Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

La depresión, una compañera invisible que puede acabar con tu vida

Verónica Reguillo

Foto: Edgar Su
Reuters/Archivo

Es la principal causa asociada a la muerte de jóvenes entre 15 y 29 años. El 10% de la población mundial la padece, pero aún así está estigmatizada, es un tabú. Produce sentimientos de abatimiento, infelicidad y culpabilidad, además de provocar una incapacidad total o parcial para disfrutar de las cosas y de los acontecimientos de la vida cotidiana. En definitiva, no deja vivir. Este viernes, en el Día Mundial de la Salud, la Organización Mundial de la Salud (OMS) habla de ella, de la depresión.

“Lo que hace la OMS es señalar que esto es importante, que es una enfermedad, que hay que hacer investigación sobre esto y que hay que intentar trabajar para disminuir el estigma”, afirma para The Objective, Ana González-Pinto Arrillaga, presidenta de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB). “La depresión es la causa más importante asociada al suicidio, y el suicidio es la principal causa de muerte entre los jóvenes. Además, la depresión es la segunda causa de discapacidad a nivel mundial”.

Una compañera invisible que puede acabar con tu vida
El suicidio del actor Robin Williams aún perdura en la memoria de muchos. | Fotos: Lucy Nicholson / Reuters Archivo

Probablemente, casi todos nos hemos sentido deprimidos en algún momento de nuestra vida, de manera más o menos frecuente, pero la doctora González-Pinto marca claramente la diferencia entre un sentimiento de tristeza y lo que es, propiamente, un trastorno depresivo. “Encontrarse triste es un sentimiento normal, humano, que muchas veces es hasta defensivo y que te permite reflexionar, parar, y eso no tiene nada que ver con la enfermedad depresiva que es un conjunto de síntomas que se dan en un momento determinado de la vida de alguien, que tienen una duración determinada, y que son síntomas intensos que dificultan para la realización de una vida normal”.

“El riesgo de la mujer es superior al de los hombres”

Los expertos aseguran que el riesgo de padecer depresión está presente en todas las fases de la vida y que una de cada cuatro personas sufrirá depresión en algún momento. Para acotar las causas que pueden producir un trastorno depresivo podríamos hablar de una interacción entre la vulnerabilidad interna, que incluso viene condicionada genéticamente, y un “componente ambiental”.

González-Pinto enumera algunos de esos componentes ambientales: “El bullying es un factor de riesgo para depresión, el maltrato en la infancia, el consumo de algunas sustancias como por ejemplo el alcohol, el nivel socioeconómico bajo…”. Dichos factores ambientales influyen más que los internos; así, se estima que el 30% de las causas de una depresión radican en estos factores internos o biológicos, mientras que el 70% radica en las circunstancias que nos rodean. Un dato más: el riesgo de la mujer es superior al de los hombres. “No se conoce exactamente el porqué, pero se piensa que hay factores biológicos, hormonales que probablemente tienen algo que ver y también, por supuesto, se cree que hay factores ambientales que están influyendo mucho porque realmente la mujer tiene más dificultades a muchos niveles. Por ejemplo, el maltrato o la pobreza son más frecuentes en la mujer que en el varón”.

Una compañera invisible que puede acabar con tu vida 2
El suicidio es la primera causa de muerte entre los jóvenes. | Foto: Ulises Rodríguez / EFE

MasterMind, y los nuevos tratamientos online

El tabú a la hora de hablar de la depresión aún es fuerte, sin embargo, se van rompiendo barreras. “Ahora se conoce más y se trata más, y las personas al conocerlo acuden a tratamiento psicológico o psiquiátrico”. Según cuenta la presidenta de la SEPB es probable que el número de casos también haya aumentado en los últimos años, aunque es imposible saberlo con certeza.

El tener depresión no quiere decir, necesariamente, que se tengan que tomar fármacos; a veces es suficiente con aplicar técnicas psicológicas. La buena noticia es que llegar a los tratamientos cada vez es más fácil ya que se están desarrollando en el mundo, y específicamente en Europa, varias técnicas de tratamiento online de la depresión. El objetivo de esto, asegura la doctora González-Pinto, es que “alguien que tenga una depresión leve o moderada y que aún pueda trabajar aunque sea con dificultad, y que no quiera dejar el trabajo, o que no pueda acceder a un tratamiento porque vive lejos o tiene hijos y no puede desplazarse…, tenga la posibilidad de acceder a los tratamientos online“.

Una compañera invisible que puede acabar con tu vida 3
Tras 36 meses de trabajo, los resultados del proyecto MasterMind se presentaron en Barcelona hace unas semanas. | Foto: MasterMind

Hace unas semanas, Barcelona acogió la presentación de los resultados del proyecto europeo MasterMind. Este proyecto comenzó en 2014 con la finalidad de desarrollar e implementar la Terapia Cognitivo Conductual (TCC) online para pacientes con depresión, y de momento, dicha implementación se ha producido en 15 regiones europeas. “Al final de lo que se trata es de que todo el desarrollo tecnológico que hay en el mundo se aplique también a la salud“, nos dice la presidenta la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica, Ana González-Pinto Arrillaga.

Este viernes el foco se pone en una enfermedad de la que aún cuesta hablar, y a la que no se dedican los recursos necesarios a pesar de afectar de manera más o menos grave a una buena parte de la población mundial. “Hay una inversión mucho menor en el tratamiento o en la investigación de la depresión que en enfermedades de otro tipo que, a lo mejor, tienen mucho menos impacto en la salud global, pero de las que se habla más porque no están estigmatizadas”. Eso: hablar, contarlo y buscar ayuda son elementos básicos para sobreponerse a una dolencia que puede complicar tanto la vida.

Chris Cornell, vida y muerte del príncipe del 'grunge'

Jorge Raya Pons

Foto: Mark Blinch
Reuters

Todo es nostalgia ahora que Chris Cornell ha muerto. Cornell fue uno de los músicos más importantes de los últimos 30 años. Encarnaba la esencia de esa música enérgica y emocional que fue el grunge, una revolución cultural que sacudió Seattle (Estados Unidos) y el mundo entero en unos tiempos que marchaban sin rumbo ni paradero.

Cuentan que Chris Cornell tuvo una infancia complicada, que salía rara vez a la calle, que convivió con momentos de tristeza y depresión que lo acompañaron siempre. Que comenzó con la delicadeza del piano y terminó golpeando duro los platillos y los bombos, que sentándose frente a la batería logró encontrarse a sí mismo.

Cornell fue descubriendo con el paso de los años que no solo era un gran baterista, sino un gran cantante, y la fama, el éxito, el dinero y las mujeres llegaron al ritmo que Soundgarden, el grupo que él mismo fundó, subía como la espuma. Aquella banda marcó una época; no era extraño que los seguidores del grunge genuino, al ser preguntados por su grupo favorito, forzados a elegir entre Pearl Jam y Nirvana, terminaran decantándose por Soundgarden.

Chris Cornell, vida y muerte del príncipe del grunge 1
Chris Cornell y Kim Thayil, en un concierto de Soundgarden en 2013. | Foto: Chris Pizzello/AP Photo

Ahora que Cornell ha muerto, que Scott Weitland (Stone Temple Pilots) se fue, que Kurt Cobain (Nirvana) y Layne Staley (Alice in Chains) nos dejaron –solo nos queda Eddie Vedder (Pearl Jam)–, llega la conciencia del tiempo irreversible. El último gran proyecto de Cornell en la música llegó con Audioslave, esa banda total que unía su voz con los riffs salvajes de los Rage Against the Machine, y que grabó un primer álbum asombroso y un segundo algo más flojo. Entre los logros más sonados del supergrupo se encuentra la celebración de un concierto en Cuba en 2005 que se convirtió en el primer directo que hacía un conjunto estadounidense en la isla.

“Generalmente miro hacia delante”, dijo Cornell en una entrevista concedida en 2012 a El País. “Cuando miro hacia atrás me siento afortunado de haber superado lo que pasé y de que Soundgarden sea lo que es hoy en día. Fuimos pioneros de la escena musical del tiempo en que empezamos, en los noventa, y hay cierto orgullo en ello, pero en realidad creo que estoy haciendo más ahora y que voy a hacer mucho más en el futuro”. En este siglo Cornell hizo carrera en solitario, persiguió una música más melódica, más calmada, un esfuerzo –logrado o no– de crear canciones intimistas. Con todo, siempre llevó sobre sus hombros el peso de un pasado memorable.

Ayer mismo estaba Chris Cornell sobre el escenario en Detroit con sus viejos amigos de Soundgarden y nada parecía anticipar que aquella sería su última noche. La noticia ha caído como un rayo. Para el recuerdo quedan los años dorados, su espíritu rebelde e inspirador, los tiempos en que la música significaba algo más que música. Cornell no fue uno de tantos.

Lena Dunham y sus polémicos y/o irónicos consejos para adelgazar

Redacción TO

Foto: Evan Agostini
AP

La actriz, productora y creadora de la serie de HBO ‘Girls’, Lena Dunham, ha perdido peso. Pues bien, los comentarios acerca de este hecho no dejan de sucederse en distintos medios y redes sociales. Incluso ha habido quien ha acusado a la actriz de hipócrita por haber sucumbido al estereotipo de “mujer delgada y guapa” que siempre ha criticado de manera feroz. Sin embargo, cada uno tiene sus motivos, y Dunham ya ha dado los suyos.

Ante el ‘bombardeo’ constante de publicaciones sobre si está más o menos delgada, la actriz ha reaccionado con ironía y grandes dosis de realismo. Así, hace días, la revista Us Weekly publicó un artículo en el que se desvelaban las 20 claves de la pérdida de peso de Lena. La publicación hablaba de “cómo se motiva”, haciendo especial hincapié en los “consejos de su dieta”.

En respuesta al artículo, Dunham, este domingo, aprovechó la oportunidad y utilizó Instagram para ofrecer sus 20 sugerencias particulares para perder peso. La primera habla de “las crisis de ansiedad”; la segunda habla de “las nauseas constantes que esta produce [la ansiedad]”; continúa apuntando a otro de los motivos: “Una elección que revela las verdaderas profundidades de la misoginia estadounidense”, haciendo referencia a las elecciones que dieron la presidencia a Donald Trump. El post sigue con más ‘consejos’; mencionamos el 13: “Preocuparse incesantemente sobre la salud y la seguridad de las mujeres que conoces y de las mujeres que no”. La actriz acaba con el número 20 y cierra la polémica: “No tengo consejos. No doy consejos. No quiero estar en esta portada porque es diametralmente opuesto a todo por lo que he peleado a lo largo de mi carrera, y no es un cumplido para mí porque no es un logro. Gracias”.

20 slimdown diet tips! 1. anxiety disorder * 2. resultant constant nausea 3. an election that reveals the true depths of American misogyny 4. constant sweaty dreams of dystopian future 5. abdominal adhesions pinning ovary below uterus * 6. baseless but still harrowing threats to physical safety online and through smail mail 7. watching institutions you love from Planned Parenthood to PBS be threatened by cartoon mustache-twirling villains 8. finally realizing superheroes aren’t real (specifically the X-Factor, really thought they’d handle this) 9. marching your ass off 10. a quiet rage that replaces need for food with need for revenge 11. sleeping 19 hours a day 12. realizing that even the liberal media wants dem clicks no matter whut 13. worrying ceaselessly about the health and safety of women you know and women you don’t 14. realizing who ya real friends are 15. having to switch from Uber to Lyft (lots of calories burned trying to understand a new app, then even more trying to understand if the conflict was resolved) 16. bladder spasms, urinary frequency and urgency * 17. having your phone number leaked and violent images texted to your phone by randos under names like [email protected] 18. keeping your back arched against the wind 19. um, who the fuck cares? 20. I have no tips I give no tips I don’t want to be on this cover cuz it’s diametrically opposed to everything I’ve fought my whole career for and it’s not a compliment to me because it’s not an achievement thanx * Star indicates a pre-existing condition

Una publicación compartida de Lena Dunham (@lenadunham) el

En resumen, la pérdida de peso de Lena Dunham no tiene nada que ver con dejar de comer o pasar hambre, a pesar de que en alguna que otra entrevista haya afirmado que “había dejado de comer” al conocer la noticia de que Trump era el nuevo presidente de Estados Unidos. Bromas aparte, Lena ya reveló que lo único que hace es dieta sana y ejercicio para intentar controlar la endometriosis que padece.

La estrella de 'Girls' y sus polémicos y/o irónicos consejos para adelgazar
Lena Dunham con sus compañeras de la serie Girls. | Foto: Evan Agostini / Invision / AP

Chernóbil, 31 años del peor desastre nuclear de la historia

Redacción TO

Foto: Volodymyr Repik
AP Images / Archivo

El 26 de abril de 1986 el mundo entero se estremeció ante las noticias que llegaban de Ucrania, una república de una Unión Soviética que ya por entonces había iniciado el camino hacia su disolución. El reactor 4 de la central nuclear de Chernóbil había estallado y provocado una fuga radioactiva de proporciones inimaginables entonces y que las autoridades soviéticas trataron de minimizar. Después se confirmaron las peores sospechas: lo ocurrido en la central sigue siendo 31 años después el accidente nuclear más grave de la historia.

Desde el año 2000, se publica el informe del Comité Científico de Naciones Unidas sobre los Efectos de la Radiación Atómica (UNSCEAR), sobre los efectos en la salud provocados tras el accidente de Chernóbil.

Chernóbil, una ciudad situada a 120 kilómetros de Kiev, capital de Ucrania, y próxima a la frontera con Bielorrusia, ha quedado unida ya para siempre a este desastre nuclear. El siniestro del reactor de la central provocó, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA), la muerte de 56 personas aquel aciago día. Pero el número real de afectados sigue siendo todavía hoy una incógnita. Con motivo del 31º aniversario del accidente, se ha celebrado en Kiev una ceremonia en recuerdo de la víctimas.

Ceremonia en recuerdo de los bomberos y trabajadores fallecidos tras el accidente de Chernóbil, en Ucrania. | Gleb Garanich / Reuters

Chernóbil, 31 años después del peor desastre nuclear de la historia 1
Viudas de empleados que fallecieron después de las labores de limpieza en la central nuclear siniestrada, durante el homenaje celebrado con motivo del 31º aniversario. | Efrem Lukatsky / AP

El experimento

Aunque en un primer momento hubo mucha confusión y opacidad sobre lo que realmente había ocurrido, después se ha sabido que aquel día los responsables de la central nuclear llevaban a cabo un experimento para simular un corte de suministro eléctrico, cuyo retraso sin duda tuvo que ver con lo que ocurrió después. Apenas habían comenzado las pruebas cuando, a la 01.24 de la madrugada, hora local, se produjeron dos explosiones con un intervalo de apenas unos segundos causadas por el sobrecalentamiento del núcleo del reactor.

La comunidad científica cree que se produjo un fallo en el sistema de seguridad que debía evitar ese sobrecalentamiento. La primera explosión liberó vapor que causó la ruptura del techo de hormigón del reactor y la segunda explosión terminó por romper las paredes. La investigación oficial determinó que el personal no había seguido las medidas de seguridad.

Chernóbil, 31 años del peor desastre nuclear de la historia 1
Un empleado desinfecta partes radioactivas de la planta nuclear de Chernóbil en esta imagen tomada en 1996, diez años después del accidente. | Foto: Stringer / Reuters

Investigaciones independientes informaron de que la primera explosión había tenido un componente químico, mientras que la segunda fue atómica. Los testigos contaron que primero vieron un brillo rojo y que, con la segunda explosión, todo se tornó de color azul celeste, momento en el que observaron un “hongo atómico” sobre la central, una nube que contaminó el cielo. La cantidad de material radiactivo liberado fue 500 veces superior al de la bomba de Hiroshima en 1945.

Afectados directa e indirectamente

En torno a 600.000 personas -entre obreros, bomberos, personal de emergencias- participaron en las tareas de extinción del incendio que se produjo tras el accidente; las autoridades evacuaron a más de 130.000 personas y otras 200.000 fueron reubicadas con posterioridad. Según el informe de la OMSmás de 4.000 personas murieron en los años posteriores al accidente. La radiación alcanzó una docena de países de Europa Central y Oriental, incluida Irlanda, aunque las poblaciones más afectadas fueron Ucrania y Bielorrusia.

Otro informe del año 2006 de la Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear (AIMPGN), una organización creada por médicos y organizaciones médicas soviéticas y estadounidenses durante la Guerra Fría para la prevención de la guerra nuclear y desarme de las armas nucleares, titulado Efectos de Chernóbil sobre la salud, ofrecía datos mucho más alarmantes sobre las consecuencias de la explosión de la central nuclear.

A partir de estudios científicos, estimaciones de expertos y datos oficiales, el informe de la AIMPGN ofrecía una lista resumida de consecuencias de la catástrofe, entre las que se incluyen que “la mortalidad infantil se ha elevado significativamente en varios países europeos, incluyendo Alemania”, desde el accidente. “Los estudios disponibles han estimado el número de víctimas mortales infantiles en Europa en aproximadamente 5.000”; “en Alemania, Grecia, Escocia y Rumanía ha habido un incremento significativo de casos de leucemia“, además de indicar que “los defectos congénitos encontrados en hijos de los liquidadores (personas encargadas de la limpieza de la zona tras el accidente) y pobladores de las áreas contaminadas podrán afectar las generaciones futuras hasta un grado que aún no puede ser estimado”.

Chernóbil, 31 años del peor desastre nuclear de la historia 2
Un grupo de chicos ucranianos durante un simulacro de seguridad en un colegio de Rudniya, localidad situada justo en el límite de la zona de seguridad de Chernóbil, en 2006, 20 años después del accidente | Foto: Oded Balilty/ AP

El documento cuestionaba también las el informe del Fórum de Chernóbil que hablaba de 4.000 muertes previsibles por diferentes tipos de cáncer, una estimación de la OIEA sacada de un estudio de la OMS que “en realidad prevé 8.930 muertes por esas causas”. “Y si se comprueban las fuentes usadas por la OMS, se llega a una previsión de entre 10.000 y 25.000 muertes adicionales debidas a cáncer y leucemia”, añade la organización de médicos.

Chernóbil, 31 años del peor desastre nuclear de la historia
Unas muñecas aparecen en un sucio suelo de una guardería en la ciudad de Pripyat, Ucrania, en el año 2000 | Efrem Lukatsky / AP

Donde mayores efectos tuvo la radiación fue en la ciudad de Pripyat, construida en su día para los trabajadores de la planta y situada a sólo tres kilómetros de la misma. En un primer momento, los 50.000 habitantes no fueron alertados de la amenaza de la contaminación radiactiva y sólo fueron evacuados 36 horas después del accidente.

El desastre convertido en turismo

La central permanece en Chernóbil 31 años después, encapsulada dentro de un sarcófago, como único superviviente, como un mal recuerdo, y la vecina localidad de Pripyat es una ciudad fantasma que permanece vigilada en un radio de 30 kilómetros por la policía y el ejército. Por no haber no hay ni pájaros ni alimañas. Nada.

Chernóbil, 31 años del peor desastre nuclear de la historia 4
La abandonada ciudad de Pripyat con la central nuclear al fondo y la nueva estructura de seguridad sobre el sarcófago que cubre el reactor 4, en esta imagen tomada el 5 de abril de 2017 | Foto: Gleb Garanich / Reuters

Los expertos aseguran que los efectos de la radiación tardarán años en desaparecer y aún así hay quien ha visto en la peor catástrofe nuclear un negocio. Y es que es posible visitar la zona de aislamiento limitado por una alambrada. Hay visitas guiadas para turistas estrictamente controladas. Según las cifras oficiales, alrededor de 10.000 personas visitan cada año la zona sellada de Chernóbil. Abierta a los turistas en 2011, sólo se puede permanecer en el lugar 10 minutos.

Que se haya convertido en un centro de peregrinación de curiosos se debe a que, aunque aún quedan lugares radiactivos en la zona, los niveles de radiación son mínimos. Las radiaciones beta, que son las peligrosas para el organismo, sólo se aprecian cerca del sarcófago del reactor que se construyó años después del accidente. De modo que visitar la zona de aislamiento no es peligroso para la salud.

Además, e noviembre de 2016 se instaló una gigantesca campana de acero de 25.000 toneladas sobre el reactor, financiada por la comunidad internacional. Un proyecto pensado para garantizar la seguridad de la instalación en los próximos 100 años.

Mi nombre es Nina Simone

Jorge Raya Pons

Foto: Ron Kroon
Wikimedia

Un periodista le preguntó a Nina Simone qué significaba para ella la idea de libertad. Nina, que tenía unos gestos muy dramáticos, en un sentido teatral, dijo que solo es una “sensación”. Luego mantuvo el silencio por unos instantes y respondió con otra pregunta: “¿Cómo le dices a alguien lo que es estar enamorado? ¿Cómo le explicas a alguien que nunca se enamoró qué sientes al estar enamorado?”.

Nunca entendimos a Nina, que arrastraba consigo la tristeza. Nina fue la reina del jazz, del blues, del soul. Pero mucho antes de aquello, antes incluso de llamarse Nina Simone, fue una niña que creció en Tryon, un pueblo pequeñito de Carolina del Norte donde la vía del tren separaba las casitas de los negros de la ciudad de los blancos. Eunice Waymon, así se llamaba, tenía tres años cuando comenzó a tocar el piano en la iglesia del pueblo, con todos esos hombres y mujeres cantando a Dios con los brazos en alto, y fue allí donde la descubrió una mujer anciana y blanca que pidió permiso a sus padres para darle clases de piano, convencida de su potencial. Fue esta señora quien le abrió un mundo con Bach, con Debussy, con Brahms. Le dijo y le repitió, para que no tuviera dudas, que algún día sería la mejor pianista de todas, y estuvo cerca de serlo.

Mi nombre es Nina Simone 3
Nina Simone, 1969. | Foto: Gerrit De Bruin/Wikimedia

Porque Eunice, además de ser mujer, era negra, y no eran los mejores tiempos para serlo. El racismo estaba profundamente arraigado en el alma de los sureños blancos, tan recelosos. Eunice nunca pudo desprenderse de todo aquello, y la única etapa en la que se apartó ligeramente de la música no tuvo otro motivo que su implicación en la lucha por los derechos civiles de los negros. Era tal el grado de racismo, tan crudo, tan repugnante, que Eunice se lo recordó a su hija durante toda su infancia. Y esta, a su vez, repitió las palabras de su madre varios años después en una entrevista: “Me contó muchas veces que le decían que su nariz era demasiado grande, sus labios demasiado carnosos y su piel demasiado oscura”.

Eunice siguió intentando cumplir el sueño de ser la primera pianista clásica negra, y tantas veces como lo intentó encontró el fracaso. Ella siempre lo atribuyó al racismo, y esta es una circunstancia que nunca podrá demostrarse. Sin embargo, siguió con sus estudios de música y se mudó a Filadelfia junto a su familia en busca de un futuro mejor. Eran pobres y Eunice solo tenía sus manos para tocar el piano. Trabajó durante meses en un bar de noche y allí le ofrecieron poner la música, pero para ello no solo tenía que estar dispuesta a cantar, sino a hacerlo con cualquier género: jazz, soul, pop. Eunice no confiaba en ser una buena cantante, pero necesitaba el dinero y aceptó la oferta. En ese tiempo se esforzó por ocultar el origen del dinero a su madre, que jamás hubiera tolerado que procediera de esa música pagana, y Eunice Waymon no encontró otra solución que buscar un sobrenombre; así se convirtió en Nina Simone, y conservó esta identidad hasta su muerte.

Mi nombre es Nina Simone 1
Nina Simone, junto a su hija Lisa, en 1965. | Foto: AP Photo

La vida de Nina fue miserable en cada una de sus etapas y la nostalgia fue consumiéndola lentamente con el tiempo, algo que se hizo cada vez más evidente. Si uno se dedica a pasar sus vídeos, a organizarlos cronológicamente, puede observar cómo esa sonrisa que iluminaba en los primeros años se fue apagando, acompañada por una mirada cada vez más perdida, al borde del derrumbe. Nina, en los 70 años que vivió, sufrió desengaños, rechazos, odio, violencia machista, depresiones; nunca le permitieron ser feliz y ella castigó del mismo modo a su hija, que solo conoció una madre angustiada y en guerra con el mundo.

Cuando a Nina le preguntaron aquel día por la libertad, reconoció finalmente haberla sentido por breves lapsos: “Un par de veces”, añadió, concentrando en una respuesta todo su espíritu. “Para mí la libertad es no tener miedo. Ojalá pudiera vivir así la mitad de mi vida”.

Nina murió un día como hoy de 2003, sola y en el olvido, mientras dormía en una ciudad balnearia en el sur de Francia.

TOP