Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Pedro Sandoval y Juan Gerstl: una conversación de arte, color y alma

Clara Paolini

Pedro Sandoval y Juan Gerstl quieren sacar el arte a la calle. Están trazando un plan y la entrevista no interrumpe la animada charla entre los artistas venezolanos: “Una gran estructura en el espacio público con la que la gente pueda interactuar”. Su energética bienvenida recuerda que la Historia del Arte está pasando ahora mismo si entre contemporáneos anda el juego. Tratándose de ellos idear significa crear, querer es poder y el trecho de la idea al hecho parece ínfimo.

Han pasado apenas unos días desde la inauguración de “Pasión por el color. Conversaciones con el alma”, una vibrante exposición con la que Pedro Sandoval ha cubierto con espectaculares cuadros de gran formato las paredes de la Casa de Vacas del Retiro. Juan Gerstl ha colaborado en la misma aportando una atractiva pieza que ya emula la interacción y el juego que imaginan para próximos proyectos. Sin apenas un respiro, la mirada ya está puesta en el futuro “porque una vez está montada la muestra, ya se piensa en siguientes pasos, impaciente”, dice Sandoval.
Pedro Sandoval y Juan Gerstl, una conversaciones del color al alma 1

Entre sus obras, sin embargo, el artista viaja a un pasado reciente a través de referentes. Entre los títulos, El sueño impensable del Bosco, la serie Malévich como pretexto y la omnipresente impronta de Jesús Rafael Soto, mentor y padrino al que honra en diferentes obras. Sandoval relata el germen de Homenaje al cuadrito azul, contando que durante más de 30 años convivió, precisamente, con un pequeño cuadrito azul pintado por Soto, que el propio artista le regaló en 1979. Dicho cuadro está expuesto hoy en el Museo de Arte Moderno Jesús Soto de Ciudad Bolívar, Venezuela, pero de la obligada donación surgió la nueva obra que ahora Sandoval muestra en el luminoso espacio del parque madrileño.

Es de la acumulación de infinitas técnicas, inspiradoras fuentes y una indeleble pasión creadora de reposada técnica de donde surge la magia presente en la muestra. Los colores y las texturas se acumulan, se superponen y se mezclan resultando más sencillo dejarse llevar por el placer visual que por la tentación de colgar cualquier etiqueta limitadora “porque los artistas formamos parte de corrientes y los movimientos artísticos son importantes, pero también evolucionamos con libertad”, explica Sandoval.

Pedro Sandoval, una conversación del color al alma

Una señora comenta lo mucho que le gusta la muestra desconociendo que son los propios artistas los que están en la sala mientras su nieto entra y sale de Puerta hacia los Universos, la escultura y dado infinito con aspecto de origami valorada en cerca de 400.000 euros que ha sido donada ciudad de Madrid. “Es lo bonito. Los niños son los mejores críticos y los más sinceros porque si algo no les gusta, te lo dicen sin pensárselo dos veces”, observa Gertsl.

Pedro Sandoval nació en Ciudad Bolívar en 1966 pero Madrid ha sido su ciudad de adopción los últimos 18 años y apartando la mirada del color para posarla en su Venezuela natal surgen oscuros relatos: “Fui hace 10 años por última vez, y creo que nunca más volveré a Venezuela. Estuve secuestrado durante dos meses; por eso vivo aquí. Cada vez que llamas han matado a alguien, ha pasado alguna desgracia y no merece la pena volver”.

Pedro Sandoval y Juan Gerstl, una conversaciones del color al alma 2

La narración en primera persona contrasta con la alegría que inspiran tanto él como sus cuadros, pero Sandoval no tarda en dirigir la percepción hacia terrenos más amables: “Los artistas tenemos la suerte de hablar en nuestro propio lenguaje y en ese aspecto la nacionalidad no importa. Los artistas no tenemos nacionalidad y somos ciudadanos del mundo”.

Artista desde la cuna y ganador del premio “Young Master of the World” en Osaka con tan sólo 6 años, ganador de la Medalla de Oro Lorenzo el Magnífico a la Mejor Obra en la X Edición Florence Biennale 2015 y presente en grandes colecciones de arte como las de Alberto II de Mónaco, el archiduque de Austria o el barón Thyssen, Sandoval no cree en la suerte ni en la arbitrariedad en el contexto creativo: “Los artistas que no triunfan es porque no sirven. Si de verdad eres un buen artista comprometido con tu arte, éste se valora. No hay excusas”, asegura.

Tanto Gerstl como Sandoval están de acuerdo que su trabajo no se limita a imaginar, sino a poner en marcha el mecanismo del arte, y tanto es así que en “Pasión por el color” fueron ellos mismos los que idearon la disposición, la iluminación y la selección de las piezas. “Después de tanto años soy muy celoso con mi trabajo y en ocasiones prefiero comisariar yo mismo la exposición. A veces sí entras en un espacio conceptual en un Museo, pero la idea en esta ocasión era mostrar una gran cantidad de trabajos para todos, para los que en principio sí está interesada en el arte pero también para aquellos que van de paseo al Retiro y de pronto se sorprenden atraídos por el color”.

Pedro Sandoval y Juan Gerstl, una conversaciones del color al alma 3

Huyendo de cualquier posible encorsetamiento, al artista tampoco le convence la gestión de las galerías en este momento de su carrera. Cuando era joven, trabajó con el mítico Leo Castelli y en la actualidad algunas de sus obra ocupan la cartera de la multinacional Gagosian, pero Sandoval opina que “Hoy en día las galerías queman a los artistas en busca del beneficio rápido cuando en realidad tendrían que darles toda la libertad. Llegan a estancar a los artistas”.

Antes, durante y, presumo, después de nuestro encuentro, los artistas hablan de materiales, bromean, conversan con los visitantes y reciben llamadas que “son también gran parte del trabajo de esta profesión aparte del estudio”, pero por encima de todo, viven impulsados por una máxima que Pedro Sandoval declara con aplomo: “Es nuestro deber trabajar por la calidad y sentir ese compromiso sin andarnos con tonterías. Los artistas tenemos una gran responsabilidad”.

La sólida galaxia de Juan Gerstl

Clara Paolini

¿Puede la geometría encapsular paisajes de la memoria?, ¿cómo hacer de un poema una realidad palpable y duradera?, ¿es posible traducir piezas de la autobiografía a un lenguaje tan estético como universal?

Preguntas en la intersección entre el pensamiento y la técnica sobrevuelan la obra de Juan Gerstl (Caracas, 1985), acompañando tanto al visitante como al artista en un itinerario compartido.

Bajo el título Poesía Geométrica – El Viaje, la Galería Kreisler alberga hasta el 19 de febrero la primera gran exposición en solitario de este artista venezolano afincado en Madrid; una muestra donde materiales conocidos por su resistencia contrastan con lo etéreo de los mundos interiores.

La exposición expresa con orden y solidez minimalista un agitado diario de viaje: Desde los amables azules y tonos terrosos de paradisíacas playas caribeñas al verde de los pinos, el metal de las piedras y el blanco glaciar de los Alpes.

“Utilizo la geometría para representar diferentes lugares y momentos de mi vida”

Pixelando la realidad en paletas cromáticas, las piezas invitan al visitante a recorrer los espacios propuestos por el artista invitando a que cada uno imponga su propia (y libre) decodificación. 

Juan Gerstl junto a su obra_ De la selva al mar
Juan Gerstl junto a su obra “De la selva al mar”. (Foto: Rodolfo Gerstl)

Entre otras curiosas anécdotas sobre su biografía artística y vital, Juan Gerstl relata que viviendo en Venezuela, empezó a aficionarse a los vuelos en parapente, y desde el cielo, mientras observaba las cordilleras montañosas de Caracas, soñaba con el Mont Blanc. De esta encrucijada biográfica nace una de las instalaciones presentes en la muestra, con cada una de las dos cordilleras, la venezolana y la de los Alpes, a cada lado de la “moneda” del destino.

En otra de sus piezas, “De la selva al mar” el espectador se ve inmerso en un recorrido de 9 metros a través de paisajes descompuestos en variedades tonales que, como cápsulas de aire de otras tierras, sumergen al participante en la exploración de sus propios recuerdos, deseos y nostalgias.

(Foto: Rodolfo Gerstl)
(Foto: Rodolfo Gerstl)

Con la llegada a España del artista, aparece el vino tinto y los colores de las encinas de los bosques de Castilla, y en otra esquina del recuerdo, una mesa con el azul patentado por Yves Klein como superficie, que se utiliza como “molde” y materia prima para la creación de la estructura a los pies de la galaxia que se presume tanto personal como universal.

La galaxia es infinita, las ideas son infinitas. Tenemos que utilizar ese gran tesoro que son nuestras ideas, nuestra mente”

La poesía geométrica de Juan Gertsl no describe una sola  experiencia del mundo, sino que es un mundo propio recogido en el ámbar de la perfección técnica, y desde la retina a la mente, propone un nuevo borde para lo real en el espectador atento.

Juan Gerstl junto a su obra “De la selva al mar”. (Foto: Rodolfo Gerstl / Galería Kreisler)
Juan Gerstl junto a su obra “De la selva al mar”. (Foto: Rodolfo Gerstl / Galería Kreisler)

La indagación en el lenguaje de la poesía se torna aquí una exploración sensorial, donde sus límites, contornos y profundidades invitan a dejarse llevar por la corriente de las formas, a la deriva de nosotros mismos, despreocupados de certidumbres y certezas. 

Dos de mis principales prioridades son perdurar en el tiempo y no ser egoísta

De forma tan clara y precisa como su obra, el artista expresa el impulso de su proceso creativo: “Dos de mis principales prioridades son perdurar en el tiempo y no ser egoísta. La primera, perdurar en el tiempo, queda patente en la utilización de materiales duraderos como el aluminio bidón, que se utiliza para revestimiento de fachadas de edificios. Es un material al que no afectan los cambios de temperatura, un material de vanguardia que no se dilata y donde la permanencia de las tintas es más duradera, así como la utilización de otros materiales como el metracrilato o el plexiglás. Son materiales tan resistentes que se acercan más a la fabricación de embarcaciones o maquinaria que las artes gráficas. La segunda, no ser egoísta, significa que la obra tiene que hablarte a ti, que yo no tenga que explicar demasiado para que puedas disfrutarla”, ofrece Gerstl a modo de invitación.

(Foto: Rodolfo Gerstl / Galería Kreisler)
(Foto: Rodolfo Gerstl / Galería Kreisler)

Con una renovada visión del arte cinético, pero fiel a la originalidad y vanguardia de su propia esencia,  Juan Gerstl ofrece una solución purificada para la belleza. La verdad, el orden, la sencillez y la armonía, también están presentes en la sala como acompañantes de las narrativas ocultas, invitando al viajero a proponer diálogos entre la galaxia de Juan y la de cada uno como espectador. 

Como final del viaje, en la última obra presente en la muestra, lo terrenal pierde presencia en favor del universo dorado plagado de estrellas que encabeza estas líneas. Poesía palpable, que volcada como tesoro al exterior, pareciera conseguir vencer el sentimiento que una vez expresó Camus: “Ante aquella noche cargada de signos y de estrellas me abría por primera vez a la tierna indiferencia del mundo”.

Magnetismo, técnica, estética y profundidad contra la indiferencia de un mundo que merece la pena observar. Sin duda, el viaje continúa.


Descubre cuántos datos gastas al usar Spotify

Redacción TO

Foto: Spotify

Spotify se ha convertido en un imprescindible para muchos usuarios de smartphone. Con un catálogo de música gigantesco por una tarifa mensual o, en su defecto, el disfrute de miles de canciones mediante el modo freemium con anuncios intercalados, el servicio líder de música en streaming  ha convencido a 100 millones de usuarios que a golpe de play aprovechan cualquier momento para escuchar sus canciones favoritas. Sin embargo, el uso de este servicio tiene la contrapartida de que consume una gran cantidad de datos si no disfrutas de una cuenta Premium. Sin embargo, ¿te has parado alguna vez a pensar cuántos datos consume exactamente la aplicación?

Dependiendo de la calidad de audio

Los datos que consume Spotify dependerá de la calidad con la que estemos escuchando el contenido.

  • Calidad baja: 96 kilobits (Kbps), supone un gasto por hora de reproducción de unos 43 megas.
  • Calidad alta: 160 Kbps, supone un gasto de unos 72 megas a la hora.
  • Calidad máxima: 320 Kbps, supone el gasto de 144 megas por hora reproducida. Esta opción sólo está disponible para cuenta Premium.

¿Cómo controlar los datos de Spotify?

  1.  Verificar el uso de datos móviles

Puedes hacer un seguimiento de la cantidad de datos que vas gastando al escuchar la aplicación y, de esta forma, elegir la calidad de escucha. Esto lo podrás comprobar en Ajustes Datos móviles.

La cantidad de datos hace uso de Spotify

             2. Seleccionar la calidad de la música

Para ello deberás abrir la aplicación de Spotify en tu teléfono e ir a configuración, que la encontrarás en la esquina superior derecha una vez que has pinchado en tu biblioteca. Una vez ahí, en la parte inferior de la pantalla, aparecerá calidad de la música.

La cantidad de datos hace uso de Spotify

        3. Escuchar música sin conexión

La manera más idónea de escuchar tus canciones favoritas sin gastar datos es hacerlo en modo sin conexión. Sin embargo, esta opción sólo está disponible para suscriptores Premium, que podrán descargar listas, álbumes y podcasts sin gastar datos.

700 euros al mes de por vida: ¿Tú qué dirías ante la renta básica universal?

Verónica Reguillo

Foto: Jens Meyer
AP Foto

Hace tan solo unas semanas se publicó un estudio que decía que el 68% de los europeos hoy votaría sí a la aplicación de una renta básica universal. Concretamente, y hablando del caso de España, dicho estudio citaba que el 69% de los españoles estaría a favor.

Sin duda, es un tema cada vez más presente en el debate social. Los argumentos a favor y en contra suenan razonables y quizás todos contengan algo de verdad; de cualquier modo, el debate es imparable e innegable. En países como Finlandia desde principios de año está funcionando un programa piloto para experimentar con la implantación de esta renta básica universal. El objetivo es reducir la pobreza y el desempleo en el país, que ronda el 8%.

Durante dos años, 2.000 personas desempleadas reciben alrededor de 560 euros mensuales; si encuentran trabajo siguen recibiendo este dinero. Eso sí, este importe será deducido de otros beneficios que estén percibiendo en el momento. En Finlandia, el salario medio mensual en el sector privado es de alrededor de 3.500 euros.

Es claro que cada país es diferente, y un programa piloto quizás no sirva como total referencia, pero puede darnos pistas de hacia adónde nos dirigimos.

¿Qué es la Renta Básica Universal (RB)?

Es una asignación monetaria incondicional y para siempre a toda la población que, por ejemplo en España, se fijaría en el umbral de la pobreza y se situaría entre 650 o 700 euros mensuales para las personas adultas, y alrededor de 120 euros mensuales para los menores de edad, según la propuesta de la organización Renta Básica.

La gran pregunta es si es viable económicamente. El profesor en la Facultad de Economía y Empresa en la Universidad de Barcelona y miembro de la organización Renta Básica, Daniel Raventós, nos dice que sí y lo respalda con un estudio realizado por esta organización. Según Raventós, la renta básica universal se financiaría a través de una reforma tributaria del impuesto de renta a las personas físicas (IRPF), es decir, que la población más rica debería pagar más impuestos de los que paga actualmente.

“Sería una gran redistribución de la renta”, afirma a The Objective y añade que “el 20% más rico de la población pierde respecto a la situación actual, y el 80% de la población, gana respecto a la situación actual”. Sería lo contrario, según afirman desde este organización, de lo que se ha venido produciendo a lo largo de las últimas décadas, “especialmente en los últimos años”.

Además, la RB no sería compatible con otras prestaciones monetarias públicas como el subsidio por desempleo, por ejemplo. Así, según Daniel Raventós, el dinero que hoy gasta el Estado en esos subsidios serviría también para financiar la renta básica universal. “Solo reemplazaría a subsidios monetarios que fueran redundantes con la implantación de la RB”, afirma el profesor catalán. La educación, sanidad y otros servicios públicos englobados en el estado del bienestar serían intocables.

Argumentos a favor de la RB

Un ingreso de este tipo haría que todas las personas fuesen libres porque no dependerían de otro para vivir o existir socialmente; tendrían la existencia material garantizada, según afirman desde la asociación por la renta básica. El trabajo voluntario no remunerado o los trabajos no reconocidos como las tareas domésticas en casa (generalmente desempeñadas por mujeres) se verían reconocidas y remuneradas.

Por su parte, el pensador holandés Rutger Bregman (Utopía para realistas) aseguraba en el diario El País que esta medida serviría para luchar contra los trabajos basura, definidos, según él, como el “empleo que es calificado como inútil por la persona que lo desempeña”. Los defensores de la renta básica afirman que con la implantación de esta medida los trabajadores podrían decir no a trabajos que no quieran hacer y centrarse en aquellos con los que se sientan más realizados.

La RB serviría también para luchar contra la pobreza. Rutger Bregman afirma que la pobreza es más cara para el Estado que cualquier renta básica universal. “Hay muchas pruebas científicas que demuestran que la pobreza es enormemente cara: genera más delincuencia, peores resultados académicos, enfermedades mentales… Sería mucho más económico erradicar la pobreza que combatir los síntomas que provoca”, aseguraba en El País.

– Elemento tranquilizador ante un futuro incierto provocado, entre otras cosas, por las pérdidas de puestos de trabajo a manos de las máquinas. Un estudio de la Universidad de Oxford ya apuntaba en 2013 que en Estados Unidos el 47% de los puestos de trabajo están en riesgo de ser automatizados en los próximos años.

700 euros al mes de por vida: ¿Tú qué dirías ante la renta básica universal? 1
Dentro de unos años, la mecanización podría expulsar del mercado laboral a muchos trabajadores. | Foto: Itsuo Inouye / AP Photo

Elimina la “trampa de la pobreza” afirma el doctor y profesor de Economía, Daniel Raventós. Cuando se tiene acceso a subsidios condicionados, en numerosas ocasiones, afirma Raventós, los trabajadores rechazan trabajos temporales e inciertos por el miedo a perder esa ayuda económica.

– Con la renta básica universal se obtendría una simplificación administrativa porque es un ingreso que recibiría todo el mundo y que, por tanto, no conllevaría el análisis concreto de cada caso y el proceso burocrático correspondiente para dicho análisis. Esto, aseguran desde la plataforma por la renta básica, podría ser crucial para racionalizar las políticas sociales y la distribución de la riqueza.

– Paliaría, según sus defensores, los efectos negativos de la falta de trabajo, o la necesidad de aguantar sí o sí las malas condiciones laborales. Sería una manera de luchar, dicen, contra la ansiedad y la depresión (enfermedades de la sociedad moderna) que pueden provocar estas situaciones.

Argumentos en contra

– Dificultad de financiación por la complicación de llevar a cabo con éxito la reforma fiscal necesaria para implementar la RB. El economista Eduardo Garzón asegura en uno de sus artículos que “incrementar notablemente los impuestos a las grandes fortunas o empresas tiene importantes consecuencias: estos agentes intentarían eludir el pago recurriendo a evasión y ocultación de capitales -lo que generaría un nuevo problema-; los empresarios con mayor poder podrían incluso repercutir estos importantes aumentos de impuestos elevando el precio de sus productos, etc”.

Por su parte, el economista liberal José Ramón Rallo (Contra la Renta Básica, 2015) ha afirmado en su blog, en referencia al proyecto piloto en Finlandia, que “la implementación de una renta básica a gran escala obligaría a subir extraordinariamente los impuestos a las clases medias y clases medias-altas, lo que también provocaría un retraimiento de su predisposición a trabajar”.

– Además del problema de la financiación, el otro gran argumento de aquellos que no están a favor de la RB es la idea de que tener un ingreso fijo y para siempre, haría que las personas desempleadas se esforzasen menos para encontrar trabajo. Según el estudio de Dalia Research, a un 52% de los europeos les preocupa que esta medida pudiera incentivar a la gente a que, directamente, dejase de trabajar.

“El gran problema de la renta básica no es económico, sino moral”, asegura también José Ramón Rallo en su blog. El economista califica este sistema de “totalmente injusto” porque “consiste en reconocer a cada persona un derecho incondicional a obtener ingresos del resto de la sociedad. ¿Y cuál es el correlativo de un derecho incondicional? Una obligación incondicional a producir y abonar esas rentas: y una obligación incondicional a generar y entregar rentas se llama esclavitud”.

Desvincular producción de consumo es otro de los argumentos que da este economista contra la RB. Esta desvinculación supone, según Rallo, la más “profunda contracción económica posible”.

– Por su parte, el economista Manuel Escudero afirma a The Objective que lo ve “inviable en el momento actual”. En el caso concreto de España, Escudero dice que con una deuda pública que supera el PIB y donde “tenemos que todavía ajustar el presupuesto, lo veo problemático y no positivo”. Este economista no cree que en estos momentos la renta universal básica sirviera para luchar contra la pobreza en el país, e incide en que lo más importante ahora sería implementar medidas que apostaran por que “todo el mundo, empezando por los jóvenes, tuviera un salario y un puesto de trabajo decentes, más que por una renta básica universal”. Sin embargo, Manuel Escudero no descarta discutir la RB en un futuro, cuando “la digitalización de la economía expulse de manera creciente del mercado” a cientos de trabajadores.

700 euros al mes de por vida: ¿Tú qué dirías ante la renta básica universal? 2
Uno de los expertos consultados asegura que la economía española no está preparada para la renta básica universal. | Foto: Susana Vera / Reuters Archivo


“Cada nueva idea pasa por tres fases.
Primera: es una locura, no me haga perder el tiempo. Segunda: es posible, pero no vale la pena. Tercera: ¡ya dije desde el principio que era una buena idea!”. Así, parafraseando al escritor y científico británico Arthur C. Clarke comienza el estudio realizado por la organización Renta Básica. Solo el tiempo dirá si es ahí, hacia una renta básica universal hacia donde nos dirigimos, y si fue o no “una buena idea desde el principio”.

Miren al aparato

Andrea Mármol

Foto: PIERRE-PHILIPPE MARCOU
AFP PHOTO

Hace apenas un mes, el socialista francés Benoît Hamon, tras constatar los resultados de la primera vuelta de las presidenciales que le dejaban fuera de la contienda, y sabedor de la postrera dicotomía Macron o Le Pen, pronunció algo importante: «Hago una distinción total entre un adversario político y una enemiga de la República». Jean-Luc Mélenchon fue incapaz de decir algo parecido y enmudeció, como lo hicieron también, en España, los dirigentes de Podemos.

No parece exagerado, a partir de esa disparidad de reacciones, establecer cuál es la diferencia entre un demócrata de izquierdas y un descreído de los valores republicanos. Nunca sabremos si el socialismo francés se hubiese expresado en los mismos términos ante la disyuntiva de Mélenchon y cualquier otro candidato alejado del populismo xenófobo de Le Pen. Sin embargo, es reconfortante, también para los que no nos consideramos socialistas, contar con una izquierda no excluyente en la construcción diaria de nuestro proyecto común.

Ayer los militantes del PSOE elegían al su secretario general en unas primarias sobre las que prácticamente el conjunto de los españoles tuvo el ojo puesto. Y es que, a pesar de los esfuerzos de los aspirantes a la Secretaría General por hacernos pensar lo contrario, el futuro de la –todavía- primera fuerza de izquierdas en nuestro país no es sólo una cuestión de caras. En su momento ‘outsider’, Pedro Sánchez ha obtenido una contundente victoria entre los militantes del partido después de haber sido defenestrado por el aparato.

Recordarán aquel Comité Federal. La obcecación de Sánchez de hacerse con la presidencia del Gobierno con los votos de Podemos y los partidos independentistas evidenció diferencias insalvables de proyecto. Las candidaturas alternativas a Pedro Sánchez, que sumaron cerca del 50% de los votos, representaban una contestación a los planes de Sánchez. Mas una contestación tardía. La victoria de anoche les sitúa en una segunda línea, pero los que hoy constituyen el ‘aparato’ no pusieron un solo pero a la retórica de consigna excluyente que Sánchez empleó en su última campaña electoral: echar al PP cueste lo que cueste.

Uno tiene la tentación de decir que hubiese sido halagüeño escuchar al ganador de las primarias, Sánchez, emular a su homólogo francés sentenciando que los enemigos de la democracia no son los que están a la derecha del PSOE sino los que quieren volar el marco de convivencia de todos los españoles, y que por ello utilizará las instituciones y el debate público para intentar ganar en las urnas a sus adversarios políticos. Pero, ¿acaso alguien entre los contendientes de Sánchez hubiera dicho algo así? El problema del PSOE es que de haber ganado quien dice tener ideas muy distintas hubiese proferido un discurso muy similar.

Y es que ya parece un poco tarde para esa pedagogía que, consigna tras consigna, pierden la oportunidad de llevar a cabo nuestros demócratas de izquierdas.

TOP