Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

"Queremos tejer barrio para cambiar las cosas"

Verónica Reguillo

Foto: The Objective
The Objective

Tiene el pelo morado (como el color asociado a la lucha de las mujeres), y una vitalidad que consigue empapar el ambiente. Toñi Domingo es feminista y participa activamente en varios grupos de mujeres de su barrio, de Vicálvaro (Madrid). Nos cuenta que desde lo local, lo cercano, y lo pequeño, es desde donde se empiezan a cambiar las cosas. “Lo que queremos es tejer barrio. Los trabajos colectivos hechos por mujeres son unos trabajos que unen mucho. Yo creo en lo colectivo, en lo cercano”.

Toñi Domingo es vecina de Vicálvaro y muy activa en la lucha por la igualdad de derechos. | Foto: The Objective
Toñi Domingo es vecina de Vicálvaro y muy activa en la lucha por la igualdad de derechos. | Foto: The Objective

Desde 1999 participa en Entretejiendo, un grupo de entre 20 y 30 mujeres que trabajan la lana juntas para ‘vestir’ Vicálvaro de color. Para este 8 de marzo, más de 80 comercios les han cedido el material, y ellas tienen un objetivo claro: “dar visibilidad a las mujeres que están en casa, y que hacen un trabajo poco valorado, pero muy importante como es el de sostener la vida”.

Toñi también participa en Enredadas, el grupo que engloba a todas las asociaciones de mujeres del barrio. Para el Día de la Mujer han organizado la proyección de cortos sobre la ‘Igualdad en el trabajo de los cuidados’. O lo que es lo mismo, debatir sobre la corresponsabilidad de realizar el trabajo doméstico de manera conjunta. “Es compartir, es algo que tenemos que hacer entre hombres y mujeres”.


Desigualdad traducida en datos

La carga de las tareas en casa, la brecha salarial, la brecha en materia de pensiones, y por supuesto, los asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o exparejas son desigualdades diarias que se podrían traducir en datos.

En este 2017 ya han muerto, al menos, 16 mujeres por este motivo, según las cifras del Ministerio de Igualdad.

Según publica el INE, la diferencia de salarios entre hombres y mujeres asciende a un 13,3%, utilizando como base de la comparación lo que se gana por hora trabajada. Además, el número de mujeres que desempeñan un trabajo a tiempo parcial es muy superior al de hombres, en todos los niveles salariales. Estas diferencias se incrementan según la edad: los menores de 25 años tienen salarios más igualitarios, pero la brecha va aumentando con los años.

En lo que se refiere a la brecha salarial entre hombres y mujeres pensionistas la diferencia se sitúa en un 36,1% en 2014. Según un informe europeo, España es uno de los países en los que más se ha ampliado dicha brecha, pasando de un 33% en 2008 a un 36,1% en 2014.

“Las mujeres tenemos que ponernos a la cabeza porque la igualdad no es real”

Ante todo esto, Toñi afirma que hay que seguir luchando y critica una ley de Igualdad que carece de los medios necesarios para abordar todas las carencias de género. “Las mujeres tenemos que ponernos a la cabeza porque la igualdad no es real, es ficticia”.

 1
Toñi y su vecina Rosa son participantes activas en las asociaciones de mujeres del barrio. | Foto: The Objective

Esta vecina de Vicálvaro termina esta pequeña entrevista con lágrimas en los ojos. Lleva un atuendo especial dedicado a otro colectivo que también sufre mucho, dice. Su chaqueta multicolor se solidariza con las personas homosexuales. “Yo me he puesto esta chaqueta porque creo que hay mucha gente sufriendo por este tema. La gente tiene que ser lo que quiera ser: hombre, mujer…, lo que quieran. Y nosotros tenemos que permitirlo”.

El ‘tetazo’ que ha unido a cientos de mujeres argentinas

María Hernández

‘Tetazo’ fue como las mujeres decidieron llamar a esta manifestación en la que protestaban por la prohibición del topless en algunos lugares de Argentina. Cientos de mujeres se concentraron en el Obelisco de Buenos Aires y, con sus pechos desnudos, protestaron por lo que consideran una concepción machista de su cuerpo. Bajo el lema “la única teta que molesta es la que no se puede comprar”, también se unieron a la protesta numerosas mujeres en ciudades como Rosario o Mar del Plata.

Las mujeres se manifestaron bajo el lema “la única teta que molesta es la que no se puede comprar”. (Foto: Juan Mabromata/AFP)
Las mujeres se manifestaron bajo el lema “la única teta que molesta es la que no se puede comprar”. (Foto: Juan Mabromata/AFP)

La convocatoria del ‘tetazo’ surgió a raíz de un incidente ocurrido hace dos semanas: veinte policías ordenaron a tres mujeres, que tomaban el sol en topless, que cubrieran sus pechos. La policía amenazó a estas mujeres con detenerlas si seguían mostrando sus senos desnudos, por violar un norma penal que rige en el país desde 1973. El hecho, que ocurrió en la localidad costera de Necochea -a 500 kilómetros al sur de Buenos Aires-, causó la indignación de varias asociaciones feministas, sociales y políticas y logró la unión de cientos de mujeres contra una actitud machista que consigue que, algo que en Europa se ve con normalidad, siga siendo tabú en Argentina.

“La única teta que molesta es la que no se puede comprar”

El vídeo de esta intervención policial se difundió internacionalmente, y dos días después el caso fue archivado por el juez, que dijo que “la defensa irrestricta de las libertades me lleva a posicionarme en favor de las mujeres que decidieron descubrir sus pechos”.

Varios hombres se unieron a la protesta. (Foto: Natacha Pisarenko/AP)
Varios hombres se unieron a la protesta. (Foto: Natacha Pisarenko/AP)

Pero no son las mujeres las únicas indignadas. También hubo hombres que se sumaron a la protesta con frases como “¿por qué yo puedo hacer topless y ellas no?”. Sin embargo, estos no fueron los únicos hombres que vivieron la manifestación. Las mujeres que descubrieron sus pechos tuvieron que hacerlo junto a aquellas actitudes por las que protestaban, pues a su alrededor se agruparon varios mirones que, ajenos a la lucha de las manifestantes, solo querían aprovechar para ver el cuerpo desnudo de una mujer. Con cánticos de “¡afuera, macho, afuera!”, las participantes intentaron alejar de allí a los hombres, en su mayoría mucho mayores que ellas, que se agrupaban en balcones, o incluso subidos al mástil de una bandera, para poder ver mejor sus cuerpos semidesnudos. También hubo comentarios de algunos hombres indignados e incluso algunos que solo buscaban echar alguna que otra fotografía. Fueron tantos los que mostraron este comportamiento que se creó un momento de gran tensión, en el que se llegó incluso a los enfrentamientos físicos.

“¿Por qué yo puedo hacer topless y ellas no?”

“Hay una concepción machista que hay que desterrar. Somos las dueñas de nuestros cuerpos y nos manifestamos con ellos. No somos bienes de consumo”, dijo una activista de 28 años a AFP. Sus pechos desnudos y las inscripciones en su espalda fueron las armas que esta y otras muchas activistas utilizaron para luchar por la libertad de sus cuerpos, pues afirman que la sociedad solo “quiere tetas para consumir en la televisión, las reales molestan”.

Las mujeres escribían en sus pechos desnudos frases contra la censura (Foto: Natacha Pisarenko/AP)
Las mujeres escribían en sus pechos desnudos frases contra la censura (Foto: Natacha Pisarenko/AP)

Las manifestantes tuvieron que echar de allí a numerosos mirones. (Foto: Marcos Brindicci/Reuters)
Las manifestantes tuvieron que echar de allí a numerosos mirones. (Foto: Marcos Brindicci/Reuters)
Las activistas luchaban por la libertad de poder mostrar su cuerpo. (Foto: Natacha Pisarenko/AP)
Las activistas luchaban por la libertad de poder mostrar su cuerpo. (Foto: Natacha Pisarenko/AP)

Varias caras conocidas se unieron también a la causa. La dirigente de izquierda Vilma Ripoll cree que la marcha fue “un nuevo paso preparatorio hacia el paro internacional de mujeres del 8 de marzo por todos nuestros derechos”.

Este ‘tetazo’ no ha sido el primero protagonizado por las mujeres argentinas. En julio de 2016, miles de mujeres salieron a las calles con sus pechos desnudos para mostrar su indignación por el caso de una mujer que fue expulsada de un lugar público por amamantar a su hijo.

Durante los últimos días, dos diputados del Frente para la Victoria presentaron un proyecto de ley que pretende derogar el artículo del Código Contravencional que sanciona en Buenos Aires a quienes muestran su cuerpo desnudo en público.

No obstante, la muestra de apoyo por parte de los políticos es aún muy reducida. Así, las mujeres argentinas siguen luchando para que su país deje de aprobar las conductas que en otros lugares son consideradas machistas. Pero, sobre todo, las argentinas luchan por la igualdad. Si los hombres pueden mostrar sus pezones en público, ¿por qué no pueden hacerlo ellas?

No es no, ¿Pedro, sí?

Lea Vélez

Foto: SERGIO PEREZ
Reuters

Pedro Sánchez perdió las elecciones porque parecía de mentira y ha ganado las del PSOE porque sus emociones, salidas de su encuentro fervoroso con las bases, son verdad.

Durante las campañas de las últimas elecciones muchos no creyeron su discurso. No era todo culpa suya, igual que anteriores victorias electorales no han sido todo mérito de los ganadores. Las circunstancias de una España dilapidada, la fragmentación con la llegada de los populismos, no ayudaban. El peso de la corrupción, el desencanto, la incertidumbre catalana, la escasa claridad de las consignas, que dejaban puertas abiertas a cualquier cosa, ¿Independencia para Cataluña? ¿Referéndum? ¿Reforma constitucional? ¿Reinventar la democracia? Eran cuestiones muy gordas y nada respondidas. El votante se quedó en su casa o votando a lo malo conocido.

No sé cuántos millones de votos le costó al PSOE tener un líder que pareciera perfecto sin concretar en nada, que aparentase ser respuesta para todos -militantes de base y barones, pobres y ricos, ejecutivos de hidroeléctrica y parados de Sabadell- sin un discurso personal, con el que apelar a la empatía. Nadie se creyó a Pedro, ni siquiera él mismo creyó en sí mismo, y pasada la debacle, trató de encontrar contenido en su barricada a Rajoy.

Ya sabemos lo que pasó. Su “no es no” le costó el puesto, porque ese “no” fue enroque y callejón. Irónicamente, no le costó la cabeza. Los barones se equivocaron en su arrogancia, y como ese boxeador ruso que le da una buena paliza a Rocky Balboa, le dieron alas y contenido. Tras la pelea perdida en el ring de Ferraz, de la que salió humillado por la puerta del garaje, nuestro Rocky hispano encontró, como Stallone, mensaje y motivación. Su deambular por España, baños de multitudes, palmadas de militantes apasionados, le construyeron por dentro. Su vuelta, su salto al ring y total su convencimiento de que ganaría por KO, solo podían acabar en cinematográfico triunfo. Presentí que ganaría en el momento en que dio su primer mitin porque, de pronto, el hombre vacío se había llenado de verdad.

A las bases les gusta, les chifla, su no es no. Otra cosa es que le guste al resto de los españoles y que su “no es no”, llegue a ser un “Pedro es sí”, pero ojo, Rocky tuvo seis secuelas.

Morir la vida en México

Melchor Miralles

Esta semana ha vuelto a suceder. Otro periodista asesinado en Mexico. Esta semana ha sido Javier Valdez, fundador del semanario Ríodoce, especialista en la investigación y denuncia de las actividades de los narcos y sus conexiones con las autoridades federales y locales en Sinaloa. Me impactó especialmente, porque de nuevo asesinan a un colega con el que teníamos contacto en Sinfiltros.com para un reportaje. México es uno de los países más peligrosos del planeta para ejercer el periodismo. En los dos últimos meses han acabado con la vida de seis. Y sale ahora el presidente Peña Nieto, haciéndose el compungido, a decir que su Gobierno “destinará los recursos necesarios para brindar la protección que requieren los periodistas y los defensores de los derechos humanos”. Si no fuera dramático parecería una broma.

México no es un Estado fallido, es un Estado corrompido hasta el tuétano, y Peña Nieto, como sus antecesores, tiene una enorme responsabilidad, política y moral. Los narcos lo pueden todo y allí la vida no vale nada, el bandidaje hace y deshace a su antojo. No son solo los periodistas. Es cualquiera, pero hoy hablo de los colegas, porque matándoles, matan a todos los mejicanos. Por eso lo hacen. A los narcos no les parece suficiente aún la impunidad de que disfrutan. Quieren más. Y desde el Gobierno, buenas palabras y complicidad a raudales, y los ciudadanos tatuados por el salvajismo de los asesinos, y en la miseria.

Peña Nieto, a la vista de cómo va a dejar el país cuando termine su mandato, lo mejor que puede hacer es irse, cuanto antes. Cuando usted, lector, termine estas líneas, en México habrán asesinado ya a más de uno. Sólo nos enteramos aquí de los casos más relevantes. Allí lo padecen cada día, en silencio. Viven con el miedo pegado a la espalda. Y eso no es vivir, es morir la vida

Los mejores 'memes' del zasca de Rajoy a Espinar

Redacción TO

Foto: ERIC VIDAL
Reuters

Mariano Rajoy y Ramón Espinar, portavoz de Unidos Podemos en el Senado, se han enzarzado esta tarde en la Cámara Alta y, según los jueces de internet, el peor parado ha sido el más joven, que no ha visto venir el zasca dialéctico del presidente. Aunque no le ha faltado apoyo en forma de tuits.

En el debate ha habido gritos, aplausos y recriminaciones constantes, pero la contienda verbal ha terminado por acaparar todas las miradas. Espinar ha comenzado acusando al presidente del Gobierno de “usar en beneficio propio algunas instituciones del Estado”, como la fiscalía, para controlar los casos de corrupción, y le ha invitado a irse “a su casa”

Rajoy, ni corto ni perezoso, ha devuelto la acusación recordándole, primero, la condena de su padre por el caso de las tarjetas black y, segundo, su famosa polémica con la Coca-cola, que se remonta a cuando vieron a Espinar con botellas de este refresco después de llamar a su boicot por los despidos en las plantas de producción madrileña. Con este golpe directo ha nacido el hashtag , y la imaginación de los tuiteros se ha disparado.

TOP