Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Tratamientos estéticos, un alza entre los hombres millennials

Lidia Ramírez

Foto: The Objective

Son pocos los hombres que se atreven a reconocerlo, pero las estadísticas no mienten y aseguran que la demanda de tratamientos de belleza y de cirugías estéticas masculinas ha aumentado un 30 % en 2016 respecto al año anterior. Así también nos lo confirma la doctora Gloria Santomauro, experta en medicina estética y directora del Centro Médico GS, quien afirma que cada vez con más frecuencia los hombres acuden a su consulta para someterse a algún tratamiento.

Hombres de entre 45 y 60 años es el perfil del cliente más habitual de Santomauro, sin embargo, la doctora destaca la asidua asistencia a su consulta de chicos jóvenes que quieren realizarse algún “retoquito”. “A partir de los 20 años ya empiezan a venir”, apunta. “En general son chicos que se cuidan mucho y van al gimnasio”, informa la experta, que señala que cuando más suelen acudir a su clínica es después del verano para realizarse algún tratamiento para el cuidado de la piel después de todo el verano expuestos al sol “y de marcha”.

Tratamientos estéticos, un alza entre los hombres millennials 2
Tres de cada diez clientes de Santomauro son hombres. | Foto: The Objective

Tratamientos más demandados

Los procedimientos no quirúrgicos se han vuelto muy atractivos para el público joven, ya que estos no requieren de periodos post-operatorios extensos. Una de las principales características de la generación millennials es el gusto por la inmediatez y su alta exposición en redes sociales. “Tratamientos con ácido hialurónico, bótox o mesoterapia facial o corporal, con la que se obtiene una piel hidratada, nutrida, luminosa y con mejor textura son los procedimientos más recurridos”. Estos últimos suelen tener un coste de 240 euros, 80 euros la sesión (la doctora aconseja un mínimo de tres sesiones al año, una cada 20 días). Además, entre los tratamientos más recurridos, Santomauro también destaca el aumento de labios. “A pesar de que se piensa que es algo de mujeres, cada vez son más los chicos que se someten a un tratamiento de aumento de labios con ácido hialurónico”. Esto suele tener un coste de 150 euros.

En cuanto a las razones por las cuales se someten a algunos ‘retoquitos’, Santomauro hace referencia a la mejora del autoestima sin olvidar la salud, sobre todo en aquellos tratamientos que tienen como objetivo el adelgazamiento, o las rinoplastias terapéuticas motivadas por alguna afección respiratoria.

Pasados los 40…

Como destaca Gloria Santomauro, “después de los cuarenta, lo que más les preocupa a los hombres son las arrugas, la calvicie y los excesos de grasa en el cuello o abdomen”. El injerto de pelo, bien de modo tradicional o mediante la técnica FUE (pelo por pelo) y el bótox, adaptado a cada tipo de arruga, son los tratamientos estrella masculinos, subraya la doctora. Sin embargo, no hay que olvidar que todas estas intervenciones son “adictivas”. Así nos lo asegura Germán, un cliente de Santomauro que al año asegura gastarse unos 1.500 euros en retoques estéticos. “Ya he perdido la cuenta de cuantos retoques me he hecho”, nos cuenta el cliente antes de someterse a un tratamiento de bótox, su preferido junto a los hilos tensores. “Lo hago porque me gusta y los resultados son evidentes e inmediatos”.

Tratamientos estéticos, un alza entre los hombres millennials 3
German, cliente de Gloria Santomauro, sometiéndose a un tratamiento de bótox. | Foto: Lidia Ramírez / The Objective

Las ojeras también son una de las principales preocupaciones de los hombres pasados los cuarenta; para corregirlas, la experta propone dos tipos de tratamientos: mesoterapia para aclarar y ácido hialurónico para rellenar. Los hilos tensores para cara y cuello, que rellenan las arrugas más finas y mejoran la calidad y el aspecto de la piel, además del plasma rico en plaquetas, que contribuye a regenerar la piel, se suman a otros más atrevidos. La bioplastia, que remodela el rostro creando ángulo, o la mentoplastia, también llamada cirugía del mentón, completan este decálogo de tratamientos que muy pocos hombres se atreven a confesar. Y es que según asegura la directora de Centro Médico GS: “Aún seguimos todos con la fantasía de la genética perfecta y con el cuento de que estamos así de guapos y perfectos por dormir la siesta y beber agua natural”, concluye.

Continúa leyendo: Zinteta, la artista que devuelve las estrías a la belleza

Zinteta, la artista que devuelve las estrías a la belleza

Redacción TO

Foto: @ZINTETA
Instagram

La artista e ilustradora española Cinta Tort Cartró, nacida en Barcelona en 1995, ejemplifica el espíritu emprendedor y autodidacta de su generación, la Generación Z. Gracias a sus creaciones, algunas controvertidas pero sin duda certeras, ha logrado protagonizar artículos de importantes publicaciones extranjeras como The Daily Dot o Huffington Post, por citar algunas.

Obsérvalas, léelas, descúbrelas y ámalas. Estrías 💛💚❤️💜💙 Des de bien pequeñitxs nos hacen odiar todo aquello que tenemos en nuestro cuerpo e intentan constantemente que eliminemos todo aquello que para ellos no es normal: las manchas, las pecas, los pelos, y un sinfín de cosas más, y… las estrías. Las estrías son aquellas marcas que muchxs de nosotrxs tenemos en la piel. Me pasé años odiándolas e intentando encontrar una manera de eliminarlas, hasta que me dí cuenta que si no las aceptaba no me estaba aceptando a mi misma. Hace unos pocos años que he empezado a trabajar el amor propio y a aceptar y ver todo lo que hay en mi cuerpo. Aceptar todo esto es aceptar tus raíces, tu historia, todo lo que hay en él y, al fin y al cabo, aceptarte a ti misma. Las estrías son parte de nuestra esencia, nuestros momentos, de nuestras vidas, de nuestras historias y de nosotrxs. Son tan bellas que no se como a veces consiguen que las odiemos. Observarlas es terapéutico. No dejas que se metan con todo lo que tienes y todo lo que eres. Quererse es un acto revolucionario.

Una publicación compartida de ¿ Cinta Tort Cartró (@zinteta) el

M'agrada quan ens abracem 💜 #abrazos

Una publicación compartida de ¿ Cinta Tort Cartró (@zinteta) el

#manchoynomedoyasco (Més respecte, si us plau)

Una publicación compartida de ¿ Cinta Tort Cartró (@zinteta) el

#estrías 💜💖❤💛💚💙 Cada unx de nosotrxs es diferente y, a la vez, cada cuerpo es de una forma u otra y tiene su propia esencia y energía. Hay muchos tipos de cuerpos, igual que hay muchos tipos de estrías. De eso me dí sobre todo cuenta el día que hice estas producciones. Pintando a Yacine, a Mònica y a Roser observé detalladamente su piel, la delicadeza que había en ella y, a la vez, la belleza y la esencia que estas escondían. Hay personas con más o menos estrías, con estrías muy gruesas, menos, o más o menos marcadas, y en esto, en la diversidad, hay la riqueza. Las estrías de Yacine me llamaron mucho la atención, pequeñitas, poco palpables a primera vista y verticales, era la aventura de descifrar todo lo que ellas escondían. Todos los cuerpos tienen (más o menos) manchas, pelos, pecas, estrías, curvas, rectas, heridas, arrugas… y todos son igual de válidos. Ya es hora de que empezemos a amar el nuestro porque, al fin y al cabo, esta es nuestra herramienta de comunicación con el mundo. Y si no nos gusta la herramienta que utilizamos para ello, dificilmente podremos sentirnos libres. Una vez más: quererse es un acto revolucionario. 💜

Una publicación compartida de ¿ Cinta Tort Cartró (@zinteta) el

La propuesta que ofrece Zinteta en la red, y que le ha labrado una importante base de 30.000 seguidores que suma y sigue, es arriesgada a la par que reivindicativa. Según sus propias palabras, este proyecto creativo feminista nació porque “sometida a situaciones machistas” vio que “una buena manera de poder luchar contra ellas era visibilizándolas a través del arte”. Muchas de esas situaciones son los propios cánones de belleza que imponen industrias como la de la moda, en la que elementos naturales del cuerpo de cualquier mujer, como las propias estrías, se esconden ante la mirada de millones de personas. Esas estrías Zinteta las pinta de colores para devolverlas a la belleza, para hacerlas visibles e incluso destacarlas. Además, también visibiliza otras ‘vergüenzas’ para que no sean tales, como la menstruación. Lo hace a través de “Mancho y no me doy asco”, uno de sus más recientes proyectos artísticas.

#manchoynomedoyasco

Una publicación compartida de ¿ Cinta Tort Cartró (@zinteta) el

#manchoynomedoyasco Hola a todxs. Gracias. Estos dos últimos días han pasado cosas muy "heavys". Antes de ayer me hicieron una entrevista desde Nueva York y ayer me encontré con un artículo en la red sobre mi trabajo, aluciné. Pero hoy… esta mañana, me he encontrado con un artículo sobre mi trabajo en la edición digital de Metro Newspaper (UK). Y lo más gracioso es que me ha dado por buscar mi nombre (Cinta Tort Cartró) en google y me he encontrado con mogollón de artículos que hacían referencia a mis producciones, artículos en mogollón de idiomas… lo estoy flipando y creo que no voy a ser consciente de ello durante unos días. Espero que llegue a muchas personas y que puedan reflexionar sobre toda la lucha que hay en esto. Estoy muy feliz, la verdad que estoy muy en shock y no se muy bien que decir. Un gracias queda pequeño. Un gràcies es queda molt petit💜🌱

Una publicación compartida de ¿ Cinta Tort Cartró (@zinteta) el

💗 #manchoynomedoyasco

Una publicación compartida de ¿ Cinta Tort Cartró (@zinteta) el

Part II. Emoción a flor de piel. Estoy en shock. GRACIAS. THANK YOU 💜🌱

Una publicación compartida de ¿ Cinta Tort Cartró (@zinteta) el

Sus piezas e ilustraciones abarcan la exploración de la mujer, la identidad sexual y el género desde un punto estéticamente llamativo. Quédate con su nombre, porque esta jovencísima ilustradora dará mucho que hablar.

More about International day against homophobia, transphobia and biphobia #IDAHOT

Una publicación compartida de ¿ Cinta Tort Cartró (@zinteta) el

Faltan abrazos. Prints disponibles.

Una publicación compartida de ¿ Cinta Tort Cartró (@zinteta) el

Continúa leyendo: La tendencia en tratamientos estéticos llega a las zonas más íntimas

La tendencia en tratamientos estéticos llega a las zonas más íntimas

Lidia Ramírez

Foto: RRSS

El rejuvenecimiento de la zona íntima ha pasado de ser un tema tabú a última moda entre mujeres. Tener un rostro luminoso y rejuvenecido, o recurrir a la cirugía para un aumento de pecho ya no son los únicos tratamientos más demandados. Las zonas íntimas están haciéndose su hueco entre las mayores requerimientos de la medicina estética. Desde inyecciones de ácido hialurónico en el punto G hasta tratamientos en el clítoris, pasando por reconstrucciones de vagina. La medicina estética avanza rompiendo tabúes en una época en la que la belleza se implanta en todas las zonas del cuerpo.

¿Cuáles son los tratamientos más demandados?

Tratamientos para el vaginismo o para el rejuvenecimiento vaginal se encuentran entre los métodos más demandados sobre todo en mujeres perimenopáusicas, nos cuenta la doctora Gloria Santomauro, experta en medicina estética y directora del Centro Médico GS.

El primero es una disfunción sexual en la que la mujer, sin una causa orgánica aparente, tiene relaciones sexuales dolorosas. Para acabar con esta dolencia, que “afecta a un gran grupo de mujeres”, tan sólo habría que someterse a un tratamiento de bótox para mantener los músculos vaginales relajados “consiguiendo resultados inminentes que solucionarían la vida sexual de muchas mujeres de forma inmediata”, detalla Santomauro.

“Los retoques sin cirugía están en torno a los 500 euros”

En cuanto al rejuvenecimiento vaginal, son varios los factores que llevan a las mujeres a recurrir a algún tratamiento estético para un mejor  aspecto de su zona íntima. Uno de los más demandados es la remodelación de los labios mayores o menores, que en muchas ocasiones se presenta como un hándicap por su consecuencias no sólo estéticas sino también psicológicas.

En el caso de los primeros, el ácido hialurónico se utiliza como relleno, remodelando a nivel subcutáneo profundo y consiguiendo “dos labios regulares, de igual tamaño y volumen, recuperando el aspecto juvenil y protegiendo la vulva de los mismos”, asegura la doctora, quien cuenta que el tratamiento es ambulatorio, mediante anestesia local y con una recuperación inmediata permitiendo retomar la actividad social en el momento y la sexual de 10 a 15 días después. En el segundo, la turgencia de la zona se devuelve mediante micro punciones, que además pueden realizarse en consulta. Estos retoques estarían en torno a los 500 euros y, al menos, deberían realizarse una vez al año.

La tendencia en tratamientos estéticos llega a las zonas más íntimas
Doctora Gloria Santomauro en su consulta. | Foto: The Objective

Si bien estos tratamientos, junto con la sequedad vaginal, que se resolvería con una infiltración de ácido hialunórico hidratante, son más frecuentes en mujeres perimenopáusicas o postmenopáusicas, la labioplastia es más común en chicas más jóvenes. “Los labios menores, más gruesos, más largos o asimétricos puede provocar que la mujer no sólo no se sienta deseada sino que puede desarrollar molestias en la práctica de deportes como montar en bicicleta o utilizar ropa ajustada”, puntualiza la doctora, que propone reducir estos síntomas mediante una cirugía “mínimamente invasiva” que corrige definitivamente este problema.

Otra de las grandes preocupaciones de las mujeres, es la hiperlaxitud vaginal, consecuencia generalmente de partos vaginales, cambios hormonales o incluso predisposición genética. Para tratarlo,  las opciones pasan por utilizar ácido hialurónico, hilos tensores vaginales o, solo en casos severos, recurrir a la reconstrucción vaginal. “En todos los casos se obtendrá una mejora psicológica y de las relaciones sexuales”, hace hincapié la doctora que asegura que todos estos temas están dejando de ser tabú y “empieza a manifestarse como una necesidad natural”. Además, asegura que una de cada diez de sus clientas recurrena estos tratamientos. “Algo impensable hace dos años”.

Tratamientos para llegar al orgasmo

Se ha dicho y se ha escrito mucho sobre la impotencia sexual masculina, pero muy poco se ha hablado de la femenina, y así como algunos hombres tienen problemas para logra la eyaculación, hay muchas mujeres que no consiguen llegar al orgasmo aún cuando están excitadas. Es lo que se conoce como disfunsión orgásmica y es más común de lo que se piensa, se estima que entre un 15 y un 24% de las mujeres no logran llegar al orgasmo.

Sin embargo, la causa de este problema podría resolverse con algunos tratamientos “muy sencillos, rápidos y efectivos”. El más recurrido y funcional es el tratamiento del punto G mediante infiltraciones localizadas de ácido hialurónico en la pared de la vagina en un tratamiento ambulatorio que dura aproximadamente 15 minutos. “Este agrandamiento permite despertar este botón del placer y como consecuencia aumentar el placer y facilitar el orgasmo”, asegura la doctora.

La tendencia en tratamientos estéticos llega a las zonas más íntimas 1
La doctora Gloria Santomauro junto a una clienta. | Foto: The Objective

El debate está servido

El debate sobre este tipo de tratamientos e intervenciones está a la orden del día. Que no tengamos claro cómo son los labios vaginales es una de las causas que, en opinión de la artista Hilde Atalanta, conlleva a que miles de chicas se sometan a labioplastias en buscan de la vulva “perfecta”. Por ello, “con el objetivo de concienciar y eliminar complejos” ha creado The Vulva Gallery, una página web y una cuenta de Instagram en las que muestra vulvas de todo tipo.

Por el contrario, para la directora del Centro Médico GS, no se trata de que tu vulva sea normal o no, sino de ciertas dolencias o formas que pueden afectar a tu calidad de vida. “Si no te pones bikini para ir a la playa porque padeces asimetría genial, te está produciendo un sufrimiento que afecta a tu salud mental“, apunta. “Esto no agrede a ningún parámetro ético ni cultura”, hace hincapié Gloria Santomauro, que defiende: “todo aquello que te quite dolor emocional, físico o malestar tiene sentido. Es ocuparse de lo que prácticamente nadie ve, pero que para la mujer es muy importante“, concluye.

Continúa leyendo: España 155

España 155

Manuel Arias Maldonado

Foto: FRANCOIS LENOIR
Reuters

Tenemos tiempo -hasta la noche del lunes- para reflexionar sobre el paso sin precedentes que ha dado el gobierno con la activación del artículo 155 de la Constitución: en la vida, en fin de cuentas, siempre hay una primera vez. Pero salga lo que salga a estas alturas del Parlament, difícilmente se detendrá su aplicación, a pesar del carácter disuasorio implícito en la elucidación de las medidas que con él se proponen. Siguen unas notas al respecto.

1. Se ha venido discutiendo sobre si su aplicación está o no justificada, pues se interpreta que jamás hubo declaración de independencia; la última misiva del president vendría a confirmarlo. Sin embargo, el supuesto de hecho es incuestionable: tanto la violación de la Constitución que tuvo lugar en el Parlament los días 6 y 7 de septiembre como el daño al interés general de España (y por tanto Cataluña) pueden darse por acreditados. Si no hubo declaración de independencia (aunque mal puede “suspenderse” lo que nunca se declaró), ha habido cuando menos amenaza reiterada de declararla; a lo que se suma un estado de excepcionalidad social marcado por la movilización civil y el deterioro económico, con el consiguiente daño para los derechos e intereses de los ciudadanos catalanes.

2. Por supuesto, hemos oído ya muchas cosas: que la aplicación del 155 es “un fracaso de España”; que el artículo en cuestión es puramente ornamental; e incluso que es un artículo inconstitucional. Pero el comprensible malestar que pueda producirnos a todos su aplicación no debería conducirnos a la incongruencia (un artículo inconstitucional dentro de la constitución), los buenos deseos sin concreción de alternativas plausibles (“se podía haber evitado”) o la fuenteovejunización (fracaso de todos). Hemos llegado hasta aquí porque un gobierno autonómico se ha rebelado contra el Estado y, habiendo gozado de numerosas oportunidades para dar marcha atrás, no lo ha hecho. Habría sido deseable que la larga tradición española del amotinamiento no hubiera sido recuperada por el Govern, pero eso es exactamente lo que ha sucedido. Lo demás son paños calientes.

3. También la idea de que las medidas propuestas configuran un 155 hard pertenece al terreno de los buenos deseos, pues no se ha especificado en ninguna parte qué forma adoptaría un 155 soft. ¿O acaso puede intervenirse la autonomía, para devolverla a la legalidad, manteniendo en sus funciones a quienes la han vulnerado tan gravemente? Otra vez: que una medida nos disguste o abrume no significa que sea injustificada. Tampoco tiene mucho sentido pedir más concreción al artículo 155, pues su formulación ha de ser abierta; solo de ese modo podrá el gobierno de turno dar respuesta a un supuesto de hecho susceptible de adoptar muchas formas. En este caso, el pacto entre los partidos constitucionalistas está concebido para hacer frente a algo muy serio: la apropiación independentista de las instituciones catalanas y el empleo de todos los instrumentos públicos disponibles para la promoción de un fin -la secesión- que no cabe en el orden constitucional. Salta a la vista que ese fin se ha fomentado sin pausa mediante un ejercicio de persuasión colectiva basado en la propagación de una mentira tras otra. Aunque podemos formular el problema de otra manera: ¿de qué otro modo podría entonces el gobierno del Estado, en España o Alemania, desactivar la acción de un poder autonómico en rebeldía?

4. En un sentido puramente político, la respuesta del gobierno encaja con la definición del soberano que proporciona Carl Schmitt: soberano es quien decide en un estado de excepción. En otras palabras: quien ejerce el poder efectivo cuando reina el desorden. En nuestro caso, el Estado acaba de afirmar su poder porque otro poder, el del gobierno autonómico catalán, venía afirmándose como soberano desde los primeros días de septiembre. Sucede que el poder estatal es aquí poder legítimo, pues sus acciones están amparadas por la Constitución y las leyes e incluyen un conjunto de garantías que son propias del Estado de Derecho: entre ellas, la recurribilidad ante el Tribunal Constitucional y el derecho de intervención en el Senado de representantes de la autonomía intervenida. O sea que Schmitt sí, pero menos.

5. Asimismo, se ha cuestionado que el gobierno pueda cesar al president. Pero mal podría cumplir el artículo 155 su finalidad cuando el problema que motiva su aplicación es precisamente la conducta de un presidente autonómico. Es por eso que el texto constitucional habla de “adoptar las medidas necesarias”. O sea: no tendría sentido intervenir el gobierno autonómico manteniendo al primer responsable de su extravío constitucional. Se aduce, sin embargo, que ha sido votado democráticamente. Esto no es del todo cierto en el caso del señor Puigdemont, pero aun si lo fuera el argumento descansa en una concepción algo primitiva -o bastante poco liberal- de la democracia: ¿habría de mantenerse en el poder a cualquier dirigiente elegido por los ciudadanos, haga lo que haga con el poder que los votos le han conferido? Esto no lo admitía ni el iusnaturalismo medieval, que confería informalmente a los súbditos el derecho de rebelión allí donde el príncipe se convirtiera en tirano. Vox populi, vox dei? Ante el auge populista, volvemos siempre a la misma pregunta. Y a la misma respuesta: por supuesto que no. Esa implacable profesora que es la Historia nos ha enseñado de mil formas distintas que no puede sacralizarse la decisión popular. De ahí las cautelas contramayoritarias que distinguen a las democracias liberales: desde la división de poderes al imperio de la ley. Y es que ningún mandato democrático puede justificar un comportamiento destinado a vulnerar de manera grave el orden constitucional. Sea cual sea la cantidad de gente que salga a la calle para gritar lo contrario.

6. Con todo, una cosa es la pregunta sobre la oportunidad del artículo 155 y otra la pregunta sobre su eficacia. ¿Servirá para resolver el explosivo problema que tenemos entre manos? Se trata, me parece, de un debate distinto que no admite conclusiones tajantes; nadie lo sabe. Desde luego, el artículo no fue pensado sino para situaciones como ésta; que la ocasión misma se haya presentado es prueba irrefutable de su necesidad. Si bien se mira, solo cabía una alternativa: seguir esperando a que la situación alcanzase el grado de putrefacción. Pero ni la sociedad española ni la catalana podían seguir de manera indefinida pendientes de la conducta de un govern que ha perseguido -explícita y abiertamente- un objetivo inconstitucional, ilegal e ilegítimo. Esto hay que recordarlo: se trata de un derecho inexistente para cuya promoción se han capturado las instituciones del autogobierno catalán y una parte nada desdeñable de sus presupuestos públicos. Por supuesto, hay riesgos: desde el posible desorden público al resultado de las futuras elecciones autonómicas. Pero esos riesgos se derivan de la naturaleza misma del fenómeno secesionista y el gobierno, junto con los partidos que lealmente lo apoyan, no tiene más remedio que afrontarlos. Si es posible, con los ciudadanos detrás: porque ciudadanos concernidos somos y no meros observadores externos.

Son días vertiginosos, porque vértigo produce asomarse al abismo. Para algunos, la aplicación del artículo 155 supone de hecho arrojarse al vacío. Puede ser. Pero quizá algún día se vea como el primer paso atrás que evitó la caída: la de todos. Pronto, queramos o no, saldremos de dudas.

Continúa leyendo: Vídeo | La lucha histórica de Murcia que dice 'No al muro'

Vídeo | La lucha histórica de Murcia que dice 'No al muro'

María Hernández

Los vecinos de Santiago el Mayor y del Barrio del Carmen, en Murcia, están más unidos que nunca. Y además, han conseguido sumar a su causa a la mayoría de los murcianos. Desde el 12 de septiembre se concentran cada día para pedir al Gobierno regional que, en lugar de construir un muro entre los dos barrios para llevar el AVE a la ciudad, empiecen las obras para soterrarlo.

Puedes leer el reportaje completo aquí.

TOP