Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

¿Pueden historias originales triunfar en tiempos de remakes y universos cinemáticos?

Nerea Dolara

Foto: IMDB
IMDB

Se estrenó Valerian and the City of a Thousand Planets y queda por ver si morirá aquejada de su originalidad o saldrá ilesa. Películas, series, historias originales que han intentado algo parecido han sufrido las consecuencias, a veces mayores, otras menores.

Esta semana llegó a los cines una película que podría considerarse una excepción. Valerian and the City of a Thousand Planets es lo nuevo de Luc Besson y una incursión en el arriesgado y retro género de la ópera espacial y de la ciencia ficción completamente original (está basada en cómics populares en Francia pero rodada en inglés) para los espectadores comunes.

Las críticas han sido variadas, pero Valerian parece haberse salvado de la ola destructiva que hundió algunos intentos similares recientemente. Esto no significa que no la hayan tildado de tonta, pero también se ha comparado con la primera incursión exitosa de Besson en el género: el clásico moderno El quinto elemento. Valerian and the City of a Thousand Planets no está sola en un tiempo en que los superhéroes y los remakes asesinan todo esfuerzo que no se constriña a sus límites faltos de imaginación. Otras aventuras espaciales recientes (en cine y TV) -raras, malas, buenas- han sufrido la crítica en el pasado y en algunos casos han perecido sin remedio en un charco de sus propia anonimidad y baja taquilla, y en otros casos han logrado triunfar.

Valerian es aún un misterio en este sentido. Sus compañeras de género no.

¿Pueden historias originales triunfar en tiempos de remakes y universos cinemáticos? 2
Escena de Jupiter Asceding | Imagen vía IMDB

Jupiter Ascending

Las hermanas Wachowski cambiaron el cine con Matrix y luego -salvo su adaptación de V de Vendetta– sólo han logrado estrenar fracasos. Algunos por predecibles, como las secuelas de su obra maestra, otros por descabellados, como Speedracer. Lo cierto es que la dupla ha seguido intentando, sin descanso, presentar material original a audiencias hambrientas de algo diferente. Su último paso fue Jupiter Ascending (si no se cuenta la cancelada Sense8), una ópera espacial que creó un amplio mundo de planetas y humanoides evolucionados con rasgos animales (hombres perro, elefante, dragón…) y que contaba con una protagonista viviendo el típico despertar del héroe que es anodino hasta que descubre que su destino siempre ha sido ser excepcional. La crítica la destruyó por “ridícula” e “incoherente”. Fue tal el odio que fue imposible recuperarse. La película falleció al poco tiempo de haber llegado a las salas, sin pena ni gloria.

The Expanse

Un ejemplo excelente de ciencia ficción adaptada a la televisión con buena calidad de producción, buen reparto y una historia lo suficientemente compleja, pero no demasiado, para mantener la atención y el suspenso. La serie, que se alimenta de la mítica Battlestar Galactica, adapta una serie de novelas en un lejano futuro paralelo en que el sistema planetario incluye no sólo La Tierra sino a Marte (y los espartanos marcianos) y el cinturón de Ceres (donde habitan los llamados centurinos, con menos densidad ósea y capacidad muscular por la baja gravedad, así como los la mano de obra pobre que mantiene el modo de vida de los más poderosos). Un misterio, que involucra a un detective en busca de una heredera perdida y a un carguero que es atacado en una misión de rescate, termina por convertirse en una enorme y terrible conspiración. Excelente, aunque poco conocida, ha tenido buenas críticas desde sus inicios.

¿Pueden historias originales triunfar en tiempos de remakes y universos cinemáticos? 1
Snowpiercer, dirigida por Bong Jong-ho y Kelly Materson  | Imagen vía FilmAffinity

Snowpiercer

Del director de la reciente Okja, esta distopía de ciencia ficción funcionó mucho mejor que las anteriores menciones de la lista. Basada en una novela, la cinta de Bong Jong-ho relata la historia de La Tierra tras un desastre provocado por el hombre que genera una edad de hielo. Sobreviven sólo quienes están a bordo del tren Snowpiercer. Dentro los habitantes está divididos por clases -los ricos están en coches lujosos, los pobres en condiciones infrahumanas-, pero llega una rebelión y todo está por cambiar. Tras su estreno la película llegó a tener un 95% en Rotten Tomatoes, los críticos la adoraron. Y la carrera de Bong Jong-ho se encaminó sin duda hacia terrenos de mayores presupuestos y una apertura al mercado occidental.

Zoo

Televisión en modo menos efectivo -aunque no aburrido- esta serie parte de la premisa de que los animales han decidido acabar con la raza humana. Híbridos asesinos y desatados, humanos aterrorizados y diezmados, científicos con secretos y en busca de curas o salvación… los giros de esta serie son inverosímiles, siendo generosos, pero puede llegar a ser adictiva gracias a su falta de vergüenza. Algo así como una True Blood con animales asesinos.

¿Pueden historias originales triunfar en tiempos de remakes y universos cinemáticos? 4
John Carter, un Burroughs en el cine | Imagen vía IMDB

John Carter

Puede que el nombre parezca el de un hombre cualquiera, pero Carter no lo es. Un héroe de la Guerra de Secesión americana es transportado al pasado y a Marte, donde la baja gravedad y su densidad ósea le permiten saltar a gran altura y distancia y tener superfuerza. El planeta está en guerra y John Carter es el héroe que estaban esperando. Ese es el resumen de lo que Disney esperaba fuera una larga saga que murió en su primera entrega sin que casi nadie se diera cuenta. También basada en una antigua novela por entregas, la dirigió Andrew Stanton (que defendió que la película se hiciera), el responsable de Buscando a Nemo y Wall-E, y tuvo críticas decentes. La taquilla, sin embargo, decretó su defunción sin posibilidad de resurrección. Al final de sus días en el cine recaudó más de 100 millones menos de lo que significó su costo. Adiós John Carter.

Save

Continúa leyendo: Estos personajes pueden morir esta temporada en Juego de Tronos ¿o no? (II)

Estos personajes pueden morir esta temporada en Juego de Tronos ¿o no? (II)

Nerea Dolara

Foto: HBO

Volvemos con otra tanda de personajes y la pregunta ¿morirán esta temporada? Jon, Daenerys, Melissandre… ¿quién llegará con vida a la última batalla de este Juego de Tronos?

Estos personajes pueden morir esta temporada en Juego de Tronos ¿o no? (II) 10
Tyrion es el personaje predilecto de los espectadores, ¿morirá? | Imagen vía HBO.

Tyrion Lannister

Tal vez el personaje favorito de la mayoría de los espectadores de Juego de Tronos. Ha sobrevivido a muchas amenazas reales a su vida (recordemos que Cathelyn Stark lo llevó al Nido de las Águilas a que se le hiciese un juicio por el atentado contra Bran -del que no era responsable- o que su propia hermana y su padre lo sometieron a otro juicio por asesinar al rey Geoffrey -tampoco su culpa-) y se ha convertido en el fiel consejero de Daenerys Targeryan (eso sin contar que le cae bien a sus dragones, todo un logro) y es amigo de Jon Snow. Rodeado de tanto personaje importante es posible que esté salvado hasta la última temporada, pero no se puede subestimar el odio de Cersei o las ganas de los creadores de la serie de sorprender en la recta final. Matar a Tyrion sería un golpe bajo y en esta serie ese tipo de golpes abundan.

Estos personajes pueden morir esta temporada en Juego de Tronos ¿o no? (II) 4
Necesitamos a los dragones, así que es casi seguro que Daenerys vive una temporada más | Imagen vía HBO.

Daenerys Targerian

Hay personajes que, salvo que los creadores de Juego de Tronos hayan enloquecido o cambien de ruta por completo a nivel narrativo, no pueden morir, por lo menos no hasta la octava temporada. Danny es uno de ellos. La madre de los dragones es un personaje esencial cuando se trata de la batalla final: tiene dragones y tiene vidriodragón, ambos efectivas armas contra un mega ejército de muertos.

Estos personajes pueden morir esta temporada en Juego de Tronos ¿o no? (II) 9
Jon Snow ya murió una vez, dejen de querer matarlo. | Imagen vía HBO.

Jon Snow

Otro que ya sabemos que no pretenden matar, no por ahora (a menos que intenten el fallido guiño de The Walking Dead con el personaje de Glenn, al que fingieron matar sólo para luego matarlo realmente con resultados bastante malos a nivel de audiencia y crítica). Jon ya murió una vez, que no se olvide. Y volvió. Es decir, ahora mismo Danny y su sobrino tienen de su lado a la dama roja, y ya sabemos que ella y su dios son capaces de revivir gente. La probabilidad es realmente baja.

Estos personajes pueden morir esta temporada en Juego de Tronos ¿o no? (II) 2
Varys tiene a sus pajarillos, pero tiene a un león con ganas de sangre detrás. | Imagen vía HBO.

Varys

Consejero de Danny, siempre atento a las necesidades del reino y sus súbditos y dispuesto a conspirar contra quien sea para lograr que un buen rey terminé en el trono de hierro… buenas personas no terminan bien en este universo, pero Varys ha demostrado saber sobrevivir. Como Littlefinger es un conspirador nato y tiene olfato e informantes para mantenerlo con un pie delante de todos. Pero estar cerca de una Targeryan, de dos realmente, es un riesgo real con Cersei en busca de venganza.

Estos personajes pueden morir esta temporada en Juego de Tronos ¿o no? (II) 6

El Perro se salvó una vez… | Imagen vía HBO.

Sandor Clegane a.k.a. El perro

Otro personaje que estuvo a punto de morir y no desapareció. Fue rescatado por una pandilla que incluye a un revividor nato y ha pasado los primeros episodios de la temporada descubriendo que su papel en la batalla final puede ser más importante de lo que piensa, al igual que el de su compañero de viaje, Beric Dondarrion. Sin embargo, tal vez su papel sea salvar a este hombre que, definitivamente, tiene un rol que cumplir en El Muro. Pero no hay que olvidar que tiene un hermano que lo odia, y que actualmente es un extraño zombie con fuerza extrema, y que en cuanto Arya sepa que sigue vivo es probable que vuelva a su lista de personas que matar. Esperemos que este hombre redimido encuentre un buen final.

Estos personajes pueden morir esta temporada en Juego de Tronos ¿o no? (II) 5
Arya se ha convertido en una asesina, pero ¿morirá? | Imagen vía HBO.

Arya Stark

La chica menor de la familia de Winterfell ha vivido un largo y doloroso cambio que la convirtió en una asesina sanguinaria, cuando antes había sido una niña rebelde y feliz. Puede que ella sea el personaje más conflictivo de Juego de Tronos. Aunque sea despiadada, el público sigue de su lado, celebrando sus asesinatos por más sangrientos y crueles que sean. Puede que este rumbo esté cambiando – ya ha sido comentado en varios medios cuál es el límite de la tolerancia con la oscuridad de Arya – y que Arya no tenga espacio real en un posible mundo nuevo -si los caminantes blancos no acaban con todos. Arya es un ejemplo de lo que esta tierra cruenta y la lucha por el poder puede hacerle a una persona y es posible que su muerte sea una consecuencia normal de un cambio de miras en un trono que tal vez cuente con gente como Jon Snow o Tyrion – capaces de piedad y de justicia – a la cabeza.

Estos personajes pueden morir esta temporada en Juego de Tronos ¿o no? (II) 11
Se rumorea que Sam es quie contará toda esta historia. | Imagen vía HBO.

Samwell Tarly

El mejor amigo de Jon Snow no ha pasado bien el comienzo de la temporada séptima. Sus tareas en la Ciudadela han sido menos que agradables, incluyendo la desagradable operación que le hizo a Jorah Mormont. Pero su acceso a conocimiento podría ser vital en la próxima batalla por la supervivencia. Hay teorías de lectores de los libros, y espectadores de la serie, de que Samwell es el narrador de la historia, quien se encargará de registrar estos tiempos y archivarlos en la gran biblioteca de Ciudadela. Este chico es dulce y bueno y sería un respiro no tener que temer por su vida.

Estos personajes pueden morir esta temporada en Juego de Tronos ¿o no? (II) 3

Melisandre revive gente, escóndanla en un castillo y no la dejen morir. | Imagen vía HBO.

Melissandre

La Mujer Roja tiene el poder de revivir personas, por lo que su existencia cobra vital importancia. Pero hasta ella misma parece saber que su rol ha menguado y que una vez juntos Daenerys y Jon, su trabajo está básicamente hecho. Puede que se quede un tiempo más como consejera para asuntos de la batalla final, pero tiene cientos de años, Ser Davos ha querido matarla desde hace tiempo y después de las cosas que ha hecho en nombre de profecías que no resultaron ciertas, es posible que ella también desee morir.

Estos personajes pueden morir esta temporada en Juego de Tronos ¿o no? (II) 7

Al pobre Theon tal vez habría que dejarlo morir, ciertamente no quiere vivir después de todo lo que ha vivido. | Imagen vía HBO.

Theon Greyjoy

Después de la triste despedida de su hermana -a quien dejó en manos de su desagradable tío, probablemente para un fin tortuoso y cruel- Theon es un personaje difícil de apoyar. Y sí, su decisión de huir fue sólo el producto de una experiencia tan traumática como no resuelta, pero la consecuencia sigue siendo la misma. Su hermana morirá terriblemente y todos sus avances hacia una nueva vida, tras su tiempo con Ramsay Bolton, morirán con ella. Es difícil entender por qué Theon vive aún. Tal vez para redimirse antes de morir, tal vez como otro recuerdo de las consecuencias que este mundo ha tenido en sus habitantes. Lo cierto es que es posible que Theon desee morir desde hace tiempo, y es un poco cruel no dejarlo ir.

Save

Continúa leyendo: 5 personajes que deberías querer pero realmente odias

5 personajes que deberías querer pero realmente odias

Nerea Dolara

Foto: HBO
HBO

Hay personajes que fueron escritos para ser queridos, pero en un momento del camino los espectadores sencillamente ven sus costuras y el odio comienza.

Con la llegada de la séptima temporada de Juego de tronos reaparecen las discusiones sobre tramas y sobre personajes. Una de ellas, sostenida desde el primer año de la serie, es si Jon Snow es soportable o no. Sí, en Juego de tronos hay peores personajes (sí habitantes de Dorne, hablamos de ustedes) pero Jon Snow es de esos que genera dicotomías de amor y odio. Algunos piensan que es honorable y guapo, otros que es tonto y se preguntan de qué va su cara de lloro perpetuo. Jon debería ser un héroe sin dudas, el bastión de lo bueno y lo decente en una tierra corrupta y violenta, pero su existencia, sus decisiones y la actuación de Kit Harington lo han convertido en alguien que amasa una creciente lista de haters.

El bastardo de Ned Stark no es el único personaje que el público debería adorar sin tapujos y que se ha ganado enemigos. Hay más ejemplos, ninguno intencionado, de personajes principales en series que han pasado a la historia como lo peor de sus shows. Aquí algunos.

5 personajes que deberías querer pero realmente odias 4
Ted Mosby, el incorforme insoportable.

Ted Mosby en How I Met Your Mother

Tal vez el ejemplo más claro de la historia reciente de la televisión. El protagonista de esta sitcom, narrador en off en el futuro de la historia de cómo conoció a la madre de sus hijos y en versión presente, comienza como un decente galán de comedia romántica: un poco intenso, con intereses intelectuales, buen humor… un “buen partido” o por lo menos alguien con quien saldrías en una cita (aunque tras la primera te diga que te ama… o haga un Mosby como terminó por llamarse esta movida en la serie). Pero en la medida en que el tiempo pasa y sus quejas incesantes sobre la ausencia de la mujer de su vida y sus ganas de casarse, además de su deleznable elección de parejas y su obsesión insana con Robin, Ted se convirtió en el peor personaje de la serie; a un nivel que amenazó la audiencia fiel del programa y que generó decenas de artículos indagando sobre sus defectos.

5 personajes que deberías querer pero realmente odias 3
Tara, la mejor amiga de Sookie era lo único que hacía aparecer a Sookie como alguien medianamente decente.

Tara en True Blood

Puede que la serie de Alan Ball tuviese menos espectadores que HIMYM pero quienes veían esta desquiciada historia de vampiros eran fieles. Eso hasta que Tara aparecía en pantalla. Su presencia significaba el momento de ir al baño o a buscar algo de comer. La mejor amiga de Sookie se convirtió en un peso insoportable muy pronto en la historia. La pobre actriz encargada de interpretarla, Rutina Wesley, no tenía ninguna culpa. De hecho, lograba insuflar a Tara de alguna humanidad en medio de sus melodramáticas e insoportables tramas. En una serie en que la muerte era pan de cada día los espectadores soñaban con ver perecer a Tara. Y cuando por fin pasó (tras lidiar con una madre borracha, una conversión a vampiro que nunca quiso, un secuestrador desquiciado… y más) no murió realmente, se convirtió en un espíritu insoportable que aparecía pero no lograba comunicarse… vamos, el tipo de espíritu en que se convertiría alguien como Tara.

5 personajes que deberías querer pero realmente odias 2
Rory, rostro dulce, personalidad amarga y mediocre.

Rory Gilmore en Gilmore Girls

Vale, puede que cuando la serie se estrenó quien la viera pensara que la niña brillante de ojos azules era encantadora y extraña de una forma adorable. Revisitar la serie implica ver cómo Rory pasa de ser una niña estudiosa y tímida a una adulta con la creencia de que el mundo le debe adoración y oportunidades sólo porque ella es ella. Su trato indiferente del dinero (habiendo sido criada por Lorelai, que huyó de sus privilegios, en una vida de clase media), su abuso de su posición (o sencillamente su incapacidad de ver que otros no la tienen tan fácil como ella), su trato de ex parejas o de su madre y su incompetencia profesional (sí, Rory no es buena periodista, y Amy Sherman Palladino probablemente quería que todos lo supiéramos, no es gratuito que Mitchum Huntzenberger se lo diga abiertamente) la convierten en un personaje bastante antipático. Y ya ni hablar de los cuatro episodios del revival en que Rory olvida constantemente terminar con su novio, mientras se acuesta con alguien comprometido, se acuesta con una fuente en medio de un reportaje, se queda dormida en medio de una entrevista y opta por un trabajo y se indigna cuando le piden lo que a cualquier persona le pedirían en una entrevista de trabajo.

5 personajes que deberías querer pero realmente odias 1
Rachel, puedes sacar a la chica del Uptown neoyorquino, pero nunca al Uptown neoyorquino de la chica mimada.

Rachel Green en Friends

Sí, esto puede ser escandaloso pero no es descabellado. Sólo piensen un poco. Sí, Ross es el “amigo” más detestado comúnmente pero Rachel reúne una serie de cualidades que, si se enumeran, describen a una persona detestable (Jennifer Aniston es tan buena que se ganó el corazón de muchos): es mimada hasta niveles indescriptibles (ejemplo: es incapaz siquiera de empacar cuando tiene que mudarse de casa de Mónica, que sí es la casa de Mónica no de ella); es egoísta (ejemplo: ni sabe dónde está el cuarto de la basura en su edificio, porque jamás colabora); es mala en su trabajo (ejemplo: básicamente todas las escenas con el Sr. Zellner, además de sus propias menciones a su incompetencia, o el hecho de que contrata un asistente porque está bueno y no a quien se merece el empleo); es egocéntrica (no le importa utilizar, por ejemplo, los sentimientos que el pobre Gunther tiene hacia ella, o sencillamente es incapaz de interesarse en nada que le interesa al hombre que “ama”); cuando las cosas no son sobre ella hace que sean sobre ella (como cuando besa a Ross el día del compromiso de Mónica y luego se indigna porque Mónica se molesta porque intente robarle su momento); es caprichosa (le gusta Joey de repente, sin importarle que puede dañar a Joey o Ross, y luego deja de gustarle así como así o el hecho de que se robe el nombre de bebé que Mónica tiene pensado desde la niñez); es una mala madre (esto no es su culpa realmente, Emma y Ben son fantasmas y la versión de paternidad y maternidad en la serie es seguir con tu vida y dejar a tus hijos con cualquiera para tomar café con tus amigos)… hay más características, pero el punto se entiende, ¿no?

5 personajes que deberías querer pero realmente odias 5
¿Necesitamos decir algo más?

Dawson en Dawson’s Creek

La serie lleva su nombre en el título, pero Dawson se convirtió rápidamente en el personaje más detestable de la historia. De hecho, inicialmente la esencia de la narración iba de su relación con Joey y el amor de ambos. Al final su chica terminó con su amigo, Pacey, el verdadero amor de Joey. Y Dawson se quedó sólo y llorón y obsesionado con el cine (no de forma seria, sino de forma infantil… porque era inmaduro a niveles insospechados). Nadie añora a Dawson… Era un adolescente con ínfulas de grandeza, machista (¿o nadie recuerda cómo trató a Jen por no ser virgen?), obsesionado con el sexo, condescendiente y básicamente el tío en bachillerato que todos habrían detestado.

Save

Continúa leyendo: 4 razones por las que Mad Men es una obra maestra como ninguna otra serie

4 razones por las que Mad Men es una obra maestra como ninguna otra serie

Nerea Dolara

Hace diez años se estrenó la serie que marcaría un antes y un después para muchos espectadores y críticos. Aún nadie ha podido compararse, la historia de Don Draper y compañía no se parece a ninguna otra.

Hace diez años llegó a la televisión una serie que desde su primer episodio dejó claro que no sería como ninguna otra. Y una década después, incluso en los tiempos de Peek TV, el panorama de shows prueba que no lo era. Nada, nada, se parece a Mad Men. La serie de Matthew Weiner sobre hombres, y mujeres, del mundo publicitario a comienzos de los sesenta en Nueva York se convirtió desde sus inicios en algo más que una historia. Su narrativa, casi literaria en su insistencia en no deletrear hechos o emociones al espectador, sus atormentados personajes, su retrato de un mundo pasado que servía de espejo a las angustias existenciales del hombre, y la mujer, de hoy… Mad Men, desde su capítulo piloto, dejaba claro que pasaría a la historia como algo que no sólo era televisión, sino algo más parecido a la próxima “gran novela americana”.

Cuando Matthew Weiner, que había estado en el equipo de guionistas de Los Soprano (puesto que se ganó, de hecho, cuando David Chase se leyó su guión de Mad Men), le ofreció la serie a HBO el canal se negó educadamente. No fue el único. A nadie le convencía una serie en la que, aparentemente, no pasaba nada. Hasta que llegó AMC. El canal de cable básico estaba buscando entrar en el juego de la producción de series y Mad Men se acercaba a la estética y el tipo de cine que solían emitir. Y así llegó la historia de Don Draper a las pantallas.

Mad Men marcó la televisión y posiblemente otros muchos ámbitos narrativos. ¿Por qué? Aquí cuatro, de muchas, razones. (Y por si aún es necesario, aunque haga diez años de su estreno, SPOILER ALERT).

PEGGY MAD MEN
Don Depre (no, no es un error de leyenda) | Foto via Mad Men Wiki Fandom

No pasaba nada

Esto no es del todo cierto. Don no es quien dice ser y desde la primera temporada esto pesa sobre él. Su hermano se suicida, por ejemplo, pero luego, cuando su secreto es revelado a sus jefes la reacción es casi inexistente. Peggy tiene un hijo y lo da en adopción porque no quiere sacrificar la vida profesional y la libertad que ha logrado. Hay amoríos, divorcios, despidos, conspiraciones… Por dios alguien pierde un pie gracias a una cortadora de césped en una fiesta de la oficina. Pero en la realidad la acción de Mad Men no estaba fuera de sus personajes sino en ellos. La serie funcionaba como la vida en su sentido más amplio, pero también el más terrenal. Nada era especialmente dramático o excesivo, las vidas de estas personas eran básicamente normales para su época. Y el problema real, la acción, el desarrollo provino siempre de los conflictos internos de los hombres y mujeres de esa oficina. Sus sueños, sus intentos de cambio, sus fracasos…no pasaba nada en el exterior, porque en el interior pasaba demasiado.

PEGGY MAD MEN
Don y Roger de fiesta en un diner | Foto via Mad Men Wiki Fandom

Los personajes

Don, Peggy, Roger, Pete, Joan, Betty… quien haya visto esta serie recuerda estos nombres con aprecio. Y otros muchos. Seres tridimensionales y complejos, estos personajes son el corazón de la narrativa que Weiner siempre quiso contar. El cambio interior, la lucha existencial por encontrar sentido. Cada uno vive viajes muy diferentes, satisfactorios o frustrantes, pero completos, ricos, llenos. Los hombres, por lo menos la mayoría de ellos, intenta siempre cambiar su situación para tapar el vacío que sienten. Pero nunca cambian realmente. Las mujeres, oprimidas en tiempos en que las salidas son el matrimonio o un trabajo de secretaria, viven historias de lucha, de crecimiento, de logro. Son vertientes inversas, casi como si la llegada de ellas signifique la caída de ellos. Y esto, aunque no sea así realmente también lo es. ¿Cómo? Explicación abajo…

PEGGY MAD MEN
Los inconfundibles años sesenta | Foto via Mad Men Wiki Fandom

La época

Los principios de los sesenta en Estados Unidos, y en muchas partes del mundo, fueron el comienzo de un cambio radical que acabaría con un cierto modo de vida. Es por eso que en cierta manera la subida de las mujeres, de esas secretarias y amas de casa que se convierten en profesionales con las que competir y en mujeres con las que discutir ideas, significan una cierta caída para estos hombres blancos, heterosexuales y ricos que lo han tenido todo y que no han tenido nunca que pelear por ello. Esta década significa un quiebre, el fin del tiempo en que esos hombres tenían todo el poder (cierto que aún son quienes tienen más ventajas, pero nunca como en ese tiempo en que el mundo era suyo). Es un momento turbulento, confuso, rebelde y revolucionario y eso, todo eso, se ve fuera y dentro de los propios personajes. A su alrededor y en su fuero interno. Y otra ventaja de la época: la nostalgia. El vestuario, el diseño de producción, pequeños guiños al presente -diciendo: miren cómo ha cambiado todo- como que la gente fume embarazada o que se beban martinis a las 10 de la mañana… los sesenta son un tiempo preciosista lleno de color e intentos de modernidad. Y es en este momento, entre gente con trajes impolutos y mujeres con peinados inamovibles, que el terremoto interior de los personajes sucede. Una genial contradicción.

PEGGY MAD MEN
Peggy evoluciona hasta convertise en co-protagonista | Foto via Mad Men Wiki Fandom

La narrativa

Los episodios de Mad Men funcionan por sí mismos (hay muchos que podrían ser mediometrajes independientes) y funcionan como partes de una temporada que siempre llega a una conclusión interesante y lógica, pero nunca predecible. Weiner y sus escritores se las arreglaron siempre para tomar decisiones arriesgadas e impredecibles, pero siempre coherentes. Y no se hable ya del subtexto. Sí, hay series con subtexto, las mejores lo tienen, lo necesitan. Pero Mad Men está en otra liga. Mad Men tiene capas y capas de subtexto. Más superficiales, y muchísimo más profundas. Todas calculadas, todas lógicas, todas moviendo los hilos de la historia. Un rompecabezas tridimensional que nadie ha logrado imitar.

Las razones podrían seguir eternamente. Para todo el que la haya visto Mad Men es de esas series sobre las que se puede hablar sin descanso, siempre encontrando ángulos nuevos. Peggy como verdadera co-protagonista e historia de triunfo versus un Don siempre carcomido por su propio vacío, la inclusión –de forma excelente- de momentos históricos relevantes en la historia, la publicidad, que realmente era buena…. se puede seguir y seguir, como el famoso carrusel de Don, pero la conclusión es simple. Mad Men es una obra maestra.

Continúa leyendo: El nuevo Spiderman es un adolescente millennial

El nuevo Spiderman es un adolescente millennial

Nerea Dolara

Foto: IMDB
IMDB

La película que vuelve a presentar a Peter Parker, se acerca al público adolescente con un protagonista coetáneo. Es una renovación del universo de los héroes.

En sus primeras dos semanas Spiderman ha recaudado más de 200 millones de dólares sólo en Estados Unidos. El hombre araña ha tenido tres iteraciones distintas en menos de 15 años, la última vez que otro actor lo interpretó fue hace menos de cinco. Pero es esta, la de Tom Holland, la que lo incluye en el Universo Cinematográfico de Marvel (un trato con Sony que les permite acceso al personaje), la que parece estar haciendo más mella. No, no es que las anteriores no hubiesen tenido éxito. Lo tuvieron (nunca contar la tercera entrega con Tobey Maguire, un horror) pero Holland llega a refrescar a un personaje que la insistencia de los estudios por revivir una y otra vez había convertido en aburrido.

La razón de esa insistencia es que antes de que Marvel decidiera hacer sus propias películas otros estudios habían adquirido los derechos de sus personajes (de ahí la existencia de los X-Men fuera del universo o los intentos frustrados con Los cuatro fantásticos). Sony tenía en sus manos a Spidey y no quería soltarlo con facilidad. Así que lo rebooteo dos veces en menos de 10 años, con actores diferentes y volviendo a su historia de origen (¿a alguien se le podrá olvidar jamás que le picó una araña radioactiva? No. De la misma forma que nadie podrá nunca olvidar haber visto cuatro veces en la historia reciente a Batman caer en un pozo lleno de murciélagos).

Marvel, que tras años logró negociar una custodia conjunta con Sony, lo presentó con poco bombo en Capitán América: Civil War, para luego colaborar con su propia aventura, esta nueva entrega que se ha ganado a la crítica y al público.

El nuevo Spiderman es un adolescente millennial 2
Tom Holland | Photo via hdqwalls.com

Parte del encanto de la película es que Holland interpreta a un Peter Parker de 15 años, aún estudiante de bachillerato, que realmente tiene un rango inferior a los otros vengadores. Y eso no es malo. Holland es un Peter millennial, que se emociona con el vídeo que lleva en el móvil de cuando participó en la pelea entre vengadores como lo haría cualquier jovencito, que le habla a un público más joven y que le responde a la tendencia a lo oscuro en el mundo superhéroe (sí, es contigo universo de DC… obviando la excelente Wonder Woman) con una puñeta repleta de humor, vida y una historia de alcance más reducido, que confía en el encanto de un joven actor para contar una historia en la que no, no toda la galaxia y la humanidad van a desaparecer (ya para eso tienen otras películas).

“Este hombre araña se presenta como un respiro en unos cines llenos de batallas gigantes por la supervivencia de nuestra especie, y de todas las especies, en todas las galaxias.”

Y no sólo se trata de que Holland sea un verdadero millennial en que el público joven se ve representado. Zendaya, artista pop con 8 millones de seguidores en Twitter, aparece también en la película. Y el director le pidió a su protagonista que mirase cine y series para adolescentes (los de la suya, eso sí) como las cintas de John Hughes o Freaks & Geeks (uno de los guionistas es el ex actor de la serie, John Francis Daley) para inspirarse para su personaje. La idea era construir a un Spidey cercano y humano, hacerlo terrenal ante la grandiosas de otros personajes que están comenzando a tener problemas por su uso excesivo de la fuerza (aunque sea para salvar al planeta).

Este hombre araña se alimenta del espíritu joven y jovial de sus dos predecesores, pero además se presenta como un respiro en unos cines llenos de batallas gigantes por la supervivencia de nuestra especie, y de todas las especies, en todas las galaxias… Holland es un buen ejemplo de un camino que el cine de superhéroes comienza a recorrer, diversificando su universo y dando paso a nuevas generaciones de héroes con otro tipo de aventuras. No se olvide que Tony Stark, Capitán América o Thor, ya ni mencionar al envejecido Logan o al barbudo Bruce Wayne interpretado por Ben Affleck, llevan años en esto… y el tiempo no será tan generoso con los actores (que tienen contratos de varios años) como lo sería con sus alter egos.

Así que tienen a Spiderman, un adolescente sobrado y tímido (sí, tiene emociones encontradas e intensas como cualquier miembro de su quinta), con smartphone y redes sociales. Es el nuevo héroe millennial y tras él, muy probablemente, vengan muchos más.

Save

Save

Save

Save

TOP