Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Saint Patrick también se vive en Madrid

Verónica Reguillo

Foto: Verónica F. Reguillo
The Objective

Este viernes no es un viernes cualquiera. En la hora del lunch no serán pocos quienes opten por la ternera en salsa de Guinness o por el típico Fish and Chips irlandés que te traslada, aunque solo sea a través del paladar, a la isla ‘Esmeralda’.

El pub James Joyce lo tiene todo preparado. Menú especial totalmente irlandés, música en directo a partir de las cinco de la tarde y, sobre todo, reserva de cerveza Guinness, que será la más demandada en este pub irlandés situado en pleno corazón madrileño. “Este viernes se consumirán unos 40 barriles de Guinness” (cada barril tiene 30 litros de cerveza, es decir, que se consumirán unos 1.200 litros en total), nos cuenta Liam, el encargado que lleva trabajando en el James Joyce siete años. Es inglés pero siente la cultura irlandesa como suya y por eso afina detalles para este 17 de marzo. Un inciso: la Guinness, sin ninguna duda, la tirarán despacio, dejándola reposar para luego rellenarla y adornarla con la espuma blanca.

Saint Patrick también se vive en Madrid 4
El fútbol gaélico también se juega en la capital con el equipo Madrid Harps. | Foto: Verónica F. Reguillo / The Objective

Saint Patrick también se vive en Madrid 10
Pintas para todos. | Foto: Ana Laya / The Objective

Saint Patrick también se vive en Madrid 7
La música en directo no faltará en el James Joyce. | Imagen: Pub James Joyce

Y hasta aquí, hasta el James Joyce, irá Paul Gallagher, un irlandés de Sligo que lleva más de tres años viviendo en Madrid. Llegará al pub temprano, “sobre la una o las dos de la tarde para coger sitio y poder comer la comida típica irlandesa”.

Nos dice que no echa de menos las calles repletas de Dublín y la música en vivo que resuena sin descanso en todo Temple Bar, especialmente en cada San Patricio. “Prefiero vivirlo un poco desde la distancia, aunque aquí en Madrid también habrá mucha gente porque la comunidad irlandesa es muy grande”. Así, la atmósfera será la misma o al menos muy parecida: mucha gente, mucha cerveza y la alegría que caracteriza las fiestas irlandesas y a los propios irlandeses allá donde van.

Saint Patrick también se vive en Madrid 8
San Patricio llega a Madrid de la mano del James Joyce. | Foto: Ana Laya / The Objective

Saint Patrick también se vive en Madrid 9
Let’s get together! | Foto: Ana Laya / The Objective

Más celebraciones

Pero esta gran comunidad no solamente llega a Madrid desde la isla ‘Esmeralda’. Muchos estadounidenses también viven la festividad como propia ya que sus padres o abuelos fueron irlandeses que emigraron a norteamérica hace años. Y es que este 17 de marzo la #OlaVerde iluminará medio mundo. Madrid también. La Cibeles, la Puerta de Alcalá, el Palacio de Comunicaciones…, y el espíritu de todos aquellos que quieran sentir más cerca Irlanda, al menos por un día.

Saint Patrick también se vive en Madrid 11
San Patricio tiñe de verde las calles de Madrid. | Foto: Ana Laya / The Objective

La música y la comida típica no solo se servirá en los pubs. Hay un evento preparado para seguir con la fiesta también este sábado 18 de marzo. La Embajada irlandesa ha preparado el Family Fun Day que se celebrará en el Parque Deportivo Puerta de Hierro, desde las 12 de la mañana. “Todo el mundo es bienvenido a unirse a la fiesta con la mejor música, deporte, baile y comida irlandesa” e impregnar Madrid de una cultura que alegra y acoge como pocas.

Saint Patrick también se vive en Madrid 2
El disfrute de la comida, bebida y música irlandesa, también este sábado, en Madrid. | Imagen: Embajada irlandesa

Cómo los millennials árabes cambiaron el Mediterráneo

Rodrigo Isasi Arce

Foto: Nasser Nasser
AP Photo, File

Los jóvenes que nacieron entre 1982 y 2004, los llamados millennials y postmillennials, serán más del 70% de la fuerza laboral del mundo desarrollado en 2025. No todos los grupos de adolescentes y veinteañeros producen movimientos históricos centrados en su identidad juvenil, pero parece que los millennials árabes lo hicieron. Hace seis años una juventud urbana irrumpió en el escenario, empujada por el malestar social y económico y por el descubrimiento de nuevas expectativas vitales, frente a unos regímenes cuyo único interés era perpetuarse en el poder.

En el el marco del Arabismos: Festival de jóvenes creadoresCasa Árabe en Madrid organizó una conferencia en la que participaron Juan Cole, intelectual público, prominente blogger y ensayista, y profesor de Historia en la Universidad de Michigan, y Nessrin el Hachlaf, licenciada en Derecho y Periodismo y miembro del Observatorio de Justicia y del Observatorio Euromediterráneo de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Ambos expusieron su particular punto de vista sobre estas revueltas.

Egipto y Túnez, revueltas con final agridulce

Cole asegura que las revoluciones en estos países fueron impulsadas por jóvenes, con apoyo de la clase trabajadora y que su principal preocupación actual es el terrorismo, pero con una concepción diferente a la de occidente, en la que prima el terror y el miedo. Las siguientes preocupaciones son el empleo, la seguridad y la política. Asimismo, considera que los periodistas han interpretado erróneamente estos movimientos y que el motivo fundamental de los revolucionarios no era conseguir una democracia al estilo occidental. Los jóvenes creían que los gobiernos corruptos estaban acabando con el empleo y las inversiones extranjeras, algo que se sabe por unas filtraciones de WikiLeaks de 2006.

“De hecho, McDonald’s intentó implantarse en Túnez, pero el gobierno de Ben Ali le pidió un soborno a la compañía, por lo que esta se negó y no llegó a entrar en el país africano, aunque quizá esto fue algo bueno para la salud de los tunecinos”, bromea Cole.

Cómo los millennials árabes cambiaron el Mediterráneo 2
Un manifestante durante las revueltas en Egipto de 2011 | Foto: Muhammed Muheisen/AP Photo File

Según este experto estadounidense estos movimientos no se fundaron con un fin religioso. Los laicos lideraron las revueltas en Egipto, a los que se unieron posteriormente los Hermanos Musulmanes. Las estadísticas indican que solo un 25% de los revolucionarios de Tahrir pertenecían a los Hermanos Musulmanes. A esto se le añade que “en países como Palestina o Túnez un gran porcentaje de los jóvenes no se sienten identificados con los islamistas, los consideran anquilosados, anticuados y que no avanzan”.

Las principales causas que impulsaron las revueltas de 2011-2013 de los millennials árabes fueron la corrupción y las denominadas “monarquías republicanas”, es decir los regímenes autoritarios hereditarios, como el de Bashar Al Assad. “Se puede decir que la llamada Primavera Árabe no fue perfecta, pero los jóvenes consiguieron acabar con las ‘monarquías republicanas’ hereditarias, como las de Gadafi, en Libia, o las de Ben Ali en Túnez”.

Lo que está claro es que los jóvenes no pudieron tener éxito sin apoyos. Los millennials que participaron en estas revueltas eran de clase media, pero con apoyos de los sindicatos y de los trabajadores. Un ejemplo claro es el Movimiento 6 de abril, que surgió a causa de una huelga de trabajadores de la industria textil en Egipto. La muhabarat – policía secreta – no dejó manifestarse a los trabajadores de  Al Mahalla en El Cairo, pero los jóvenes pudieron grabar vídeos de la represión y de esta situación con sus smartphones y compartirlos en internet. Más tarde, cadenas como Al Jazeera los difundieron a más de 20 millones de espectadores.

Cómo los millennials árabes cambiaron el Mediterráneo
Manifestantes pisan un cartel con la efigie de Ben Ali | Foto: Hassene Dridi/AP Photo Dile

Uno de los casos más sonados en Egipto fue el de Khaled Said, un joven egipcio con estudios en Estados Unidos, bloguero en Egipto y perseguido por la policía. Los revolucionarios afirman que le perseguían por recoger en su blog los abusos policiales que se llevaban a cabo en Egipto, mientras que las Fuerzas de Seguridad del entonces presidente Hosni Mubarak, aseguraba que lo hacía porque Said consumía drogas.

El 6 de junio de 2010, Said se encontraba en un cibercafé de Alejandría cuando llegó la policía y le obligó a salir a la calle, lo llevaron a un callejón, y acabaron matándolo a golpes. Cuando su familia tuvo que ir a la morgue a identificar el cadáver, su hermano no dudó ni un momento en sacar una foto, que no tardó en hacerse viral en las redes y generó protestas que derivaron en la revolución egipcia que acabaría derrocando el 11 de febrero de 2011 a Mubarak.

En cuanto a Túnez ,el caso más sonado y que también fue la mecha que prendió fuego a la revolución en el país fue el de Mohamed Bouazizi, un joven vendedor ambulante tunecino que se inmoló -se plantó delante del Ayuntamiento y se quemó vivo– el 17 de diciembre de 2010; esta fue su forma de protestar por la confiscación de su puesto de frutas y la humillación que dijo haber recibido de los oficiales municipales cuando fue a presentar una queja por este hecho. Fue un caso muy mediático y desencadenó en protestas que llevaron a las revueltas en el país y a la huida del dictador Zine El Abidine Ben Ali a Arabia Saudí.

Una de las principales tácticas de las revueltas en ambos países fue usar los flashmob como herramienta política, con quedadas en la Plaza de Tahrir de El Cairo o la avenida Habib Bourguiba de Túnez.

Cómo los millennials árabes cambiaron el Mediterráneo 5
Una manifestante durante las protestas de 2011 en El Cairo | Foto: Amr Nabil/AP Photo File

En Túnez, según asegura Cole, al principio tan solo un 25% de los jóvenes conocía las quedadas y manifestaciones por redes sociales, el resto lo hacía a través de llamadas, del puerta a puerta o de panfletos. Este uso de las nuevas tecnologías y de las maneras tradicionales hizo que triunfaran las revueltas.

Si bien es cierto que con estas revueltas se consiguieron algunas mejoras, según Cole, los jóvenes fueron un poco ingenuos, tras haber cumplido bien la primera parte de las protestas, pero despreocupándose de la segunda parte, las elecciones políticas, pasando el testigo a generaciones mayores. Incluso algunos jóvenes no tenían la edad necesaria para votar.  Esto derivó en el triunfo en las urnas de los partidos de derechas y los islamistas.

Para combatir estos nuevos gobiernos islamistas (Enahda en Túnez y los Hermanos Musulmanes en Egipto), los jóvenes volvieron a salir a las calles a protestar. El final en Egipto fue una regresión al antiguo régimen y un Gobierno militarizado y represor, sin haber avanzado en derechos. En Túnez, “el final fue más feliz”, con la reforma de la Constitución.

Cómo los millennials árabes cambiaron el Mediterráneo 1
Carros de combate en las inmediaciones de la Plaza Tahrir de El Cairo | Foto: Rodrigo Isasi

15M, la “primavera española”

“Crecimos con la caída del muro de Berlín, con la muerte de Kurt Cobain, con las olimpiadas de 1992. Nuestros padres no nos dejaron usar el móvil hasta que teníamos 16 años, pero somos adictos a él, a las redes sociales. No somos una generación dormida, como dicen de nosotros”. Así se expresa Nessrin el Hachlaf sobre los millennials españoles, y no duda en hacer una comparación de estos movimientos revolucionarios árabes con los que ocurrieron en España.

“En España nacimos en una sociedad distinta a la de nuestros padres, más estable, pero de repente chocamos con la crisis económica”. El Hachlaf también asegura que la diferencia con la generación anterior es que ellos trabajaban para sobrevivir, pero que los millennials trabajan para “vivir bien”.

El 53% de los millennials españoles, según datos de la conferenciante, tiene formación universitaria, y muchos de ellos se han visto obligados a emigrar al extranjero para “acabar trabajando en los empleos que hacían los inmigrantes en España durante la década de los 90”.

“Es una generación narcisista que quiere vivir por encima de sus posibilidades”

Según Nessrin, los millennials españoles crecieron con el 15M pero “defraudados por la democracia y la política, algo que tampoco han conseguido arreglar nuevos partidos  como Podemos o Ciudadanos”. Ante esto, los jóvenes españoles no sienten pereza por la política, pero sí por “sus políticos y por la corrupción”.

Antes se decía que no había esperanza en la política pero sí en la Justicia, en la actualidad, esto ha cambiado. “Como jurista estoy perdiendo la fe en la Fiscalía”, dice Nessrin. “Los fiscales ya no están libres de pecado”, añade.

Es verdad que las redes sociales han permitido cambiar las cosas, realizar mayores llamamientos colectivos de protestas pero, “detrás de una pantalla no se puede luchar contra la brecha salarial, la guerra en Siria, la violencia de género…”. Para Nessrin tanto el 15M como la Primavera Árabe han sido “oportunidades fallidas” y, en el caso de los países árabes, “han acabado dando mayor visibilidad a los islamistas”. “Por muchos tweets que realicemos y acampadas en Tahrir o en Sol que hagamos, no vamos a conseguir nada. Las revueltas han sido un fracaso”.

España es también un país que no cumple con las cuotas de refugiados. “Ojalá (la alcaldesa de Madrid) Carmena quitara la pancarta de ‘Refugees Welcome‘ y la pusiera cuando se cumplan las cuotas y no se niegue el asilo a miles de refugiados y no se les deje morir en las fronteras”, asegura Nessrin.

Contra el chotis

José Antonio Montano

Amo Madrid, la ciudad más vivible de España, quizá la única ciudad vivible de España. La ciudad a la que todos los españoles no madrileños huimos, o tenemos la posibilidad de huir, desde nuestras ciudades, desde nuestras regiones. Amo Madrid porque es la Antirregión española. La ciudad blanca, la ciudad negra: la que se chupa todas las particularidades, en la absoluta claridad y en la absoluta oscuridad. La ciudad, mejor dicho, multicolor, verdaderamente multicolor: la única que expone todas las particularidades, en glorioso equilibrio.

Qué fastuoso espectáculo cuando insultan a Madrid: ¡no pasa nada! En esta estólida España del histerismo local y regional, en esta insoportable España municipal y espesa, en que si dices algo chungo de cualquier sitio te crucifican y te nombran, muy pomposa y relamidamente, ‘persona non grata’, se puede insultar a Madrid y no pasa nada. ¡En Madrid se respira! ¡Madrid es la única ciudad respirable de España! ¡Madrid es nuestro (¡único!) pulmón nacional!

Pero ya están los políticos intentando municipalizarlo y espesarlo. Ya están arrojándole paletadas de ‘color local’, de folclor. Las fiestas de San Isidro han sido durante lustros casi clandestinas. Yo he vivido miles de 15 de Mayo en Madrid y jamás me he topado con ellas. Pero nuestros políticos, los nuevos y los viejos, corren ahora a disfrazarse de chulapos y chulapas y a bailar chotis, esa sardana o aurresku o sevillana local que solo bailaban cuatro gatos. Han detectado que quedaba un sitio ventilado en España y van a por él.

Madrid, en nueve huertos urbanos

Redacción TO

Foto: Cortesía del Ayuntamiento de Madrid

San Isidro era labrador. Por eso una de las actividades programadas en el marco de estas celebraciones del patrón de Madrid es una visita a nueve huertos urbanos. Espacios en medio de la urbe y cubiertos por la boina, pero con indeleble sabor rural. Lugares cada vez más presentes en la capital española: solo este 2017 se han sumado ocho huertos a las 18 parcelas que iniciaron hace dos años el Programa municipal de huertos urbanos comunitarios, una iniciativa “con fines ambientales, educativos, social-comunitarios, saludables y para crear vínculos de identidad y sentido de pertenencia de los vecinos con sus barrios”, según la organización. Y el Ayuntamiento sigue preparando la ampliación de la red. Estos nueve son los que participan en las jornadas gratuitas de puertas abiertas con actividades en las celebraciones de San Isidro.

Huerto Manoteras

Este huerto gestionado por la Asociación Vecinal de Manoteras y ubicado en la confluencia de las calles de Roquetas del Mar y Cuevas de Almanzora, en el distrito de Hortaleza, ofrece el 13 de mayo una visita guiada junto con actividades infantiles y una paella popular. Todo gratuito y con juegos y música para amenizar la jornada.

Huerto La bombilla

Ubicado en la Avenida de Valladolid s/n, en el distrito de Moncloa-Aravaca, y gestionado por la asociación de vecinos de Manzanares y Casa de Campo, este huerto urbano ofrece en su jornada de puertas abiertas un cuentacuentos infantil a mediodía y una actividad de plantación para realizar en familia a las 12:30 de la tarde del 14 de mayo.

Madrid, en nueve huertos urbanos 1
Huerto La Bombilla. | Foto: Cortesía del Ayuntamiento de Madrid

Huerto Vicálvaro

Gestionado por la Asociación de Vecinos El Desperar de Vicálvaro, este huerto ubicado en la Plaza de San Alonso, s/n, en el distrito de Vicálvaro ofrece una jornada de puertas abiertas el 14 de mayo de doce a dos de la tarde que incluye una visita al huerto y una explicación de su funcionamiento.

Huerto Las Cárcavas

Este huerto urbano celebra su jornada de puertas abiertas el 14 de mayo entre las once de la mañana y las tres de la tarde. Contará con talleres para los más pequeños entre las once de la mañana y la una de la tarde. El huerto está gestionado por la Asociación de Vecinos Cárcavas – San Antonio y está ubicado en la esquina de las calles de Rafaela Aparicio y Maruja Mallo, en el distrito de Hortaleza.

Madrid, en nueve huertos urbanos 2
Huerto Las Cárcavas. | Foto: Cortesía del Ayuntamiento de Madrid

Huerto Butarque

Este huerto ubicado en la calle de Estefanita s/n, en el distrito de Villaverde, ofrece el 14 de mayo una jornada de puertas abiertas a la que han llamado “Embellecemos el huerto, decoración y color para el mobiliario Huertano”. El espacio está gestionado por la Asociación de Vecinos Independiente de Butarque.

Huerto de la Cornisa

El Huerto de la Cornisa ofrece una visita guiada a sus instalaciones y una sesión de compostaje comunitario de doce y media a una y media de la tarde el 14 de mayo. Está ubicado en el número 21 de la Gran Vía de San Francisco y es gestionado por la asociación La huerta de mi casa.

Madrid, en nueve huertos urbanos 3
Huerto de la Cornisa. | Foto: Cortesía del Ayuntamiento de Madrid

Huerto Ladis

Este huerto celebra sus jornadas de puertas abiertas los días 14 y 15 de mayo e incluyen una exposición sobre la biodiversidad de vertebrados terrestres del distrito de Villaverde y un taller-juego al que han llamado “Descubre el mundo natural usando todos tus sentidos”. El huerto está gestionado por la Cruz Roja y por la asoaciación de vecinos La incolora y se encuentra en el Parque Plata y Castañar, en el distrito de Villaverde.

Huerto Las 40 fanegas

Gestionado por la Asociación Naturbana, este huerto ubicado en la calle de Puerto Rico 56, en el distrito de Chamartín organiza jornadas de puertas los días 14 y 15 de mayo e incluye dos actividades infantiles: “Trueque loco: traes un libro y te llevas dos” para niños de 14 años y un taller de preparación de pasta fresca casera y pasta de colores para niños de entre seis y 12 años.

Madrid, en nueve huertos urbanos 4
Huerto Las 40 fanegas. | Foto: Cortesía del Ayuntamiento de Madrid

Huerto Kúpina Morera

Gestionado por la Asociación de vecinos de Sanchinarro y ubicado en el parque de la calle de Vicente Blasco Ibáñez, en el distrito de Hortaleza, este huerto abrirá sus puertas el 15 de mayo. Además, ofrecerá distintos talleres infantiles entre las doce y la una de la tarde y una cata de cocidos desde la una y media.

25 cosas que solo entenderás si eres de Madrid

Redacción TO

Foto: Surreal Name Given
Flickr

Si eres madrileño, este artículo habla de ti. De tus planes, excentricidades, manías y palabras raras. De tu vida urbanita, de personas que has visto y experiencias que te sonarán familiares. Porque este artículo resume, en general, la existencia en la capital de España.

Pero antes que nada, una aclaración: para ser de Madrid no hace falta ser un “gato” de pura cepa. Puedes haber nacido en Murcia, Tegucigalpa o Nueva York, que si has vivido aquí, ya eres madrileño. Basta considerarse de Madrid y haber absorbido su esencia como para reconocer algunos de los fenómenos que convierten a la capital en lo que es: una ciudad tan peculiar como sus habitantes.

Cosas que solo entenderás si eres de Madrid

¿Qué es lo que te hace indiscutiblemente madrileño? La prueba definitiva: si te sientes identificado con al menos 10 de estas apreciaciones que vienen a continuación, sin duda, eres de Madrid.

1. El acento de Madrid es español neutro de toda la vida y quien diga lo contrario no sabe apreciar la perfecta pronunciación del idioma castellano.

2. Has ido por lo menos una vez al Tigre apreciando el baremo cantidad-precio por encima de cualquier consideración gastronómica.

3. Sabes quiénes son estos dos personajes y te preguntas qué será de sus vidas

Cosas que solo entenderás si eres de Madrid 1
Los heavies del Madrid Rock | Foto: Jose Javier Martin Esparto / Flickr

4. Te has tomado “una y me voy” un domingo en La Latina porque sabes que la cerveza en compañía es la mejor cura contra la resaca.

5. Has hecho cola, o te has quedado picueto observando la misma, en Doña Manolita.

6. Te pusiste muy triste cuando cerraron el Café Comercial aunque ahora que lo han abierto, probablemente nunca irás.

7. Has respirado “aire fresco” como un auténtico montañero en la naturaleza salvaje de La Pedriza. Mientras estabas allí, todos eran domingueros menos tú.

8. Has visto cómo el tiempo entraba en un agujero negro haciendo cola para el Wurlitzer.

9. Te pasaste todo el instituto deseando terminar para irte a estudiar fuera hasta que te diste cuenta que podías hacer cualquier carrera imaginable y que tu madre siguiera poniendo la lavadora. Y aunque no tengas la más mínima idea de arquitectura, celebraste San Cemento como si te fuera la vida en ello.

10. Al menos una vez en tu vida, te has tomado un tercio en El Palentino, esa “cápsula del tiempo”.

11. Sabes insertar en la frase precisa mazo, debuti y tronco. No hace falta que te expliquen qué es un bule, un canteo ni un teki.

12. Se te escapan de vez en cuando un “Madriz”  o un “Ej que”, pero lo negarás hasta la tumba.

13. No te explicas cómo es posible que los “minis” se llamen de otra manera. ¿Maceta?, ¿cacharro? hablad en cristiano, troncos.

Cosas que solo entenderás si eres de Madrid 2
Mini, la palabra oficial reconocida por la RAE madrileña | Foto: Wikimedia

14. Ronaldo haciendo regates. Así es como te sientes cada vez esquivas captadores de ONGs en Fuencarral.

15. Si no te suena la parada de metro, es que está en Mordor. No importa lo grande que sea Madrid, rara vez sales de TU barrio.

16. El cielo de Madrid es el más bonito del mundo y el agua la que mejor sabe; hechos irrebatibles.

17. Nunca has ido a las campanadas en la Puerta del Sol, pero las preuvas te parece una ocasión inmejorable para planear un botellón de calentamiento para Nochevieja.

18. Has sido testigo de los originales escondites en los que los chinos de Gran Vía esconden sus cervezas. Alcantarillas, papeleras o decrépitas cajas de cartón, si está fría y es Mahou, te vale.

19. Sueles quejarte de lo hipster que se ha vuelto Madrid pero disfrutas tomándote un vino en el mercado de San Miguel o cocktails en un bar cuqui de Malasaña.

20. Sabes que el infierno existe: es Madrid en agosto.

21. Te estremeces cuando ves a un turista dando de comer a las palomas. Eres MUY consciente de que son ratas voladoras.

22. Vas al Rastro esperando encontrar de todo y vuelves con las manos vacías tras comerte unas aceitunas carísimas sintiendo paranoia por los posibles carteristas.

23. Has tenido que lavar conciencienzudamente tu calzado tras las fiestas del Orgullo. Prefieres no imaginar de qué se compone la costra incrustada y pringosa de la que de deshaces.

24. Te sentiste como un velocista al recorrer el transbordo de Diego de León en menos de 6 minutos.

25. Puedes estar de viaje en la Luna que si te preguntan de dónde eres tú siempre contestas lo mismo: “De aquí, de Madrid”.

TOP