Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Cuatro millones de personas mueren cada año por no tener acceso a un váter

Lidia Ramírez

Foto: Lidia Ramirez

De los más de siete mil millones de habitantes de la Tierra, unos seis mil millones tienen móvil. Pero hoy, en pleno siglo XXI, unos 2.500 millones de personas, la mayoría en zonas rurales, no tienen un inodoro en el lugar donde viven, y unos 1.100 millones –el 15% de la población mundial– todavía defecan al aire libre, es decir, en campos, cunetas o vías de tren, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por ello, desde 2013, cada 19 de noviembre se celebra el Día Mundial del Retrete. Así lo estableció la ONU en un intento de crear conciencia sobre la importancia del acceso a servicios básicos de saneamiento.

msj_DíaRetrete

Y es que detrás del humor relacionado con los inodoros y los excrementos y a la cantidad de memes que este día dará lugar, existen hechos y cifras muy serios que reflejan claramente por qué 100 países —desde Afganistán hasta Vietnam— se reunieron para aprobar la resolución que consagraba un Día Mundial del Retrete. Desde Acción contra el Hambre nos cuentan que cuatro millones de personas mueren cada año –más de 7.500 al día– como consecuencia de las agudas diarreas que sufren provocadas por la carencia y ausencia de condiciones higiénico-sanitarias a la hora de defecar. “De esas cuatro millones de personas, un millón y medio son niños menores de cinco años”, nos apunta Pablo Alcalde, responsable de Agua y Saneamiento e Higiene de la organización internacional. Esto se traduce en más de 1.800 muertes de pequeños por día por enfermedades diarreicas debido a la falta de saneamiento, –únicamente la neumonía y las infecciones respiratorias son más mortales–. Además, no podemos olvidar el peligro al que quedan expuestas más de 527 millones de mujeres y niñas que no tienen más elección que hacer sus necesidades al aire libre y que a menudo son violadas cuando tienen que buscar un sitio más íntimo.

(Thomas Mukoya/Reuters)
Un retrete al aire libre en Abiyán, ciudad principal de Costa de Marfil. (Foto: Thomas Mukoya/Reuters)

10 millones de virus

Esa es la cantidad que puede encontrarse en tan solo 1 gramo de heces. Y, sin embargo, cada día, prácticamente 2.000 millones de toneladas de excrementos humanos, con una cantidad vertiginosa de virus, bacterias y huevos de lombrices potenciales, se esparcen por nuestro planeta con el riesgo de ser pisados, tocados o ingeridos a través del agua o los alimentos.

1.800 niños mueren cada día por enfermedades diarreicas 

Un niño lleva un envase plástico para llenar de agua cerca de un vertedero en Bombai, India. (Foto: Arko Datta/Reuters)
Un niño lleva un envase de plástico para llenar de agua cerca de un vertedero en Bombai, India. (Foto: Arko Datta/Reuters)

La Organización Mundial del Retrete (worldtoilet.org), el único organismo mundial dedicado única y exclusivamente a la mejora de las condiciones de aseo y saneamiento en todo el mundo, ha sido pionera en la creación de SaniShop, una empresa social cuyo objetivo es la mejora de las condiciones de saneamientos mediante la potenciación de los empresarios locales. La organización comenzó su enfoque basado en el mercado en Camboya en 2009 en colaboración con la Universidad de Carolina del Norte. Desde entonces SaniShop Camboya ha construido 11.211 letrinas en los hogares y formado a más de 500 albañiles para que puedan construir  letrinas de bajo coste y de alta calidad con materiales locales. Del mismo modo, SaniShop India ha levantado 889 aseos y ahora expande también su proyecto en Mozambique, sobre todo, en áreas periurbanas de la ciudad de Maputo.

Trabajadores de SaniShop trabajando en la instalación de una letrina. (Foto: worldtoilet.org)
Voluntarios de SaniShop trabajando en la instalación de una letrina. (Foto: worldtoilet.org)

De este modo la labor de la ONG, que en 2015 logró recaudar más de 200.000 euros mediante donaciones y actividades, se extiende alrededor del mundo con un importante trabajo en escuelas, donde parece ser que este derecho humano ha sido olvidado.

Toilet-Grafico-2

Mediante el programa World Toilet College (WTC), la asociación intenta acabar con esta carencia. Según el censo de 2011, 400.000 escuelas en la India no cuentan con un sanitario, lo que hace que el 23% de las niñas abandonen sus estudios. También en China el dato es alarmante, ya que sólo el 62% de los colegios tienen baño y algunos, sobre todo en zonas rurales, son viejos, antihigiénicos y no están conectados a un sistema de descarga. Un estudio llevado a cabo por UNICEF constató que sólo el 69% de las escuelas de todo el mundo disponen de instalaciones de saneamiento.

Por otro lado, en Camboya han puesto en marcha una campaña crowdfunding, StartSomeGood, para construir letrinas flotantes llamadas Handy Pod que procesan los excrementos y reducen el número de patógenos hasta casi eliminar el riesgo al bañarse. Y es que para las familias y los niños que viven allí, los residuos humanos se vierten en el mismo agua, fuente que utilizan para bañarse, lavarse, cocinar, nadar y beber ya que no hay aseos disponibles para usar. Además, desconocen los riesgos que para la salud plantea esta acción.

Imagen de
Imagen de una Handy Pod. (Foto: Nsikan Akpan)

Romper tabúes: aseos y empleo

El objetivo de celebrar este día es que se tomen medidas para llegar a los 2.500 millones de personas que viven sin acceso a un váter, además de romper un tabú y “volver a fijarse en una crisis de salud pública que por vergüenza se ha estado ocultando demasiado tiempo”, señala el responsable de Agua y Saneamiento e Higiene de Acción contra el Hambre, Pablo Alcalde. El tema de este año, aseos y empleo, se centra en cómo la higiene puede afectar a los medios de subsistencia.

El informe anual de la ONU sobre saneamiento, Día Mundial del Retrete 2016: aseos y empleo, lanza el mensaje de que los retretes salvan vidas, aumentan la productividad, crean empleo y las economías crecen. Así, en él se puede ver cómo la transmisión de enfermedades en el lugar de trabajo, principalmente debido a las malas condiciones de limpieza, causa el 17% de todas las muertes relacionadas con el trabajo; además, se calcula que la pérdida de productividad debido a enfermedades ocasionadas por la falta de saneamiento cuesta a muchos países hasta el 5% de su PIB. Es más, según muestra el estudio, cada año se pierden aproximadamente 260.000 millones de dólares en todo el mundo a causa de las repercusiones de una higiene inadecuada y del agua insalubre en muchos aspectos de la economía. En este sentido se espera que el logro de la meta fijada en los Objetivos de Desarrollo del Milenio para 2015 de conseguir que la mitad de la población tuviera acceso al agua potable y a servicios de saneamiento permitiría evitar 322 millones de días de baja por enfermedad al año, lo que supondría un ahorro anual de unos 7.000 millones de dólares  para el sector de la salud.

La transmisión de enfermedades en el lugar de trabajo causa el 17% de todas las muertes laborales

Acción contra el Hambre en Mauritania y Filipinas

Importante labor la que Acción contra el Hambre lleva a cabo en Mauritania y Filipinas para devolver la dignidad a quienes hoy viven amenazados por el hambre. “Muchas veces este tipo de trabajo es poco visible ya que trabajamos en zonas donde la vulnerabilidad es muy alta”, explica Pablo Alcalde, “sin embargo, este tipo de acciones son las que permiten a la población avanzar”, añade, apuntando que el váter es el invento que más vidas salva. 

(Foto: Gregoria Canatoy/Acción contra el Hambre)
Una aldeana contruye su propia letrina con la formación de Acción contra el Hambre. (Foto: Gregoria Canatoy/Acción contra el Hambre)

Filipinas: ‘Zonas de Defecación Cero’

El 8 de noviembre de 2013 el supertifón Haiyan, de vientos de más de 300 kilómetros por hora, arrasó la zona central de las islas Filipinas, dejando tras de sí más de 6.000 fallecidos, miles de desaparecidos, 4 millones de personas desplazadas y afectando severamente a la vida de unos quince millones de personas. Los daños en viviendas, infraestructuras y medios de vida fueron tan devastadores que Haiyan ha sido considerado el peor desastre que se recuerda en Filipinas. Desde entonces la ONG, además de apoyo nutricional y asistencia psicosocial, trabaja en garantizar el suministro de agua potable, en la rehabilitación de redes de saneamiento y en la formación de las comunidades en el mantenimiento de las mismas. “La declaración de ‘Zonas de Defecación Cero’ (ZOD) al aire libre ha sido una de nuestras mayores apuestas para promover la higiene”, destaca Alcalde. Desde entonces, 493.042 personas han conseguido apoyo en agua, higiene y saneamiento, 5.544 letrinas han sido construidas en los lugares de evacuación y 71 barangays o barriadas se declaran ‘Zona de Defecación Zero’.

Mauritania: saneamiento liderado por la comunidad

El trabajo de la organización en Mauritania es una labor de “sensibilización” tratando de convertir a la comunidad en líderes de su propio proyecto de saneamiento: “se trata de mostrar a la población la necesidad de la autoconstrucción de este tipo de infraestructuras, lo que llamamos villas libres de defecaciones al aire libre, que tienen un alto impacto en la mortalidad por diarrea”, destaca el responsable de Agua y Saneamiento e Higiene de la organización internacional.  De esta forma, intentan superar el enfoque clásico en el que los ingenieros de una organización humanitaria llegan y construyen letrinas.

Varios niños se arremolinan alrededor de una letrina en Mauritania. (Foto: José Luis Diago/Acción contra el Hambre)
Varios niños se arremolinan alrededor de una letrina en Mauritania. (Foto: José Luis Diago/Acción contra el Hambre)
Varios albañiles locales construyen sus propios aseos. (Foto: José Luis Diago/Acción contra el Hambre)
Albañiles locales construyen sus propios aseos en Mauritania. (Foto: José Luis Diago/Acción contra el Hambre)

Bill Gates busca el váter perfecto

La fundación Bill y Melinda Gates busca desarrollar sanitarios seguros y sostenibles. Para ello puso en marcha en 2011 un programa, Desafío Reinventar el Inodoro, a través del cual ha otorgado una serie de subvenciones a 16 investigadores repartidos por todo el mundo para que trabajen en buscar el váter perfecto.

Desafío Reinventar el Inodoro China

En agosto de 2013, la fundación anunció Desafío Reinventar el Inodoro China. Allí invertirá un total de cinco millones de dólares para apoyar a los investigadores chinos para impulsar la investigación, el desarrollo y la producción de la “próxima generación de aseos”. Este reto es el primer esfuerzo dirigido a un país específico.

Aparato de saneamiento  desarrollado por la Universidad de Toronto capaz de desinfectar y recuperar  los nutrientes de los desechos humanos.  (Foto: Fundación Bill y Melinda Gates)
Aparato de saneamiento desarrollado por la Universidad de Toronto capaz de desinfectar y recuperar los nutrientes de los desechos humanos. (Foto: Fundación Bill y Melinda Gates)

Desafío Reinventar el Inodoro India

En octubre de 2013, el Departamento de Biotecnología (DBT), dependiente del Ministerio de Ciencia y Tecnología del Gobierno de la India y la Fundación Bill y Melinda Gates, puso en marcha Desafío Reinventar el Inodoro India. Esta alianza apoyará proyectos de investigación y desarrollo de saneamiento llevados a cabo por individuos y organizaciones indígenas para ampliar los servicios de saneamiento asequibles a las comunidades pobres.

Así son algunos de los váteres más precarios del mundo

Un residente usa un inodoro público flotante en la ribera del río Ciliwung en Yakarta, Indonesia.  (Foto: Beawiharta/Reuters)
Un residente usa un inodoro público flotante en la ribera del río Ciliwung en Yakarta, Indonesia. 28 de diciembre de 2006. (Foto: Beawiharta/Reuters)
Un inodoro flota en el río Nun cerca de Yenagoa, estado de Bayelsa, en la región del delta de Nigeria 8 de octubre de 2015.  (Foto: Akintunde Akinleye/Reuters)
Un inodoro flota en el río Nun cerca de Yenagoa, estado de Bayelsa, en la región del delta de Nigeria. 8 de octubre de 2015. (Foto: Akintunde Akinleye/Reuters)
Varios retretes en un campo de refugiados de Idlib, Siria. 20 de noviembre de 2015. (Foto: Ammar Abdullah/Reuters)
Varios retretes en un campo de refugiados de Idlib, Siria. 20 de noviembre de 2015. (Foto: Ammar Abdullah/Reuters)
Un baño público en una zona residencial para los trabajadores inmigrantes en la aldea de Shigezhuang, Beijing, China. 13 de octubre de 2015. (Foto: Jason Lee/Reuters)
Un baño público en una zona residencial para los trabajadores inmigrantes en la aldea de Shigezhuang, Beijing, China. 13 de octubre de 2015. (Foto: Jason Lee/Reuters)
Un retrete al aire libre en un campo en Gorba, en el estado de Chhattisgarh, India. 16 de noviembre de 2015. (Foto: Adnan Abidi/Reuters)
Un retrete al aire libre en un campo en Gorba, en el estado de Chhattisgarh, India. 16 de noviembre de 2015. (Foto: Adnan Abidi/Reuters)

Para tomar medidas y unirte al movimiento global, colabora con www.worldtoiletday.info  #DíaMundialdelRetrete

Continúa leyendo: Librería Lello: compre una entrada y podrá adquirir libros

Librería Lello: compre una entrada y podrá adquirir libros

Anna Maria Iglesia

Son las once de la mañana en Oporto y frente a la Librería Lello ya se agolpa un gran número de turistas esperando su turno para entrar. Todos ellos forman una rigurosa cola, escrupulosamente ordenada por el vigilante que, en la puerta de la librería, controla la lenta entrada de clientes. Delimitada por un cordón rojo que la enmarca en el lado izquierdo de la Rúa das Carmelitas, permitiendo así el continuo tráfico de transeúntes que recorren el centro histórico y universitario de Oporto – a pocos metros, en la Praça de Gomes Teixeira, se levanta la vieja Universidad, donde ya tan solo quedan algunas facultades-, la cola de turistas expectantes para entrar en la que el escritor Enrique Vila-Matas definió como una de las librerías más bonitas del mundo llega hasta la esquina con Rúa dos Clérigos.

El turista voluntariamente despistado, aquel que llega a la ciudad decidido a perderse, sin el minucioso conocimiento de quienes memorizan las guías, todas ellas adecuadamente patrocinadas, y ejecutan diligentemente el recorrido que éstas le indican, no podrá sino sorprenderse ante la larga cola que ocupa media acera y que tiene como objetivo la entrada en una librería, de cuya puerta, dividida en dos para no confundir las entradas de las salidas, sale continuamente gente de todas las nacionalidades, pero no necesariamente o, mejor dicho, no tan habitualmente como uno podría pensar –al fin y al cabo, uno entra en una librería para comprar libros- con un libro bajo el brazo.

La Librería Lello: compre una entrada y podrá adquirir libros 2
Turistas en la librería Lello | Imagen: Anna María Iglesia

Una podría dejarse llevar por vacuas y poéticas palabras y escribir el más bello elogio –siempre y cuando tenga la destreza necesaria para hacerlo- sobre ese grupo de personas, todas ellas provenientes de lugares geográficos distintos, expectante para entrar en una librería, convertida en centro de atención de la pequeña ciudad portuguesa. Sin embargo, la realidad desmentiría tan idealizado encomio: todos los allí reunidos no hacen sino seguir el ritual que toda guía de Oporto indica.

De la misma manera que autobuses llenos de turistas chinos se detienen casi a cada hora frente al centro comercial Lafayette en París, los turistas que llegan a Oporto acuden raudos a la Rúa das Carmelitas, donde la Librería Lello ejerce el perfecto papel de lugar de interés turístico, cuyo acceso, –business is business– obliga a la compra de un ticket por el precio de cuatro euros.

“Si compra un libro, le descontamos los 4 euros”, tranquiliza el vigilante a los pocos sorprendidos ante el hecho de que para entrar en una librería no sólo haya que hacer cola, sino también comprar una entrada. Algunos, incrédulos ante esta circunstancia, creen que a lo mejor la compra de una entrada se debe a que se esté celebrando una presentación de un libro –hay que recordar que, en otros países europeos, véase Alemania, no es infrecuente pagar para acudir a una presentación. “Si hay una presentación, ya vuelvo mañana”, le insisten al conserje, que con tono condescendiente les avisa: “Siempre es así. Si quiere encontrar poca gente, venga a la hora de comer, pero siempre hay cola”.

“Están los libros, pero faltan los lectores.”

A pocos metros de la librería, casi en la esquina de Rúa das Carmelitas con Rúa do. Dr. Ferreira da Silva, se encuentra la tienda donde se venden las entradas y una serie de objetos turísticos, ninguno relacionado con el mundo de los libros. La caja está al fondo, justo antes de llegar a unas escaleras por las que no deja de subir y bajar gente y que llevan a una pequeña sala, en cuya pared está pintada la ya famosa estación de tren desde la cual Harry Potter parte hacia Hogwarts. Tras la cola en la librería y la cola en la caja para comprar la entrada, ahora en aquella sala encontramos la tercera cola: esta vez para fotografiarse frente a la pared donde se recrea la estación de tren. Tan pocos resisten la tentación de fotografiarse frente al mural como pocos salen de la tienda sin la entrada y sin algún gadget que remita a la saga cinematográfica basada en las novelas de J. K. Rowling.

Es entonces cuando uno entiende que gran parte del interés turístico por la librería gira alrededor del mundo de Potter. Y no porque la película fuera rodada allí, sino porque sirvió como inspiración –en concreto la majestuosa escalera de madera y de rojos peldaños que da acceso a la segunda planta, desde donde se puente contemplar la vidriera que ocupa el centro del techo y desde la cual se filtra la luz del exterior- para la construcción algunos de los decorados de la película.

La Librería Lello: compre una entrada y podrá adquirir libros 1
La librería Lello antes del masificarse | Imagen: Aurélio da Paz dos

Fundada en 1869 por Ernesto Chardron, con el nombre de Librería Chardon, se instaló en un primer momento en Rúa dos Clérigos, número 296-298. Fue solamente en 1906, con Chardon ya fallecido y la librería en manos de los hermanos Lello, que la Librería Lello e Irmão se trasladaría al recién inaugurado edificio, obra del ingeniero Xavier Esteves. Fue el 13 de enero de 1906 cuando la librería abrió por primera vez sus puertas y el edificio neogótico de dos plantas se presentó ante la sociedad de Oporto.

Desde ese 13 de enero, la librería nunca exigió el pago de ninguna entrada, nunca hasta el año 2015, cuando se decidió que todo aquel que quisiera visitar la librería debía pagar tres euros, que se descontarían de la compra de cualquier libro. Dos años más tarde, el precio de la entrada ha subido un euro, los turistas no dejan de aumentar y la historia de la Librería Lello se desvanece en el olvido. No es el interés por los libros, ni por la arquitectura, ni por el extraordinario trabajo de carpintería y orfebrería lo que despierta el interés de gran parte de los que allí acuden. Los bustos esculpidos por Romao Júnior de alguno de los escritores más insignes de la literatura portuguesa como Antero de Quental, Camilo Castelo Branco, Eça de Queirós, Guerra Junqueiro o Teófilo Braga pasan casi desapercibidos; toda la atención se dirige hacia las escaleras, aquellas que más de uno no duda en describir como “las escaleras de Hogwarts”.

La Librería Lello: compre una entrada y podrá adquirir libros
Foto: Anna María Iglesia

Hay lectores; hay quien se detiene frente a las altas estanterías que recubren las paredes de la librería; hay quien consulta libros, en busca de un autor en lengua portuguesa que todavía le es desconocido, quien busca a Pessoa en su idioma, quien se lleva bajo su brazo O Crime do Padre Amaro de Eça de Queirós o la poesía de Antero de Quental, quien opta por el renacentista Luís de Camões o por la narrativa actual de José Luis Peixoto. Pero todos ellos son una minoría, puede que una minoría selecta, pero siempre minoría.

La Librería Lello se ha ido convirtiendo en un lugar turístico, en un lugar de foto del que se pueda decir: “Yo también estuve allí”. El pago de la entrada, oficialmente justificado por el excesivo número de visitantes, es una prueba más de que la Librería Lello ha entrado dentro de la devoradora maquinaria del turismo. Y no es la única: algo parecido podría decirse de Shakespeare and Co., donde la cantidad de turistas hace casi imposible detenerse en busca de un libro de interés. ¿Cuántos lectores de Oporto acudirán a Lello? ¿Cuántos lectores estarán dispuestos a pagar cuatro euros y esperar treinta minutos antes de poder entrar en la librería, rebuscar entre sus estantes y comprar un libro? Ahora que el debate sobre el turismo está sobre la mesa, la Librería Lello obliga a preguntarse cuán responsables somos de la “turistificación” de los espacios de nuestra ciudad.

Sigue siendo una de las librerías más bellas del mundo, pero cada vez se parece menos a una librería. Están los libros, pero faltan los lectores. Faltan los lectores, aquellos que acuden en busca de un nuevo libro, que se entretienen con el librero pidiendo consejo y recomendaciones, que se pierden entre las estanterías hasta no encontrar el título que desean, que buscan un libro y no un souvenir del lugar. ¿Qué sentido tiene una librería que posterga la entrada en una interminable espera, que no permite el entrar ocioso, aquel que no va dirigido a la compra de nada y que termina con uno o más títulos sobre el mostrador de la caja? En definitiva, ¿qué sentido tiene una librería que ya no busca lectores, sino turistas?

Continúa leyendo: Estos son los 12 integrantes de la célula terrorista que atentó en Cataluña

Estos son los 12 integrantes de la célula terrorista que atentó en Cataluña

Redacción TO

Foto: Chema Moya
EFE

Los cuatro sobrevivientes de la célula terrorista de 12 miembros que perpetró los atentados de la semana pasada en Barcelona y Cambrils, fueron imputados por terrorismo este martes, reseña AFP.

Esto es lo que se sabe de los 12 hombres, varios hermanos, que presuntamente planearon y cometieron los ataques en Barcelona y la localidad costera de Cambrils, que dejaron 15 muertos y más de 120 heridos.

Los hermanos presuntamente implicados fueron los Oukabir (Driss y Moussa, muertos), los Aallaa (Said, Youssef, muertos, y Mohamed, superviviente), los Hichamy (Mohamed y Omar, ambos muertos), y los Abouyaaqoub (Younes y Houssaine también muertos), todos ellos vecinos de Ripoll.

Ninguno de los 12 implicados tenía antecedentes penales por delitos terroristas, ni había sido investigado por ellos, aunque uno había estado en la cárcel por tráfico de drogas.

Detenidos

Driss Oukabir:

Se trata de un marroquí, de 27 o 28 años. Fue detenido el jueves en Ripoll, una localidad de 10.000 habitantes en el norte de Cataluña en la que crecieron la mayoría de los sospechosos. Es hermano de Moussa, uno de los muertos en el atentado de Cambrils.

Los 12 sospechosos de los atentados de Barcelona y Cambrils 2
Foto: J.J. Guillén | EFE

Mohamed Aallaa:

También es marroquí y detenido en Ripoll. Es hermano de dos de los implicados, uno muertos con seguridad en Cambrils, Said, y el otro, Youssef, presuntamente en la casa de Alcanar, donde les estallaron las bombas que preparaban para los atentados, aunque su muerte está pendiente de confirmación con los resultados de los exámenes de ADN.

Los 12 sospechosos de los atentados de Barcelona y Cambrils
Foto: J.J. Guillén | EFE

Mohamed Houli Chemlal:

Español, de unos veinte años nacido en Melilla, el enclave español en el norte de Marruecos quien resultó herido en la explosión de Alcanar.

Los 12 sospechosos de los atentados de Barcelona y Cambrils 1

Salh El Karib:

Marroquí, detenido también en Ripoll.

Muertos

Younes Abouyaaqoub:

Era marroquí y tenía 22 años. El único autor material del atropello de Las Ramblas del jueves se convirtió en blanco de una gigantesca cacería y estuvo prófugo hasta el lunes, cuando fue abatido por la policía entre unos viñedos de Subirats, un pueblo al este de Barcelona.

Se le atribuyen 14 de las 15 muertes de los atentados.

Abdelbaki Es Satty:

Es también un marroquí de 44 años. Se sospecha que este imán de Ripoll radicalizó a los jóvenes que participaron en el atentado. Murió en la explosión de Alcanar. Estuvo en la cárcel por tráfico de drogas entre 2010 y 2014, y pasó unos meses en el suburbio Machelen de Bruselas entre enero y marzo de 2016.

Descrito por quienes le conocieron como religioso, había pedido unas vacaciones en la mezquita en la que predicaba, para, según él, volver a Marruecos a resolver temas personales.

Moussa Oukabir:

Considerado inicialmente el autor del atentado de Las Ramblas, este marroquí de 17 años, vecino de Ripoll, fue abatido por la policía en Cambrils después de que el coche en que viajaba la célula atropelló a unos policías -uno de los cuales abatió a cuatro atacantes- y mató a una mujer a cuchilladas.

Mohamed Hichamy:

Este marroquí de 24 años murió en Cambrils.

Omar Hichamy:

Es el hermano de Mohamed. Murió en Cambrils. Su edad no fue proporcionada.

Said Aallaa:

Resultó muerto en Cambrils. Era de ascendencia marroquí y tenía 18 años. Abandonó repentinamente su domicilio en Ripoll el jueves alegando que se “marchaba a dar una vuelta con un amigo”, explicó su familia a la AFP, y emprendió los 300 kilómetros hasta Cambrils.

Houssaine Abouyaaqoub:

Hermano menor de Younes, el atacante de Barcelona. Le gustaba esquiar. Murió en Cambrils.

Youssef Aallaa:

La policía confirmó su muerte. Aunque no está claro como se produjo, todo apunta a que fue en la explosión de Alcanar.

Con información de AFP

Continúa leyendo: ¿Cómo afectará el atentado de Barcelona en su turismo?

¿Cómo afectará el atentado de Barcelona en su turismo?

Jorge Raya Pons

Foto: ALBERT GEA
Reuters

Barcelona sufrió el pasado jueves el peor atentado desde Hipercor: una furgoneta arrolló a toda velocidad y en La Rambla a decenas de personas y al menos 15 han muerto, según cifras oficiales. Los días pasan y el miedo permanece; ahora el sentimiento de seguridad se ha transformado en un anhelo y la conciencia de la vulnerabilidad se extiende en los barceloneses. Es un temor comprensible y muchos ciudadanos se preguntan si este podría afectar a la imagen de Barcelona en el mundo. Lo cual se puede trasladar en forma de pregunta: aquellos viajeros que habían pensado en volar a Barcelona, ¿mantienen el interés tras el ataque yihadista?

Una representante del Gremi d’Hotels de Barcelona interpreta que es “pronto” para valorarlo, una conclusión que comparten desde el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital. Lo cierto es que el gremio hotelero considera que se han producido anulaciones de reservas de manera “puntual”, en ningún caso significativas, y a falta de estimaciones más profundas, elaboradas y precisadas con el tiempo, Barcelona–como receptora de 30 millones de turistas cada año y como cuarta ciudad europea con más visitantes extranjeros, según los datos municipales– únicamente puede atender a la experiencia de otras capitales que sufrieron el horror del terrorismo para anticiparse a una posible fuga de turistas.

¿Cómo afecta el atentado de Barcelona en su turismo? 1
Homenaje a las víctimas del atentado terrorista de Barcelona en La Rambla. | Foto: Alberto Gea/Reuters

Un caso simbólico y representativo es París. La Ciudad de la Luz perdió un 4,7% de las reservas hoteleras en 2016 respecto al año anterior, lo cual encuentra explicación en los atentados de Bataclan, Charlie Hebdo y las constantes amenazas terroristas sobre la ciudad y el país. En cifras redondas, significa 1,5 millones de visitantes y 1.300 millones de euros perdidos de un año a otro. Los datos corresponden al Comité Regional de Turismo de París (CRT). Bélgica perdió 2.400 millones de euros –medio punto de PIB– en 2016 tras el ataque terrorista en el aeropuerto de Bruselas, con 32 víctimas mortales. El dato lo aporta la patronal Institute for Economics and Peace.

Con todo, el CRT revela que París ha batido records en los primeros seis meses de 2017 y que las visitas han aumentado un 10,2% respecto al mismo periodo del año anterior. Esto significa que París recibió 16,4 millones de turistas de enero a junio, una cifra que no había alcanzado antes. En cualquier caso, nada apunta a que Barcelona vaya a sufrir el descenso repentino que conoció París. Al menos así lo interpreta la Asociación Europea de Turoperadores, que hace apenas cinco días dijo a través de su presidente, Tom Jenkins, que no anticipan “muchas cancelaciones inmediatas”: “Estos incidentes son cada vez menos infrecuentes y la gente comprende cada vez mejor que puede ocurrir en cualquier lugar”.

En Reino Unido, especialmente en Londres, los atentados no han echado atrás a los turistas y en este junio han sido un 7% más que en el junio anterior. En Alemania, las cifras son abrumadoras y, por ejemplo, los chinos que han visitado el país han aumentado un 15%. Las cifras proceden de los estudios realizados por la agencia Protourismus. Un representante de la compañía, Didier Arino, responde a preguntas de AFP que España no sufrirá grandes variaciones en los próximos meses: “El país experimenta tal dinámica de crecimiento que el efecto no se notará tanto”.

¿Cómo afecta el atentado de Barcelona en su turismo? 2
Un cartel en memoria de las víctimas del atentado terrorista de Bataclan. | Foto: Reuters

A menudo se escribe con acierto que España ha experimentado un aumento extraordinario en el número de turistas por la caída de destinos como Turquía, Egipto o Túnez, un aumento que la patronal turística Exceltur cuantifica en 12 millones de personas desde 2010. La seguridad es la base del turismo: la situación en estos países mediterráneos es crítica y en ningún caso equiparable a la española. Ningún experto emplea estos ejemplos como precedentes a tener en cuenta.

Con los datos sobre la mesa se puede comprobar que el impacto de los atentados, como hechos esporádicos, tienen un impacto en el turismo a muy corto plazo y las cifras se recuperan con rapidez. “El efecto se acorta con la banalización de los atentados”, explica el presidente del sindicato francés Entreprises du Voyage a la agencia AFP. Todo se reduce a si una ciudad es segura o peligrosa a ojos del turista.

Continúa leyendo: Un 40% de los estadounidenses piensa como Trump sobre la violencia en Charlottesville

Un 40% de los estadounidenses piensa como Trump sobre la violencia en Charlottesville

Redacción TO

Foto: JOSHUA ROBERTS
Reuters

Las concentraciones de supremacistas blancos en Charlottesville el pasado 12 de agosto, que causaron la muerte de tres personas y dejaron numerosos heridos, han provocado protestas contra el racismo y la extrema derecha. Pero también han generado una gran polémica, pues parece que no todo el mundo tiene claro quiénes fueron los responsables de los terribles actos de violencia que tuvieron lugar en dichas manifestaciones.

Las declaraciones del presidente estadounidense, Donald Trump, que culpó a ambas partes de los actos violentos antes de condenar públicamente al simpatizante nazi que embistió contra la multitud, han sido el principal foco de polémica y controversia durante los últimos días.

Un 40% de los estadounidenses piensa como Trump sobre la violencia en Charlottesville 3
Un grupo de personas celebra una vigilia por la mujer fallecida durante las protestas en Charlottesville. | Foto: Handout/ Reuters

Sin embargo, parece que Trump no está solo. El presidente estadounidense no es el único que no pone toda la culpa sobre los supremacistas blancos, racistas y neonazis. Una reciente encuesta llevada a cabo por SurveyMonkey y publicada por Axios, muestra que menos de la mitad de los encuestados culpan a los grupos de extrema derecha de la violencia y que un 40% considera que la responsabilidad es de ambas partes. Incluso hay un 9% de ellos que opina que los manifestantes que protestaban contra la extrema derecha son los responsables de los enfrentamientos violentos.

Diferencias entre republicanos y demócratas

Estos datos son aún más extremos cuando la encuesta se divide entre republicanos, demócratas e independientes.

Un 64% de los republicanos opina que ambas partes tienen la culpa de lo ocurrido en Charlottesville, un 18% culpa a los supremacistas blancos y un 9% a los opositores. Además, un 87% de los republicanos encuestados estaban de acuerdo con la frase “tenías un grupo en un lado que era mano, y tenías un grupo del otro lado que era también muy violento”, que dijo Donald Trump el pasado martes.

Un 40% de los estadounidenses piensa como Trump sobre la violencia en Charlottesville
La encuesta muestra una gran diferencia entre republicanos y demócratas. | Foto: Axios

Sin embargo, en el total de adultos encuestados, esta cifra baja, y solo un 43% está de acuerdo con esta frase del presidente de Estados Unidos, mientras que el 53% está en desacuerdo con ella.

Tanto los demócratas como los independientes muestran un gran rechazo a esta frase. Los primeros están en desacuerdo en un 87%, mientras que los independientes rechazan esta postura en un 59%.

En este último grupo parece haber una postura intermedia entre las que caracterizan a los republicanos y a los demócratas. Un 51% culpan a los grupos de extrema derecha de la violencia en Charlottesville, mientras que un 38% señala a ambos grupos y un 8% a los que protestaban en su contra.

Una cuestión política

La gran diferencia entre las respuestas de personas con diferentes ideas políticas muestra una gran división en la población estadounidense, que cuenta con opiniones totalmente opuestas en temas fundamentales y básicos de la sociedad.

Aunque la encuesta solo cuenta con las respuestas de 2.181 estadounidenses adultos, el periodista político de Axios, donde se ha publicado la encuesta, Mike Allen, cree que “estos descubrimientos reflejan el hecho de que, porque las partes de la nación dividen y fracturan los medios, ya no estamos de acuerdo en hechos básicos, y esto hace el debate civil imposible”.

Un 40% de los estadounidenses piensa como Trump sobre la violencia en Charlottesville 1
Numerosas personas se han manifestado contra la reacción de Trump ante los hechos ocurridos en Charlottesville. | Foto: Joe Penney/ Reuters

Por tanto, esta encuesta muestra que lo que muchos piensan, como han manifestado a través de las redes sociales, que debería ser una cuestión moral y una condena a lo que ocurrió en Charlottesville se ha convertido en una cuestión política. Además, demuestra que a pesar de las numerosas críticas que ha recibido Trump por su forma de tratar las muertes y las peleas en Charlottesville, que más tarde denunció y condenó, no son una representación de la opinión de la mayoría de la población, al menos en Estados Unidos.

TOP