Further
Siete trucos para no engordar esta Navidad
Una comida de Navidad contiene entre 2.000 y 2.500 kilocalorías. (Foto: Michael Korcuska | Flickr)

Siete trucos para no engordar esta Navidad

La Navidad es sinónimo de amor, paz, luces, alegría, familia, amigos, compras… pero también de comilonas que dificultan mantener nuestro peso y que hacen que comencemos el año con unos indeseados ‘kilitos’ de más. Quizá ya hayas tenido que enfrentarte a alguna que otra cena de amigos o empresa, pero lo más duro -calóricamente hablando- llega ahora, se aproxima la cena de Nochebuena, cuando los turrones y los polvorones campan a su anchas por cualquier rincón tentándonos y mirándonos con deseo, haciéndose irresistibles.

La clave secreta: traza un plan y ¡síguelo!

Aunque parezca imposible y teniendo en cuenta que cada uno de estos banquetes rondan entre las 2.000 y 2.500 kilocalorías, el equivalente a dos días de dieta normal, hay diversos trucos que podemos aplicar para no acabar más rechonchos que de costumbre sin la necesidad de renunciar a estos tan deseados banquetes.

1. Haz ejercicio

No esperes a que comience el nuevo año nuevo para hacer deporte y así deshacerte de esos kilos indeseados. ¡Comienza ya! Según un estudio publicado en la revista Medicine & Science in Sports & Exercise, 45 minutos al día de ejercicio no sólo ayudan a reducir el sedentarismo, sino que reducen nuestro apetito el resto del día. Sal a la calle, camina, pasea, haz compras, monta en bici…. tu cuerpo estará mucho más activo, tú más tranquilo porque quemarás las grasas extras y tu ánimo mucho mejor.

Un polvorón tiene como poco unas 100 calorías

2. No piques entre horas

Durante estas fechas es importante saber decir “no” a ciertas tentaciones. Si quieres comer desahogadamente en las cenas importantes, evita picar a deshoras. Eso sí, no debes olvidar hacer siempre las cinco comidas diarias, clave para mantener tu metabolismo activo y el estómago lleno. De esta forma controlarás la cantidad de alimento que ingieras porque estarás más lleno que si apenas hubieras comido en todo el día.

3. Evita los dulces

Un reto casi imposible en estos días donde los bombones, polvorones y turrones nos acechan en cualquier esquina haciéndose irresistibles. Sin embargo, ten en cuenta que un polvorón, por ejemplo, tiene como poco 100 calorías. Basta con que comas un par para dar al traste con todos tus esfuerzos.

Un polvorón tiene unas 100 calorías. (Foto: Flckrs)
Un polvorón tiene unas 100 calorías. (Foto: Flckrs)

4. Evita el alcohol

La bebida es uno de los grandes peligros de estas fiestas. Son días en los que cualquier excusa es buena para brindar y echar un trago a la primera bebida alcohólica que encuentres en tu camino –porque brindar con agua da mala suerte–. El alcohol es la mayor fuente de calorías, pero no nos olvidemos de los refrescos, que son tan peligrosos o más. Evitar el consumo de alcohol o de bebidas gaseosas es difícil, pero si no quieres engordar lo mejor es que tengas cuidado.

5. Apuesta por las verduras

Es importante que a la hora de cocinar te pongas serio: nada de fritos, ni salsas y mucha comida al horno, hervida o cocida. Apuesta por verduras, carnes magras sin grasas y frutas. Además, otro truco es concentrarse en comer despacio. Esta es la mejor manera de controlar lo que comemos y evitar los empachos.

Una comida de Navidad puede tener las calorías equivalentes a dos cenas normales. (Pau Brown | Flickr)
Una comida de Navidad puede tener las  mismas kilocalorías que dos días de dieta normal. (Pau Brown | Flickr)

 6. Come en plato pequeño

Este truco es infalible. A excepción de la comida minimalista que se caracteriza por servir en platos grandes porciones pequeñas de alimentos, la utilización de platos grandes normalmente provocaba servirse más comida. Por lo que si cambiamos el tamaño del plato y usamos uno más pequeño la báscula te lo agradecerá. Además, de esta forma podremos ‘picar’ de todo pero en proporciones pequeñas.  Una manera de engañar a nuestra mente y quizá a nuestro estómago.

7. No hagas dieta antes de Navidad

Hay quien piensa que la solución está en comer menos los días previos a las fiestas, pero esto es un error, porque se va con predisposición a comer de más. Lo ideal es alimentarse bien durante todo el día y que la comida extra afecte cuando tiene que afectar, si se llega con mucha hambre a la comida o a la cena, también se comerá más sin control. ¡Nadie dijo que mantener nuestro peso en Navidad fuera fácil!

Lidia Ramírez Roldán. Periodista de investigación y asidua a librerías. Apasionada de la televisión. De la tierra de los califas.