Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Stephen Colbert inicia una campaña de fotos vergonzosas de la adolescencia para ayudar a las víctimas de María

Redacción TO

Foto: MARIO ANZUONI
Reuters

El presentador del famoso programa estadounidense The Late Show, Stephen Colbert, ha anunciado que donará 1.000 dólares a las víctimas del huracán María en Puerto Rico por cada celebridad que publique su foto “más vergonzosa de la pubertad”.

Los hashtags #PuberMe y #PuertoRicoRelief son los que han utilizado los famosos para unirse a esta campaña de redes sociales.

La iniciativa surgió tras la apuesta que le propuso el actor y comediante Nick Kroll a Colbert durante una entrevista. Fue Kroll quien llevó la cifra a 1.000 dólares por cada publicación.

“Advierto de que yo determinaré quién es y quién no es una celebridad”, ha destacado, por su parte, el presentador durante su programa al anunciar la iniciativa.

#tbt #PuberMe #PuertoRicoRelief

Una publicación compartida de Al Yankovic (@alfredyankovic) el

Continúa leyendo: La deslumbrante noche de los Emmy, en imágenes

La deslumbrante noche de los Emmy, en imágenes

Redacción TO

Foto: MARIO ANZUONI
Reuters

Las galas de los Emmys son esperadísimas: tienen cada vez menos que envidiar a las de los Oscar y la alfombra roja se llena de estrellas. La fiebre por las series se ha consolidado y el gran cine se hace hoy en la pantalla pequeña. Por ello, los Premios de la Academia de Televisión tienen un impacto mediático único. Este año, la gran triunfadora de la noche ha sido la serie The Handmaid’s Tale  (‘El cuento de la criada’, en castellano), seguida muy de cerca por Big Little Lies y la comedia tradicional de Saturday Night Live, que ha renacido con las imitaciones geniales de Donald Trump hechas por Alec Baldwin.

Aquí están las mejores fotografías de la noche, y cada una de las imágenes de los vencedores de la 69ª edición de los Emmy.

La deslumbrante noche de los Emmy, en imágenes
Ann Dowd (mejor actriz de reparto en una serie dramática), Elisabeth Moss (mejor actriz de serie dramática) and Alexis Bledel (mejor actriz invitada de serie dramática), todas ellas por sus papeles en ‘The Handmaid’s Tale’. | Foto: Lucy Nicholson/Reuters

La deslumbrante noche de los Emmy, en imágenes 1
Nicole Kidman, mejor actriz de reparto de miniserie. | Foto: Chris Pizzello/AP
Nicole Kidman y Reese Witherspoon, con el premio a mejor miniserie por ‘Big Little Lies’. | Foto: Chris Pizzello/AP

La deslumbrante noche de los Emmy, en imágenes 2
Alexander Skarsgard, premio al mejor actor de reparto en miniserie por ‘Big Little Lies’. | Foto: Danny Moloshok/AP

Alec Baldwin, mejor actor de reparto de comedia por sus imitaciones de Donald Trump en ‘SNL’. | Foto: Mario Anzuoni/Reuters

La deslumbrante noche de los Emmy, en imágenes 9
Stephen Colbert, presentador de la gala. | Foto: Mario Anzuoni/Reuters

Kate McKinnon, mejor actriz de reparto de comedia por ‘SNL’. | Foto: Lucy Nicholson/Reuters
Laura Dern, mejor actriz de reparto de miniserie por ‘Big Little Lies’. | Foto: Chris Pizzello/AP
La deslumbrante noche de los Emmy, en imágenes 3
John Oliver recogió los premios al mejor programa de variedades y al mejor guion televisivo por ‘Last Week Tonight with John Oliver’. | Foto: Danny Moloshok/AP
La deslumbrante noche de los Emmy, en imágenes 4
Donald Glover, premiado como mejor dirección de comedia y mejor actor protagonista. | Foto: Danny Moloshok/AP Images
La deslumbrante noche de los Emmy, en imágenes 5
Julia Louis-Dreyfus, mejor actriz protagonista de comedia por ‘Veep’. | Foto: Chris Pizzello/AP
La deslumbrante noche de los Emmy, en imágenes 6
Riz Ahmed, mejor actor protagonista de miniserie o TV movie por ‘The Night Of’. | Foto: Danny Moloshok/AP
La deslumbrante noche de los Emmy, en imágenes 7
Sterling K. Brown, mejor actor protagonista de drama por ‘This Is Us’. | Foto: Lucy Nicholson/Reuters

Continúa leyendo: Irma agota las categorías: ¿es el primero de los grandes huracanes por venir?

Irma agota las categorías: ¿es el primero de los grandes huracanes por venir?

Redacción TO

Foto: Bryan Woolston
Reuters

El huracán Harvey primero y el huracán Irma después han dejado una imagen de devastación en la costa atlántica de Norteamérica, que vive cada vez con mayor crudeza las consecuencias de estos fenómenos meteorológicos extraordinarios. De hecho, los expertos no han dudado en afirmar que Irma es el huracán más poderoso y mantenido en el tiempo que se haya registrado nunca fuera del Caribe y del Golfo de México. El huracán, por supuesto, alcanzó la categoría 5, que es la más elevada, y las autoridades pronto activaron los protocolos de seguridad para atenuar el golpe.

Con todo, algunos meteorólogos comienzan a preguntarse si, teniendo en cuenta que con el cambio climático los huracanes se están recrudeciendo, debería aumentarse el número de categoría. Ahora mismo las categorías se rigen por la escala Saffir-Simpson, y van desde el mínimo de 1 –vientos muy peligrosos que provocan algunos daños– hasta el máximo de 5 –daños catastróficos garantizados–. Irma llegó a alcanzar los 280 kilómetros por hora y las imágenes de árboles caídos, carreteras intransitables por el agua y viviendas venidas abajo se han reproducido en los últimos horas en todos los telediarios. La violencia de Irma se ha podido comprobar en lugares como Antigua y Barbuda, que ha quedado “prácticamente inhabitable”, tal y como lo ha expresado Gaston Browne, primer ministro de la república.

En este sentido, Sally Brown, miembro del Natural Environment Research Council británico y profesor en la Universidad de Southampton, escribe un detallado artículo en la revista divulgativa The Conversation sobre la necesidad de añadir una sexta categoría a la escala Saffir-Simpson. Una categoría que encajaría mejor en las características de huracanes como Irma.

Los huracanes son cada vez más violentos: ¿y si ampliamos el número de categorías? 3
Brickell, distrito financiero de Miami, tras el paso del huracán Irma. | Foto: Stephen Young/Reuters

El calentamiento global ha venido acompañado de un aumento de la fuerza de sus huracanes. Muchos científicos encuentran una relación directa entre el aumento de la temperatura de los océanos y la formación de huracanes. Esto se debe a que las aguas calientes ayudan a alimentar a los huracanes.

Asimismo, varios estudios determinan que si bien con el cambio climático hay menos huracanes, los que se producen son mucho más destructivos. Si tenemos en cuenta que los lugares del continente americano más vulnerables son aquellos donde más impacto tiene el turismo sobre la economía, parece evidente que deben tomarse mayores preocupaciones.

En Antigua y Barbuda, por ejemplo, el sector turístico concentra el 60% de su PIB, según las cifras oficiales. En Bahamas, cuando pasó el huracán Andrew en agosto 1992, dejando unas pérdidas materiales superiores a los 250 millones de dólares, cifraron la caída de los ingresos por turismo en el 20%. Se rearmaron con campañas publicitarias intensivas y eficaces e invirtieron mucho dinero en la reparación de sus infraestructuras. En Maldivas, tras sufrir un tsunami en 2004, decidieron construir a más altura para esquivar las consecuencias de las inundaciones.

Los huracanes son cada vez más violentos: ¿y si ampliamos el número de categorías? 1
Una cocina completamente inundada en la Habana tras el paso del huracán Irma. | Foto: Reuters

Como explica el profesor Brown, el nivel del mar ha aumentado en unos 0,19 milímetros al año entre 1900 y 2010. Son algo más de dos centímetros en un siglo. Las estimaciones científicas sostienen que el crecimiento de aquí a 2100 será de 50 centímetros. Se trata de un factor decisivo a la hora de atender a la capacidad destructiva de los huracanes. Las inundaciones serán cada vez más dañinas, especialmente en las zonas pegadas al mar, y los daños puede ser permanentes. Es por este motivo que cada vez más voces –entre ellas la de Brown- reclaman un debate sobre la incorporación de una sexta categoría.

“La adaptación al cambio climático y a los eventos extremos puede ayudar a aumentar la resistencia y reducir el daño en condiciones extremas”, explica en su artículo. Serviría como método preventivo y preciso para diagnosticar el potencial destructivo de huracanes como Irma. Porque si es cierto que no estamos totalmente seguros y no es posible garantizar una resistencia absoluta a estos acontecimiento, la capacidad para prevenir sus daños es fundamental. Los islas del Caribe son un ejemplo a seguir.

Continúa leyendo: Las intimidades literarias de Gabriel García Márquez, al descubierto

Las intimidades literarias de Gabriel García Márquez, al descubierto

Jorge Raya Pons

Foto: TOMAS BRAVO
Reuters

El archivo con todos los manuscritos que sobrevivieron de Gabriel García Márquez está en Estados Unidos. Él, que se rebeló contra todos sus gobiernos, nunca lo habría imaginado. Vendieron el fondo de documentos que había guardado durante años por más de dos millones de dólares a la Universidad de Texas –a través de la institución Harry Ransom Center–. Parece mucho dinero cuando Gabo –como le llamaron quienes le conocían– vivió con lo justo durante casi media vida. Aquella circunstancia cambió, sin embargo, cuando alguien quedó deslumbrado por Cien años de soledad.

Algunos días, García Márquez compartía con quienes le acompañaban la historia de cómo la idea del libro le alcanzó como un rayo, de cómo quedó prendido e incapacitado para hacer otra cosa que escribir. “A mis 38 años y ya con cuatro libros publicados desde mis 20 años, me senté ante la máquina de escribir y empecé: ‘Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo’. No tenía la menor idea del significado ni del origen de esa frase ni hacia dónde debía conducirme”, dijo en una ceremonia en Cartagena de Indias en 2007. “Lo que hoy sé es que no dejé de escribir ni un solo día durante 18 meses, hasta que terminé el libro”.

Gabo, que nació en el Caribe colombiano y siempre se reconoció periodista, escribió otras obras que son infinitas –como El coronel no tiene quien le escriba y El amor en los tiempos del cólera– y dejó miles de páginas que ahora pueden consultarse gratuitamente y en línea. Son folios y folios –unos 27.000– y artículos y fotografías y ficciones a medias que revelan sobre García Márquez tanto como sus memorias: en ellos están sus métodos de trabajo, sus anotaciones, sus vicios de escritura. La universidad tejana ha comenzado un laborioso y encomiable esfuerzo para digitalizar todo cuanto llegó a sus manos, y los resultados son verdaderamente estimulantes si uno es lector devoto del maestro de Aracataca.

Cómo consultar en línea todo el catálogo de Gabriel García Márquez
Gabriel García Márquez, en Monterrey en 2007. | Foto: Tomás Bravo/Reuters

La página tiene habilitados unos buscadores que permiten, incluso, filtrar por palabras clave, y también un mecanismo sorprendente con el que se pueden comparar simultáneamente borradores distintos de una misma obra. Entre los documentos hay pasaportes de sus abuelos, de él mismo, fotografías de su infancia, todo un torrente de información que desvela las facetas misteriosas de su vida, sobre las que tanto mintió a sus biógrafos.

Toda esta hazaña no habría sido posible –quién sabe– si García Márquez no hubiera publicado Cien años de soledad. Aquello fue una posibilidad real al menos en dos ocasiones, según sus recuerdos. La primera, cuando la mecanógrafa Esperanza Araiza (Pera) resbaló saliendo de un autobús, bajo la lluvia, y provocó que los papeles de su borrador final se empaparan todos en un charco. Luego tuvo que secarlos pacientemente y uno a uno para rescatar los 18 meses de trabajo de su amigo.

La segunda, cuando el escritor y su esposa, Mercedes, se dispusieron a enviar a la editorial Suramericana por correo las 590 cuartillas que entonces eran la novela. El trabajador de la oficina pesó las hojas y les dijo: “Son 82 pesos”. Pero ellos eran pobres y solo tenían 53. Tuvieron que enviar la mitad de la novela, con el escaso atino de escoger la segunda mitad y no la primera. Unos días después, les escribió el editor y les dio el dinero restante a cambio de que le hicieran llegar la primera parte. La historia de García Márquez –quizá distorsionada– viene a demostrar que la fortuna, a veces, es caprichosa. Ahora sus intimidades literarias y familiares quedan abiertas para los curiosos y los investigadores.

Continúa leyendo: ¿Cuál es el potencial del periodismo y cuál es su futuro?

¿Cuál es el potencial del periodismo y cuál es su futuro?

Cristina Casabon

Foto: YVES HERMAN
Reuters

Crear interés global es uno de los principales potenciales del periodismo, pero debemos distinguir entre lo que podríamos hacer con internet y para lo que se usa la mayoría de veces. “Hay asuntos que afectan nuestras vidas, y estos asuntos son, cada vez más, globales. Existen fuera de nuestro propio interés inmediato o personal” dice Eli Pariser en El filtro burbuja (Ed. Taurus).

Debemos, como periodistas, ser conscientes de que el periodismo puede resquebrajarse desde dentro por el fenómeno de las fake news. Este tipo de noticias generan una reacción en cadena en redes sociales, una espiral negativa que se retroalimenta.

Pero a su vez, y como indica el Digital News Report de Reuters, se ha demostrado que, en promedio, la digitalización expone a más diversidad que a la que se exponen los lectores de papel. Gracias a Internet y a las redes sociales, el periodismo – bien hecho – puede ser un poderoso ingrediente en el antídoto contra los problemas a los que nos enfrentaremos en las próximas décadas: escasez de energía, terrorismo, cambio climático, superpoblación, conflictos bélicos… Éstos requieren de una red global, una comunidad global informada e identificada con problemas a escala global.

¿Cuál es el potencial del periodismo y cuál es su futuro? 3
Los periodistas se tienen que adaptar a una era digital. | Foto: Yuri Gripas/ Reuters

Para ello debemos seguir apostando por temas interesantes pero complicados. Es una cuestión ética priorizar la importancia por encima de la popularidad o la relevancia personal de un tema, de una noticia. ¿Puede seguir un medio competitivo apostando por estos temas y crear una mayor conciencia ciudadana?

En tiempos de la cultura digital, de la información en tiempo real, de los blogs y las redes sociales, se lee a veces, equivocadamente, que hay tantos periodistas como internautas.

En un momento en el que cualquiera puede “ser periodista”, un profesional de la información debe preguntarse cuál es el valor añadido que puede proporcionar. Y este valor se encuentra en la capacidad de introspección y de análisis. El periodismo consiste en investigar, verificar datos, situar en un contexto, jerarquizar, dar forma, comentar y publicar una información, en sacar a la luz historias que tienen relevancia global.

Si miramos al futuro, es ser más digitales, tener mejores equipos y especialistas, mejor acceso a datos y mejor capacidad analítica. Esta información digital cada vez más procede de informes, de fuentes de datos, y ésta es una parte muy interesante de la labor del periodista hoy en día; cómo procesamos esta información y la ofrecemos de forma amena al público, y cómo abarcar con datos actuales información a escala global, presentarla de forma atractiva, con infografías, con vídeos, mapas interactivos y otras muchas herramientas.

¿Cuál es el potencial del periodismo y cuál es su futuro?
El trabajo de los periodistas es cada vez más digital y está más ligado a las redes sociales. | Foto: Francois Mori/ AP

El mencionado informe de Reuters se basa en una encuesta de más de 70.000 personas en 36 mercados para revelar el futuro del consumo de noticias digitales. Algunos de sus resultados clave para ver por dónde se dirige el periodismo muestran que aunque las perspectivas económicas de la mayoría de las empresas de medios siguen siendo extremadamente difíciles, no todos los indicadores empeoran. Algunos muestran que en el futuro más personas estarán preparadas para pagar si el contenido es lo suficientemente valioso, conveniente y relevante, y es por ello que los medios no debemos de dejar de apostar por información de calidad.

Al mismo tiempo, las redes sociales están cambiando la forma en que interactuamos con las noticias, las conversaciones en redes sociales y los debates, que estimulan al lector a abrirse a nuevos puntos de vista y realidades. El futuro del periodismo es la interconectividad y la interactividad.

La crisis de las noticias falsas podría ser lo peor, o lo mejor que le ha pasado al periodismo. Ciertamente, es una historia fascinante para seguir como periodistas y como lectores, y si no acaba por destruir esta profesión, la hará más fuerte. Google y Facebook están respondiendo de diversas maneras. Las noticias falsas ahora son examinadas por fact checkers y el algoritmo News Feed o el filtro de búsquedas de Google están mejorando los resultados de búsqueda y el muro de Facebook, la red social que envía más tráfico a los medios (alrededor de un 80% de los usuarios de redes sociales se informan a través de Facebook).

¿Cuál es el potencial del periodismo y cuál es su futuro? 2
Las redes sociales han empezado a luchar contra las ‘fake news’. | Foto: Elise Amendola/ AP

Solo queda apostar por un nuevo enfoque de los grandes medios hacia un compromiso con sus audiencias, hacia lo que se denomina “alcance de calidad” en lugar del contenido “quick bite”, aquel que busca más visitas sin tener en cuenta el valor de la información.

Más sensacionalismo, más bombo, o la opinión por encima de los hechos son los valores transmitidos del pasado que necesitan ser desaprendidos por los periodistas y medios. Si los profesionales de la información se aplican estos estándares, podremos hacer del periodismo una herramienta de influencia positiva, y podremos hacer que nuestra audiencia tenga mejor criterio en la selección de información e incluso que se suscriba a aquellos medios que ofrecen contenidos de calidad.

Artículo publicado originalmente en el World Economic Forum en español.

TOP