Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Roger Torrent, de alcalde independentista a presidente del Parlament

Redacción TO

Foto: ALBERT GEA
Reuters

Tras las elecciones del 21 de diciembre, los independentistas se han vuelto a hacer con el control del Parlament de Cataluña. Con la incógnita de quien será el próximo presidente de la Generalitat debido a las dudas sobre la posibilidad de que Carles Puigdemont sea investido a distancia, el nuevo presidente del Parlament se enfrenta a un panorama político convulso y a una verdadera crisis institucional. En los últimos días, el nombre de Roger Torrent ha acaparado numerosos titulares en los medios de comunicación tras convertirse el 17 de enero en el presidente del Parlamento de Cataluña más joven de la historia.

Nacido el 19 de julio de 1979 en Sarrià de Ter, a sus 38 años Torrent puede decir que lleva media vida dedicado a la política. Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración y técnico urbanista, a los 20 años ya era concejal de su municipio, y en 2007 ocupó el puesto de alcalde de esta misma localidad.

Posteriormente, en 2011, fue portavoz de Esquerra Republicana (ERC), partido del que es militante desde el año 2000, en la Diputación de Girona y en 2012 se convirtió en diputado del Parlament. Ahora ya es el séptimo representante de ERC en Cataluña que preside el Parlament (Carme Forcadell lo hizo en nombre de Junts pel Sí).

Mientras cumplía con sus obligaciones políticas, Torrent no dejó de lado su vida personal y ahora se presenta como un orgulloso padre de dos niñas, que lo acompañaron a votar el día de las elecciones autonómicas de Cataluña.

Apoyando la declaración de independencia de Cataluña antes del referéndum y pidiendo la libertad de todos los diputados que fueron encarcelados, Torrent ha mostrado siempre con claridad su convicción de que es necesario crear una república independiente catalana. Su apoyo a los políticos presos ha sido visible en sus apariciones públicas pero también en su vida personal, tanto que Torrent decoró su árbol de Navidad con lazos amarillos. 

La nueva legislatura

Con un lazo amarillo acompañando permanentemente a su traje y a su barba hipster, el nuevo presidente del Parlament ocupó un puesto que llega cargado de retos y responsabilidades.

Torrent comenzó de manera inmediata la ronda de contactos con los diferentes partidos políticos para enfrentar la complicada tarea de “recuperar las instituciones lo antes posible y ponerlas al servicio de los ciudadanos”, como dijo en su discurso inaugural. “Hay que recuperar la normalidad institucional para servir al país de la manera más adecuada”.

Roger Torrent, de alcalde independentista a presidente del Parlament 1
Carme Forcadell y Roger Torrent tras la elección de este como presidente del Parlament. | Foto: Albert Gea/ Reuters

Aunque hay quien considera que Torrent será el encargado de mantener el poder de ERC en el Parlament y evitar la investidura de Puigdemont, el recientemente elegido presidente de esta institución ha evitado posicionarse sobre este tema durante toda la ronda de contactos y ha dejado a los más impacientes con la duda sobre sus futuras actuaciones. Asegura en todo momento que decidir si se aprueba la investidura a distancia de Puigdemont “es una decisión que depende de la Mesa del Parlamento y será una decisión política del conjunto de la mesa”.

Cómo llegó al Parlament

El nombre de Roger Torrent comenzó a tomar relevancia durante la campaña electoral, cuando sustituyó a Marta Rovira en algunos debates. Ser considerado como alguien de total confianza por ERC y estar libre de procesos judiciales fueron los motivos que empujaron su nombre hasta lo más alto de la lista de candidatos y acabó imponiéndose para el cargo.

Quizá también ayudó su faceta más mediática. Su facilidad ante las cámaras ha hecho que en los últimos meses Torrent se haya convertido en un rostro habitual de las tertulias televisivas, siendo además colaborador del programa La Sexta Noche, donde desarrollaba sin titubeos un discurso de la línea dura del independentismo.

Roger Torrent, de alcalde independentista a presidente del Parlament 2
Roger Torrent, a su llegada a la primera reunión de la Mesa del Parlament. | Foto: Alberto Estévez/ EFE

Ahora tendrá que enfrentarse a una legislatura realmente dura, envuelto en un contexto político convulso y con numerosas incógnitas, como ya hizo su antecesora Carme Forcadell. Antes de ser elegido, prometió “materializar el mandato democrático surgido de las urnas el pasado 21 de diciembre”. Queda ver ahora si cumplirá esta promesa y, lo más importante, cómo.

Continúa leyendo: Este es Mário Centeno, el nuevo presidente del Eurogrupo

Este es Mário Centeno, el nuevo presidente del Eurogrupo

Redacción TO

Foto: YVES HERMAN
Reuters

El portugués Mário Centeno, elegido el lunes presidente del Eurogrupo solo dos años después de sus inicios en política, ha demostrado su potencial dentro de un gobierno socialista que presume de haber sabido conciliar crecimiento y disciplina presupuestaria. Su nombramiento no solo supone un espaldarazo al gobierno de António Costa, sino también al Sur de Europa, más castigado por las políticas de austeridad de Bruselas.

Las cualidades de este profesor de economía de 50 años, un hombre “culturalmente de izquierda” pero a menudo tildado de “liberal”, han sido aplaudidas incluso por el exministro de Finanzas alemán Wolfgang Schäuble, adalid de la ortodoxia financiera europea, que lo describía en mayo pasado como “el Cristiano Ronaldo del Ecofin”, el Consejo de Asuntos Económicos y Financieros en Europa. La anécdota, ampliamente retomada en los medios de comunicación, contribuye a erigirle en el rostro de la recuperación de Portugal, uno de los eslabones débiles de la zona euro que tuvo que recurrir a un rescate internacional para superar la crisis de la deuda.

Dos años después de la llegada al poder de los socialistas, gracias a una alianza inédita con el Partido Comunista de Portugal (PCP) y con los marxistas del Bloque de Izquierda, el país presenta el déficit público en su nivel más bajo en 43 años de democracia, su mayor crecimiento desde 2000 y una tasa de desempleo al nivel que tenía antes de la crisis. “La experiencia reciente de Portugal muestra que es posible en Europa conciliar objetivos de ajuste presupuestario y de crecimiento”, afirmó Mário Centeno el jueves pasado, citado por AFP, anunciando su candidatura para suceder al neerlandés Jeroen Dijsselbloem, que precisamente protagonizó una polémica con los países del Sur de Europa hace unos meses. Centeno tomará posesión del cargo el próximo 13 de enero de 2018.

“Contribuir al consenso”

El objetivo de Mário Centeno es “contribuir a la creación de los consensos necesarios para completar la Unión Económica y Monetaria” y hacer del euro “un instrumento de promoción de convergencia económica y social”. Hijo de un empleado de banco y de una funcionaria de correos, este aficionado al rugby y a la gastronomía creció en la turística región del Algarve (en el Sur de Portugal) antes de mudarse a Lisboa con 15 años para cursar sus estudios.

Diplomado de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, hizo su tesis doctoral sobre la economía del trabajo. El portugués admite que esos años de formación, durante los cuales se interesó por la microeconomía, le dejaron huella. “Me volví mucho más sensible a los vínculos entre la economía y las personas”, explica. “A veces, la macroeconomía olvida que hay gente al otro lado”, matiza.

De vuelta a Lisboa con su esposa y sus tres hijos, entró como economista en el Banco de Portugal, para convertirse después en subdirector del departamento de estudios económicos. “Era un joven tranquilo, afable, inteligente y técnicamente bien preparado”, recuerda Luis Campos e Cunha, exvicegobernador del Banco Central.

Nada le predestinaba a una carrera política hasta que el actual primer ministro, António Costa, le pidió que redactara el programa económico del Partido Socialista y se presentara a las elecciones legislativas de 2015, algo que hizo sin renunciar a su etiqueta de independiente. Inicialmente, Europa lo veía de reojo por sus posturas de izquierdas, pero sus pasos hacia el consenso y el diálogo y su priorización de los compromisos con Bruselas han logrado que se ganara el respeto del bloque. Ese cambio de percepción es el que ha permitido que se impusiera, en las elecciones a la presidencia del Eurogrupo, al resto de candidatos para el puesto: el ministro de Luxemburgo Pierre Gramegna, su homóloga letona Dana Reizniece-Ozola y el ministro eslovaco Peter Kazimír.

Ideología “de fusión”

Completamente desconocido para el público cuando entró en el gobierno, Mário Centeno era considerado un liberal en los círculos académicos, debido a sus posiciones favorables a una mayor flexibilidad del mercado de trabajo. Pero él se niega a posicionarse en las divisiones ideológicas tradicionales y aboga por un pensamiento económico “de fusión”. “Lo único que me define es mi familia y el Benfica”, el club de fútbol más popular de Portugal, bromea.

Centeno, conciliador y pragmático, abandonó, por ejemplo, la idea de un contrato único, una de sus medidas emblemáticas que recomendaba para combatir la precariedad en el empleo, a fin de no ofender a los partidos de izquierda antiliberal de los que depende la supervivencia del gobierno. Capaz de subsanar rápidamente su falta de experiencia política, se convirtió en uno de los pilares del gobierno mostrándose capaz de reducir los déficits a la vez que “pasaba página” de la austeridad impuesta por el gobierno de derecha anterior.

Continúa leyendo: Carles Puigdemont: candidato a la fuga

Carles Puigdemont: candidato a la fuga

Redacción TO

Foto: YVES HERMAN
Reuters

El 9 de enero de 2016 todas las miradas se centraron en el todavía alcalde de Girona, Carles Puigdemont, cargo que ocupaba desde 2011. Era entonces un desconocido para el gran público. Llamó la atención su particular corte de pelo y su aspecto aniñado, estilo Harry Potter, a lo que se sumaron las dificultades que para algunos castellanohablantes presentaba pronunciar correctamente su apellido (Puchemon, Pujdemont…).

Considerado por algunos como un ‘hombre de paja’ de Artur Mas, nadie imaginaba lo lejos que llegaría, nadie pensó entonces que el alcalde nacido en 1962 en la localidad gerundense de Amer, acabaría volando por su cuenta – en sentido figurado pero, sobre todo, en stricto sensu – cuando un año y 10 meses después de ser elegido por Mas para sustituirlo como presidente de la Generalitat, salió de España a finales de octubre de 2017 vía Córcega, escondido en un coche, para acabar cogiendo un avión con destino a Bruselas. Una rocambolesca huida más propia de una película de aventuras de serie B que de un político del siglo XXI que, en vez de acudir a declarar ante la Audiencia Nacional por los presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación, tiró por la calle de en medio junto a otros cuatro consellers cesados.

Casado y con dos hijas, antes de aterrizar en política, Carles Puigdemont ejerció como periodista. De ahí, sin duda, sus golpes de efecto a los que nos tiene acostumbrados y su control mediático que incluyen vetos a los medios españoles no afines al soberanismo y constantes apariciones en medios extranjeros. Licenciado en Filología, fue el primer director de la Agencia Catalana de Noticias, dependiente de la Generalitat – algo así como la agencia Efe catalana -, y dirigió el periódico Catalonya Today, medio de comunicación en inglés. Su primer trabajo como periodista, sin embargo, fue en diario catalán El Punt.

Antes de convertirse en presidente de Cataluña, antes de autoproclamarse “president en el exilio” tras ser cesado junto al resto del ejecutivo por el Gobierno de Mariano Rajoy al amparo del artículo 155, Carles Puigdemont era uno de los políticos más activos en Twitter. Desde que está en Bruselas deshojando la margarita para decidir si vuelve o no a España, es el político español con más seguidores en dicha red social con más de 611.000 seguidores.

A través de su perfil en Twitter sabemos de sus andanzas, de lo que opina sobre el procés, sobre el “tripartito furioso del 155” como llama a PP, PSOE y Cs, sobre la Unión Europea y la falta de comprensión que ha tenido en los países del bloque el  independentismo catalán, la justicia española, los consellers encarcelados, y muchos otros temas de actualidad; pero seguimos sin saber qué hará el 21 de diciembre, si viajará a Cataluña para votar o lo hará por correo y si acudirá después de las elecciones a recoger su acta de diputado cuando se constituya el nuevo Parlament. Sólo ha sugerido que si es “elegido presidente de la Generalitat” correrá el riesgo de volver a pisar suelo español para asumir el cargo y ejercer el mandato de los ciudadanos. El riesgo al que se refiere es la detención que pesa sobre él en cuanto entre España, según él, por sus ideas; según la Fiscalía, por “violar” la Constitución.

Convertido en símbolo de la lucha por la independencia para muchos, lo cierto es que el cabeza de lista de Junts per Catalunya (JxCAT) – nueva modalidad de Junts pel Sí de los comicios del 2015 pero sin ERC – para las elecciones del 21 de diciembre, formaba parte del ala más independentista de la ya desaparecida Convergencia Democrática de Cataluña (CDC). Partido éste que junto a Unió Demócratica de Cataluña (UDC) gobernó durante más de 20 años – de 1980 a 2003 – la comunidad catalana bajo la fórmula de CiU; el mismo partido que dirigió Jordi Pujol, el mismo partido que pasó a manos de Artur Mas y que los casos de corrupción llevaron a sus dirigentes a disolver en 2016 para evitar ser embargados por la justicia, pasando a denominarse Partido Europeo Demócrata Catalán (PEdCAT).

No deben extrañar, por tanto, las encendidas declaraciones de Puigdemont una vez encumbrado en la presidencia del gobierno catalán y que se han sucedido bajo el manto del ‘procés’ durante este año 2017. Declaraciones que han ido subiendo de tono una vez declarada la independencia de Cataluña y, sobre todo, tras su fuga a finales de octubre.

Campaña a través del plasma

En una de las elecciones más trascendentales para el futuro de Cataluña, los ciudadanos asisten también a una campaña sin precedentes, con todo un expresidente y candidato a la Generalitat perseguido por la justicia que participa en los mítines a través de videoconferencia a cientos de kilómetros de Cataluña, y con otro cabeza de lista en prisión, como es el caso del líder de ERC, Oriol Junqueras.

Puigdemont, a través del plasma y, por supuesto desde su cuenta oficial de Twitter, habla de “violencia” del Estado “represor” cuando se dirige al Gobierno de Mariano Rajoy; anima a quienes están en la cárcel – el exvicepresidente Oriol Junqueras, el exconseller de Interior, Joaquim Forn, y los ‘Jordis’ – a aguantar mientras él interviene por videoconferencia en los actos de campaña de JxCAT, mientras hace turismo – se le ha fotografiado paseando por Bruselas, visitando Brujas… – y victimiza su situación de “exiliado”.

Siendo alcalde, Puigdemont presidió la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), la misma organización que apoyó la celebración del referéndum del 1 de octubre convocado por él ya como president de la Generalitat, así como las movilizaciones a favor de la autodeterminación o el viaje de más de 200 alcaldes soberanistas a Bruselas como muestra de apoyo al que consideran adalid del independentismo, instalado en Bruselas desde finales de octubre junto a otros cuatro exconsellers.

Carles Puigdemont: candidato a la fuga 1
En torno a 200 alcaldes independentistas viajaron a Bruselas para apoyar a Puigdemont y los cuatros exconsellers el 7 de noviembre. | Foto: Pascal Rossignol / Reuters

Puigdemont, que ha sido diputado del Parlament desde 2006, fue también director de la Casa de Cultura de Girona entre 2002 y 2004 y ha hecho sus pinitos como escritor con la publicación en 1994 del libro en catalán ‘Cata…què? Catalunya vista per la premsa internacional’, además de ser colaborador habitual de medios catalanes.

Su defensa de la lengua catalana viene de lejos, hasta el punto de que fue miembro de la Joventut Nacionalista de Catalunya, de la Crida a la Solidaritat en Defensa de la Llengua, la Cultura i la Nació Catalanes. Su defensa de una república catalana no es tampoco algo nuevo y quizá por eso Artur Mas pensó en él cuando buscó un sustituto que siguiera sus pasos hacia la independencia en el marco de lo que muchos ya califican como el gran delirio de los soberanistas catalanes.

Delirio o no, Puigdemont y los suyos sí han conseguido varias cosas: movilizar a los que, como ellos, están convencidos de que una República de Cataluña independiente es posible; pero también han sacado a la calle a esa otra parte de la población hasta hace poco silenciosa que quiere que Cataluña siga siendo una Comunidad Autónoma de España y que ha logrado casi un milagro al unir a PP, PSOE y Ciudadanos en torno a una misma causa, la defensa de la Constitución. Puigdemont y los suyos han dividido a la sociedad catalana, una fractura originada por la crisis institucional y política más grave de España desde que se restableció la democracia tras la muerte de Franco en 1975.

Un hito, sin duda, para quien se ha autoproclamado “president en el exilio” aunque para muchos sólo sea un candidato a la fuga.

Continúa leyendo: El independentista Roger Torrent, nuevo presidente del Parlament

El independentista Roger Torrent, nuevo presidente del Parlament

Foto: Parlamento de Cataluña
Parlamento de Cataluña

Roger Torrent se ha convertido a los 38 años en el presidente más joven del Parlament en la sesión constitutiva de la XII Legislatura, tras salir elegido este miércoles con los votos de Junts per Catalunya, ERC y la CUP. Una sesión en la que ha destacado la ausencia de Carles Puigdemont y otros siete diputados elegidos en las elecciones autonómicas del 21 de diciembre, cinco de ellos por encontrarse en Bruselas huidos de la justicia y tres por estar en prisión acusados de sedición y rebeldía entre otros delitos, por su apoyo a la declaración de independencia anulada por el Tribunal Constitucional.

En los escaños que deberían haber ocupado Carles Puigdemont, Toni Comín, Meritxell Serret, Lluís Puig, Clara Ponsantí, Oriol Junqueras, Jordi Sánchez y Joaquím Forn, sus compañeros colocaron lazos amarillos, emblema usado por los independentistas para pedir la libertad de los presos.

Torrent ha sido elegido presidente del Parlament con 65 votos a favor, incluidos los tres de los diputados presos Oriol Junqueras, Joaquìm Forn y Jordi Sánchez que han delegados sus votos en Marta Rovira Jordi Turull, y que en el momento en el que éstos han votado en nombre de sus compañeros han recibido aplausos de la bancada independentista.

El independentista Roger Torrent, nuevo presidente del Parlament 1
Roger Torrent vota en la sesión constituyente del Parlament en la que ha salido elegido presidente. | Foto: Albert Gea / Reuters

Al no alcanzar la mayoría absoluta necesaria para ser proclamado presidente en primera votación, se ha sometido a una segunda votación para la que sólo era necesaria mayoría simple y por la que Torrent ha sido elegido presidente del Parlament con los 65 votos del bloque independentista. “El señor Roger Torrent queda proclamado presidente del Parlament”, ha dicho Maragall tras conocerse el resultado de la segunda votación, en medio de un cerrado aplauso por parte de los diputados independentistas.

Por su parte, candidato de Ciudadanos a presidir el Parlament, José María Espejo-Saavedra, ha obtenido 56 votos gracias al apoyo de Ciudadanos, del PSC y del PP, mientras que ha habido nueve votos en blanco, los 8 de los Comunes y uno inesperado.

Después se ha sometido a votación la elección de los dos vicepresidentes saliendo elegidos el diputado de Junts per Catalunya, Josep Costa, vicepresidente primero con 65 votos, y el parlamentario de Ciudadanos, José María Espejo-Saavedra, como vicepresidente segundo con 57 votos. De nuevo, los ocho diputados de En Comú-Podem han votado en blanco. Por último, se ha celebrado la votación para designar a los cuatro secretarios: Eusebi Campdepedrós (JxCAT) como secretario primero con 41 votos, David Pérez (PSC) secretario segundo con 30 votos, Joan Garcia (Cs) como tercer secretario con 27 votos, y Alba Vergés (ERC) como secretaria cuarta con 24 votos.

La Mesa de Edad ha estado presidida por el diputado de ERC, Ernest Maragall, como diputado de mayor edad y los dos diputados más jóvenes, Ruth Ribas y Gerard Gómez del Moral. Maragall se ha referido a la atípica situación política e institucional que vive Cataluña desde que comenzó el procés con la declaración de independencia el 10 de octubre, que fue seguida por la anulación por parte del Tribunal Constitucional y la aplicación por parte del Gobierno central del artículo 155. “Yo no debería estar aquí, los que deberían estar aquí son precisamente los que hoy no están, Puigdemont, Comín, Serret, Puig y Ponsantí, y también Junqueras, Forn, Sánchez y Cuixart, que podrían estar hoy acompañándonos”.

“Parece que el Estado español no quiere saber nada de soberanías compartidas, no sabe compartir, sólo sabe derrotar”, ha añadido Maragall, quien ha concluido su primera intervención con un “este país será siempre nuestro, visca Cayalunya“. Unas palabras que la líder la oposición y portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha calificado de “mitin impropio con el que empezamos mal”.

Ciudadanos y PP han solicitado que la Mesa de Edad reconsiderara aceptar el voto delegado de los diputados encarcelados porque va en contra del artículo 93 del Reglamento. Una decisión que se ha mantenido y que ha contado con el apoyo de los partidos nacionalistas y del PSC, tal y como ha expresado su portavoz Miquel Iceta.

A las puertas del Parlamento catalán se han congregado numerosas personas convocadas por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) que han seguido a través de una pantalla gigante el desarrollo de la sesión constitutiva de la Cámara catalana.

Continúa leyendo: Arrimadas pide a Torrent que sea presidente "de todos los diputados y de todos los catalanes"

Arrimadas pide a Torrent que sea presidente "de todos los diputados y de todos los catalanes"

Foto: ALBERT GEA
Reuters

La líder de la oposición del Parlament de Cataluña, Inés Arrimadas, ha pedido al nuevo presidente de la Cámara, Roger Torrent, que durante su mandato sea un presidente “de todos los diputados y de todos los catalanes para que no cometa los errores de Carme Forcadell”. Lo ha hecho durante la ronda de contactos que el presidente del Parlament viene manteniendo con los líderes de todos los grupos del Hemiciclo. Torrent ha concluido este viernes dicha ronda de reuniones antes de designar a un candidato para que la Cámara local catalana elija al presidente de la Generalitat, en un pleno de investidura que se celebrará los últimos días de enero.

La portavoz de Junts per Catalunya, Elsa Artadi, ha explicado que han trasladado a Torrent que su candidato es Puigdemont, “como no puede ser de otra manera”, informa Efe. Ha afirmado también que “presuponen” que será el que proponga el presidente del Parlamento para el debate de investidura, ya que cuenta con el apoyo de los diputados de JxCat y de Esquerra Republicana de Catalunya.

Este mismo viernes, el diputado de ERC Raül Romeva, tras la reunión con el presidente del Parlamento catalán, ha reafirmado el apoyo de su partido a Puigdemont, pero no ha concretado si avalará una investidura a distancia. Según Romeva, en la reunión no han entrado a valorar “la forma”, telemática o no, con que Puigdemont pretender ser investido como presidente, puesto que “esto no nos corresponde decidirlo a nosotros”, ha matizado.

Puigdemont es el candidato de consenso de los independentistas, aunque su grupo no ha cerrado aún con ERC la fórmula de investidura a distancia, por las dudas legales que provoca entre los republicanos, además de que esa opción ha sido rechazada por los letrados del parlamento regional. Respecto al método que se usaría para la investidura a distancia, Artadi ha declarado que hay reuniones de juristas de ambos grupos y ha señalado que hasta que no lo tengan más avanzados no se inclinarán por una opción u otra. Junts per Catalunya estudia también alegar la “inmunidad” de Puigdemont como diputado para que no sea detenido cuando regrese a España.

El portavoz del Gobierno de España, por su parte, ha exhortado a Torrent a “no cometer los errores del pasado”, en referencia a su antecesora en el cargo, Carme Forcadell. Lo ha hecho durante la rueda de prensa posterior a la celebración del Consejo de Ministros. “No hay que cometer errores del pasado y aprender de lo ocurrido, su predecesora ya tuvo que rendir cuentas ante los tribunales” por su papel en el proceso independentista.

Una vez iniciada la XII Legislatura empiezan la cuenta atrás para la investidura del presidente del gobierno catalán, abriéndose un plazo de 10 días hábiles para que el presidente del Parlament proponga la investidura de un candidato. Así, el primer debate de investidura debe celebrarse como fecha tope el 31 de enero. Si el candidato no logra la mayoría absoluta de la cámara – 68 de los 135 diputados – se celebrará una segunda votación 48 horas después en la que el candidato sólo necesita mayoría simple – más votos a favor que en contra –  para ser investido.

En caso de no prosperar esta segunda votación, se abre un plazo de dos meses durante los cuales se podrán celebrar tantas sesiones de investidura como sean necesarias. Si al cumplirse este plazo ningún candidato ha sido investido, el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, al amparo del 155, deberá convocar nuevas elecciones que se celebrarán entre “cuarenta y sesenta días después de la convocatoria”, según el artículo 67.3 del Estatut de Catalunya.

TOP