Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Unidad Militar de Emergencias (UME), una vida entre llamas

Rodrigo Isasi Arce

Foto: UME

No tienen capa ni superpoderes, pero sí pueden volar. Volar donde se les necesita y dar respuesta a una emergencia en cualquier parte de España en menos de cuatro horas, con excepción de las islas Baleares y de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. También son capaces de prestar sus servicios fuera de España. Cuando hay un incendio grave, una catástrofe, allí están ellos, los alrededor de 3.500 militares que componen la Unidad Militar de Emergencias (UME). Donde los dispositivos de Protección Civil y de las Comunidades Autónomas no llegan o no son suficientes, estos soldados profesionales aportan su experiencia, su fuerza y su valentía, para actuar en terremotos, incendios, inundaciones y un largo etcétera. 12 años de servicio les avalan, así como su certificación como equipo de búsqueda y rescate urbano (USAR, en inglés) ante los evaluadores internacionales de Naciones Unidas.

La UME, que presentó su campaña contra incendios el 9 de junio, ya ha tenido que hacer tres grandes intervenciones en las últimas semanas. La primera de ellas en el incendio que arrasó miles de hectáreas en Portugal y dejó un saldo de 64 víctimas mortales y más de 250 heridos. Apenas unos días después, parte de los efectivos de este cuerpo militar tuvieron que desplazarse hasta Huelva, para sofocar las llamas que amenazaban el entorno del Parque Natura de Doñana. La tercera intervención, ha sido en Sierra Calderona, entre Valencia y Castellón. Horas y horas duro trabajo, de esfuerzo y valor, con un solo fin, en este caso, acabar con el fuego. ¡Para servir!, como reza su lema.

La UME fue creada en 2005 por acuerdo del Consejo de Ministros de 7 de octubre de 2005, presidido por José Luis Rodríguez Zapatero. Posteriormente, mediante el Real Decreto 416/2006, de 11 de abril, se establece su organización y despliegue y se implanta como una fuerza militar conjunta de carácter permanente dentro de las Fuerzas Armadas. Si bien al principio tuvo ciertas reticencias por otros cuerpos de la milicia profesional, con el paso de los años, se ha convertido en una de las unidades más queridas y valoradas dentro de las Fuerzas Armadas.

Unidad Militar de Emergencias
Un soldado de la UME combate las llamas de un incendio forestal | Foto: UME

En noviembre de 2011 superó el proceso de certificación de un equipo de búsqueda y rescate urbano (USAR, en inglés) ante los evaluadores internacionales de Naciones Unidas, lo que le capacita para poder integrarse en la estructura y normas del Grupo Internacional de Asesoramiento de Búsqueda y Rescate (INSARAG) de Naciones Unidas y actuar en el menor tiempo posible allá donde sea requerida.

La UME se prepara durante todo el año para hacer frente a las urgencias que puedan surgir, bajo el siguiente protocolo de intervención:

Según la gravedad, el nivel 1 es competencia del Ayuntamiento o de la Comunidad Autónoma y la emergencia es atendida con medios de ámbito local.

El nivel 2 es competencia de las Comunidades Autónomas e intervienen con sus propios medios. En estos casos, se puede solicitar ayuda de medios del Estado y/o de otras Comunidades Autónomas, así como internacionales, a través de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior. En este nivel se puede pedir también el apoyo de la UME.

El nivel 3 es el de mayor gravedad, el de emergencia de “interés nacional”, y en él actúa de manera directa la propia UME al completo. El Jefe de la UME dirige y controla operativamente, dependiendo directamente del ministro del Interior.

Unidad Militar de Emergencias, ¡Para servir!
Efectivos de la UME combaten las llamas en el incendio de Portugal de junio de 2017 | Foto: UME

Los militares que forman la UME disponen de preparación específica propia, incluida la sanitaria, y se estructuran en cinco batallones de Intervención situados en Madrid, Sevilla, Valencia, Zaragoza y León.

Pero estos “boinas amarillas” no solo luchan contra el fuego, actúan también ante riesgos derivados por motivos tecnológicos, entre ellos el químico, el nuclear, el radiológico y el biológico, y ante un caso de riesgo terrorista o de contaminación del medio ambiente, aunque por suerte, todavía no ha hecho falta su despliegue ante alguna de estas catástrofes.

Campaña contra incendios 2017

Con la finalidad de apoyar a las autoridades competentes en la resolución de una situación de emergencia producida por incendios forestales, la UME cuenta para esta campaña con un total de 1.400 militares en lucha directa contra incendios forestales, encuadrados en los cinco batallones y articulados en 28 secciones de intervención. Estos militares no dudan en cambiar el G-36E, el fusil reglamentario de las Fuerzas Armadas españolas, por las herramientas necesarias para combatir las llamas.

Para su ardua labor, estos 1.400 militares contarán con los apoyos logísticos y operativos necesarios para las intervenciones, encuadrados tanto en los diferentes Batallones de intervención como en el Regimiento de Apoyo e Intervención en Emergencias, lo que elevará a 3.000 el número de efectivos involucrados, tanto en ataque directo al fuego como en las labores de apoyo.

Como en campañas anteriores, la UME se desplegará temporalmente en aquellos destacamentos que sean precisos en función del riesgo de incendios forestales. Así, la UME, tiene previsto desplegar parte de sus efectivos en Pontevedra, Mallorca, Ibiza, Menorca, Cáceres y Granada.

“La UME se afianza en su compromiso de poder intervenir en todo el territorio nacional en menos de cuatro horas desde que se haya autorizado su presencia”, asegura la unidad, eso sí, con excepción de las islas Baleares y de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, donde el Ejército de Tierra mantendrá, en el plazo de cuatro horas y, si la situación lo requiere, la capacidad para prestar exclusivamente labores de apoyo, hasta que las unidades de la UME efectúen su despliegue.

Además, de acuerdo con los protocolos vigentes, el 43 Grupo de Fuerzas Aéreas continuará operando durante esta campaña los aviones apagafuegos Canadair CL 215-T y CL 415-T, y se desplegarán de manera escalonada hasta un total de 13 aviones en los destacamentos de Zaragoza, Pollensa, Albacete, Santiago, Salamanca, Málaga, Badajoz y en su base principal de Torrejón de Ardoz.

Por su parte, el Batallón de Helicópteros de Emergencias II (BHELEME), perteneciente a las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (Famet), aporta dos helicópteros EC-135 para tareas de mando y control y dos helicópteros modelo Cougar en configuración lucha contra incendios forestales, rescate y evacuación.

Misiones internacionales

Esta fuerza militar conjunta de despliegue rápido se ha convertido en un cuerpo admirado y deseado por parte de otros países del mundo. Son ya 55 los países que han visitado las instalaciones del cuartel general para estudiar su modus operandi.

La UME ha participado en cinco misiones internacionales: los terremotos de Haití, Nepal y Ecuador y los incendios de Chile y Portugal. Desde su inicio de operaciones en 2007, la UME ha llevado a cabo un total de 382 intervenciones.

Unidad Militar de Emergencias, ¡Para servir! 1
La UME actúa en el terremoto de Nepal de 2015 | Foto: UME

Una de las imágenes más mediáticas de estas intervenciones internacionales fue su regreso a España desde el aeropuerto de Chile, donde recibió aplausos y ovaciones por su participación en el terrible incendio que sufrió el país sudamericano. Los militares de la UME se volcaron en la lucha contra las llamas y en la ayuda al pueblo, y los chilenos, no dudaron ni un momento en agradecérselo.

Continúa leyendo: Ana Villanueva, la emprendedora que consigue lo imposible: vender tu casa en menos de una semana

Ana Villanueva, la emprendedora que consigue lo imposible: vender tu casa en menos de una semana

Bea Guillén Torres

España, ese país al que el estallido de la burbuja inmobiliaria sumió en una crisis de la que todavía trata de salir, tiene uno de los mercados inmobiliarios más opacos de Europa. Y esa es una de las razones por las que la emprendedora Ana Villanueva ha decidido intervenir en Madrid con su startup: Tiko. Se trata de una de las primeras empresas de proptech de compra y venta de propiedades en España. Para los que anden perdidos, el proptech  es una de las tendencias tecnológicas que más ha despuntado estos últimos dos años y que promete romper su techo en el 2018. Consiste en llevar la tecnología al sector inmobiliario (al property en su término en inglés). Es lo que el fintech al sector de las finanzas o el insuretech al de los seguros. El mercado inmobiliario ha tenido muy poca evolución digital, por lo que el objetivo de las compañías proptech es hacerlo más eficiente y transparente con tecnología.

¿Qué le lleva a una emprendedora de 35 años a meterse en ese laberinto que ha sido siempre el mercado inmobiliario en España? Pues justo eso: el laberinto. “A mí me atrae el problema que estamos resolviendo: que es muy difícil vender tu casa. Si quieres vender tu casa no existe una forma rápida y fácil de hacerlo. Es un problema muy real con el que mucha gente se siente muy identificada”.

Este no es el primer proyecto de Villanueva que después de seis años en consultoría, de montar una startup de crowdfunding de música en EEUU avalada por un ex CEO de la Warner Bross, y de pasar varios años de experiencia en Job&Talent en México, volvió a España para revolucionar un sector.

Mucha gente me pregunta: ¿pero cómo lo vas a conseguir tú?“. Con dos ingredientes clave: ahorrando costes con la tecnología y convirtiéndose en los compradores finales de las viviendas. El proceso es muy sencillo: un usuario entra en la web de Tiko e inicia una solicitud online de venta de su casa. Después responde un cuestionario telefónico con los datos básicos de la vivienda (dirección, habitaciones, metros, ascensor…). La startup hace una valoración y hace una oferta al vendedor. Todo sin ver la casa. Si este acepta, entonces los técnicos van a hacer la inspección y a comprobar que los datos son reales. Si es así, se compra la vivienda. Así, de fácil.

Ana Villanueva, la emprendedora que hace posible con Tiko que vendas tu casa en tres días 1
La página web de Tiko, una de las primeras empresas de proptech de España. | Foto: Tiko

“Este sistema nos permite no tener que ir a ver la vivienda de gente que no esté de acuerdo en venderla por ese precio. Es un filtro muy fuerte, y un sistema más ágil y eficiente. Pero no compramos sin ver. Si no se corresponde: ajustamos precio o decimos retirar la oferta”, explica Villanueva.

De esta forma, la tecnología acorta los tiempos del proceso y la decisión de ser compradores finales, dinamita el modelo tradicional de intermediarios. “Podemos comprar una casa en pocos días, porque lo hacemos nosotros mismos, no tenemos que encontrar a otro que luego nos los compre. Asumimos ese riesgo”. Para poder empezar, Tiko consiguió una financiación de 35 millones de euros en el que hay fondos de importantes inversores como Rocket Internet y Cabiedes, y financiación bancaria.

Tiko puede hacer hacer la valoración de la casa sin verla porque cuenta con un sistema de control de inmuebles y conoce precios de cierre de viviendas similares en la misma zona. Villanueva asegura que, a pesar de hacerlo tan rápido y fácil, compra a un precio competitivo. “Nuestro modelo de negocio se basa en volumen y agilidad, es decir, no nos llevamos márgenes grandes, pero actuamos sobre un volumen considerable de inmuebles“.

600 transacciones en un año

Su objetivo es que Tiko realice, en cada ciudad que abren, el 1% de las transacciones inmobiliarias de tres a cinco años. En España, han desembarcado en Madrid porque es el mercado más atractivo. “Hay 60.000 transacciones inmobiliarias al año. Pretendemos hacer 600 en este tiempo. Es un volumen considerable, pero las vamos a realizar a lo largo del año”. Una de las peculiaridades del modelo es que Tiko no es competencia de las agencias puesto que también les compra a ella inmuebles directamente.

Pero con una condición muy clara: al mes y medio de haber comprado una casa, la venden. “No queremos acumular un stock de viviendas, todo lo contrario. Entre la compra y la venta de la vivienda, no transcurren más de 90 días. La compramos, la reformamos y la vendemos inmediatamente, no esperamos a que suban los precios. La venta nos permite refinanciarnos, por lo que no necesitamos levantar capital cada vez”.

¿Y el riesgo? “Al mantener la casa durante un período muy corto de tiempo, somos menos sensibles a posibles bajadas de precio. Es un riesgo muy bajo. Si analizamos el sector los últimos 50 años y miramos ciudades europeas de más de un millón de habitantes —que es donde nos movemos—no ha habido bajadas de precio de más del 7% en un período de tres meses. Desde fuera puede parecer muy alto y obvio que hay un riesgo porque estamos comprando una casa sin tener un comprador. Pero no hay riesgo de que caiga el precio realmente“.

¿Pero no da miedo comprar una casa que no sabes cuándo ni si vas a poder vendérsela? “No es algo que nos preocupe. Lo que asusta es tener una casa sin vender un año y eso suele ocurrir porque la vivienda no tiene bien ajustado el precio. Nosotros tenemos un precio muy competitivo y más considerando que renovamos la casa antes de venderla. La tenemos puesta en los principales portales inmobiliarios. Por ejemplo, Idealista es fundamental para dar salida a nuestras viviendas. Además, tenemos muy medido el control de visitas y muy buenas fotos. No es algo complicado”.

Puede parecer imposible pero ya está funcionando. En Estambul, bajo el nombre de Evtiko y con un equipo de 20 personas, llevan ya más de un año funcionando y reciben al día 100 usuarios que solicitan una oferta por la casa. “Como allí tenemos un volumen muy alto de viviendas interesadas, ponemos más restricciones en cuanto a superficie de la casa y valores de la vivienda antes de hacer oferta. De esos 100 al día, se le hace una oferta al 15%. Y un 10% la acepta”. La startup decidió comenzar en la urbe turca porque es la ciudad europea con mayor número de transacciones inmobiliarias: 240.000 al año, cuatro veces Madrid. “Es una ciudad con un potencial brutal”. Y además, Sina Afra, su principal socio y promotor de la idea, es turco. Afra fue elegido por Forbes como una de las 100 personas más influyentes del mundo, lo que ayudó a Tiko a levantar los 35 millones de euros de capital que necesitaban.

Sina Afra y Ana Villanueva, socios principales de Tiko. | Foto: Tiko

Después de Madrid, que es su segunda ciudad, Tiko plantea abrir este año en Milán. “No tenemos una visión de país sino de ciudades atractivas”. Para elegirlas se basan en que tenga un alto número de transacciones inmobiliarias, que los costes de transacción sean bajos y que el sector inmobiliario de la ciudad necesite una revulsivo.

La idea se origina en Estados Unidos, casi como siempre. En EEUU fueron pioneros en crear este modelo súper ágil de compra venta de vivienda. Luego se ha exportado a distintos países. Somos los primeros que estamos en varios países de Europa. Otros players están haciendo este modelo en Londres y hay varias empresas que solo están en un solo país. Nuestra ambición es conquistar Europa“.

Continúa leyendo: Valientes guerreros

Valientes guerreros

Pilar Cernuda

Foto: Virginia Mayo
AP

Da gusto con algunos líderes independentistas: en cuanto vienen mal dadas, toman las de Villadiego y se marchan al extranjero para escapar de la acción de la Justicia, sin tener en consideración que, con su huida, dejan a su guardia pretoriana bajo las patas de los caballos. Con los jefes fugados en paraísos seguros –o aparentemente seguros-, sus colaboradores han recibido en su trasero las patadas judiciales que debían propinarse a los huidos, de manera que han acabado en prisión preventiva, con fianzas de cinco o seis cifras, los pasaportes retirados y comparecencias periódicas ante el juez para demostrar que seguían en España. Algunos de ellos incluso han tenido que sufrir la humillación de retractarse públicamente de sus ideas para sortear la cárcel, un oprobio que les perseguirá de por vida.

Sin embargo, esos líderes de Junts y -y ahora de la CUP- que distribuyen vídeos paseando por amplias avenidas en Bélgica o en Suiza, mientras sus compañeros no tienen más recurso que el rancho y el monótono recorrido por el patio, siguen contando con el respaldo de un porcentaje alto de independentistas. Incomprensible, aunque siempre es difícil interpretar las actitudes de los fanáticos, sean de derechas o de izquierdas. O independentistas, como es el caso. Cualquier persona con dos dedos de frente consideraría cobardes a los fugados, pero los fundamentalistas del independentismo siguen viendo como héroes a los huidos, e incluso dan por buena esa patraña en la que hacen paralelismo entre su actitud y la de Mandela o Gandhi.

Allá los independentistas con su estrategia, sus luchas por el liderazgo, su empecinamiento en separarse de España y sus pintorescas ideas para investir como presidente de la Generalitat a Puigdemont. Con su pan se lo coman. Lo que no es de recibo es que después de cien días desde la Gran Escapada, continúen presentando a figuras del independentismo como valientes guerreros dispuestos a jugarse la vida por sus ideas. De eso nada. Ni valientes ni guerreros: simplemente, hombres y mujeres de medio pelo que salen corriendo en cuanto hay peligro, dejando atrás en difícil situación a sus más próximos colaboradores.

Continúa leyendo: Transparencia y control en las ONG´s

Transparencia y control en las ONG´s

Melchor Miralles

Foto: Andres Martinez Casares
Reuters

Tras Oxfam le toca ahora a Médicos Sin Fronteras, que reconoce ahora que prefirió actuar ella misma antes que le sacaran el escándalo a la luz y que expulsó a una veintena de trabajadores en 2017 por varios casos de abuso sexual, seis de ellos en MSF España. Estos dos asuntos han puesto en el escaparate un asunto del que se viene hablando hace tiempo y que conocemos todos los que hemos viajado a países necesitados de ayuda. Del mismo modo que he visto con mis ojos y grabado con mis cámaras el formidable trabajo de tantos cooperantes que desinteresadamente entregan su vida para salvar la de otros o para aliviar en parte su sufrimiento en docenas de países de los cinco continentes, también he conocido casos como los que ahora se denuncian. Leo que estos días en España se están dando de baja miles de socios de estas ONG, y me alarma todo, porque su trabajo es necesario, incluso imprescindible, para muchos seres humanos que viven desatendidos en sus países devastados.

Estos comportamientos son inaceptables en cualquiera, pero más aún en quienes forman parte de organizaciones que tienen como estandarte principios éticos de solidaridad y ayuda humanitaria. A partir de ahora, las ONG van a tener que hacer un esfuerzo extra de transparencia para recuperar una credibilidad ante los ciudadanos que sería injusto que perdieran por dos casos entre centenares. Proliferan las ONG. Las hay de todos los tamaños, ideologías y dedicaciones.

La mayoría de ellas no son puramente ONG´s, porque reciben cuantiosas ayudas gubernamentales sin las que no podrían sobrevivir, lo cual ya lastra su identidad de inicio. La mayoría de ellas, también, realizan un trabajo ímprobo que agradecen miles de seres humanos de todo el planeta que padecen situaciones irreversibles e insoportables que les llevan a morir la vida y que sin esa ayuda estarían abandonados a su suerte maldita. No sería justo que tres decenas de indeseables reventaran el trabajo de miles de seres humanos maravillosos que se entregan a los demás a cambio de nada. Pero, la verdad, esperaba que, como ha hecho MSF, fueran las propias organizaciones las que hubieran dispuesto de mecanismos de control primero para evitar que sucedieran estos hechos asquerosos y, en caso de no poder evitar que sucedieran, poder ser ellas mismos quienes lo detectaran, denunciaran y sancionaran. Y, estando las cosas como están, han de estar en disposición de garantizar que no van a volver a suceder hechos de esta gravedad. Para ello han de extremar el cuidado en la selección de su personal, y, una vez consumado este, los controles del trabajo sobre el terreno, donde disponen de manga ancha para manejar el presupuesto y para actuar sin que exista una supervisión de su conducta. Intuyo, además, que ha existido miedo en algunos compañeros a denunciar los hechos. Como espero de algunas organizaciones, como por ejemplo Naciones Unidas, una investigación a fondo, porque a ellos también les ha salpicado el asunto, y hay antecedentes, lo cual es más grave por tratarse de la ONU, donde han fallado a veces también las personas y los controles, como sabemos cualquiera de los que hemos visto actuar a las tropas internacionales, sobre todo en África.

Los hechos son graves, y no sería justo que llevara a generar una sospecha generalizada, pero al no ser un caso aislado, es necesario extremar los controles porque la gravedad es insuperable, como el daño que hacen a tantos como entregan su vida a la ayuda y la solidaridad con los más necesitados del planeta, que cada día son más.

Continúa leyendo: De caravanas de mujeres a casas a un euro: las iniciativas más curiosas para repoblar las zonas rurales

De caravanas de mujeres a casas a un euro: las iniciativas más curiosas para repoblar las zonas rurales

Cecilia de la Serna

Foto: SUSANA VERA
Reuters

El éxodo del pueblo a la ciudad es un drama que no tiene nada de nuevo. Desde hace décadas, las zonas rurales han ido, con pocas excepciones a escala global, despoblándose paulatinamente. Las áreas urbanas se han llenado en detrimento de las campestres. El estudio La sostenibilidad demográfica de la España vacía, publicado por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), refleja en datos esta realidad: más de 4.000 municipios españoles sufren problemas de despoblación, 1.840 localidades ya están consideradas en riesgo de extinción y la peregrinación hacia las urbes se acrecienta.

Para Joaquín Recaño, autor del estudio, la despoblación responde a “un primer factor asociado al envejecimiento, con una relación intensa con variables de estructura; un segundo factor conectado con el ámbito de la emigración y, finalmente, un factor de nido por la cercanía a espacios más poblados”. En cuanto al factor de la emigración, ha sido la marcha de los más jóvenes el más incisivo de todos.

Ante esta problemática estructural, los pueblos que aún y a duras penas se mantienen en pie han puesto en marcha todo tipo de iniciativas para devolverle a la gente sus calles. Desde las ya clásicas caravanas de mujeres a la oferta de casas por un euro, localidades rurales de España y más allá han transformado la desesperación en repoblación, sirviéndose de una admirable creatividad.

Caravanas de mujeres para repoblar con retoños los pueblos

Uno de los clásicos en estas lides es, sin duda, la caravana de mujeres. Westward the Women, una película de William A. Wellman estrenada en 1951 y que relata la historia de Roy Whitman, propietario de un rancho en California, decide ir a Chicago a “reclutar” las mujeres que faltan en su propiedad para sus hombres, sirvió de inspiración para aplicar el concepto en la vida real.

La idea que inició este movimiento surgió en 1985 después de que un grupo de solteros del municipio de Plan, en la provincia de Huesca, vieran esta película y se vieran reflejados en ella. En esta pequeña localidad vivían 40 hombres solteros y una sola mujer sin pareja. Por eso, poner en contacto a los varones del lugar con mujeres de otros lugares (generalmente provenientes de zonas urbanas) parecía una genial y urgente idea. De esta primera iniciativa surgieron 33 matrimonios, con sus consiguientes retoños. Diez años más tarde se creó en Segovia la Asociación de Caravana de Mujeres (ASOCAMU), que ha promovido la celebración de más de 50 caravanas, gracias a las cuales han surgido más de 100 matrimonios. Las caravanas de mujeres, que siguen celebrándose -sobre todo en pueblos de Castilla-La Mancha, Castilla y León y Extremadura-, no han estado exentas de polémica al tratarse, para algunos, de una iniciativa machista.

Miravete de la Sierra (Teruel), el pueblo en el que nunca pasa nada

Miravete de la Sierra es un pueblo de la provincia de Teruel. Es pequeño pero quienes lo visitan aseguran que tiene mucho encanto. Cuenta con un puente de piedra del siglo XVI con suelo enguijarrado que da entrada a un entresijo de calles y casas empedradas. En el centro del pueblo podemos encontrar una iglesia gótico-renacentista de 1574, la Plaza Mayor y el Ayuntamiento. Su especial encanto no evita que se haya despoblado -situación que ha tocado sin excepción a los municipios rurales de Teruel, que han visto menguar sus habitantes de manera incesante-. En Miravete en 1900 vivían 430 personas, en 2017 la población rozaba la treintena.

El pueblo fue objeto en 2008 de un plan de posicionamiento turístico creado por una agencia de publicidad para hacerlo atractivo al turismo rural. Se buscó un pueblo que tuviera las características de tranquilidad, pocos habitantes, con el fin de venderlo como “el pueblo donde nunca pasa nada”, y la iniciativa fue todo un éxito. Uno de sus vecinos, Timoteo, presentaba así a Miravete: “un lugar único lejos del mundanal ruido. En sus apacibles calles no hay coches, no hay semáforos, bueno, de hecho, no hay nadie. La hora punta es la compra del pan”. Aunque su intención no era repoblar el municipio, sino darlo a conocer con fines turísticos -algo que sin duda se logró-, el último año el pueblo contaba con tres habitantes más. Algo es algo.

Casas por 100 euros al mes en Xesta (Pontevedra)

La parroquia de Xesta, en A Lama (Pontevedra), es una de las muchas que en Galicia viven bajo el yugo de la despoblación. Esta pequeña aldea llegó a tener tan sólo 50 casas habitadas de las 176 con las que cuenta el pueblo. Para combatir esta situación, la asociación de vecinos decidió crear un banco de casas antiguas que pusieron en alquiler al módico precio de 100 euros al mes.

De caravanas de mujeres a casas a un euro: las iniciativas más curiosas para repoblar las zonas rurales
En un marco incomparable, en Xesta es posible vivir por 100 euros al mes. | Imagen vía Wikipedia

La iniciativa, obra principalmente de Enrique Vaqueiro, un joven que heredó una de las casas del pueblo de sus abuelos y que estaba apesadumbrado ante la ausencia de gente de su edad en la aldea, fue todo un éxito y los vecinos recibieron numerosas solicitudes. Los criterios de adjudicación eran básicamente tres: querían habitantes jóvenes, que desearan pasar todo el año en Xesta y tener alguna referencia cercana en el pueblo. Además, se pactaron las condiciones entre inquilinos y propietarios, ya que muchas de esas viviendas necesitaban reformas urgentes.

Casas en mitad del paraíso por un solo euro en Ollolai (Italia)

Un paso más allá de los alquileres baratos son las ventas superbaratas. Hace unos días, la localidad de Ollolai, en la isla de Cerdeña, sorprendía al mundo lanzando una gran oportunidad inmobiliaria: casas por un euro. Y es que Italia no está exenta de la despoblación rural, especialmente en el sur. Son 200 las villas ofertadas, que deberán ser rehabilitadas por unos 20.000-30.000 euros en un plazo de tres años pero que, con todo, esta es una ganga en toda regla.

De caravanas de mujeres a casas a un euro: las iniciativas más curiosas para repoblar las zonas rurales 1
Un pequeño paraíso en medio de la isla de Cerdeña está a un euro de distancia. | Foto: Ayuntamiento de Ollolai

Cambiar la vida urbana por una más apacible y seguramente placentera no es un sueño solo de ricos. Las autoridades locales han asegurado que ya han vendido tres casas y han recibido más de 100 solicitudes de países de todo el mundo.

100 castillos gratis para dinamizar el turismo

Italia no es nueva en esto de ofrecer gangas en zonas rurales. Una de las más curiosas es obra del gobierno italiano, que en 2017 cedió más de 100 castillos con el fin de restaurarlos y convertirlos en un atractivo turístico de primer orden. Italia recibe anualmente a millones de visitantes, pero sus centros turísticos se reparten entre unas pocas ciudades, mientras que las zonas rurales están, no solo cada vez menos pobladas, sino también más olvidadas en el recorrido del viajero. Por ello, la iniciativa busca a emprendedores menores de 40 años que estén dispuestos a invertir en sus castillos. La cesión de derechos de las construcciones tiene una duración de nueve años, prorrogables otros nueve. Se contempla la posibilidad de alargar las cesiones hasta 50 años si el proyecto lo justifica. La primera tanda de cesiones ya ha terminado, pero el éxito ha sido tal que el ejecutivo ha anunciado que incluirá en la iniciativa otros 200 edificios más en los próximos dos años. Avisaremos a Julita Salmerón, que igual le interesa.

TOP