Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

'Terapia de conversión': una de las formas más crudas de homofobia

Verónica F. Reguillo

Foto: Dmitry Lovetsky
AP Foto

João y Bruno estaban a punto de mudarse a su nueva casa en un barrio de Curitiba, en Brasil, cuando se encontraron con un mensaje por parte de algunos de los que iban a ser sus nuevos vecinos. Hace alrededor de un mes, un panfleto con la fotografía de la pareja fue distribuido por todo el vecindario.

“Pronto la calle será más ‘alegre’. Todos los días por la mañana o al final de la tarde tendrás una visión que influirá al vecindario. A ti, a tus hijos, a tus nietos, a tus amigos”, dice el texto. “Si así están en público, imagínate lo que hacen cuando están solos, o con amigos cercanos, o con personas próximas a ti”.

Este panfleto fue el que la pareja encontró alrededor de todo el vecindario. | Imagen: O Tempo (medio de comunicación en Brasil)
Este panfleto fue el que la pareja encontró alrededor de todo el vecindario. | Imagen: O Tempo (medio de comunicación en Brasil)

Hace una semana este caso de homofobia saltó a todos los medios brasileños y se hizo viral en las redes. La pareja fue a la policía para denunciar la situación. “Lo que he aprendido de esta lección es que el que fue el peor día de mi vida se transformó en el mejor, cuando la gente muestra que nos preocupamos unos por otros”, ha afirmado a los medios João, tras recibir infinitas muestras de apoyo en las redes y en el propio vecindario.

La pareja se ha encontrado también con miles de muestras de apoyo. | Imagen: Facebook de João
La pareja se ha encontrado también con miles de muestras de apoyo. | Imagen: Facebook de João

Es solo uno de los muchos casos de discriminación que se dan día tras día contra parejas del mismo sexo. Por tanto, sí, la homofobia existe y todavía hay 72 países donde se penaliza el amor y ocho en los que se aplica la pena de muerte a las personas homosexuales, según el informe que acaba de hacer público la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersexuales (ILGA).

Cada 17 de mayo se celebra el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia conmemorando el aniversario de la eliminación de la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales de la Organización Mundial de la Salud (OMS). A pesar de no ser considerada como una enfermedad, las llamadas ‘terapias de curación’ siguen siendo legales en la mayor parte del mundo: solo tres países (Brasil, Ecuador y Malta) prohiben por ley este tipo de tratamientos. “La ley maltesa establece un estándar altísimo sobre cómo legislar este tipo de prácticas que son pseudoterapias”, afirma Lucas Ramón Mendos, uno de los coautores del informe sobre ‘Homofobia de Estado’ publicado por ILGA. “No solamente prohíbe las ‘terapias de conversión’ por parte de profesionales, sino que prohíbe también aquellas que son administradas por quienes no tienen un título profesional, como grupos religiosos, por ejemplo. Y las prohíbe para niños, pero también para adultos”, nos cuenta. Generalmente, este tipo de terapias solo se suelen prohibir en el caso de menores.

“Estas terapias se siguen dando en muchos países, incluido España”

Sin embargo, en España no hay legislación a nivel nacional, aunque sí hay comunidades autónomas como Madrid, Cataluña o Extremadura con leyes que ilegalizan dichos ‘tratamientos’. “Desde luego es una gran laguna en la legislación la falta de regulación en este sentido. Por un lado se reconoce y se protege la libre expresión de la identidad sexual, pero se sigue permitiendo que se apliquen tratamientos ineficaces, fraudulentos y generadores de un gran sufrimiento en la población sobre la que se aplican”, afirma Rosa María Redondo, vicesecretaria del Consejo General de la Psicología de España.

Rosa María Redondo asegura que desde el Consejo “consideran inadmisibles que los y las profesionales de la salud mental indiquen, insten o hagan creer a sus usuarios que es posible modificar su orientación sexual y puedan llegar a convertirse en heterosexuales mediante algún tipo de intervención terapéutica”, y añade en The Objective que “las llamadas ‘terapias de conversión’ no tienen ningún apoyo científico, mas bien al contrario”.

'Terapia de conversión': una de las formas más crudas de homofobia
Mapa incluido en el informe ‘Homofobia de Estado 2017’ de la ILGA. | Imagen: ILGA
s servicios se ofrecen ahora desde una sede en Toledo para que no se puedan denunciar. Es por esto por lo que necesitamos una ley estatal que prohíba en todas las comunidades autónomas este tipo de fraude que hace realmente un gran daño”.

Métodos basados en la repetición, “en darse con una gomita cada vez que tienes un pensamiento con una persona, para ellos, equivocada” y unas ciertas fórmulas psicológicas que lo “que hacen es un gran daño a la larga a las personas porque nadie va a dejar nunca de ser homosexual o ser heterosexual con una terapia de curación o algo por el estilo”, afirma Rubén López.

Solo hay tres países que prohíben las 'terapias de curación'. | Foto: FELGTB
Solo hay tres países que prohíben las terapias de ‘curación’. | Foto: FELGTB

Este tipo de terapias se aplican, generalmente, a personas que padecen una homofobia interiorizada y que se ven forzadas por su entorno a buscar “soluciones milagrosas, soluciones del todo ineficaces que propician la aparición de trastornos de ansiedad, depresión e incluso pueden abocar al suicidio”, asegura la psicóloga Rosa María Redondo.

El activista por los derechos de las personas homosexuales, Lucas Ramón Mendos, conoce muy de cerca estos ‘tratamientos antigais’. Hace 10 años, cuando tenía 23, contó a su núcleo familiar que era homosexual. El siguiente paso fue visitar a un psicólogo que le dijo que su caso era “reversible” y que se podía “curar”. “Uno en esos momentos cae en dudas y se cuestiona sobre eso que le están preguntado. Hay muchas personas que esta situación que yo viví a los 23 años, la viven a los 12, 15, 18 años y son momentos en la vida en las que se tienen menos herramientas”. Mendos hace hincapié también en que es muy difícil “poder identificar quiénes son aquellas personas que en la privacidad de su consulta ofrecen este tipo de ‘terapias'”.

Pero este activista no solamente visitó a un psicólogo, sino que tuvo una reunión con un sacerdote debido a la gran tradición católica de su familia: “Usó un lenguaje sumamente confuso que ponía en un manto de crítica, de misterio y obviamente de reprobación muy fuerte hacia mi orientación sexual. Si yo hubiera estado, como sí lo estuve durante mi adolescencia, más involucrado con la labor pastoral y la iglesia, hubiera caído en las redes de estos argumentos sumamente falaces. La única suerte que tuve es que esto a mí me ocurrió en un momento de la vida en el que tenía algún elemento de juicio crítico”.

Las 'terapias de curación' y la lucha contra la homofobia
En Rusia, muchas personas se manifiestan por el derecho de las personas homosexuales. | Foto: Dmitry Lovetsky / AP Photo

Cuando hablamos del informe de ILGA con Lucas Ramón Mendos, este nos cuenta e incide en que aún queda mucho por hacer en la lucha contra la homofobia. Uno de los grandes desafíos ante el que nos encontramos, dice, es lograr más sensibilización e implementar más políticas educativas para erradicar estereotipos. Mendos analiza la situación de Rusia, donde no hay una ley que penalice la homosexualidad pero sí “existe una ley que prohíbe la promoción de valores que atentan contra lo que ellos consideran como el cuidado de los niños, y que se conoce como ley de Propaganda”, afirma el abogado, quien añade además que “es una de las que más daño está provocando porque restringe la libertad de expresión, afecta a que se pueda debatir y a que se puedan impartir políticas educativas”.

Dicha sensibilización y educación ayudaría, incide Lucas Ramón Mendos, a evitar escenas tan dramáticas como la construcción, en Chechenia, de campos de concentración para personas homosexuales.

Continúa leyendo: En qué consiste la Ley LGTBI tramitada en el Congreso

En qué consiste la Ley LGTBI tramitada en el Congreso

Cecilia de la Serna

Foto: Dmitri Popov
Unsplash

Hace unas semanas, el Congreso admitió a trámite la primera Ley de Igualdad LGTBI. Ahora esta pionera legislación deberá afrontar el trabajo parlamentario de enmiendas para su aprobación definitiva, y no todo el mundo conoce exactamente en qué consiste esta ley.

El texto, impulsado por la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) y promovido principalmente por el grupo parlamentario de Unidos Podemos, tendrá previsiblemente el apoyo de la mayoría del Parlamento, incluidos el Partido Socialista y Ciudadanos. En la admisión a trámite de la norma, el Partido Popular se abstuvo, algo que ha llevado a diversos sectores, incluida la propia Federación, a criticar esta actitud considerada hipócrita por parte de quienes encabezaron la marcha del Orgullo, por primera vez en su historia, en el World Pride Madrid 2017.

En qué consiste la Ley LGTBI tramitada en el Congreso 3
El Partido Popular participó en la marcha del Orgullo por primera vez en su historia coincidiendo con la celebración del World Pride Madrid. | Foto: J.P.GANDUL / EFE

Los temas que trata la legislación son, a menudo, el origen de conflictos que afectan al día a día de las vidas de miles de personas en España. La discriminación, en su más amplio espectro, es lo que busca combatir esta norma. Los impulsores de esta ley suelen insistir en la idea de que hemos logrado la igualdad legal pero la igualdad real en la sociedad está aún por llegar. Los asuntos LGTBI se convertirán, gracias a esta nueva ley, en una cuestión de Estado.

Aquí algunas claves que contiene el texto que se debatirá en el Congreso de los Diputados:

1. Despatologizar la transexualidad

Normalizar y despatologizar a las personas trans, es uno de los puntos más urgentes de esta pionera ley. La lucha por acabar con la desigualdad y la discriminación en este colectivo, especialmente vulnerable, se ha intensificado en los últimos años. La Ley LGTBI tramitada en el Congreso plantea el reconocimiento del derecho de autodeterminación del género de las personas sin depender de un diagnóstico psiquiátrico de la denominada disforia de género. Ahora, si una persona trans quiere acceder a tratamientos de reasignación de sexo, debe contar con el citado diagnóstico psicológico. La futura norma prohíbe explícitamente estos exámenes médicos porque “coartan la libertad de autodeterminación de género”, al mismo tiempo que defiende “la vivencia transexual o transgénero no es una enfermedad, un trastorno o una anomalía, sino que forma parte de la diversidad humana“.

2. Más educación LGTBI en las aulas

“Más” por no decir “algo de educación LGTBI”, prácticamente ausente en los temarios académicos. La ley tramitada en el Congreso pide a los centros educativos incluir “contenidos sobre la diversidad sexual, de género y familiar en asignaturas como Conocimiento del Medio en la educación primaria o el movimiento LGTBI en Historia, en secundaria”. Esto ha generado una cierta controversia, ya que los agentes más conservadores de la sociedad critican que este punto promueve la “ideología de género” en las aulas. No obstante, desde la comunidad LGTBI defienden la importancia de este punto ya que la educación se adivina fundamental a la hora de promover la no discriminación entre los más jóvenes. Según datos de la FELGTB, en 2016 más de la mitad de los menores LGTBI sufrió acoso escolar.

3. El derecho explícito y universal a la reproducción asistida

La normativa promovida por la FELGTB y Unidos Podemos incluye el derecho de todas las mujeres a las técnicas de reproducción asistida en los hospitales públicos, con independencia de su orientación sexual y de la Comunidad Autónoma en la que resida. Por ello, la coordinación entre las administraciones públicas es esencial en este sentido, ya que el derecho a la reproducción asistida de las mujeres, sean lesbianas, bisexuales o heterosexuales debe ser el mismo sea cual sea el color político de los gobiernos autonómicos.

En qué consiste la Ley LGTBI tramitada en el Congreso 1
La reproducción asistida será un derecho para todas. | Foto: Al Behrman / AP

4. Eliminación del requisito de matrimonio para la adopción

A día de hoy, y según la legislación vigente desde 2004 cuando el gobierno de Zapatero aprobó el matrimonio y la adopción igualitarios, el matrimonio es condición sine qua non para que un miembro de una pareja homosexual pueda adoptar al hijo biológico o adoptivo del otro miembro. Esta práctica ya venía siendo eliminada, aunque dependiendo siempre del registro civil concreto en el que la pareja quisiera realizar el trámite. Este mismo requisito, que no se aplica a las parejas heteroparentales, constituye una auténtica discriminación, que es lo que busca erradicar la presente ley.

5. Las terapias de reconversión serán ilegales

Hasta ahora, en España no había una legislación a nivel estatal que prohibiera explícitamente las terapias de reconversión o reversión sexual, aunque sí hay Comunidades Autónomas como Madrid, Cataluña o Extremadura con leyes que ilegalizan dichos “tratamientos”, que buscan desde diversos y discutidos métodos la reversión de la orientación sexual de las personas. Para muchos individuos LGTBI, este tipo de terapias ha constituido un auténtico drama en sus vidas, y muchos psiquiatras han aprovechado el filón económico que supone la no aceptación de una familia de la orientación de sus hijos. Por eso, la Ley LGTBI tramitada en el Congreso busca que la prohibición por parte de algunas Comunidades Autónomas se extienda a todo el territorio nacional.

En qué consiste la Ley LGTBI tramitada en el Congreso 2
España volverá la cabeza internacional de los derechos LGTBI gracias a esta pionera legislación. | Foto: Juan Medina / Reuters

6. Formación específica para los cuerpos policiales

El texto promovido en el Parlamento aborda asimismo una cuestión fundamental para el mejor desarrollo de la vida del colectivo LGTBI, así como de nuestra convivencia como sociedad: la formación específica en materia de orientación sexual e identidad de género en las fuerzas policiales. Este punto se revela urgente a la hora de tratar delitos de odio.

Continúa leyendo: La inteligencia artificial que detecta si eres homosexual con una foto

La inteligencia artificial que detecta si eres homosexual con una foto

Néstor Villamor

Foto: Toru Hanai
Reuters

¿Está depilado y se maquilla? ¿Está obsesionada con el fútbol y lleva el pelo corto? Ciertos estereotipos más o menos afortunados pueden permitir, a ojo de buen cubero, advertir si alguien es homosexual. Pero esta sabiduría callejera se ha quedado en la cuneta con la publicación de un estudio que expone que una herramienta de inteligencia artificial que utiliza técnicas de reconocimiento facial puede deducir si una persona es homosexual con solo una fotografía. Se trata de un programa informático que utiliza algoritmos que permiten reconocer ciertos rasgos faciales. El trabajo, elaborado por los investigadores Michal Kosinksi y Yilun Wang, de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, se ha publicado en el Journal of Personality and Social Psychology.

El programa, que no ha sido desarrollado por los científicos que firman el análisis -solamente lo utilizaron-, fue capaz de predecir con relativa precisión la homosexualidad de más de 35.000 personas utilizando fotos de perfil de una página de citas estadounidense. Con ver una sola imagen, la herramienta acertó en el 81% de los hombres y en el 74% de las mujeres. Con cinco fotos de cada persona, el programa acertó en un 91% de los casos masculinos y un 83% de los casos femeninos. Los humanos hacen un trabajo mucho peor a la hora de adivinar sexualidades ajenas, según el estudio. Cuando los investigadores pidieron a un grupo de personas que hicieran la misma tarea, con una sola fotografía, el resultado fue de un 61% de aciertos en el caso de los hombres y de un 54% de aciertos en el caso de las mujeres.

Diferencia fisiológica entre homosexuales y heterosexuales

Existen “rasgos faciales transitorios”, según los científicos que firman el proyecto, como distintos estilos de cuidado personal (dejarse barba o afeitarse, llevar el pelo corto o largo…) que distinguen a los homosexuales de los heterosexuales. Pero los investigadores también han encontrado también rasgos faciales “fijos”. En el caso de los hombres, los homosexuales tienen, según el estudio, “mandíbulas y mentones más pequeños, cejas más finas y frentes más grandes” que los heterosexuales. En el caso de las mujeres, las homosexuales tienen los rasgos opuestos.

El trabajo pone sobre la mesa el debate sobre el origen de la orientación sexual. ¿Es innata o adquirida? Actualmente, el consenso científico general es que la sexualidad es producto de una combinación de ambos factores, pero no existen pruebas concluyentes.

Dilema ético

“Estos descubrimientos hacen avanzar nuestra comprensión sobre los orígenes de la orientación sexual y los límites de la percepción humana”, consideran Kosinki y Yilun. Pero también presentan un problema: que alguien pueda utilizar esta tecnología para invadir la privacidad ajena. ¿Y si un marido receloso utilizara esta inteligencia artificial con una foto de su mujer, sospechando que es lesbiana? ¿Y si esa misma mujer la utilizara con su hijo adolescente para intentar corregir su orientación si resulta ser gay? ¿Y si ese mismo adolescente la utilizara con algún compañero de clase para hacerle bullying? Pero aparte de conflictos más o menos cotidianos, hay un dilema ético mayor, que los propios investigadores reconocen: “Dado que empresas y gobiernos están utilizando cada vez más los algoritmos de visión informática para detectar rasgos íntimos de la gente, nuestros descubrimientos exponen una amenaza para la intimidad y seguridad de hombres y mujeres homosexuales”.

Es lo que preocupa a diversas organizaciones LGTB estadounidenses, que han criticado duramente la publicación del estudio. Este martes, la Campaña por los Derechos Humanos (HRC, por sus siglas en inglés) y la Alianza de Gays y Lesbianas contra la Difamación (GLAAD), han emitido un comunicado en el que exponen distintos motivos por los que desacreditan la investigación. Son los siguientes:

  • “El estudio no tuvo en cuenta individuos no blancos
  • El estudio no verificó de forma independiente información crucial, incluyendo edad y orientación sexual, y le dio valor a información que aparece en perfiles de citas online
  • El estudio asumió que no había diferencia entre orientación sexual y actividad sexual, lo cual es incorrecto
  • El estudio asumió que solo había dos orientaciones sexuales -homosexual y heterosexual- y no tiene en cuenta a los individuos bisexuales
  • La investigación expone: ‘Fuera del laboratorio, la tasa de precisión podría ser mucho más baja’ (el laboratorio = ciertas páginas de citas) y es 10 puntos menos preciso para las mujeres
  • El estudio dice detectar a hombres gays a partir de una piscina de fotos de webs de citas con una precisión del 81%. Aunque esto fuera cierto dados los errores arriba mencionados, todavía significa que los hombres heterosexuales, por lo tanto, podrían ser identificados como gays cerca del 20% de las veces
  • El estudio revisó características superficiales en las fotos de hombres y mujeres heterosexuales en webs de citas, como el peso, el peinado y la expresión facial”

Sin embargo, GLAAD le da la suficiente credibilidad como para “aplaudir” la decisión de la Universidad de Stanford de someter el estudio a una “revisión ética” tras el revuelo generado por el posible uso negligente de esta tecnología. A fin de cuentas, la policía para e incluso dice que mata en función de la raza del individuo. ¿Qué ocurriría si utilizara esta herramienta la policía de Chechenia, donde se ha denunciado la existencia de campos de concentración para homosexuales?

Continúa leyendo: Tercera opción de género en los pasaportes: ¿incluyente o excluyente?

Tercera opción de género en los pasaportes: ¿incluyente o excluyente?

Anna Carolina Maier

Foto: CHRIS WATTIE
Reuters

Canadá añade una tercera opción de género en sus pasaportes. De acuerdo a sus autoridades, desde este 31 de agosto, los documentos de viaje cuentan con la “X” para aquellos ciudadanos que no se identifiquen con la etiqueta de “hombre” o “mujer”.

El anuncio fue hecho por el ministro de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía, Ahmed Hussen, el primer ciudadano de origen somalí que se convirtió en miembro del Parlamento.

Esta medida ha despertado recelos por las consecuencias que tendrían tener los canadienses que decidan usar la “X” en caso de viajar a países que tengan legislaciones que en este aspecto sean restrictivas.

Aún así, el país norteamericano se unirá a una lista de otros siete, muy variopintos, que permiten que sus ciudadanos registren un tercer género en sus documentos de viaje.

Los que reconocen el tercer género

Australia, Nueva Zelanda, Malta, Nepal, Bangladesh, India, Pakistán y ahora Canadá forman parte de este reducido grupo. Aunque se podría pensar que este permiso claramente significa avances legislativos, la realidad es que en muchos de estos países las medidas no ayudan a que sea superada la segregación sexual. En ocasiones es un marca más para aquellas personas que por pertenecer a la comunidad LGTBI son rechazadas. Tales son los casos de Pakistán, Bangladesh, Nepal e India.

En 2009, Pakistán se convirtió en uno de los primeros estados del mundo en reconocer legalmente el “tercer género”, que define a unas 500.000 personas en todo su territorio. Este año, en junio emitió el primer pasaporte con una tercera opción.

A pesar de esto, Amnistía Internacional denuncia que la homosexualidad todavía se castiga con la pena de muerte allí. De modo que se permite oficialmente ser transgénero pero no homosexual. Además, al tener un documento de identidad con el rango de género, en muchas ocasiones, se incrementa la posibilidad de que las fuerzas de seguridad del Estado arremetan contra estas personas.

Avances y retrasos

Asimismo, Pakistán, donde a la comunidad transgénero le llaman las hijras o Khwajasara, “se ubica entre los países que han tratado de marginar y en muchos casos deshumanizar a las personas cuya identidad de género u orientación sexual quedan fuera de una la visión tradicional de lo que es normal o aceptable. Miembros del LGBTI rara vez revelan su inclinación sexual”, señala un informe de 2015 de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado. Es decir, a cinco años de reconocer legalmente el tercer género, la discriminación no ha sido superada.

De modo que la legislación no siempre se traduce en una práctica cotidiana. Aunque las hijras tienen una tradición de centenares de años, muchas sobreviven gracias a la mendicidad, bailando en carnavales y bodas o se dedican al trabajo sexual ya que son relegadas.

Tercera opción de género en los pasaportes: ¿Incluyente o excluyente? 1
Los miembros de la comunidad transgénero asisten a una fiesta en Peshawar, Pakistán. | Foto: Caren Firouz / Reuters

A pesar de esto, las organizaciones de Derecho Humanos mantienen su lucha e izada la bandera de que el reconocimiento legal es el camino hacia una sociedad libre y sin violaciones a la libertad.

En el caso de Bangladesh que también emitió un decreto en 2013 reconociendo a las hijras su propio género legal, Amnistía Internacional (AI), señala que las personas del colectivo LGBTI sufren hostigamientos, discriminación y violencia.

Un ejemplo de ello fue en mayo de este año cuando las fuerzas de seguridad de detuvieron a 28 jóvenes que podrían ser de la comunidad bajo cargo de posesión de drogas. “Tampoco en este país se han rendido cuentas por el brutal homicidio de Xulhaz Mannan, director de una revista LGBTI, y de su amigo Tany Mojumdar”, reseña AI.

“En Bangladesh la homosexualidad se pena hasta con 10 años de cárcel”

Según el informe 2016-2017 de la ONG, grupos armados que afirmaban actuar en nombre del islam mataron en atentados selectivos a decenas de personas, incluidos ciudadanos y ciudadanas de otros países, activistas en favor del laicismo y personas LGBTI. Añade que la reacción del gobierno se caracterizó por la comisión de violaciones de derechos humanos, entre ellas detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas, homicidios ilegítimos, tortura y otros malos tratos. De modo que un documento con la tercera opción no ha sido suficiente y de hecho a veces se convierte una pista para los agresores.

Aún así, según el informe “Homofobia de estado 2017” de Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILGA, por sus siglas en inglés) reseña que en Bangladesh un hombre que sea homosexual y mantenga relaciones carnales con otro podría pagar una pena hasta de 10 años de cárcel.

En cuanto a India, –también del grupo de 8 países que emiten pasaportes con una opción distinta a masculino y femenino– en 2014 el Tribunal Supremo emitió un amplio dictamen reconociendo el tercer género, afirmando “el derecho de toda persona a elegirlo”, y pidiendo la inclusión de los colectivos transexuales en los programas de asistencia social del Estado. Aún así, el país sigue penando las relaciones homosexuales.

Tercera opción de género en los pasaportes: ¿Incluyente o excluyente? 2
Dos mujeres transexuales durante el inicio de una manifestación por los derechos de la comunidad LGTB en India. | Foto: Shailesh Andrade / Reuters

En 2009, el artículo 377 del Código Penal de la India “fue objeto de una interpretación más restringida, por parte del Tribunal Superior de Delhi, eliminando la prohibición de las relaciones sexuales consensuales entre personas adultas del mismo sexo en privado. Sin embargo, el 11 de diciembre de 2013, en el caso Koushal c. Fundación Naz (“Koushal v. Naz Foundation”), una sala de dos magistrados de la Corte Suprema de la India determinó la constitucionalidad del artículo 377. Por lo tanto, las relaciones sexuales consensuales entre dos hombres adultos siguen constituyendo delito”, reseña la ILGA.

Estado precursor en Asia 

Human Rights Watch reseña que la Corte Suprema de Nepal, en una sentencia de 2007, ordenó al gobierno a reconocer una tercera categoría de género en base a un “autosentimiento” individual.

La decisión se basaba en gran medida en los Principios de Yogyakarta recién acuñados: el primer documento en codificar los principios internacionales en materia de orientación sexual, identidad de género y Derechos Humanos. Alentados por la sentencia, los activistas incidieron exitosamente con las agencias gubernamentales para incluir la tercera categoría de género en las listas de votantes (2010), el censo federal (2011), los documentos de ciudadanía (2013) y los pasaportes (2015).

En el documento se indica con una “O” -de “other” (“otro”) el sexo del ciudadano nepalí. “Espero que podamos enviar un mensaje de apoyo en todos los lugares del mundo a las minorías” sexuales, dijo Monica Shahi la primera transgénero en recibir su pasaporte con la tercera opción en el país asiático. Exigió que tras este paso el gobierno nepalí permita también los matrimonios entre personas del mismo sexo. Nepal es uno de los estados precursores en Asia en el reconocimiento de los derechos de género pero le queda mucho camino por delante.

En algunos países más desarrollados el debate es otro. Se está cuestionando la manera más correcta de calificar al tercer género. Son los casos de Nueva Zelanda, Australia y Malta. Canadá se une al debate y desde ahora ofrece a sus ciudadanos elegir el género con el que se identifican en sus pasaportes.

Continúa leyendo: Fichados

Fichados

José María Albert de Paco

Foto: Vincent West
Reuters

Están Jordi Cañas, Miquel Iceta, Loquillo, Federico Jiménez Losantos, Albert Rivera, Alfonso Guerra, Antonio Muñoz Molina, Xavier García Albiol, Carles Francino, Miquel Roca, Rosa Díez, Toni Cantó, Pedrojota Ramírez y, cómo no, Albert Boadella. Todos ellos han hecho méritos (bien que unos más que otros) para figurar en el apartado ‘Banalización del nazismo’ de la Base de Datos de la Catalanofobia del diario Vilaweb, que registra, con un alarde taxonómico propio de la entomología, lo que sus hacedores consideran manifestaciones de odio a Cataluña.

Según recoge la página de inicio, “el proyecto responde a una doble finalidad: reparar la memoria histórica de todos los damnificados por [dicha] lacra y servir como herramienta de búsqueda a los investigadores”, sin renunciar a convertirse “en una fuente útil de conocimiento para el público en general”. El de ‘Banalización del nazismo’ es sólo uno de los criterios de ordenación de la BDD Catalanofobia de Vilaweb, que incluye otras veinte categorías, delimitadas en función de los “elementos discursivos”. Así, en ‘Catalanismo y enfermedad mental’ aparecen señalados Carina Mejías (que habló en cierta ocasión de la esquizofrenia del proceso), Ramón de España (autor de El manicomio catalán y El derecho a delirar), la asociación Libres e Iguales (por referirse al proceso el proceso de paranoico), Aleix Vidal-Quadras (“La independencia es un delirio”) y, nuevamente, Albert Boadella.

De la otra tipología por que se rige el archivo, y que toma en consideración los casos, se siguen las secciones ‘Casos de discriminación lingüística’, ‘Casos de discurso del odio’ (donde, entre otros, figura Arcadi Espada -cuyo protagonismo, a decir verdad, ha sido injustamente soslayado-), ‘Casos de hostilidades contra personas o entidades’ y ‘Otros casos’.

Operativa desde septiembre de 2016 (sólo Europa Press dio la noticia), la BBD de Vilaweb también dedica un apunte a Antonio Machado a cuenta de su “españoles incompletos”. Aunque, dada la profusión de especificaciones de carácter policial (fecha, localización, datos de la víctima, datos del autor,…), tal vez antecedente o ficha sean más precisos que apunte.

TOP