Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Los combatientes rohingyas declaran una tregua de un mes ante el éxodo masivo de población

Foto: MUNIR UZ ZAMAN
AFP

Los combatientes rebeldes rohingyas han declarado este domingo una tregua unilateral de un mes contra los militares birmanos, después de que 300.000 personas tuvieran que exiliarse del país y huir a Bangladesh por la escalada de violencia. El ministro de Relaciones Exteriores de Bangladesh, A.H. Mahmood Ali, ha afirmado este domingo que se está perpetrando un genocidio contra los rohingyas en el estado birmano de Rakáin.

“El Ejército de Salvación Rohinyá de Arakán (ESRA) declara por la presente un cese temporal de sus operaciones militares ofensivas”, han dicho los rebeldes en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter. Han agregado que el objetivo de la tregua es que las operaciones humanitarias puedan llegar a la región.


El grupo armado ha urgido a “todos los actores humanitarios” a que reanudaran la ayuda para “todas las víctimas de esta crisis humanitaria, sin importar su origen étnico o religión” durante el alto el fuego, que se extenderá hasta el 9 de octubre.

En el comunicado, los rebeldes han instado a Birmania a que respete la tregua, en un momento en que muchos desplazados en el estado de Rakáin necesitan ayuda tras dos semanas de intensa violencia. No hubo una respuesta inmediata del ejército de Birmania, pero el sábado las autoridades anunciaron por primera vez que iban a instalar campamentos para los desplazados.

Desde el inicio de los incidentes, la región está cerrada y ni la prensa ni las organizaciones internacionales tienen acceso a la zona.

“Todo ha sido destruido”

En un campamento cerca de Shamlapur, en Bangladés, los refugiados rohingyas dudan de que con este alto el fuego puedan volver a sus casas. “Los soldados birmanos ‘nos dicen ‘iros o vamos a quemaros a todos’.¿Cómo podemos pensar que un cese el fuego tendrá el más mínimo efecto?”, pregunta a AFP Hafez Ahmed, de 60 años.

Además, muchos de ellos lo perdieron todo: “Ya no tengo nada allí, ni casa, ni pueblo. Todo fue destruido“, se lamenta Hashem Ullah, un campesino rohingya.

Casi 300.000 personas, la mayoría musulmanes rohingyas, se han refugiado en Bangladesh huyendo de la violencia, según las últimas cifras de Naciones Unidas. Unos 27.000 budistas e hindúes también abandonaron sus pueblos y encontraron refugio en monasterios y escuelas en el sur de la región.

Los enfrentamientos empezaron el 25 de agosto, cuando los rebeldes rohinyás, armados con machetes y cuchillos, lanzaron varios ataques coordinados contra decenas de puestos fronterizos birmanos. El grupo, que ya había reivindicado otros ataques en octubre, dijo que tomó las armas para defender los derechos de esta minoría que no tienen acceso a la educación ni al trabajo. Según el ejército birmano, unos 400 de ellos habrían muerto durante los combates.

Considerados como inmigrantes ilegales

Birmania, un país de mayoría budista, niega la ciudadanía a los rohingyas, musulmanes sunitas, y las autoridades los consideran como inmigrantes ilegales de Bangladés. Considerados como extranjeros, los rohingyas son apátridas, a pesar de que algunos viven en Birmania desde hace generaciones y se estima que constituían hasta ahora una minoría de un millón de personas.

El viernes la ONU dio la voz de alarma ante los masivos desplazamientos y Bangladesh, que ha recibido a gran parte de los refugiados, exhortó a Birmania a frenar el éxodo.

La ONU expresó su preocupación por la saturación de las capacidades de acogida en Bangladesh, donde emergen campamentos improvisados a lo largo de las carreteras y se avecina una crisis humanitaria.

Los combatientes rohingyas declaran una tregua de un mes ante el éxodo masivo de población
Refugiados rohingya esperan la llegada de la ayuda humanitaria en Bangladesh. | Foto: MUNIR UZ ZAMAN/AFP

Para hacer frente a la crisis humanitaria, la ONU hizo un llamamiento para reunir 77 millones de dólares para los campamentos. Tras el anuncio del alto el fuego, la Cruz Roja en Bangladés se ha congratulado por la iniciativa, puesto que permitirá que las organizaciones humanitarias actúen frente a una “crisis inmensa”.

“¿Cómo quieren gestionar un flujo de personas así? Buscan refugio, quieren un lugar seguro”, ha declarado a AFP Misada Said, de la Cruz Roja en Bangladés.

Esta oleada de refugiados se suma a las cerca de 400.000 personas de esta minoría que ya estaban en Bangladesh, desplazadas por brotes de violencia anteriores.

La relatora especial de la ONU en Birmania, Yanghee Lee, dijo que más de un millar de personas, sobre todo rohinyás, podrían haber muerto desde el inicio de los disturbios.

La funcionaria de la ONU también instó a Aung San Suu Kyi, dirigente de facto de Birmania, a “mostrarle al mundo que aquello por lo que luchó era una Birmania libre y democrática” y la exhortó a “movilizarse” ante esa crisis.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) denunció que en Birmania los rohingyas “no tienen acceso a los derechos fundamentales como la libertad de movimiento, el derecho a la educación y el trabajo”.

Continúa leyendo: Suu Kyi acusa a los rebeldes rohingyas de difundir "desinformación"

Suu Kyi acusa a los rebeldes rohingyas de difundir "desinformación"

La líder de facto del Gobierno birmano y Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, ha roto este miércoles su silencio para acusar a los rebeldes rohingyas, a los que ha denominado como “terroristas“, de difundir un “iceberg de desinformación” durante ola de violencia que vive esta minoría en el oeste del país desde hace casi dos semanas. Este es el primer comentario oficial que hace desde el inicio de la crisis, que comenzó a finales de agosto y que ya ha dejado más de 400 muertos y 172.000 desplazados. La premio Nobel de la Paz ha sido muy criticada en el extranjero por su silencio sobre la suerte de esta minoría musulmana.

En su primer comentario desde el asalto perpetrado por los insurgentes del Ejército de Salvación Rohinyá de Arakan (ARSA), Suu Kyi ha acusado a los rebeldes, que ella al igual que el Ejército califica de “terroristas”, de dividir a las comunidades del país. En una conversación telefónica con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, la dirigente birmana señaló que la “calculada” campaña de desinformación sirve “para promover los intereses” del grupo armado que combate al Ejército en el estado Rakhine (antiguo Arakan), donde viven 1,1 millones de musulmanes de la etnia rohingya.

“Sabemos muy bien, mejor que la mayoría, lo que significa la privación de los derechos humanos y la protección democrática. Nos aseguraremos de que todas las personas del país sean protegidas, así como sus derechos a defensa humanitaria, social y política”, ha asegurado, conforme a la transcripción oficial publicada este miércoles por su oficina.

Suu Kyi, galardonada en 1991 con el premio Nobel de la Paz, y el Gobierno birmano han sido criticados con dureza por países de mayoría musulmana, activistas pro derechos humanos y Naciones Unidas ante la falta de soluciones para situación de desamparo que viven los rohingyas, a quienes las autoridades locales niegan la ciudadanía. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, expresó la víspera su preocupación a que la reciente escalada de violencia que vive Birmania (Myanmar) pueda derivar en una “crisis humanitaria”.

Por cuarto día consecutivo, centenares de personas se han manifestado a las puertas de la embajada de Birmania en Yakarta para pedir el fin del conflicto entre los ciudadanos musulmanes y la mayoría budista.

Suu Kyi acusa a los rebeldes rohingyas de difundir "desinformación" 1
Protestas ante la embajada de Birmania en Yakarta, Indonesia | Foto: Darren Whiteside / Reuters

Desde el 25 de agosto, cuando se reiniciaron los enfrentamientos, al menos 146.000 rohingyas han llegado a Bangladesh huyendo de la violencia en el oeste de Birmania, según cifras de la ONU. La Unión Europea exigió el martes pleno acceso sin restricciones de la ayuda humanitaria para los rohingyas y ha pedido el fin de los abusos contra esta minoría. No obstante, según la transcripción publicada, Suu Kyi no ha hecho mención durante la conversación al éxodo de rohingyas a territorio bangladeshí.

Al menos 371 rebeldes, 15 efectivos gubernamentales y 28 civiles han muerto en los doce días de conflicto, de acuerdo a los datos del comité de información de la Oficina de la Consejera de Estado, cargo que ocupa Suu Kyi. Este organismo oficial también ha estimado en cerca de 7.000 las casas destruidas durante los combates, en 59 poblaciones de la región.

Las autoridades birmanas no reconocen la ciudadanía a los rohingya, les considera inmigrantes bengalíes, y les impone múltiples restricciones, incluida la privación de movimientos.

Continúa leyendo: Más de 123.000 rohingyas han cruzado la frontera con Bangladesh en los últimos días

Más de 123.000 rohingyas han cruzado la frontera con Bangladesh en los últimos días

Foto: Mohammad Ponir Hossain
Reuters

Al menos 123.000 rohingyas han cruzado la frontera de Bangladesh huyendo de la violencia en el noroeste de Birmania (Myanmar) desde el pasado 25 de agosto, ha informado este martes una fuente el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

El portavoz de ACNUR en Bangladesh, Joseph Surjamoni Tripura, ha indicado a la agencia Efe que los recién llegados, más de 30.000 en las últimas 24 horas, están habilitando campamentos improvisados, salvo 6.000 que han podido encontrar acomodo con familiares en los campos de refugiados permanentes en el distrito de Cox’s Bazar.

El ritmo de llegada de los miembros de esta comunidad, a la que Birmania no reconoce la nacionalidad y Bangladesh raramente da estatus de refugiado, está aumentando en las últimas horas.

En la zona de Teknaf, en el extremo suroriental del país, los botes llegan constantemente cargados de gente que alcanzan la costa por el Golfo de Bengala, según ha podido constatar Efe.

Al igual que ocurre en cruces terrestres como Ghum Dhum, en Teknaf este martes no está habiendo oposición por parte de las autoridades al ingreso de refugiados, aunque ayer los guardacostas bangladeshíes devolvieron a Birmania a más de 2.000 rohinyás que habían llegado a la isla de Saint Martin.

El éxodo de rohinyás comenzó el pasado 25 de agosto, tras un ataque de un grupo insurgente de esa comunidad en el estado Rakhine contra puestos policiales que fue respondido con una carnicería por el Ejército birmano, según narran los refugiados.

Mientras tanto, la presión internacional crece sobre la Consejera de Estado y premio nobel de la paz Aung San Suu Kyi, líder de facto de Birmania, para que detenga las violaciones que según organismos de derechos humanos se está produciendo.

Entre los que han pedido a Kyi condenar lo que está sucediendo, está la paquistaní Malala Yousafzai, también premio Nobel de la Paz, que ha hecho un llamamiento público a que se detenga la violencia contra los rohingyas.

Se calcula que más de un millón de rohinyás viven en el estado Rakhine, donde ya se produjo otra campaña del Ejército birmano hace nueve meses tras un ataque insurgente similar que llevó entonces a más de 70.000 miembros de esta minoría a buscar refugio en el vecino país.

Entre 300.000 y 500.000 rohingyas viven en Bangladesh de los que solo unos 32.000 tienen estatus de refugiado, y habitan en campos en el distrito de Cox’s Bazar.

Continúa leyendo: Cientos de personas protestan en Barcelona por la detención de cargos catalanes

Cientos de personas protestan en Barcelona por la detención de cargos catalanes

Foto: ALBERT GEA
Reuters

Varios centenares de personas y dirigentes del movimiento independentista catalán se han concentrado este miércoles ante la sede de la Consejería autonómica de Economía en protesta por la detención de trece personas, entre ellas altos cargos regionales, y el registro de sedes del Gobierno de Cataluña. Las detenciones y registros han sido efectuados por la Guardia Civil española en cumplimiento de una orden judicial en relación con los preparativos del referéndum secesionista del 1 de octubre en Cataluña, suspendido por el Tribunal Constitucional a petición del Ejecutivo español.

En la concentración de protesta frente a las detenciones se han escuchado consignas como “Votaremos” y “Que lo vea toda Europa”, acompañadas de cantos del himno catalán y pancartas a favor de la democracia. En la concentración han participado también parlamentarios regionales y otros activistas movilizados por esa consulta independentista.

Los Mossos d’Esquadra custodian la entrada de la Consejería y ha detenido el tráfico delante de la sede de Economía, situada en La Rambla de Catalunya, debido al gran volumen de manifestantes. Organizaciones independentistas están empleando las redes sociales para llamar a los ciudadanos a concentrarse en protesta a los registros en diversos edificios de la Generalitat.

presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha asegurado “el Estado español ha suspendido de facto el autogobierno de Cataluña y ha aplicado de facto un estado de excepción”. En su comparecencia tras la reunión extraordinaria del Consejo Ejecutivo por las detenciones que han tenido lugar esta mañana

Cientos de personas protestan en Barcelona por la detención de cargos catalanes 1
Manifestantes concentrados frente a la Secretaria de Economía en Barcelona | Foto: Albert Gea / Reuters

Continúa leyendo: Puigdemont denuncia que el Gobierno “ha declarado un estado de excepción”

Puigdemont denuncia que el Gobierno “ha declarado un estado de excepción”

Foto: Govern Generalitat
Twitter

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, asegura que “el Estado español ha suspendido de facto el autogobierno de Cataluña y ha aplicado de facto un estado de excepción”. En su comparecencia tras la reunión extraordinaria del Consejo Ejecutivo por las detenciones que han tenido lugar esta mañana, Puigdemont ha dicho que Cataluña está siendo “víctima de una agresión coordinada de las fuerzas policiales”.

“El Govern quiere dirigirse a sus ciudadanos con un mensaje claro: condenamos y rechazamos la actitud (…) del Estado español y damos todo el apoyo y amparo político y personal a los detenidos”, ha dicho Puigdemont. “El Gobierno español ha traspasado la línea roja que lo separaba de los regímenes autoritarios y se ha convertido en una vergüenza democrática“, ha criticado.

El presidente de la Generalitat asegura que Cataluña seguirá respondiendo de forma pacífica y democrática “a las amenazas antidemocráticas que pretenden violentar nuestra convivencia”, haciendo referencia a las detenciones de cargos y técnicos del Govern realizadas este miércoles, la actuación de la Fiscalía al llamar a declarar a los alcaldes que apoyan el referéndum, declarado ilegal por el Tribunal Constitucional y “la violación del secreto en las comunicaciones postales“. Esta es “una situación inaceptable en democracia”, ha dicho.

Respecto al referéndum de autodeterminación, Puigdemont asegura que se celebrará el 1 de octubre. “Los ciudadanos estamos convocados el 1 de octubre para ejercer la democracia ante un régimen represivo e intimidatorio”, ha dicho, añadiendo que “no daremos un paso atrás porque vamos a defender el derecho de los ciudadanos a decidir libremente su futuro”. “No aceptaremos que no nos dejen decidir las épocas futuras de libertad y democracia”, ha asegurado.

Ha comparado también la situación actual en Cataluña con el resto de países de la Unión Europea, y asegura que “lo que Cataluña está viviendo no lo vive ningún estado de la Unión Europea”. 

Las reacciones a las declaraciones de Puigdemont

Los acontecimientos de este miércoles en Cataluña han llevado a reunirse al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que en repetidas ocasiones ha mostrado su apoyo al Gobierno en los temas relacionados con el proceso independentista de Cataluña. Rajoy y Rivera se han reunido en La Moncloa.

Rivera ha vuelto a trasladar el apoyo de su partido al Gobierno para “parar el golpe a la democracia”. “Es momento de serenidad pero también los valores democráticos, el Estado de Derecho y hacer cumplir la ley”, ha dicho Rivera a Rajoy.

También se ha reunido con Rajoy en La Moncloa este martes el líder del PSOE, Pedro Sánchez, para tratar la situación en Cataluña.

Por otra parte, el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha reiterado el apoyo del Gobierno a las fuerzas de seguridad que están llevando a cabo los registros y detenciones en Cataluña. “Lo que no es democracia es desobedecer las leyes y buscar la legitimidad que no tienen con manifestaciones en las calles”, ha dicho Méndez de Vigo, haciendo referencia a las declaraciones de Puigdemont sobre la defensa de la democracia en Cataluña. “Nadie está por encima de la ley”, ha asegurado.

El Tribunal Constitucional ha acordado hoy dos nuevos incidentes de ejecución formulados por el Gobierno en relación a los acuerdos con los que la Mesa del Parlamento de Cataluña permitió, los días 6 y 7 de septiembre, la votación y posterior aprobación de las leyes del referéndum y de transitoriedad. El Constitucional ha declarado la inconstitucionalidad y nulidad de estos acuerdos, ya impugnados, y pide a la Fiscalía que proceda a “exigir la responsabilidad penal que pudiera corresponder” a la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, así como a otros miembros de la Mesa.

El Fútbol Club Barcelona también ha reaccionado a los hechos ocurridos en Barcelona. A través de su cuenta de Twitter ha emitido un comunicado mostrando su apoyo a la celebración del referéndum y su defensa del “derecho a decidir y la libertad de expresión”.

TOP