Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

¿Qué es la teoría de la relatividad?

Redacción TO

Foto: AP Photo

Albert Einstein (1879-1955), a pesar de los rumores que circulan en torno a sus malas calificaciones, fue un estudiante aplicado que se encontró con profesores que se lo pusieron difícil. Era un niño extraordinariamente curioso con una alta tendencia a la soledad que con el paso de la adolescencia fue empeorando sus resultados académicos. De hecho, suspendió las pruebas de acceso a la universidad y algún profesor le sugirió que buscara otro camino. Aquella circunstancia no invitaba a imaginar que Einstein llegaría algún día a desarrollar la teoría científica más conocida del mundo.

Hay una anécdota divertida que compartieron el genio alemán y el cineasta Charles Chaplin. En el estreno de Luces de la ciudad, en 1930, el actor de blanco y negro se le acercó para presentarle su admiración, y acto seguido le susurró: “La gente me aclama porque todos me entienden, y a usted, porque no le entiende nadie”. Tenía mucha razón Chaplin, pues a pesar de ser suya la teoría más conocida, resulta difícil encontrar a quien pueda explicarla. Un día como hoy de 1905 se publicó la teoría de la relatividad especial con la firma de Albert Einstein.

¿Qué es la teoría de la relatividad? 2
Albert Einstein, en una sinagoga de Berlín en 1930. | Foto: AP Photo.

Un periodista le pidió una vez al científico si podía explicarle dicha teoría. Entonces Einstein le preguntó: “¿Me puede explicar usted cómo se fríe un huevo?”. El periodista se sorprendió y le dijo que claro, que podía explicarlo. Fue entonces que Einstein le dijo: “Pues hágalo, pero imaginando que yo no sé lo que es un huevo, ni una sartén, ni el aceite, ni el fuego”.

Esta anécdota pone de manifiesto que comprender en un sentido estricto la teoría es casi imposible si no se tiene un conocimiento elemental de Física y de Matemáticas. Sin embargo, podría determinarse en un sentido básico que esta teoría demuestra que el tiempo no es constante y que depende de nuestra perspectiva que las cosas pasen más rápido o más despacio. Esto mismo ocurre con el espacio, lo que los convierte en relativos. Asimismo, esta teoría sostiene que un objeto material no puede viajar a la velocidad de la luz, que es de 300.000 kilómetros por segundo, y tampoco más rápido. Nada en Física impide viajar a velocidades que se aproximen a la velocidad de la luz, pero, por más que se intente, nunca se sobrepasaran.

Este hecho lo resumió el científico Carl Sagan en una frase elocuente: “No le puedes pedir al universo que esté en perfecta armonía con la ambición humana”.

El motivo por el que no se puede superar la velocidad de la luz es que cuando intentamos acelerar algo, la masa del objeto también crece, y acaba requiriendo de una energía igual a infinito para moverlas. Para Einstein, a su vez, masa y energía son lo mismo; esta es la premisa de E=mc2, lo cual se confirma, por ejemplo, en las explosiones de bombas atómicas.

¿Qué es la teoría de la relatividad? 1
Un agujero negro devora una estrella situada a casi 2.000 millones de años luz de la Tierra. | Foto: NASA/AP

Las teorías de Einstein han sido cuestionadas a menudo. No obstante, en cada uno de los experimentos que se ha puesto en marcha a partir de sus descubrimientos se ha terminado por reforzar sus tesis. Además, pese a que haya pasado más de un siglo desde entonces, estos conocimientos han permitido avanzar a pasos agigantados en la investigación del origen del universo, de la naturaleza de la gravedad, de la formación de agujeros negros, de la expansión de las galaxias o de la radioterapia y la tecnología GPS, por mencionar asuntos más cercanos.

A día de hoy, los manuscritos en los que desarrolló la teoría de la relatividad general, que publicó en 1915 como ampliación a la teoría de la relatividad especial,  se conservan en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Son 46 hojas amarillentas y totalmente llenas de fórmulas y comentarios en alemán que, como reconoció el profesor Hanoch Gutfreund, presidente del Comité Académico de los Archivos de Albert Einstein, son “un descubrimiento inmenso que representa una de las mayores revoluciones en la ciencia moderna, pues modificó por completo la comprensión newtoniana del universo”.

Los secretos de la Guerra de los Seis Días, el enfrentamiento que transformó el mapa de Oriente Medio

Tal Levy

Foto: Israeli Defence Ministry
Reuters Handout

Y al séptimo día, descansó. Como si del Génesis se tratara, la victoria fulminante de Israel en la Guerra de los Seis Días deparó una nueva realidad. No sólo logró garantizar su pervivencia, al derrotar a los ejércitos de Egipto, Jordania y Siria en tres frentes, sino que triplicó su tamaño y reunificó la ciudad de Jerusalén, dando acceso a los judíos a su lugar más sagrado: el Muro de los Lamentos. Hoy, cincuenta años después, todavía debe lidiar con las consecuencias de ese triunfo que la convirtieron en una fuerza de ocupación.

“Estamos aquí asentados con dos poblaciones: una que goza de todos los derechos y otra a la que se le niegan. Este cuadro con dos tipos de ciudadanos es muy difícil de defender, incluso en el contexto especial de la historia judía. El mundo se pondrá de parte de un movimiento de liberación de un millón y medio (de palestinos para la época)”.

Estas premonitorias palabras enunciadas por el ministro de Exteriores de entonces, Abba Eban, tan sólo cinco días después de terminado el conflicto bélico, y que ponen de manifiesto el dilema de Israel al encontrarse sobre una suerte de “barril de pólvora”, fueron recién reveladas por el gobierno israelí, que desclasificó miles de archivos con motivo del medio siglo de la guerra que se desarrolló entre el 5 y el 10 de junio de 1967. Los tensos debates realizados en el seno del gabinete ya no son más secreto de Estado.

Grabaciones de vídeo, fotografías y más de 15.000 páginas que recogen, entre otros documentos, las transcripciones de 36 reuniones del comité ministerial de Seguridad de Israel, pueden ser consultadas desde el pasado 18 de mayo en la web del Archivo Nacional.

“¿Por qué el período de espera fue tan largo y por qué se decidió atacar? ¿Hasta qué punto logró el gobierno manejar la guerra o los eventos ocurrieron con demasiada rapidez?”, estas son tan sólo algunas de las preguntas que, como ha destacado el archivista estatal Yaakov Lazovik, hallan respuesta.

Así, por ejemplo, se puede leer que el 2 de junio de 1967 el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el general Isaac Rabin, alertaría sobre la necesidad de actuar pronto ante un conflicto que lucía inminente; en caso contrario, “existiría un grave peligro para la existencia de Israel y la guerra será difícil, dolorosa y con múltiples víctimas”, apunta el periódico israelí Aurora.

En el principio era el miedo

Israel se anticipó y atacó esgrimiendo el derecho a la autodefensa al ser una pequeña nación rodeada de países hostiles que se equipaban militarmente y declaraban abiertamente sus intenciones belicistas. El presidente egipcio, Gamal Abdel Nasser, afirmaría el 26 de mayo de 1967 que “nuestro objetivo básico es la destrucción de Israel, el pueblo árabe quiere luchar”. Al finalizar ese mes, le secundaría su par iraquí, Abdul Rahman Aref, al referir que “nuestra meta es clara: borrar del mapa a Israel”.

No sólo eran palabras. No cesaban los ataques sirios sobre poblaciones agrícolas israelíes desde la privilegiada situación que le ofrecía la meseta del Golán. Egipto, que selló alianzas con Siria, Jordania, Líbano e Irak, exigió la retirada de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas de la frontera con Israel y bloqueó el paso de buques israelíes por el estratégico Estrecho de Tirán, único punto de acceso al Mar Rojo a través del Golfo de Aqaba, hecho este que fue considerado causal de guerra.

El ministro de Defensa israelí, Moshe Dayan, que sin sospecharlo entonces se convertiría en el héroe de la contienda, advertía que “hay un límite para nuestra capacidad para derrotar a los árabes”, al tiempo que el primer ministro Levi Eshkol temía una “verdadera masacre”, reseña el diario Haaretz.

A la acometida le antecedió la angustia ante una eventual derrota, que podría significar la aniquilación de Israel, pero pronto el miedo se trocaría en euforia y arrogancia, como se evidencia en los archivos desclasificados, tras lograr conquistar en tan sólo seis días el Sinaí, los Altos del Golán, la Franja de Gaza, Jerusalén este y Cisjordania.

La Guerra de los Seis Días permitió a Israel capturar numerosos territorios que le proporcionaron una vasta profundidad estratégica en el frente sur ante Egipto (el desierto del Sinaí), un obstáculo natural en el frente norte contra Siria (los Altos del Golán) y Cisjordania, que además de brindar profundidad también protegía a Israel de Jordania (en beligerancia formal hasta 1994) y de Irak, que representó una amenaza para Israel hasta la Guerra del Golfo de 1991. No obstante, este frente oriental empieza a tener importancia cuando se ‘cierra’ el frente sur tras la paz con Egipto (1978)”, explica Guillem Colom, profesor de Ciencia Política de la Universidad Pablo de Olavide, a The Objective.

Los secretos de la guerra que hace 50 años transformó el mapa de Oriente Medio 1
Soldados israelíes frente al Muro de los Lamentos en Junio de 1967. | REUTERS/ Ministerio de Defensa israelí / Handout

Un dilema en el tiempo

Los acontecimientos se sucedieron aceleradamente. En tan sólo tres horas, Israel se hizo con el control aéreo y en 36, se abrió paso a la Ciudad Vieja de Jerusalén. Si bien en los documentos de la época revelados por el gobierno israelí se entrevé que este estaba dispuesto a devolver la península egipcia del Sinaí y la meseta del Golán siria a cambio de un acuerdo de paz, Jerusalén no entraba en discusión. La ciudad santa no ha sido vista por Israel como territorio ocupado, sino liberado, reunificado, al considerarla como la capital eterna de los judíos al reposar allí el único vestigio del antiguo Templo de Salomón.

Para Ferran Izquierdo Brichs, profesor de Relaciones Internacionales de la Universitat Autònoma de Barcelona, el objetivo israelí, en junio de 1967, no era la paz sino la expansión, cuya materialización representaba un problema.

“Si Israel anexionaba los territorios de la Franja de Gaza, Jerusalén y Cisjordania, la sociedad israelí se encontraría en una disyuntiva sin solución. O se perdería la esencia judía del Estado con la incorporación de la población palestina, o la democracia desaparecería si los palestinos no eran considerados ciudadanos de Israel”, dice Izquierdo.

“La solución fue mantener la ocupación militar sin anexionar los territorios palestinos a Israel, y al mismo tiempo empezar la política de colonización de estos territorios para modificar la realidad demográfica y facilitar una futura anexión. En la actualidad, el proceso colonial continúa creciendo, y más de medio millón de colonos viven en Cisjordania y en Jerusalén este”, agrega.

Los secretos de la guerra que hace 50 años transformó el mapa de Oriente Medio
Israel en 1967 y ahora. Arriba: las posiciones árabes bajo fuego para despejar el terreno para la toma israelí. Abajo: el barrio de Wadi al-Joz al este de Jerusalen y de fondo el Monte de los Olivos. | Foto: REUTERS/Government Press Office/Handout vía Reuters (top)/Ronen Zvulun.

Ahora bien, más allá de asegurar su pervivencia, desde el punto de vista militar y de seguridad, ¿qué beneficios obtuvo Israel de esa victoria relámpago?

“Aunque influyó en la doctrina de seguridad israelí y proporcionó profundidad estratégica, pues antes era fundamental la transferencia del conflicto a los vecinos porque Israel no se podía permitir el lujo de una contienda en su territorio, la Guerra de los Seis Días no tuvo grandes efectos en los principios tácticos ni operativos de las Fuerzas de Defensa de Israel, que continuaron basados en la defensa a escala estratégica, la predilección por guerras cortas y decisivas por razones demográficas y una disuasión más que evidente gracias al desarrollo de armas nucleares”, señala Colom, doctor en Seguridad Internacional y máster en Relaciones Internacionales.

Colom indica que el efecto más importante fue aislar a Israel en caso de conflicto convencional a gran escala, aunque venía con un coste añadido. “El control de estas áreas que proporcionaba profundidad estratégica sentó las bases de la Guerra de Yom Kippur (1973) y, en cierta medida, fue después el detonante del conflicto de baja intensidad en los territorios palestinos y en el sur del Líbano”, agrega.

La Guerra de los Seis Días dio pie para que el Consejo de Seguridad de la ONU elaborara en noviembre de 1967 la resolución 242, que desde entonces rige las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos al establecer como base de las mismas la devolución de los territorios a cambio de la paz.

Los secretos de la Guerra de los Seis Días, el enfrentamiento que transformó el mapa de Oriente Medio
Aeronave israelí reparte provisiones a los soldados en el frente. | Foto: REUTERS/Israeli Defence Ministry/Handout

Del panarabismo al nacionalismo palestino

Pero, del otro lado, ¿cómo la derrota de la coalición árabe afectó el sueño del nacionalismo panarábico y de qué modo repercutió en el arraigo de una conciencia palestina?

“La derrota y las pérdidas territoriales barrieron muchas de las ilusiones de un mundo árabe unido. El Egipto de Nasser había sido vencido. En aquel contexto, el Movimiento para la Liberación Nacional de Palestina (Fatah) empezó a hacer oír su voz”, afirma Izquierdo, autor de Breve introducción al conflicto palestino-israelí.

Hasta 1967 Fatah había sido un grupo pequeño y con poca influencia, pero la derrota le dio la razón: no se podía confiar en los Estados árabes. Los grupos guerrilleros palestinos, con Fatah al frente, pasaron a controlar la Organización por la Liberación de Palestina (OLP) y su lucha. Las organizaciones palestinas crecieron sobre todo en los campos de refugiados. Así, la identidad política palestina se fue consolidando sobre todo en el exilio. El objetivo central de los grupos palestinos era que el mundo no olvidara su existencia, ni las reivindicaciones de recuperar sus tierras y de crear un Estado independiente”, explica Izquierdo a The Objective.

Como muchos otros movimientos de liberación y anticoloniales de aquella época en Asia, África y Sudamérica, los palestinos siguieron la lucha armada, puntualiza Izquierdo, quien añade que “la vía militar o de atentados terroristas no dio resultados ante el poder israelí; al contrario, se reveló contraproducente”.

Con el fin de abonar perspectiva histórica sobre el actual conflicto palestino-israelí y hacer accesible a las nuevas generaciones la Guerra de los Seis Días con motivo de sus 50 años, el Ministerio de Exteriores de Israel creó el proyecto @Tweeting67 en Twitter, con cuentas ficticias de los personajes históricos involucrados que reviven la contienda al tuitear en una conversación social diseñada por D.J. Shneiweis, quien ha reconocido a la agencia EFE “que la gente ya no lee libros y nos damos cuenta de que hay muchos aspectos de lo que ocurrió en 1967 que siguen siendo relevantes pero no son conocidos”.

Save

Save

Save

Save

Cómo amar la operación bikini

Redacción TO

Foto: DARRIN ZAMMIT LUPI
Reuters

Muchos de quienes se desaniman antes de meterse de lleno en la operación bikini lo hacen después de imaginarse haciendo un ejercicio durísimo, adelgazando, o no, a costa de decenas de horas de entrenamiento. Sin embargo, un nuevo estudio publicado en la página web de BMC Public Health sugiere que podemos aprender a disfrutar de este trámite simplemente replanteándonos nuestras creencias y expectativas al respecto, ignorando esa imagen distorsionada del esfuerzo físico.

El estudio está liderado por Michelle Segar, directora del Centro de Investigación sobre Deporte, Salud y Actividad de la Universidad de Michigan, quien ha investigado durante años qué motiva a las personas a ponerse físicamente en forma. Esta vocación encontró su culminación en su libro No Sweat: How The Simple Science of Motivation Can Bring You a Lifetime of Fitness.  

Cómo amar la operación bikini 1
Una mujer corre junto a su perro sobre la nieve de Colorado, Estados Unidos. | Foto: Brennan Linsley/AP Photo

La investigadora, junto a su equipo, entrevistó a 40 mujeres de entre 22 y 49 años para conocer qué les hacía felices, cuáles eran sus motivaciones y qué reconocían como éxito. Luego utilizaron esta información para analizar cómo sus puntos de vista sobre el trabajo alimentaban o menoscababan esas reflexiones. Segar descubrió que todas las mujeres compartían aspiraciones, independientemente de si hacían deporte de manera regular o no. Entre ellas se encontraban tener relaciones sociales satisfactorias y cumplir con sus objetivos laborales y personales.

Con todo, la gran diferencia entre las entrevistadas, de acuerdo con los autores del estudio, residía en que aquellas mujeres que hacían menos deporte veían el ejercicio como un elemento contraproducente en la consecución de esas metas vitales. En este sentido, reconocían que no vinculaban el deporte a la tranquilidad, al confort, a una sensación real de descanso mental. Además, consideraban que el ejercicio les quitaba demasiado tiempo, les suponía demasiada presión y les obligaba a enfrentarse a la frustración de no cumplir con las expectativas, lo que les conducía a tirar la toalla incluso antes de plantearse el desafío.

Un buen punto de partida para estar en forma es hacer 150 minutos de ejercicio ligero por semana

En cambio, Segar descubrió que en las mujeres más habituadas a la actividad física el resultado era completamente distinto. Para ellas, el deporte formaba parte de sus aspiraciones sociales, intervenía como relajante en su tiempo libre y les hacía sentir mejor consigo mismas.

Este hecho hizo pensar a Segar que para conseguir que las mujeres más inactivas se lancen a hacer deporte debe producirse un cambio de mentalidad, una vuelta de tuerca que las conciencie de que el ejercicio les hará mejorar en todas las facetas de su día a día. Por ello, insiste en que el entrenamiento duro no es la única forma de ponernos en forma que vale la pena. “Eso ya no es cierto”, asegura. “Las nuevas recomendaciones sobre actividad física abren la puerta a ejercicios que se adaptan a cada persona”.

Cómo amar la operación bikini 2
Un grupo de mujeres, ejercitándose en una clase de fitness en Nueva York, Estados Unidos. | Foto: Seth Wenig/AP Photo

Así, el departamento de Salud y Servicios Sociales estadounidense defiende que se pueden conseguir “beneficios sustanciales en la salud” a partir de los 150 minutos semanales de ejercicio a una intensidad moderada, como dando largos paseos. Y es cierto que los beneficios adicionales se producen conforme se realiza más deporte, pero Segar considera que este punto de partida es más que suficiente para quienes están habituados a una vida sedentaria.

En lugar de plantearnos el ejercicio como una antítesis del ocio, como una forma de robarnos el tiempo libre, la investigadora recomienda cambiar la mentalidad, no tomárselo tan en serio. “Las mujeres deben aprender a utilizar la actividad física como una forma de relajarse, de pasar más tiempo entre amigos y familiares”, sostiene Segar. “Simplemente hay que hacerlo porque mantenerse activo mejora el estado de ánimo y nos ayuda a sentirnos bien”.

A fin de cuentas, cualquier actividad física es mejor que no hacer nada. Ya sea paseando en bicicleta, jugando con tu perro o apuntándote a clases de baile. El secreto reside, como dice la investigadora, en “apostar por el ejercicio cuando la oportunidad se produzca”.

El mapa tridimensional que utiliza tus fotografías en las redes para construir ciudades

Redacción TO

Foto: Julie Jacobson
AP Photo

En ciudades como Madrid o Basilea, visualmente tan atractivas, los usuarios de redes sociales andan todo el tiempo haciendo fotos, desde cualquier ángulo, en todas partes. Casi podía pensar uno que, juntando todas ellas, podría hacerse un mapa de la ciudad, con todos sus monumentos, con todas sus plazas.

Lo que parecía una ocurrencia se ha convertido en realidad desde que un grupo de investigadores sacó adelante la idea.

El proyecto VarCity, desarrollado por científicos de la Escuela Politécnica Federal de Zurich (ETH), una universidad pionera en investigación a nivel mundial, ha puesto a prueba esta tesis para crear mapas urbanos tridimensionales. De momento, solo lo han experimentado con la propia ciudad suiza, pero los resultados son reveladores.

El mapa tridimensional que utiliza tus fotografías en las redes para construir ciudades 5
El proceso de detección de objetos urbanos se ha realizado a partir de unos algoritmos complejos desarrollados por la universidad. | Fuente: VarCity

El equipo de investigadores del ETH, que puso en marcha VarCity en 2012 con dinero del Consejo Europeo de Financiación, ha seguido un proceso muy concreto basado en la captura e interpretación simultánea de imágenes de todos los rincones de la ciudad, obtenidas aprovechando tres fuentes distintas.

La primera es la más importante. Utilizando una técnica que recuerda a la empleada por Google para hacer su Street View, adhirieron una cámara de 360 grados a un vehículo para recoger imágenes dentro de una ruta prefijada.

Sin embargo, este plan tenía una laguna: no todas las zonas de la ciudad eran accesibles en coche. Es aquí donde entraron en juego las redes sociales. Los científicos se dieron cuenta de que los recursos que ofrecían abiertamente los usuarios en las redes son riquísimos y han podido perfeccionar sus mapas gracias a éstos.

El mapa tridimensional que utiliza tus fotografías en las redes para construir ciudades 4
Imagen del mapa tridimensional creado por el proyecto. | Fuente: VarCity

El complemento a estas dos fuentes ha partido de las tomas aéreas, que ofrecen una perspectiva cenital que ayuda a ver con detalle las formas de los tejados y del suelo.

Así, tan resumido, parece una tarea sencilla. Pero no lo es. Tuvieron que desarrollar unos algoritmos de gran complejidad y emplear un ordenador específico para esta investigación para conseguir el alto nivel de precisión exigido. La tecnología que ellos mismos manipularon permitió que la computadora diferenciara entre aceras y carreteras, entre hierba y pavimento, entre bancos y farolas. Este fue uno de los grandes retos a los que se enfrentó el equipo.

“Cuantas más imágenes y vídeos puede evaluar la plataforma, más preciso es el resultado”, explica Kenneth Vanhoey, unos de los integrantes del equipo, en la página web de la universidad. “El objetivo de nuestro proyecto consistía en desarrollar los algoritmos necesarios para crear modelos tridimensionales de ciudad, asumiendo que el volumen disponible de imágenes y vídeos iría creciendo con el paso de los años”.

El mapa tridimensional que utiliza tus fotografías en las redes para construir ciudades 3
Esta tecnología permite tomar con exactitud medidas como el tamaño de las fachadas de los edificios. | Fuente: VarCity

En este sentido, anticiparon que el protagonismo de las redes sociales era ascendente.

Desde entonces, han colaborado con el proyecto cinco empresas y otras cuatro han nacido en el proceso. Entre ellas, Spectando, que presta un servicio de construcción virtual y análisis de daños, y Parquery, que monitoriza espacios de aparcamiento aprovechando su conocimiento tridimensional de la ciudad.

El hito de los desarrolladores de VarCity reside en llevar un paso más allá el trabajo de compañías como Google. Con la tecnología de VarCity, es posible calcular con rigor, por ejemplo, el tamaño de la fachada de un edificio, mejorar la información de los GPS o navegar por la ciudad, a través de internet, con una visión tridimensional de los objetos. El resultado final es asombroso y se puede disfrutar en un vídeo que ha lanzado la propia universidad.

Éstas son las mejores imágenes de la Tierra tomadas desde el espacio

Lidia Ramírez

Foto: NOAA
NASA

Prepárate para ver otro nivel de belleza planetaria. Esta semana la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA) ha mostrado las primeras imágenes de la Tierra tomadas por el satélite climático GOES-16, lanzado en noviembre del 2016.

A unos 35.800 kilómetros sobre nuestro planeta, esta nave espacial pudo realizar unas espectaculares fotografías de nuestro mundo, como esta espectacular imagen de América, tomada el 15 de enero, en la que se aprecian los finos detalles de los fenómenos meteorológicos, como las nubes, el desarrollo de las tormentas e, incluso, el flujo de las corrientes globales de aire.

Estas son las mejores imágenes de la Tierra tomada desde el espacio 1
América desde una órbita geoestacionaria. | Foto: NOAA/ NASA

Las fotografías del GOES-16 fueron tomadas por la cámara en alta definición del satélite llamada ‘Advanced baseline imager‘, que fue construida por la corporación Harris. El aparato puede tomar fotos a través de 16 canales distintos de longitudes de onda: dos visibles, cuatro que son casi infrarrojos y 10 infrarrojos. Esta versatilidad ayuda a los científicos a identificar rastros de humo, cenizas volcánicas, vapor de agua, así como otras sustancias de la atmósfera terrestre.

Estas son las mejores imágenes de la Tierra tomada desde el espacio 2
Imagen tomada con la cámara ‘Advanced Baseline Imager’. | Foto: NOAA/NASA

GOES-16 es la primera nave lanzada al espacio de la nueva generación de flotas GOES-R de NOAA, con la capacidad de tomar fotografías de todo el planeta cada 15 minutos y de todo Estados Unidos continental en sólo cinco minutos. Además, también posee sofisticados instrumentos como un seguidor de rayos, un magnetómetro y sensores solares que en el futuro serán utilizados para tomar imágenes del sol en longitudes de onda ultravioletas y de rayos X. En los próximos años, tres naves más serán lanzadas al cosmos con el objetivo de seguir proporcionando medidas atmosféricas y de superficie del hemisferio occidental de la Tierra para pronosticar el tiempo, tormentas severas, control de tiempo espacial y búsquedas meteorológicas.

Estas son las mejores imágenes de la Tierra tomada desde el espacio 3
Simulación de cómo se vería una imagen del sol en ultravioleta tomada por GOES-16. | Foto: Steve Hill/NOAA

Así, el gran nivel de precisión en estas fotos iniciales es un buen augurio para los objetivos principales de GOES-16: proporcionar pronósticos del clima sin precedentes y monitorear situaciones severas que ocurran con el clima. En este sentido, tras los tornados que recientemente dejaron varios muertos en el sudeste de Estados Unidos, esta misión podría prevenir grandes desastres. Tener una constante vigilancia de los patrones del clima del planeta podría ser esencial para las comunidades que están amenazadas por tormentas extremas, especialmente debido a que se espera que el cambio climático incremente estas situaciones.

Estas son las mejores imágenes de la Tierra tomada desde el espacio 4
Las islas del Caribe y América central. | Foto: NOAA/NASA
Estas son las mejores imágenes de la Tierra tomada desde el espacio 5
El noreste de Estados Unidos, incluyendo la bahía Chesapeake y Long Island. | Foto: NOAA/NASA

Sin embargo, si bien la administración de Barack Obama incrementó la inversión en satélites de observación de la Tierra de NASA y NOAA, los asesores del presidente Donald Trump ya han advertido que apostarán por la exploración humana interplanetaria. Este cambio en el foco podría poner en riesgo misiones como GOES-16, en un tiempo donde muchas regiones del planeta están a punto de colapsar debido al medio ambiente.

TOP