Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Poemas entre los escombros: Gritos de mujer desde Siria

Clara Paolini

Foto: MUHAMMAD HAMED
Reuters

Desde el caos, florecen voces que hablan de cenizas, nostalgias y punzantes sentires; gritos de mujer que moldeados en verso traducen a una dimensión humana el sinsentido de la Guerra de Siria. Provenientes de un hogar en ruinas, han establecido un nuevo canon literario y gracias al poder catártico y revulsivo de sus letras, ofrecen desde lo íntimo un poderoso antídoto contra la indiferencia.

Maram al-Masri y Maisoun Shukair son poetisas sirias. La primera, musulmana suní, nació en Latakia, emigró a París en los 80 tras desafiar la ley que prohíbe matrimonios interreligiosos y demuestra su firme oposición al régimen de Assad cada vez que tiene ocasión. La segunda ayudó a los heridos y desplazados por el conflicto desde su farmacia en Damasco ganándose las amenazas por parte del régimen y vio a su marido encarcelado como sospechoso opositor. Llegó al Centro de Refugiados de Alcobendas (Madrid) tras verse obligada a dejar a su hijo menor y su pareja en el lugar más inseguro del planeta. Reunida de nuevo con su familia en un minúsculo piso en el extrarradio de la capital, sueña con el momento de volver a su país mientras compone versos.

La poesía de ambas resonó en el encuentro de poesía árabe celebrado en la madrileña Casa Árabe, en el marco del Festival Internacional de Poesía y Arte “Grito de Mujer 2017”, un evento que volvió a confirmar la evidencia de una poderosa corriente impulsada por una genealogía de poetisas marcadas por el mayor conflicto bélico de la última década. Tras estudiar con esmero la poesía siria durante años, la escritora y traductora sirio-canadiense Ghada al-Atrash aseguró en una entrevista con Al Jazeera que “a día de hoy existe una literatura proveniente de Siria que hace unos años no podríamos haber soñado”, una afirmación que viene a corroborarse con cada verso compuesto por estas autoras.

En la escritura de Maram al-Masri y Maisoun Shukair encontramos las singularidades de dos biografías y personalidades divergentes, pero que amarradas a la pesada ancla del éxodo sirio, contribuyen a contextualizar, profundizar y enfatizar una realidad más allá de titulares y números. Leía Javier Marín Ceballos en el encuentro que “la poesía es el camino más corto entre dos inteligencias y facilita el sentir de lo ajeno como propio”, y es sin duda esa cualidad la que se erige como estandarte y reclamo para el lector despierto. Se trata de una narrativa que contiene en su interior creatividad, activismo y subjetividades femeninas y que, ante un mundo que tiende al vacío y a la ausencia de sentimiento, proporciona una identidad contra el olvido e intensifica la conciencia.

A pesar de lo paradójico que pueda resultar, en pocas culturas se ha prestado tanta atención, antes de épocas modernas, a los poemas compuestos por mujeres como en la árabe, siendo sus voces las que en la actualidad vuelven a ejercer una renovada misión que traspasa fronteras. Según afirma Teresa Garulo “en la época preislámica las mujeres sirias tenían asignada la tarea de llorar a los muertos y de pedir venganza con sus versos, así como de animar a los guerreros”; un papel que hoy vuelve a resurgir convirtiendo en luchadoras a las propias poetisas.

Poemas entre los escombros: Gritos de mujer desde Siria 1
Poema de Maram Al-Masri y fotografía de la autora | Foto: Albaida vía Wikicommons

En The Guardian el periodista Ed Vulliamy describía la poesía de Maram como una lírica más allá de nuestro tiempo porque “es más compleja, postmoderna y tortuosa que eso: es poesía de guerra desde la diáspora, desde aquellos que no están allí, dispersos en el limbo”. Maram representa en este momento a la poesía hecha vida que además ayuda a vivir, a la mujer árabe residente en Europa y a la lucha por la paz en Siria.

Su editor en España, Javier Marín Ceballos, presentó su nuevo libro Almas Con Pies Desnudos (editado en español por la Editorial Lancelot, 2016), describiendo su escritura con precisión: “A la vez grito de dolor y de alegría, hacen saltar por los aires todas las cortapisas sociales más allá de la cultura y de la época. El sufrimiento es un país sin fronteras”.

Escuchándole recitar sus propios poemas en árabe, resulta imposible no enamorarse de la palabra justa, de la casi incongruente felicidad con la que pronuncia oscuras cotidianidades y la sensualidad con la que parece no pudiera (ni quisiera) evitar impregnarlo todo.

Poemas entre los escombros: Gritos de mujer desde Siria 2
Maisoun Shukair durante la presentación de su libro en Casa Árabe | Foto: Clara Paolini / TO

No vayas a la muerte solo es el título de la segunda obra de Maisoun, una colección de poemas e historias cortas editados por Casa Árabe de Madrid que evocan retazos del dolor y miedo, momentos de persecución y la incertidumbre por un futuro incierto. Desde la publicación de su ópera prima, la premiada Saca tu cara de mi espejo, han pasado nueve años de masacre.

Antes de posar sus penetrantes ojos oscuros sobre el libro, ofrece palabras pausadas refiriéndose a su Damasco natal y la muerte de su hermano en 2013, asesinado en su propia casa el día del cumpleaños de su hija, delante de todos: “Allí, dentro del armario de mi madre, hay un botón muy pequeño. Eso es mi corazón (…) A mi hermano: Cada mañana siempre las balas que hunden los pechos con sombra, cada mañana las balas ahora marcan a cientos de sirios. Por eso, por favor, no vayas a la muerte solo”.

Continúa leyendo: Comienza el Hanukkah, la fiesta judía de las luces

Comienza el Hanukkah, la fiesta judía de las luces

Natalia Salguero

Foto: Natalia Salguero
The Objective

El Hanukkah o fiesta de las luces, es un evento judío que se celebra este año del 12 al 20 de diciembre, lo equivalente al día 25 del mes hebreo de Kislev (mes abundante de lluvia), que tiene su origen en la época de los griegos. Cuando estos reinaban prohibieron a los judíos que practicasen su religión y que leyeran la Torá, el libro sagrado de la religión judía.

En aquella época los Macabeos, un grupo reducido de hebreos, lucharon contra los griegos para recuperar el templo y devolverle al pueblo judío la libertad de practicar su religión. “Los judíos no solemos celebrar los milagros bélicos, aunque en este caso sí que lo fue”, cuenta a The Objective Carolina Aguilar, practicante del judaísmo. “Un ejército tan grande como el de los griegos fue vencido por un grupo de hebreos sin recursos”, añade.

Al recuperar el templo, los Macabeos encontraron una vasija con aceite de oliva virgen refinado, con el que se encendían las luces del templo para poder venerar a Ashem, el dios judío, suficiente para un sólo día de alumbrado, aunque se necesitaban ocho días de lumbre para volver a refinar el aceite.

“El milagro fue que el aceite se pudo usar durante los ocho días que necesitaban y la luz del templo nunca estuvo apagada”, cuenta Carolina que, a continuación, nos explica los objetos sagrados con los que los judíos celebran la fiesta del Hanukkah estos días.

La Hanukkiyah

La hanukkiyah es un candelabro de nueve brazos, a diferencia de la menorah, que solo tiene ocho. En la hanukkiyah los ocho brazos simétricos representan los ocho días que pasaron los Macabeos defendiendo el templo y la vela del noveno brazo, que es el central, se usa para encender todas las demás. Las velas se colocan de izquierda a derecha y se encienden de derecha a izquierda.

“Existe un enorme respeto por las velas en el judaísmo, por lo que no se puede usar la luz de ninguna de ellas para otra cosa, como leer o encender otras velas”, explica Carolina.

Hanukkah, la fiesta de las luces 1
Ornamento para la oración en el judaísmo. | Foto: Natalia Salguero / The Objective

Cada noche de Hanukkah se coloca en la hanukkiyah la vela central y la vela correspondiente a cada día de los ocho que dura. En este proceso se reza la Berajá, que es una oración de bendición, que exclusivamente se pronuncia en esta fiesta. “Cuando enseñamos esta oración a los niños, se dice una variante que no es la real, para no mancillar la Berajá y no decirla en vano”, subraya.

El sebibón

Es una peonza de madera que usaban los judíos para estudiar la Torá y rezar, debido a que los griegos no les permitían tener contacto con su religión. “Cuando pasaban los griegos, los judíos hacían como que jugaban con el sebibón, pero en realidad estaban estudiando la Torá”, tal y como explica la hija de Carolina, Galit Chocrón, de siete años de edad.

Hanukkah, la fiesta de las luces 3
Dos sebibones. | Foto: Natalia Salguero / The Objective

En el sebibon hay escritas cuatro letras, una en cada cara, y cada una tiene un significado. “La Nun, que equivaldría a la palabra Nes, la letra Gimel, que equivale a Gadol, la letra Hei, que equivale a la palabra Hayah y por último el símbolo Pei que significa Poh”, cuenta Galit con todo detalle. “Todas esta palabras se unen y forman la frase Nes Gadol Hayah Poh que se traduce en “el gran milagro ocurrió aquí”, añade la joven practicante.

La comida

La comida es considerada una manera de alegrar el alma, por lo que en Hanukkah, como fiesta que celebra el milagro del aceite, se cocinan platos elaborados en aceite. Según su procedencia de Europa del Este o de Sefarad (la Península Ibérica), los judíos pueden ser ashkenazi o sefardíes. Estos últimos son aquellos procedentes de Marruecos, España o Portugal, entre otros países, y tienen una dieta repleta de especias, cus cus, o cordero.

El plato por excelencia para ellos son los sufganiyot, una especie de donut que se prepara en aceite y se rellena con mermelada, chocolate o pueden ir sin rellenar, simplemente espolvoreados con azúcar glass. Para los ashkenazi, el plato típico en esta fiesta son los latkes, unas tortitas saladas de patata y cebolla fritas en aceite.

Los macabim

Son aquellos que salvaron a los judíos de los griegos y, al ser los salvadores, son los que traen cada Hanukkah un único regalo por noche a los niños. Los primeros siete días dejan un regalo pequeño, y el octavo y último día, un regalo grande.

Ellos se guían por la luz de las velas encendidas en la hanukkiyah para llegar a cada casa que celebra esta fiesta de las luces. “Si os preguntáis como nos traen los regalos, pues nadie lo sabe excepto ellos, porque lo traen por la noche cuando estamos durmiendo”, revela Galit.

Hanukkah, la fiesta de las luces 4
Galit jugando con el sebibón. | Foto: Natalia Salguero / The Objective

Continúa leyendo: Panamá, paraíso (también) de los deportes acuáticos

Panamá, paraíso (también) de los deportes acuáticos

Redacción TO

Panamá es un paraíso en la tierra y sus aguas son el reflejo de ello, pero todo relax se complementa con un poco de adrenalina, aventura y deporte. Su diversidad natural te invitará a disfrutar al máximo tu tiempo aquí. Imagina cruzar de un océano a otro en un kayak, bucear en aguas turquesas, navegar y revivir las emociones de antiguos marinos, subirte a olas inimaginables, un sueño hecho realidad en en esta isla de la que el entusiasmado escritor John Le Carré, autor del famoso libro de intriga El sastre de Panamá, dijo que “no era el paraíso, sino el cielo”.

Para los amantes de los deportes acuáticos, es el paraíso para el buceo, el surf o, por ejemplo, el kajak. Y es que la isla cuenta con más de mil kilómetros de arrecife, y es hogar de más de 70 especies del coral pedregoso, 350 especies del molusco y las poblaciones de manatí más grandes del mundo.

Así, si estabas buscando una excusa para visitar Panamá, los deportes acuáticos son muy válidos para visitar este país tan diverso. Compilamos siete deportes acuáticos que debes practicar al menos una vez en la vida:

Surf, equilibrio y valor: para los cazadores de olas no es un secreto que Panamá cuenta con una variedad muy interesante de playas para practicar surf con olas de diferentes intensidades
y tamaños, algunas aptas para personas que se están iniciando en este deporte y otras para los más intrépidos con experticia. Bocas del Toro es uno de los lugares más bellos, que se ha convertido en una especie de Meca para los fanáticos de surf en especial las playas de Isla Carenero y Bluf, en la Isla Colón, y Wyzard y Red Frog. Otros puntos para surfistas están situados en la Provincia de Veraguas, las costas de Santa Catalina, famosa a nivel internacional por la calidad de sus olas, con alturas de 4,5 metros de altura y Playa Morillo, de aguas cálidas durante la mayor parte del año, es escenario de competiciones nacionales e internacionales de Surf. Para los más atrevidos en el Pacífico está Playa Cambutal en la provincia de Azuero, con las olas más consistentes que suelen alcanzar 6 metros de altura. Otra opción es Morro Negrito (provincia de Chiriqui) donde podrás quedarte en campamentos especializados en surf.

Panamá, (también) paraíso de los deportes acuáticos 1
Surfista en playa Venao, Portugal. | Foto: Autoridad de Turismo de Panamá (ATP)

Kitesurf, saltos enérgicos: uno de los deportes extremos que no escapa a Panamá, te permite alcanzar altas velocidades sobre el agua ejecutando saltos espectaculares sobre una tabla impulsada por el viento a través de un cometa de tracción, perfecto para practicarlo en las playas de Punta Chame (donde se celebró el Mundial de Kitesurf en 2014) y en esta misma playa encontrarás una escuela para aprender Kitesurf si aún no has tenido la oportunidad de adentrarte en este deporte. Es importante conocer sus principios básicos y recibir instrucciones de personas especializadas con una experiencia comprobada antes de practicarlo. Otros puntos ideales para su práctica son las playas de Las Lajas y Barquetas en las costas del Pacífico.

Panamá, (también) paraíso de los deportes acuáticos 2
Un kitesurfista controla su cometa durante un atardecer en Punta Chame, en las afueras de Ciudad de Panamá. | Foto: Autoridad de Turismo de Panamá (ATP)

Esnorquel y buceo, universo azul: Panamá, bajo sus espectaculares aguas, guarda un mundo marino sin igual y te brinda la oportunidad perfecta tanto para bucear y explorar el mar desde la superficie haciendo esnorquel, ambas actividades son ideales para esas personas que buscan vivir emociones intensas y de otro mundo. Podrás deleitar la vista con la diversidad de sus arrecifes, su fauna acuática, caídas rocosas y una excelente visibilidad de sus aguas con la que no te perderás ni un solo detalle de su ecosistema marino. El archipiélago de las Perlas, la península de Azuero, la isla Coiba, la isla de Contadora y costa del Darién son ideales para practicar estos deportes, pero al ser concurridas por los amantes del buceo es necesario programar las excursiones con antelación.

Panamá, (también) paraíso de los deportes acuáticos 7
Cayo Coral es un destino tropical a veinte minutos de viaje en barco de Isla Colón. | Foto: Autoridad de Turismo de Panamá (ATP)

Pesca deportiva, paciencia vs fuerza: uno de los posibles significados que se le otorgan a Panamá es abundancia de peces y mariposas y para los amantes de la pesca, Panamá es el país ideal porque puedes hacerlo tanto en el Pacífico como en Atlántico y, claro, en agua dulce también. Es el destino por excelencia para la pesca deportiva. Bahía Piñas, también conocida como el santuario del Marlín negro y el pez vela, tiene alrededor de 250 records mundiales de pesca en modalidades inshore y offshore, también es sede del Torneo Presidencial de Centroamérica. Otro punto importante para la pesca es el archipiélago de Las Perlas, la única vía marítima que conduce al Canal de Panamá desde el Océano Pacífico en especial las islas del Rey, San José y Pedro González. Uno de los lugares top para pescadores de agua dulce en Panamá es el Lago Gatún, un lago artificial creado durante la construcción del Canal de Panamá como reservorio principal de agua dulce del país en el que puedes experimentar una batalla con un Peacock Bass o pavón. No te preocupes si necesitas equipamiento: contarás con clubes y marinas especializadas para el alquiler de equipo de pesca necesario para vivir esta gran aventura.

Panamá, (también) paraíso de los deportes acuáticos 3
Ballenas en una playa de Panamá. | Foto: Autoridad de Turismo de Panamá (ATP)

Vela o sailing, lleva tú el control: navegar en Kuna Yala es uno de los grandes placeres que te depara Panamá. Los veleros son sencillos para navegar por lo que podrás aprender lo básico junto a un buen capitán. La temporada ideal para aprender a navegar es de diciembre a abril justo cuando empiezan a soplar los vientos Alisios del noreste. La vela no tiene una edad o nivel de rendimiento específico para practicarla, puede ser desde los 7 años hasta más de 60. El Windsurf también es uno de los reyes en Panamá ya que la vela no se limita al bote.

Panamá, (también) paraíso de los deportes acuáticos 6
Varios barcos de vela en Kuna Yala, Panamá. | Foto: Autoridad de Turismo de Panamá (ATP)

Rafting, adrenalina pura: Panamá no sólo tiene playas espectaculares, cuenta con extensos ríos e impresionantes caídas de agua convirtiéndose en el escenario ideal para que los más aventureros tengan un chute de adrenalina al practicar el descenso de ríos en balsa o rafting. Sin duda una oportunidad única para conocer la belleza de los ríos Chiriqui Viejo, Dolega, Estí, Boquerón, Grande y Majagua de la mano de guías profesionales para practicar este deporte de nivel II, II y hasta V.

Panamá, (también) paraíso de los deportes acuáticos 5
| Foto: Autoridad de Turismo de Panamá (ATP)

Kayak, concentración y resistencia: en el mar te da mucha independencia y es ideal para practicarlo solo o en pareja, Kuna Yala es uno de los sitios ideales para este deporte, las aguas son tranquilas y de tonalidades turquesas espectaculares. Te invadirá una sensación de relax al disfrutar de paisajes de postales que se hacen realidad. Si nunca has hecho kayak también hay oportunidad de tomar un tour en kayak ideal para aprender y no perderte ningún detalle. Si buscas otro tipo de recorrido el Canal de Panamá es una experiencia única, no solo por su magnitud, también por la sus islas y la vida silvestre que podrás contemplar.

Continúa leyendo: Estas son las 46 mujeres asesinadas por sus parejas en España en 2017

Estas son las 46 mujeres asesinadas por sus parejas en España en 2017

Redacción TO

Foto: ELOY ALONSO
Reuters

Se confirma la muerte de otra mujer en España. Se llamaba Maricica Gheorghiu, tenía 53 años y vivía en Guadassuar (Valencia, Comunidad Valenciana). La asesinó su expareja a golpes.

El nombre de Maricica se suma a una larga lista de víctimas que, ya en el último trimestre del año, alcanza las 46 mujeres asesinadas. En 2016 fueron 44. Desde 2003, 916. Los datos pertenecen al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Los números podrían ser más alarmantes, según el portal Feminicidio.net, que aporta información sobre sus identidades y circunstancias.

Estas son las mujeres asesinadas por sus parejas desde el pasado 1 de enero en España:

1 de enero:

Matilde Teresa de Castro. 40 años. En Rivas Vaciamadrid (Comunidad de Madrid). Había denunciado y tenía una orden de protección activa; su pareja la quebrantó por consentimiento mutuo.

Identidad desconocida. 25 años. En Madrid (Comunidad de Madrid). Deja un hijo huérfano.

14 de enero:

Blanca Esther Marqués Andrés. 48 años. En Burlada (Navarra).

15 de enero:

Antonia García Abad. 33 años. En Huércal de Almería (Almería, Andalucía).

27 de enero:

J.D.L.M. 40 años. En Seseña (Toledo, Castilla-La Mancha). Había denunciado. Deja un hijo huérfano.

29 de enero:

Virginia Ferradás Varela. 55 años. En O Carbaliño (Orense, Galicia).

5 de febrero:

Cristina Martín Tesorero. 38 años. En Mora (Toledo, Castilla-La Mancha).

7 de febrero:

Carmen González Ropero. 79 años. En Suria (Barcelona, Cataluña).

11 de febrero:

Laura Nieto Navajas. 26 años. En Seseña (Toledo, Castilla-La Mancha).

13 de febrero:

Ana Belén Ledesma. 46 años. En Daimiel (Ciudad Real, Castilla-La Mancha).

19 de febrero:

Margaret Stenning. 79 años. El Campello (Comunidad Valenciana).

21 de febrero:

Gloria Amparo Vásquez. 48 años. En Valencia (Comunidad Valenciana). Deja una hija huérfana.

Dolores Correa. 47 años. En Gandía (Valencia, Comunidad Valenciana). Había denunciado y tenía una orden de alejamiento activa.

22 de febrero:

Identidad desconocida. 91 años. En Villanueva del Fresno (Badajoz, Extremadura).

Leydi Yuliana Díaz Alvarado. 34 años. En Santa Perpetua de Mogoda (Barcelona, Cataluña). Había denunciado y tenía orden de alejamiento activa. Deja a cinco hijos huérfanos.

1 de marzo:

Erika Lorena Bonilla Almendárez. 32 años. En Madrid (Comunidad de Madrid).

29 de marzo:

Ana María Rosado. 42 años. En Campo de Criptana (Ciudad Real, Castilla-La Mancha).

31 de marzo:

Yurena López Henríquez. 23 años. En Telde (Las Palmas, Canarias).

1 de abril:

María Victoria Zanardi Maffiotte. 44 años. En La Laguna (Tenerife, Canarias).

10 de abril:

Andra Violeta Nitu. 24 años. En El Alquián (Almería, Andalucía).

16 de abril:

María Rosario Luna Barrera. 39 años. En Alcolea del Río (Sevilla, Andalucía). Deja una hija huérfana.

21 de abril:

Rosa. 45 años. En Barcelona (Cataluña).

2 de mayo:

Raquel López Airas. 45 años. En Alcobendas (Madrid, Comunidad de Madrid).

12 de mayo:

Eliana González Ortiz. 27 años. En Madrid (Comunidad de Madrid).

27 de mayo:

Susana Galindo Morena. 55 años. En Madrid (Comunidad de Madrid).

Valentina Chirac. 37 años. En Collado Villalba (Comunidad de Madrid). Deja una hija huérfana.

28 de mayo:

Beatriz Ros. 31 años. En Molina de Segura (Región de Murcia).

13 de junio:

Encarnación García Machado. 55 años. En Las Gabias (Granada, Andalucía).

24 de junio:

Encarnación Barrero Marín. 39 años. En Sevilla (Andalucía). Había denunciado y tenía una orden de alejamiento activa. Deja varios hijos huérfanos.

25 de junio:

Fadwa Talssi. 29 años. En Salou (Tarragona, Cataluña).

15 de julio:

Mari Carmen Carricondo Reche. 66 años. En Huéscar (Granada, Andalucía).

16 de julio:

Irina G. 38 años. En Valencia (Comunidad Valenciana).

2 de agosto:

María Raquel Castaño Fenoll. 63 años. En Getafe (Comunidad de Madrid).

5 de agosto:

Ana Belén García Pérez. 38 años. En Santa Cruz de Tenerife (Canarias).

16 de agosto:

Catalina Méndez García. 48 años. En Totana (Región de Murcia).

24 de agosto:

María Sofía Tato Pajares. 42 años. En Arroyo de la Luz (Cáceres, Extremadura). No solicitó orden de alojamiento. Deja dos hijas huérfanas.

25 de septiembre:

Rosa María Sánchez Pagán. 20 años. En Canteras (Cartagena, Región de Murcia). Había denunciado.

28 de septiembre:

Noelia Noemí Godoy Martínez. 32 años. En Sestao (Vizcaya, País Vasco).

1 de octubre:

Felicidad Bruhn. 25 años. En Barcelona (Cataluña). Deja una hija menor huérfana.

3 de octubre:

Ana Belén Jiménez. 44 años. En Miranda de Ebro (Burgos, Castilla y León). Deja un hijo menor huérfano.

14 de octubre:

Identidad desconocida. 66 años. En Rubí (Barcelona, Cataluña).

22 de octubre:

Mª del Pilar Rodríguez Ortellado. 38 años. En Cuevas del Almanzora (Almería, Andalucía). No solicitó orden de alojamiento. Deja una hija menor huérfana.

1 de noviembre:

Lilibet Hernández Rodríguez, 28 años. Arona (Tenerife, Canarias). Deja huérfana una niña de seis años.

9 de noviembre:

Jessica Bravo, 27 años. Elda (Alicante, Comunidad Valencia). Deja huérfano un niño de cuatro años.

24 de noviembre:

Identidad sin confirmar, 31 años. Vinaròs (Castellón, Comunidad Valencia).

30 de noviembre:

Maricica Gheorghiu, 53 años. Guadassuar (Valencia, Comunidad Valenciana).

Estas son las 45 mujeres asesinadas por sus parejas en España en 2017
Elaboración propia. | Fuente: Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

Este mapa de 2017 evidencia aquellas regiones donde se han producido más casos. Así, la Comunidad de Madrid lidera la lista con 8 feminicidios, y le siguen Andalucía y Comunidad Valenciana (7), Cataluña (6),  Castilla La-Mancha (5), Canarias (4), Región de Murcia (3), Extremadura (2) y País Vasco, Navarra, Castilla y León y Galicia (1).

Continúa leyendo: 15 canciones que hacen de España un país más hermoso, por The Gift

15 canciones que hacen de España un país más hermoso, por The Gift

Redacción TO

Foto: The Gift

Volvemos otro viernes con nuestra playlist semanal. Esta vez los portugueses The Gift nos traen una lista que nos harán querer un poquito más a España. Esta banda de rock alternativo llega a España a presentar su sexto álbum, Altar, que ha estado precedido por tres adelantos: Clinic Hope, Love without violins y Big Fish. Grabado entre Galicia, Londres y Alcobaça, una ciudad a una hora al norte de Lisboa, donde el grupo tiene su estudio, este nuevo disco es una representación de la historia de estos cuatro amigos de la infancia.

El grupo, formado por Nuno Gonçalves, Sónia Tavares, John Gonçalves y Miguel Ribeiro, traen ritmos de synth-pop y funk en este nuevo trabajo que muestra una constante evolución y crecimiento artístico.Altar es nuestra historia vital”, explica la banda, que se formó en 1994 y se ha convertido en una de los grupos portugueses más internacionales.

Su próximo concierto en España será en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid el 12 de diciembre. En él presentarán este nuevo disco, que considera el más cautivador de su carrera, y que ha sido producido por su propio sello discográfico, La Folie Records.

Con esta playlist, The Gift quiere mostrar su amor a España, donde han grabado una gran parte de este nuevo trabajo. Para ello, quieren compartir las canciones de algunos de sus artistas favoritos en España, con ritmos y estilos de todo tipo, entre los que se encuentran algunos como Ana Torroja, Quique Malla o Vetusta Morla.

Escucha la lista completa aquí y síguenos para acceder a cada una de las playlists.

TOP