Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

¿Quiénes ganan los mejores salarios en televisión?

Nerea Dolara

Foto: Entertainment Weekly

Ellen Pompeo negoció con mano dura y es hoy la actriz de drama mejor pagada. ¿Qué otros tienen la ventaja de un gran cheque?

La semana pasada rondó por los medios la feliz noticia de que Ellen Pompeo es la actriz de drama mejor pagada de la televisión. The Hollywood Reporter publicó una honesta entrevista con la protagonista de Grey’s Anatomy en que la actriz habló de haber peleado por ganar lo que se merece y de cómo la cadena utilizó a su co-protagonista, Patrick Dempsey, como excusa para no subirle el sueldo.

Actualmente, Pompeo, que lleva 14 años al frente del drama médico de Shonda Rhymes que atrae aún a 12 millones de espectadores a la semana, recibe un cheque de 575 mil dólares por episodio, además de un bono de siete cifras, acciones sobre las ganancias de la serie y la producción de un spin-of del drama. Pero su negociación no fue tan positiva siempre, de hecho en los primeros años la cadena amenazaba con no necesitarla porque tenían a Dempsey en el reparto. “En un momento pedí ganar 5000 dólares más que él, sólo por principio, porque el show se llama Grey’s Anatomy y yo soy Meredith Grey. Y no me lo dieron”.

¿Quiénes ganan los mejores salarios en televisión? 4
La estrella de Grey’s Anatomy, Ellen Pompeo junto a Patrick Dempsey | Imagen: IMDB

Pompeo ha removido el tema de los pagos en televisión -para bien- en un momento en que el entretenimiento está bajo la lupa por sus amplios problemas de desigualdad. Las cadenas, a pesar de optar por “argumentos” tan débiles como los que le dieron a Pompeo, tienden a recompensar a todos los actores protagonistas de sus series más o menos de la misma manera.

El origen de esta norma igualitaria está en las famosas negociaciones de Friends. Los seis actores comenzaron ganando 22.500 dólares por episodio, pero a partir de la tercera temporada optaron por negociar en conjunto de forma que todos recibieran el mismo pago. La estrategia, impensada hasta el momento, tuvo tan buenos resultados que en las temporadas siete y ocho recibieron pagos de 750 mil dólares por episodio y en las últimas dos de 1 millón por episodio.

¿Quiénes ganan los mejores salarios en televisión? 3
Elenco de Friends, la serie que  cambió los salarios en televisión. | Imagen: IMDB

Ningún reparto de televisión desde ese momento ha ganado tal cantidad de dinero por media hora de comedia. Los que más se acercan son los miembros principales del reparto de Big Bang Theory, que siguieron el ejemplo de Friends y ganan 900 mil dólares por episodio. Previamente lograron obtener 1 millón, pero propusieron una rebaja salarial a la cadena de manera que dos compañeras femeninas del reparto, que llegaron en la tercera temporada, ganasen mayores salarios.

Otro grupo de actores que negoció un precio igualitario por su trabajo en una comedia de éxito es el de Modern Family. Los seis adultos de la familia ganan 500 mil dólares por episodio. Pero no fue fácil o bonito. De hecho los actores demandaron a la productora de la serie en 2012 debido a las disparidades de salario. Todos los intérpretes ganaban 65 mil dólares por episodio, menos que Ed O’Neal (Jay Pritchett) que recibía 105 mil. El resultado de las negociaciones terminó con los seis actores recibiendo 350 mil dólares por episodio y un porcentaje de las ganancias de la serie a cambio de dejar la demanda y añadir un año de trabajo a sus contratos.

¿Quiénes ganan los mejores salarios en televisión? 2
Elenco de Modern Family | Imagen: IMDB

En el mundo del drama hay otros cinco actores que también ganan medio millón de dólares por episodio: Emilia Clarke (Daenerys Talgaryen), Nikolaj Coster-Waldau (Jaime Lannister), Peter Dinklage (Tyrion Lannister), Kit Harington (Jon Snow) y Lena Headey (Cersei Lannister) de Juego de Tronos. Este monto se disparó, según el periódico The Express, a 2 millones por episodio para la última temporada de la serie (se supone que el aumento proviene de bonos sobre la sindicación de la serie).

Otras dos mujeres que recibieron un buen monto por su trabajo, esta vez por volver a interpretar viejos personajes, son Alexis Bledel y Lauren Graham por el revival de Gilmore Girls que estrenó Netflix: 750 mil dólares por cada uno de los cuatro episodios.

Unos miembros de un reparto que muy probablemente comiencen a presionar para mejorar sus condiciones salariales dentro de poco son los actores de This Is Us (que ha sido varias veces nominada a Emmys y Globos de Oro, además de premios de los gremios). En principio las cantidades difieren sustancialmente (Mandy Moore y Milo Ventimiglia ganan 85 mil por episodio, mientras que Sterling K. Brown gana 75 mill y Chrissy Metz y Justin Hartley sólo reciben 40 mil) y ya ha sido tema de conversación, de hecho en agosto de 2017 la cadena dio un bono de 250 mil dólares a cada uno de los actores… en un intento de mantenerlos felices.

Otros bien pagados son Mark Harmon, que recibe 575 mil por cada episodio de NCIS, Julia Louis-Dreyfus que recibe 250 mil por cada entrega de Veep o Elisabeth Moss que gana 200 mil por capítulo de The Handmaid’s Tale.

¿Quiénes ganan los mejores salarios en televisión? 5
Mark Wahlberg y Michelle Williams en All the Money in the World | Imagen: IMDB

Mientras tanto en el cine los salarios no siguen normas de igualdad. De hecho hace poco hubo un escándalo reciente por la diferencia astronómica en el pago a Mark Wahlberg y Michelle Williams por las grabaciones extra de All the Money in the World (en las que cambiaron a Kevin Spacey por Christopher Plummer en tiempo récord). A ver si los estudios aprenden a valorar a sus estrellas (o esas estrellas deciden pelear con uñas y con dientes y en conjunto), de momento la televisión va ganando en temas de salarios “justos”.

Continúa leyendo: Nada de Óscar, lo que quieren los actores es televisión

Nada de Óscar, lo que quieren los actores es televisión

Nerea Dolara

Este mes dos estrenos, Big Little Lies y Feud, vuelven a probar que los actores de cine están migrando en masa a la televisión

Cuando este mes de marzo llegaron los estrenos del nuevo drama de HBO Big Little Lies y la nueva aventura de Ryan Murphy, Feud, a nadie le sorprendió que la lista de actrices y actores involucrados incluyera nominados y hasta ganadores del premio de la Academia, nombres que desde siempre han pertenecido a las marquesinas de los cines y nunca a la pequeña pantalla. La afluente migración de actores reconocidos por sus roles en cine lleva varios años sucediendo. La televisión (esto incluye a los servicios de streaming que producen sus propios contenidos, como Netflix, Hulu y Amazon Prime) se ha convertido en la tierra prometida para intérpretes interesados en buenas historias y papeles complejos… al parecer mayormente disponibles en la era del Peak TV y no en el reino de los remakes, secuelas y superhéroes que es Hollywood.

Nicole Kidman, Reese Witherspoon, Laura Dern, Shailene Woodley.Big Little Lies cuenta con una alineación de pesos pesados del cine que, entre las tres con más experiencia, suma seis nominaciones y dos premios Oscar, eso sin contar los que han conseguido las películas en las que han participado. ¿Y entonces qué hacen en una serie? Los tiempos son inciertos… si la serie tiene éxito puede renovarse por años y limitar los otros proyectos en que sus protagonistas pueden involucrarse. Pero miremos qué han hecho estas actrices en los últimos años. Whiterspoon recibió postulaciones a todos los premios de cine (incluido el de la Academia) en 2014 por su papel como Cheryl en Wild y ese mismo año protagonizó una película completamente ignorada sobre una mujer que ayuda a un grupo de refugiados sudaneses. Lo que siguió fue una mediocre comedia junto a Sofía Vergara y algunos años de participación en cortos y en películas animadas. Kidman, por su lado, sufrió el fracaso de su biopic sobre Grace de Mónaco y luego protagonizó una lista poco inspiradora de películas, así como algunas incursiones en el mundo indie; aunque este año estuvo al frente de una de las películas nominadas al Óscar, Lion, Kidman parece estar disfrutando de la televisión, su nombre también aparece entre el reparto de la segunda temporada de Top of the Lake. Laura Dern no es nueva en el mundo televisivo, ya protagonizó la excelente y de corta vida, Enlightened, y ha sido selectiva con sus roles desde sus comienzos. Y Woodley ya había protagonizado una serie, The Secret Life of an American Teenager, pero su carrera ha estado más marcada por su rol en Divergente, la franquicia basada en las novelas de literatura adolescente. Salvo Kidman, los últimos créditos de estas actrices no parecen satisfacer sus intereses en papeles más complejos.

Feud tiene, si se puede, un reparto más impresionante aún: Susan Sarandon y Jessica Lange como protagonistas y Stanley Tucci, Alfred Molina… Y aunque en este caso se trata de una serie monográfica, y es tal vez por ello que pueda atraer a alguien como Sarandon, eso no disminuye el peso de su marquesina.

Nada de Óscar, lo que quieren los actores es televisión 1
Big Little Lies cortesía de HBO

¿Algún común denominador entre las dos series además de sus repartos de estrellas cinematográficas? Sí, más de uno. Primero hay que tomar en cuenta la edad de las actrices involucradas. No es noticia que Hollywood tiene una grave escasez de papeles para mujeres mayores de 30 años. De los cuarenta en adelante, en el mundo del cine, las mujeres deben o buscar otras ocupaciones o terminan siendo madres y abuela decorativas de actores que tienen la misma o más edad que ellas. La televisión se ha encargado de dejar atrás el prejuicio con la edad femenina y las actrices, hartas de papeles vacíos y envejecedores en el cine, han optado por personajes más desarrollados y humanos en la televisión.¿Más ejemplos? Santa Clarita Diet con Drew Barrymore, Grace and Frankie con Jane Fonda y Lily Tomlin, Robin Wright en House of Cards, Holly Hunter en Top of the Lake, Geena Davies en Grey’s Anatomy, Gillian Anderson en The Fall, Glenn Close en la finalizada Damages.

Nada de Óscar, lo que quieren los actores es televisión 2
Santa Clarita Diet – Cortesía de Netflix

¿El segundo factor común? Creadores en que los actores confían. No es casual que la lista de actores en Big Little Lies sea tal si se toma en cuenta que significa el regreso de David E. Kelly a la televisión. Kelly hacía televisión de prestigio antes de que el calificativo existiera y antes de que la pequeña pantalla tuviera el respeto que tiene ahora. Hizo su nombre con Picket Fences, Ally McBeal o Boston Legal y había estado retirado unos años de los grandes titulares. Pero eso nunca afectó su muy buena reputación. En el caso de Feud el nombre que tiene detrás se ha convertido en institución en poco tiempo. Si Shonda Rhymes tiene su Shondaland, llena de mujeres fuertes y melodrama, Ryan Murphy tiene el kitsch, lo hortera y lo exagerado como marcas de sus creaciones. Y también tiene a las mujeres, especialmente mayores. Murphy comenzó con el clásico de culto Popular, la inclasificable y original Nip/Tuck y luego se ganó a todos los productores y ejecutivos con el éxito que fue Glee. Siguieron sus monográficos, cada temporada cuenta una historia, como American Horror Story o la alabada American Crime Story. Feud es su última incursión en el género y con él sigue Jessica Lange, su musa desde que estrenó American Horror Story en 2011.

En los casos de otros repartos repletos de estrellas de cine, el creador renombrado (o algún nombre de peso asociado a la producción) se repite: House of Cards, que protagoniza Kevin Spacey, tiene a David Fincher como productor ejecutivo y dirigió el primer episodio; Top of the Lake, que cuenta con Holly Hunter y Peter Mullan, es creación de la directora de El piano, Jane Campion; Fargo es una creación de Noah Hawley (bastante anónimo antes de hacerla y ahora un nombre de peso) pero cuenta con el apoyo de los hermanos Coen como productores ejecutivos. El reparto en las dos temporadas que tiene incluye a Billy Bob Thornton, Martin Freeman, Kirsten Dunst, Patrick Wilson, Ted Danson…The Young Pope, que cuenta con Jude Law y Diane Keaton, tiene como creador al prestigioso director italiano, Paolo Sorrentino; The Knick, con Clive Owen, es creación de Steven Soderbergh; Martin Scorsese dirigió el primer episodio y produjo Boardwalk Empire, protagonizada por Steve Buscemi.

Otro factor que podría pesar en la decisión de optar por la televisión es la seguridad laboral, en caso de actores y actrices cuya carrera en el cine ha sufrido un bajón. O el hecho de regresar a estar de moda por unirse a una corriente a la que sus colegas ya se han sumado.

La aparición de estrellas de cine en la televisión parece solo aumentar en cuanto el cine dedica cada vez más tiempo y dinero a franquicias de superhéroes –en poco tiempo no habrá actor o actriz activos que no hayan interpretado a alguien con súper poderes y disfraz– y puede que los recientes Óscar, además de ser memorables por ese imborrable momento de otorgar la estatuilla a “ganadores” equivocados, demuestran que hay otros espacios creativos en el cine, con menos dinero y más historia, pero la norma sigue siendo encontrar antiguas propiedades (este mes llega al cine otra película de King Kong y ni hablar del regreso de La guerra de las galaxias) y revivirlas o sencillamente seguir ampliando universos cinematográficos en que existen semidioses y hombres que vuelan.

Y mientras tanto la televisión se ocupa de producir contenido cada vez más competitivo en un universo repleto de buena programación y espectadores con vidas muy ocupadas. Y de ese gran caldo de cultivo, que compite por las buenas críticas y los “televidentes” fieles nacen grandes papeles que los actores y actrices de Hollywood pescan sin dudarlo. ¿Cuánto durará? No puede predecirse –aunque todos los excesos prueban ser fracasos tarde o temprano– pero de momento nadie debería sorprenderse si hasta Meryl Streep (que ya hizo su incursión en televisión con la mini serie – género que siempre ha contado con actores mega famosos- Angels in America) tiene su propia serie próximamente.

Continúa leyendo: Conecta el streaming: ¿Qué ver en los primeros meses del año?

Conecta el streaming: ¿Qué ver en los primeros meses del año?

Nerea Dolara

Foto: IMDB
IMDB

Las plataformas de streaming Netflix, Amazon Prime y HBO Go estrenaron y estrenarán nuevas series en los próximos meses. Comienza el año con nuevas obsesiones.

Es hora de nuevos propósitos, de pasar semanas escribiendo mal el año y de ver estrenos de series (cada año trae más tarea audiovisual). Aún no hablaremos de los estrenos de cadenas de televisión, en esta semana de enero de 2018 vamos a mirar qué nueva programación tenemos disponible en los servicios de streaming…y hay mucho y bueno.

Conecta el streaming: ¿qué ver en los primeros meses del año? 2
Anna Paquin en el episodio Real Life de Philip K. Dick’s Electric Dreams | Imagen: Amazon Prime

Philip K. Dick’s Electric Dreams (Amazon Prime Video-12 de enero)

Su nombre, para los que no son lectores de ciencia ficción, es conocido igualmente gracias a una muy libre adaptación de su novela ¿Sueñan los robots con ovejas eléctricas? que se convirtió en el mega clásico de culto Blade Runner. Ahora, Amazon se embarca en un proyecto que huele a competencia fuerte para Black Mirror. Electric Dreams adapta varias historias cortas del escritor y lo hace con un reparto indescriptible (si se ve el trailer no hay una escena en que no salga un actor/actriz conocido) y la voz del creador del exitoso remake de Battlestar Galactica y escritor de Star Trek, Ronald D. Moore. Ciencia ficción, altos valores de producción y grandes nombres… promete, mucho.

Conecta el streaming: ¿qué ver en los primeros meses del año? 1
Altered Carbon, basada en la novela homónima de Richard Morgan | Imagen: Netflix

Altered Carbon (Netflix-2 de febrero)

Y seguimos con la ciencia ficción. Esta serie es la mayor apuesta de Netflix en la primera mitad del año. Otra adaptación, en este caso de literatura cyberpunk, que se desarrolla en un futuro en que los seres humanos pueden almacenar sus recuerdos e implantarlos en nuevos cuerpos al morir. El protagonista es un ex soldado al que reviven para investigar el asesinato de un hombre rico.

Conecta el streaming: ¿qué ver en los primeros meses del año? 3
Esta defensora vuelve a su segunda temporada | Imagen: Netflix

Jessica Jones (Netflix-8 de marzo)

Es la mejor, alguno diría que la única buena, de las cuatro series dedicadas a The Defenders. La primera temporada enamoró a la crítica con su protagonista oscura y traumatizada, con su delicado y doloroso manejo del PTSD y la violación. Ahora habrá que ver qué más pasará con Jessica, que ya fue la mejor parte, sin duda, de la reunión de los cuatro héroes en 2017. Las expectativas son altas.

Conecta el streaming: ¿qué ver en los primeros meses del año? 6
Ed Harris interpreta al Hombre de negro en Westworld | Imagen: HBO

Westworld (HBO-TBD)

Se supone que la segunda temporada de este western, también de ciencia ficción, llegará en los primeros seis meses del año. Se sabe poco, salvo que (spoiler alert) los robots optaron por rebelarse y hubo una gran matanza en el “parque”. Se ha hablado de que tal vez las siguientes entregas cambiasen de espacio, ya en la serie se insinuó que Westworld no era el único parque. Habrá que esperar.

Y para los que no quieren esperar, ya se pueden ver algunos estrenos recientes en las plataformas de streaming que, de seguro, no tenías en mente.

Conecta el streaming: ¿qué ver en los primeros meses del año?
Reírse de sí mismo es lo que hace Jean Claude Van Damme en su propia serie | Imagen:

Jean Claude Van Johnson (Amazon Prime)

En diciembre se estrenó, muy silenciosamente, una excelente comedia con el legendario Jean Claude Van Damme. La estrella de acción interpreta a una versión de sí mismo que es también un agente secreto, alias Johnson. Van Damme explota su vena de comediante, que normalmente era olvidada tras sus músculos y patadas. Y el resultado merece la pena.

Conecta el streaming: ¿qué ver en los primeros meses del año? 5
Un título genial y sarcástico para la nueva serie de Netflix | Imagen: Netflix

The End of the F***ing World (Netflix)

Otra recién llegada y llena de humor negro. Es inglesa en origen y sus seis episodios llegaron a Netflix la primera semana de enero. La trama es esta: un adolescente que está convencido de ser un psicópata y está harto de matar animales conoce a una compañera de clase rebelde. Ambos deciden emprender un viaje juntos y él decide matarla. ¡Feliz año!

Conecta el streaming: ¿qué ver en los primeros meses del año? 4
McMafia: Drama y thriller, nos suena ya de algo, ¿verdad?| Imagen: Amazon Prime

McMafia (Amazon Prime)

Este drama de BBC se centra en la vida de Alex Goodman, un joven que ha intentado alejarse de la relación de su familia con la mafia rusa, pero que, tras una desgracia debe involucrarse en los sucios negocios de su parentesco (¿les suena conocido?). Alex se enfrenta a gángsters mexicanos, rusos,de los balcanes… todo para salvar a su familia.

Continúa leyendo: La cruda historia real detrás de Fauda, la serie israelí que ha cautivado al mundo

La cruda historia real detrás de Fauda, la serie israelí que ha cautivado al mundo

Tal Levy

Foto: Ohad Romano
IMDB

“Prepárense”, “el caos está por empezar”, “en camino hacia ti”, anunciaban cientos de carteles escritos en árabe y sin traducción que alarmaron a algunos israelíes que por un instante, al ver esas letras blancas sobre fondo negro, pensaron que quizá Isis había llegado a las mismísimas calles del corazón de su ciudad.

En algo no se equivocaron. El llamado Estado Islámico estaría en la mira, pero de la exitosa serie de televisión israelí Fauda, cuya campaña de intriga llegó a provocar zozobra a tal punto que en algún momento las fuerzas de seguridad debieron salir a explicar que sólo se trataba del abreboca promocional de la tan esperada segunda temporada.

Nada más lejos que ese enteramente blanco y negro de las vallas. La producción se asienta precisamente en esa escala de grises con la que aborda el largo y espinoso conflicto entre israelíes y palestinos. Desborda realismo, por algo The New York Times, que la incluyó en la lista de las diez mejores series de 2017, la ha calificado como thriller crudo y naturalista.

La cruda historia real detrás de Fauda, la serie israelí que ha cautivado al mundo
Poster promocional de Fadua | Imagen: Netflix

Es imposible no contener el aliento al verla. Las acciones suceden de una manera tan trepidante y las imágenes lucen tan reales que parece más bien un hecho transmitido en directo. Una profusión de disparos, violencia, persecuciones, crueldad, venganza, pero más… Lejos de estereotipos, la serie humaniza a los personajes descorriendo el velo del “otro”, del “enemigo”, para mostrarlo en toda su complejidad, en diversas facetas.

Reconocido como Mejor Guión en el festival de Biarritz y ganador de seis premios Ophir (equivalente israelí a los Emmy) entre ellos el de Mejor Drama, Fauda ha cautivado a 190 países desde su estreno en Netflix en diciembre de 2016 provocando, curiosamente, empatía por igual entre israelíes y palestinos, hombres y mujeres, de derecha y de izquierda.

¿La clave de su éxito desbordante? “Lo que hemos escuchado a menudo de los espectadores de todo el mundo es que se reconocen a sí mismos en los personajes de ambos lados del conflicto, se identifican con lo que sucede y realmente ‘sienten’ lo que los personajes experimentan, bueno o malo. Aparte de las escenas de acción, muestra a las familias teniendo una vida normal. Hay historias de amor. Madres y mujeres en general poseen una fuerte presencia. Todo esto hace que el programa sea muy intenso y conmovedor. Además, tiene lugar en el punto de mayor tensión del Medio Oriente y se desarrolla sobre un conflicto geopolítico real y actual, lo que lo hace aún más adictivo”, explica a The Objective la actriz Laëtitia Eïdo, cuyo papel en la serie ha cautivado a la audiencia.

La historia de fondo

Fauda, que significa caos en árabe y que en el argot militar israelí hace referencia al fracaso de una operación, era una apuesta arriesgada con esos diálogos entrecruzados entre árabe y hebreo para hacerla todavía más real. Sus creadores tenían claro que los personajes árabes debían ser encarnados por actores que también lo fueran, respetando a su vez los diversos dialectos. No podía ser de otro modo pues su trama se centra en la búsqueda por parte de un comando de agentes encubiertos israelíes de terroristas palestinos en Cisjordania.

Tras una y otra puerta cerrada, la compañía de televisión por cable YES de Israel decidió producir y emitir la serie; después, Netflix se apuntó convirtiéndola con sus subtítulos en un fenómeno global, tanto que ya firmó con sus creadores para realizar dos nuevas series sobre espionaje, una de las cuales ya tiene nombre: Hit and run.

Avi Issacharoff, un reconocido periodista con décadas de experiencia en la cobertura del conflicto palestino-israelí, y Lior Raz, un actor que nunca había escrito un guión, se inspiraron en hechos reales para dar vida a la serie pues ambos, amigos por demás, prestaron el servicio militar obligatorio en una unidad secreta como “mista’arvim”; o sea, israelíes que se hacen pasar por palestinos y hablan árabe a la perfección.

Durante una veintena de años Raz guardó silencio sobre un suceso que le perturbó y dejó marcado para siempre: la muerte de su primer amor apuñalada en Jerusalén a manos de un terrorista palestino. Catárticamente este hecho ha salido a flote en la pantalla cuando en la primera temporada de Fauda la novia de un miembro del comando de élite israelí pierde la vida en un bar víctima de un atentado suicida.

#fipa festival. screening fauda at the opening ceremony #fauda #פאודה

Una publicación compartida de lior raz (@liorraz) el

No extraña que a Raz, quien además de coguionista encarna magistralmente al protagonista, ahora le lluevan ofertas para trabajar en Hollywood. ¿Quién lo diría? Y pensar que había sido guardaespaldas de Arnold Schwarzenegger y Nastassja Kinski tras viajar a Estados Unidos pocos días después de haber culminado sus funciones en la unidad especial de las Fuerzas de Defensa de Israel. Hoy, a la par de Fauda, da también charlas sobre cómo lidiar con el estrés postraumático a través del arte y la escritura.

El mundo se ha rendido a los pies por primera vez de una serie israelí. El maestro indiscutible del terror, Stephen King, la calificó en un tuit como un thriller que mola y sin desperdicio. Y hasta el presentador y comediante estadounidense Conan O’Brien se acercó al set de filmación para grabar un sketch en el que interroga al personaje principal para obtener información sobre la dirección de Gal Gadot, la actriz israelí que protagonizó Wonder Woman.

Más y más suspense

La segunda temporada de Fauda se prevé que llegue a las pantallas vía Netflix a partir de abril, cuando finalice su emisión en la televisión de Israel.

Itzik Mizrahi fue uno de los millones de espectadores que el pasado 31 de diciembre sintonizaron el canal YES ansiosos por ver si los nuevos episodios estarían a la altura de las expectativas generadas.

“La primera temporada es más interesante y la segunda tiene menos acción, pero mucho más suspense. Todo gira en torno a un deseo obsesivo de venganza. Es la película verdadera de todos los días”, comenta a The Objective este hombre de 65 años que fue herido en la Guerra de Yom Kippur y que estuvo al frente en Tel Aviv de una de las mayores empresas productoras y distribuidoras de pitas, pan que hermana a los dos pueblos en conflicto.

En la serie, Dorón Kavillio, el protagonista, llega a tener una relación con Shirin Al Abed, una doctora palestina, abordando el tabú del amor entre israelíes y árabes. “El hecho de que ella se enamore de un agente israelí en realidad es relevante solo para la audiencia, al menos en la primera temporada (¡sin spoiler!), porque para ella él es Amir -no Dorón-, un palestino. Por tener un origen mixto, para mí es importante mostrar en la pantalla esta historia de amor como posible y como un modo de lograr un mayor entendimiento entre la gente”, señala la intérprete franco-libanesa Eïdo.

La cruda historia real detrás de Fauda, la serie israelí que ha cautivado al mundo 2
Lior Raz y Laëtitia Eïdo en Fauda | Imagen: IMDB

Pero ¿cómo ha sido recibido ese personaje en el mundo árabe? “Los creadores del programa siempre dicen que donde sea que vayan la gente pregunta por ‘La doctora’ y ‘¿Cómo está Shirin?’ Es increíble. Pienso que creamos un personaje muy especial que se vuelve adorable, primero, porque está en medio de este gran ‘fauda’, este caos. Es un vínculo entre mundos y se niega a tomar parte en el conflicto ni a elegir ningún bando. Su ética médica también la hace un alma muy caritativa. De hecho, la hicieron estar más cerca de quien soy por ser medio francesa, algo que no existía en el guion original. Lo añadimos y eso la coloca aún más ‘in between’ (en medio) de todo. Esto le permite tener empatía por cualquier ser humano con quien se cruce, sea del lado que sea. Cuando fui a los territorios palestinos, en Ramala o en Belén, me paraban personas en la calle que eran grandes fans del programa y me agradecían por dar vida a este personaje. Estaba aliviada, igual que cuando escuché que Fauda es un gran éxito en otros países árabes como Arabia Saudí, Líbano, Egipto”.

Las dos caras

Nadie quiere dejar de ver esta producción israelí. Cuando apareció en 2015, el grupo palestino islamista Hamás la tachó de propaganda sionista, pero, no obstante, colocó un enlace de transmisión en su propia página web. Y a fines del año pasado, el tráiler de los nuevos episodios fue presentado incluso en los programas de noticias de la televisión israelí.

Si en la primera temporada el personaje que desencadena el conflicto es un terrorista de Hamás apodado La Pantera que reaparece después de que se creía estaba muerto, interpretado por el actor árabe israelí Hisham Suliman; en la segunda temporada la trama va un paso más allá al explorar las rivalidades entre las diversas facciones del movimiento palestino, con la presencia además de Isis en la zona.


La canción del programa que ha emocionado por igual a israelíes y palestinos, a hombres y mujeres, de izquierda y de derecha.

Una de las motivaciones para hacer la serie fue que la ocupación israelí de Cisjordania ocurrida tras la Guerra de los Seis Días ya suma medio siglo. Al igual que sus creadores, Eïdo lo tiene claro. “No estamos aquí para hacer política, en lo absoluto”, rotundamente afirma a The Objective.

¿Cuál es el principal desafío que ha debido encarar? “Mi trabajo como actriz y el tipo de reto que deseo enfrentar es escoger mis papeles dependiendo de lo que quiero entregar al mundo y de lo que como artistas aportamos a la conciencia colectiva. Llevar la idea de que este conflicto no es unilateral, que estos enemigos a muerte no son tan diferentes después de todo y que son mucho más humanos de lo que nos han dicho es muy importante para mí. Quienquiera que seas, si tomas parte en una guerra, en algún momento lo perderás todo realmente; si no tu vida, entonces tu alma. Esto tiene mucho significado para mí”, concluye.

Continúa leyendo: ¿Qué es Cloverfield Paradox y por qué se dice que ha hecho historia?

¿Qué es Cloverfield Paradox y por qué se dice que ha hecho historia?

Nerea Dolara

Foto: Netflix
Netflix

Este domingo Netflix hizo algo nunca hecho: estrenó un trailer y una película en pocas horas. Y el mundo del cine se volvió loco.

El fin de semana Netflix hizo historia del cine, o eso se habló extensamente en Twitter. ¿Por qué? El domingo se emitió el Superbowl, o lo que es lo mismo: el evento deportivo más visto y esperado de Estados Unidos, y como es tradición muchos trailers llenaron los espacios publicitarios… pero hubo uno especial. El teaser de Cloverfield Paradox, la tercera entrega de este universo (más sobre esto próximamente), se emitió durante el juego y soltó un coming very soon y no estaba mintiendo: la película comenzó a estar en streaming al segundo de terminar el partido.

Es la primera vez que una película se estrena básicamente minutos después de que salga su primer trailer y sin ninguna información previa de que llegaría a los espectadores. En su Twitter la directora Ava DuVernay (Selma) afirmó: “#FilmTwitter va a explotar esta noche. Algo viene que es casi imposible de creer” y luego “Justo al finalizar el juego, al estilo Lemonade. Siempre digo que los muros están cayendo. El cambio es bueno”.

Pero, ¿qué es esta nueva película con una distribución novedosa?

Cloverfield, y su fenómeno y su universo, se iniciaron en 2008 cuando una película de bajo presupuesto con un reparto de relativos desconocidos (Michael Stahl-David, Lizzy Kaplan y Mike Vogel se hicieron conocidos luego), sobre el ataque de un monstruo a Nueva York y grabada al estilo de Blair Witch Project (por los “supervivientes”) dio la sorpresa de triunfar tanto con audiencias como con críticos. La campaña de la película fue una de las primeras realmente virales (el primer trailer se lanzó por sorpresa y sin título) e incluía un juego de realidad aumentada en que pistas sobre la historia estaban repartidas por internet.

El director, Matt Reeves, era un desconocido (luego dirigió la segunda y tercera partes de la trilogía del nuevo Planeta de los simios), pero el productor no. J. J. Abrahms estaba detrás de este thriller oscuro y bien hecho y tras su estreno una idea pareció cuajar: ¿por qué no crear un amplio universo cinematográfico en este mundo?

No sería un universo cualquiera, de hecho es uno muy particular. En las historias de DC, Marvel o Star Wars personajes y eventos recorren varias de las películas, creando un mundo repleto de referencias. En Cloverfield las conexiones son más tenues y diseñadas para lo que se podría denominar un freaky (de hecho la mayoría de los guiones no estaban pensados inicialmente para pertenecer a este universo, se adaptaron).

En la primera película, y su campaña, se hace referencia a la existencia de una multinacional llamada Tagruato y sus subsidiarias Yoshida Medical Research, Bold Futura, ParaFun! Wax Distributors y Slusho! Estas compañías reaparecen en las siguientes entregas y puede que tengan que ver con los desastres que se ven en cada una de ellas. En Cloverfield encontrar conexiones depende del espectador y no tanto de quien narra la historia.

En 2016, ocho años después (lo que ya es otra extraña novedad), apareció -también de la nada, de hecho ni se sabía que se había rodado- 10 Cloverfield Lane. Completamente alejada de la primera, este filme es un thriller psicológico que se desarrolla en un búnker e incluye a tres personajes, uno de ellos un aparente psicópata que argumenta tenerles encerrados porque hubo un incidente en el exterior y todos han muerto. ¿Conexiones? Además del nombre, resulta que el aparente psicópata -si se busca online en los sitios de las compañías ficticias- trabajaba para una de ellas y luego está el final (spoiler alert) en que se descubre que ha habido una invasión extraterrestre. La segunda entrega tuvo también muy buenas críticas y funcionó muy bien en taquilla.

Y volvemos a la tercera. El mundo de la industria comentaba desde hace tiempo sobre Cloverfield Paradox (el nombre se conoció el domingo… en esta franquicia no son muy proclives a informar previamente), su “frustrada” distribución en cines, la venta de los derechos a Netflix... pero nadie esperaba que el servicio de streaming aplicara una jugada ¿maestra? de este calibre.

¿Qué es Cloverfield Paradox y por qué se dice que ha hecho historia?
Poster promocional de Cloverfield Paradox | Imagen: Netflix

Paradox, sin embargo, no ha tenido tan buena relación con los críticos como sus primas anteriores, y es probable que la audiencia, conociendo el secretismo de Netflix con sus números, no se sepa… a menos que funcione muy bien. Una cinta de horror y ciencia-ficción, alla Alien, se desarrolla en el futuro, cuando el mundo vive una gran crisis de energía y una misión de científicos de todo el mundo es enviado a una estación espacial para buscar una solución… y, como es de esperar, no sale bien.

¡Ah! Y en octubre, según se comenta esta semana, se estrena una cuarta entrega que se desarrolla en la Segunda Guerra Mundial, cuando un batallón de aliados llega a un pueblo ocupado por los nazis en que hay más que alemanes… hay cosas sobrenaturales.

Una conclusión que puede extraerse de esta predilección por la sorpresa, las leves conexiones y los cambios de género es que esta es la primera franquicia que está aplicando normas televisivas a su narrativa: monográficos separados que tienen alguna relación y que se desarrollan en el mismo mundo, al estilo de Black Mirror o American Crime.

Puede que este universo sea una rareza, pero queda claro que este tipo de sorpresas van a convertirse en una norma en poco tiempo: no sólo generan publicidad gratuita, sino que atraen espectadores sin necesidad de hacer mucho… sea buena la película o no.

TOP