Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

¿Qué será de los actores de Girls ahora que se acaba la serie?

Nerea Dolara

Foto: HBO
HBO

El domingo llega a su final la serie más millennial de la televisión. ¿Sabes qué planes tienen sus protagonistas? Averigua qué van a hacer después de Girls.

Eran gente que no conocíamos antes de que llegara la serie en 2012. Estos jóvenes actores habían pasado desapercibidos a la mayoría de las audiencias – sí habrá alguno que ya había visto la película de Lena Dunham, Tiny Furniture, en que sale más de uno – hasta que asumieron sus papeles en Girls, esa serie –clásico contemporáneo de contenido millennial y de la era del Peak TV – de HBO que nunca ha parado de generar alabanzas, críticas y muchas discusiones y que este domingo llega a su final.

¿Qué será entonces de las chicas protagonistas? ¿De sus compañeros masculinos de reparto? Todo el que quiera saber qué será de Hannah, Shoshanna, Jessa, Marnie, Adam, Ray y Elijah… sigan leyendo.

¿Qué será de los actores de Girls ahora que se acaba la serie? 1
La amada y odiada Hannah Horvath, interpretada por Lena Dunham | Fotograma de HBO

Lena Dunham (Hannah Horvath)

La creadora de la serie, que comenzó en este viaje con 25 años y con sólo dos películas en su haber, es ahora un icono cultural y feminista, así como la abanderada de una generación (qué orgullosa estaría Hannah). Dunham, junto con Jenni Konner, su co-creadora en Girls, está ya planeando su siguiente serie. En este caso no irá de maduración o de esos confusos años que son los 20, la dupla de escritoras va a hacer una serie sobre una periodista de revistas en el Nueva York de los sesenta. Según MTV, Dunham y Konner obtuvieron la luz verde de HBO para el nuevo proyecto. La protagonista será Lisa Joyce y su historia se desarrollará en medio de la segunda ola del feminismo en la Nueva York de la época. Además de esto Dunham y Konner llevan la revista feminista Lenny Letter y Lena tiene también un podcast, que actualmente cuenta con dos temporadas, llamado Women of the Hour.

¿Qué será de los actores de Girls ahora que se acaba la serie? 6
Adam Driver | Fotograma de HBO

Adam Driver (Adam Sackler)

Este actor completamente desconocido antes de Girls es tal vez, además de Dunham, quien más ha sentido los efectos positivos de Girls. En los años en que se ha emitido la serie Driver pasó de ser un buen actor sin mucho trabajo y con rasgos particulares (vamos, que nadie le hacía audiciones para protagonista) a ser el hijo de Han Solo y Leia… vaya salto. Ya en 2012, Driver trabajó con directores indie reconocidos en proyectos artísticos de calidad pero poco alcance como Frances Ha (Noah Baumbach) y en películas con más cobertura y con directores que ya son instituciones como Inside Llewyn Davies de Joel y Ethan Coen o Lincoln de Steven Spielberg. Los papeles no eran grandes, pero le ganaron atención. Siguieron películas como While We’re Young (Noah Baumbach),  Tracks (John Curran) o This is Where I Leave You (Shawn Levy) y de repente, el rol que te cambia la vida –porque nadie en su sano juicio pensaría que no lo hace: Kylo Renn en la nueva saga de episodios de Star Wars. Y así Driver es ahora un actor de alta gama. Trabaja con Martin Scorsese en Silence y con Jim Jarmush en Paterson en 2016 y tiene proyectos pendientes con Steven Soderbergh, Sylvester Stallone, Terry Gilliam, además de la siguiente entrega de Star Wars.

¿Qué será de los actores de Girls ahora que se acaba la serie? 3
Marnie | Fotograma de HBO

Alison Williams (Marnie Michaels)

Una de las girls más detestada por los fans de la serie también ha estado metiendo los pies en las aguas del cine. Williams apareció en la versión, grabada en vivo y en modo musical, de Peter Pan que hizo NBC en 2014 y este año protagonizó, junto a Daniel Kaluuya, Bradley Whitford y Catherine Keener, el fenómeno de terror en que se ha convertido Get Out, película dirigida por Jordan Peele (sí, de Key & Peele) que se ganó a los críticos y a las audiencias por igual. Williams no ha anunciado aún nuevos proyectos (y esa chuleta de trampa que es IMDB.com no tiene nada previsto para ella tampoco). Pero es poco probable que se quede mucho tiempo sin nada que hacer.

¿Qué será de los actores de Girls ahora que se acaba la serie? 2
Jessa | Fotograma de HBO

Jemima Kirke (Jessa Johansson)

Jemima ha sido amiga de Dunham desde hace años, desde la primera juventud. Ya aparecía en Tiny Furniture (la película que le ganó el contrato con HBO), pero nunca se ha tomado la actuación como algo muy serio, porque es artista visual. Dunham ha dicho más de una vez que Jessa se parece a Kirke (una versión exagerada claro, igual que Hannah lo es de ella) y comparte con ella esa soltura con la que asume la vida. Kirke, que se casó a principios de sus veintes -actualmente está separada-, es madre de dos niños, Rafella y Memphis. Kirke, junto a Dunham, posó el año pasado en una campaña sin retoques para la marca de ropa interiore Lonely Lingery. Entre sus proyectos futuros está la película Untogether de Emma Forrest.

¿Qué será de los actores de Girls ahora que se acaba la serie? 5
Shoshana | Fotograma de HBO

Zosia Mamet (Shoshana Shapiro)

Zosia es hija del famoso dramaturgo, guionista y director, David Mamet por lo que su vida ha estado siempre algo ligada al espectáculo. Desde que terminó de estudiar su bachillerato comenzó a dedicarse a la actuación y tras interpretar a Shoshana en Girls ha obtenido varios trabajos en cine, Wiener-Dog (Todd Solondz) por ejemplo, y ha producido un cortometraje y un largometraje llamado Kate Can’t Swim. Después de la serie tiene varios proyectos alineados y puede que uno de los más emocionantes sea interpretar a Patti Smith en Mapplethorpe, tiene otras dos películas en preproducción y una terminada: The Boy Downstairs.

¿Qué será de los actores de Girls ahora que se acaba la serie? 4
Ray | Fotograma de HBO

Alex Karpovsky (Ray Ploshansky)

El más adulto, no sólo por edad numérica sino por su forma de enfrentar la vida, de todos los personajes de Girls, Karpovsky también conocía a Dunham con anterioridad (también aparece en Tiny Furniture) y ha sido siempre una presencia en el cine indie de bajo presupuesto. Ya con Girls su currículo se amplió bastante, pero siempre un poco en ese universo casi underground. Luego tiene dos películas con los hermanos Coen, Inside Llewyn Davies y Hail Cesar! y participó en una película de Netflix: Girlfriend’s Day, protagonizada por Bob Odenkirk (Better Call Saul). Tras Girls tiene pendiente los estrenos de Rosy, de Jess Bond, y Folke Hero & Funny Guy, de Wyatt Russell.

¿Qué será de los actores de Girls ahora que se acaba la serie?
“Hi, my name is Elijah Krantz” | Fotograma de HBO

Andrew Ranells (Elijah Krantz)

Krantz era posiblemente el más conocido del reparto de Girls (aunque nunca había hecho televisión) en sus comienzos, por lo menos para las personas que habían pisado Broadway. Ya en 2012, Ranells había formado parte, y en un caso protagonizado, tres musicales en el mayor escenario del mundo: Hairspray, Jersey Boys y The Book of Mormon (por la que lo nominaron a un Tony). Ranells también había hecho voces para series animadas como Pokémon o Yu Gi Oh! y había participado en algunas películas como Sex and The City 2, Bachelorette y protagonizado la serie de corta vida The New Normal. Tras entrar al reparto de Girls, Ranells ha seguido arrasando con esa mezcla de vulnerabilidad y sarcasmo que tan bien sabe hacer. Apareció en The Knick, Another Period y Why Him? Para el futuro Ranells no tiene planes específicos, o eso comentó en la entrevista extensa que le hizo New York Magazine por el final de la serie. Lo que quiere es encontrar un buen proyecto y está en su búsqueda.

Save

Save

Continúa leyendo: Series sobre mujeres que no sabes que existen

Series sobre mujeres que no sabes que existen

Nerea Dolara

Aquí una lista, a modo de celebración del día de la mujer, de muchas series interesantes, inteligentes y desconocidas que tienen a maravillosos personajes femeninos como protagonistas.

Las series con protagonistas femeninas ya son -¡por fin!- parte proporcional de la programación televisiva. Las hay de prestigio y con excelente crítica (Girls, Orange is the New Black), en modo melodrama de audiencia masiva (Grey’s Anatomy, Scandal), en formato sit-com (New Girl, Unbreakable Kimmy Schmidt) o género superhéroe (Jessica Jones, Supergirl), por ejemplo, pero hay muchas más, y mucho menos conocidas (o completamente desconocidas), que reúnen matices y profundidades que oscilan entre la comedia más hilarante y el drama más duro -con todo lo que se puede encontrar de por medio- y que recurren todo tipo de géneros… y es de estas ficciones sobre mujeres de las que vamos a hablar.

La lista es larga e interesante (y cuenta, en casos repetidos, con el agregado de que las creadoras son también mujeres). Aquí hay policías, abogadas, millenials, detectives, forenses, editoras, clones, parteras… Mujeres tridimensionales, con defectos, muy pero que muy humanas y, sí, feministas.

Series sobre mujeres que no sabes que existen 2

Happy Valley (2014-)

Esta serie de la BBC es una de las mejores iteraciones de un policial disponibles y su creadora es una mujer, Sally Wainwrigth. Su protagonista, Catherine Cawood, es una sargento en el norte de Inglaterra. Está soltera, vive con su hermana -que una heroinómana y alcohólica en recuperación- y está a cargo de su nieto. Catherine es una profesional muy competente y, a la vez una persona con mucho carácter pero muy capaz de ser empática. Y su vida, que ya al comienzo de la serie es difícil, sólo continúa complicándose cada vez más. Sarah Lancashire, al actriz a cargo de dar vida a Catherine, logra transmitir vulnerabilidad y dureza a partes iguales. Una serie policíaca realista y que construye su universo sin agujeros.

Miss Fisher Murder Mysteries (2012)

Esta joya australiana relata las investigaciones de Miss Fisher, una millonaria, investigadora y feminista que se empeña en resolver los crímenes sin que la policía le pida ayuda, por lo menos no al principio. Miss Fisher, encantadora, liberal (su lista de amantes es considerable y variable), llena de tolerancia y defensora de los derechos de todo oprimido (y dueña del guardarropa más envidiable… y también del coche más envidiable) investiga crímenes en la Melbourne de los años 20. Rodeada de secundarios interesantes -y en la mayoría de los casos convertidos en personas más abiertas gracias a su presencia- Miss Fisher resuelve casos muy al estilo de los personajes de Agatha Christie. ¡Ah! Y sus creadoras también son mujeres: Deb Cox y Fiona Eagger. También hay otro factor común con Happy Valley; la protagonista, Essie Davis, está en sus cuarentas, casi cincuentas. Nada de prolongar la errada idea de que las únicas mujeres que los espectadores quieren ver como protagonistas son jovencitas flacas.

Series sobre mujeres que no sabes que existen 3

Crazy Ex-Girlfriend (2015-)

Otra serie creada por dos mujeres. En este caso se tratan de Rachel Bloom (que también protagoniza y escribe la música) y Aline Brosh McKenna (El diablo se vista de Prada). La serie, una de esas maravillas que sólo pueden existir por una suma milagrosa de condiciones, es un musical sobre una mujer que deja su deprimente, pero exitosa, vida en Nueva York para mudarse a una anodina ciudad californiana donde vive el que fuese su amor de la adolescencia. Así resumida podría sonar (más si se toma en cuenta el título) como un cliché de mujer obsesionada con el amor… y de alguna forma lo es, pero no lo es. Rebecca Bunch está obsesionada con un final feliz pero con ello esconde sus serios problemas consigo misma, sus inseguridades y su incapacidad de afrontar la realidad, por dolorosa (mucho o casi todo proviene de unos padres despreciables y una gran capacidad de imaginar). La relación primordial, la más importante, es la que desarrolla con Paula, su mejor amiga y figura materna, no la que tenga con el chico de turno. Y además los números musicales son excelentes e hilarantes. Lo dicho, una joya.

Agent Carter (2015-2016)

Un maravilloso intento de Marvel por diversificar su universo con una mujer autosuficiente, y siempre capaz de soltar una gran frase, al mando… pero un fracaso de audiencia. Agent Carter seguía las aventuras de Peggy Carter, quien antes de esta serie sólo se conocía como el amor de la vida del Capitán América. Pero Peggy es mucho más que eso, una mujer en un mundo de hombres que la subestiman, una genial investigadora, luchadora y soldado. Hayley Atwell interpreta a Peggy con un toque de vulnerabilidad subyacente, mucho sarcasmo y un poder que se intuye hasta a través de la pantalla. Una pérdida lamentable, una serie que vale la pena.

Series sobre mujeres que no sabes que existen

UnREAL (2015-)

Sarah Gertrude Shapiro y Marti Noxon crearon esta serie y la estrenaron con muy buenas críticas (por lo menos de la primera temporada, la segunda ha sido bastante menos aclamada). UnREAL relata la historia de dos productoras de un reality show parecido a The Bachellor y las muy poco -o nada- éticas y morales estrategias que aplican para manipular a los concursantes.

Insecure (2016-)

Esta serie, creada y protagonizada por Issa Rae, está basada en la web serie Misadventures of an Akward Black Girl. Rae relata en la serie, que desarrolló para televisión con el apoyo de Larry Wilmore, la experiencia de una joven negra en Estados Unidos a través de su personaje y el de su mejor amiga. Issa Dee, su personaje, es una millenial que intenta descubrir su camino en la vida. Se ha comparado con Broad City (otro éxito de adaptación de web a TV sobre jóvenes mujeres) y ha tenido muy buena crítica.

Younger (2015-)

Sutton Foster protagoniza como Liza, una madre y ama de casa que se divorcia en sus cuarentas e intenta volver a trabajar. Tras años sin participar en el mundo profesional y con su hija de viaje, Liza (ayudada por su mejor amiga y compañera de piso), se hace pasar por una veinteañera para conseguir el trabajo de asistente en una editorial. Se hace amiga de una joven editora y novia de un tatuador hipster. Una típica sitcom pero muy bien actuada y con dilema reales.

Series sobre mujeres que no sabes que existen 1

Orphan Black (2013-)

Tatiana Maslany hace lo imposible: convertirse no en una, o dos o tres iteraciones de su personaje, sino en decenas. Orphan Black, una joya de ciencia ficción británica que lleva años en la boca de los críticos, relata la historia de Sarah Manning… y sus clones. Implicaciones éticas y morales, conspiraciones, persecuciones y misterios. Una gran serie de acción con un gran personaje, y sus doppelgängers, como centro.

iZombie (2015-)

Una loca iteración del género zombie que mezcla terror y procedimental con comedia. ¿Alguien extraña a Veronica Mars (si no la conocen, es hora de hacerlo) o a Buffy Summers? Pues Olivia Moore es un buen parche. Originalmente una estructurada estudiante de medicina comprometida con su novio, Liv termina por convertirse en zombie tras una muy mala experiencia en una fiesta. Su hambre de cerebros la lleva a buscar trabajo en una morgue. ¿El giro? Cada cerebro que come le “regala” características y recuerdos de los muertos… así que sólo come asesinados y colabora con las investigaciones haciéndose pasar por medium.

The Girlfriend Experience (2016-)

Riley Keough interpreta a esta dedicada estudiante de Derecho que decide meterse en el negocio de la prostitución de alta gama para ganar dinero. Nada de necesidad, ni abusos… ella pone las condiciones y, con una mezcla de frialdad y goce, disfruta su contacto con sus clientes y sus ganancias. Una extraña e interesante serie que navega los complejos mares de las relaciones sexuales, la atracción, el poder y la debilidad. La dupla que escribió, dirigió y produjo la serie incluye a Amy Seimetz, actriz en películas indies como Upstream Color de Shane Carrout, y co-productora de Medicine for Melancholy, la primera película de Barry Jenkins, director y escritor de Moonlight, la ganadora del Óscar.

Continúa leyendo: Girls: el comienzo del fin

Girls: el comienzo del fin

Nerea Dolara

Foto: HBO
HBO

Girls, una voz única que llega a su fin

La serie, que pasará a la historia por sus incómodas escenas de sexo, su honestidad y su insistencia en hacer de sus personajes personas tridimensionales y no por ello menos insoportables, estrenó el domingo su última temporada.

Cuando Girls comenzó en 2012 las críticas llovieron casi con la misma fuerza que las alabanzas. Aquí estaba una serie sobre cuatro chicas millenial de clase media alta, poco agradables, egoístas, dispersas y en busca de sí mismas. Pero era algo más, una visión honesta, y a la vez sarcástica, de una generación narrada por personas de esa generación. Lena Dunham fue quien se llevó más golpes. Por ser mujer, por su físico, por su origen privilegiado… pero la serie probó en poco tiempo que era un clásico instantáneo de esta era, un retrato humorístico y exagerado de los tiempos de juventud y la búsqueda personal. Y ahora, en 2017, este retrato está llegando a su fin. La sexta y última temporada de la serie se estrenó el pasado domingo en HBO y ya es sólo cuestión de tiempo antes de que las historias de Hannah, Marnie, Shoshana y Jessa lleguen a una conclusión.

Girls: el comienzo del fin

El primer episodio comienza con todos los personajes leyendo la columna de Hannah sobre la relación de Adam y Jessa en el New York Times. Y es ese texto el que hace que Hannah consiga un nuevo encargo como periodista. A su vez, Marnie intenta mantener una relación normal con Ray en medio de su divorcio, Elijah organiza una orgía, Shoshana ofrece refugio y comprensión a Ray y Jessa y Adam disfrutan (desnudos) de su relación. La historia de todos estos personajes comienza más o menos donde terminó hace un año y la única que tiene verdadero desarrollo es Hannah, quien en medio de un campamento de surf para mujeres ricas tiene revelaciones que, aunque básicas, pueden ser significativas para una persona que, como Hannah, define su existencia en función de lo que odia (incluyéndose a sí misma).
Las migas ya están esparcidas, ahora toca ver en qué dirección llevan a cada uno de estos personajes que tanto se han convertido en parte del imaginario colectivo.

La voz de una generación

Girls comenzó como el proyecto de Lena Dunham, que en ese momento tenía 25 años, y Judd Apatow (escritor, director y productor). Dunham, hija de dos reconocidos artistas neoyorquinos, ya había hecho mella en el mundo audiovisual con su primera película, Tiny Furniture (2010), que ganó premios en festivales y hasta fue incluida en la selectiva Criterion Collection. Desde antes de su estreno la serie enfrentó el recelo de muchos que dudaban de las razones por las que Dunham había conseguido el trabajo en HBO. Se reclamaron privilegio e influencias, se dudó de su experiencia y del resultado.

Durante todo este tiempo, y luego del estreno, la serie siempre fue lo que había querido ser. Un retrato sarcástico de un grupo de chicas blancas privilegiadas que piensan que la vida les debe todo lo que pretenden tener. Primero muchos pensaron que quienes estaban detrás del proyecto no veían lo negativo de estos personajes (que francamente pueden resultar insoportables en ocasiones, pero que por alguna razón siguen manteniendo cierta empatía con el espectador) y celebraban sus infantiles conductas.

Continúa leyendo: Así es Raven, la nueva serie del creador de Breaking Bad

Así es Raven, la nueva serie del creador de Breaking Bad

Clara Paolini

Foto: Wikimedia Commons

Vince Gilligan se encuentra dando forma a un nuevo proyecto: La historia del mayor suicidio colectivo de la historia.

El 18 de noviembre de 1978, 918 hombres, mujeres y niños estadounidenses se suicidaron en el remoto asentamiento de Jonestown, en Guyana. Mientras gritaban de dolor tras ingerir dosis letales de cianuro, Jim Jones, el líder de la secta el Templo del Pueblo, les increpaba a través de su megáfono: “Debéis morir con dignidad”. Él, sin embargo, prefirió seguirles hasta la tumba pegándose un tiro con una escopeta.

Casi 40 años después, HBO revive con Raven la historia de la utopía comunista que degeneró en aterradora masacre. El guión de Vince Gilligan, el aclamado creador de Breaking Bad, se basa en el libro Raven: The Untold Story of Jim Jones and His People, escrito por el periodista Tim Reiterman, quien formó parte del grupo de reporteros que acompañaron al congresista Leo Ryan en una misión de investigación a Jonestown poco antes de que la comunidad quedara reducida a un campo de cadáveres.

Así será la nueva serie del creador de Breaking Bad

La delegación buscaba investigar las denuncias de abusos de derechos humanos cometidas por Jim Jones y el Templo del Pueblo, realizando entrevistas a los componentes de la comunidad. Durante su estancia, un periodista recibió una nota que ponía: “Por favor, ayúdame a salir de Jonestown“, mientras que varias familias expresaron secretamente su deseo de abandonar el Templo, por lo que aunque desconocían lo que estaba a punto de acontecer, se esforzaron por quedarse con el objetivo de dilucidar lo que verdaderamente escondía aquella extraña comunidad hippie e intentar “salvar” a los desertores.

Mientras negociaban con los cabecillas de la organización la marcha de algunas familias, un miembro del templo trató de apuñalar al congresista Ryan. Sintiendo el peligro, la delegación y varios desertores se dirigieron a una pista de aterrizaje cercana, pero antes de que pudieran salir de allí, fueron atacados por los miembros del equipo de seguridad de la secta de Jones, armados hasta los dientes. Reiterman sobrevivió al asalto, pero Leo Ryan y otros cuatro miembros de su equipo no consiguieron salir con vida.

Así es Raven, la nueva serie del creador de Breaking Bad 1
Las tropas estadounidenses trasladan los cuerpos tras la masacre | Foto: STR / AP

Tras dar caza a la delegación, Jones ordenó a los habitantes de Jonestown que dieran el paso hacia un “suicidio revolucionario”. Según reveló el informe del FBI, desde hacía varios meses, Jim Jones organizaba pruebas de lealtad a las que denominada “noches blancas”, en las que simulaba suicidios masivos que incluían la ingesta de falsas pociones de veneno. “Durante estas noches blancas, Jones le daba a los miembros de Jonestown cuatro opciones: huir a la Unión Soviética, cometer un suicidio revolucionario, quedarse en Jonestown para luchar contra los invasores o huir hacia la selva”, recoge el informe.

La noche del 18 de noviembre de 1978, tras el asesinato de Ryan, el líder mandó a reunir a todos los integrantes de la comunidad de Jonestown, persuadiéndoles de la inminente llegada de fuerzas hostiles. Las amenazas al paraíso eran para él reales y consideraba que la única salida era una revolución de “muerte”. En las grabaciones de audio de aquel día, pueden escucharse las últimas palabras del líder en estado de delirio antes de la masacre: “Por el amor a Dios, ha llegado el momento de terminar con esto. Hemos obtenido todo lo que hemos querido de este mundo. Hemos tenido una buena vida y hemos sido amados. Acabemos con esto ya. Acabemos con esta agonía“.

Así es Raven, la nueva serie del creador de Breaking Bad 2
Plano aéreo de Jonestown | Foto: STR / AP

HBO no podría haber escogido un mejor equipo para convertir estos espeluznantes hechos en una serie de televisión. No es que Walter White, se parezca al demente Jim Jones, pero sin duda Gilligan demostró con Breaking Bad el oscuro y fascinante camino que recorre un hombre común hasta convertirse en un personaje inesperadamente peligroso.

Por otro lado, el momento elegido para la serie, parece de lo más oportuno. Raven, cuyo lanzamiento se prevé este año, se inserta en la tendencia actual que da impulso a programas, series y películas sobre sectas. Hulu’s The Path (protagonizada Aaron Paul, el actor que encarnó a Jesse Pinkman en Breaking Bad) debutó a principios de este año ganándose el favor de la crítica, y otras producciones seriéfilas como Aquarius, The Following y True Detective no han hecho más que corroborar que los relatos sobre siniestras comunidades sectarias están boga.

Además, Raven no es la única serie sobre Jonestown que se encuentra en desarrollo ya que el actor Jake Gyllenhaal (protagonista de Donnie Darko o Nightcrawler), está produciendo una serie con la que retratará diferentes perfiles de líderes sectarios para A&E, y en su primera temporada estará también centrada en Jim Jones y el Templo de los Pueblos.

En su equipo, la miniserie Raven contará con Octavia Spencer como productora ejecutiva y la dirección correrá a cargo de Michelle McLaren (quien ya dirigió capítulos de Breaking Bad y Game of Thrones), pero aún se desconoce el nombre del actor que interpretará a Jim Jones y la fecha de lanzamiento sigue siendo por ahora una incógnita.

Permanezcan atentos a sus pantallas y soporten la impaciencia porque la cosa promete.

Continúa leyendo: Nahuel Pérez Biscayart, actor de '120 pulsaciones por minuto': "Los jóvenes tratan el sida como algo del pasado"

Nahuel Pérez Biscayart, actor de '120 pulsaciones por minuto': "Los jóvenes tratan el sida como algo del pasado"

Néstor Villamor

Foto: Céline Nieszawer
Avalon

Nahuel Pérez Biscayart está sorprendido: “Hoy las generaciones más jóvenes tratan el sida como si fuera algo del pasado”. Habla sin enfado pero con contundencia. “Conozco casos de gente joven a la que, de golpe, diagnostican y uno dice: ‘Guau, ¿cómo puede ser que después de tanto trabajo, después de tantas muertes, tanta lucha dada no haya disminuido?'”. La lucha a la que hace referencia es la que retrata 120 pulsaciones por minuto, una película sobre la crisis del sida en Francia en los años 90 que llega este viernes a España después del éxito amasado en la cartelera gala. Protagonizada por Pérez Biscayart y ganadora del Grand Prix, del premio FIPRESCI y de la Queer Palm en la pasada edición del Festival de Cannes, es el tercer largometraje de Robin Campillo, una de las revelaciones del cine francés actual.

“Era un tema que él había vivido, que el coguionista también había vivido, que el productor también había vivido”, cuenta el actor argentino, que tuvo que “afilar” su francés para este trabajo. “Entones uno empieza a decirse: ‘Esto es una historia que tiene detrás a un grupo muy tocado de manera íntima'”. Porque además de director de La resurreción de los muertos (2004) y de Eastern boys (2013), Robin Campillo también fue militante en los 90 de ACT UP-París, organización que centra 120 pulsaciones por minuto. Fundada a finales de los 80 como respuesta al silencio con el que François Mitterrand trataba las más de 2.500 muertes que anualmente dejaba la enfermedad en Francia, la entidad se propuso ponerle cara a la epidemia.

“Silence=Death” (Silencio=Muerte) era el eslogan que se podía leer en las camisetas de los activistas de ACT UP-París durante su primer die-in, una protesta en la que los militantes se se tumbaban en la calle fingiendo estar muertos a modo de reivindicación, de súplica y de doloroso presagio. No fue el único momento en el que la organización intentó llamar la atención sobre el problema que estaba causando el virus. Sus actos incluyeron colgar una pancarta en la catedral de Notre-Dame como crítica a la Iglesia Católica y envolver el Obelisco de la Concordia de París con un inmenso condón rosa para promover el uso del preservativo.

Es un ambiente que refleja 120 pulsaciones por minuto, cuyos personajes asaltan un laboratorio farmacéutico al grito de “Asesinos” para protestar contra la inacción de la compañía. Pérez Biscayart, que interpreta a Sean, rechaza la palabra “radical” para describir el funcionamiento de ACT UP-París. “Decir ‘radical’ a un grupo de personas que pintaba las paredes con sangre artificial me parece radical. Considerar que el valor material de una pared tiene más valor que una vida humana me parece radical”.

“Fuerza, sutileza y delicadeza”

120 pulsaciones por minuto despertó el interés de Pérez Biscayart desde el principio. “Leí un guion que tenía una fuerza y un nivel de sutileza y de delicadeza en los diálogos y en la construcción que me dejaron muy sorprendido. Me emocioné al leerlo, me reía, me pasaban cosas que raramente pasan cuando uno lee guiones”. Porque además de la esfera política, la cinta gira también hacia lo íntimo con una historia de amor en los tiempos del sida que aligera, con una pincelada de romanticismo, la película, en sí misma una fuente de conocimiento prácticamente inaccesible en aquellos años 90 que retrata el drama de Robin Campillo.

Pero a pesar de la información, disponible -ahora sí- en títulos como 120 pulsaciones por minuto, las muertes siguen ocurriendo. De ahí la sorpresa de Pérez Biscayart, que, como Sean, mira hacia la política: “El rol del Estado es todo en estos asuntos. Cuando hay una voz ahí muy fuerte que expande conocimiento e información a la población y que la educa, esas personas tienen la libertad de cuidarse, de saber y de protegerse”.

TOP