Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Vida de perros, un proyecto fotográfico de Marcela Lopecito

Carola Melguizo

Foto: Marcela Lopecito

Marcela Lopecito, bonaerense de cuna y madrileña de adopción, como ella misma se define, es psicoterapeuta y fotógrafa. Una combinación interesante que le permite trasladar el mundo de las emociones al de la imagen de una forma orgánica y muy original. Es el caso de Vida de Perros, un proyecto fotográfico que explora el fuerte vínculo que existe entre perros y humanos.

“En mi barrio de La Guindalera, Madrid, soy parte y testigo-observadora del vínculo que los dueños establecen con sus perros en cada encuentro casual y circunstancial con mis vecinos. Después de mis aproximaciones con historias ajenas, entendí que en el presente que corre, muchos humanos buscamos perros en lugar de hijos, decidimos compartir nuestra soledad con una mascota, o cuando ya nuestra vida está más cerca del final, un perro pasa a ser un motor que la alarga. ¿Qué hay detrás de aquel vecino que dedica su tiempo en las rutinas de su perro, como yo?” Con esta reflexión, explica Lopecito, nació Vida de Perros.

Vida de los perros, un proyecto fotográfico de Marcela Lopecito 3

Vida de los perros, un proyecto fotográfico de Marcela Lopecito 2
Imágenes vía Marcela Lopecito

El proyecto, que aspira a convertirse en un fotolibro, está protagonizado por 20 parejas (perro-dueño) residentes de La Guindalera. Personas de diferentes edades y ocupaciones que comparten su vida con perros también muy diferentes los unos de los otros. Cada historia, cada relación, ha dado vida a un tríptico, en el que, en palabras de la autora: “Los retratos intentan hablar de ese vínculo, y los bodegones que los acompañan se encuentran cargados de historias personales o símbolos de las mismas, objetos que podrían guardarse en una cajita, resistiendo el paso del tiempo. Siempre me ha gustado coleccionar huellas que los seres dejan, testimonios del paso, del camino que recorren.” Cada tríptico va acompañado por un texto, creado a partir de lo que le han relatado a Lopecito los protagonistas.

Vida de los perros, un proyecto fotográfico de Marcela Lopecito 4

Vida de los perros, un proyecto fotográfico de Marcela Lopecito 5
Imágenes vía Marcela Lopecito

El poder de la fotografía

Marcela llegó a la fotografía en 2008 con la idea de utilizarla como herramienta para manejar el coste emocional que supone para ella convivir con las historias de sus pacientes, dada la gravedad de los síntomas que presentan y el vínculo que establece con ellos. Desde entonces, no ha parado de formarse y de contar historias. De sus proyectos, Vida de Perros es el primero que tiene protagonistas caninos pero seguro que no será el único, porque como bien dice ella: “Hay muchas más historias por escribir y fotografiar.”

Vida de los perros, un proyecto fotográfico de Marcela Lopecito 6

Vida de los perros, un proyecto fotográfico de Marcela Lopecito 7
Imágenes vía Marcela Lopecito

El proyecto se ha expuesto en algunos locales del barrio y el próximo mes de julio estará en el Museo del Cerrato, en Baltanás, Palencia. 

Vida de perros. from Marcela Lopecito on Vimeo.

Save

Save

Continúa leyendo: Llega a Madrid el nuevo Paraíso de la música electrónica

Llega a Madrid el nuevo Paraíso de la música electrónica

Cecilia de la Serna

Foto: Unsplash

Tras más de dos décadas olvidada en la ruta festivalera patria, la capital parece estar al fin copando el protagonismo que muchos esperaban. A las ya consagradas citas musicales que suponen algunas, como el Mad Cool o el DCODE, se une una propuesta hasta ahora inédita en Madrid: la primera edición de Paraíso, un nuevo festival que tendrá lugar en un espacio verde muy próximo al centro de la capital. Concretamente, como el ya citado DCODE, Paraíso pisará la hierba del Campus de la Universidad Complutense, y durará dos días: el 8 y el 9 de junio de 2018.

El lema de Paraíso es “Música electrónica y otras artes”, que es -además de un eslogan prometedor- toda una declaración de intenciones. Este festival de nueva generación ha nacido, según sus organizadores, “para ofrecer al público la oportunidad de vivir una experiencia multisensorial”.

De uno de los creadores del FIB

Este proyecto tiene la solvencia que solo la experiencia de los que están detrás de él puede otorgar. Desde el festival recuerdan que “Paraíso nace de la mano de un colectivo de profesionales con más de dos décadas de trayectoria en la gestión cultural. A la cabeza del proyecto se encuentra José Morán, cofundador y codirector hasta 2009 del FIB (Festival Internacional de Benicàssim)”. Algo que cuidan especialmente desde la organización de Paraíso es la imagen gráfica, que han creado de la mano del estudio madrileño Serial Cut. El resultado final es onírico, con elementos relacionados con el sonido y la naturaleza, la música electrónica y otros conceptos del festival, unidos mediante texturas orgánicas y evocadoras.

Tres escenarios para una experiencia completa

La gran incógnita es su cartel, que próximamente anunciará la organización en un primer avance, así como el resto de contenidos y disciplinas artísticas que formarán parte de la primera edición de Paraíso. Lo que sí aseguran sus organizadores es que “Paraíso se estrenará con un cuidado cartel compuesto por artistas que exploran los nuevos territorios de la electrónica y su confluencia con otros géneros y expresiones artísticas”.

El recinto del festival contará con hasta tres escenarios diferenciados, intervenciones artísticas, un área recreativa, varias zonas de descanso y un espacio gastronómico. Siguiendo la tendencia impuesta por muchos festivales, este será sostenible, con aforo limitado a 15.000 personas diarias, en el que la comodidad y los detalles harán que los asistentes disfruten de una experiencia única.

Reserva anticipada

A partir de ahora se puede reservar sin compromiso, y a través de la web de Paraíso, el abono a un precio especial de 35 euros y el pase premium a 95 euros. El plazo para confirmar la compra de la reserva finalizará 15 días después de la presentación del primer avance del cartel. Los asistentes de esta primera edición tendrán prioridad para acceder a las siguientes.

Continúa leyendo: Productos para perros que viven con humanos fanáticos de Star Wars

Productos para perros que viven con humanos fanáticos de Star Wars

Carola Melguizo

Foto: La Princesa Mia
La Guía del Perro

El viernes llega a los cines ‘Star Wars: Los últimos Jedi’. Sin duda, uno de los estrenos más esperados del año porque pocas franquicias cinematográficas pueden decir que cuentan con el nivel de fidelidad que tienen los seguidores de la saga creada por George Lucas hace más 40 años. ‘Star Wars’ forma parte de la cultura popular y miles de personas están en este momento, entrada en mano, contando las horas para ver el Episodio VIII y reencontrarse con personajes que ocupan ya un lugar importante en la historia del cine.

Es el caso de la icónica princesa Leia, que tristemente dice adiós a la saga tras la muerte de la actriz Carrie Fisher en diciembre del pasado año. Esta película es importante para sus seguidores, no sólo por ser la última que rodó la artista, sino porque en ella participa Gary, el bulldog francés que acompañaba siempre a Fisher y que por ella fue capaz de ir a una galaxia muy, muy lejana vestido de alien. El cameo, aunque breve, refuerza la fama del can que con su característica lengua afuera ha logrado conquistar muchísimos corazones y goza ya de gran popularidad en las redes sociales.

Star Wars y los perros

Las películas de ‘Star Wars’ son de esas que despiertan auténticas pasiones. Sus seguidores se entregan en cuerpo y alma y lucen con orgullo desde maletas hasta bolas para el arbolito, pasando por moldes de silicona, cepillos de dientes, bolígrafos y básicamente cualquier objeto que uno se pueda imaginar, incluyendo, por supuesto, todo el universo canino. Estos cinco productos harán que tu perro se sienta como un auténtico fan.

Productos para perros que viven con humanos fanáticos de Star Wars 5

1. Homedog de Oxidedrum

Una cama cómoda y segura que, además de servir como lugar de descanso para perros pequeños o medianos, se puede utilizar como mesa auxiliar o como elemento decorativo. Está hecha con un bidón industrial reciclado y es totalmente personalizable.

Productos para perros que viven con humanos fanáticos de Star Wars 2

2. Collares de MasTazas

Ligeros y resistentes, están hechos a mano con una tira de nylon forrada de tela algodón y cuentan con una anilla metálica para el enganche de la correa y una hebilla de plástico con cierre a presión. Hay varios estampados disponibles.

Productos para perros que viven con humanos fanáticos de Star Wars 3

3. Bandanas de algodón de Corgeous & Co

Son reversibles y se pueden personalizar con el nombre del perro y el teléfono de contacto. Están disponibles en todos los tamaños, desde la talla XS (Chihuahua) hasta la talla L (Gran Danés).

Productos para perros que viven con humanos fanáticos de Star Wars 4

4. Chapitas identificativa de Guau que Miau

Están 100% hechas a mano con arcilla polimérica. Por un lado llevan a uno de los personajes de ‘Star Wars’ en relieve y por el otro, el nombre del perro y el teléfono de contacto, para que nuestro amigo esté siempre identificado en caso de que se separe más de la cuenta.

Productos para perros que viven con humanos fanáticos de Star Wars 1

5. Orejas de Yoda de Funidelia

Diadema de tela, ajustable a la cabeza, con las orejas del famoso maestro Jedi. Sirve como complemento, pero también es el disfraz perfecto para aquellos perros que prefieren no utilizar ropa. “La capacidad de hablar, inteligente no te hace”, dijo Yoda. ¡Y cuánta razón tenía!

Continúa leyendo: ¿Por qué los bosques solo están creciendo en los países ricos?

¿Por qué los bosques solo están creciendo en los países ricos?

Redacción TO

Foto: Paul Summers
Unsplash

Los bosques de Sudamérica y del África subsahariana están desapareciendo. El planeta pierde cada año casi cinco millones de hectáreas netas. El precio de la deforestación se ve con claridad en países como Brasil o el Congo. Los bosques en los países occidentales ricos también están sufriendo cambios, pero justo al contrario: cada vez están creciendo más, ocupan más tierra como y sus árboles son más grandes.

Mientras en la zona brasileña del Amazonas la tala de árboles aumentó en 2015 por primera vez en una década, la demanda de soya y otros productos sembrados en la selva ha provocado una deforestación similar en Bolivia, y las tasas anuales de deforestación bruta en la cuenca del Congo se han duplicado desde 1990, los bosques se están extendiendo en casi todos los países occidentales.

En 1990, el 28% de España tenía bosques, ahora ese porcentaje ha aumentado al 37%. Tanto en Grecia como en Italia, el crecimiento fue del 26% al 32% durante el mismo período. Los bosques también están expandiéndose gradualmente en Norteamérica y Australia. Pero, además, los bosques están teniendo un crecimiento muy rápido en lugares que históricamente tenían muy pocos árboles. Uno de los casos más sorprendentes es el de Irlanda. Aproximadamente el 1% de ese país estaba cubierto de bosques cuando se independizó en 1922. Ahora los bosques cubren el 11% de la tierra y el Gobierno quiere aumentar la proporción al 18% para 2040.

¿Por qué los bosques solo están creciendo en los países ricos? 1
Foto: Mr.Marco/Unsplash

¿A qué se debe esta tendencia? Los expertos de The Economist apuntan a dos principales factores para explicar este crecimiento. El primero es el abandono de las tierras de cultivo, especialmente en lugares altos y secos donde son más difíciles los cultivos. Cuando los agricultores dejan de intentar ganarse la vida con aceitunas u ovejas, los árboles vuelven a esas tierras.

Bosques contra el cambio climático

El segundo es la política y el subsidio de los Gobiernos. Los países han protegido y promovido los bosques por diversas razones a lo largo de la historia: desde la necesidad de construir buques de guerra de madera hasta el deseo de promover la construcción de viviendas suburbanas. Ahora, los árboles tienen cada vez más importancia en la lucha del planeta contra el cambio climático. Estos grupos de árboles son sumideros de carbono por su conversión de CO2. En algunas zonas del planeta, como en Louisville (Estados Unidos), se está apostando por la plantación de millares de árboles para comprobar que pueden tener un beneficio directo en la mejora de nuestra salud y en la lucha contra las enfermedades cardiovasculares.

Sin embargo, el enverdecimiento de occidente no ha sido bien recibida por todos. Los agricultores se quejan de que se está dejando de usar tierra para plantaciones de árboles que reciben subsidios muy generosos y, en ocasiones, superiores a los que reciben las tierras para agricultura y ganadería. Partes de España y Portugal están afectadas por incendios forestales terribles, como el que hace unos meses azotó a Galicia. Estos incendios en parte se producen en áreas replantadas con eucaliptos, una especie de importación australiana que se plantó para su pulpa pero que se ha extendido por sí misma.

Pero a pesar de las críticas, el crecimiento de los bosques occidentales se ha convertido en un fenómeno inexorable, tanto como la deforestación imparable en otras partes del mundo debido a la tala comercial y a la utilización de estas tierras para cultivar y para ganado. Son las dos caras del mismo globo.

Continúa leyendo: Contra la navidad

Contra la navidad

José María Albert de Paco

Foto: JON NAZCA
Reuters

Cuánto añoro las Navidades sin afeites ni plusvalías, aquellas en que sólo se celebraba eso, la Navidad, y  que habrían de pasar a la historia por frugalidades como los tortazos de Lussón a Codeso, las empanadillas de Encarna o que una niña de San Ildefonso fuera negrita. Aquellas Navidades, en fin, cuya luz se descomponía en expectación, contento y melancolía, y que apenas precisaban de alegorías mundanas, como no precisa el fútbol del rugido de la vida. Un Belén entrañaba la posibilidad de que los niños rehiciéramos el mundo con arreglo a un orden que intuíamos trascendente, y Dios atendía la disposición de los patitos en el río con el mismo celo con que hubo de velar la construcción de las más excelsas catedrales góticas, siendo así que el poblado entero parecía hallarse bajo una tutela cenital, un ojo de halcón hogareño que nos impelía, al pasar frente a la librería, a mover unos milímetros una oveja rezagada, evitando así su descarrío, o a enderezar la fila por la que discurrían los Reyes Magos, en un vívido remedo de la Cabalgata que en la noche del 5 recorrería la ciudad. O a abrigar al Niño, no fuera a coger frío. Nunca tuve la impresión de estar ante una maqueta. Y sí la tengo hoy, en cambio, al ver los belenes institucionales, esas soft parades inclusivas, transgresoras, sostenibles y aun antifascistas, inequívocamente comprometidas con la política de déficit cero y quién sabe si portadoras, a modo de pasatiempo infantil, de un mensaje cifrado de solidaridad con los presos.

Unas Navidades que son, definitivamente, más, mucho más que unas Navidades. O lo que es lo mismo: menos.

TOP