Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Orgías, drogas y misoginia: protagonistas de las fiestas de los millonarios de Silicon Valley, según 'Brotopia'

Redacción TO

Foto: Thomas Couture: 'Romans in decadence'
Pinterest

Algunos de los hombres más poderosos de Silicon Valley son asiduos a fiestas exclusivas, llenas de drogas y orgías, donde la misoginia reina. Para la élite tecnológica en esto no hay escándalo alguno, resulta un estilo de vida ‘poco convencional’ pero que consideran ‘de avanzada’. Así lo relata la periodista Emily Chang quien ha hecho una profunda investigación sobre la vida de los grandes techies de California.

Su nuevo libro ‘Brotopia: Breaking Up the Boys’ Club of Silicon Valley’, reseñado de forma exclusiva por Vanity Fair, desvela el lado oculto de lo líderes de la tecnología.

“Las fiestas son un secreto a voces en Silicon Valley”, relata Chang, asegurando que dejaron de ser fiestas sexuales secretas para convertirse en la norma. De hecho, la reportera concluye en su texto que allí existe una cultura sexual desenfrenada y sin límites.

La investigación se basó en entrevistas hechas por Chang a numerosos empresarios que, según reseña, llevan una vida de relaciones abiertas y de abuso de drogas. Una de las cosas que más llamó la atención es la participación constante de los empresarios en fiestas que recuerdan los orgías dionisiacas de la Grecia clásica. Los reyes de Silicon Valley le llaman ‘cuddle puddles’. En ellas los asistentes mantienen relaciones sexuales en grupo mientras consumen drogas.

Chang dice que estas reuniones suelen estar estimuladas por drogas como el MDMA o éxtasis, alias ‘Molly’, y que las pastillas muchas veces tienen la forma de los logos de algunas de las empresas tecnológicas de la zona. Estas celebraciones no solo se dan en Silicon Valley sino incluso en yates en Ibiza.

La periodista asegura que la élite tecnológica masculina es quien tiene todo el poder en estas fiestas y las mujeres que deciden participar son estigmatizadas en la industria. El problema que ellas enfrentan es que si no lo hacen tampoco “tienen vida” como empresarias.

“Si participas en alguna de esas fiestas sexuales, ni siquiera pienses en empezar una compañía o que alguien invierta en ti. Esas puertas se cierran. Pero si no participas, estás fuera. Si lo haces, estás condenada; si no, también”, le contó a Chang una joven emprendedora.

La investigación, que tomó dos años a la reportera, saldrá a la venta el próximo mes de febrero. Un grito más de las mujeres que el año pasado en Estados Unidos comenzaron a alzar la voz en contra de los abusos sexuales y la misoginia.

Continúa leyendo: La cara oculta de Silicon Valley

La cara oculta de Silicon Valley

Jorge Raya Pons

Las condiciones laborales de las grandes compañías de Silicon Valley no son tan idílicas como sus proyectos. Un reportaje de la BBC en 2014 reveló que Apple comenzó la fabricación del iPhone 6 en China estableciendo unos plazos de entrega demenciales. Tanto es así que dos periodistas de la televisión pública británica lograron introducirse en la línea de producción para experimentar y documentar unas jornadas salvajes –entre 12 y 16 horas diarias– sin siquiera tiempo para el descanso: incluso una de las reporteras solicitó un día libre después de tres semanas intensivas y se lo negaron.

Desde la publicación de esta información, Apple se ha esforzado por hacer más transparente su trabajo y garantizar unas condiciones laborales dignas, más si cabe tras demostrarse que no era una práctica excepcional sino habitual: en 2010 se supo que catorce trabajadores de sus plantas en China se suicidaron después de enfermar por estrés y ansiedad.

Steve Jobs, que murió en octubre de 2011, era conocido por su creatividad y carisma pero también por un carácter despótico, autoritario. Es difícil establecer hasta qué punto un atributo es consecuencia del siguiente, de si habría alcanzado esa combinación de genialidad y liderazgo sin una personalidad neurótica y obsesiva y a veces poco dada a la delicadeza en las formas, a ser verdaderamente humano, a sentir empatía.

Travis Kalanick, director ejecutivo de Uber, en la gala de 2014 de la revista Time. (Foto: Evan Agostini/AP)
Travis Kalanick, director ejecutivo de Uber, en la gala de 2014 de la revista Time. (Foto: Evan Agostini/AP)

En cualquier caso, nada parece capaz de empañar la imagen de los empresarios de las grandes tecnológicas, a los que se presupone una ética intachable, a los que se proclama como líderes espirituales, más allá de cualquier escándalo, sin importar la nobleza de los métodos utilizados.

El pasado lunes, una extrabajadora de Uber, Susan Fowler, escribió una larga carta en su blog explicando una experiencia desagradable que terminó con su salida de la compañía. En su primer día de trabajo, su nuevo jefe le envió una serie de mensajes a través del chat interno en los que le insinuaba que tenía una relación abierta, que su novia ya había tenido citas, pero que él pasaba por una mala época. “Era evidente que estaba tratando de llevarme a la cama”, relató Susan. “Me pareció una conversación tan fuera de lugar que hice capturas de pantalla y las llevé al departamento de recursos humanos”.

Susan esperaba que así se resolviera el problema, pensó que la compañía tomaría cartas en el asunto. Pero Uber no actuó según lo previsto y le dio a escoger entre dos opciones: buscar otro equipo de trabajo y no tener que lidiar con estas situaciones, o seguir como antes y convivir con su acosador sexual. Susan, sorprendida, decidió cambiar de equipo y, conforme pasaron las semanas, descubrió que ella no era un caso aislado, que muchas mujeres habían pasado por lo mismo y que otras siguen sufriéndolo en silencio, que la directiva estaba al tanto de estas prácticas pero que había decidido no hacer nada. Porque los mensajes se sucedieron, ella siguió denunciándolos, y la única respuesta que le dieron fue reveladora: quizá tú seas el problema. Susan entró en Uber en diciembre de 2016 y se marchó en enero de 2017.

Elon Musk (dcha.) junto a Steve Bannon (izq.) en una reunión con el presidente Donald Trump. (Foto: Kevin Lamarque/Reuters)
Elon Musk (dcha.) junto a Steve Bannon (izq.) en una reunión con el presidente Donald Trump. (Foto:
Kevin Lamarque/Reuters)

Tesla también ha quedado recientemente en entredicho después de que José Morán, trabajador de la empresa, escribiera en su blog por qué considera que Tesla es una compañía del futuro con unas condiciones del pasado. Entre sus quejas se encontraban las horas extra que se ven obligados a cumplir los empleados, el desgaste físico que provoca el diseño de la maquinaria –en ningún caso planteado para la comodidad del trabajador– y unos salarios por debajo de la media del sector.

“Hace pocos meses”, describe, “seis de mis ocho compañeros de equipo estuvieron de baja médica por lesiones relacionadas con el trabajo. He oído que en otros departamentos la situación es incluso más severa. Y, lo peor de todo, tengo entendido que algunos compañeros aquejados de lesiones no lo dicen por miedo a ser señalados por sus superiores como protestones o como malos trabajadores”.

En cuanto a los salarios que perciben, Morán es bastante específico: “La mayor parte de los trabajadores de Tesla cobra entre 17 y 21 dólares por hora. La media del trabajador del automóvil en el país es de 25,58 dólares, y eso que viven en regiones mucho más baratas. El salario que una familia de tres miembros necesita para vivir dignamente en el condado de Alameda, donde trabajamos, es de más de 28 dólares la hora. Muchos compañeros suman una o dos horas en desplazamientos porque no pueden permitirse vivir cerca de la planta de producción”.

Elon Musk, fundador y director ejecutivo de Tesla, reaccionó a las palabras de Morán acusándole de sindicalista en unas declaraciones que recogió la revista Gizmodo: “Nosotros entendemos que este tipo está a sueldo por el Sindicato de Trabajadores del Automóvil para infiltrarse en Tesla y manifestarse a favor de la sindicación [Tesla no tiene sindicato]“.

“Francamente”, sentenció, “creo que es un ataque moralmente indignante. Tesla es la última compañía que queda en California porque los costes son demasiado elevados. El sindicato ya mató a Nummi [una planta de trabajo de General Motors y Toyota] en 2010 y luego dejó tirados a sus trabajadores”.

Continúa leyendo: Esalen Institute, el sitio que buscan los ejecutivos de Sillicon Valley para "reconectar con sus almas"

Esalen Institute, el sitio que buscan los ejecutivos de Sillicon Valley para "reconectar con sus almas"

Redacción TO

Foto: Esalen Institute
Pinterest

Los grandes techies que se reúnen en Sillicon Valley (Califronia) están buscando crear otros tipos de conexiones distintas a las que han logrado con sus importantes empresas de tecnología. No se trata de conseguir más amigos en Facebook, ni seguidores en Instagram o Twitter. Hay un boom entre los ejecutivos de “reconectar con sus almas” que, según han confesado algunos, se encuentran algo extraviadas por el exceso de trabajo e incluso de éxito.

Muchos se preguntan si sus compañías, que han revolucionado al planeta, están realmente “haciendo un mundo mejor”. Para encontrar una respuesta al respecto,  han identificado un lugar. Se trata de Esalen Institute que tiene como misión ser un sitio de introspección y de reflexión para estas personas. Se ubica a tres horas en coche desde San Francisco en Big Sur, una región muy poco poblada donde las montañas de Santa Lucia emergen del Pacífico.

Su director que ha estrenado recientemente el cargo, es un exgerente de Google y ex coach ejecutivo de start ups, Ben Tauber, y asegura que existe cierta frustración entre los CEO’s de las empresas tecnológicas exitosas. “Ellos, en su interior, están dolidos. No pueden dormir de noche. Se preguntan si están haciendo lo correcto para la humanidad y esa incógnita solo se puede responder puertas adentro”, ha dicho Tauber a The New York Times.  

¿Qué ofrece el centro? Hay hasta 600 tipos de talleres con clases de “integración con la vida”, de yoga, de mindfulness (meditación de conciencia plena), de arte y pintura, así como prácticas de compasión e incluso un curso sobre “adicción al internet”. Este último, fue dirigido por Tristán Harris, especialista en ética de Google. Dave Morin, empleado fundador de Facebook, estará encargado de un programa sobre “depresión y tecnología”.

También hay numerosos talleres coordinados por psicólogos como el de “autocompasión” que se realizará del 10 al 15 de diciembre. Entre sus objetivos está “entender la ciencia de la autocompasión”, dice la web del sitio que lo describe como “más que un centro de retiros o un instituto educativo. Esalen es una red mundial de personas que van más allá de los dogmas comunes y buscan explorar las posibilidades espirituales más profundas”. En el bar hay kombucha, cerveza y vino, entre otras cosas. Y en las mañanas hay dance awake o ‘baile para despertar’.  

El Esalen Institute fue creado en 1962 pero entonces era un hotel hippie donde se hacían terapias nudistas en grupo. De hecho, en 1968 ir desnudo en el sitio era la norma. Además, fue uno de los primeros lugares de Estados Unidos donde se impartió yoga y se ofreció comida orgánica. Ahora pasar allí un fin de semana puede costar entre $420 y $2.890. Caben hasta 120 huéspedes que se alojan en cómodas cabañas.

Esalen Institute, el sitio que buscan los ejecutivos de Sillicon Valley para "reconectar con sus almas" 2
En 1968 ir desnudo en el sitio era la norma. | Foto: Ralph Crane – LIFE Picture Collection / Getty Images

El instituto permaneció cerrado hasta octubre de este año porque había sido devastado por unos derrumbes producto de unas torrenciales lluvias en la primavera pasada. Los caminos fueron cerrados y sus dueños perdieron $1 millón. El centro salió en el episodio final de la serie Mad Men, cuando Don Draper acudió a meditar. Ahora espera recibir a aquellos atormentados que en Sillicon Valley sienten que la tecnología los aleja de sus centros espirituales.

Esalen Institute, el sitio que buscan los ejecutivos de Sillicon Valley para "reconectar con sus almas" 1
Se ubica a tres horas en coche desde San Francisco en Big Sur, una región muy poco poblada donde las montañas de Santa Lucia emergen del Pacífico. | Foto: Esalen Institute / Pinterest

Continúa leyendo: Las mujeres de Hollywood gritan 'Time's up', la campaña contra el acoso sexual en el trabajo

Las mujeres de Hollywood gritan 'Time's up', la campaña contra el acoso sexual en el trabajo

Foto: JEAN-PAUL PELISSIER
Reuters

“Se acabó el tiempo”, afirman 300 mujeres de Hollywood que han lanzado la campaña llamada ‘Time’s up’, que busca frenar el acoso sexual hacia todas las “trabajadoras” de Estados Unidos. La iniciativa incluye un fondo de defensa legal de 13 millones de dólares obtenidos gracias a donaciones, para que “las mujeres menos privilegiadas, como conserjes, enfermeras y trabajadoras de granjas, fábricas, restaurantes y hoteles”, puedan pagar abogados y asistencia.

Además, las mujeres firmantes proponen presentar una propuesta de ley para penalizar a las compañías que toleren el hostigamiento persistente y para desalentar el uso de acuerdos de no divulgación para silenciar a las víctimas; impulsar la paridad de género en los estudios y agencias de talento que ya ha comenzado a avanzar; y una petición para que las invitadas que recorran la alfombra roja de los Globos de Oro, este próximo 7 de enero, vayan vestidas de negro como símbolo del rechazo al abuso contra las mujeres.

La campaña busca acompañar al movimiento #MeToo contra el acoso a las mujeres.Time’s Up’ , que ha sido lanzada este lunes, promete apoyar a las mujeres de la clase trabajadora, según la carta firmada por cientos de mujeres del mundo del espectáculo. La misiva también se ha publicado como un anuncio en página completa en The New York Times, y en La Opinión, el periódico en español más grande de Estados Unidos y el segundo más leído en Los Ángeles después de The Los Angeles Times.

“La lucha de las mujeres para que las mujeres accedan, asciendan o simplemente sean escuchadas y acogidas en un entorno laboral dominado por los hombres debe acabar, es hora de terminar con este monopolio”, dice la carta. También señala que “con demasiada frecuencia, el acoso persiste porque los perpetradores y los empleadores nunca se enfrentan a ninguna consecuencia”.

Natalie Portman, Jessica Chastain, Selena Gómez, Amy Schumer, Charlize Theron, Reese Witherspoon, Kerry Washington, Emma Stone, Eva Longoria, America Ferrera, Rashida Jones y Ashley Judd, son algunas de las firmantes de la misiva. También se ha sumado Shonda Rhimes, creadora de ‘Anatomía de Grey’, que ha declarado a The New York Times que “si este grupo de mujeres no puede luchar por que haya un modelo distinto para otras mujeres que no tienen tanto poder ni privilegios, entonces, ¿quién va a poder?”. Las famosas han utilizado las redes sociales para mostrar su apoyo.

El perfil de Instagram oficial de la iniciativa es @timesupnow donde se puede leer la carta fundadora de la campaña.

Continúa leyendo: ¿Buscas festival para este verano? Fitur te propone 5 destinos sin salir de España

¿Buscas festival para este verano? Fitur te propone 5 destinos sin salir de España

Jorge Raya Pons

Foto: Jorge Raya
The Objective

La presencia de Sony –la gran productora musical– está en todas partes: en esta pequeña esquina de la tercera nave de Fitur, a la que se llega después de atravesar las paradas de color y lujo de las capitales turísticas de América, se exponen las propuestas de los festivales de las que presume con orgullo la organización. Aquí no hay festivales de cine ni teatro ni danza y sí, casi en exclusiva, de música de todos los géneros: rock pesado, electrónica, jazz, folk.

La propia organización de la feria justifica con datos el dominio de los espectáculos musicales: se trata de un sector que crece sin pausa en España y que, solo con sus 10 principales eventos anuales, reúne a 1,6 millones de visitantes que generan en torno a 400 millones de euros. Así, se pueden descubrir destinos interesantes que se distribuyen en unas pocas ubicaciones estrictamente nacionales: sorprende que en esta feria internacional no hayan desembarcado propuestas extranjeras.

¿Buscas festival para este verano? Fitur te propone 5 destinos sin salir de España 1
El escenario de la sección de Turismo de Festivales, en la nave 3 de Fitur. | Foto: J.R./The Objective

Castellón

El stand de la Comunidad Valenciana es de los más visibles, y su oferta de ocio y espectáculo se limita -casi por completo- a la provincia de Castellón, donde no hay semana de verano en la que no se celebre un festival. El más icónico de ellos es el FIB, que tiene lugar en Benicàssim, un pueblo de costa a menos de 15 kilómetros de la capital. Tendrá lugar entre el 19 y el 22 de julio y cuenta con la única confirmación oficial de The Killers.

Por otra parte, surgen planes absolutamente distintos, donde prima la pausa. En la misma provincia, en las cuevas de Sant Josep –por las que recorre el río subterráneo más largo de Europa–, en la Vall d’Uixò, se celebran conciertos bajo el nombre Singin’ in the cave a los que solo se puede acudir en bote con un aforo limitadísimo: las fechas son esporádicas entre junio y agosto y hay confirmaciones como Nick Garrie o Sr. Chinarro.

Barcelona

El Rockfest es el principal reclamo. Inés Quintana, organizadora del evento, bromea con que nunca antes hubo tantos melenudos en la Sagrada Familia. En la próxima edición, que tendrá lugar entre el 5 y el 7 de julio, se esperan actuaciones de Kiss, Scorpions, Judas Priest y Ozzy Osbourne –líder de Black Sabbath–, entre otros.

¿Buscas festival para este verano? Fitur te propone 5 destinos sin salir de España 2
El stand de la promotora RockAndRock en Fitur. | Foto: J.R./The Objective

Y dirigido a otro público y con un concepto completamente distinto, tendrá lugar el Barcelona Beach Festival, que concentrará una maratón de electrónica en un solo día –14 de julio– en el que pincharán DJs tan conocidos como David Guetta o Armin Van Buuren.

Jaén

La provincia andaluza enmarca dentro de la iniciativa Jaén en Julio distintas opciones, todas ellas musicales, y destaca el Blues Cazorla, un festival que sus organizadores destacan como el más importante de este género fuera de los Estados Unidos. Tendrá lugar entre el 12 y el 14 de julio en el corazón del pueblo jienense.

Gran Canaria

Las islas Canarias lanzan propuestas diversas, desde circuitos de surf hasta festivales folclóricos, pero nada alcanza la cumbre en Las Palmas de Gran Canarias como su Carnaval, que comienza tan pronto como el 26 de enero y que concluirá el 18 de febrero. No son unas fiestas cualquiera: están declaradas bienes de Interés Turístico Nacional –en un país como España, que recibió a 82 millones de turistas en 2017– y llena las calles con sus desfiles multitudinarios de colores y máscaras.

Tenerife

Una propuesta distinta llega desde la isla de Tenerife. La Tenerife Fashion Weekend, que combina el paisaje paradisíaco de las playas de Arona con las pasarelas en las que desfilarán algunas de las principales firmas nacionales, despierta mucho interés. El objetivo del municipio es diferenciarse como un destino más exclusivo, con visitantes de mayor poder adquisitivo.

TOP