Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Pedro Duque: "La ingravidez es una sensación que da mucha paz"

Rodrigo Isasi Arce

Foto: ESA

Si hay una profesión difícil de alcanzar, y con la que muchos hemos soñado cuando éramos pequeños, es la de astronauta. Tan solo un español ha logrado serlo en la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés). Se trata de Pedro Duque, el astronauta que ha estado dos veces en el espacio. The Objective ha hablado con él para conocer más sobre cómo es estar en el espacio y vivir en la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés).

Nacido el 14 de marzo de 1963 en Madrid, este ingeniero aeronáutico de profesión voló por primera vez como especialista de misión en el transbordador espacial Descubrimiento de la misión STS-95 del 29 de octubre al 7 de noviembre de 1998. Durante nueve días se dedicó a la investigación en condiciones de ingravidez y al estudio del Sol. Su segundo vuelo se produjo cinco años después, en 2003, cuando participó en la misión Cervantes durante 10 días, en la Estación Espacial Internacional.

Entrevista Pedro Duque 2
Duque en una de sus misiones espaciales en la ISS | Foto: ESA

¿Siempre has querido ser astronauta?

Cuando éramos pequeños, en general, vimos en las teles de blanco y negro el alunizaje y por supuesto, todos queríamos ser astronautas ese día. Yo pertenezco a una generación en la que la exploración espacial ha sido algo que se ha visto mucho y que llamaba mucho la atención. Obviamente, los españoles no podían ser astronautas hasta que hubo un desarrollo del país, pero en principio, cuando era pequeñito, sí que quería ser astronauta.

¿Cómo describirías la ingravidez en el Espacio? 

La ingravidez es una sensación que da mucha paz, pero no solo eso, también el hecho de estar en una nave espacial. Son varias cosas juntas. En la ISS estás un poco aislado, flotando, nada te aprieta, ningún músculo está tenso y luego también los motores están apagados, por lo que el silencio es mayor que el que hay en un avión durante el vuelo, por ejemplo. Todo eso junto, te da una sensación muy placentera de paz, si no tienes agobio en el trabajo, claro.

“La primera vez que abrimos la compuerta del Soyuz, no funcionaba el detector de presión”

¿Cuál es el mejor momento en el espacio?

Siempre los primeros días. Quizá el momento en el que abres la compuerta de la pequeña espacial, en la cual has estado 48 horas, y entras en la ISS. Siempre has soñado con ver y llegar a la ISS, y experimentar allí. En ese momento es cuando ves que has conseguido algo en tu vida.

¿Y el peor momento?

Lo peor es que vas con un motivo de trabajo, que allí tienes un planning que tienes que cumplir, que hay unas responsabilidades, que hay que estar atento a las cosas y, por tanto, las sensaciones de disfrute son totalmente pequeños momentos que uno tiene ahí arriba. Sería mucho mejor, por supuesto, ir a la ISS de viaje de placer, simplemente a mirar, a experimentar la ingravidez, a hacer fotos de la Tierra, a mirar la galaxia, etc…

¿Alguna vez has sentido miedo en el espacio?

No he sentido miedo, pero sí algún pequeño susto, porque estar en un ambiente tan hostil como el espacio, hace que estés siempre en el límite de lo que es posible, técnicamente, y un fallo podría dar al traste con todo, incluido con tu vida. Para abordar esto tenemos una preparación muy exhaustiva, exactamente nos explican todo lo que puede pasar, las sensaciones que quizás tengamos, todas las respuestas de las máquinas, etc… Cuando algo sale diferente, al menos tienes un pequeño sobresalto. Nosotros tuvimos solo pequeños sobresaltos, pero hay otros astronautas que tienen sustos mayores, como incendios en la ISS, colisiones entre naves espaciales y la ISS.

Recuerdo que la primera vez que tuvimos que abrir la compuerta del módulo Soyuz, estaba estropeado el detector de la presión y no sabíamos mucho si en el otro lado de la compuerta había presión o no, no sabíamos si la compuerta nos iba a aplastar. Lo que hicimos fue calcular cuál podría ser la presión existente, en base a la presión que había en el módulo y a las diferentes temperaturas, así como otros factores, y llegamos a la conclusión de que podríamos sujetar la puerta entre dos, así que procedimos a abrirlas.

¿Cómo es el día a día en la ISS?

No es nada corriente ni normal, es un poco como estar en cualquier laboratorio en el que vas a vivir y trabajar, que hay bien pocos en el mundo. Se parece un poco a la vida que hacen los que están en las estaciones de la Antártida, de las cuales no se puede salir en unos cuantos meses. Como en la ISS se está para hacer ciencia, hay un planning que hay que cumplir durante todo el día. Sí es verdad que las actividades normales de una persona se tarda más en hacerlas, porque hacer las cosas en ingravidez cuesta. El día a día es hacer lo que te han planificado de ciencia, reparar las cosas que se te van rompiendo, cambiando repuestos, hacer la comida y asearte, y ya casi casi comenzar el día siguiente. También hay momentos de ocio, ya que en principio se tiene el domingo libre y la gente se dedica a mirar mucho por la ventana, experimentar la ingravidez, hacer buenas fotos, tuitear cosas interesantes, hablar con la familia por videoconferencia.

“La ISS no es el lugar adecuado para acoger los viajes turísticos o de ocio, es un laboratorio”

¿Y la comida?

Se trata de que la comida en la Estación se parezca lo máximo posible a la de la Tierra, que sea normal. Sí es cierto que hay comida que está deshidratada, que no parece la misma que la de la Tierra, pero que una vez que le añades agua pues tiene cierta similitud, como una tortilla francesa o unos espaguetis. También hay latas que puedes abrir y bueno, es como si estuvieras en un camping. Se trata de tener una alimentación suficientemente correcta y que además tenga, un poco, sabores normales.

Entrevista Pedro Duque 1
Duque “jugando” en la ISS con varios paquetes de comida | Foto: ESA

¿Qué hay de cierto en que hay una pistola en la ISS?

En verdad se encuentra dentro del paquete de supervivencia de la nave Soyuz. En caso de que caigas en medio de Siberia, o sabe Dios dónde, existe una pistola – hasta 2006 una TP-82 y posteriormente una Makarov semiautomática – capaz de disparar bengalas y balas, pensada para usarse en casos de emergencia. Cuando se despega, puede pasar que el cohete falle y la Soyuz caiga en la estepa siberiana, y no sería raro que un oso te encontrara, por lo que en ese caso la pistola podría ser útil. La pistola no se saca en absoluto de ahí y de hecho, la culata a su vez es un hacha por si tienes que hacer una hoguera o cosas de esas.

¿Qué decir sobre los viajes turísticos al espacio que plantean algunas compañías como SpaceX, Virgin Galactic o Blue Origin?

En principio decir que los gobiernos financian los desarrollos iniciales de tecnología para fomentar la industria, pero para que luego haya trabajo para los ingenieros, esta tecnología ha de pasar al mercado. No se puede pretender tener una tecnología que nunca va al mercado, porque esa tecnología se muere. Para continuar, por supuesto que la ISS no es el lugar adecuado para acoger los viajes turísticos o de ocio, es un laboratorio. Hasta ahora ha habido viajes de turismo puntuales, pero este no es el objetivo real. El fin es que las personas puedan ir al espacio, a un sitio que sea realmente un hotel, donde estén más cómodos, ya sea de carácter internacional, público o privado, siempre y cuando se haga dentro de unos parámetros éticos y de seguridad adecuados.

Actualmente hay tres principales compañías que quieren llevar a cabo estos viajes turísticos: SpaceX, Sierra Nevada Corporation y Bigelow Aerospace, siendo esta última la que tiene un módulo espacial privado de prueba en la ISS. Blue Origin no la controlo tanto, pero ellos de momento tienen cohetes, mientras que la nave aún está en diseño.

¿Es SpaceX la compañía espacial del futuro?

Es un modelo diferente de compañía espacial, al cual se tiende, es el modelo de compañía espacial que se mete en principio en negocios ya conocidos, en los que los desarrollos tecnológicos no son tan extremos como para necesitar la financiación pública, y que en principio cobran por servicios, algo que se ha introducido en EEUU como parte de la evolución natural de todo el negocio en una economía capitalista. No digo yo que SpaceX sea la compañía del futuro porque espero que surjan más y haya una sana competencia, pero sí que se tiende, poco a poco, a que los gobiernos compren los servicios que ofrecen varias empresas.

Entrevista Pedro Duque 3
Pedro Duque durante el entrenamiento Neutro de flotabilidad en el laboratorio Star City | Foto: ESA

¿Qué hay que hacer para ser astronauta de la ESA?

El programa de vuelos tripulados de la ESA es mucho más pequeño que el de la NASA y, por tanto, hay muchas menos posibilidades de convertirse en astronauta en Europa que en EEUU. Hay una serie de convocatorias que hace la ESA, aunque mucho más espaciadas que las de la NASA, y tienes que presentarte. En principio lo que se pide para ser astronauta es básicamente lo mismo en todos los lados; se pide una carrera de ciencias, experiencia profesional, habilidades operativas y para estar varios meses en la ISS unas capacidades psicológicas adecuadas.

¿Qué te parece la idea de Mars One de enviar personas a Marte para establecer una colonia, sin posibilidad de regreso?

Una tontería técnica, es imposible, no se puede mandar a nadie a Marte sin haber estado antes y haber preparado la zona. Una serie de expediciones de ida y vuelta que preparen allí todos los diversos aparatos que se necesitan. No puedes ir a Marte y quedarte ahí. Por supuesto que la idea de llevar una colonia a ese planeta y establecerse allí algún día está abierta y puede ocurrir, pero antes de eso habrá que preparar el planeta con decenas de expediciones de ida y vuelta hechas por astronautas profesionales. Todo esto requiere una gran cantidad de suministros que habrá que llevar y de gente especializada para su instalación y mantenimiento.

Es muy difícil calcular cuándo podremos ver esto, pero ponte que en torno a uno o dos millones de años, en términos económicos. Si se dispone de 150.000 ingenieros, posiblemente se haga en 7 u 8 años, pero si solo tenemos 10.000 ingenieros dedicados a esto, puede que se tarde 70 u 80 años.

Los nanosatélites están cambiando nuestra forma de hacer negocios

Redacción TO

Foto: Ames Research Center photo
NASA

Según pasan los años, los humanos nos acercamos más al espacio exterior y lo comprendemos mejor. En medio de una época de lanzamientos continuos, en los que grandes empresas se pelean por conseguir ser líderes en las puestas en órbita, y los servicios satelitales se hacen imprescindibles, la industria espacial tiende hacia la miniaturización, hacia los nanosatélites.

Compañías como Planet y Spire están poniendo en órbita más cubesats, satélites enanos, dotados con cámaras que permiten obtener una visión en tiempo casi real y sin precedentes de todos los rincones de la Tierra; desde los glaciares en la Antártida, a los campos de trigo en Egipto, pasando por los grandes desiertos. Los datos e imágenes que estas cámaras envían, están siendo utilizados por las empresas para dotar de mayor transparencia y eficiencia a diferentes áreas.

La revista Fast Company informa de seis principales campos que experimentan grandes cambios con el uso de cubesats:

Agricultura

Si bien es cierto que hay un gran número de compañías que utilizan imágenes de satélite para predecir los rendimientos agrícolas anuales de los principales cultivos, son pocas las que utilizan esta información para plantaciones más especializadas, y las que emplean nanosatélites de empresas privadas para recabar los datos. Hasta ahora, lo común era utilizar servicios proporcionados por las grandes agencias espaciales como la NASA o la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés).

Vinsight, una pequeña empresa californiana, ha decidido centrarse en las uvas y las almendras, dos de los productos agrícolas más valiosos del estado. “Pensamos que tenía sentido aplicar la tecnología a un sector que realmente lo necesita”, asegura la fundadora de la empresa, Megan Nunes. Los productores de uva y almendra suelen tener una tasa de error del 30-40% cuando predicen sus salidas estacionales.

Vinsight utiliza aprendizaje automático para analizar imágenes de satélite, teniendo en cuenta los factores externos como la ubicación, el clima y el rendimiento histórico. Con esta información, los agricultores pueden obtener una predicción del rendimiento tres o cuatro veces más precisa. Esa información, ha dicho Nunes, puede ayudar a ahorrar en costes de mano de obra, estimar los ingresos para el año y establecer mejores acuerdos con los compradores.

Cómo los nanosatélites están cambiando la forma de hacer negocios 7
Un hombre transporta plátanos en Quito, Perú | Foto: Rodrigo Abd / AP Photo

La ESA, por su parte, ya ofrecía desde 2011 el servicio GrapeLook, que utiliza la información recogida por los satélites para asesorar a los vinicultores sobre cómo y cuándo regar los viñedos de forma óptima. Este servicio combina los datos recogidos por los satélites de observación de la Tierra con una serie de medidas de campo, que son enviadas en tiempo real vía satélite al centro de procesado de datos. GrapeLook utiliza técnicas de teledetección para medir el agua que liberan las plantas, el aumento de la biomasa y el rendimiento con el que se están utilizando los recursos hídricos. Toda esta información, una vez procesada, se distribuye a los vinicultores y a las autoridades hidrológicas a través de una página web basada en Google Maps.

Otra empresa de análisis, FarmShots, va más allá. La startup con sede en Carolina del Norte analiza los campos y factores como la absorción de la luz y la elevación del terreno para detectar la presencia de plagas o enfermedades en los campos individuales. FarmShots alerta a sus clientes cuando hay un problema, y en la actualidad, trabaja en la construcción de sus algoritmos de reconocimiento para identificar fácilmente la causa, tales como hongos. A través de una reciente asociación con John Deere, la tecnología de la compañía ha sido integrado en tractores y otros equipos. “Generamos un mapa para indicar a la máquina para poner menos fertilizante en las áreas que son saludables y más en las áreas que no son saludables”, remarca el CEO de FarmShots, Joshua Miller.

En este aspecto, la ESA se ha unido recientemente a una serie de socios internacionales de Argelia, Francia, Mali, Mauritania, Marruecos, España y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para probar cómo los datos satelitales, como la misión de la ESA para el estudio de la Humedad del Suelo y de la Salinidad de los Océanos (SMOS) puede emplearse para predecir las plagas de langostas, que constituyen una grave amenaza para la producción agrícola y, en consecuencia, para la subsistencia y la seguridad alimentaria.

Navegación marítima

Antes de la era de los cubesats, los satélites de propiedad gubernamental cubrían solo las zonas más pobladas de la Tierra, dejando los lugares más remotos sin monitorear, como las rutas de navegación en el Ártico. En marzo, Spire se asoció con la National Geospatial-Intelligence Agency (NGA) y Ball Aerospace para controlar estos puntos ciegos. “La sospecha es que hay más tráfico allí de lo que pensamos”, afirma Nick Allain, director de creatividad en la compañía.

Cómo los nanosatélites están cambiando la forma de hacer negocios 1
Un barco rompehielos navega en el Golfo de Finlandia | Foto: Dmitry Lovetsky / AP Photo

La compañía también ha utilizado sus capacidades para prevenir peligros similares en el Océano Índico, donde trabaja conjuntamente con el gobierno de Indonesia para reducir la actividad de la pesca ilegal marcando los barcos que se encuentran en aguas restringidas y, actualmente, está probando una nueva capacidad que puede detectar qué tipo de pescado está capturando un barco. Spire también proporciona datos sobre piratería a las empresas.

Respuesta ante emergencias

Cuando un desastre golpea, las imágenes satelitales pueden ser una herramienta crucial para los gobiernos y las organizaciones de ayuda humanitaria en la evaluación de daños y en el establecimiento de protocolos de seguridad y ayuda directa. Planet, que ha puesto en órbita cerca de 150 satélites de dimensiones reducidas, utiliza sus imágenes para crear mapas que muestran una zona afectada antes y después de un desastre, y permite identificar rápidamente los edificios que han sido dañados y los caminos que están bloqueados.

“En lugar de tener que enviar gente al campo para inspeccionar, que puede ser costoso y requiere mucho tiempo, podemos satisfacer esa necesidad con nuestras imágenes vía satélite”, asegura Tara O’Shea, que dirige las iniciativas de impacto en Planet. Uno de los escenarios en los que la compañía ya ha actuado, ha sido el huracán que afectó a Haití el pasado otoño.

Cómo los nanosatélites están cambiando la forma de hacer negocios 2
Una mujer y su hijo caminan entre las ruinas de las casas derruidas por el huracán Matthew en Jeremie, Haiti | Foto: Nalio Chery / AP Photo

Investigación del medio ambiente

Para los investigadores, las implicaciones de las imágenes de satélite son casi infinitas. Pueden ser utilizadas para controlar todo, desde la deforestación en la Amazonía a la floración anual de plantas tropicales. En abril, Planet lanzó un nuevo programa para facilitar esta labor, la apertura de su plataforma para cualquier persona con una afiliación universitaria. Científicos de Stanford a la Universidad de Oslo utilizan imágenes y datos de la compañía, para seguir el movimiento del glaciar Jakobshavn de Groenlandia, que es famoso por arrojar grandes cantidades de hielo en el océano cada año.

Cómo los nanosatélites están cambiando la forma de hacer negocios 8
Un glaciar en Groenlandia | Foto: Michael Kappeler / Pool / AP Photo

Orbital Insight también ha puesto en marcha iniciativas en este espacio: durante los últimos dos años, ha estado trabajando con el Instituto de Recursos Mundiales para mantener un ojo en la deforestación. Mediante la búsqueda de señales de advertencia, tales como construcción de nuevas carreteras en áreas no desarrolladas, la compañía tiene la esperanza de evitar la deforestación antes de que suceda.

Seguridad Nacional

El Departamento de Defensa de EEUU ha concedido recientemente a la compañía de análisis de imágenes Descartes Labs  1,5 millones de dólares para estudiar la seguridad alimentaria en Oriente Próximo y el Norte de África. Descartes está escaneando las operaciones en tierras de cultivo, tanto a gran escala como en los campos más pequeños, y monitoreando las primeras señales de hambre, que pueden preceder a la discordia sociopolítica. Eso hace que sea más rápido, más fácil y más barato identificar los problemas en dichas regiones y tratar de evitar los conflictos antes de que sucedan.

Cómo los nanosatélites están cambiando la forma de hacer negocios 4
Un simpatizante de los rebeldes Houthi sostiene un arma en Yemen | Foto: YAHYA ARHAB / EFE /EPA

Desarrollo económico

En 2015, Orbital Insight se asoció con el Banco Mundial para estudiar de que manera su tecnología podría medir los índices de pobreza y el crecimiento económico, centrándose en una pequeña parte de Sri Lanka. Las dos organizaciones están utilizando esos conocimientos para probar la tecnología en México, utilizando imágenes de satélite, aprendizaje automático y los datos de encuestas para medir cuántas personas viven por debajo del umbral de la pobreza en diferentes municipios.

El gobierno mexicano utiliza mapas de pobreza para dirigir la financiación social, pero esos mapas solamente se producen cada varios años. El uso de nanosatélites puede acelerar el proceso y monitorear correctamente a un mayor número de personas que se encuentran bajo el umbral de la pobreza y que necesitan ayuda.

Éstas son las mejores imágenes de la Tierra tomadas desde el espacio

Lidia Ramírez

Foto: NOAA
NASA

Prepárate para ver otro nivel de belleza planetaria. Esta semana la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA) ha mostrado las primeras imágenes de la Tierra tomadas por el satélite climático GOES-16, lanzado en noviembre del 2016.

A unos 35.800 kilómetros sobre nuestro planeta, esta nave espacial pudo realizar unas espectaculares fotografías de nuestro mundo, como esta espectacular imagen de América, tomada el 15 de enero, en la que se aprecian los finos detalles de los fenómenos meteorológicos, como las nubes, el desarrollo de las tormentas e, incluso, el flujo de las corrientes globales de aire.

Estas son las mejores imágenes de la Tierra tomada desde el espacio 1
América desde una órbita geoestacionaria. | Foto: NOAA/ NASA

Las fotografías del GOES-16 fueron tomadas por la cámara en alta definición del satélite llamada ‘Advanced baseline imager‘, que fue construida por la corporación Harris. El aparato puede tomar fotos a través de 16 canales distintos de longitudes de onda: dos visibles, cuatro que son casi infrarrojos y 10 infrarrojos. Esta versatilidad ayuda a los científicos a identificar rastros de humo, cenizas volcánicas, vapor de agua, así como otras sustancias de la atmósfera terrestre.

Estas son las mejores imágenes de la Tierra tomada desde el espacio 2
Imagen tomada con la cámara ‘Advanced Baseline Imager’. | Foto: NOAA/NASA

GOES-16 es la primera nave lanzada al espacio de la nueva generación de flotas GOES-R de NOAA, con la capacidad de tomar fotografías de todo el planeta cada 15 minutos y de todo Estados Unidos continental en sólo cinco minutos. Además, también posee sofisticados instrumentos como un seguidor de rayos, un magnetómetro y sensores solares que en el futuro serán utilizados para tomar imágenes del sol en longitudes de onda ultravioletas y de rayos X. En los próximos años, tres naves más serán lanzadas al cosmos con el objetivo de seguir proporcionando medidas atmosféricas y de superficie del hemisferio occidental de la Tierra para pronosticar el tiempo, tormentas severas, control de tiempo espacial y búsquedas meteorológicas.

Estas son las mejores imágenes de la Tierra tomada desde el espacio 3
Simulación de cómo se vería una imagen del sol en ultravioleta tomada por GOES-16. | Foto: Steve Hill/NOAA

Así, el gran nivel de precisión en estas fotos iniciales es un buen augurio para los objetivos principales de GOES-16: proporcionar pronósticos del clima sin precedentes y monitorear situaciones severas que ocurran con el clima. En este sentido, tras los tornados que recientemente dejaron varios muertos en el sudeste de Estados Unidos, esta misión podría prevenir grandes desastres. Tener una constante vigilancia de los patrones del clima del planeta podría ser esencial para las comunidades que están amenazadas por tormentas extremas, especialmente debido a que se espera que el cambio climático incremente estas situaciones.

Estas son las mejores imágenes de la Tierra tomada desde el espacio 4
Las islas del Caribe y América central. | Foto: NOAA/NASA
Estas son las mejores imágenes de la Tierra tomada desde el espacio 5
El noreste de Estados Unidos, incluyendo la bahía Chesapeake y Long Island. | Foto: NOAA/NASA

Sin embargo, si bien la administración de Barack Obama incrementó la inversión en satélites de observación de la Tierra de NASA y NOAA, los asesores del presidente Donald Trump ya han advertido que apostarán por la exploración humana interplanetaria. Este cambio en el foco podría poner en riesgo misiones como GOES-16, en un tiempo donde muchas regiones del planeta están a punto de colapsar debido al medio ambiente.

Henrietta Lacks y otras mujeres que no conocemos

Nerea Dolara

The Inmortal Life of Henrietta Lacks es una nueva película de HBO que cuenta la historia de una mujer cuyas células cambiaron el mundo médico (y a quien nadie se lo reconoció). No es la única que no ha pasado a la historia.

A la historia pasan los ganadores, a los que admira o protege el status quo. Sobre eso no hay discusión. Entonces no es difícil imaginar que muchísima gente se ha quedado fuera no sólo de los libros de texto, sino en general de cualquier registro. Ya si se trata de mujeres, de personas de razas que no sean la blanca o que no cumplan con los géneros “normales” pues la inexistencia está casi garantizada. La película The Inmortal Life of Henrietta Lacks, que se acaba de estrenar en Estados Unidos y que tiene entre sus protagonistas a Oprah Winfrey, es un buen ejemplo de influencia e importancia ignoradas y de la necesidad de reconocer los aportes, incluso cuando se hicieron sin consentimiento.

¿Cómo es eso? Henrietta Lacks fue una mujer afroamericana que vivió en los años 40. Esta granjera era una persona normal, cualquiera, hasta que se le diagnosticó un cáncer. Cuando se hizo la biopsia de su tumor una muestra de células cancerígenas se guardó, sin que ella consintiera o supiera, y a partir de esas células se creó la primera línea de células inmortales del mundo, algo que se había buscado por años. ¿Eso qué significa? Que las células inmortales de Henrietta, capaces de reproducirse indefinidamente, fueron sometidas a enfermedades y agentes externos para sacar conclusiones. Las células HeLa han enriquecido a farmacéuticos y han generado avances médicos sin los que lo que sabemos hoy no existiría. Se han reproducido a tal extremo que un científico, cita The Guardian, aseguró que si las células de Henrietta se ponían en fila podrían dar la vuelta tres veces a la Tierra. Pero ¿fue Henrietta reconocida por su aporte? No, no por lo menos hasta años después cuando su familia peleó por él. El libro homónimo en que se basa la película cuenta la vida de Henrietta y la lucha de su familia porque esta mujer no sea olvidada.

Henrietta Lacks y otras mujeres que no conocemos 2
Póster promocional de la película producida por HBO | Imagen vía Wikipedia

Pero Lacks no es la única en una larga lista de personas sin reconocimiento. Hay mujeres, muchas, que han hecho grandes aportes y que nadie conoce. Y aunque no podamos hablar de todas, aquí recordamos a algunas.

Ada Lovelace (1815-1852)

Un nombre que parece de novela y una historia que, al conocerla indigna no haber visto contada. Lovelace, una condesa británica e hija de Lord Byron, fue una excelente matemática. A los 17 años se convirtió en la discípula de Charles Babbage, conocido como el padre del ordenador. Ada leyó y estudió los planes de Babbage para crear una máquina analítica (ordenador). Cuando se publicó un artículo sobre los logros de Babbage en Italia, Ada lo tradujo al francés y al inglés y anotó el texto con ideas y avances, sus aportaciones eran tres veces más largas que el artículo. Eran las que se consideran las primeras instrucciones para crear un programa de ordenador. No se conoció el aporte de Lovelace hasta la década de los cincuenta y actualmente hay un lenguaje computarizado que lleva su nombre.

Tasuo Sakane (1904-1975)

Fue la primera cineasta japonesa y una de las primeras documentalistas del mundo. Sakane se convirtió, tras salir de un matrimonio infeliz, en la aprendiz del cineasta Kenji Mizoguchi. Primero fue su script y luego dirigió sus propias películas con la protección de Mizoguchi: la industria del cine era machista y cerrada. Sin embargo, sus aportes nunca se reconocían con más que el crédito de asistente de la dirección. Tras la Segunda Guerra Mundial se le negó la posibilidad de trabajar como cineasta, así que terminó siendo asistente y editora antes de retirarse a los 46 años.

Emmy Noether (1882-1935)

Hasta Einstein la llamó la Atenea de las matemáticas. Sin ella, la matemática como se conoce y como ha avanzado sería imposible. Noether es la creadora del álgebra abstracta y es responsable de cambiar por completo tantos conceptos matemáticos que noetheriano es un adjetivo. Además su teorema, el de Noether, es primordial para el desarrollo de la física teórica. Enseñó en varias universidades durante su vida y actualmente hasta un cráter de la Luna lleva su nombre.

Katherine Johnson (1918-)

Esta física y matemática afroamericana ha pasado a ser más conocida desde el año pasado, cuando Taraji P. Henson la interpretó en Figuras ocultas. Johnson trabajó en el programa espacial de la NASA. Primero como miembro de las computadoras de la agencia aeroespacial (antes de que hubiese un ordenador real, había mujeres que calculaban), luego ya parte de los proyectos de sacar al hombre al espacio, Johnson calculó las trayectorias de entrada y salida de John Glenn (primer astronauta en orbitar alrededor de la Tierra) y luego de la misión Apolo 11, la que aterrizó en la Luna.
Estos son sólo unos muy pocos ejemplos, la lista podría ser mucho más larga. La realidad es que la historia no ha sido amable, o justa, con muchísimas personas. Pero a veces llega el momento y lo que estaba en el olvido, sale a la luz.

Save

Así se vive en la Estación Espacial Internacional

Rodrigo Isasi Arce

Foto: NASA

El 12 de abril se celebra el Día Internacional de los Vuelos Espaciales Tripulados, por eso hemos querido aprovechar la oportunidad para presentar un viaje muy especial, ¿O deberíamos decir espacial? Vivir en la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) no es fácil. De la mano del cosmonauta ruso retirado Yuri Vladimirovich Usachov descubrimos cómo los astronautas conviven en este laboratorio espacial.

Los vuelos espaciales cambian al ser humano, cambian la mentalidad y la concepción que tenemos sobre la Tierra”, asegura Usachov. “Tendríamos que construir una Estación Espacial de recreo para turistas, con precios asequibles, para que las personas pudieran sentir lo que nosotros experimentamos”.

Yuri Vladimirovich Usachov nació el 9 de octubre de 1957 en Donestk, región rusa de Rostov, es piloto cosmonauta de la Federación Rusa y ha participado en un total de cuatro vuelos espaciales, dos en la ISS y dos en la MIR. Durante su carrera realizó siete paseos espaciales y en total estuvo en el espacio 553 días. Entre los múltiples reconocimientos con que ha sido distinguido se encuentran las medallas de la NASA por Servicio Público y Vuelo Espacial, es Caballero de la Legión de Honor de Francia y Héroe de la Federación Rusa.

Así se vive en la Estación Espacial Internacional 2
Yuri Vladimirovich, Usachov, en la ISS | Foto: NASA

Preparación previa

Toda la preparación previa antes de realizar un vuelo espacial con destino a la ISS dura entre cinco y siete años, asegura el cosmonauta Usachov. “En general todo lo que se realiza es pura rutina”, añade. “Un mes antes del vuelo nos presentamos a un examen para ver si estamos preparados para la misión”. Tras pasar el examen, dos tripulaciones vuelan en aviones diferentes, por si hubiera un accidente, al lugar donde se encuentra la plataforma de lanzamiento.

Los astronautas también son formados en cuestiones médicas, tanto es así que son capaces de suturar una herida, poner un catéter o realizar un empaste, entre otras cosas. Asimismo, uno de los tripulantes con destino a la ISS recibe una formación más específica con prácticas en un hospital, para ser capaz de realizar una operación si fuera necesario.

El momento del vuelo

La nave tiene una potencia de 20 millones de caballos, por lo que en el momento del despegue “el astronauta nota una enorme tensión en el cuerpo”, dice Usachov. “Nuestros hijos nos suelen dar un juguete y, al despegar, vemos cómo vibra y empieza a flotar; es el momento de ingravidez. Luego, nosotros nos soltamos y flotamos”.

No hay nada comparable a la sensación de ingravidez, es una sensación de libertad absoluta”, dice el cosmonauta ruso. “La primera vez que subí al cosmos, mi visión del espacio estaba condicionada por las imágenes previas que había visto y por mis colegas -refiriéndose a otros astronautas-, pero, una vez arriba, la Tierra me pareció enorme y los colores y su belleza, son impresionantes”.

Así se vive en la Estación Espacial Internacional 4
El cosmonauta Usachov, en el centro, dentro de la cápsula Soyuz | Foto: Roscosmos

Durante el día y medio que se tarda aproximadamente en ascender hasta la ISS, los astronautas pueden disfrutar de unas vistas privilegiadas del planeta Tierra.

Para el cosmonauta ruso, es preferible subir en una nave rusa, Soyuz, y descender en una americana, Shuttle. “Subir en la Shuttle es como ir encima de un barril de pólvora, mientras que la Soyuz es como el carro de combate T-34 o el kalashnikov, es seguro y cada vez mejora más”.

Dormir

“Tenemos un nicho con un saco atado a la pared donde están nuestras pertenencias. Nos ponemos tapones para los oídos, cerramos al ventanilla, nos metemos en el saco, cerramos los ojos, e intentamos dormir”.

Durante las dos o tres primera semanas los habitantes de la ISS tienden a dormir apenas cuatro o cinco horas diarias, lo cual es suficiente, ya que no se usan todos los músculos en ingravidez y el cansancio es menor.  Una vez superadas las primeras semanas, y ya adaptados a su nueva vida, las horas de sueño aumentan a cotas normales de siete u ocho horas diarias.

Taparse los oídos es imprescindible si se quiere dormir en la ISS, ya que hay un ruido constante de en torno a 60 ó 65 decibelios, “parecido a viajar en un avión”, generado pro los ventiladores que están activados todo el rato para depurar el aire.

Cocinar y comer

La comida quizá sea uno de los momentos de relax de la ajetreada vida en la ISS. Los astronautas se reúnen en torno a una mesa, a la que se tienen que atar para no flotar, y disfrutan de una alimentación “bastante similar a la de la Tierra”. Eso sí, han de tener cuidado con comer alimentos que nunca antes han probado o que pudieran generarles algún tipo de malestar. Generalmente los paquetes de comida que llegan a la Estación están compuestos por alimentos propios del país de origen del astronauta, o al menos parecidos.

Así se vive en la Estación Espacial Internacional 3
El momento de la comida en la ISS | Foto: NASA

“Recuerdo una vez que probé unas nueces de california que había traído un compañero estadounidense; nunca antes las había probado y me sentaron muy mal. Pasé toda la noche con sudores fríos, fiebre y sin dormir. Me vi obligado a tomar el carbón activado para contrarrestar los efectos”, asegura Yuri.

Cuarto de baño y aseo

Los astronautas, como cualquier ser humano, también hacen sus necesidades personales y se duchan. Para ello, cuentan con un baño especial que succiona los desechos y los deposita en una cavidad especialmente diseñada para estos menesteres. Una vez que el deposito está lleno, es evacuado en el espacio para que se desintegre.

Deporte

Los astronautas hacen deporte en la ISS dos veces al día. “Tenemos una bici estática y una cinta para correr”, asegura Usachov. “Yo corría cinco kilómetros al día; nunca he corrido tanto en mi vida”.

Convivencia

Para mejorar la convivencia, en muchos casos los astronautas se conocen antes de su vuelo espacial. En el caso de Yuri, viajó a EEUU para conocer a sus compañeros de viaje americanos y allí pudo disfrutar de algunas de sus costumbres como ver un partido de béisbol y uno de baloncesto y acudir a un rodeo.  Cuando sus “colegas” estadounidenses viajaron a Rusia, fueron a la Dacha -casa en el campo- y a la sauna.

Así se vive en la Estación Espacial Internacional 1
Desde la cúpula se tienen las mejores vistas de la Tierra | Foto: NASA

Durante los seis meses que la tripulación pasa en la Estación, el comandante es el encargado de establecer el orden, tomar las decisiones y  mediar en las disputas. Es la única persona autorizada a emplear la fuerza si la situación lo requiere, tanto es así, que es el responsable de custodiar el único arma que hay a bordo, una pistola Makarov que no ha habido que utilizar en ninguna ocasión, por ahora.

Antes de volar, los astronautas firman un código de conducta dónde se establece lo que se puede hacer y lo que no.

Pedro Duque muestra la ISS por dentro

TOP