Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Los crímenes del Estado Islámico

Anna Carolina Maier

Foto: Anna Carolina Maier

La noticia fue divulgada por los periódicos de todo el mundo: las mujeres secuestradas por el Estado Islámico eran obligadas a casarse con sus milicianos. Las investigaciones de la ONU revelan algo más crudo. Lo que está detrás de la palabra matrimonio era una brutal violación.

En noviembre de 2014, una joven iraquí de 19 años que tenía dos meses de embarazo fue casada con un médico yihadista y, en consecuencia, violada. La víctima cuenta que el hombre se sentaba sobre su vientre con el objetivo de hacerla abortar y le repetía: “Este bebé debe morir porque es un infiel; yo te haré un bebé musulmán”.

Su testimonio ha sido recogido en un informe de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU basado en entrevistas a más de 100 víctimas y testigos de las actuaciones del Estado Islámico en Irak y Siria.

El reporte también indica que el Consejo halló “información que apunta a genocidio, delitos contra la humanidad y crímenes de guerra”, y que debería “evaluar remitir el caso sobre la situación en Irak a la Corte Penal Internacional”.

“Los captores que nos violaron son de muchos países”, aseguran otras mujeres yizadíes víctimas del Estado Islámico en Irak, quienes fueron vendidas como botín de guerra. Relatan que tras el secuestro, los yihadistas suelen separar a los hombres de las mujeres y a éstas las dividían en tres grupos: las casadas con hijos, las casadas sin hijos y las solteras. Para venderlas de acuerdo con su estatus. Luego, los grupos son trasladados por distintos lugares del país. “Algunos fueron movidos hasta por 10 sitios distintos en menos de cuatro meses, para causarles desorientación e infundirles sentimientos de miedo”, relata el documento de la ONU.

Los nombres de las secuestradas son apuntados en listas y las chicas inspeccionadas para evaluar su belleza. Les ordenan quitarse el velo para fotografiarlas y dependiendo del puntaje que reciban son vendidas por más o menos dinero.

El informe asegura que muchas de estas mujeres y niñas se suicidan cuando logran la libertad. En esto influye el hecho de que la mayoría de ellas, además de sufrir el trauma de haber sido secuestradas, han perdido a todos sus seres queridos a manos de ISIL. También sucede lo contrario. El esposo de una joven capturada por el Estado Islámico le confesó a los investigadores: “La pérdida de mi esposa e hijos a manos de ISIL es la peor pesadilla que le puede pasar a un hombre”.

Responsables de genocidio

La ONU lo ha advertido: los miembros del Estado Islámico, quienes desde el año pasado tratan de imponer en Irak y Siria su interpretación radical de la Sharia (ley islámica), pudieran ser responsables de los delitos más graves establecidos por la legislación internacional.

Más allá de los asesinatos con objetivos propagandísticos como las decapitaciones a numerosos periodistas, a los 21 cristianos coptos egipcios o la quema del piloto de la fuerza aérea de Jordania, encerrado en una jaula, el grupo sigue un patrón sistemático de exterminio en los lugares donde actúa.

El organismo internacional menciona concretamente que la comunidad yazidí, una de las más afectadas por los extremistas, ha sido víctima de un genocidio. “Algunas aldeas yazidíes sufrieron la despoblación por muerte”, señala el informe.

Otros grupos étnicos y religiosos afectados son los cristianos, turcomanos, kurdos y chiíes. Testigos aseguran que, en los lugares que han conquistado, los militantes islámicos ejecutan de forma sumaria a los varones adultos luego de ser separados de las mujeres y de los niños.

En la aldea de Qani (Sinjar) un yazidí cuenta que logró sobrevivir porque quedó cubierto por los cuerpos de otros 80 hombres que fueron fusilados por los militantes yihadistas en una zanja. Al menos 50 miembros de su familia fueron asesinados. En agosto de 2014, 700 hombres fueron ejecutados en una granja en Kocho (Sinjar). Allí fueron obligados a acostarse en el suelo y fueron filmados por los terroristas mientras les disparaban. Testigos reportaron que los combatientes de ISIL actuaron bajo las órdenes directas que recibieron a través del teléfono.

Ni siquiera aquellos hombres que aceptan convertirse al Islam, unas de las exigencias que el grupo yihadista a veces ofrece como “opción de vida”, tienen garantías suficientes de supervivencia: muchos de ellos también son asesinados.

Los cristianos aunque son considerados como un “Pueblo del Libro”, clasificación que les otorga cierta protección en comparación con otros grupos religiosos, son víctimas de desplazamiento forzoso por parte del Estado Islámico. En agosto de 2014, 200.000 de estos fieles huyeron de pueblos de la llanura de Nínive, cuando fue tomada por el grupo terrorista. 50.000 de estos ya habían marchado en junio de Mosul bajo las amenazas de tener que pagar un alto impuesto o convertirse al Islam.

Pero no solo los cristianos son perseguidos. Los musulmanes también sufren las consecuencias de esta guerra. Amerli, localidad iraquí situada en la Gobernación de Saladino de mayoría turcomana chií, fue sitiada por los yihadistas y durante más de dos semanas 15.000 personas sufrieron cortes de luz, electricidad y agua potable. De hecho, se vieron forzados a beber agua contaminada.

Niños soldados o niños mercancía

El hecho de no ser ejecutados directamente, como ocurre con los varones adultos, no significa que los niños tengan un mejor destino a manos del Estado Islámico. Muchos son vendidos en mercados como esclavos sexuales y asesinados por crucifixión o enterrados vivos. ISIL además recluta y alista a los menores de entre 8 y 18 años para participar en el conflicto armado.

Algunos, que lograron escapar del cautiverio, han relatado a la ONU que fueron obligados a ver varias veces vídeos de decapitaciones y cuando alguno se negaba era brutalmente golpeado. “Esta es tu iniciación en la yihad, tienes que ser fuerte, porque esto se hace cuando se va a ir a la Guerra Santa para el Estado Islámico. Ahora eres un combatiente del Estado Islámico”, le respondían sus captores.

“Tenemos informes de niños, especialmente menores con problemas psicológicos, que han sido utilizados como kamikazes, en la mayor parte de los casos, probablemente, sin que tengan ni siquiera conocimiento de lo que les esperaba”, explicó en febrero Renate Winter, del Comité de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

Otros jóvenes contaron cómo recibieron formación religiosa y militar después de su conversión forzada. El entrenamiento que dura de entre 13 días a tres semanas, incluye la enseñanza de cómo cargar y descargar armas, disparar con balas y lanzar cohetes.

Los ancianos también son forzados a convertirse al Islam. En enero, 200 yazidíes que fueron obligados a hacerse musulmanes lograron ser liberados. La mayoría de ellos eran mayores y enfermos que estuvieron por meses en cautiverio en Mosul y Tel Afar. Las víctimas estiman que aún quedan unas 3.000 personas a manos del Estado Islámico.

El informe de la ONU incluye testimonios de otros crímenes como el asesinato de dos hombres “acusados” por un “tribunal” del Estado Islámico por ser homosexuales. Arrojaron a la pareja desde lo alto de un edificio. Otros trece adolescentes fueron condenados a muerte por “ver un partido de fútbol”.

Ante la barbarie muchos consideran que no es hora de entonar cantos de tolerancia sino plantar cara y ver cómo se muestra la intolerancia, el fanatismo y la fascinación que ejerce.

Voltaire expresó: “El fanatismo es a la superstición lo que el delirio es a la fiebre, lo que la rabia es a la cólera. El que tiene éxtasis, visiones, el que toma los sueños por realidades y sus imaginaciones por profecías es un fanático novicio de grandes esperanzas; podrá pronto llegar a matar por el amor de dios”.

Anna Carolina Maier

Continúa leyendo: 11 de septiembre, el día que estremeció a Occidente

11 de septiembre, el día que estremeció a Occidente

Néstor Villamor

Foto: Sean Adair
Reuters

Saltaron las alarmas a las 8:19 de la mañana, momento en que la azafata del vuelo 11 de American Airlines de Boston a los Ángeles Betty Ong llama al centro de operaciones de la aerolínea para informar de que se han producido apuñalamientos en la zona de primera clase y de que la cabina del piloto no contesta. Teme que el avión haya sido secuestrado. Minutos más tarde, a las 8:46, el boeing se estrella contra al Torre Norte del World Trade Center de Nueva York. La confusión es máxima en los primeros instantes. Los medios de comunicación barajan la hipótesis de un atentado, pero la confirmación no llegaría hasta las 9:02, cuando el avión que cubría el vuelo 175 de United Airlines de Boston a los Ángeles impacta contra la Torre Sur. La esperanza de que fuera un accidente se desvaneció en ese momento.

Los atentados del 11 de septiembre, de los que se cumplen 16 años, provocaron 3.016 muertes (incluyendo a los 19 terroristas suicidas), dejaron más de 6.000 heridos, marcaron el comienzo del siglo XXI, estremecieron a Occidente e iniciaron una nueva forma de entender el terrorismo.

Los ataques

Si bien la imagen que ha quedado como icono ya no solo del 11 de septiembre sino del terrorismo en general es la de las Torres Gemelas de Nueva York, fueron cuatro los aviones que participaron en el ataque. Además del vuelo 11 de American Airlines y del 175 de United Airlines que se estrellaron contra el World Trade Center, un tercer boeing impactó contra el Pentágono y un cuarto se precipitó en un campo de Pensilvania.

11 de septiembre, el día que estremeció a Occidente 2
Momento en que el avión 175 de United Airlines impacta contra la Torre Sur. | Foto: Chao Soi Cheong / AP

En el atentado del avión que atacó el epicentro del poder militar estadounidense perdieron la vida 189 personas. En el siniestro del único aparato que no llegó a su destino final, que era el Capitolio o la Casa Blanca, fallecieron 44. Las 2.783 víctimas mortales restantes perecieron en el ataque de Manhattan.

Los responsables del 11 de septiembre

Inmediatamente después del ataque terrorista más letal de la historia, todas las miradas recayeron sobre la organización yihadista Al Qaeda, liderada por Osama Bin Laden. Inicialmente, Bin Laden negó tener algo que ver con los sucesos, pero en 2004 admitió ser el responsable y que la motivación principal fue la participación de Estados Unidos en la Guerra de Líbano de 1982.

11 de septiembre, el día que estremeció a Occidente 1
Osama Bin Laden, autor de los atentados. | Foto: Mazhar Ali Khan / AP

La siguiente declaración forma parte de un comunicado en vídeo de Bin Laden emitido en 2004 y cuya transcripción dio la vuelta al mundo.

“Os digo que Alá sabe que nunca se nos había ocurrido atacar las torres, pero después de que [la situación] se hiciera insoportable y fuéramos testigos de la opresión y tiranía de la coalición estadounidense-israelí contra nuestro pueblo en Palestina y Líbano, se me ocurrió.

Los acontecimientos que afectaron a mi alma de manera directa empezaron en 1982, cuando Estados Unidos permitió a los israelíes invadir Líbano y la Sexta Flota de Estados Unidos les ayudó. Empezó el bombardeo y muchos murieron y otros fueron aterrorizados y desplazados y yo no podía olvidar esas escenas conmovedoras, sangre, miembros cortados, mujeres y niños tirados por todas partes. Casas destruidas junto con sus ocupantes y edificios demolidos sobre sus residentes. Cohetes lloviendo sobre nuestros hogares sin piedad. La situación era como un cocodrilo que se encuentra con un niño indefenso sin más poder que sus gritos. ¿Entiende el cocodrilo una conversación que no incluya un arma? Y todo el mundo vio y escuchó pero no respondió.

En esos momentos difíciles, burbujearon en mi alma muchas ideas difíciles de describir, pero al final produjeron un sentimiento intenso de rechazo a la tiranía y dieron a luz a una resolución fuerte de castigar a los opresores. Y mientras veía esas torres demolidas en Líbano, me entró en la mente la idea de que deberíamos castigar al opresor de la misma manera y que deberíamos destruir torres en Estados Unidos para que probaran algo de lo que nosotros hemos probado y para impedir que mataran a nuestras mujeres y niños”.

Consecuencias

El 11 de septiembre de 2001 “es cuando el mundo toma conciencia de que existe un terrorismo que ya no es local, es un terrorismo global, capaz de actuar en cualquier región del mundo”, explicó recientemente en una entrevista para TVE Miguel Ángel Ballesteros, director del Instituto Español de Estudios Estratégicos.

Ante el temor desatado, Estados Unidos inició la Guerra de Afganistán, cuyo objetivo declarado era encontrar a Osama Bin Laden, enemigo público número uno. Washington acusaba al emir del Estado Islámico de Afganistán (que llegó a controlar casi la totalidad del país) de no entregar a Bin Laden y a otros miembros de Al Qaeda. El yihadista fue encontrado y abatido en la ciudad pakistaní de Abbottabad el 2 de mayo de 2011 gracias al contacto de un miembro de su círculo con la CIA. Llevaba años recluido en una casa fortificada. La cercanía del complejo con una academia militar sugirió que quizás hubiese recibido ayuda del ejército o del servicio de inteligencia de Pakistán, o de ambos.

11 de septiembre, el día que estremeció a Occidente 3
Casa en la que vivía recluido Bin Laden, en Abbottabad, Pakistán. | Foto: Faisal Mahmood / Reuters

El yihadismo después del 11 de septiembre

Pero el yihadismo no murió con Bin Laden. La organización que hoy preocupa más ya no es Al Qaeda, que sigue activa bajo el control de Aymán al-Zawahiri, sino el denominado Estado Islámico, el Daesh, que ya estaba fundado antes de la muerte de Bin Laden.

¿Cómo surge el Daesh? “Cuando los americanos entran en Afganistán, se produce una diáspora” en Al Qaeda, explica Ballesteros en la entrevista con TVE. Uno de los miembros de la organización que huye entonces del país, Abu Musab al Zarqawi, se instala en Irak poco antes de la invasión estadounidense. Allí crea Yama’at al-Tawhid wal-Yihad (Organización de Monoteísmo y Yihad). Posteriormente, recluta a policías y militares expulsados del ejército de Sadam Hussein.

“Se junta el agua y el aceite: alguien que no era yihadista de ideología, como eran los militares de Sadam, pero que sí que saben combatir, con alguien que tiene la ideología yihadista. Esos militares le explican a Al Zarqawi que es fundamental controlar el territorio”. Ahí aparece el Estado Islámico de Irak, que practica un terrorismo “que ya no se oculta” sino que “quiere controlar territorio”. Cuando los estadounidenses abandonan Irak en 2011, con este Estado Islámico de Irak ya debilitado, el grupo “vuelve a coger fuerza” y se traslada a Siria, un país “más proclive” para hacer la yihad y controlar terreno porque se encuentra consumido por la Guerra Civil. “Pero ahí ya hay un grupo de Al Qaeda, el frente Al Nusra“. Fruto del choque entre ambas fuerzas aparece el monstruo del Daesh.

11 de septiembre, el día que estremeció a Occidente 4
El Estado Islámico, la nueva amenaza. | Foto: Stringer / Reuters

Memoria

Mientras, Nueva York intenta cicatrizar pero no quiere olvidar el 11 de septiembre. El espacio sobre el que se levantaban las torres gemelas ha sido sustituido por dos piscinas con cascadas artificiales en recuerdo de las víctimas y la Zona Cero acoge un museo sobre los atentados. Los nombres de los fallecidos están inscritos en paneles que rodean las dos piscinas.

Es, según la organización, “un poderoso recuerdo de la mayor pérdida de vida resultado de un ataque extranjero en suelo estadounidense y la mayor pérdida de personal de rescate en la historia de Estados Unidos”.

11 de septiembre, el día que estremeció a Occidente 5
Dos piscinas ocupan el lugar en el que estaban las Torres Gemelas en homenaje a las víctimas. En los bordes, están inscritos los nombres de los fallecidos. | Foto: Mike Segar / Reuters

Continúa leyendo: Realidad aumentada contra el silencio: la campaña que acerca Siria a nuestras casas

Realidad aumentada contra el silencio: la campaña que acerca Siria a nuestras casas

Redacción TO

Foto: Asad J. Malik
HOLOGRAMS FROM SYRIA

Asad J. Malik se fue joven de Pakistán y se mudó a Estados Unidos para estudiar en la universidad. Nunca ha vivido el horror de la guerra. Ni hambrunas, ni catástrofes. Pero tampoco importa: Malik ha visto en internet y en las televisiones el dolor de los migrantes, la muerte de civiles, ha comprendido la tortura del día a día en Siria. Por ello, se ha valido de sus conocimientos en realidad aumentada  para transmitir todo lo que él ha visto antes, para transmitir esa sensación de escalofrío. Y lo único necesario para ello son unas gafas de HoloLens -fabricadas por Microsoft-.

Creo que la realidad aumentada tiene una capacidad única. La realidad virtual no la tiene porque renuncia a la realidad”, explica Malik, conocido también como 1RIC, en una entrevista de Quartz. Su proyecto se llama Holograms from Syria (Hologramas desde Siria) y muestra algunas de las imágenes más icónicas de la guerra siria como si formaran parte de nuestra alrededor: se incorporan e interactúan con los objetos tangibles. “Es casi como Pokemon Go, pero con gente real”.

Malik sostiene que su ambición con este proyecto es compaginar la innovación visual con cierto mensaje político, como advirtiendo de la injusticia al tiempo que explora su creatividad. “Es cierto que la mayoría de usuarios siente culpa tras visualizar las imágenes, también me pasa a mí. Pero no era esta la principal intención del desarrollador”, dice en otra entrevista, esta publicada en Creators, de Vice. “Quería explorar la idea de la guerra en nuestra época actual, especialmente en Estados Unidos, desde una simulación”.

Una mujer experimenta el trabajo de Malik a través de unas gafas HoloLens. | Fuente: Asad J. Malik/Holograms from Syria

Y agrega: “Es un ejercicio interesante que la gente que vive en este país (Estados Unidos) esté tan directamente conectada con la guerra en un sentido económico, pero que su experiencia de la misma se haya reducido a imágenes en una pantalla pequeña”.

Malik incorpora este proyecto a una trayectoria que combina la denuncia con la tecnología; y a veces no tanto la denuncia como una descripción manifiesta de la realidad. “Todos los proyectos que llevo entre manos tienen que ver con aprovechar las cosas que existen en el mundo; los coloco en espacios donde no suelen estar”, dice, manifestando su interés por la artista Martha Rosler.

“Rosler reunía dos mundos a través de sus collages: casas de ensueño norteamericanas e imágenes de la guerra de Vietnam. Se juntaba lo desconocido con lo indeseable”, cuenta. “Los hologramas de Siria trabajan con la idea de trasladar Siria a Tu Realidad”. Rossler también aprovecha otra clase de recursos: rostros sonrientes con un bombardeo de fondo, selfis entre fuegos cruzados y cuerpos sin vida, desfiles de moda en zonas de guerra. La influencia de Rossler en Malik es evidente.

Ahora, el creador pakistaní adelanta que quiere continuar esta línea creativa y que su próxima propuesta consiste en entrevistar a personas con tecnología 3D y trasladarlos virtualmente a otras partes del mundo.

Fuente: Asad J. Malik/Holograms from Syria

Fuente: Asad J. Malik/Holograms from Syria
Fuente: Asad J. Malik/Holograms from Syria
Fuente: Asad J. Malik/Holograms from Syria

Continúa leyendo: Las redes, El Cordobés y la Tomasa... no existe el "demasiado pronto"

Las redes, El Cordobés y la Tomasa... no existe el "demasiado pronto"

Redacción TO

Foto: Twitter

Pues sí, apenas horas después de que el grupo Estado Islámico difundiera su vídeo alabando las acciones de los terroristas de Barcelona y Cambrils, invitando a sus seguidores a hacer la jihad en donde sea que estén y prometiéndole a España venganza y una lucha “hasta el fin del mundo” para reconquistar Al Andalus como tierra del califato… las redes respondieron sin dudarlo con humor, sarcasmo, ironía, y ridiculizando al español protagonista del vídeo: Yassim Ahram Pérez, “el Cordobés”, hijo de la “Tomasa”, ambos ya Trending Topic a nivel nacional.

Los twitteros españoles demuestran que aparentemente nunca es “demasiado pronto” para una reacción de este estilo y que, como justifican en muchos de sus tweets, la risa es una de las mejores demostraciones de libertad.

Aquí compartimos algunas de las reacciones más populares de la web.

Continúa leyendo: Yassin Ahram Pérez, el terrorista español que amenaza con recuperar Al Ándalus

Yassin Ahram Pérez, el terrorista español que amenaza con recuperar Al Ándalus

Redacción TO

El terrorista que aparece en el vídeo en el que el Estado Islámico amenaza a España con vengar la muerte de los miembros de este grupo terrorista es español, se llama Muhammad Yassin Ahram Pérez, tiene 22 años y es conocido como ‘el cordobés’.

Es hijo de Tomasa Pérez, una malagueña de 41 años, y de Abdelah Ahram, un marroquí de 42, que se encuentra preso en Tánger por su papel en el radicalismo yihadista, así como por traficar con drogas y coches para pagar sus actividades terroristas. Sin embargo, su radicalización no se debe solo a la influencia del padre, sino que fue su madre, ‘La Tomasa’, quien decidió irse a Siria, a tierras del Estado Islámico, con sus seis hijos, para atender la llamada del Califato.

Muhammad, el mayor de los seis hermanos, siguió también a Tomasa en su escapada para acercarse al Califato, y ahora amenaza a España con nuevos atentados terroristas en un vídeo emitido una semana después de los atentados en Barcelona y Cambrils, que causaron la muerte de 15 personas.

Es “un tipo muy peligroso” que actúa como “dinamizador” en las redes sociales, ha explicado el codirector del Observatorio de Seguridad Internacional, José María Gil Garre, en declaraciones a Europa Press.

Gil explica que el discurso de Ahram Pérez, que se ha ido creando distintos perfiles en las redes sociales, ha mostrado siempre una obsesión por recuperar el Al Ándalus, a lo que hace referencia en el vídeo emitido este miércoles.

Además, asegura que pertenece a una corriente del Islam que permite a sus seguidores declarar a cualquier persona como enemiga de esta religión y ejercer sobre ella cualquier tipo de violencia.

‘La Tomasa’

Tomasa Pérez Mollejas, hija de un constructor malagueño y de familia cristiana, se enamoró de Abdelah Ahram a los 17 años y fue entonces cuando cambió su vida por completo. Dejó los estudios, se fue de casa y dejó de ser la chica que sus padres conocían.

Con 19 años, en 1995, Tomasa tuvo a su primer hijo, que ahora se ha dado a conocer por sus amenazas terroristas a España y por su defensa de Al Ándalus.

“La mujer occidental es la que ha vivido oprimida y humillada desde los principios de La Historia (…) La sociedad es la que tiene que adaptarse al Islam, ya que es una realidad que está ahí, en vez de poner leyes que van en contra de la libertad religiosa”, dijo Tomasa en una carta publicada por los medios de comunicación en 2010.

Convertida al islam y convencida por las ideas de su marido, que la llama ‘la española del califato’, viajó hasta Marruecos y después a Turquía para finalmente llegar a Siria. Allí fue donde su primer hijo Muhammad Yassin, se unió al Estado Islámico, al que también pertenecía su tío.

TOP