Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Pasaportes y 'freesas' en la bienal de Venecia como respuesta a la crisis de refugiados

Rodrigo Isasi Arce

Foto: Stefano Rellandini
Reuters

En 1992, en medio del colapso del socialismo y de la desintegración de la Yugoslavia tumultuosa, un grupo de artistas se unieron para crear un estado de ficción utópica en Eslovenia, el ‘Nuevo Arte Esloveno‘ (NSK, por sus siglas en alemán). Ahora, 25 años más tarde, el colectivo NSK tiene un pabellón nacional en la 57ª edición de la Bienal de Venecia y entrega pasaportes a cualquier persona que desee convertirse en un ciudadano de su “nación”, siempre y cuando se cumplan los requisitos y se consiga superar todas las trabas existentes para acceder al documento de identidad.

El colectivo artístico busca mostrar a los visitantes el proceso al que muchos refugiados se enfrentan a diario.

El NSK, el único Estado sin territorio físico que tiene un pabellón en la bienal, se considera un estado sin fronteras y asegura que su “único territorio es la dimensión del tiempo”. Se trata de un país no reconocido oficialmente y su pasaporte no es un documento válido para viajar por otros países, pero sí una reivindicación artística como respuesta a la crisis de refugiados.

Pasaportes y 'freesas' en la bienal de Venecia como respuesta a la crisis de refugiados 1
Pasaportes del NSK | Foto: cortesía del NSK State Pavilion

El artista turco Ahmet Öğüt es el comisario de la instalación, una especie de oficina de expedición de pasaportes a la que pueden acceder los miles de visitantes que fluyen fácilmente y legalmente por Venecia para que puedan enfrentarse al desesperante trámite burocrático que deben superar todos los refugiados que buscan asilo en Europa.

Una vez en el pabellón de NSK, los visitantes son sometidos a una serie de obstáculos. Tras cruzar una cortina,  deben acceder por unas escaleras inclinadas y con ruedas al piso superior, que es donde se encuentra la oficina de expedición de pasaportes. Otra opción, para los más atrevidos, es acceder a través de la cama elástica que hay en la exposición.

Pasaportes y 'freesas' en la bienal de Venecia como respuesta a la crisis de refugiados 2
El comisario, Ahmet Öğüt | Foto: Batu Tezyüksel, cortesía del artista

Los cuatro agentes designados por NSK para procesar los documentos legales del estado también son muy diferentes de los burócratas que normalmente se encuentran sentados detrás de un escritorio de emisión de pasaportes. Con la ayuda de las ONGs locales, NSK trabaja con cuatro refugiados que han realizado viajes peligrosos desde Nigeria, Ghana e India, antes de terminar en las costas de Italia. Los refugiados actuarán como los funcionarios del pabellón durante los seis meses que dura la Bienal.

Las ‘freesas‘ de Túnez

El NSK no es el único pabellón que ofrece una propuesta de este estilo en la Bienal. El pabellón de Túnez también ha elegido realizar una exposición de arte no tradicional, y en su lugar ha creado un quiosco de emisión de unas visas muy especiales, las ‘freesas, unos documentos que representan un mundo idílico donde “los seres humanos pueden fluir libremente de un país a otro”.

El colectivo de artistas ‘La ausencia de Caminos’, que representa a Túnez este año en la Bienal de Venecia a través de su comisaria, Lina Lazaar, propone un lugar más simbólico e interactivo para fomentar la reflexión sobre el tema de las fronteras y poner de relieve el espíritu de la propia Bienal, sobre la base de una ausencia de éstas. La exposición se verá enriquecida continuamente por diversas contribuciones de los artistas a lo largo de la Bienal para crear una obra de arte al final, que incluirá las obras más importantes presentadas.

A través de tres puntos simbólicos y una plataforma en línea, permitirá a los visitantes estampar su huella en la visa que recibirán en un pequeño libro azul que incluye estadísticas alarmantes sobre la crisis de los refugiados (3,2 millones de personas se encuentran actualmente en un limbo legal) e información sobre pasaportes (un pasaporte alemán es mucho más poderoso que otros, ya que permite obtener una visa gratuita en 176 países).

En la primera página de este libro azul se puede leer un poema persa del del siglo XIII del estudioso del Islam, Maulana Rumi, que dice:

“Yo no he venido aquí por mi propia voluntad,
y no me puedo ir así.
Quienquiera que me haya traído aquí,
tendrá que llevarme a casa”.

Save

Continúa leyendo: Panamá, paraíso (también) de los deportes acuáticos

Panamá, paraíso (también) de los deportes acuáticos

Redacción TO

Panamá es un paraíso en la tierra y sus aguas son el reflejo de ello, pero todo relax se complementa con un poco de adrenalina, aventura y deporte. Su diversidad natural te invitará a disfrutar al máximo tu tiempo aquí. Imagina cruzar de un océano a otro en un kayak, bucear en aguas turquesas, navegar y revivir las emociones de antiguos marinos, subirte a olas inimaginables, un sueño hecho realidad en en esta isla de la que el entusiasmado escritor John Le Carré, autor del famoso libro de intriga El sastre de Panamá, dijo que “no era el paraíso, sino el cielo”.

Para los amantes de los deportes acuáticos, es el paraíso para el buceo, el surf o, por ejemplo, el kajak. Y es que la isla cuenta con más de mil kilómetros de arrecife, y es hogar de más de 70 especies del coral pedregoso, 350 especies del molusco y las poblaciones de manatí más grandes del mundo.

Así, si estabas buscando una excusa para visitar Panamá, los deportes acuáticos son muy válidos para visitar este país tan diverso. Compilamos siete deportes acuáticos que debes practicar al menos una vez en la vida:

Surf, equilibrio y valor: para los cazadores de olas no es un secreto que Panamá cuenta con una variedad muy interesante de playas para practicar surf con olas de diferentes intensidades
y tamaños, algunas aptas para personas que se están iniciando en este deporte y otras para los más intrépidos con experticia. Bocas del Toro es uno de los lugares más bellos, que se ha convertido en una especie de Meca para los fanáticos de surf en especial las playas de Isla Carenero y Bluf, en la Isla Colón, y Wyzard y Red Frog. Otros puntos para surfistas están situados en la Provincia de Veraguas, las costas de Santa Catalina, famosa a nivel internacional por la calidad de sus olas, con alturas de 4,5 metros de altura y Playa Morillo, de aguas cálidas durante la mayor parte del año, es escenario de competiciones nacionales e internacionales de Surf. Para los más atrevidos en el Pacífico está Playa Cambutal en la provincia de Azuero, con las olas más consistentes que suelen alcanzar 6 metros de altura. Otra opción es Morro Negrito (provincia de Chiriqui) donde podrás quedarte en campamentos especializados en surf.

Panamá, (también) paraíso de los deportes acuáticos 1
Surfista en playa Venao, Panamá. | Foto: Autoridad de Turismo de Panamá (ATP)

Kitesurf, saltos enérgicos: uno de los deportes extremos que no escapa a Panamá, te permite alcanzar altas velocidades sobre el agua ejecutando saltos espectaculares sobre una tabla impulsada por el viento a través de un cometa de tracción, perfecto para practicarlo en las playas de Punta Chame (donde se celebró el Mundial de Kitesurf en 2014) y en esta misma playa encontrarás una escuela para aprender Kitesurf si aún no has tenido la oportunidad de adentrarte en este deporte. Es importante conocer sus principios básicos y recibir instrucciones de personas especializadas con una experiencia comprobada antes de practicarlo. Otros puntos ideales para su práctica son las playas de Las Lajas y Barquetas en las costas del Pacífico.

Panamá, (también) paraíso de los deportes acuáticos 2
Un kitesurfista controla su cometa durante un atardecer en Punta Chame, en las afueras de Ciudad de Panamá. | Foto: Autoridad de Turismo de Panamá (ATP)

Esnorquel y buceo, universo azul: Panamá, bajo sus espectaculares aguas, guarda un mundo marino sin igual y te brinda la oportunidad perfecta tanto para bucear y explorar el mar desde la superficie haciendo esnorquel, ambas actividades son ideales para esas personas que buscan vivir emociones intensas y de otro mundo. Podrás deleitar la vista con la diversidad de sus arrecifes, su fauna acuática, caídas rocosas y una excelente visibilidad de sus aguas con la que no te perderás ni un solo detalle de su ecosistema marino. El archipiélago de las Perlas, la península de Azuero, la isla Coiba, la isla de Contadora y costa del Darién son ideales para practicar estos deportes, pero al ser concurridas por los amantes del buceo es necesario programar las excursiones con antelación.

Panamá, (también) paraíso de los deportes acuáticos 7
Cayo Coral es un destino tropical a veinte minutos de viaje en barco de Isla Colón. | Foto: Autoridad de Turismo de Panamá (ATP)

Pesca deportiva, paciencia vs fuerza: uno de los posibles significados que se le otorgan a Panamá es abundancia de peces y mariposas y para los amantes de la pesca, Panamá es el país ideal porque puedes hacerlo tanto en el Pacífico como en Atlántico y, claro, en agua dulce también. Es el destino por excelencia para la pesca deportiva. Bahía Piñas, también conocida como el santuario del Marlín negro y el pez vela, tiene alrededor de 250 records mundiales de pesca en modalidades inshore y offshore, también es sede del Torneo Presidencial de Centroamérica. Otro punto importante para la pesca es el archipiélago de Las Perlas, la única vía marítima que conduce al Canal de Panamá desde el Océano Pacífico en especial las islas del Rey, San José y Pedro González. Uno de los lugares top para pescadores de agua dulce en Panamá es el Lago Gatún, un lago artificial creado durante la construcción del Canal de Panamá como reservorio principal de agua dulce del país en el que puedes experimentar una batalla con un Peacock Bass o pavón. No te preocupes si necesitas equipamiento: contarás con clubes y marinas especializadas para el alquiler de equipo de pesca necesario para vivir esta gran aventura.

Panamá, (también) paraíso de los deportes acuáticos 3
Ballenas en una playa de Panamá. | Foto: Autoridad de Turismo de Panamá (ATP)

Vela o sailing, lleva tú el control: navegar en Kuna Yala es uno de los grandes placeres que te depara Panamá. Los veleros son sencillos para navegar por lo que podrás aprender lo básico junto a un buen capitán. La temporada ideal para aprender a navegar es de diciembre a abril justo cuando empiezan a soplar los vientos Alisios del noreste. La vela no tiene una edad o nivel de rendimiento específico para practicarla, puede ser desde los 7 años hasta más de 60. El Windsurf también es uno de los reyes en Panamá ya que la vela no se limita al bote.

Panamá, (también) paraíso de los deportes acuáticos 6
Varios barcos de vela en Kuna Yala, Panamá. | Foto: Autoridad de Turismo de Panamá (ATP)

Rafting, adrenalina pura: Panamá no sólo tiene playas espectaculares, cuenta con extensos ríos e impresionantes caídas de agua convirtiéndose en el escenario ideal para que los más aventureros tengan un chute de adrenalina al practicar el descenso de ríos en balsa o rafting. Sin duda una oportunidad única para conocer la belleza de los ríos Chiriqui Viejo, Dolega, Estí, Boquerón, Grande y Majagua de la mano de guías profesionales para practicar este deporte de nivel II, II y hasta V.

Panamá, (también) paraíso de los deportes acuáticos 5
| Foto: Autoridad de Turismo de Panamá (ATP)

Kayak, concentración y resistencia: en el mar te da mucha independencia y es ideal para practicarlo solo o en pareja, Kuna Yala es uno de los sitios ideales para este deporte, las aguas son tranquilas y de tonalidades turquesas espectaculares. Te invadirá una sensación de relax al disfrutar de paisajes de postales que se hacen realidad. Si nunca has hecho kayak también hay oportunidad de tomar un tour en kayak ideal para aprender y no perderte ningún detalle. Si buscas otro tipo de recorrido el Canal de Panamá es una experiencia única, no solo por su magnitud, también por la sus islas y la vida silvestre que podrás contemplar.

Continúa leyendo: Cuando Naciones Unidas dividió Palestina en dos

Cuando Naciones Unidas dividió Palestina en dos

Rodrigo Isasi Arce

Foto: Sebastian Scheiner
AP Photo, File

Hace 70 años, el 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó el Plan de Partición de Palestina, que establecía la división del territorio en dos partes, una para los judíos, a los que otorgó el 55% de la tierra y otra para los árabes, que se quedaron con el 45% restante. La resolución 181 de la ONU derivó en una guerra civil en el territorio del Mandato de Palestina que estalló al día siguiente de la votación del Plan, seguida de la guerra árabe-israelí de 1948 y los sucesivos enfrentamientos entre árabes y judíos que se mantienen hasta la actualidad. La resolución establecía que debían constituirse ambos estados, Israel lo hizo el 14 de mayo de 1948, Palestina, a día de hoy, sigue sin ser un Estado reconocido por muchos países. Los palestinos apenas controlan ya un 22% del territorio.

“La resolución 181 quería solucionar el problema de los judíos en Europa a costa de los palestinos”, asegura a The Objective el embajador de la delegación de Palestina en España, Musa Amer Odeh. “El plan supuso que más de la mitad de los palestinos se convirtieran en refugiados, una limpieza étnica contra el pueblo palestino”.

Desde 1977, la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Resolución 32/40 pidió que se estableciera el 29 de noviembre como Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino. “Nosotros nunca hemos estado en contra de los judíos; el judaísmo, al igual que el islam o el cristianismo, goza de nuestro respeto, somos un pueblo que busca la libertad, la paz y la dignidad, remarca el diplomático palestino. “Nuestro problema no es con los judíos, es con la ocupación de nuestra tierra”.

El problema de los refugiados

Los palestinos guardan en su memoria un día histórico, el 15 de mayo de 1948, y lo han bautizado como el día de la ‘Nakba’ (la catástrofe), en referencia al éxodo palestino y a la declaración de independencia del Estado de Israel. No obstante, muchos de ellos consideran que la ‘Nakba’ se gestó mucho antes. A raíz de la partición del territorio, más de 700.000 palestinos tuvieron que abandonar sus casas y convertirse en refugiados dentro de su propio país o en naciones vecinas como Siria o Líbano. Hoy ya son más de cinco millones los refugiados palestinos que hay en el mundo. Este crecimiento exponencial se debe a que la ONU considera hereditario el estatus de refugiado palestino.

Son muchos los refugiados que conservan la llave y los papeles de su casa, con la esperanza de poder regresar algún día a su hogar. “El pueblo palestino fue expulsado injustamente de su tierra y conservamos nuestras llaves con la esperanza de regresar algún día”, comenta en árabe a The Objective Musa Amer Odeh, sentado en su despacho y bajo la atenta mirada de dos grandes retratos que cuelgan de la pared, uno de Mahmoud Abbas, presidente de Palestina desde 2014, y otro de Yasser Arafat, el primer presidente de la Autoridad Nacional Palestina.

Palestina, un territorio dividido por la ONU
Uno de los campamentos de refugiados árabes en el sector egipcio del sur de Palestina, el 18 de enero de 1949. | Foto: AP Photo

La llave se ha convertido en un símbolo palestino, tanto es así, que en el campo de refugiados de Aida, en Cisjordania y cerca de la ciudad de Belén, la puerta de acceso está adornada con una.

Cuando la ONU dividió Palestina en dos
Un grupo de palestinos se concentran delante de la puerta del campo de refugiados de Aida con motivo del 60 aniversario de la ‘Nakba’. | Foto: Nasser Shiyoukhi/AP Photo

La solución de los dos Estados

La solución de los dos Estados establecida por la ONU se configura como la más acertada para garantizar la paz y la estabilidad en la región, al menos así lo aseguran los expertos.”Tenemos la mano tendida para lograr una paz duradera, hemos aceptado establecer un Estado palestino en menos de una cuarta parte de la Palestina histórica, con una solución justa para los refugiados, basada en el derecho internacional y en las resoluciones de la ONU“, asegura el diplomático palestino residente en Madrid. “Nuestro ofrecimiento no ha encontrado una respuesta coherente en el Gobierno israelí, que sigue con su política de judaizar el territorio palestino, de construir más asentamientos y reprimir al pueblo palestino en su tierra”.

Cuando la ONU dividió Palestina en dos 1
Un colono judío sostiene una bandera israelí mientras mira a un joven palestino agitando una bandera palestina en la ciudad cisjordana de Hebrón. | Foto: Eyal Warshavsky/AP Photo

En este sentido, el representante de Palestina en España nos asegura que han negociado con la parte israelí desde la conferencia de Madrid de 1991 hasta hoy, pero que no han conseguido nada a cambio, solo “más asentamientos, más colonias, más destrucción de viviendas y miles de presos palestinos, entre ellos niños“.

El papel de la comunidad internacional

Organizaciones internacionales como Human Rights Watch o Amnistía Internacional –apoyadas por un sector de la sociedad civil israelí– han denunciado violaciones de los Derechos Humanos por parte de Israel. Según un estudio del Instituto de Investigaciones Aplicadas de Jerusalén, además, el Estado judío está impidiendo el desarrollo de los territorios ocupados.

“La Comunidad Internacional debe ver las injusticias que se se cometen en Israel y solucionar este conflicto de una vez por todas”, señala Amer Odeh. “Israel presume de ser la única nación democrática de Oriente Próximo, pero, ¿cómo puede ser  un país democrático si mantiene una política racista de apartheid con los palestinos?”.

Cuando la ONU dividió Palestina en dos 3
Una mujer palestina sostiene un letrero durante los enfrentamientos con las tropas israelíes, en la aldea cisjordana de Kofr Qadom, cerca de la ciudad cisjordana de Nablus el 3 de noviembre de 2017. | Foto: Mohamad Torokman/Reuters

“Hace más de 2.000 años Jesús ya predicó en esta tierra un mensaje de paz, justicia y amor, nosotros queremos la ayuda de la comunidad internacional para lograr estos tres principios nobles en Palestina, en los países vecinos y en todas las naciones. El mundo no necesita guerra, no necesita sangre; necesita paz y justicia“, sentencia el diplomático palestino en un correcto español con un marcado acento árabe.

Precisamente, el 6 de noviembre, el presidente de Israel, Reuvén Rivlin, visitó España y se reunió con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el rey de España, Felipe VI, que le recibieron con el protocolo que corresponde a cualquier visita de Estado. Apenas dos semanas después, el 20 de noviembre, el presidente de Palestina, Mahmoud Abbas, hizo lo propio y viajo a Madrid donde también mantuvo un encuentro con los mandatarios españoles, y aunque le recibieron con todos los honores posibles,  no se trató de una visita de Estado, ya que España es uno de los países que no reconoce oficialmente a Palestina como un estado independiente.

Fatah y Hamás, ¿un frente unido?

En la búsqueda de una solución pacífica y la creación de los dos Estados, los palestinos se enfrentan a otro gran problema interno, la histórica división entre Fatah, de corte laico y progresista, y Hamás, islamista y más conservador. “Nosotros trabajamos por la unidad de nuestro pueblo, pero eso no significa que haya discrepancias políticas entre nosotros y Hamás, es algo natural”, dice Musa Amer Odeh.

Cuando la ONU dividió Palestina en dos 2
Soldados israelíes pasan junto a neumáticos en llamas bajo un mural del difunto líder palestino Yasser Arafat, en el puesto de control de Qalandia entre Ramallah y Jerusalén. | Foto: Majdi Mohammed/AP Photo

Tanta es la discrepancia entre ambos partidos que en 2007 Hamás expulsó a las fuerzas leales a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) de la Franja de Gaza. No obstante, representantes de ambas facciones se reunieron el 12 de octubre en El Cairo, y llegaron al acuerdo de celebrar elecciones en 2018. “Quien gane en los comicios tendrá la responsabilidad de llevar al pueblo palestino en su proyecto político, comprometido con la política de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), que es el único y legítimo representante del pueblo palestino”.

“Queremos acabar con esta división interna para poder afrontar la política de ocupación israelí que estamos sufriendo, y para lograr todos juntos un Estado palestino soberano, independiente y moderno“, culmina el embajador de Palestina en España.

Continúa leyendo: Las malas hostias caen El Jueves

Las malas hostias caen El Jueves

Andrea Daza

Foto: Andrea Daza
The Objective

Poca broma. El Ministerio de Interior abre un apartado en su web para denunciar delitos de odio en Catalunya. Se puede descargar en español, inglés, francés, rumano y árabe; pero no en catalán. Dos humoristas rusos se hacen pasar por letones y le juegan una broma telefónica a la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. Y dos revistas humorísticas, El Jueves y Mongolia, se presentan ante la ley del mal humor del Estado español: los primeros, acusados de odiar a la Policía. Los segundos, de ridiculizar a un torero. Algo huele mal en España.

Las malas hostias caen El Jueves 16
Joan Ferrús y Modgi, en la redacción de El Jueves | Foto: Andrea Daza / TheObjective

El investigado tiene de foto de perfil a una niña pija llamada Piluca de la Berza. Su abogado, vive peligrosamente —al menos así lo declara en su estado de Whatsapp— y, en lugar de su cara —de abogado—, lleva una foto del Capitán Haddock, el sarcástico contrapeso de Tintín, con quien tiene un parecido más que razonable. No dejo de pensar en que hay algo absurdo en el intercambio de mensajes —absolutamente serios— con esta gente: sus fotos de perfil, sus estados —Coetáneo Veloso, pone el investigado—  y la injuria y el odio del que se les acusa. Al salir del juzgado 20 de instrucción de Barcelona, Guille Martínez-Vela, director de la revista satírica El Jueves, tuiteó: “Ya he prestado declaración. Seguimos”. El abogado Jordi Plana, dijo: “Estamos en el año 76” —Franco ha muerto— “y tenemos que explicar los chistes”.

Este caso, el de la denuncia de la Unidad de Investigación Tecnológica de la Dirección General de la Policía contra una noticia falsa publicada en la sección de noticias falsas de la versión digital de El Jueves, terminó de afinar el cuadro médico de la democracia española: el paciente sufre de mal humor. Y empezaron a caer las hostias. Bueno, algunas ya caían, como a Dani Mateo y a El Gran Wyoming que, después de bromear sobre el tamaño de la cruz del Valle de los Caídos, —“el triple de lo que mide la torre de Pisa”, dijeron en antena—, fueron acusados de un delito contra los sentimientos religiosos. Aquello de que “Franco quería que esa cruz se viera de lejos (…) porque quien va a querer ver esa mierda de cerca”, puso de muy mala hostia a los querellantes, la Asociación en Defensa del Valle de los Caídos. Dos días antes de que a Guille Martínez-Vela le tocase declarar en la Ciutat de la Justícia, la causa contra El Intermedio entró en archivo: “Espero que lo vuestro se quede en nada”, tuiteó solidario Mateo, “porque nos merecemos poder decir todas las chorradas que queramos”. Puede que sí, pero va a ser que no.

A la Audiencia Nacional llegó el caso de la tuitera Cassandra Vera, condenada a un año de prisión y 7 de inhabilitación por trece tuits, publicados entre 2013 y 2016 —no, no era un hilo— sobre el asesinato del almirante Luis Carrero Blanco que, en los estertores de la dictadura, luego de ser la mano derecha de Franco, le sucedió en la Jefatura del Gobierno, hasta que ETA lo puso a volar por los aires. A Vera la acusaron de “humillación a las víctimas y enaltecimiento del terrorismo”. De hecho, en uno de los tuits, se preguntaba: “¿Ya no puedo hacer chistes de Carrero Blanco?”. A la familia del almirante le parece de mal gusto, pero no como para pedir cárcel por ello. Un caso similar —y similarmente mediático al de Vera— fue el de los dos titiriteros que acabaron en prisión, acusados de enaltecimiento al terrorismo y de delitos de odio, finalmente absueltos. Un año después, reestrenaron la obra de la discordia “La Bruja y Don Cristóbal”, en un acto donde participó el rapero César Strawberry, condenado a un año de prisión por seis tuits que hizo entre 2013 y 2014 —Carrero Blanco representing, por supuesto—, etc, etc. El patrón parece claro.

Las malas hostias caen El Jueves 3
Guille Martínez-Vela, director de El Jueves | Foto:  Andrea Daza / TheObjective

Quien sí que rompió el molde fue el ex torero, José Ortega Cano, al sentirse ridiculizado por un fotomontaje que hizo la revista Mongolia, donde vestido de marciano y sosteniendo un cartel que decía “¡Antes riojanos que murcianos!”, promocionaba un evento de la revista —El Musical— en la ciudad de Cartagena, donde el diestro es genio y figura. El juicio comenzó el 15 de noviembre y tanto las disculpas, como la pasta que pide Ortega —40.000 euros— pondría al equipo de la revista contra las cuerdas. Desde Madrid, Edu Galán, uno de los artífices del proyecto y citado a comparecer en calidad de testigo, es pesimista con el desenlace: “En principio, no parece que vaya a ser bueno. Como decimos en nuestro comunicado: ‘Al salir de la sala, pudimos confirmar que ni la sensación, ni el tinte de Ortega Cano, son buenos. Esperamos equivocarnos, pero nos pareció que la jueza no entendió la sátira sobre el matador”. En verdad, parece que nadie está entendiendo nada.

—¿Es el enemigo? ¡Que se ponga!

El jueves 9 de noviembre, el mismo día que Guille Martínez-Vela salió del juzgado, empezó a circular el manifiesto #HumorAmenazado que, firmado por más de un centenar de humoristas gráficos, tuvo gran difusión en las redes sociales —trending topic incluido: “Judicializar el humor no es cosa menor, eso lo sabía muy bien el gran viñetista y humorista Gila, encarcelado por republicano y multado por su trabajo bajo la censura del dictador Franco”.

Las malas hostias caen El Jueves 11
Portada de uno de los números más recientes de El Jueves | Imagen: El Jueves

Un pequeño grupo de los “abajo firmantes” ya se conocía, después de intentar rebautizar la calle del General Yagüe de Madrid como la calle Humor de Gila. Desde el verano pasado, la vecina Estrella Caso se puso en marcha y buscó que un grupo de humoristas gráficos la apoyara para conseguir que la solicitud llegase al pleno. Era, decía, una deuda de memoria histórica, sobre todo al descubrir que, por poco, las tropas de Yagüe fusilaban a Gila, en 1938. De momento, el pleno de la Junta de Chamberí ha aprobado instalar, en la calle Zurbano —donde se crió Gila—, una placa conmemorativa. Y ya está. Pero, del grupo que reunió Caso quedó una web y la red de contactos que se activó, ante los despidos de los viñetistas Ferran Martín, del digital Republica.com y Eneko Las Heras, de 20Minutos: “Cuando me echaron, y a Eneko, que también lo despidieron, comentamos que había este tema y que afectaba a otros dibujantes y bueno, quisimos hacer un toque de atención”. Así, listaron los inesperados despidos de varios viñetistas, las denuncias contra El Jueves y Mongolia, el antecedente de Wyoming y Mateo, los titiriteros, etc, etc, hasta concluir que: “En una democracia sana es síntoma preocupante que viñetas, tuits, gags o artículos satíricos indignen con tanta facilidad al poder, resultando muy llamativo que se tome la broma tan en serio”.

El mecanismo primigenio del humor está en la transgresión —dice Jaume Capdevila, mejor conocido como Kap. “El humor aparece cuando hay una transgresión en una cosa que te esperas que sea de una manera, y de repente, pam, es de otra”. Como la democracia. O, al menos, como la democracia en la actualidad: “En Estados Unidos es más difícil hacer humor que antes”, dice Martín, “en Francia también, mira el caso de Charlie Hebdo. Esto se suma un poco al tema de las libertades que hay en el mundo”. No sólo en España la democracia parece un mal chiste.

Las malas hostias caen El Jueves 1
Joan Ferrús en los juzgados | Imagen vía: Andrea Daza Tapia / TheObjective

Mecanismos del humor

El jueves 16 de noviembre, a las 12 de la noche, la hostia le cayó al subdirector Joan Ferrús, autor intelectual del presunto crimen en cuestión. El caso ya ha trascendido lo suficiente (o no), pero por si acaso, el jueves 5 de octubre, en la sección Las News de la versión digital de la revista, publicaron el impagable titular: “La continua presencia de antidisturbios acaba con las reservas de cocaína en Cataluña”. Subtítulo: “Los cárteles colombianos han advertido que son incapaces de abastecer tanta demanda”.

—Es la primera vez que piso un juzgado —dijo Ferrús, al terminar la instrucción.

Y le impuso, sí. Pero una vez dentro, menos de lo que pensaba: “Quieras que no, siempre tener que explicarle a una persona qué es el humor y cuáles son sus mecanismos, y cómo se debe leer un chiste, impresiona y da un poco de respeto. Pero bueno, aproveché la oportunidad e hice tarea didáctica. Espero que haga servicio”.

Las malas hostias caen El Jueves 5
El famoso titular por el que debieron presentarse en los juzgados | Foto: Andrea Daza / TheObjective

Lo siguiente es que la defensa pida el archivo. Ya ha venido el director de la revista. Ya ha venido el autor del chiste, quien ha ratificado la declaración del director de la revista. Ya Ferrús ha reconocido que la idea fue suya, ya le han preguntado cómo se le ha ocurrido, y ya ha dicho que leyendo la prensa —la otra, la seria—, donde el teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Asens, había ofrecido declaraciones que apuntaban en ese sentido: la evidencia de consumo de estupefacientes por algunos oficiales de la policía, para explicar las hostias del 1º de octubre, cuando las fuerzas del orden trataron de impedir un referéndum que no podía tener lugar en Cataluña y, que sin lugar a dudas, tuvo lugar. “Creo que hemos ido a declarar, tanto yo como el Guille, un poco en una estrategia de intimidación para evitar que se publiquen ciertas cosas”, dijo Ferrús. “Cualquier persona puede ver que todos los chistes que publicamos en El Jueves, no tienen una voluntad informativa y que están hechos a partir de recoger cierto estado de opinión que aprovechamos y tensamos, usando la hipérbole, que en este caso es un mecanismo humorístico del humor”.

No tengo nada más que añadir, su señoría.

Las malas hostias caen El Jueves 9
Anthony Garner viñetista de El Jueves | Foto: Andrea Daza / The The Objective

¡Amordázame,  Corcuera!

Anthony Garner llegó a Barcelona hace más de veinte años, más o menos el mismo tiempo que tiene dibujando de forma profesional. Es de un pequeño pueblo cerca de Reading, cerca de Londres, cerca de Inglaterra, cerca de Europa después del Brexit. Viñetista del diario ARA, desde hace pocas semanas colabora con El Jueves. Empezó garabateando en las Ramblas de Barcelona y ahora, a este inglés catalanizado, le cuesta creer todo lo que está pasando en 2017. Y enumera los casos antes descritos. Queda claro que firmó el manifiesto #HumorAmenazado: “Hay un gran miedo al sentido del humor en este país”, dice en su estudio, donde trabaja bajo el influjo de Ralph Steadman y Gerald ScarfeAnother Brick In The Wall— por mencionar dos referentes de su tierra.

“En general, escuchando los comentarios sobre El Jueves”, dice, “hay un gran miedo por parte de las autoridades. Es como si fueran un gran enemigo”. Un enemigo de papel, que combate ideas ante soldados de plomo —escribo en sentido figurado, su señoría. “El papel del humor gráfico es hacer pensar a la gente”, dice Garner. “Ese es el problema…”. Pensar. “Me parece increíble que el gobierno central enviara a la policía a machacar a la gente a porrazos”, dice Ant, como firma su trabajo. “Hacen un chiste sobre eso, y para ellos es eso, y no lo otro, lo ofensivo. Una policía que parecían gorilas, psicópatas”. Y me preocupo por si eso de gorilas y psicópatas, le traerá problemas a Ant. Su señoría, que dijo que se parecen, no que lo sean. El dibujante ha utilizado una figura retórica conocida como símil o comparación.

Las malas hostias caen El Jueves 7
Redacción de El Jueves en los ochenta | Imagen: Archivo El Jueves

Y ahora, procede con una distopía, o procedo yo: “Me parece una demostración de que el propio país está en marcha atrás, acercándonos a los años 40, a los años 30, de fascismo, reprimiendo mucho a la sociedad”. Ya lo había dicho el Capitán Haddock: “Estamos en el año 76” —Charles Manson ha muerto— y no hay nada más aburrido que explicar un chiste con el remate de una querella judicial. Acaso por eso, el 17 de noviembre, El Jueves publicó otra noticia relacionada (o no) con la del presunto crimen en cuestión: “La continua presencia de antidisturbios acaba con las reservas de caramelos en Cataluña”. Subtítulo: “Las fábricas de golosinas han advertido que son incapaces de abastecer tanta demanda”. Lástima que todo sea falso, lástima que la querella sea verdad. Ferran Martín se inquieta con la sucesión de casos, porque no deja ser inquietante que España pueda incluirse, por méritos propios, en una galería de humoristas perseguidos por hacer su trabajo.

“Ahora, parece que todo se engloba bajo la figura de delito de odio”, dice Martín, quien participa en el pool de viñetistas d’Els Matins de TV3. “Todo eso viene de la ley Mordaza”. Una ley que entró en vigor en mayo del año pasado, aprobada en el Congreso de los Diputados sólo con votos del Partido Popular: peor conocida como Ley de Seguridad Ciudadana. Multas administrativas en lugar de faltas, restricciones al derecho de manifestación. Democratización del miedo. “Lo que más me preocupa es que no hay ningún tipo de propuesta positiva o sólida”, dice Garner. “Se me ocurren mil chistes que hacer gracias a esta situación”. Y pienso que es mejor que no. Que piense antes de trazar alguna línea en vano: “Creo que es un error pensar en límites. No hay límites. El humor gráfico y el humor en general es una forma de expresión y de libertad”.

Las malas hostias caen El Jueves 6
Primer número de El Jueves | Imagen: Archivo El Jueves

A la salida del juzgado, Jordi Plana recuerda que, en el caso de El Jueves, estamos hablando de injurias y odio. El primero implica una pena económica y el segundo, puede ser una pena, no sólo económica sino también de privación de libertad. Y si estamos en el pasado o de regreso al futuro, Plana saca pecho con su jurisprudencia del mal humor: “Yo llevé el Por Favor, Muchas Gracias”. La primera, como escribe Jaume Capdevila en Història del Periodisme de Catalunya fue una de las grandes publicaciones satíricas de la Transición (1974-1978), impulsada por Jaume Perich y Manuel Vásquez Montalbán: “Por Favor es elegantemente contestataria, sutilmente subversiva, irónicamente discordante. Seguramente por eso también fue castigada con denuncias, multas y dos suspensiones, que intentó evitar confeccionando una nueva revista con la cabecera de Muchas Gracias”. No hay de qué.

“Defendí a Álvarez Solís”, dice todo orgulloso el Capitán Haddock, acusado en 1978 de un “delito de injurias graves” al publicar en la revista Interviú un reportaje sobre las relaciones de poder económico, social y político del senador de Alianza Popular Abel Matute. Y, en 1980, “de un supuesto delito de escándalo público (…) al permitir la publicación de unas fotos de Romy Schneider”, desnuda, claro está, en Interviú.

Hace muchos años, por aquella época, un magistrado le dijo, todo serio: “Explíquenos el chiste”. Y Plana, cejudo, le respondió: “No, señoría, los chistes se cuentan. Si hay que explicarlos, mal asunto”. Corrían los setenta: “Quiero decir, que da un poco la sensación de que volvemos atrás”. Le pregunto sobre el efecto de la Ley Mordaza en el estado general de las cosas, y suelta: “Antes de la Ley Mordaza hubo una Ley Corcuera. Que no es de hoy”. Mejor conocida como la ley de “Patada en la puerta”, esta iniciativa del ministro de Interior socialista José Luis Corcuera, derogó la ley franquista de Orden Público, pero no por ello fue menos polémica y, acabó siendo declarada inconstitucional a principios de los noventa. “Estamos donde estábamos”, dice Plana. Y todos nos quedamos tan panchos.

Spain no es Francia

En Cataluña, cuando algo está muy atravesado, se dice que está siempre en medio, como el jueves. Y, de hecho, esta fue la intención de la publicación que ha liderado la prensa satírica española desde que nació el 27 de mayo de 1977. “El Jueves nació como un punto medio entre dos revistas de la Transición: El Papus y Por Favor”, explica Kap, dibujante satírico e historiador de su sector. La primera, que sufrió un atentado en su redacción en junio del 77, era muy destripada y buscaba siempre la provocación. La segunda, más intelectual, se dirigía a unas élites, con un humor muy irónico y sutil, que apelaba antes a referentes literarios, que a los bajos instintos.

Las malas hostias caen El Jueves 15
Jaume Capdevilla, mejor conocido como Kap | Foto cortesía Kap

El Jueves, qué duda cabe, se inspiró en el Charlie Hebdo originario: “No este Charlie Hebdo”, apunta Kap, “sino el Charlie Hebdo anterior”, el que nació del Mayo del 68, el contestatario, el revolucionario, un Charlie Hebdo que inspiraría a muchas publicaciones en el mundo, incluso a la misma cabecera que recuperaría el nombre a principios de los noventa. Su filosofía, a la cual han jurado fidelidad, busca la provocación por la provocación, como apunta Kap. Buscan que su humor tenga una reacción: “Ese es su éxito. Todo el humor, toda la crítica política, toda la crítica social, en el fondo, debe tener también esta pretensión de que no te deje indiferente. Lo que pasa es que los mecanismos de Charlie Hebdo son realmente extremos”. Y a pesar de los atentados, y de las muertes que han sufrido, la geolocalización es importante: “Porque la sociedad francesa tiene unos valores democráticos totalmente consolidados, unos valores muy claros de Estado laico, de sociedad democrática. Una sociedad, política y socialmente muy consolidada. Por tanto, sus lectores también son más maduros y son capaces de entender perfectamente ese tipo de humor”.

Sin embargo, la provocación no es el único motor que mueve a El Jueves. También convive con la crítica: “Hay temas de corrupción política española, cosas que aparecen en El Jueves, que no aparecen en prensa escrita de papel, que circule en los kioscos, en los grandes diarios. Por lo cual, no es solamente destriparlo todo y trincharlo todo. Sino, crear una cierta conciencia social”.

Las malas hostias caen El Jueves 4
Una de las portadas de la Revista Mongolia | Imagen: Revista Mongolia

El referente francés de Mongolia sería el semanario satírico Le Canard Enchaîné. Al menos, según Le Figaró. “En el nacimiento de Mongolia no hay epopeyas”, escribió Sandra Lafuente para la revista Gatopardo: “Es la historia de un grupo de amigos o de amigos de amigos, todos vinculados con la música, el periodismo, el diseño, los cómics, los fanzines o el derecho”. No es hija de la Transición, pero quizás pueda reclamar la paternidad a su crisis: “Nació en un país en el que las deudas hipotecarias impagadas producen unos quinientos desalojos diarios y en el que varios se suicidan cuando llega la comisión judicial. Desempleo de 26%, pobreza de 21%, niños que se alimentan en los comedores sociales. Ya no hay prosperidad que disimule la corrupción política ni los manejos indebidos de dinero, que rozan hasta a la hija menor de los reyes, la infanta Cristina. La bonanza duró diez o quince años. España fue el norte entonces y ahora vuelve a ser el sur”. Ay.

Y aunque lo peor de esa crisis ya pasó, Edu Galán asegura que seguimos en la mierda: “Es que tenemos un Gobierno que está muy acostumbrado al autoritarismo y al uso de los mecanismos del Estado en su propio beneficio, tanto de forma legal, alegal como la ilegal”. No es un buen momento. “Yo vi a familias con discapacitados yendo a mítines de Rajoy en Valencia, cuando tendrían que escupirle. Un patriota que lo es para los que pagan: menuda basura. La derecha siempre ha querido la alabanza continua ante su ‘ordeno y mando’, de ahí la gran caterva de chupapollas que podemos ver, en su plena evidencia audiovisual, en los puestos directivos de TVE. ¡Cómo serán los que no vemos, en sus puestos grises y de mucho más poder!”.

Damas y caballeros, con ustedes, un humorista de mala hostia.

“Evidentemente, esto se ha exacerbado con el problema del que son corresponsables: la independencia de Cataluña. Tratan de callar al disidente con medidas represivas y con sus trapos. A la sátira, en tiempos convulsos, siempre se le dice ‘este no es el momento: pónganse serios’. ¡Pero si es todo una puta broma, una estafa que pagarán las clases bajas y medias! ¿Por qué no íbamos a reírnos si vamos a pagar?”.

Las malas hostias caen El Jueves 13
Portada secuestrada de El Jueves en 2007 | Imagen: El Jueves

Desde Barcelona y Madrid, El Jueves y Mongolia compiten por el pastel de la sátira y comparten los males de la indigestión. Lafuente decía en su nota que, a la revista El Jueves “le pasó, en julio de 2007, algo que a Mongolia aún no: un juez ordenó el secuestro de una edición con una caricatura en la portada en la que los príncipes de Asturias, Felipe y Letizia, aparecen teniendo sexo mientras él le dice: ‘¿Te das cuenta? Si te quedas preñada… eso va a ser lo más parecido a trabajar que he hecho en mi vida”. El periodista Pere Rusiñol decía entonces que tenían la voluntad “de hacer ruido, pero somos un medio pequeño, humilde, nadie nos quiere engordar porque nos hemos metido con pocos, somos muy periféricos desde el punto de vista oficial. Nadie se querella para no engordarte, nadie habla de ti porque están cabreados”.

—¿Qué ha cambiado? —le pregunto a Galán.

—Que a El Jueves le denuncia Casa Real y la Policía Nacional y, a nosotros, Ortega Cano. (Aparte de ese pequeño detalle) Seguimos siendo periféricos desde el punto de vista oficial, ¿no te parece?

En el Verkami que han hecho para afrentar los costos del juicio, dicen: “No podemos pactar con el que nos cita con la espada: si reconocemos que debíamos haber pedido permiso a Ortega Cano (un personaje público, asiduo de las revistas del corazón) para satirizarle, entonces no podríamos ni siquiera hacer nunca más Mongolia: no existiría margen en España para un proyecto satírico como el nuestro. En pleno jaleo con Cataluña, España se arriesga ahora a perder Mongolia”.

Las malas hostias caen El Jueves 14
Redacción de El Jueves | Foto: Andrea Daza / The Objective

Para Modgi, guionista y coordinador web de El Jueves —suerte de sidekick de Ferrús, al momento de generar chistes o contenidos digitales—, el mejor día de la semana es el miércoles. El lunes cierran, el martes descansan y en el tercer día, cuando una nueva edición sale a la calle, se encierran finalmente a pensar chistes y paridas, en serio. Desde diciembre de 2006, cuando el Grupo RBA compró El Jueves y trasladó su redacción al edificio de la Diagonal, un equipo reducido hace el milagro semanal del papel y alimenta la maquila diaria de la web, con el apoyo de una red de colaboradores externos. Todavía no saben si tendrán que abrir la hucha, pero están seguros de que al menos hay un día de la semana que no están dispuestos a perder.

Continúa leyendo: Turismo de sequía, el resurgir de los pueblos ahogados

Turismo de sequía, el resurgir de los pueblos ahogados

Lidia Ramírez

Foto: Wikipedia

España es la primera potencia europea y quinta mundial (por detrás de China, Estados Unidos, Japón e India) en pantanos y presas. Según datos oficiales, nuestro país cuenta con 1.300 pantanos, 515 construidos durante el franquismo. Una larga lista de grandes infraestructuras que en su día anegaron completamente de agua a cientos de pueblos y aldeas y que durante varias décadas ocultaron verdaderas reliquias.

Sin embargo, con cuatro años consecutivos de escasas precipitaciones el nivel de los embalses se encuentra al 43% de su capacidad cuando lo habitual en estas fechas es que estén en torno al 60%. Así, la disminución del agua es tal que en muchos lugares están quedando al descubierto las ruinas de algunos de estos pueblos y restos arqueológicos importantes. Ejemplo de ello es el municipio gallego de Portomarín, situado en la provincia de Lugo. En 1962 sus casas, plazas y calles quedaron sumergidas y sus habitantes trasladados al vecino Monte do Cristo, donde reconstruyeron algunos de los edificios más importantes y que fueron trasladados “piedra a piedra” de un lugar a otro.

Turismo de sequía, el resurgir de los pueblos ahogados 1
Portomarín inundado. 23/01/1963 | Fotografía cedida por el Ayuntamiento de Portomarín.

Ahora el viejo Potomarín está resurgiendo de las aguas dejando insólitas imágenes y convirtiéndose en un reclamo turístico como nunca antes había experimentado la localidad. “Los fines de semana los restaurantes están desbordados, nos cuentan que ponen entre 600 y 700 comidas”, señalan a The Objective desde el Ayuntamiento gallego, que aseguran que el turismo ha aumentado un 80% tras el resurgir del antiguo Potomarín.

Una publicación compartida de Javier Moreda (@j.moreda) el

Situación similar está experimentado el municipio riojano de Mansilla de la Sierra (foto principal). Enclavado en la comarca del Alto Najerilla, en 1960, “con el agua por los tobillos, los habitantes del Viejo Mansilla abandonaron, atropelladamente sus casas, para ir a un nuevo pueblo, donde aun no había luz eléctrica, las calles no estaban terminadas de asfaltar, y no existía un solo pajar donde cobijar el ganado”, cuenta la web del Ayuntamiento. Hoy, con el embalse más bajo que nunca, apenas al 14,7% de su capacidad, la escasez de lluvia y las altas temperaturas han sacado a relucir estas antiguas reliquias que tanta nostalgia y recuerdos traen a sus antiguos habitantes que ahora pueden pasear por su antiguas calles empedradas con emoción.

Era 1972 cuando los vecinos del malagueño pueblo de Peñarrubia fueron desalojados no sólo de sus viviendas sino también de su pueblo. Franco había autorizado la construcción del embalse de Guadalteba. Las casas del municipio fueron derruidas para evitar las reocupación de las mismas, quedando sólo en pie la iglesia, el colegio y el cuartel de la Guardia Civil, que fueron usados por la Confederación Hidrográfica del Sur. Según informan medios locales, los últimos en abandonar el barco fueron un empleado de Correos, dos funcionarios municipales y la pareja de la Guardia Civil, que asistieron al naufragio hasta el final, “y escaparon con el agua en los talones”. Posteriormente se procedió a la inundación del pueblo. La mayoría de los vecinos, que rondaban los 1.800, se mudaron a la barriada de Santa Rosalía en la capital malagueña.

Ahora, con todo seco, algunos de esos vecinos volvieron en octubre para celebrar la romería de la Virgen del Rosario e inaugurar la ermita.

Turismo de sequía, el resurgir de los pueblos ahogados 2
Vista general de las ruinas de la ermita de Peñarrubia. | Foto: Diputación de Málaga

En 1962, el poblado de San Romano de Saude, en Barcelona, fue engullido por las aguas cuando se construyó el embalse de Sau. Sus masías, su puente romano y su iglesia quedaron totalmente sumergidos. Con 165,3 hectómetros cúbicos de capacidad, la iglesia de San Romano de Sau queda al descubierto mostrando imponente su campanario en época de sequía. De esta forma, el legado arquitectónico y cultural de la zona merece especial atención haciendo del lugar una interesante visita.

TOP