Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Noviembre en Madrid: ¿qué en dónde?

theobjective

Madrid no para nunca y mucho menos en otoño (¿veroño?) cuando de hecho la vida cultural de la ciudad más bien parece crecer exponencialmente. Acá nuestras apuestas para este caluroso noviembre.

¡Nos vemos!

Música

De la Puríssima en el Café Berlín


De-La-Purissima-Cafe-BerlinEl maravilloso conjunto formado por la actriz y cantante Julia de Castro, el contrabajista y compositor Miguel Rodrigáñez, el batería Gonzalo Maestre y el pianista Jorge Verase se presenta este día de los muertos en el nuevo Café Berlín. Quienes -como nosotros- pudieron disfrutar de esta maravilla de proyecto en Las Vistillas cerrando el último San Isidro, sin duda querrán experimentar esta fusión de cuplé y jazz en un ambiente más íntimo. Sin duda, y como siempre, estos chicos prometen inspiración, buena música y mucha poesía carnal.


Festival Internacional de Jazz de Madrid


Festival-Jazz-Madrid2Madrid tiene una deliciosa cita cada otoño desde hace tres años con el jazz.

Este año el calendario musical luce apretado. Como lo cuentan en su web “los aficionados podrán disfrutar a diario, y durante 5 semanas, de más de 6 horas de jazz ininterrumpido, que luego se verían ampliadas con las propuestas nocturnas de todos los clubes de la Asociación La Noche en Vivo y su programa “Jazz con Sabor a Club”. El centro neurálgico del Festival volverá a ser Conde Duque. Pero mejor consultar la programación completa en la web de JAZZMADRID16.


El Niño de Elche.


Nino-de-Elche-Madrid

El Niño de Elche, un cantaor ciertamente atípico, cierra la gira de su último trabajo Voces del Extremo en Madrid. Este ha sido sin duda uno de los discos destacados del 2015, apareciendo en muchas de las listas del año más influyentes (Mejor Disco del Año para El Pais y para Rockdelux, Mejor Concierto del Año y Mejor Canción para Rockdelux), en los primeros puestos de las listas de Mondo Sonoro, El Periódico, Babelia, Notodo… y recibiendo el primer Premio Ruido, que otorga la Asociación de Periodistas Musicales.

Literatura

Festival Eñe


Festival-EneLos días 4 y 5 de noviembre en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, que se convertirá de nuevo en un punto de encuentro para escritores, editores, periodistas y apasionados de la literatura. Este año dirige el Festival la escritora Marta Sanz. El programa de este año incluye talleres, charlas, mesas redondas, triálogos (amo esa palabra) e invitados como Vicente Molina Foix, Laura Freixas, Sergio del Molino, Helena Pimenta, Cristina Fallarás, Daniel Innerarity, Remedios Zafra, Paula Bonet y Christina Rosenvinge, entre muchos otros. La programación completa aquí.

Cine

Ciclo de Cine Africano


Ciclo-Cine-AfricanoLa Casa Encendida organiza, del 3 al 11 de noviembre, un Ciclo de cine africano, que aspira a divulgar y promover la reflexión sobre el continente africano. Tras cada proyección, se celebrará un coloquio con ponentes conocedores de la realidad retratada en las películas. En la programación se incluye la película franco-mauritana Timbuktu dirigida por Abderrahmane Sissako que fue nominada tanto a los Oscar como a la Palma de Oro del Festival de Cannes.

Me llamo Haití, bienvenidos


Me-llamo-haiti

En la Nave-Teatro se emitirá el documental Me llamo Haití, bienvenidos realizado por niños y niñas de Jacmel (Haití) durante cinco años tras asistir a unos Talleres Audiovisuales impartidos por la Asociación Audiovisual Educar desde la infancia. Además habrá un concierto de la cantante hispano haitiana Kati Dadá y un debate sobre la película. Más info en la página de Madrid Activa.

Exposiciones

El arte de Clara Peeters


Clara-Peteers-PradoLa recién estrenada individual de Clara Peeters en el Prado ha dado ya mucho de qué hablar sobre todo por ser esta enigmática pintora flamenca la primera mujer a la que el Museo del Prado dedica una exhibición individual. Esta exposición supone “el estudio más actualizado hasta la fecha sobre su vida y su obra situando a Clara Peeters en el contexto cultural y artístico de Amberes y poniendo también el foco de atención en la situación de las mujeres artistas a principios de la Europa Moderna, cuando los prejuicios generalizados les cerraban muchos caminos.”

Festival Graf Madrid 2016


Graf-Madrid-2016El Festival GRAF Madrid es un espacio que acoge a editoriales e iniciativas independientes alrededor del cómic independiente, no solo viñetas sino también a todo lo que suponga adentrarse en el lenguaje del dibujo, el grafismo y las artes visuales en definitiva. El programa incluye charlas, stands y talleres. Entre los participantes destacan Santiago García (Premio Nacional de Cómic 2015), la artista de vanguardia Amanda Baeza, el guionista y cineasta Alberto González Vázquez, el diletante Alejo Alberdi, la autora del cartel de esta edición Conxita Herrero. Más info en la web.

Robert Doisneau: La belleza de lo cotidiano


Doisneau-Fundacion-Canal-Madrid2
Si aún no la han visitado la belleza de lo cotidiano retratada por la cámara de Robert Doisneau aún los espera en la Fundación Canal de Madrid. Por cómo está pensada esta muestra, las fotografías más célebres del autor terminan pasando desapercibidas para el ojo del visitante que queda perplejo por la belleza y la verdad del resto de momentos captados con tanta delicadeza por la cámara de Robert Doisneau, por lo que es fácil dejarse llevar por sus instantáneas más desconocidas, como es el caso de la citada serie Palm Springs 60.

Los tiempos cambian... quién sabe hacia dónde

Víctor de la Serna

Foto: Michael Buholzer
Reuters/File

Fue hace medio siglo largo, y los chavales del ‘baby boom’ -hoy provectos ancianos- emulábamos con entusiasmo a Bob Dylan y nos desgañitábamos: “The times – they are a-changin’!”. Y poco más tarde llegaba la ópera-rock ‘Hair’ a remacharlo: “This is the dawning of the Age of Aquarius!”…

El cambio ha sido nuestro ‘leitmotiv’ desde los años 60. Su embrujo fue tan grande que una simpleza tan grande como “Por el cambio” se convirtió en magnífico lema electoral para el PSOE. Pero, ¿saben?, lo que vemos los provectos ancianos es que, sí, cambios hemos tenido. Pero nunca los previstos. Apliquémonos el cuento hoy.

Hace justo 50 años esperábamos la era de la paz y del amor fraterno: “When the Moon is in the seventh house and Jupiter aligns with Mars, then peace will guide the planets and love will steer the stars”… Pero de inmediato tuvimos una Guerra de los Seis Días, un enconamiento -que hoy perdura- de los conflictos en Cercano y Medio Oriente y dos crisis del petróleo seguidas, que nos dejaron para el arrastre a la vez que el islamismo radical se adueñaba de Irán, uno de los países entonces más avanzados de aquella zona que desde entonces tiene en vilo al mundo.

Otro cambio del que esperábamos mucho tras mil trepidaciones -que si el muro de Berlín, que si aquel golpe anti-perestroika que no se frustró hasta que el bravo Boris Yeltsin se encaramó a un tanque y lo paró- fue el colapso del comunismo, antesala de un triunfo de la economía liberal de mercado, de las mañanas capitalistas que cantan. Y no digamos cuando se descubrió la varita mágica llamada internet. Pero esa burbuja tecnológica estalló en 2000, y la de la economía dizque liberal, que resultó estar montada sobre el ladrillo y la deuda y los esquemas piramidales, en 2008. Y nuestro mundo feliz, cuasi huxleyano, se fue al garete.

Ahora los cambios que se esperan son más oscuros, más impenetrables para el común de los mortales, aún anonadados por la última crisis. Tan anonadados que absurdidades como Donald Trump se hacen realidad. Que dicen los gurús de la inteligencia artificial que ya les quedan tres telediarios a los humanos, que nunca más se volverá a crear empleo de calidad, que nuestra raza probablemente pasará a un segundo plano frente a los robots antes de fin de siglo. Y los nuevos héroes son personajes casi extraterrestres -al menos, para nosotros, los provectos ancianos- como ese Elon Musk que asegura que vamos a poder subirnos las Siete Revueltas del puerto de Navacerrada soltando el volante del coche y sin despeñarnos, porque el coche ya no nos necesitará…

En fin: que nuestra esperanza es que este nuevo cambio, que se anuncia verdaderamente telúrico, siga el ejemplo de los anteriores y, por lo menos, no acabe ciñéndose a lo anunciado. Y que, por una vez, salga mejor de lo que se espera.

Las 7 mejores cabeceras de serie de la historia

Redacción TO

Foto: Adam Arkapaw
HBO

Aunque puede que muchas personas pasen por alto estas cabeceras, consumidos por la impaciencia, hambrientos de más episodios, algunas de ellas son obras maestras en sí mismas. La mayor parte de la selección corresponde a series de la última década, salvo por una honrosa excepción. Y aunque otras grandes cabeceras han quedado fuera, esta es sin duda una muestra representativa de la deslumbrante creatividad de las series televisivas norteamericanas, con las productoras Netflix y HBO a la cabeza.

A continuación, la lista:

True Detective (Temporada 1):

La serie de un macabro crimen por resolver es absorbente desde los títulos de crédito. Esta superposición de capas con vistas a escenas de vicio y paisajes de Lousiana sugiere un clima oscuro que luego se reafirma en este guión extraordinario de Nic Pizzolatto. La melodía de Far from any road, de The Handsome Family, hace el resto.

Stranger Things:

Los sintetizadores del opening consiguen ponernos los pelos de punta. Las aventuras de estos niños de Hawking, que habitan el pueblo remoto de Hawkins (y, según parece, otros territorios más hostiles), cohabitan a la perfección con la música de Survive, pero también con canciones que trasladan a otra época: Jefferson Airplane, The Clash, Echo & Bunnymen, Joy Division…

BoJack Horseman:

Esta no será probablemente una elección justa; se trata de la única serie de animación de la lista. Pero BoJack Horseman tiene un espíritu que la hace especial, con esa nostalgia de actor deprimido y venido a menos que se recluye en el alcohol y las drogas y las fiestas salvajes en una mansión que preside una colina de Hollywoo (así, sin la D). La música es obra de Patrick Carney. Ajá, el batería de los Black Keys.

Los Soprano:

El recorrido de Tony Soprano, puro en mano, hasta las calles de Nueva Jersey, bordeando la grandilocuente Nueva York, como diciendo ‘Estas son mis calles, aquí mando yo’. Una serie que marcó a una época y a una generación y que imprime su esencia en esta cabecera, donde resulta imposible no reconocer la canción Woke up this morning, de Alabama 3.

“…and mama always said
you’d be the chosen one”.

Mad Men:

Apenas supera el medio minuto y parece revelar un final anticipado, con Don Draper, el protagonista, descendiendo a los infiernos o, simplemente, lanzándose por la ventana. En cualquier caso, es una de las cabeceras más evocadoras que se haya visto y la canción A beautiful mine, de RJD2, acompaña en la travesía.

Vinyl:

El polvo del vinilo y la cocaína y los escenarios locos del rock and roll de los setenta visitados desde las entrañas en esta serie que no llegó muy lejos a pesar de tanta creatividad desbordante. Mick Jagger, Martin Scorsese, Terence Winter y Rich Cohe apostaron bien fuerte por ella, pero no fue suficiente. La canción Sugar Daddy, de Sturgill Simpson, es la dignísima antesala de lo que está por venir.

Breaking Bad:

Si algo puede decirse de esta cabecera es que va al grano, sin florituras. Es ingeniosa y creativa, un viaje breve por la tabla periódica que reúne la vida y muerte de esta serie que ha convertido la Química (y la metanfetamina) en temas casi ordinarios. La música, aunque simple, se instala en tu cabeza y no te abandona y, tras el episodio final, se convierte en algo más que una sintonía. La compuso, por cierto, Dave Porter.

Al fin una buena razón para frecuentar librerías

Joaquín Jesús Sánchez

Foto: CHARLES PLATIAU
Reuters

A una librería no hay que ir (¡contra todo pronóstico!) a comprar libros. No, al menos, desde que el progreso nos permite comprar cualquier cosa en pijama y babuchas. Es cierto que el librero te recomienda buenos libros, pero, ¿no hay algoritmos de publicidad mucho más documentados (y con mucho más empeño)? La única diferencia es eso que se llama «el toque humano». Y no exageres: todavía existen los culturales y la crítica; y algún amigo lector tendrás, digo yo.

Por eso, a las librerías no hay que ir a comprar libros: hay que ir a husmear. Verás: la gente que sigue comprando libros, ahora que se puede tener la biblioteca de Alejandría en una pantallita, establece unas relaciones curiosísimas con estos objetos. ¡Objetos! Un libro no es un texto: un libro es una cosa. Por eso importa el gramaje del papel, el tipo de impresión, el modo en que está encuadernado, la tipografía y la portada. ¡Qué divertido es verlos escoger! Los tocan, los abren, los comparan. Preguntan alguna cosa al librero. Los vuelven a mirar. Hay una multitud de gestos a los que hay que estar atento: cómo se pasan las yemas por el papel, cómo se arquean los dedos al abrir las páginas, cómo se entornan los ojos al examinar las tapas. ¡Estás siendo testigo de un momento privadísimo! Y completamente a salvo, haciendo como que estás a otra cosa; como en esas películas de espías de sombrero y gabardina, que se refugian detrás de un periódico (qué grandes eran esos periódicos, ¿no?).

Y si la librería no es la sucursal de una cadena, ¡qué gran felicidad! ¡También se puede diseccionar al librero! ¿Qué extraña sucesión de apetencias le habrá hecho tener esos libros y no otros? ¿Y ese orden? Si el orden de una biblioteca pretende ser científico, el de una librería no sólo eso, ¡también mercadotécnico! Repasar los estantes es como oír una confesión o jugar al psicoanalista (¿hay entre estas cosas alguna diferencia?). Si se busca con atención, en algún momento aparece el ejemplar a la moda, desentonando: ah, ¡el deseo de vender!¡Los vicios del mundo! Qué gran consuelo encontrar la bajeza ajena.

Es difícil curiosear en las bibliotecas ajenas, salvo que uno pertenezca a una experimentada estirpe de atracadores nocturnos. Mayorga, el dramaturgo, me hablaba hace unas semanas de un supuesto coleccionista que no enseña su colección, porque el que la viese accedería a algo íntimo, como un retrato; porque el coleccionista, para acrecentarla, habría cometido, en algún momento, hechos vergonzosos. Pero tú, frecuentador de librerías, puedes disfrutar del momento inicial, de los detalles de la adquisición de una nueva pieza: de los titubeos, del entusiasmo o de la resignación. ¡Ni todos los Amazones del mundo pueden procurar eso! Así que ve a hacer de mirón y no te preocupes con moralinas: ¿cree que los otros no te observan?

De librerías

Javier Fórcola

Foto: CHARLES PLATIAU
Reuters

De viejo o de nuevo. Las primeras, de lance, de saldos, de segunda mano, de bibliófilo, de anticuario. Sin contar chamarileros, rastros y encantes. Las segundas, generalistas, infantiles, de novedades, de libros de bolsillo, de viajes, de ensayo, de fondo. Cadenas o independientes. Algunas, abiertas a mediodía; otras, con horarios alternativos, tentadoras hasta medianoche. De barrio, históricas, con solera, con librero. Organizar un viaje contando con las librerías que uno quiere visitar: la librería como parte de la aventura. El encanto, azaroso y emocionante, de atravesar el umbral de esa librería que nos sale al paso.

Para un flâneur urbanita como el que suscribe estas líneas, deambular por la ciudad, sin rumbo fijo, tiene como gran aliciente visitar semanalmente alguna de mis librerías preferidas –especie de puertos seguros que nos salvan del tráfago urbano durante unos minutos–; o, en caso de hacerlo por una ciudad desconocida, por primera vez visitada, disfrutar del hallazgo de una de ellas, aún no explorada. Las librerías son la isla del tesoro, a disposición de cualquier bolsillo.

Bien es cierto que la visita a la librería, como a cualquier otro comercio o tienda, puede tener una motivación premeditada –vamos a la librería a buscar un libro concreto–; como cualquier libro no dejará de tener, en la sociedad postindustrial en la que vivimos y compramos, la condición de mercancía o producto de consumo. Pero cualquier lector sabe que eso no es así. Los libros son más que cosas; las librerías son más que tiendas. Sí, en tiempos de internet, somos capaces de comprar, a golpe de tecla, lo que deseamos: en casa, delante de nuestro portátil; por la calle, con el móvil en la mano mientras deambulamos, autistas en nuestra burbuja, sin mirar lo que nos rodea.

Ahí están los famosos «buscadores», que nos permiten «acceder» a la información y a «la gran tienda universal donde todo se puede comprar». Las tiendas online que nos tientan, permanentemente, proponiendo precisamente lo que estábamos buscando, tras haber dejado ese ingenuo rastro de cookies tras nuestras navegaciones por la Red. Para el flâneur urbanita, las cosas no funcionan así. Él no busca, si acaso, encuentra. Lo que encuentra, la mayoría de las veces, le sale al paso, le deslumbra, le sorprende. Y como en todo encuentro –el azar tiene su propia lógica–, el hallazgo de este libro –el que no conocíamos; el que esperábamos; con el que hemos soñado; el que habíamos perdido, o prestado; el que queremos regalar; el que nos hubiera gustado escribir, o publicar– nos produce dicha.

La felicidad más allá de la tecla, más acá de lo virtual. Uno no va a una librería como va a otro comercio; no compra un libro como compra medio kilo de manzanas. En el fondo, uno visita una librería, como cuando va al cine o pasea por un museo, con un propósito: en busca de la felicidad.

TOP