Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Las principales agencias de Inteligencia desmienten a Trump en el caso de las escuchas

Foto: Drew Angerer
AFP/Getty Images

El presidente Donald Trump, que publicó el pasado día cuatro de marzo unos tuits acusando al expresidente Obama de haber realizado escuchas telefónicas en la Torre Trump, ha perdido el apoyo del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) y el Comité de Inteligencia, que han negado que existiera ningún pinchazo telefónico a Trump. Con todo, la Casa Blanca sigue sin retirar su versión.

El director del FBI, James Comey, ha asegurado este lunes no tener información que apoye las acusaciones del presidente de EE.UU., Donald Trump, contra su predecesor, Barack Obama, sobre un presunto pinchazo telefónico ordenado por el exmandatario en la Torre Trump de Nueva York. “No tengo información que apoye esos tuits”, ha dicho Comey en la primera audiencia pública realizada en el Congreso sobre la injerencia rusa en los comicios estadounidenses de noviembre, en alusión a los mensajes de Trump divulgados hace semanas en la red social Twitter para acusar a Obama de intervenir sus comunicaciones.

“Ningún individuo en Estados Unidos puede ordenar la vigilancia electrónica de nadie, tiene que pasar por un proceso de solicitud”, ha explicado el director del FBI, quien ha agregado que el Departamento de Justicia tampoco tiene constancia de ninguna prueba que pueda respaldar las acusaciones de Trump.

Pese a que Obama ha negado rotundamente las acusaciones a través de un portavoz, Trump se ha mantenido firme y el pasado viernes, durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca junto a la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que ambos tienen “algo en común”: haber sido espiados por orden del expresidente. El comentario de Trump fue una referencia a la revelación en 2013 de que un teléfono móvil de Merkel fue intervenido por la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. (NSA) entre 2002 y 2012, un periodo que incluye parte de la Presidencia de George W. Bush y parte de la de Obama.

Por su parte, el jefe de la NSA, el almirante Mike Rogers, ha negado que se haya pedido a Londres espiar a Trump. En la sesión del Comité, tanto Rogers como Comey han respondido con un “no señor” a las preguntas acerca de si habían detectado algún tipo de fraude electoral en los estados claves de las elecciones. El almirante estadounidense ha desmentido que el servicio de espionaje británico, GHCQ, hubiera pinchado las telecomunicaciones de la Torre Trump. El máximo responsable de la NSA, que se ocupa del espionaje electrónico, ha dicho que las declaraciones de la Casa Blanca de que el GHCQ llevó a cabo esas actividades “claramente frustra a un gran aliado”, en referencia a Gran Bretaña.

El Comité de Inteligencia también niega las escuchas telefónicas

El presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Devin Nunes, ha asegurado este lunes que “no hubo escuchas telefónicas en la Torre Trump” durante la campaña electoral de 2016, aunque “pudo haber otros tipos de vigilancia contra el presidente” Donald Trump. En su intervención de apertura en la primera audiencia pública celebrada en el Congreso sobre la presunta injerencia rusa en los comicios presidenciales, Nunes ha negado categóricamente que la torre neoyorquina fuera interceptada telefónicamente, como aseguró el mandatario acusando de ello al expresidente Barack Obama.

Por su parte, el congresista Adam Schiff, el demócrata de más alto rango del Comité, ha afirmado que “los rusos se inmiscuyeron con éxito” en la democracia estadounidense y advirtió que “lo harán de nuevo”. Schiff ha insistido en que Estados Unidos no es la primera democracia “atacada” por Rusia y ha subrayado la necesidad de esclarecer las actividades rusas en el país.

El demócrata ha relatado una por una las relaciones e intercambios que realizaron algunos de los miembros de la campaña del ya presidente Donald Trump y el Gobierno ruso, aunque ha reconocido que las investigaciones aún no han esclarecido si esos encuentros tenían que ver con una acción coordinada para influir en los resultados electorales. Schiff ha citado, además de los ya comprobados vínculos del exasesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn, que provocaron su renuncia, las reuniones que ocultó al Senado el ahora fiscal general, Jeff Sessions, con el embajador ruso en Washington, o las modificaciones del programa electoral republicano respecto a sus posiciones sobre Ucrania.

“Es posible que todos estos eventos e informaciones estén completamente desvinculados, y no sean más que una desafortunada coincidencia. Es posible. Pero también es posible que no estén desconectadas, y le debemos a nuestro país averiguarlo”, ha afirmado Schiff.

Las conclusiones a las que han llegado los servicios de inteligencia estadounidense es que sí hubo injerencia rusa en las elecciones, a través de ataques informáticos contra el Partido Demócrata y la campaña de su candidata presidencial, Hillary Clinton, y con el objetivo principal de beneficiar a Trump. Lo que sigue siendo una incógnita es si hubo colaboración entre la campaña de Trump y el Kremlin para orquestar esa injerencia.

Más de 50 muertos por bombardeos de la coalición en una prisión del EI

Foto: Alaa Al-Faqir
Reuters

Al menos 57 personas han muerto este lunes  por supuestos bombardeos de la coalición internacional liderada por EEUU contra un centro de detención del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en la ciudad nororiental siria de Al Mayadin, según ha informado este martes el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), que ha apuntado que los ataques aéreos han causado la muerte de 42 civiles recluidos en esa cárcel y de 15 guardias y prisioneros pertenecientes al EI, aunque no ha descartado que el número de fallecidos aumente porque hay desaparecidos entre los escombros.

Por su parte, el grupo de activistas Deir al Zur 24 ha señalado en su página web que el número de fallecidos podría superar los 60.

Según el Observatorio, el lugar bombardeado albergaba unos cien prisioneros, entre civiles y miembros del propio EI. Antes de convertirse en cárcel, el edificio era la casa de un dirigente de la exfilial siria de Al Qaeda Abu Abdalá al Nuaimi, asesinado por el EI, que transformó el inmueble en un centro de detención. Las instalaciones se dividían en una sección especial para civiles y en otra para integrantes del EI.

La ONG ha agregado que, tras este ataque, varios aviones que se cree que eran de la coalición han vuelto a atacar Al Mayadín la pasada madrugada y han tenido como blanco una base de la Brigada de los Halcones del Desierto, vinculada al EI. En este bombardeo ha muerto una mujer que residía en una vivienda vecina a ese cuartel, que había sido evacuado por los extremistas después del ataque a la prisión.

La organización Deir al Zur 24 ha precisado que la cárcel del EI bombardeada se ubica en las afueras del pueblo de Al Tiba, cerca de Al Mayadín, y ha destacado que ese centro acogía a decenas de civiles y a cientos de prisioneros de facciones opositoras del Ejército Libre Sirio (ELS) y del antiguo Frente al Nusra, la filial de Al Qaeda que hace un año cambio su nombre y se desvinculó de este grupo.

Al Mayadín se localiza en el este de la provincia de Deir al Zur, que está dominada casi totalmente por el EI menos algunos barrios de su capital homónima y su aeropuerto militar, en poder de las autoridades sirias.

La coalición inició su campaña militar en Siria el 23 de septiembre de 2014, casi tres meses después de la autoproclamación de un califato por parte del los yihadistas en este país e Irak. Actualmente, dicha alianza internacional participa junto a las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una agrupación armada encabezada por milicias kurdas, en el asalto a la urbe de Al Raqa, considerada “la capital” del califato del EI.

Tres cuartos del mundo no confían en el liderazgo de Donald Trump

Foto: Toni Gentile

Más de las tres cuartas partes del mundo tienen poca o ninguna confianza en el liderazgo mundial de Donald Trump y sus políticas. Además, los países tradicionalmente aliados de EEUU, especialmente Europa, favorecen el colapso de la presidencia de Trump,  según ha publicado el Pew Research Center en un nuevo sondeo.

La investigación, que se ha realizado en 37 países, ha demostrado que tan solo un 22% de los encuestados tienen algo o gran confianza en Trump. Casi tres cuartas partes, el 74%, tienen poca o ninguna en el líder republicano. Por el contrario, en los últimos años de la presidencia de Barack Obama, una media del 64% expresó su confianza en el predecesor de Trump para dirigir Estados Unidos en el exterior.

Low global confidence in Trump leads to lower ratings for U.S.

El sondeo también ha demostrado que el bajo nivel de apoyo del que goza el presidente se ha traducido en una disminución de la defensa de los valores estadounidenses en el mundo, pues sólo el 49% de los participantes expresó una opinión positiva de EEUU en términos generales, en comparación con el 64% de las encuestas publicadas en 2015 y el 2016.

Changing views of the U.S.: Favorability down across world, but up in Russia

Por primera vez en la historia de este centro de investigación, la mayoría de los canadienses ya no considera a su vecino norteamericano como una fuerza para hacer el bien, ya que solo el 43% lo considera de forma positiva. Los únicos países que han manifestado su fe en la capacidad de Trump son Israel y Rusia. Por otro lado, el presidente de Estados Unidos tiene calificaciones constantemente bajas en toda América Latina y Europa, donde la media positiva oscila entre el 14% y 18% en contraposición al 5% de México y el 7% en España.

Más allá de la impopularidad de Trump, la encuesta muestra como Angela Merkel ha reemplazado al presidente de Estados Unidos como el político a quien todo el mundo mira en busca de liderazgo. El 42% confía en la canciller alemana, mientras que un 31% asegura no tener ninguna confianza en ella. En Europa, un promedio del 60% es positivo hacia la líder, un logro poco común para alguien que ha estado al frente de Alemania durante más de una década.

Merkel gets higher ratings globally than Xi, Putin or Trump

La mayoría de las políticas de Trump son también impopulares, incluyendo el muro en la frontera con México, su retirada del tratado de París y la prohibición de inmigrantes procedentes de varios países de mayoría musulmana. Por eso, sólo cuatro de los 10 países de la UE que fueron encuestados son favorables a EEUU como país. El apoyo más generalizado se encuentra en Polonia (73%), Hungría (63%), Italia (61%) y Reino Unido (50%).

Los países con las puntuaciones más negativas son Alemania (62%), España (60%) y los Países Bajos (59%). Además, en el último año, la proporción de la población española con una opinión muy desfavorable hacia EEUU se ha triplicado del 7% al 23%.

La reforma del Obamacare dejará a 22 millones de personas sin seguro

Foto: JOSHUA ROBERTS
Reuters

La propuesta de reforma sanitaria que debate el Senado de Estados Unidos dejará a 22 millones de personas sin seguro médico hasta 2026, 15 millones de ellos solo en el primer año de su entrada en vigor, ha calculado este lunes la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO) en un informe.

La propuesta de reforma sanitaria que considera el Senado solo tendría una leve diferencia respecto a los resultados de la versión debatida por la Cámara de Representantes, que iba a dejar a 23 millones de estadounidenses sin cobertura médica.

El informe del CBO, una agencia oficial independiente que realiza estimaciones de proyectos de ley en el Congreso, también considera que la reforma sanitaria republicana reducirá el déficit en 321.000 millones de dólares hasta 2026, más que los 119.000 millones de la versión de la Cámara baja.

La reducción de asegurados en comparación con la ley actual, diseñada por el expresidente Barack Obama y aprobada en 2010 por el Congreso, se debe esencialmente a una bajada de los beneficiados por los seguros públicos del Medicaid, sistema que atiende a los más desfavorecidos, y del Medicare, destinado a los jubilados.

Las enmiendas presentadas por el Senado al proyecto aprobado por la Cámara baja penaliza a aquellos que no tengan seguro, obligándolos a esperar sin cobertura durante seis meses antes de volver a tenerla, incentivando la entrada de personas al sistema privado de atención de la salud antes de que enfermen.

Esta medida tiene como objetivo acabar con la obligación de contratar un seguro médico privado so pena de multa, como sucede ahora con la reforma aprobada por Obama, que tenía como intención bajar los precios de las coberturas al ampliar el número de asegurados.

El líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, está siendo presionado para que retrase el voto del texto en la Cámara alta, que se espera esta semana, hasta que haya más datos sobre el impacto de la nueva legislación.

El líder de la minoría demócrata en el Senado, el senador Chuck Schumer, ha asegurado este lunes en rueda de prensa que el informe del CBO debería ser visto como “una gran señal de stop” que aumentará el coste médico de las familias y reducirá las coberturas.

El informe del CBO de este lunes es un varapalo para aquellos que apoyan la reforma, incluido el presidente, Donald Trump, ya que no ayudaría a que los republicanos indecisos se sumen a la iniciativa, que no cuenta con un solo apoyo demócrata.

Los republicanos, no obstante, controlan tanto la Cámara de Representantes como el Senado, por lo que en principio podrían aprobar la ley, criticada por médicos, pacientes e incluso por las aseguradoras, si se llega al consenso dentro del partido.

La Casa Blanca dice que Obama fue el "cómplice" de la injerencia rusa

Foto: Dario Ayala
Reuters

El vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, ha sugerido este lunes que el Gobierno del expresidente Barack Obama ha podido ser el “cómplice” de la injerencia rusa en las elecciones de 2016 en Estados Unidos, debido a su tenue respuesta a los ciberataques de Moscú durante la campaña electoral.

“Han estado culpando sin parar a (el actual presidente estadounidense, Donald) Trump y a Rusia, y al mismo tiempo, ellos fueron los que lo sabían y no tomaron ninguna acción”, ha dicho Spicer durante una conferencia de prensa sin cámaras de televisión.

“Así que la pregunta es, si no tomaron ninguna acción, ¿les hace eso cómplices? Creo que hay muchas preguntas que necesitan respuesta sobre quién supo qué y cuándo”, ha añadido el vocero.

Unas horas antes, el propio Trump ha hecho una acusación similar desde la red social Twitter, donde lleva lanzando dardos a Obama desde el viernes pasado por el tema de la injerencia Rusia.

“La razón por la que el presidente Obama no hizo NADA sobre Rusia tras ser notificado por la CIA de la interferencia es que esperaba que (la candidata demócrata, Hillary) Clinton ganaría, y no quería ‘revolver las cosas'”, ha escrito este lunes Trump.

“(Obama) se confabuló (con los rusos) u obstruyó (la Justicia), y no les hizo ningún bien ni a los demócratas ni a la deshonesta Hillary (Clinton)”, ha agregado el mandatario.

Trump se refería a un extenso artículo publicado el viernes pasado por el diario The Washington Post, que asegura que Obama ha recibido a comienzos de agosto de 2016 un informe extremadamente secreto de la CIA, basado en fuentes del Gobierno ruso, sobre la injerencia del Kremlin en el proceso electoral estadounidense.

La Casa Blanca de Obama ha comenzado entonces a debatir varias posibles respuestas a Rusia, y se ha decantado en diciembre por un paquete moderado de sanciones.

Obama también ha aprobado la implantación de armas cibernéticas en la infraestructura rusa, “el equivalente digital de bombas que podrían ser detonadas” si la tensión bilateral aumentaba, y cuyo uso depende ahora de Trump, según el Post.

Abrumado por las constantes revelaciones sobre la investigación acerca de la trama rusa, Trump se ha aferrado al artículo del Post para subrayar su argumento de que él no ha incurrido en “colusión” con Rusia ni en “obstrucción” de la Justicia, y ha asegurado en Twitter que se merece una “disculpa” por haber recibido tantas acusaciones.

Trump se ha mostrado escéptico en varias ocasiones sobre la posibilidad de que Rusia interfiriera en el proceso electoral de EEUU, y apenas el pasado jueves ha opinado en Twitter que los ciberataques rusos son una “farsa impulsada por los demócratas”.

Pero el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, ha asegurado este lunes que Trump cree que “Rusia probablemente” ha estado detrás de los ciberataques que han afectado la campaña electoral, aunque “posiblemente también otros países” son responsables de ello.

Preguntado sobre qué está haciendo Trump para responder a esa injerencia rusa, Spicer no ha querido entrar en detalles, pero ha asegurado que ha “dado pasos” para garantizar la “seguridad cibernética” en Estados Unidos.

TOP