Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

¿Qué come un militar cuando está en combate?

Rodrigo Isasi Arce

Foto: Fabrizio Bensch
Reuters/File

Si alguna vez te has preguntado qué come un militar cuando se encuentra en una operación de combate real, nosotros te enseñamos cómo es una ración de aprovisionamiento, también llamada ración de combate o de campaña, que contiene los alimentos necesarios para una jornada. Cada paquete tiene un peso aproximado de 1,8 kilogramos, que se suman a los 20 kilos aproximadamente que pesa un equipo de combate ligero de un soldado. El aporte energético de estas raciones se sitúa en torno a las 3.500 o 4.000 kilo-calorías y tienen una caducidad de dos años.

Las raciones militares son totalmente adaptables en función de las necesidades del consumidor y las diferentes Fuerzas Armadas a las que vayan destinadas. Pueden ser de comida Halal -apta para musulmanes- o vegetariana, entre otras. Asimismo, es posible modificar su contenido dependiendo del clima al que estén destinadas – desértico, climas fríos- o el tipo de operaciones, ya sea de 24 horas, media jornada o maniobras con un alto desgaste físico.

¿Qué come un militar cuando está en combate? 3
Raciones de combate para clima frío y desértico | Foto: Rodrigo Isasi

Nuestra ración de combate está adaptada para un clima cálido, incluso desértico, y destinada para el ejército de un país de habla árabe, de ahí su traducción en este idioma y su etiqueta halal. A continuación exponemos los 20 elementos que conforman nuestro sustento alimenticio para un día de maniobras militares o en el frente:

¿Qué come un militar cuando está en combate? 5
Contenido de la ración de combate | Foto: The Objective

1-Un paquete de pañuelos desechables, tres paquetes de servilletas y una servilleta húmeda con olor a limón.
2-Dos paquetes de galletas saladas con salvado de trigo.
3-Una bolsa de carne de vaca con vegetales y otra de garbanzos y estofado de cordero.
4-Dos paquetes de crema de piña.
5-Dos bolsitas de té.
6-Cuatro bolsas de azúcar.
7- Dos bolsas de café soluble y dos de leche.
8-Dos paquetes con una gominola azucarada a base de pulpa de manzana.
9-Una caja de cerillas.
10-Varias bolsitas de sal y pimienta.
11-Una bolsita de miel.
12-Un bizcocho con sabor a vainilla.
13-Dátiles.
14-Dos pastillas potabilizadoras para el agua.
15-Cuatro bolsas de bebida isotónica con sabor a limón para combatir la deshidratación.
16*-Dos bolsas ‘autocalentables’ para los alimentos.
17-Dos paquetes de muesli con frutas deshidratadas.
18- Cubiertos de plástico.
19*-Un hornillo portátil.
20-Pastillas de encendido.

¿Qué come un militar cuando está en combate? 1
Un soldado alemán perteneciente a la Fuerza de Reacción Rápida (QRF) de la ISAF cerca de Kabul | Foto: Fabrizio Bensch/Reuters

Quizá uno de los elementos que más llaman la atención en este paquete son las bolsas ‘autocalentables’, en las que, según las instrucciones, hay que llenar con agua, introducir las bolsas de alimento en su interior y esperar 20 minutos para que la comida esté caliente. ¡Sin usar fuego!

En caso de querer optar por un modo más tradicional, el militar puede hacer uso del hornillo portátil, que viene plegado para no ocupar espacio. Con las cerillas y las pastillas de encendido, en apenas unos minutos la comida está lista.

Degustamos esta comida castrense

¿Qué come un militar cuando está en combate? 2
Uno de los “platos” de comida de la ración militar | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

Si empezamos por los alimentos dulces, algunos nos han sorprendido gratamente. El bizcocho tenía muy buen sabor, parecido a un sobao ‘pasiego’, y cargado de hidratos de carbono y calorías para dar un buen aporte energético al militar desde primeras horas de la mañana. Las golosinas de manzana, por su parte, también dejan un buen sabor de boca. Para complementar el desayuno, el muesli no tiene nada que envidiar al que se compra en un supermercado. La crema de piña no estaba mala del todo, pero se notaba su carácter industrial.

En cuanto a los platos principales, los de carne con verduras, si alguna vez has comprado una lata de conserva en el supermercado, el sabor te resultará familiar. Digamos que dista mucho de ser un estofado casero, pero la calidad de la comida de las raciones de campaña ha mejorado mucho en los últimos años. Las galletas saladas estaban sosas.

En general, y entendiendo que se trata de una bolsa con alimentos para una situación puntual o de emergencia, la ración militar de combate cumple su cometido.

Continúa leyendo: Los supermercados Whole Foods se quedan sin alimentos

Los supermercados Whole Foods se quedan sin alimentos

Redacción TO

Foto: RRSS

Estanterías vacías, productos de primera necesidad agotados, clientes furiosos, empleados frutrados… Esa es la realidad que vive la cadena estadounidense de supermercados Whole Foods cuyas tiendas, desde hace varias semanas, brillan por la escasez de alimentos. “La semana pasada nos quedamos sin cebollas y patatas dos veces”, cuenta un empleado de una tienda de Whole Foods en Brooklyn a Business Insider.

“Recibimos quejas constantes de los clientes por ausencia continua de productos básicos”, señala otro empleado de Sacramento. “La sección de comida preparada no se repara, y la comida se ve rancia”, apunta por su parte un cliente.

Muchos fueron los clientes que en un principio culparon a Amazon, que compró Whole Foods en agosto por 13.7 mil millones de dólares, de este desabastecimiento al especular que la escasez podría deberse a un aumento en el tráfico de compradores a raíz de la adquisición.

Sin embargo, los propios empleados aseguran que el problema es anterior a la compra y en realidad es causado por el nuevo sistema de administración al que han calificado de “militarista”. Este nuevo sistema de inventario recientemente implementado y llamado Order-to-shelf (OTS) es un método estrictamente controlado de tecnología automatizada y que permite transportar los productos directamente desde los camiones de reparto hasta los estantes, de forma que las tiendas no necesitan almacenamiento interno. Algo, que para los propios empleados de Whole Foods, está  generando problemas de almacenamiento en toda la tienda.

“En mi tienda constantemente nos estamos quedando sin productos en todos los departamentos”, le dijo a Business Insider un gerente del departamento de la empresa en Illinois. “Todos sabemos que estamos perdiendo ventas y molestando a los clientes, pero tenemos las manos atadas”.

Continúa leyendo: El queso manchego enfrenta a la UE y México y pone en peligro el tratado de libre comercio

El queso manchego enfrenta a la UE y México y pone en peligro el tratado de libre comercio

Lidia Ramírez

Foto: John Riley
EFE

¿Qué tienen en común el queso manchego –el de La Mancha– y el ‘tipo manchego’ elaborado en México? Casi tanto como una tortilla de patatas y un burrito mexicano. Nada. 

Uno, el original, es un queso de leche de oveja, tan español como el jamón serrano o un bar de tapas, y elaborado exclusivamente con leche de oveja de raza manchega adaptada a la explotación del pastoreo en zonas áridas. Además, requiere un mínimo de dos meses de elaboración hasta alcanzar las características específicas que lo han convertido en uno de los mejores quesos del mundo.

El otro, el ‘tipo manchego’, es de leche de vaca suave, a veces enriquecido con aceite vegetal, que se vende a bajo precio en los supermercados mexicanos pero con la marca del español confundiendo al consumidor.

“Se han aprovechado de la reputación del queso manchego para plagiarlo. Su producto es un queso pichulero, ni mejor ni mejor, pero que no usen nuestra denominación para un producto que nada tiene que ver con el nuestro”, apunta a The Objective Santiago Altares, Director de Certificación del CRDOP Queso Manchego.

Para México no se trata de un plagio, ya que, aseguran, ‘manchego’ es un término genérico que los mexicanos no asocian a una zona geográfica sino a un tipo de queso.

Y es que para el país americano, ferozmente protector de sus propias denominaciones de origen como la tequila y el licor de mezcal, no expresa la misma preocupación ante la protección de quesos regionales. “No nos preocupamos por proteger los nombres genéricos”, apunta René Fonseca, directora general de la Cámara Nacional de Industrias Lecheras mexicana, al diario británico The Guardian. “Si alguien tiene la culpa de la confusión son los conquistadores españoles que trajeron el nombre manchego a México”, argumenta.  “Los propios europeos le dieron este nombre. Aquí no hay ningún intento de engañar a nadie”.

Una afirmación que para Altares es totalmente “falsa” y, de esta forma, se pregunta: “Si su queso es tan bueno, ¿por qué no lo llaman ‘Queso Mexicano de Vaca’?“. Claro está que vender este queso con el etiquetado ‘manchego’ puede llamar perfectamente a la confusión además de dar una categoría al producto que no la tiene. El consumidor puede adquirir un ‘tipo manchego’ pensando que está adquiriendo un D.O. Queso Manchego. Además, para el director de Certificación de CRDOP  “es una competencia directa y desleal en toda regla” y pone el siguiente ejemplo: “Si este queso se puede adquirir por siete dólares en, por ejemplo, Miami, el consumidor extranjero que no conozca el producto original no se va a gastar los 15 dólares que puede costar el D.O. La Mancha”.

El acuerdo de libre comercio entre México y UE en peligro

El 23 de marzo del año 2000 se firmó en Lisboa el  Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea. Un acuerdo comercial multilateral entre México y la Unión Europea que tiene como uno de sus principales objetivos la liberalización progresiva y recíproca de bienes industriales, agrícolas y servicios entre México y los Estados miembros de la Comunidad Europea.

Sin embargo, esta disputa está llevando ahora a una revisión y una ampliación de este texto, que de momento permanece bloqueado, ya que las indicaciones geográficas son celosamente guardadas por los estados miembros de la UE. Hace una década, el gobierno español hizo llamamientos estridentes para que la comisión europea tomara medidas contra Bélgica después de que surgiera que un fabricante de quesos estaba vendiendo un producto de “imitación” como queso manchego.

“Si la UE respeta la D.O. de México dando cobertura legal al tequila, por ejemplo, exigimos que ellos también nos den cobertura legal a nuestras Denominaciones de Origen”, sentencia Santiago Altares.

El principal país importador de D.O. Queso Manchego es Estados Unidos, donde en 2016 se exportó 4.000 toneladas de este alimento. A México, en el mismo año, fueron a parar 80 toneladas.

Continúa leyendo: Guía del sabor en Madrid

Guía del sabor en Madrid

Víctor de la Serna

Foto: Lubina salvaje en tartar con gazpacho de aguacate, mahonesa de chipotle, brotes y cebolla encurtida en el Restaurante Lakasa.
Facebook

Un chaval, que había sido pastorcillo en los Montes de Toledo hasta que su madre lo envió de pinche a un restaurante madrileño para ver si aprendía un oficio, abría en 1978 –exacto: hace 40 años, casi nada– su primer local, o más bien reabría un mesoncito castellano con una cocina que parecía un armario ropero en la calle de Fundadores.

El joven Abraham García, ávido lector, forofo de las carreras de caballos y rendido admirador del cine de Buñuel, lo llamó Viridiana. Se haría famoso como precursor de la fusión culinaria: agregar arenques suecos a un guacamole era entonces de una excentricidad inaudita. Pero sobre todo fue un precursor de una cocina moderna de los sabores, no de la técnica, en la que la calidad del producto, puesta en valor con una condimentación y elaboración finas y a veces inusuales, primaba sobre los fuegos de artificio tecnológicos.

Guía del sabor en Madrid 13
Abraham García en Viridiana. | Foto vía Viridiana Facebook.

La revolución técnica que en los años 90 abrió paso a lo que en Francia llamaron “cocina molecular” y que un periodista catalán bautizó como “cocina tecnoemocional” –esferificaciones, espumas, aires…– tuvo una figura, Ferran Adrià, cuyo éxito contribuyó a dar a la gastronomía española una fama notable en el mundo. Pero en Madrid esa escuela tuvo un éxito menor, y en general se encuentra un tanto en retirada.

En la capital la cocina del producto y de los sabores, con protagonistas como Abraham García, ha tenido más seguimiento. Vamos a repasar algunos de los restaurantes –no todos, ni mucho menos– más representativos de ese estilo, incluyendo, claro está, Viridiana, hoy en Juan de Mena, 14 (tel. 91 531 10 39), junto a la plaza de la Independencia, donde siguen felizmente sirviendo los huevos sobre ‘mousse’ de hongos y trufas negras frescas.

A apenas una manzana de distancia tenemos otras dos buenas direcciones, en plan más sencillo: la Vinoteca García de la Navarra, de los epónimos Pedro y Luis García de la Navarra, claro está (Montalbán, 3, tel. 91 523 36 47), y justo al lado la Taberna de Pedro (tel. 91 457 33 63): gran materia prima, desde las setas más frescas hasta los tomates más sabrosos, y platos tradicionales.

Guía del sabor en Madrid 1
Santerra | Foto: Michelle Thomas / Chelita Media Inc.

Dos direcciones fundamentales están del otro lado de la Puerta de Alcalá, en el barrio de Salamanca. La Taberna Verdejo (Espartinas, 6, tel. 608 80 13 82), de Marian Reguera, ha llevado a niveles artísticos las salazones y los escabeches (caballa marinada sobre crema de remolacha y queso payoyo). El muy reciente Santerra (General Pardiñas, 56, tel. 914 01 35 80) ha presentado en Madrid al joven manchego Miguel Carretero, que con una base de cocina clásica añade brillantes toques actuales y frescos, “de bosque bajo”: así, la tradicional brandada francesa se hace aquí con bacalao, anguila ahumada, trufa y miel de brezo.

Al este del Retiro, el barrio de Ibiza es un hervidero de restaurantes y tascas, bastantes de ellos dignos de aparecer en este listado. Veamos cinco:

Guía del sabor en Madrid 12
Chuletón de lomo de vaca rubia gallega madurado en Taberna Pedraza. | Foto vía Taberna Pedraza Facebook.

La Taberna Pedraza, de Santiago Pedraza y Carmen Carro (Ibiza, 40, tel. 91 032 72 00), es el resultado de un par de años de recorrido de sus dueños por España, conociendo recetas y proveedores de grandes productos. Prueben sus buñuelos de bacalao y su chistorra de Lasarte con pimientos de Padrón.

La Montería, de Miguel Angel Román (Lope de Rueda, 35, tel. 91 574 18 12) y La Castela, de su hermano José Luis (Dr. Castelo, 22, tel. 915 74 00 15), son dos clásicos con apariencia de tabernas a la antigua usanza, pero con platos más ambiciosos y refinados, desde una ensalada de rape y setas hasta un arroz meloso con pulpo y calamar.

Guía del sabor en Madrid 3
La Castela

La Catapa, de Miguel Ángel Jiménez (Menorca, 14, tel. 91 574 26 15), es otra meca del producto fresco, desde las corujas serranas que a finales del invierno llegan a sus ensaladas, hasta las sepietas, servidas con all i oli.

En Laredo, de Miguel y David Laredo (Doctor Castelo, 30, tel. 915 73 30 61), no sólo es finísima la cocina, con cosas como sardinas o cigalitas en tempura, sino que la bodega es posiblemente la más rica en grandes vinos de Madrid.

Otro epicentro de esta cocina de producto es Chamberí, y allí vemos otras cinco direcciones.

Lakasa (Plaza del Descubridor Diego de Ordás, 1, tel. 91 533 87 15) es hoy uno de los ‘grandes’ de Madrid y culmina el recorrido de César Martín, más de 20 años defendiendo la cocina de los sabores. Va pegado a las temporadas: ahora mismo, por ejemplo, calçots con salsa romesco o lomo de ciervo en escabeche.

Guía del sabor en Madrid 15
(Sí es una liebre). | Foto vía Lakasa Facebook.

El ejemplar Asturianos, de doña Julia Bombín y de sus hijos Belarmino y Alberto Fernández (Vallehermoso, 94, tel. 91 533 59 47), con sus sardinas marinadas, sus verdinas y sus morcillos canónicos, es una de las grandes tascas clásicas pero actualizadas. Y con otra bodega interesante.

Membibre (Guzmán el Bueno, 40, tel. 91 543 31 48), tras 40 años de buen restaurante de barrio, ha dado el salto a gran casa con el regreso del joven (23 años) Víctor Membibre tras una fructífera formación en el Zuberoa de Oyarzun. Su becada asada con pastel de patata y panceta es magistral.

Muy reciente y aún no muy conocido, Medea (Ríos Rosas, 45, tel. 91 081 97 71) ofrece la cocina muy original y sabrosa de Luis Ángel Pérez, y la carta más ininteligible que hayamos visto últimamente: así el ‘México según el chino de mi barrio’ es un taco de magret de pato lacado con salsa hoisin, mole, requesón de limón verde, maíz y bizcocho de cacao ahumado. Pero lo importante es que el plato funciona, oigan.

Guía del sabor en Madrid 5
Fismuler

En cuanto a Fismuler (Sagasta, 29, tel. 91 827 75 81), es el mejor de los proyectos de Nino Redruello, de la saga familiar de La Ancha. Exquisitos garbanzos salteados con tendón de ternera, cigalitas y berros morados.

Continuando por los bulevares y ya en Moncloa se llega a Cuenllas (Ferraz, 5, tel. 91 559 17 05), que es el anexo de una de las mejores y más clásicas tiendas de ultramarinos de Madrid. El equipo de Fernando Cuenllas borda los callos y el ‘risotto’ con trufa y setas.

En las zonas septentrionales de Chamartín y Tetuán mencionaremos cuatro direcciones notables.

La ‘botillería y fogón’ Sacha, fundada por los padres de Sacha Hormaechea (Juan Hurtado de Mendoza, 11, entrada posterior, tel. 91 345 59 52) es eso que ahora se suele llamar ‘un icono’, con su ambiente de ‘bistrot’ de París y aquellos ‘platos contundentes’ que su madre, Pitila, puso en la carta. Como ya se ha publicado otras veces, un ‘tartare’ de ternera de ganado bravo, una butifarra con níscalos de Sacha son… gran cocina.

Guía del sabor en Madrid 6
Restaurante Desencaja. Imagen vía Desencaja.

En Desencaja (Avenida de La Habana, 84, tel. 91 457 56 68), Iván Sáez ha llevado aún más arriba su trayecto de tradición con creación iniciado en el Lágrimas Negras. Prueben su morteruelo con migas crujientes y trufa –Cuenca, renovada– o su lomo de ciervo con repollo, ‘chutney’ de membrillo y patatas rotas.

De la costa asturiana a las inmediaciones del Bernabéu, Viavélez  (General Perón, 10, tel. 91 579 95 39) significó hace ya 10 años el regreso a Madrid del maestro Paco Ron, uno de los grandes de la cocina de los sabores. Sus patatas a la importancia con almejas y su salpicón de bogavante son ya míticos.

¿Qué decir del tan entrañable y original De la Riva (antaño en la calle de Nielfa, hoy en Cochabamba, 13, tel. 91 458 89 54)? Que su patrón, Pepe Morán, ha sabido mantener todo su espíritu fundacional (que nos lleva a 1932), y que el congrio en salsa verde y el pecho de ternera asado siguen siendo formidables,

Finalmente, otros cuatro vistazos al centro clásico de la ciudad.

Guía del sabor en Madrid 10
Algunos de los platos de La Buena Vida: Erizo fresco gallego, sopa de pescado, patatas a la importancia, níscalos, raor, rodaballo salvaje, grouse, cerceta. | Foto vía La Buena Vida Facebook.

Casi invisible desde la calle, La Buena Vida, de Carlos Torres en cocina y Elisa Rodríguez en la sala (Conde de Xiquena, 8, tel. 91 531 31 49), es un discreto templo de la cocina de temporada (ahora mismo, por ejemplo, sepietas con juliana de tirabeques y arroz meloso de liebre con setas) y de los grandes vinos

Una taberna muy castiza que lleva 22 años en el Madrid de los Austrias, Matritum (Cava Alta, 17, tel. 91 365 82 37), dio el salto de calidad hace un año con la llegada del joven cocinero Luis García Cuenca, discípulo de David Muñoz y de Paco Ron, que maravilla con cosas como las croquetas líquidas de suquet de carabinero o los berberechos con curry rojo. Y el sumiller Frank Carrillo ofrece vinos, de aquí y de fuera, absolutamente inesperados.

Otro gran personaje de esta escuela es Juanjo López Bedmar, de La Tasquita de Enfrente (Ballesta, 6, tel. 91 532 54 49): una ortiguilla rebozada, un morrillo de salmón confitado son aquí platos a la vez populares, clásicos… y artísticos.

Guía del sabor en Madrid 14
Plato de Viridiana que como ellos destacan en sus redes tienen “40 años oficiando una cocina ajena a la veleidosa veleta de la moda”. | Foto vía Viridiana Facebook.

Y si empezábamos con Abraham García, cerraremos con el otro gran inspirador de la cocina de los sabores en Madrid, y profundamente influyente en las jóvenes generaciones de cocineros de esta ciudad: Iñaki Camba, de Arce (Augusto Figueroa, 32, tel. 91 522 04 40), además acompañado ahora por su hijo Unai, quien ha elevado todavía más el nivel de finura de la cocina de esta casa.

Setas, caza… Las especialidades de Arce son ya famosas, y aún hay más, como los fabulosos ahumados, tanto de carne (solomillo y presa ibéricos, venado) como de pescado (bacalao, salmón, atún rojo). Y siempre más cosas inspiradas por la temporada y/o la tradición: habitas con cangrejo, lengua de ternera con salsa ravigote, la igualmente afrancesada tarta Tatin.

Continúa leyendo: 7 Tips para cuidar a tu perro en invierno

7 Tips para cuidar a tu perro en invierno

Carola Melguizo

Foto: David Whelan
Flickr bajo Licencia Creative Commons

Las temperaturas mínimas se desploman. El temporal de viento, nieve y lluvia pone en aviso a varias provincias y nos obliga a extremar las medidas de seguridad necesarias para evitar las enfermedades respiratorias y los procesos catarrales, especialmente en el caso de los niños y de las personas mayores de 65 años, para quienes el invierno puede ser una auténtica amenaza. Los perros, en cambio, suelen ser los grandes olvidados, cuando la realidad es que el frío puede ser tan duro para ellos como para nosotros. A veces incluso más.

Algunas razas (pocas) tienen un pelaje grueso que las protege de las bajas temperaturas de forma natural, pero incluso en esos casos debemos prestar atención a las zonas que están más expuestas como las orejas y las almohadillas. Si tú tienes frío, lo más probable es que tu perro también. No hay que esperar que tiemble o lloriquee para ofrecerle abrigo. Sin embargo, el frío no es el único aspecto que debemos controlar. Para evitar complicaciones y garantizar que tu perro pasa un buen invierno, sigue estas recomendaciones:

  1. Cuida su alimentación.

    Es cierto que para combatir el frío se consumen más calorías, pero por lo general el nivel de actividad física disminuye durante los meses de invierno y corremos el riesgo de sobrealimentar al animal. Por eso es importante ajustar la cantidad de comida a sus necesidades, eligiendo siempre el alimento que mejor se ajuste a su edad, su tamaño, su peso y su estilo de vida.

  2. Mantenlo hidratado.

    Para evitar la deshidratación y la tentación de comer nieve o beber agua de lluvia, es muy importante que el perro tenga acceso a un cuenco de agua limpia y fresca en todo momento.

  3. Ajusta el horario de los paseos.

    El ejercicio es fundamental para la salud física y mental del perro. Los paseos diarios no son negociables, pero sí podemos hacer ciertos ajustes. Si tus otras responsabilidades diarias te lo permiten, evita salir con tu perro muy temprano por mañana o muy tarde en la noche, que es cuando las temperaturas son más bajas.

  4. Evita la exposición a sustancias químicas peligrosas.

    El anticongelante tiene un sabor dulce que resulta atractivo para los perros, pero es muy tóxico. Una pequeña dosis puede resultar mortal. Por otra parte, la sal y otros productos utilizados para el deshielo de las calles pueden causar irritación en las patas. Cuando se trata de perros muy sensibles o de condiciones meteorológicas extremas, se recomienda el uso de botas, pero si no es el caso, bastará con limpiar bien sus patas después de cada paseo.

  5. No le cortes el pelo.

    Al menos no demasiado. Para algunas razas es inevitable, ya que el pelo crece de forma contínua, pero no es recomendable dejarlo muy corto, mucho menos afeitarlo. Pero tampoco hay que exagerar con el largo, lo ideal es hacer un corte que le resulte cómodo al animal y al mismo tiempo lo proteja del frío.

  6. Protege sus almohadillas.

    A pesar de tener una piel resistente, preparada para los cambios de temperatura, el frío puede resecar y agrietar la zona de las almohadillas. Mientras más hidratadas estén, menos probable es que se vean afectadas. Para mantenerlas en buen estado, puedes utilizar una crema hidratante desarrollada específica para este fin. Hay muchas marcas en el mercado, algunas se pueden usar también en la trufa.

  7. Ayúdalo a descansar bien.

    Durante el invierno, los perros pasan mucho más tiempo durmiendo. Para garantizar un buen descanso,  la cama debe estar en un lugar cálido, sin corrientes de aire y debe tener un colchón lo suficientemente mullido como para no permitir que traspase el frío del suelo. Una mantita nunca está de más.

7 Tips para cuidar a tu perro en invierno
No todos los perros toleran el frío de la misma forma | Lari Hirvonen vía Flickr

Y por favor, no lo dejes nunca solo en el coche. El riesgo de hipotermia es real y las consecuencias pueden ser muy graves. Afecta el corazón, la respiración y en los casos más graves puede causar incluso la muerte.

TOP