Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Vizcaya: un retazo de Europa en Miami con el que sueñan novias y quinceañeras

Tal Levy

Foto: Tal Levy
The Objective

Ser aquello que queremos, lucir como siempre deseamos, al menos por un día. Maquillarse, mostrar la mejor cara. Sin sospecharlo siquiera, las muchas quinceañeras que con sus vaporosos vestidos se sienten princesas y las novias que también posan su felicidad en cada rincón de este lugar de ensueño reproducen el anhelo de quien fuera amo y señor de Vizcaya, James Deering: una vida de celebración, una fantasía idealizada.

Algunas logran materializar su ilusión por todo lo alto festejando su boda allí, otras se conforman con fotografiarse frente al embarcadero de inspiración veneciana, en los jardines geométricos que simulan ser italianos o franceses y ante obras procedentes de distintos países y estilos implantadas en una lujosa villa asentada en una joven ciudad como Miami en la que muy pocas construcciones superan el siglo, pero cuyo presuntuoso dueño pretendió hacerla lucir tal cual fuera europea y mucho más antigua de lo que en realidad es.

Vizcaya: un retazo de Europa en Miami con el que sueñan novias y quinceañeras 1
Entre los árboles podados geométricamente, las quinceañeras buscan un rincón para fotografiarse / Foto: Tal Levy

Convertida en museo tras ser adquirida por el condado de Miami-Dade en 1952 y declarada Monumento Histórico Nacional de Estados Unidos en 1994, Vizcaya festeja durante todo este año su centenario con el arte y la naturaleza casados en armonía en este paraje ubicado en Coconut Grove.

“Aquí comenzó hace 100 años el interés de Miami por el arte, la cultura internacional y la innovación”, ha destacado a la agencia EFE el director ejecutivo de Vizcaya Museum & Gardens, Joel Hoffman.

Su indiscutible y singular belleza la ha llevado a ser locación de películas como Iron Man 3, Ace Ventura: un detective diferente, Dos policías rebeldes 2, Un domingo cualquiera y Aeropuerto 77.

Bien podría haber servido como escenario de El gran Gatsby por esos aires de grandeza, que hicieron, además, que el rapero estadounidense Pitbull rodara parte de su vídeo musical Wild Wild Love allí y la otra en la mansión de Playboy en Los Ángeles.

Pero no todo en esta villa es fantasía. Ha sido sede de importantes acontecimientos como la Primera Cumbre de las Américas realizada en 1994 durante el gobierno de Bill Clinton. También sirvió para darle la bienvenida oficial a los reyes Juan Carlos y Sofía de España y a la reina Isabel II de Inglaterra, entre otros.

Vizcaya: un retazo de Europa en Miami con el que sueñan novias y quinceañeras 2
Al igual que las habitaciones de la casa, los jardines recrean ambientes muy distintos de inspiración europea / Foto: Tal Levy

Un festín a la vista

Fue con un gran baile de máscaras junto al mar como se inauguró Vizcaya en la Navidad de 1916 con bombos y platillos: dos cañones de bronce del siglo XVII lanzaron su salva, mientras Deering y sus invitados desembarcaban disfrazados de campesinos, eso sí, italianos.

Ese sería el primero de los inviernos que el multimillonario que residía en Chicago, miembro de la familia que modernizó la agricultura en Estados Unidos, pasaría ahí hasta su muerte, en 1925.

La imagen más emblemática e inconfundible: una escultura acuática de 15 metros de largo hecha de piedras locales y que semeja una barcaza, la cual sirve de rompeolas para resguardar la terraza y sus escalinatas, así como la casa ubicada de manera privilegiada frente a la bahía. La obra fue concebida por el director artístico de toda la propiedad, Paul Chalfin. Alexander Calder, padre del afamado escultor cinético homónimo, ayudó a darle forma.

Vizcaya: un retazo de Europa en Miami con el que sueñan novias y quinceañeras 3
El embarcadero de estilo veneciano deslumbraba a los muchos invitados de Deering, muy dado a celebrar fiestas / Foto: Tal Levy

“Al final, mi sentido de la belleza superó a la realidad histórica”, escribió Deering en una carta fechada en 1915 aludiendo al nombre de Vizcaya, que evoca al explorador español Vizcaíno de quien oyó decir había navegado en las costas de Florida. Daba igual que fuera o no verdad, como descubrió; resonaba a España, a los viajeros de antaño y también a la miamense bahía de Biscayne.

¿Cómo adaptar la realidad a la fábula? A cada extremo de la plaza en la entrada de la propiedad, dos antiguas estatuas italianas de mármol se convertirían, según las inscripciones añadidas, en las de Juan Ponce de León, el conquistador español que descubrió Florida en 1513, al cual se le incorporó un globo a sus pies con la península para dar credibilidad a su nueva identidad; y Bel Vizcaya, un imaginario nombre al servicio de la ilusión de Deering.

Las 250.000 personas que visitan al año la villa en realidad ven las réplicas de este par de figuras, pues las originales fueron resguardadas para evitar su erosión.  

Vizcaya: un retazo de Europa en Miami con el que sueñan novias y quinceañeras 4
Vizcaya fue convertida en museo en la década de los años cincuenta en Miami, una ciudad sin mucho pasado / Foto: Tal Levy

Excentricidad hecha mansión

El pasado se entrecruza con el presente en la casa, diseñada por el arquitecto Francis Burrall Hoffman.

El mobiliario y los muchos objetos decorativos buscaban impresionar. Neoclásicos, barrocos, rococós, renacentistas, mientras más estilos mejor pues se podía aparentar que la residencia había sido habitada por muchas generaciones, lo que la distinguiría aún más, como los antiguos palacios europeos que Deering deseaba recrear.

A su vez, sin proponérselo, Vizcaya es reflejo de una época en la que los industriales ricos de Estados Unidos levantaron lujosas propiedades con tesoros antiguos comprados en todo el mundo gracias a que entonces no existían leyes que protegieran las obras consideradas como patrimonio nacional.

Los tapices del Comedor Chalfin procedían de la residencia de los poetas ingleses de la era victoriana Robert Browning y Elizabeth Barrett. El arpa del Salón de Música fue adquirida de manos de un comerciante de arte de Nueva York que aseguró había sido fabricada por quien le hacía los instrumentos a la reina María Antonieta de Francia, así como afirmaba que el clavicordio había pertenecido a un Pontífice del siglo XVII.

Sin imaginarlo Deering, muchos años después de su muerte, el Vestíbulo del Renacimiento fue testigo de la conversación que mantuvieron en 1987 el papa Juan Pablo II y el entonces presidente Ronald Reagan.

Uno de los más preciados objetos se encuentra en esa majestuosa sala: la Alfombra del Almirante, de unos 600 años de antigüedad y creada para el abuelo del Rey Fernando de España. Desplegada hacia el techo, con su cerca de 27 pies de largo y 8 pies de ancho, lleva tejidos símbolos que muestran la convivencia para el momento del cristianismo y el islam en la península ibérica. En antiguas columnas romanas descansan lámparas modernas.

Vizcaya: un retazo de Europa en Miami con el que sueñan novias y quinceañeras

Un mundo dentro de otro

El afán por exhibir un pasado no podía dejar de lado innovadoras tecnologías, más tratándose de un dueño cuya fortuna familiar fue amasada gracias a la fabricación de maquinaria industrial. Así, por ejemplo, los visitantes pueden ver el equipo de refrigeración, el reloj maestro, el montaplatos que permitía bajar la comida de la cocina ubicada en el segundo piso a la Sala de Servir de abajo o el sistema de telefonía, uno de los primeros del condado de Miami-Dade. De hecho, se cuenta que el inventor Thomas Edison visitó la mansión, así como el exmandatario Warren G. Harding.

Por supuesto, también hay una biblioteca, esta de estilo neoclásico, tan propia de las residencias de la aristocracia europea.

El dormitorio y el baño de Deering, con opulentos detalles como las llaves en forma de cisne chapadas en oro de la bañera, no podían, quizá, estar decorados con otro estilo que no fuera el imperial, inspirado en la época napoleónica.

Vizcaya: un retazo de Europa en Miami con el que sueñan novias y quinceañeras 8
Té y almuerzos se servían en los tiempos de James Deering en este refugio en la bahía de Biscayne / Foto: Tal Levy

Con sus pinturas de jardines románticos, obra de Jean-Antoine Watteau, que evoca la moda de vestir española que impactó la Francia del siglo XVIII, el lujoso Dormitorio Espagnolette estaba destinado a las invitadas femeninas. Desde ahí se podía entrar al balcón personal de Deering por medio de una puerta secreta situada al lado de la chimenea, que como reconoció el magnate soltero en una carta despertaba gran curiosidad.

Las numerosas habitaciones tienen ampulosos nombres, como la Goyesca, llamada así pues según Chalfin sus decoraciones se pensaba provenían de España y “habrían sido del agrado de la mecenas de Goya”. Sin embargo, los paneles de la pared son italianos, por lo que “este ‘error’ indica que para muchos de los patrocinadores y diseñadores de aquella época era más importante crear impresión que presentar los hechos”, como pueden leer hoy en un cartel los turistas que recorren el museo.

Mientras el dormitorio Giudecca recuerda esa isla veneciana, el Cathay rememora el modo en que Marco Polo denominó a China y es de estilo asiático, al igual que la Sala del Desayuno. Un sincretismo total.

Vizcaya: un retazo de Europa en Miami con el que sueñan novias y quinceañeras 5
Vizcaya no representa una propuesta más de esparcimiento, sino una suerte de viaje en el tiempo / Foto: Tal Levy

Una ventana en el tiempo

En las puertas de vidrio de la Logia Cerrada, que permiten ver los jardines, están dos de los símbolos de Vizcaya que se repiten en toda la casa: la carabela, el preferido por Deering, y el caballo de mar, por el que se decantaba Chalfin.

“Hoffman señala que si bien la carabela representa a los viajeros europeos que volvían del Nuevo Mundo cargados de tesoros, en Vizcaya puede verse como un símbolo de los viajeros que, como Deering, iban a Europa y volvían con arte y joyas en la llamada ‘Época dorada’ de Estados Unidos (desde el fin de la Guerra de Secesión hasta la I Guerra Mundial)”, reseña El Nuevo Herald.  

Uno de los últimos bosques vírgenes de manglares del sur de Florida enmarca los 10 acres de jardines, diseñados por Diego Suárez.

Los árboles podados geométricamente, como en los jardines franceses e italianos de siglos pasados, las fuentes, los jarrones, las estatuas y demás esculturas al aire libre integran el concepto europeo al ambiente subtropical donde está enclavado.

Vizcaya: un retazo de Europa en Miami con el que sueñan novias y quinceañeras 7
El esplendor de Vizcaya es un gran atractivo para los novios de toda Miami

Toda una diversidad, como los robles plantados en los Jardines Formales; la higuera estranguladora del Jardín Laberinto, donde alguna vez hubo altos setos en los que perderse que no sobrevivieron a las marejadas producidas por los huracanes; o los pinos australianos elevados sobre macetas de terracota del Jardín de la Fuente, que se había proyectado fuera el Jardín de Rosas pero estas no prosperaron debido a la inclemencia del sol y el aire salado.

Del Jardín de las Orquídeas, hoy conocido como Jardín Secreto, tan sólo quedan las macetas que albergan plantas que sí son capaces de resistir al fuerte calor y viento. Tanto le gustaban a Deering las flores que la casa disponía de un salón dedicado exclusivamente a preparar cada día arreglos florales.

En cuanto al Jardín Teatro, se desconoce si fue utilizado para tales fines pero allí permanecen erigidas las estatuas representativas de Arlequín y Polichinela en esa estancia inspirada en La Pietra, una villa florentina que conocieron Deering y Chalfin.

Muchas son las celebraciones que hoy acoge Vizcaya, tal cual en tiempos de su original dueño, como la del cierre de Miami Fashion Week 2016 donde el actor malagueño Antonio Banderas debutó como diseñador.

Pero también los miamenses la alquilan para matrimonios y fiestas de quince años, edad que marca el tránsito de niña a mujer en la cultura popular latina. Como se escucha al director ejecutivo de Vizcaya Museum & Gardens, Joel Hoffman, en la audioguía del museo: “Estamos muy orgullosos de que muchas jovencitas elijan los jardines de Vizcaya para celebrar ese momento tan especial de sus vidas. Yo estoy encantado de ver que nuestra comunidad se beneficia de este lugar. Aunque lo utilicen de un modo que James Deering no pudiera haber imaginado, este uso tiene una gran relevancia hoy en día y contribuye a hacer de Vizcaya un elemento insustituible del sur de la Florida”.

Save

Save

Continúa leyendo: 10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo

Nerea Dolara

Foto: Fotograma de El Gran Dictador

Ya que el presidente de EEUU parece no tener idea de lo que son el fascismo y el racismo (ya habrá otras 10 películas sobre este tema) ofrecemos una selección de películas para que abandone su ignorancia y se eduque.

Esta semana no ha sido la mejor en el ranking social humano de la tolerancia. Y no es que las demás lo sean y esta sea una excepción, pero presenciar al presidente del país más poderoso del mundo (teóricamente… China tiene más poder real, no nos engañemos), Donald Trump, responder tibiamente -por decirlo con un eufemismo- o de forma inaceptable -para decirlo más claramente-, a la manifestación de extrema derecha y de supremacistas blancos organizada en Virgina -que terminó con la muerte de una manifestante que había asistido a hacer frente al grupo de fascistas a manos de un neonazi al volante, y con varios heridos y demostraciones de violencia- hunde el alma a niveles de inframundo.

Trump parece asumir que un grupo de racistas y fascistas que gritan consignas nazis y del Ku Klux Klan y proponen aniquilar a los que no sean del mismo blanco o las mismas ideas que ellos pueden ser equiparables a unos manifestantes que pacíficamente optan por hacer frente a estos despliegues con consignas a favor de la tolerancia. Parece que Trump no tiene muy claro lo que es el fascismo (del racismo hablaremos en otro post). Así que aquí, desde lejos y dejando claro que fascismo y racismo no son cosas aceptables, le proponemos al presidente Trump una lista de películas para que se eduque, para que aprenda, para que desarrolle su intelecto y directamente deje de vivir en esa ignorancia a la que ya, en tan poco tiempo de gobierno, nos ha acostumbrado (aunque siempre la primera reacción sea el horror). Aquí tiene presidente -y por extensión todos los que piensen que tiene razón- una propuesta de festival de cine antifascista para que despierte sus neuronas.

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo 11
La casa de los espíritus muestra la terrible llegada al poder de Pinochet.

La casa de los espíritus (1993)

Adaptación de la novela de Isabel Allende sobre el golpe de Estado de Augusto Pinochet y sus consecuencias en la vida de una familia chilena. Los Trueba son una familia con dinero. El padre, de derechas y bastante déspota, controla los impulsos libres de la madre y se indigna cuando su hija se enamora de un rojo. Tanto se indigna con el ascenso de la izquierda que colabora con el golpe de Estado que lleva a Pinochet al poder. Su hija, una disidente, es detenida y torturada, y este ex ministro se da cuenta del poco poder que se tiene cuando un dictador asume las riendas… sin importar quién seas o hayas sido.

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo 18
Un retrato frío y terrible de la maldad humana.

La solución final (2001)

Esta poco conocida película es discreta y pavorosa. Básicamente una obra de teatro (se desarrolla mayormente en un espacio) y con actores de la talla de Kenneth Brannagh, Colin Firth o Stanley Tucci, este drama para televisión (es de HBO) retrata las reuniones sostenidas por los altos mandos nazis durante la guerra, durante las que se decidió tomar la que se llamaría la solución final: el exterminio de los judíos de una forma eficiente. Fría, cruenta y sin pizca de violencia explícita, es un retrato perfecto de la maldad humana sin tapujos. Horrible como pocas, merece una advertencia… porque el resultado de esa reunión es conocido por todos.

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo 17

Sonrisas y lágrimas (1965)

Es un musical bastante conocido, pero entre tanta historia de amor y canciones sobre cosas favoritas a veces se olvida que la familia Von Trapp no sólo es famosa por cantar en grupo sino por escapar de Austria a través de Los Alpes después de la anexión alemana. El coronel Von Trapp, como bien muestra el gif que ha rondado Facebook estos días tras los eventos de Charlottesville en que se le ve desgarrada una bandera con una esvástica, repudia a los nazis y su intransigencia con respecto a su opresión (no pretende ceder ante sus amenazas o sus insinuaciones) significa dejar atrás su país, su hogar y todo lo que conocen él y su familia.

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo 10
La ola es un ejercicio espeluznante por posible.

La ola (2008)

Esta espeluznante película alemana muestra el experimento que un profesor de bachillerato emprende con sus alumnos cuando debe enseñarles sobre autocracia. Los adolescentes están convencidos de que una dictadura cono la nazi jamás podría implantarse en la Alemania moderna, así que el instructor comienza a establecer condiciones fascistas en el salón de clase: deben llamarle por otro nombre, clasifica y agrupa a los estudiantes con mejores y peores notas, inventa un saludo propio, excluye a quienes discuten estas medidas… al final el ejercicio prueba ser eficaz y aterrador. Los alumnos, no todos pero la mayoría, caen ante las nuevas normas. Nadie está a salvo de los populismos, el fascismo es siempre una posibilidad horrorosa y la democracia no se puede dar por sentado.

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo 19
El pianista es una obra maestra que pesa en el alma.

El pianista (2002)

Películas sobre la Segunda Guerra Mundial podrían conformar esta lista exclusivamente, pero ha habido más ejemplos de fascismos en el mundo y la mayoría además son muy conocidas. Este clásico moderno de Román Polanski relata la terrible historia del pianista polaco Wladyslaw Szpilman. Basada en la historia real del músico, la película muestra su periplo en el gueto de Varsovia y luego su supervivencia gracias a un oficial alemán que decide mantenerlo prisionero y no matarlo para que le toque el piano. Alrededor de Szpilman y su historia se suceden las muertes de todos los miembros de su familia y la inmensa mayoría de los judíos y otros perseguidos en la Polonia invadida por los nazis.

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo 12
La lengua de las mariposas no es para débiles. Su última escena marca la vida.

La lengua de las mariposas (1999)

Esta película española muestra el peso que tiene la intolerancia y las bases absurdas y contagiosas que la alimentan. Un extraordinario profesor republicano logra establecer una entrañable relación con un estudiante asustado por ir a la escuela (le han dicho que los maestros pegan). Ambos enriquecen la vida del otro poco tiempo antes del alzamiento de 1936. Lo que sigue a la rebelión fascista es doloroso –el relato se desarrolla en Galicia donde los falangistas cometieron atrocidades contra simpatizantes de izquierdas antes incluso de que se hablara de una guerra– y, si son de corazón sensible, capaz de dejar cicatriz. Una película hermosa y dolorosa sobre el sin sentido de la guerra y la intolerancia. Un retrato doloroso, de los muchísimos, de la Guerra Civil Española.

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo 16
American History X: Un nazi que recapacita… deseemos que haya esperanza.

American History X (1998)

Una historia bastante más contemporánea, pero no menos horrorosa. Edward Norton interpreta a un neonazi condenado a prisión luego de asesinar a sangre fría dos jóvenes negros. Durante su estadía en la cárcel este fanático descubre la limitación e ignorancia de sus ideas cuando comienza a socializar con un preso afroamericano que le ayuda. Mientras tanto su hermano menor, Edward Furlong, admirador pleno de Norton se convierte en un feroz neonazi. Cuando sale de la cárcel intenta convencerle de que el camino que ha elegido es incorrecto. Y cuando lo entiende es demasiado tarde. Su voz, leyendo su último ensayo sobre los valores nazis y su invalidez, cierra la película: “El odio es equipaje. La vida es muy corta como para sentir ira todo el tiempo. No vale la pena”.

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo 14
Dos pesos pesados italianos en un retrato íntimo de la tolerancia.

Una jornada particular (1977)

Marcello Mastroianni y Sophia Loren protagonizan esta película de Ettore Scola. La historia es la siguiente: Loren está sola en casa mientras su esposo fascista y sus hijos malcriados asisten a los desfiles y actos organizados por la visita de Hitler a Mussolini. Mientras tanto su vecino, Mastroianni, se encierra en su piso sin poder trabajar, ha sido puesto en una lista negra por sus preferencias sexuales y sus ideas. Cuando el pájaro de él se escapa y termina en casa de ella, el par termina por pasar el día juntos. Y la vida de ambos cambia.

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo 15
Incapaces de ver el horror que venía… quién iba a imaginar semejante maldad.

El jardín de los Finzi Contini (1970)

Esta adaptación de Vittorio da Sica no sólo es visualmente hermosa, sino terriblemente triste. Los Finzi Contini, una familia judía italiana de dinero, ven surgir el fascismo y el nazismo incrédulos de que tal locura vaya a durar mucho. Su clase social, sus valores liberales y el mundo -no son los únicos en juzgar su ambiente por quienes los rodean y piensan como ellos- en que han vivido les impide ver el peligro real en que se encuentran. Y cuando lo ven es demasiado tarde.

 

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo 13
El Gran Dictador sin duda es una de las obras maestras de Chaplin.

El gran dictador (1940)

Charles Chaplin se adelantó incluso a la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial con esta película: una condena abierta y directa al nazismo, al fascismo y en general a las dictaduras. Chaplin interpretó tanto al horrible dictador, como al barbero judío perseguido. La película fue un éxito en su momento y ha sido catalogada por la crítica general como una obra maestra y por los historiadores como una obra de importancia en su tiempo. El discurso final, una fuente de lágrimas, más aún que estos antivalores vuelven a brotar, merece ser oído una y otra vez.

Continúa leyendo: 'American anarchist': la historia tras el manual que inspiró la masacre de Columbine

'American anarchist': la historia tras el manual que inspiró la masacre de Columbine

Jorge Raya Pons

Foto: Netflix

Apenas tenía 19 años cuando escribió aquel libro lleno de furia y frustración, pero lo cierto es que William Powell pasó el resto de su vida arrepentido. El libro se publicó en 1970 y recetaba los ingredientes para ser un guerrillero: un libro que combinaba ensayos sobre la libertad absoluta con fórmulas para convertir un rifle en un lanzagranadas o fabricar dinamita en la cocina de casa. “Tenía 19 años, estaba cabreado y pensaba que el gobierno estaba fuera de sí”, dijo Powell muchos años después.

Aquella obra, llamada The Anarchist Cookbook (El libro de cocina del anarquista, en castellano), generó un revuelo enorme: los setenta fueron tiempos de rebeldía, los manifestantes se radicalizaron, las manifestaciones se masificaron, y no era extraño que muchas concluyeran con heridos, con vehículos en llamas, con explosivos y disparos en los peores casos. Y era en estos cuando la policía, después de detener a los culpables, inspeccionaban sus casas y encontraban el libro de Powell.

'Anarchist cookbook': el libro para guerrilleros que inspiró la masacre de Columbine 1
William Powell, en un fotograma del documental ‘American Anarchist’. | Foto: Netflix

Ninguno de ellos tenía en cuenta la advertencia de la contraportada. “Lea este libro, pero mantenga en mente que los temas aquí tratados son ilegales y constituyen una amenaza”, dice. Y continúa: “Casi todas las recetas son peligrosas. Ese libro no es para niños, ni para idiotas”.

Durante muchos años, Powell rechazó entrevistas y reportajes, desapareció de la primera plana. Aquel libro que solo una editorial de vanguardia se atrevió a editar –ganando toda una fortuna tras vender más de dos millones de copias– le costó una imagen terrible que arrastró siempre: Powell acabó pagando caro el pecado de juventud. Los años de silencio quedaron atrás con la grabación de un documental dirigido por Charle Siskel y disponible ahora en Netflix bajo el título de American Anarchist.

En esta obra se conoce a otro Powell: al británico con problemas de integración en la escuela, hijo de diplomático, inmigrante en Estados Unidos. Al orador sereno y progresista, recluido en Francia, docente de alumnos con déficit de atención. Viajó por América y África, logró hacerse un nombre, pero le rechazaron una y otra vez en decenas de escuelas tras descubrir que había escrito un libro tan violento.

Aquel recetario sobre cómo destruir el sistema no pasaba de moda y volvió a coger fama en los 2000, después de que los dos asesinos del instituto Columbine, donde mataron a 12 alumnos y un profesor durante un asalto de 50 minutos, manifestaran la influencia de la obra de Powell: este hecho quedó reflejado en el documental Bowling for Columbine, de Michael Moore.

'Anarchist cookbook': el libro para guerrilleros que inspiró la masacre de Columbine 3
Uno de los alumnos que sobrevivió a la masacre de Columbine, durante el funeral de sus compañeros. | Foto: Gary Caskey/Reuters

En una entrevista publicada en la norteamericana National Public Radio, Siskel hace una serie de reflexiones sobre cuanto percibió en las palabras de Powell. “Sé que le afectó profundamente descubrir las relaciones entre el libro y los actos violentos”, dice. “En sus propias palabras, aquello le llenó de remordimiento, aunque luego distinguió entre remordimiento y arrepentimiento. Creo que no se arrepintió de haber escrito el libro, ya que de alguna manera le ayudó a definir quién era y maduró con la experiencia”.

Y continúa:

“Pero también creo que aunque el libro haya estado relacionado con algunos casos de violencia y haya sido influyente para la gente que lo ha leído, eso no le convierte en responsable en ningún sentido legal o causal. La información que está en el libro está disponible en Internet y en muchos otros lugares, incluso en aquel momento. Quiero decir: el propio Bill consiguió la información de la biblioteca pública, estaba ahí. Creo que la gente que estaba decidida a actuar violentamente habría encontrado la forma de hacerlo de cualquier otra manera. Así que dibujar una especie de vínculo directo es injusto. Con todo, mi sensación es que nada de eso ha servido de consuelo para Bill a lo largo de su vida”.

William Powell murió de un ataque al corazón el 11 de julio de 2016 a los 66 años, aunque pasaron muchos meses hasta que su familia lo hizo público. Powell murió, sin embargo, sin ver concedido su último deseo: la retirada definitiva de la obra que marcó su vida.

Continúa leyendo: Este es el líder de la "supremacía blanca" en Charlottesville

Este es el líder de la "supremacía blanca" en Charlottesville

Anna Carolina Maier

Foto: Justin Ide
Reuters

El periodista Jason Kessler tiene 34 años y es uno de los organizadores de las manifestaciones por la “supremacía blanca” en Charlottesville, una ciudad situada en el condado de Albemarle (Virginia) en los Estados Unidos que en los últimos días ha vivido un ataque por parte de un supremacista blanco que se ha saldado con al menos tres muertos y una veintena de heridos.

Kessler nació en el lugar y es el presidente de una organización que se identifica como encargada de “defender la civilización occidental” de nombre Unity and Security for America (Unidad y Seguridad para América).

En su descripción, el grupo señala que busca defender los “valores occidentales incluyendo su historia, la cultura, los principios y los pueblos”.

“Creemos que la inmigración desenfrenada está dañado a nuestra civilización. Las intervenciones extranjeras innecesarias y los ataques contra la historia y el patrimonio occidental son perjudiciales para la supervivencia de la tradición que nos trajo la razón, la lógica, la medicina, los derechos humanos y nos llevó al espacio exterior”, destaca.

Este hombre se ha mostrado no solo en contra de los negros sino de los inmigrantes en general. Muchas de sus opiniones están publicadas en su blog personal.

En esa página web se describe a sí mismo como un “periodista, activista y autor”.

Añade que “es conocido” por sus trabajos de investigación publicados en medios como The Washington Post, The Daily Caller y The Daily Progress. Además escribió una “novela de crimen negro” así como un libro de poesía. Tiene una maestría en la Universidad de Virginia.

En mayo, fue responsable de organizar el primer mitín en Charlottesville en rechazo a una propuesta para quitar una estatua de Robert E. Lee – general estadounidense que encabezó los ejércitos de los Estados Confederados de América durante la Guerra de Secesión- de un parque local.

En 2015, cuando un supremacista blanco mató a nueve personas negras en Carolina del Sur, los estadounidenses comenzaron a pedir que se retiraran las referencias a personajes racistas. Esto incluía estatuas, nombres de calles y escuelas. Kessler aboga porque esto no se logre.

La retirada de la estatua del general Lee en Nueva Orleans a principios de 2017 también trajo controversia y manifestaciones en la ciudad que han desencadenado en hechos violentos como los del fin de semana que causaron tres muertos y varios heridos.

Kessler en otra ocasión fue arrestado por desobedecer a un policía. Ha dicho que no pertenece a la organización de extrema derecha Ku Klux Klan y también, en otro momento, comenzó un movimiento para intentar remover del cargo a Wes Bellamy, un concejal negro de Charlottesville.

Continúa leyendo: El ataque de Charlottesville, en imágenes

El ataque de Charlottesville, en imágenes

Redacción TO

Foto: Steve Helber
AP

La retirada de la estatua de un general confederado de la Guerra Civil estadounidense en Charlottesville (en el Estado de Virginia) desencadenó ayer una manifestación de supremacistas blancos y neonazis y una contraprotesta contra los dos primeros. Durante la marcha, bajo el lema “Unir a la derecha”, uno de los supremacistas embistió con su coche a los manifestantes opositores minutos antes del medio día y, acto seguido, aceleró marcha atrás para seguir atacando. El atacante, un joven de 20 años originario de Ohio, ya ha sido detenido y el FBI ha anunciado este domingo que ya ha iniciado una investigación. Tras un balance provisional de tres muertos y una veintena de heridos, han comenzado ya los homenajes a las víctimas. Estas son algunas de las imágenes que se han visto en Charlottesville este fin de semana.

El ataque de Charlottesville, en imágenes 1
Un manifestante opositor utiliza un espray encendido contra un supremacista blanco. | Foto: Steve Helber / AP
El ataque de Charlottesville, en imágenes 2
A la derecha, un coche contra el que chocó el atacante; a la izquierda, una de las víctimas recibe primeros auxilios. | Foto: PAUL J. RICHARDS / AFP
El ataque de Charlottesville, en imágenes 3
El personal sanitario traslada a una de las víctimas a la ambulancia. | Foto: Joshua Roberts / Reuters
El ataque de Charlottesville, en imágenes 4
Foto policial del sospechoso, James Alex Fields, Jr, de 20 años y natural de Ohio. | Foto: Albemarle County Jail / AFP
El ataque de Charlottesville, en imágenes 5
Foto de Facebook de Heather Heyer, víctima mortal del atropello. | Foto: Handout / Reuters
El ataque de Charlottesville, en imágenes 6
Fotos sin datar de los agentes de policía M.M. Bates (izquierda) y H. Jay Cullen (derecha). Murieron cuando se estrelló el helicópteo en el que volaban para prestar asistencia a las víctimas. | Foto: Virginia State Police / AP
El ataque de Charlottesville, en imágenes 7
Una manifestante sostiene una pancarta en señal de rechazo por el atropello de Charlottesville. El cartel reza “No me puedo creer que todavía siga protestando”. | Foto: Josh Edelson / AFP
El ataque de Charlottesville, en imágenes 8
Un grupo de manifestantes protesta por el ataque. “Basura fascista, se os ha acabado el tiempo”, se puede leer en el cartel. | Foto: Stephen Lam / Reuters

TOP