The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Italia

Italia se niega a acoger a un barco con 450 inmigrantes a bordo

The Objective
Última actualización: 13 Jul 2018, 10:20 pm CEST
Foto: Marco Costantino | AP

El ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, se ha vuelto a negar a dejar desembarcar este viernes a un barco con 450 inmigrantes a bordo y ha pedido a Malta que se haga cargo de esta embarcación que se encuentra navegando sin rumbo en el Mediterráneo.

Salvini ha explicado en la red social Facebook que "una barco con 450 clandestinos" se encuentra en aguas "de competencia" de Malta y ha subrayado que, aunque desde La Valeta dijeron que se harían cargo de la nave, "horas después nada ha cambiado". El ministro ya requirió a Malta, el pasado 27 de junio, que se ocupase de la nave de la ONG Lifeline después de que permaneciese seis días en el mar a la espera de que se le comunicara a qué puerto dirigirse con 230 inmigrantes.

 

 

"Que sepan Malta, los traficantes de seres humanos y los buenazos [término con que se refiere normalmente a los partidarios de la acogida de inmigrantes] que ese barco no puede y no debe llegar a un puerto italiano", ha recalcado el político ultraderechista. El ministro de Infraestructuras, Danilo Toninelli, que coordina los rescates de la Guardia Costera y la red portuaria de Italia, ha apoyado la decisión de Salvini señalando que "según la ley del mar, Malta debe enviar sus propias naves y abrir su puerto" a este barco. "Nuestra Guardia Costera podrá intervenir, si hace falta, para ayudar, pero que Malta haga inmediatamente su deber", ha resaltado.

El navío, de unos 20 metros de largo, pudo haber zarpado desde la ciudad libia de Zuara, cerca de Túnez, y, aunque se encontraba en la zona de Búsqueda y Rescate (SAR) de Malta, corrigió su ruta y, actualmente, se encuentra próximo a la isla italiana de Lampedusa, según fuentes de Interior.

No es la primera vez que Salvini impide la llegada a las costas italianas de un barco con inmigrantes a bordo, pues ya rechazó en junio dar un puerto al Aquarius de la ONG francesa SOS Méditerranée, con 630 personas a bordo, que finalmente desembarcó en Valencia. Desde que la Liga de Salvini gobierna en Italia con el Movimiento Cinco Estrellas, éste ha impulsado como ministro del Interior una política férrea contra la inmigración irregular prohibiendo que los barcos rescatados en el mar por las ONG atraquen en puertos italianos y encomendando a los guardacostas libios la interceptación de pateras.

El ministro del Interior italiano también llegó a retrasar la llegada de un barco de su Guardia Costera, la Diciotti, con 67 inmigrantes que tuvieron que esperar 8 horas hasta que se les concedió el permiso para desembarcar, ya que algunos de ellos fueron acusados de amenazar presuntamente al equipo que les salvó al no creer que les llevarían a Europa. Por ello, dos de las personas que estaban a bordo fueron escoltados por la Policía a la hora de abandonar el barco, después de que la Fiscalía investigara los hechos. Según medios locales, el desembarco fue posible gracias a la intervención del jefe del Estado italiano, Sergio Mattarella, informa Efe.