Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Las principales agencias de Inteligencia desmienten a Trump en el caso de las escuchas

Foto: Drew Angerer
AFP/Getty Images

El presidente Donald Trump, que publicó el pasado día cuatro de marzo unos tuits acusando al expresidente Obama de haber realizado escuchas telefónicas en la Torre Trump, ha perdido el apoyo del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) y el Comité de Inteligencia, que han negado que existiera ningún pinchazo telefónico a Trump. Con todo, la Casa Blanca sigue sin retirar su versión.

El director del FBI, James Comey, ha asegurado este lunes no tener información que apoye las acusaciones del presidente de EE.UU., Donald Trump, contra su predecesor, Barack Obama, sobre un presunto pinchazo telefónico ordenado por el exmandatario en la Torre Trump de Nueva York. “No tengo información que apoye esos tuits”, ha dicho Comey en la primera audiencia pública realizada en el Congreso sobre la injerencia rusa en los comicios estadounidenses de noviembre, en alusión a los mensajes de Trump divulgados hace semanas en la red social Twitter para acusar a Obama de intervenir sus comunicaciones.

“Ningún individuo en Estados Unidos puede ordenar la vigilancia electrónica de nadie, tiene que pasar por un proceso de solicitud”, ha explicado el director del FBI, quien ha agregado que el Departamento de Justicia tampoco tiene constancia de ninguna prueba que pueda respaldar las acusaciones de Trump.

Pese a que Obama ha negado rotundamente las acusaciones a través de un portavoz, Trump se ha mantenido firme y el pasado viernes, durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca junto a la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que ambos tienen “algo en común”: haber sido espiados por orden del expresidente. El comentario de Trump fue una referencia a la revelación en 2013 de que un teléfono móvil de Merkel fue intervenido por la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. (NSA) entre 2002 y 2012, un periodo que incluye parte de la Presidencia de George W. Bush y parte de la de Obama.

Por su parte, el jefe de la NSA, el almirante Mike Rogers, ha negado que se haya pedido a Londres espiar a Trump. En la sesión del Comité, tanto Rogers como Comey han respondido con un “no señor” a las preguntas acerca de si habían detectado algún tipo de fraude electoral en los estados claves de las elecciones. El almirante estadounidense ha desmentido que el servicio de espionaje británico, GHCQ, hubiera pinchado las telecomunicaciones de la Torre Trump. El máximo responsable de la NSA, que se ocupa del espionaje electrónico, ha dicho que las declaraciones de la Casa Blanca de que el GHCQ llevó a cabo esas actividades “claramente frustra a un gran aliado”, en referencia a Gran Bretaña.

El Comité de Inteligencia también niega las escuchas telefónicas

El presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Devin Nunes, ha asegurado este lunes que “no hubo escuchas telefónicas en la Torre Trump” durante la campaña electoral de 2016, aunque “pudo haber otros tipos de vigilancia contra el presidente” Donald Trump. En su intervención de apertura en la primera audiencia pública celebrada en el Congreso sobre la presunta injerencia rusa en los comicios presidenciales, Nunes ha negado categóricamente que la torre neoyorquina fuera interceptada telefónicamente, como aseguró el mandatario acusando de ello al expresidente Barack Obama.

Por su parte, el congresista Adam Schiff, el demócrata de más alto rango del Comité, ha afirmado que “los rusos se inmiscuyeron con éxito” en la democracia estadounidense y advirtió que “lo harán de nuevo”. Schiff ha insistido en que Estados Unidos no es la primera democracia “atacada” por Rusia y ha subrayado la necesidad de esclarecer las actividades rusas en el país.

El demócrata ha relatado una por una las relaciones e intercambios que realizaron algunos de los miembros de la campaña del ya presidente Donald Trump y el Gobierno ruso, aunque ha reconocido que las investigaciones aún no han esclarecido si esos encuentros tenían que ver con una acción coordinada para influir en los resultados electorales. Schiff ha citado, además de los ya comprobados vínculos del exasesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn, que provocaron su renuncia, las reuniones que ocultó al Senado el ahora fiscal general, Jeff Sessions, con el embajador ruso en Washington, o las modificaciones del programa electoral republicano respecto a sus posiciones sobre Ucrania.

“Es posible que todos estos eventos e informaciones estén completamente desvinculados, y no sean más que una desafortunada coincidencia. Es posible. Pero también es posible que no estén desconectadas, y le debemos a nuestro país averiguarlo”, ha afirmado Schiff.

Las conclusiones a las que han llegado los servicios de inteligencia estadounidense es que sí hubo injerencia rusa en las elecciones, a través de ataques informáticos contra el Partido Demócrata y la campaña de su candidata presidencial, Hillary Clinton, y con el objetivo principal de beneficiar a Trump. Lo que sigue siendo una incógnita es si hubo colaboración entre la campaña de Trump y el Kremlin para orquestar esa injerencia.

Trump exige investigar las filtraciones sobre el atentado de Mánchester

Foto: Jonathan Ernst
Reuters

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha calificado este jueves de “muy preocupantes” las filtraciones de agencias de inteligencia estadounidenses sobre el atentado de Mánchester en el que murieron 22 personas, y ha exigido una investigación al respecto, según un comunicado divulgado por la Casa Blanca, coincidiendo con la presencia de Trump en la cumbre de la OTAN. El secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltemberg, había subrayado horas antes la importancia de mantener la confianza entre los aliados en temas de inteligencia.

“Pido al Departamento de Justicia y a otras agencias relevantes que lancen una completa investigación al respecto”, dijo Trump, añadiendo que “no hay relación más especial” que la existe entre Estados Unidos y Reino Unido.

Por su parte, la primera ministra británica, Theresa May, habló de la necesidad de compartir información de inteligencia de manera “segura”. “Voy a dejarle claro al presidente Trump que el intercambio de inteligencia entre organismos de seguridad debe efectuarse de manera segura”, ha afirmado May a su llegada a Bruselas para participar en la cumbre de líderes de la OTAN.

Terrorismo e inmigración

El presidente estadounidense, Donald Trump, subrayó este jueves en su primera intervención ante la OTAN que ésta debe hacer más en terrorismo, inmigración y ante “las amenazas desde Rusia“, al tiempo que ha denunciado que algunos de los aliados deben “enormes sumas de dinero”.

“La OTAN del futuro tiene que incluir un gran enfoque sobre el terrorismo y la inmigración, así como las amenazas desde Rusia y las fronteras orientales y meridionales de la OTAN”. El mandatario de Estados Unidos ha realizado estas declaraciones durante la inauguración de un memorial en la nueva sede de la OTAN sobre los ataques del 11 de septiembre de 2001 y la caída del muro de Berlín, en presencia de los otros 27 dirigentes de la organización de Defensa.

Sus primeras palabras fueron para las víctimas del “salvaje ataque” en Mánchester, para las que pidió un “momento de silencio”. “Primera ministra, todas las naciones lloran hoy aquí con usted y están junto a usted”, dijo dirigiéndose a Theresa May.

Para Trump, que hizo de la lucha antiterrorista una de sus prioridades para la OTAN, el atentado de Mánchester, donde “niñas inocentes y otros tantos fueron horriblemente asesinados”, es una clara evidencia “la intensidad del mal al que nos enfrentamos”.

“Todos aquellos que aman la vida deben unirse para encontrar” y “eliminar estos asesinos y extremistas”, ha añadido el presidente de la primera potencia militar mundial, que ha  a estos de “perdedores“.

En otro orden de cosas, Trump ha lanzado una seria advertencia sobre el Brexit: le preocupa la pérdida de empleos en EEUU que puede provocar la salida del Reino Unido de la UE, según han asegurado fuentes diplomáticas europeas.

Jeff Sessions ocultó al Gobierno las reuniones que tuvo con Rusia

Foto: Shannon Stapleton
Reuters

El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, que ha mentido durante su proceso de confirmación en el Senado sobre sus contactos con el embajador ruso en Washington, también ha ocultado esos encuentros al Departamento de Justicia a su llegada al Gobierno.

La CNN ha divulgado el formulario que Sessions ha tenido que rellenar para acceder al cargo y que preguntaba por “cualquier contacto” de él o su familia con gobiernos extranjeros o sus representantes en los últimos siete años.

Sessions no ha revelado en su respuesta los encuentros que mantuvo con el embajador ruso en Washington, Sergei Kislyak, en julio y en septiembre del año pasado, justo antes de los comicios a la Casa Blanca, cuando era senador y asesor del entonces candidato Donald Trump.

El titular de la cartera de Justicia ya había escondido estas reuniones, que ha revelado The Washington Post en marzo, cuando ha sido cuestionado por senadores demócratas durante su confirmación por su disposición a investigar los presuntos nexos de la campaña de Trump con el Kremlin.

“Si hay alguna prueba de que algún miembro de la campaña de Trump se comunicó con el Gobierno ruso durante esta campaña, ¿qué haría?”, ha preguntado el senador Al Franken, a lo que Sessions ha respondido: “No tengo conocimiento de ninguna de esas actividades”.

Ha asegurado, además, “no haber tenido comunicaciones con los rusos”.

Tras la revelación del Post, Sessions se ha visto forzado a inhibirse de participar “en cualquier investigación existente o futura” del Departamento de Justicia sobre la posible injerencia rusa en los comicios presidenciales.

Todavía se desconocía entonces que el FBI investiga precisamente la presunta injerencia electoral rusa, incluidos los posibles nexos entre funcionarios rusos y la campaña de Trump.

En un comunicado, el Departamento de Justicia ha justificado este miércoles que su titular no revelara en el formulario divulgado por CNN sus reuniones con Kislyak alegando el elevado número de encuentros que mantenía como senador.

Como senador, el fiscal general mantuvo centenares, sino miles, de reuniones con dignatarios extranjeros y sus equipos“, ha explicado el Departamento.

“Al rellenar el formulario SF-86 –ha dicho-, el equipo del fiscal general consultó con expertos en ese proceso, así como con un investigador del FBI, que le instruyeron a no citar las reuniones con dignatarios extranjeros y sus equipos mantenidos como senador”.

Pese a inhibirse de la investigación sobre Rusia, Sessions ha participado hace dos semanas del despido por parte de Trump del entonces director del FBI, James Comey, que precisamente lideraba esa pesquisa.

La propuesta sanitaria de Trump dejaría sin cobertura a 23 millones de personas

Foto: Charles Rex Arbogast
AP Photo

La reforma sanitaria del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que desmontaría la de su predecesor, Barack Obama, ha sido aprobada en la Cámara de Representantes, dejaría sin cobertura a 23 millones de ciudadanos en la próxima década, ha indicado este miércoles la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO).

La cifra es ligeramente inferior a los 24 millones de personas estimadas previamente, y supondría una reducción del déficit presupuestario en 119.000 millones de dólares, por debajo de los 150.000 millones calculados con anterioridad.

Aunque Trump ha vendido la aprobación en la Cámara de esta propuesta, que revoca la reforma sanitaria de 2010 de Obama, como su primer gran logro político, parece difícil que pueda salir adelante en su votación en el Senado.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, ha asegurado que los datos confirman el objetivo de la propuesta, que “es reducir el déficit y las primas que deben pagar los pacientes”.

El nuevo análisis de la CBO, un órgano no partidista del Congreso, hace aún más complicado que los republicanos del Senado, que son mayoría pero están expuestos a distritos más amplios y por lo tanto más moderados, aprueben el proyecto de ley que ha pasado el trámite de la Cámara Baja el pasado 4 de mayo.

Los republicanos están tradicionalmente más centrados en la reducción del peso presupuestario del gasto en salud que en la ampliación de la cobertura médica.

Poco antes de conocerse estas cifras, el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, ha mostrado sus dudas de que puedan obtener una mayoría simple para aprobar la reforma sanitaria de Trump.

La Cámara de Representantes ha votado hace tres semanas sin contar con el informe de la CBO, algo poco habitual, y McConnell ha subrayado que el Senado aguardaría a conocer estos datos para avanzar en la elaboración de su propia versión de la reforma sanitaria.

Desde la oposición demócrata, se recalcaron las consecuencias negativas para los ciudadanos, ante la pérdida de cobertura de sanitaria para millones de personas.

“El devastador análisis de hoy deja claro las pésimas consecuencias para las familias trabajadoras y los mayores en todo el país”, ha afirmado por su parte Nancy Pelosi, la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes.

La Casa Blanca, por su parte, ha rechazado las estimaciones del CBO por considerarlas poco fiables y que históricamente han fallado en predecir el futuro.

Los manifestantes anti OTAN reciben a Trump a su llegada a Bruselas

Foto: Eric Feferberg
AFP

Varias decenas de personas se han concentrado este miércoles por la tarde en torno a la Estación del Norte de Bruselas para protestar contra la OTAN y contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que ha llegado a la capital belga procedente de Roma para participar este jueves por primera vez en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la organización de Defensa.

Los manifestantes protestan contra las políticas de Trump y contra las intervenciones militares de la OTAN. “Defendemos los intereses del 99% y estamos en contra de las políticas mundiales de recortes, la degradación de los derechos sociales y el debilitamiento de la posición de la clase obrera”. “Los derechos adquiridos hace mucho tiempo están amenazados. Nos oponemos a cualquier forma de discriminación y defendemos una política humana de los refugiados”, aseguran los organizadores de las protestas en su página web.

“Abogamos por la paz y estamos en contra de todas las intervenciones militares que violan las leyes internacionales. Protestamos contra todas las inversiones militares a expensas de la educación, la salud, el clima y la solidaridad internacional”.

El Air Force One del mandatario estadounidense, un Boeing 747, ha aterrizado en el aeropuerto militar de Melsbroek, en las proximidades de la capital belga, donde ha sido recibido a primera hora de la tarde por el primer ministro belga, Charles Michel. Posteriormente, el mandatario estadounidense se ha dirigido al palacio real belga donde ha mantenido un encuentro con el monarca Felipe y con Michel, mientras que la primera dama, Melania Trump, se ha reunido paralelamente con la reina Matilde.

Tras completar la agenda bilateral, Trump se desplazará el jueves a la sede del Consejo Europeo para entrevistarse con los presidentes de la Comisión y el Consejo europeos, Jean-Claude Juncker y Donald Tusk, respectivamente, y asistir después a la cumbre de la OTAN.

Los manifestantes reciben a Trump en su llegada a Bruselas 1
Uno de los carteles de las protestas en Bruselas | Foto: Christian Hartmann/Reuters

Los líderes recorrerán las nuevas instalaciones de la Alianza y descubrirán un pedazo del muro de Berlín, así como un monumento conmemorativo cedido por Estados Unidos en homenaje a las víctimas de los atentados terroristas del 11-S y al artículo 5 del Tratado de Washington, la piedra angular en que se sustenta la Alianza y que se basa en la defensa mutua de sus miembros en caso de ataque exterior. Al término de la cumbre de la OTAN, sobre las 21:00 horas, Donald y Melania Trump tomarán el avión rumbo a Taormina, Italia, donde el presidente estadounidense participará el viernes y el sábado en la cumbre del G7.

TOP