Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

¿Qué come un militar cuando está en combate?

Rodrigo Isasi Arce

Foto: Fabrizio Bensch
Reuters/File

Si alguna vez te has preguntado qué come un militar cuando se encuentra en una operación de combate real, nosotros te enseñamos cómo es una ración de aprovisionamiento, también llamada ración de combate o de campaña, que contiene los alimentos necesarios para una jornada. Cada paquete tiene un peso aproximado de 1,8 kilogramos, que se suman a los 20 kilos aproximadamente que pesa un equipo de combate ligero de un soldado. El aporte energético de estas raciones se sitúa en torno a las 3.500 o 4.000 kilo-calorías y tienen una caducidad de dos años.

Las raciones militares son totalmente adaptables en función de las necesidades del consumidor y las diferentes Fuerzas Armadas a las que vayan destinadas. Pueden ser de comida Halal -apta para musulmanes- o vegetariana, entre otras. Asimismo, es posible modificar su contenido dependiendo del clima al que estén destinadas – desértico, climas fríos- o el tipo de operaciones, ya sea de 24 horas, media jornada o maniobras con un alto desgaste físico.

¿Qué come un militar cuando está en combate? 3
Raciones de combate para clima frío y desértico | Foto: Rodrigo Isasi

Nuestra ración de combate está adaptada para un clima cálido, incluso desértico, y destinada para el ejército de un país de habla árabe, de ahí su traducción en este idioma y su etiqueta halal. A continuación exponemos los 20 elementos que conforman nuestro sustento alimenticio para un día de maniobras militares o en el frente:

¿Qué come un militar cuando está en combate? 5
Contenido de la ración de combate | Foto: The Objective

1-Un paquete de pañuelos desechables, tres paquetes de servilletas y una servilleta húmeda con olor a limón.
2-Dos paquetes de galletas saladas con salvado de trigo.
3-Una bolsa de carne de vaca con vegetales y otra de garbanzos y estofado de cordero.
4-Dos paquetes de crema de piña.
5-Dos bolsitas de té.
6-Cuatro bolsas de azúcar.
7- Dos bolsas de café soluble y dos de leche.
8-Dos paquetes con una gominola azucarada a base de pulpa de manzana.
9-Una caja de cerillas.
10-Varias bolsitas de sal y pimienta.
11-Una bolsita de miel.
12-Un bizcocho con sabor a vainilla.
13-Dátiles.
14-Dos pastillas potabilizadoras para el agua.
15-Cuatro bolsas de bebida isotónica con sabor a limón para combatir la deshidratación.
16*-Dos bolsas ‘autocalentables’ para los alimentos.
17-Dos paquetes de muesli con frutas deshidratadas.
18- Cubiertos de plástico.
19*-Un hornillo portátil.
20-Pastillas de encendido.

¿Qué come un militar cuando está en combate? 1
Un soldado alemán perteneciente a la Fuerza de Reacción Rápida (QRF) de la ISAF cerca de Kabul | Foto: Fabrizio Bensch/Reuters

Quizá uno de los elementos que más llaman la atención en este paquete son las bolsas ‘autocalentables’, en las que, según las instrucciones, hay que llenar con agua, introducir las bolsas de alimento en su interior y esperar 20 minutos para que la comida esté caliente. ¡Sin usar fuego!

En caso de querer optar por un modo más tradicional, el militar puede hacer uso del hornillo portátil, que viene plegado para no ocupar espacio. Con las cerillas y las pastillas de encendido, en apenas unos minutos la comida está lista.

Degustamos esta comida castrense

¿Qué come un militar cuando está en combate? 2
Uno de los “platos” de comida de la ración militar | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

Si empezamos por los alimentos dulces, algunos nos han sorprendido gratamente. El bizcocho tenía muy buen sabor, parecido a un sobao ‘pasiego’, y cargado de hidratos de carbono y calorías para dar un buen aporte energético al militar desde primeras horas de la mañana. Las golosinas de manzana, por su parte, también dejan un buen sabor de boca. Para complementar el desayuno, el muesli no tiene nada que envidiar al que se compra en un supermercado. La crema de piña no estaba mala del todo, pero se notaba su carácter industrial.

En cuanto a los platos principales, los de carne con verduras, si alguna vez has comprado una lata de conserva en el supermercado, el sabor te resultará familiar. Digamos que dista mucho de ser un estofado casero, pero la calidad de la comida de las raciones de campaña ha mejorado mucho en los últimos años. Las galletas saladas estaban sosas.

En general, y entendiendo que se trata de una bolsa con alimentos para una situación puntual o de emergencia, la ración militar de combate cumple su cometido.

El Juan Sebastián Elcano continúa surcando los mares

Rodrigo Isasi Arce

Foto: Armada española

Un 19 de abril de 1928 el buque escuela Juan Sebastián Elcano, perteneciente a la Armada española, salió a la mar para realizar lo que fue su primer crucero de instrucción, que le llevó desde Cádiz hasta Málaga, con el Rey Alfonso XIII a bordo, para continuar hasta Sevilla, donde se celebraba la Exposición Iberoamericana. Desde entonces, no ha parado de surcar los mares y ha realizado cruceros de instrucción casi sin interrupción cada año, salvo en los años 1937, 1938 y 1939 en los que no pudo realizar el viaje como consecuencia de la Guerra Civil española.

El buque escuela, que tiene el nombre del primer marino español que dio la vuelta al mundo en 1522, lleva 90 años surcando los mares mediante los cruceros que cada año hace para formar a los futuros oficiales de la Armada. Pese a que su botadura se realizó el 5 de marzo de 1927 en el puerto de Cádiz, no fue hasta casi un año después cuando realizó su primer viaje de instrucción. Asimismo, en el año 1956 y posteriormente en 1978 el buque fue objeto de grandes obras de modernización en el Arsenal de La Carraca, Cádiz,  y no pudo efectuar navegaciones con Guardias Marinas. Por el contrario, en 1933, 1942, 1943 y 1951 el Elcano realizó dos cruceros diferentes en cada uno de esos años. De ahí que en la actualidad coincidan prácticamente el número de cruceros realizados y la edad del barco.

El Juan Sebastián Elcano continúa surcando los mares 4
El Juan Sebastián Elcano en uno de sus viajes de instrucción | Foto: MAEC

Hace apenas cuatro días arribaba al puerto de Santo Domingo, República Dominicana, tras una travesía de 25 días iniciada en las Islas Canarias, como parte de su crucero de instrucción número 89, que comenzó el 12 de marzo desde Cádiz y que concluirá el próximo 21 de julio en el mismo puerto de partida. En este crucero reciben formación los 76 Guardias Marinas de la 419ª promoción del cuerpo general de la Armada, de la 149ª de Infantería de Marina y de la 92ª de Intendencia. Los Guardias Marinas del Cuerpo General y de Infantería se embarcan como parte del plan de estudios del cuarto curso de su carrera con asignaturas como navegación, astronomía, táctica anfibia y los de Intendencia realizan el primero de los dos años de sus estudios.

La principal razón de ser de este buque, que es un velero bergantín goleta, son los Guardias Marinas. Éstos adquieren esta denominación y condición de ‘alumnos futuros oficiales’ con el establecimiento de la Real Compañía de Guardias Marinas de Cádiz (1717), creada gracias al esfuerzo del intendente José Patiño durante el reinado de Felipe V.

El Juan Sebastián Elcano continúa surcando los mares 7
Mascarón de proa del buque Elcano | Foto: Armada española

El buque escuela, al mando del capitán de navío Victoriano Gilabert Agote, cuenta con una dotación de 24 oficiales, 22 suboficiales, 125 militares de la escala de marinería y tropa y dos maestros civiles. De todos ellos, 26 son mujeres. El barco es además una embajada flotante, pues en sus escalas en los diferentes países difunde la imagen de España y apoya la acción exterior del Estado. Este buque escuela de 20 velas es uno de los navíos más representativos de la Armada española con más de 1.734.000 millas náuticas navegadas por todos los mares del mundo y con recaladas en más de 70 países.

La Vida a bordo

Como la propia Armada asegura, las nuevas promociones compaginan en la medida de lo posible su ajetreada agenda diaria, provista de observaciones astronómicas, estudio de las diferentes asignaturas, y diversas conferencias de carácter profesional y cultural, con el día a día de la vida a bordo que abarca diversas actividades comunes con la dotación. “Todos ellos se involucran en el tránsito a vela del barco, navegando de puerto en puerto por los lugares más recónditos del mundo y siempre orgullosos de representar nuestra Patria allá por donde pasa”.

El Juan Sebastián Elcano continúa surcando los mares 6
Guardia Marina utilizando un sextante | Foto: Armada española

El barco cuenta con dos salas de estudio donde los Guardias Marinas reciben una media diaria de cinco horas lectivas con asignaturas tales como Navegación Astronómica, Meteorología, Geografía, Maniobra o Inglés. Independientemente de sus ocupaciones académicas, los Alumnos participan en todas las actividades conjuntas de la dotación, así como en las guardias a bordo que se cubren diariamente por turnos.

El Juan Sebastián Elcano continúa surcando los mares 5
Guardias Marinas realizan ejercicio a bordo del Buque | Foto: Armada española

A diferencia de la mayoría de las unidades de la Armada española, este buque no dispone de misiles, ni de torpedos, ni de ningún sistema de armas para el combate. Pero sí cuenta, como cualquier otro buque de guerra, de armamento ligero para la defensa propia de la unidad, con el fin de mantener una capacidad adecuada para afrontar una amenaza imprevista que pueda surgir en la mar o en un puerto extranjero. En total el barco dispone de dos montajes de 37 mm, dos ametralladoras Browning y dos ametralladoras MG, además de armamento portátil como fusiles y pistolas. El casco del buque es de hierro y arbola cuatro palos: ‘Blanca’, ‘Almansa’, ‘Asturias’ y ‘Nautilus’, cuyos nombres recuerdan a otros buques escuelas que  le precedieron.

7 alimentos que causan depresión

Redacción TO

Foto: CARLO ALLEGRI
Reuters

Ya nadie pone en duda que la dieta influye en la manera en que te sientes, por eso, presentamos una lista de alimentos que hacen que te deprimas y que sería mejor no consumir si sientes la famosa astenia primaveral. La depresión afecta a más de 350 millones de personas en el mundo de manera leve, en muchos casos, aunque en otros, severa. Y es que el cuerpo humano produce serotonina por sí mismo, pero la producción natural de ésta puede ser estimulada o frenada por ciertos nutrientes que Montes de Galicia, como experto en nutrición y alimentación, ha recogido:

1. Edulcorantes artificiales

Especialistas en nutrición estadounidenses han determinado que todos los endulzantes artificiales producen depresión del sistema nervioso. Asimismo, Rachel Fiske, consultora certificada de nutrición en San Francisco, afirma que el aspartamo (endulzante) frena la producción de serotonina y dopamina, lo cual podría ser causa de depresión y ataques de ansiedad.

2. Alimentos procesados

7 alimentos que causan depresión 1

Investigadores de Gran Bretaña han publicado en la revista Británica de Psiquiatría que este tipo de comida aumenta el riesgo de desarrollar depresión, ya que contienen sustancias químicas nocivas que favorecen la aparición de enfermedades cardiovasculares e inflamación. Entre ellos están las carnes, embutidos, chocolate con leche y postres azucarados.

3. Fritos

Stephanie Fulton, del Hospital Universitario de Montreal, asegura que los alimentos ricos en grasa saturada contribuyen a desarrollar conductas depresivas, por las reacciones químicas que se producen en el cerebro. La Universidad Navarra confirma sus conclusiones, ya que en exceso aumentan la producción de determinadas moléculas como la citonina, la cual puede reducir la producción de serotonina.

4. Lácteos altos en grasa

Las universidades de Navarra y Las Palmas de Gran Canaria han relacionado el consumo de grasas trans y saturadas con el desarrollo de depresión.

5. Cereales refinados

7 alimentos que causan depresión 2
Foto: Mike Blake / Reuters

El consumo de estos alimentos, así como las harinas refinadas aumentan las probabilidades de sufrir depresión.

6. Refrescos

Los dulces y los refrescos gaseosos pueden proporcionarnos alivio a corto plazo, pero no son una manera eficaz de combatir el estrés. Un estudio del Instituto Nacional de la Salud afirma que consumir más de un litro de estas bebidas al día provoca depresión y si éstas son dietéticas y de sabores, las probabilidades aumentan.

7. Alcohol

7 alimentos que causan depresión 3
Foto: Nguyen Huy Kham / Reuters

Su abuso por un tiempo prolongado desencadena depresión, ya que interfiere en receptores del sistema nervioso, aunque aún no se determinan los mecanismos asociados a esta reacción, confirma un estudio publicado en la revista Archives of General Psychiatry.

Razones científicas para no comer carne humana

Redacción TO

Foto: Francois Mori
AP Photo

Con el paso del tiempo, el ser humano se ha cargado de razones para no alimentarse de sus congéneres. Se trata de algo antinatural. Al fin y al cabo, nuestra naturaleza nos empuja a todo lo contrario, a preservar la especie. Pero a las cuestiones biológicas se suman las implicaciones éticas y sanitarias y, pese a ello, existen testimonios y episodios escritos que demuestran que la antropofagia es tan antigua como el ser humano.

Un ejemplo revelador y reciente se halló en Papúa Nueva Guinea, Oceanía, donde no se conoció vida humana hasta los años 30, cuando unos buscadores de oro australianos descubrieron que aquella isla estaba habitada por cerca de un millón de personas. Entre ellas estaba la tribu de los Fore, con unos 11.000 miembros, al menos cuando los encontraron. Porque luego la población comenzó a caer en picado, unas 200 personas por año, por una enfermedad extraña que atribuían a la magia. Hasta que se descubrió que el verdadero motivo no radicaba en lo esotérico, sino en un prión derivado del canibalismo. Los Fore tenían la tradición de aprovechar algunos órganos humanos muertos como rito funerario, y aquello tenía unas consecuencias para su salud que por supuesto ignoraban.

Las propiedades nutricionales de comer humanos 1
Una tribu armada de Papúa Nueva Guinea, en 1957. | Foto: AP Photo

Buscando entre casos de canibalismo en distintas épocas, encontramos incluso entre los neandertales. Nunca se ha sabido con certeza si la superstición es el único motivo por el que los hombres se ha alimentado de otros hombres. Siempre se ha sospechado que quizá se debiera también a motivos de supervivencia. Igual que se puede comer un ciervo o una vaca, se puede comer una persona. Pero los últimos hallazgos desestiman esta posibilidad apoyándose en un argumento estrictamente científico: comer carne humana no es solo poco apetecible, sino también nutricionalmente inadecuado.

“Aun comiéndote seis seres humanos, no obtendrías el nivel de calorías que aporta un caballo”

Un estudio publicado por la revista Nature ha analizado los aportes calóricos de un cuerpo humano en otro organismo de la misma especie a partir de los hallazgos paleolíticos donde se ha detectado esta práctica. El trabajo ha concluido con una respuesta contundente y tranquilizadora. Son muchas las especies cuya carne posee más propiedades calóricas que la nuestra y su ingesta no aporta en absoluto unos nutrientes extraordinariamente valiosos. Los arqueólogos, gracias a esta revelación, han desestimado que el canibalismo en el Paleolítico y en la modernidad responda a un factor alimenticio.

Uno de los hombres que lidera la investigación se llama James Cole y es arqueólogo de la Universidad de Brighton, en Reino Unido. De acuerdo con las estimaciones de su equipo, el cuerpo de un hombre medio posee 126.000 calorías, lo cual no es una cifra excesivamente elevada. “Aun comiéndote seis seres humanos”, afirma Cole a la revista Quartz, “no obtendrías el nivel de calorías que aporta un caballo”. Esto quiere decir que si nos equiparamos nutritivamente a otros animales en términos de peso, salimos perdiendo igualmente.

Las propiedades nutricionales de comer humanos
Un fémur de hombre, analizado por científicos mexicanos. | Foto: Tomás Bravo / Reuters

También se ha podido descubrir en esta investigación cuáles son las partes con más componentes nutritivos de nuestro cuerpo. En este sentido, el tejido adiposo sería el más destacado con casi 50.000 calorías. Tras él se encuentra el esqueleto (25.332), los muslos (13.354), la piel (10.278) y los brazos (7.451). Se estima que ingiriendo un cerebro o un corazón se aporta al organismo entre 2.500 y 700 calorías, respectivamente.

No obstante, y siempre en términos relativos, las propiedades de otras especies hace que su consumo sea más beneficioso. En el estudio se ha calculado el nivel de calorías de otros seres vivos, algunos ya extintos. Por ejemplo, el cuerpo de un mamut podría aportar hasta casi cuatro millones de calorías y el de un rinoceronte lanudo, casi un millón y medio.

Yatai Market: la esencia de Asia en Madrid

Saioa Camarzana

Foto: YATAI MARKET
Facebook

En Madrid la oferta gastronómica es casi inabarcable. Restaurantes y bares abren y cierran a una velocidad tan trepidante que no da tiempo, en ocasiones, ni de poder tantearlos. La tendencia últimamente parece que son los mercados gastronómicos (ahí está el MadrEat que se celebra una vez al mes) con diferentes puestos en los que degustar comida de otros países y continentes. Una de las últimas aperturas, que lleva un par de meses en funcionamiento, llega en forma de mercado con cocina del sudeste asiático. Desde Japón a Tailandia pasando por China los letreros luminosos y los farolillos llaman la atención al pasear por la calle Doctor Cortezo, donde se ha establecido con bastante fuerza y poder de convocatoria el Yatai Market.

De momento los puestos no son más que cinco (en principio parece que se abrirán más) y están a las puertas de habilitar la terraza para poder disfrutar de una cerveza con alguno de los platos a degustar. En cuanto a la cerveza, con una barra en la primera parte del mercado y otra al fondo del pasillo, cuentan con la Mahou Maestra (recomendable a aquellos que les guste la cerveza con cuerpo y alta graduación), una selección de cervezas artesanales (a 4.90 euros quizá no sea apta para todos los bolsillos) y la siempre apuesta segura de la Alhambra por 3.5 euros.

Yatai Market: la esencia de Asia en Madrid 1
foto via yatai market Facebook

El primer puesto que nos vamos a encontrar a mano izquierda es la primera parada para todo foodie al que le gusten los baos chinos. El mini restaurante Hot Bao ofrece una carta de baos a precios asequibles que van desde los 3,20 a los 4,9 euros. El bao clásico es recomendable al igual que cualquiera de los dim sum, también en la carta, para el que piden un pedido mínimo dos unidades por no más de 2 euros. A su lado está el puesto Funky Chen en el que se agolpa la mayoría de las visitas con un menú de tallarines y arroces que oscilan entre los 6 y los 11 euros. De su carta lo que más resalta es el Pad Thai, con una base de fideos con verduras y ralladura de cacahuete, el plato estrella de la cocina tailandesa.

Yatai Market: la esencia de Asia en Madrid 3
Los baos definitivamente están de moda. Foto via Yatai Market Facebook.

A su lado está la barra de bebidas y unas mesas alargadas con taburetes para el primero que llegue al mercado. El fin de semana, cabe prevenir, se crean colas incluso fuera del recinto. El auge del street food y, sobre todo, de la comida asiática crea furor en la capital. A mano derecha un puesto de sushi a buen precio y, a su lado, Thai Cañí, donde apuestan por fusionar platos orientales con sabor castizo como los rollitos de cocido madrileño, de chicharrón o de salmón hawaiano que oscilan entre un euro y medio y los dos euros. El de salmón, servido en una hoja de lechuga, está exquisito.

Yatai Market: la esencia de Asia en Madrid 4
Japón en Madrid. Foto via Yatai Market Facebook.

El último puesto de esta primera sala está también dedicado a la cocina japonesa. Tienen un variado menú en el que poder degustar brochetas de langostinos, de pollo rebozado, de setas shitake, arroces, tallarines y el muy demandado ramen. A pesar de no conocer todos sus platos el ramen de miso no está a la altura; el sabor a miso se queda, simplemente, a mitad de camino. De hecho, la respuesta del camarero al pedir un poco de sal no fue otra que sacar un bote de sazonador, añadir dos cucharas y remover, un gesto que nadie debería ver en un lugar de comida. Un gesto feo para una primera visita a Yatai Market ya que se trata de un plato en el que la larga cocción de la sopa es el ingrediente estrella (para comer ramen un sitio altamente recomendable es Ramen Kagura,con una decoración divertida, en Calle de las Conchas).

Yatai Market: la esencia de Asia en Madrid 2
El ramen tampoco se queda atrás. Foto via Yatai Market Facebook.

Al fondo del recinto se encuentra otro puesto que de no saber que está puede pasar desapercibido. El Smok Mok, como se llama, ofrece una variada oferta de comida fusión entre la que sobresale la apuesta por las bolas de dragón, es decir, un plato con base de arroz y albóndigas ahumadas con salsa barbacoa japonesa y sabores asiáticos por 8.5 euros. También existe la posibilidad de pedirlo en bocadillo. Un buen cierre para la visita puede servirse aquí mismo con un orujo asiático de cereza, Kaoliang Chiev, a dos euros el chupito.

Aunque la propuesta es muy atractiva la calidad aún puede mejorar y de ser así la vida del primer mercado dedicado en exclusiva a la comida de Asia puede ser larga.

Dirección: Calle Doctor Cortezo, 10

Save

Save

Save

TOP