño a la hora de interiorizar datos. Pero, de acuerdo con los autores de estudio, el descubrimiento del impacto positivo del deporte en nuestra capacidad para memorizar es toda una revelación.

El truco de 5 minutos para mejorar tu memoria cuando estudias
Una mujer, corriendo en un paseo marítimo. | Foto: Filip Mroz/ Unsplash

Curiosamente, esta circunstancia se evidenció en las mujeres y no en los hombres. Quizá porque el experimento consistía en memorizar rostros de hombres y asociarlos con sus nombres. Solo las mujeres retuvieron la información. “No está claro si se trata de una verdadera diferencia de sexo o si había algo en las condiciones del experimento que provocaba que el efecto surgiera entre las mujeres y no entre los hombres”, dice Steven Most, autor del estudio y profesor de la Universidad de Sidney, en una declaraciones recogidas por Psyblog.

El estudio, tal y como aventuran los científicos, abre camino para otros tantos sobre la materia. Aunque Most defiende que sus conclusiones pueden comenzar a ponerse en práctica. “Algunas escuelas podrían impulsar las pausas para hacer ejercicio en diferentes momentos del día para ayudar a que los alumnos retengan mejor lo que aprenden en el aula”, dice Most, que acaba: “Es necesario realizar más investigaciones para concluir con mayor certeza. Hay margen para desarrollar estudios adicionales que nos permitan entender cuánto ejercicio es óptimo hacer, en qué momentos o cuánto tiempo es necesario para que sea más efectivo o incluso qué personas se benefician más de esto”.

Continúa leyendo: Blanca Manchón: "En España, una deportista embarazada es una mujer acabada"

Blanca Manchón: "En España, una deportista embarazada es una mujer acabada"

Bea Guillén Torres

Foto: Beatriz Guillén
The Objective

Queda un minuto para la salida. Blanca Manchón se agacha encima de su tabla para tocar el mar con los dedos. Después, con la mano, se moja la planta del pie. Primero uno, después el otro. “Que esto empieza”, se dice, se ancla. Y ahí de verdad empieza todo.

Es 1 de julio de 2017 y Blanca Manchón ha dado a luz hace siete meses. Hace siete meses también que la abandonaron todos sus patrocinadores. Nike, Opel y Emasesa desaparecieron cuando llegó Noah. La deportista está en Salou, donde se disputa el campeonato del mundo de windsurf en la modalidad raceboard, en la que nunca había competido. Se paga ella el viaje, la estancia, la competición. Va en coche con sus padres. Le han prestado la tabla y la vela. A ella que ha sido cinco veces campeona mundial de windsurf.

Lo cuenta con una sonrisa: “La vela con la que fui al campeonato me llegó el día de antes, así que la monté allí en Salou. Preguntando a la gente ‘¿esto cómo va? ¿Esto lo tensáis más o menos? Muy fuerte”. Se ríe. A la tabla se había podido acostumbrar unos días antes en el Puerto de Santa María, en Cádiz, donde entrena desde que tiene 10 años. “Era mucho más estrecha que en la que yo voy normalmente. Así que a las primeras, pum, al agua, hasta que me acostumbré”. Se vuelve a reír.

Es 1 de julio de 2017 y Blanca Manchón ha pasado cinco horas y media en el agua. Sin entrenador. A diferencia del resto, ella, cinco veces campeona del mundo, no tenía una lancha de acompañamiento. Un bote en el que subirse a descansar, en el que abrigarse, secarse, comer, parar. Era ella, su tabla prestada y el mar. “Al final me dolía todo, ya no sabía cómo ponerme, sentada en la tabla, me dolía la cadera con el arnés. Fatal”. Ella que, pese a haber pasado la vida en el agua, se marea en el mar. “Yo solo lo llevo bien cuando voy muy rápido con mi tabla, entonces no hay problema”. Aún así, se ríe otra vez: “Al final se te pasa rápido la espera porque hay ambientillo y hablas con los compañeros, pero vamos, que el primer día nos dejaron ya fritos”.


Seguía la competición en la que Blanca se jugaba su futuro deportivo. “Al principio, los vientos eran muy flojos y no me venían muy bien porque físicamente estaba mejor la otra chica”. La otra chica era la favorita del campeonato, la finlandesa Tuuli Petaja, subcampeona olímpica, que llevaba un año entrenando sin parar. “Entonces… lo di todo. Me empecé a encontrar cómoda y empecé a ganar”. “Porque yo pensaba todo el rato es que esta es mi oportunidad, como no quede campeona del mundo aquí… Porque si quedo segunda ya no vale”. Tenía que conseguir que los patrocinadores se volvieran a fijar en ella después de haber sido madre. Ella que había sido reconocida con el premio a la mejor navegante mundial del año en 2010.

Al final solo quedaban ella, su fuerza y el mar. “Yo estaba pensando: ‘Venga, tengo que conseguir un patrocinador para poder ir a Japón a mi modalidad olímpica, para poder comprarme una vela, venga, venga, venga’. Tenía que quedar primera”. No valía tercera, ni segunda. Ella que no contaba con el apoyo material ni económico de ninguna marca ni federación. Pero que tenía el de toda su gente. Que tenía el de la risa de ese bebé que le había cambiado la vida. Y ella, esa mujer que perdió fuerza después del embarazo pero que lo ganó todo en coraje, lo hizo. Se coronó como campeona mundial de una categoría de windsurf que no era la suya, que no lo había sido nunca, pero que la devolvió a su sitio original. Al pódium. “Total, que al final gané. Pensé: ‘Ahora me voy a acostar tres días y no me voy a mover’. Tuve que devolver la vela y la tabla”.

***

Quedamos con Blanca en Puerto Sherry, donde tiene la sede la Federación Andaluza de Vela, en el Puerto de Santa María, Cádiz. Se va en unos días al campeonato mundial de RS:X, su modalidad olímpica, de Japón, una de las citas más importantes del año. Pero está tranquila. Va a llegar 10 días antes de que empiece la competición. La mayoría de sus rivales han ido ya varias veces a Enoshima para conocer el sitio del circuito y tenerlo aprendido. Pero ella está tranquila. Irse a Japón con su marido Manuel y su hijo era el objetivo para el que lleva preparándose nueve meses. Dice sonriendo. Y hasta hace unas semanas ni siquiera tenía un patrocinador con el que hacer el viaje. Tiene motivos para estar tranquila.

Blanca Manchón: "En España, una deportista embarazada es una mujer acabada"
Blanca Manchón agarra en brazos a su bebé Noah. | Foto: Beatriz Guillén/The Objective

***

Tres días antes de dar a luz, Nike le confirma a Blanca que ya no va a poder contar más con su apoyo como patrocinador. Llevaban años de colaboración. “La verdad es que yo estaba a otras cosas y Manuel me decía: insísteles, insísteles. Porque yo tenía un contrato firmado por el que se me tiene que pagar. Al final, ya no me mandaban ni el producto. Me daban largas, no me contestaban a los mensajes. Hasta que al final, a tres días de parir, les puse un mensaje en el que les dije: ‘Oye, decidme ya sí o no, que me da ya igual, pero que necesito saberlo para organizar mi vida’. Y me dijeron: ‘Bueno, pues no’. La excusa fue que mi deporte ya no encajaba en su marca. Desde el 2013 que empecé con vosotros siempre os había encajado y ahora que me he quedado embarazada no, claro”.

Blanca lo aclara, aunque no debería hacer falta. “Yo les dije que me quedaba embarazada, pero que competía, que en seis meses estaba en activo otra vez. Pero dio igual”.

– ¿Cómo reaccionaste?

“La verdad es que yo lo vi como normal. Digo, hostia, un deporte minoritario, una deportista que se queda embarazada, mujer, pues lo normal es que nadie quiera seguir porque no se fían. Yo lo ví como normal, no sé, porque es lo que he estado viendo a lo largo de mi carrera. Es lo mismo si le preguntáis a las mujeres de atletismo, de natación que no sean Mireia, de fútbol… Es lo que vemos en el día a día, es lo normal”.

“En España, una mujer deportista embaraza es una mujer acabada, es lo que ve la sociedad. Es que es muy fuerte que tengamos que elegir o sigo en el deporte o soy madre. Pero si soy madre voy a tener que empezar de cero y encima hasta que no tenga buenos resultados no me van a venir los patrocinadores”.

Esta bochornosa situación no es así en todo el mundo. “En Estados Unidos, Serena Williams ha vendido más estando embarazada que haciendo torneos. Ahora se lleva la vida saludable, el embarazo… qué mejor que los propios deportistas que son la imagen de tu país para representar esto. Pero allí están en eso mucho más modernizados, en el colegio y en el instituto el que hace deporte es un héroe, por decirlo así. A mí en 4º de la ESO me suspendieron Educación Física, porque tuve que ir a los Juegos Olímpicos”. Con 17 años se fue a Atenas como la representante española de vela más joven de la historia. “Pero tenía que hacer como todos mis compañeros el pino puente y las dos vueltas a la pista y la lateral. Y me suspendieron por no poder ir a las clases”.

Blanca insiste: “Tenemos que cambiar la forma en la que vemos a la mujer en el deporte. Porque ahora parece que las propias deportistas tengan que ocultar si quieren ser madres. El concepto que tenemos todas es ‘me he quedado embarazada así que voy a desaparecer un año y ya volveré cuando esté bien”.

***

Es 7 de julio de 2016 y Blanca Manchón se sube al pódium de Salou con su premio en forma de vela y con el mejor premio que ha ganado nunca. Noah sale en todas las fotos sonriente.

“Como lo de Salou fue un premio bastante inesperado, porque no suele pasar que llegues después de haber sido madre hace siete meses y ganes algo así, he salido un montón en los medios de comunicación”, señala con humildad.

A los pocos días, le contactó la empresa de cosmética Instituto Español. “Es una compañía familiar, de Hinojo (Huelva), que se identificaba mucho conmigo. Así que fue de un día para otro. Fui allí, me dijeron: ‘Mira queremos que cuentes con nuestro apoyo en tu carrera deportiva, además queremos firmar hasta 2020’. Yo aluciné, salí de allí, gritando, dándole besos y muy contenta”, cuenta emocionada.

Este apoyo le permitía en primer lugar ir al mundial de Endoshima, en Japón, y después contar con patrocinio para las siguientes competiciones hasta los Juegos Olímpicos de Tokio de 2020. Después de Instituto Español, llegó Panasonic. “Como ellos venden muchas cámaras en Japón, pues también me apoyan durante este mundial”.

Blanca Manchón: "En España, una deportista embarazada es una mujer acabada" 2
Blanca Manchón posa con su vela patrocinada por Instituto Español y Panasonic. | Foto: Beatriz Guillén/TheObjective

La cita de Japón es clave porque es la única competición del año en la que el Consejo Superior de Deportes da las becas ADO. Solo se dan a los deportistas españoles que quedan entre los ocho primeros clasificados del mundo en su deporte.

– ¿Crees que puedes conseguirlo?

“Si me lo preguntas hace un mes, lo veía complicado, porque me notaba que me había estancado un poco. Desde que tuve al niño, los primeros meses me encontré una buena evolución, pero después del quinto no conseguía bajar de peso, terminaba súper cansada de los entrenamientos. El niño por las noches estaba más activo, no dormía tanto. Llegué a decirle a Manuel: ‘¿Tú crees que me merece la pena seguir?’ Porque ahora mismo me está costando dinero y ahora que tengo una familia no me puedo permitir el lujo de tirarlo”.

Noah protesta un poco en su carrito.

-¿Quieres ir tú a cogerlo, Blanca? “No, no qué dices, si tiene un cachondeo…”. 

“La primera vez que me metí en el agua después de un año y levanté la vela, pensé: ‘Esto es lo que yo cogía, ¡madre mía, cómo pesa!’. Me notaba súper torpe. Especialmente notaba que había perdido mucha fuerza. He estado casi cuatro meses dedicada solo a ganar fuerza en el gimnasio”. Los campeonatos del mundo eran sus entrenamientos en el agua: Palma de Mallorca —Noah tenía cuatro meses—, Vietnam, y después Salou. 


“Los últimos dos meses, me he notado ya la evolución de haber estado entrenando y me noto ya mucho mejor en el agua, más suelta, con más fuerza. Así que sí, ahora creo que sí que puedo quedar entre las ocho primeras clasificadas e incluso tocar medalla”.

Japón puede convertirla en siete veces campeona del mundo.

***

Es lunes 18 de septiembre de 2017 y Blanca Manchón se agacha hoy en su tabla para tocar con los dedos el mar de la bahía de Sagami. Después, con la mano, se moja la planta del pie. Primero uno, después el otro. “Que esto empieza”, se dice, se ancla. Porque, ahora, de verdad, vuelve a empezar todo.

Blanca Manchón: "En España, una mujer deportista embarazada es una mujer acabada" 2
Si alguna día deja la vela, la deportista se plantea poder realizar campamentos de entrenamientos en el Puerto de Santa María, donde ahora posa. | Foto: Beatriz Guillén/TheObjective

Continúa leyendo: Blanca Manchón: "En España, una deportista embarazada es una mujer acabada"

Blanca Manchón: "En España, una deportista embarazada es una mujer acabada"

Bea Guillén Torres

Es 1 de julio de 2017 y Blanca Manchón ha dado a luz hace siete meses. Hace siete meses también que la abandonaron todos sus patrocinadores. Nike, Opel y Emasesa desaparecieron cuando llegó Noah. La deportista está en Salou, donde se disputa el campeonato del mundo de windsurf en la modalidad raceboard, en la que nunca había competido. Se paga ella el viaje, la estancia, la competición. Va en coche con sus padres. Le han prestado la tabla y la vela. A ella que ha sido cinco veces campeona mundial de windsurf.

Lee la entrevista completa aqui.

Continúa leyendo: Blanca Manchón: "En España, una deportista embarazada es una mujer acabada"

TOP