Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Verde esperanza desde el Monte Qasioun: la destrucción del patrimonio sirio

Rodrigo Isasi Arce

Foto: Rodrigo Isasi
The Objective

Cuenta la leyenda que el día del Juicio Final Jesús descenderá del Cielo y desde lo más alto de uno de los minaretes de la Gran Mezquita de los Omeyas de Damasco proclamará el advenimiento del Reino de los Cielos y el fin del mundo tal y como lo conocemos. Puede que para muchos sirios el fin del mundo comenzara hace ya seis años, un 15 de marzo de 2011, cuando el conflicto estalló en el país. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (Osdh) ha asegurado que desde entonces 321.358 personas han muerto y 145.000 están desaparecidas. De todas ellas, más de 96.000 eran civiles.

Hace apenas seis años, cuando te adentrabas en la ciudad antigua de Alepo o Damasco y deambulabas por sus calles, iluminadas de noche por las luces amarillas de las farolas y las verdes de los minaretes de las mezquitas, tenías una enorme sensación de paz. Actualmente el escenario ha cambiado y todo aquello se ha convertido en vagos recuerdos. La guerra siria no distingue de credos ni edades; de objetivos militares ni edificios civiles; de aquello que es patrimonio de interés cultural de lo que no lo es. Algunos de los edificios históricos más emblemáticos, hoy se encuentran dañados o en ruinas. Los constantes bombardeos, los actos vandálicos del autoproclamado Estado Islámico y los expolios, están acabando con parte del patrimonio de Siria. Alepo, junto con Palmira, son dos de las ciudades más afectadas por este problema.

¿Por qué el grupo Estado Islámico destruye el patrimonio?

La actuación del grupo terrorista Estado Islámico no se trata tanto de una cuestión religiosa -que lo es en cierto modo- como de una estrategia propagandística. La instrumentalización de la religión se convierte en un arma perfecta para lograr unos objetivos muy concretos: sembrar miedo, terror, superioridad o provocación.. Destrozar e incluso conquistar asentamientos arqueológicos es una manera de demostrar su poderío y de intentar desacreditar la labor y la autoridad de las fuerzas de seguridad locales.

El patrimonio cultural en todos sus ámbitos (material e inmaterial) es indispensable para construir la identidad de un pueblo o una región; es un elemento clave para construir la identidad pasada presente y futura de una sociedad y para construir un espíritu de unión nacional. Algunos de los principales sitios dañados por el conflicto son:

La ciudad monumental de Palmira

La ciudad monumental de Palmira se sitúa en el desierto sirio, a tres kilómetros de la ciudad de Tadmir. Durante su época de pleno apogeo fue la capital del Imperio de Palmira, bajo el   efímero reinado de la reina Zenobia, entre los años 268 a 272. Este monumento fue declarado patrimonio de la humanidad en 1980 por la Unesco.

Los yihadistas del grupo Estado Islámico han acabado con parte de la arquitectura y las artes de Palmira que fusionaron en los siglos I y II las técnicas grecorromanas con las tradiciones artísticas autóctonas y persas. Entre los elementos destruidos o dañados se encuentran el arco monumental de la ciudad, el teatro romano  y el templo de Bel, entre otros.

El teatro romano en 2010:

Verde esperanza desde el Monte Qasiún: así era el patrimonio sirio
Teatro romano de Palmira (Siria) en 2010 | Foto: Rodrigo Isasi

El teatro romano en 2017:

Verde esperanza desde el Monte Qasiún: así era el patrimonio sirio 3
El teatro romano el 3 de marzo de 2017 | Foto: AFP PHOTO/STRINGER

El templo de Bel en 2010:

Verde esperanza desde el Monte Qasiún: así era el patrimonio sirio 1
Templo de Bel en 2010. | Foto: Rodrigo Isasi

El templo de Bel en 2016:

Verde esperanza desde el Monte Qasiún: así era el patrimonio sirio 4
Restos del templo de Bel el 1 de abril de 2016 | Foto: REUTERS/Omar Sanadiki

El Arco Monumental en 2010:

Verde esperanza desde el Monte Qasiún: así era el patrimonio sirio 9
Arco Monumental de Palmira el 5 de agosto de 2010 | Foto: REUTERS/Sandra Auger

El Arco Monumental en 2016:

Verde esperanza desde el Monte Qasiún: así era el patrimonio sirio 8
Arco Monumental de Palmira el 1 de abril de 2016 | Foto: REUTERS/Omar Sanadiki

La gran mezquita de Alepo

La Mezquita Omeya de Alepo fue la mezquita más grande de la ciudad hasta 2013, cuando fue devastada por los bombardeos. El centro religioso fue construido por el califa Walid I en el siglo VIII sobre los restos de un templo romano y de una iglesia bizantina, y tuvo que ser reconstruido tras un incendio que le destruyó completamente en 1169, momento en el que se aprovechó para incorporar un minarete de 45 metros de altura, totalmente destruido en la actualidad. La mezquita era conocida por albergar los restos del profeta Zacarías.

Mezquita Omeya en 2010:

Verde esperanza desde el Monte Qasiún: así era el patrimonio sirio 6
Patio de la mezquita Omeya de Alepo en 2010 | Foto: Rodrigo Isasi

Mezquita Omeya en 2016:

Verde esperanza desde el Monte Qasiún: así era el patrimonio sirio 7
Patio de la mezquita Omeya de Alepo el 13 de diciembre de 2016 | Foto: REUTERS/Omar Sanadiki

La ciudadela de Alepo

La ciudadela de Alepo es una fortaleza medieval del siglo XIII considerada uno de los castillos más grandes y antiguos del mundo.

Ciudadela en 2010:

Verde esperanza desde el Monte Qasiún: así era el patrimonio sirio 2
La ciudadela de Alepo en 2010 | Foto: Rodrigo Isasi

Ciudadela en 2016:

Verde esperanza desde el Monte Qasiún: así era el patrimonio sirio 5
La ciudadela de Alepo el 13 de diciembre de 2016 | Foto: REUTERS/Omar Sanadiki

La pérdida de identidad

La destrucción del patrimonio supone también una pérdida de identidad personal (documentos de identidad) y nacional. El patrimonio inmaterial tiene una importancia muy grande en lo referente a la construcción del concepto de identidad nacional. La destrucción del mismo tiene unas consecuencias futuras nefastas en la cohesión social de un pueblo una región. En Siria algunos de los elementos más afectados por el conflicto y que pueden acabar desapareciendo son:

  • El uso de la lengua aramea en la liturgia de la iglesia siriaca en las regiones próximas a Damasco.
  • Los empleos tradicionales y artesanales como el soplado de vidrio, los damasquinados, la taracea o los tejidos naturales. El encarecimiento de los materiales por el conflicto bélico, y la pérdida de clientela y turismo, obliga a muchos artesanos a dejar su trabajo e incluso a abandonar su país. Estos trabajos son principalmente transmitidos de forma oral de generación en generación, por lo que una vez abandonados, son difícilmente recuperables.
  • Algunas fiestas católicas u ortodoxas, principalmente en la región de Raqqa, donde miles de ciudadanos de esta corriente religiosa se han visto obligados a abandonar el país.

Verde esperanza desde el Monte Qasiún: seis años de destrucción del patrimonio sirio
Beduina siria cerca de Palmira en 2010 | Foto: Rodrigo Isasi

La Siria de ayer

Todavía recuerdo, como si fuera ayer, aquella noche del 6 de agosto de 2010, recorriendo la Vía Recta del casco antiguo de Damasco en dirección a la ciudadela, donde el músico libanés Marcel Khalife tañía su laúd árabe ofreciendo el último de sus conciertos en el país gobernado por Bashar Al Assad. “Añoro el pan de mi madre, el café de mi madre, las caricias de mi madre… Día a día, la infancia crece en mí y deseo vivir porque si muero, sentiré vergüenza de las lágrimas de mi madre…”, así reza una de sus canciones basada en un poema del palestino Mahmoud Darwish.

Por suerte, el patrimonio de Damasco aún se conserva en pie y todavía es posible subir al Monte Qasioun, donde se puede contemplar la inmensidad de una de las ciudades habitadas más antiguas del mundo, donde se respira un poco de paz y donde es posible ver el anochecer mientras las luces verdes de las mezquitas, que llaman al unísono a la oración, y las amarillas de las casas, hacen su aparición en la ciudad del Sham, como se refieren a ella algunos lugareños. Hoy las luces que alumbran algunos barrios son las provocadas por los destellos de los morteros, por el fuego de las explosiones y por los disparos de los fusiles pero, mientras haya una luz encendida en las faldas del Monte Qasioun, aunque solo sea la de una casa o la de una mezquita, no estará todo perdido, aún habrá un pequeño atisbo de esperanza para el pueblo sirio y su patrimonio.

Continúa leyendo: Atentados en Cataluña: cronología de una masacre

Atentados en Cataluña: cronología de una masacre

Bea Guillén Torres

Foto: SUSANA VERA
Reuters

Los atentados de Barcelona y Cambrils han sido el primer ataque yihadista que sufre España después del 11-M en 2004. Dejaron al menos 15 muertos y más de 120 heridos. La célula terrorista, formada por 12 integrantes, llevaba meses preparando el atentado. Esta es la cronología de esos últimos días.

Martes y miércoles, 1 y 2 de agosto

Los terroristas compran “500 litros de acetona y el material necesario para la confección de artefactos explosivos”, según consta en el auto de detención.

Sábado, 12 de agosto

El Audi A3, que posteriormente los terroristas utilizaron para atacar en Cambrils, fue detectado por un radar en Essonne, en la región de París, con cuatro personas a bordo. Lo confirmó diez días después el ministro de Interior de Francia, Gerard Collomb, en una entrevista con la cadena francesa BMFTV. “Fue un viaje de ida y vuelta extremadamente rápido“, dijo Collomb. Habían llegado la noche anterior. Todavía no se conoce con que propósito hicieron el viaje.

Domingo, 13 de agosto.

Driss Oukabir llega al aeropuerto del Prat de Barcelona procedente de Marruecos.

Miércoles, 16 de agosto

20:25. En Sant Carles de la Rápita (Tarragona), los terroristas compran: “15 fundas de almohada y bridas para, muy probablemente, contener los artefactos explosivos en su interior y listos para ser utilizados”.

23:30. Explota accidentalmente un edificio situado en la urbanización Montecarlo en Alcanar (Tarragona) por una “acumulación de gas”. Los Mossos valoran en un primer momento que fuera un laboratorio de drogas, debido a la presencia de algunas bombonas de butano y de material utilizado habitualmente para tráfico de estupefacientes. En el primer balance se habla de un muerto y seis heridos. La nube que formó la explosión era visible a kilómetros de distancia.

Atentados en Cataluña: cronología de una masacre
La vivienda en la que los terroristas prepararon los atentados. | Foto: Heino Kalis/Reuters

La investigación posterior permite aclarar que en el inmueble había “120 bombonas de butano, productos como acetona, agua oxigenada, bicarbonato, gran cantidad de clavos para ser utilizados como metralla y pulsadores para iniciar la explosión“, según consta en el auto de detenidos de la Audiencia Nacional. Todo esto “deja patente que en aquel lugar se estaban confeccionando artefactos explosivos con la finalidad de cometer una acción terrorista de gran envergadura“. “Se estaba intentando fabricar peróxido de acetona, también conocido como TATP, utilizado habitualmente por la organización terrorista Daesh en sus acciones terroristas, como los atentados de París y Bruselas”.

En esta explosión mueren dos de los integrantes de la célula terrorista: Youssef Aalla y Abdelbaki Es Satty. Este último era el imán de Ripoll al que la investigación señala como el principal culpable de la radicalización del resto de los jóvenes. A su nombre se encuentran billetes de avión con destino a Bruselas y una hoja manuscrita en árabe en la que consta su nombre y el siguiente texto: “En nombre de Ala, El Misericordioso, El Compasivo. Breve carta de los Soldados del Estados Islámico en la tierra del Ándalus para los cruzados, los odiosos, los pecadores, los injustos, los corruptores“.

Atentados en Cataluña: cronología de una masacre 1
La mezquita de Ripoll de la que era imán Abdelbaki Es Satty. | Foto: Susana Vera/Reuters

En la explosión también resulta herido Mohamed Houli Chemlal. Es trasladado al hospital de Tortosa (Tarragona).

Jueves, 17 de agosto

12:58. Mohamed Hichamy, de 24 años, alquila en Parets del Vallés (Barcelona) dos furgonetas Renault modelo Kangoo.

15:25. Una de estas furgonetas sufre un accidente en la autopista AP-7 a la altura de Cambrils (Tarragona). Su conductor, Mohamed Hichamyy, abandona el vehículo. Cuando el ocupante del otro coche avisa de llamar a la policía para reportar el accidente, Hichamy salta la valla de la autopista y se va por un camino.

16:30. Una furgoneta Fiat ocupa el carril central de La Rambla de Barcelona. El vehículo inicia su recorrido en la plaza de Catalunya y avanza 700 metros, hasta estrellarse a la altura del mercado de la Boquería. El automóvil invade la parte peatonal a gran velocidad y “haciendo zig-zag con la finalidad de causar el mayor número de víctimas”, según el auto de detención. Atropella a decenas de personas.

17:10. Los Mossos confirman el atropello masivo. El pánico se desata en el centro de Barcelona.

17:26. Las fuerzas de seguridad piden a los ciudadanos evitar la zona de La Rambla. A los que ya se encuentren en Plaza Cataluña, les recomiendan quedarse refugiadas hasta nuevo aviso de la policía. Se cierran las estaciones de metro y cercanías: Paralelo, Drassanes, Liceu, Catalunya y Paseo de Gràcia.

Mientras, el conductor de la furgoneta, que hoy ya sabemos que fue Younes Abouyaaqoub, de 22 años, huye de la zona a través del mercado de La Boquería. “Se desconoce si portaba algún arma, instrumento o artefacto que hubiera podido causar más víctimas”, señala el auto. “Andando y corriendo” atraviesa la zona vieja de Barcelona hasta llegar a Zona Universitaria, evitando los controles de la policía.

18:10. La policía anuncia que están buscando al autor del atropello. En ese momento, Abouyaaqoub entra en el parking de Zona Universitaria, ya muy lejos del lugar del atentado. Allí se encuentra estacionado con su coche Pau Pérez, un joven de 34 años. Lo asalta y lo apuñala. Coloca el cuerpo del catalán en los asientos traseros de su Ford Focus y emprende la huida.

18:15. Los Mossos confirman el atentado terrorista.

18:50. Los Mossos localizan una furgoneta de similares características a la de los ataques vacía en Vic.

18:57. Se instala el dispositivo que cierra la ciudad.

19:20. Se detiene en el hospital de Tortosa a Mohamed Houli Chemlal que estaba ingresado desde la explosión de Alcanar.

19:24. Abouyaaqoub trata de salir de la ciudad y se salta con un control policial de los Mossos en la avenida Diagonal. Hiere a una de las agentes. Estrella el vehículo tres kilómetros más adelante, frente a la Torre Walden de Sant Just de Desvern. Un testigo le observa huir del vehículo.

20:20. El ministro de Interior Joaquim Forn confirma la muerte de 13 personas. Todavía no se conocía el asesinato de Pau Pérez a manos de Younes Abouyaaqoub. El número de heridos real llegó al centenar.

21:26. Cinco individuos compran cuatro cuchillos y un hacha en un comercio de la población de Cambrils (Tarragona).

21:40. Los Mossos confirman dos detenidos, el otro de ellos es Driss Oukabir.

Viernes, 18 de agosto

Noche. Los Mossos comienzan los registros en las viviendas de Ripoll de los individuos cuyos pasaportes y documentación se encontraron en la casa de Alcanar y en las tres furgonetas encontradas.

01:00. Un Audi A3 con Moussa Oukabir, Said Aalla, El Hussain Abouyaaqoub, Mohamed y Omar Hichamy a bordo comienza a atropellar a los peatones que caminaban por el paseo Marítimo de Cambrils (Tarragona). Colisionan el vehículo contra un control policial de los Mossos d’Esquadra. El coche vuelca y de él salen los cinco ocupantes armados con un hacha y cuchillos de grandes dimensiones. “Llevaban adosados a su cuerpo una serie de elementos que, por su apariencia, parecían cinturones o chalecos explosivos, que luego se demostró que eran falsos”, consta en el auto de detención.

Cuatro de los terroristas se fueron con los cuchillos en dirección sur y uno al norte. Hirieron a seis heridos y mataron a una mujer, antes de ser abatidos por los Mossos d’Esquadra.

13:42. Se detiene en Ripoll al último de los terroristas.  Se sumaron a la lista Salh El Karib, el gerente de un locutorio de la localidad catalana que compró los billetes de avión a Driss Oukabir para ir a Marruecos, puesto que Oukabir no tenía la tarjeta para pagar los vuelos por Internet; y Mohamed Aallaa, hermano del terrorista que murió en la explosión de Alcanar.

17:21. Los Mossos trasladan a la comisaría de Tortosa a Mohamed Houli que estaba hasta ese momento detenido en el hospital de esa misma localidad.

Sábado, 19 de agosto

Mañana. El ISIS asume la autoría de los atentados de Cambrils y Barcelona.

El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, da por desarticulada la célula terrorista. Sin embargo, los Mossos niegan que esté neutralizada, puesto que queda uno de los integrantes, el conductor de la furgoneta por detener. Se mantiene el nivel 4 de alerta antiterrorista en España.

Domingo, 20 de agosto

Sigue la búsqueda del terrorista fugado.

Lunes, 21 de agosto

09:20. Las últimas dudas comienzan a disiparse. Los Mossos confirman que han identificado al conductor de la furgoneta y los restos del imán en la explosión de Alcanar.

13:16. Las fotografías de Younes Abouyaaqoub recorren la red. Todas las fuerzas de seguridad comparten su complexión y vestimenta. Avisas: podría ir armado y ser peligroso. El mensaje se difunde en todos los idiomas con un número de teléfono vinculado.

16:10. Los Mossos avisan de un incidente en Subirats, una localidad a 50 kilómetros de la capital. Habían recibido el aviso de una vecina que había visto a un individuo con las características de Younes Abouyaaqoub.

17:05. Los Mossos abaten a Younes Abouyaaqoub, el autor material de la matanza de Barcelona. Confirman su identidad una hora después. 

A última hora de la tarde del lunes, la policía catalana confirma la neutralización de todos los miembros de la célula terrorista: ocho están muertos (dos en la explosión de Alcanar, cinco en el operativo de Cambrils y, el último, Abouyaaqoub) y cuatro están detenidos. Sin embargo, advierten, la investigación no ha terminado.

Martes, 22 de agosto

Los cuatro detenidos llegan a la Audiencia Nacional de Madrid para prestar declaración. Se trata de Mohamed Houli, Driss Oukabir, Mohammed Aallaa y Salh El Karib. En su declaración, Houli ha admitido ante el juez Fernando Andreu que preparaban un atentado mayor, con explosivos. Todos ellos son imputados por “pertenencia a una organización terrorista, asesinatos terroristas y posesión de explosivos”. Houli y Oukabir son trasladados a prisión. El juez Andreu pide 72 horas más de detención paraEl Karib y deja en libertad provisional a Aalla.

Atentados en Cataluña: cronología de una radicalización 1
Mohamed Houli, Driss Oukabir, Mohammed Aallaa y Salh El Karib, de izquierda a derecha. | Foto: AP

Continúa leyendo: La fisura incurable

La fisura incurable

Ignacio Vidal-Folch

¿Pero cómo pudo ser? ¿Cómo pudieron cambiarles así? Sobre la alienación que permitió al imán diabólico lavar el cerebro a unos chicos de Ripoll a quienes todos, o casi todos los que les conocían, consideraban encantadores, honestos, simpáticos, generosos, sociables y plenamente integrados en la comunidad, y que de repente resultaron ser unos asesinos de masas, lo más veraz, sencillo y sensato que se ha escrito en estos días –o por lo menos, que yo haya leído—es lo que le dijo un tal Raschid, primo de uno de los terroristas y vecino de Ripoll, a Nacho Carretero, de El País:

“Sí, nos criamos aquí y no tenemos problemas de convivencia, pero somos y siempre seremos los moros. En el colegio éramos los moros y las chicas no querían salir con nosotros. Y los mayores creen que vendemos hachís.”

Claro que no por eso cualquiera coge un coche y mata a quien se le ponga por delante. Pero ése es el trauma esencial, la fisura en el orgullo personal por donde se puede colar el discurso destructivo del imán, y no hay programa integrador, por bienintencionado y encomiable que sea, que cierre esa fisura, ese verdadero “hecho diferencial”. Ni los vecinos más cordiales, como hay que suponer que son los de Ripoll, pueden hacerlo. Y así sucede en todo el mundo: incluso en el “melting pot” de Nueva York las comunidades raciales y hasta nacionales siguen instaladas cada una en su propio barrio, y hasta el anterior presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, tuvo que sufrir que quien le sucedería en el cargo, Donald Trump, le acusase de no ser realmente americano de nacimiento.

Es una lástima grande tener que resignarse a una realidad cuya peligrosidad potencial el recurso de la razón, de la política y de la educación puede paliar, pero no suprimir. Puede ser que reconocerlo no ayude a resolver el problema, pero puede por lo menos ayudar a entenderlo.

Continúa leyendo: Estos son los 12 integrantes de la célula terrorista que atentó en Cataluña

Estos son los 12 integrantes de la célula terrorista que atentó en Cataluña

Redacción TO

Foto: Chema Moya
EFE

Los cuatro sobrevivientes de la célula terrorista de 12 miembros que perpetró los atentados de la semana pasada en Barcelona y Cambrils, fueron imputados por terrorismo este martes, reseña AFP.

Esto es lo que se sabe de los 12 hombres, varios hermanos, que presuntamente planearon y cometieron los ataques en Barcelona y la localidad costera de Cambrils, que dejaron 15 muertos y más de 120 heridos.

Los hermanos presuntamente implicados fueron los Oukabir (Driss y Moussa), los Aallaa (Said, Youssef, muertos y Mohamed), los Hichamy (Mohamed y Omar), y los Abouyaaqoub (Younes y Houssaine), todos ellos vecinos de Ripoll.

Ninguno de los 12 implicados tenía antecedentes penales por delitos terroristas, ni había sido investigado por ellos, aunque uno había estado en la cárcel por tráfico de drogas.

Detenidos

Driss Oukabir:

Se trata de un marroquí, de 27 o 28 años. Fue detenido el jueves en Ripoll, una localidad de 10.000 habitantes en el norte de Cataluña en la que crecieron la mayoría de los sospechosos. Es hermano de Moussa, uno de los muertos en el atentado de Cambrils.

Los 12 sospechosos de los atentados de Barcelona y Cambrils 2
Foto: J.J. Guillén | EFE

Mohamed Aallaa:

También es marroquí y fue detenido en Ripoll. Es hermano de dos de los implicados, uno muertos con seguridad en Cambrils, Said, y el otro, Youssef, presuntamente en la casa de Alcanar, donde les estallaron las bombas que preparaban para los atentados, aunque su muerte está pendiente de confirmación con los resultados de los exámenes de ADN.

Los 12 sospechosos de los atentados de Barcelona y Cambrils
Foto: J.J. Guillén | EFE

Mohamed Houli Chemlal:

Español, de unos veinte años nacido en Melilla, el enclave español en el norte de Marruecos quien resultó herido en la explosión de Alcanar.

Los 12 sospechosos de los atentados de Barcelona y Cambrils 1

Salh El Karib:

Marroquí, detenido también en Ripoll.

Muertos

Younes Abouyaaqoub:

Era marroquí y tenía 22 años. El único autor material del atropello de Las Ramblas del jueves se convirtió en blanco de una gigantesca cacería y estuvo prófugo hasta el lunes, cuando fue abatido por la policía entre unos viñedos de Subirats, un pueblo al este de Barcelona.

Se le atribuyen 14 de las 15 muertes de los atentados.

Abdelbaki Es Satty:

Es también un marroquí de 44 años. Se sospecha que este imán de Ripoll radicalizó a los jóvenes que participaron en el atentado y que fue el cerebro de los atentados. Murió en la explosión de Alcanar. Estuvo en la cárcel por tráfico de drogas entre 2010 y 2014, y pasó unos meses en el suburbio Machelen de Bruselas entre enero y marzo de 2016.

Descrito por quienes le conocieron como religioso, había pedido unas vacaciones en la mezquita en la que predicaba, para, según él, volver a Marruecos a resolver temas personales.

Moussa Oukabir:

Considerado inicialmente el autor del atentado de Las Ramblas, este marroquí de 17 años, vecino de Ripoll, fue abatido por la policía en Cambrils después de que el coche en que viajaba la célula atropelló a unos policías -uno de los cuales abatió a cuatro atacantes- y mató a una mujer a cuchilladas.

Mohamed Hichamy:

Este marroquí de 24 años murió en Cambrils.

Omar Hichamy:

Es el hermano de Mohamed. Murió en Cambrils. Su edad no ha sido proporcionada.

Said Aallaa:

Resultó muerto en Cambrils. Era de ascendencia marroquí y tenía 18 años. Abandonó repentinamente su domicilio en Ripoll el jueves alegando que se “marchaba a dar una vuelta con un amigo”, explicó su familia a la AFP, y emprendió los 300 kilómetros hasta Cambrils.

Houssaine Abouyaaqoub:

Hermano menor de Younes, el atacante de Barcelona. Le gustaba esquiar. Murió en Cambrils.

Youssef Aallaa:

La policía confirmó su muerte. Aunque no está claro como se produjo, todo apunta a que fue en la explosión de Alcanar.

Con información de AFP

Continúa leyendo: Identidad

Identidad

José Carlos Rodríguez

Foto: Alejandro Alvarez
Reuters

Un grupo de supremacistas blancos convocó una manifestación contra la retirada de una estatua del General Robert E. Lee en la ciudad de Charlottesville, Virginia. Es la ciudad en la que Thomas Jefferson construyó Monticello. Hubo una contramanifestación, convocada en parte por grupos no menos totalitarios, y el intercambio de argumentos se saldó con la muerte de una mujer. Ahora, la Universidad de Tejas retira los monumentos a los confederados. Ya se sabe, la historia la borran los vencedores. Pues de eso se trata. De reducir la historia a un conjunto de sloganes, vincularlos a unos símbolos, y borrar con ellos lo que quede del relato compartido del pasado. No sólo eso, sino que borran los símbolos en los que una parte de la sociedad puede verse reflejada.

El fondo ideológico de esta práctica orwelliana es la identidad. ¿Qué es la identidad? El camino de llegada de la igualdad. Si las personas han de ser iguales, deben serlo también a algo, que les otorgue su carácter; deben tener una identidad. Los individuos, con su infinita variedad, no tienen lugar aquí. Lo que eres entra dentro de tal o cual identidad. Y lo que pienses o hagas, poco importa. Lo que cuenta es en qué cajón te meten. Y qué conjunto de epítetos (pocos, para que se puedan recordar), asignan a cada identidad. ¿Hombre? Maltratador, explotador. ¿Afroamericano? Víctima. Y así, todo.

Se dice que la política de identidad es la gran contribución de Barack Obama a la política, que no todo va a ser encantar a la audiencia diciendo vaciedades. Pero el Partido Demócrata ya había hecho de las identidades su programa político desde Franklin D. Roosevelt. Sea como fuere, es a donde hemos llegado. La estatua del general Lee no es un monumento a una historia compartida. Es un instrumento político, el símbolo de una identidad. Una pieza en su tablero de ajedrez.

La identidad es una política de la izquierda. Y han tenido tanto éxito, o se han enfrentado a una derecha tan incapaz, que ahora hay personas que dicen pertenecer a una derecha identitaria. Cuando ocupas ambos lados del espectro político, está claro que has ganado.

TOP