Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Respirar aire contaminado debilita tus huesos

Foto: ALY SONG
Reuters

Las noticias acerca de la contaminación del aire son cada vez peores. Los investigadores de un nuevo estudio han llegado a comparar los efectos de la polución en la salud con los de fumar cigarrillo. Añaden que además de causar cáncer y enfermedades cardiovasculares, conlleva a la pérdida de densidad mineral ósea. Un reciente informe del Lancet Planetary Health sostiene que el riesgo de fracturas óseas aumenta en 5% para aquellas personas que viven en las áreas de mayor polución.

El análisis recogió los datos de dos estudios para llegar a las conclusiones. El primero hizo seguimiento a 9.2 millones de admisiones durante los últimos ocho años de los beneficiarios de Medicare en el noreste de Estados Unidos. El segundo, analizó los niveles de la hormona paratiroidea, que ayuda a la salud ósea, en 692 hombres de bajos ingresos y de mediana edad en Boston.

El Lancet Planetary Health ha concluido que el riesgo de fracturas óseas entre las personas mayores de 65 años aumentaba constantemente a medida que eran más altos los niveles de contaminación del aire -específicamente, las partículas suspendidas menores a 2.5 micrómetros, o PM 2.5-.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido recientemente en sus nuevos Valores Guía la recomendación de utilizar como indicador de la concentración de partículas materiales en el aire los valores de las partículas de diámetro inferior a 2.5 micras. Este índice incluye solo las partículas finas, también conocidas como “partículas respirables”.

Los resultados arrojados del informe señalan que hay un 5% más probabilidades de que las personas sufran de osteoporosis en las áreas con las mayores concentraciones de PM 2.5.

Además, el estudio en los hombres de mediana edad mostró que las personas que viven en lugares con niveles más altos de contaminación del aire tienen menores concentraciones de la hormona paratiroidea y por ende, niveles más bajos de densidad mineral ósea. Los estudios controlaron la raza, los ingresos, el tabaquismo, la actividad física y otras variables.

“La contaminación del aire es como fumar cigarrillos diluidos (o con poca concentración de tabaco)”, dijo la autora principal del estudio, Andrea A. Baccarelli, profesora de medicina ambiental en la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia. “Fumar causa cáncer, enfermedades cardiovasculares y pérdida de densidad mineral ósea. También lo hace la contaminación del aire. Incluso en los niveles de contaminación que la Agencia de Protección Ambiental considera aceptables, todavía hay un mayor riesgo”.

Continúa leyendo: La contaminación puede alterar la calidad del semen

La contaminación puede alterar la calidad del semen

Foto: Personal de Reuters
Reuters/File

La contaminación en el aire provocada por las partículas finas, que son aquellas que se transportan por el aire, podría ser la razón por la que el semen tiene una menor calidad, según ha revelado un estudio publicado este miércoles en la revista especializada Occupational & Environmental Medicine. El estudio se ha llevado a cabo con 6.500 hombres de entre 15 y 49 años en Taiwán y determina que, debido a los efectos de la polución, los espermatozoides son limitados.

Por esto, se ha de tener en cuenta que “la exposición a la contaminación del aire, un efecto reducido de las partículas finas PM2.5 en la morfología (tamaño y forma) normal de los espermatozoides, podría provocar la infertilidad en numerosas de parejas“, han explicado los científicos chinos que han llevado a cabo el estudio. Entre 2001 y 2014, muchos hombres participaron en un programa en el que se les hacía un examen médico estándar para estudiar la calidad de su semen, teniendo en cuenta el número total de espermatozoides, la forma y tamaño, y el movimiento.

Las concentraciones de PM2.5 en cada participante se analizaron durante un periodo de tres meses, que es el tiempo necesario para generar esperma, y también durante unos dos años, mediante el uso de un método matemático que combina datos por satélite de la NASA. Cada aumento de 5 microgramos de partículas finas por metro cúbico de aire durante el periodo de los dos años resultó vinculante a una bajada del 1,29% de la morfología normal de los espermatozoides, según muestra el estudio.

A raíz de esto, los investigadores también han observado una correlación entre el aumento de la concentración de los espermatozoides y el alza de partículas finas. Explican que podría tratarse de un proceso de compensación en cuanto a la degradación de la forma de los espermatozoides. Sin embargo, la profesora emérita de medicina reproductiva en la Queen’s University de Belfast, Sheena Lewis, ha afirmado que dicha explicación no tiene base científica.

Un estudio basado en la observación no establece “ningún vínculo de causa y efecto” entre la polución y las modificaciones del semen registradas, ha asegurado, por otro lado, el profesor y estadístico de la Open University en Reino Unido, Kevin McConway.

Los autores del estudio han considerado, a través de los resultados de las estadísticas, que varios factores pueden influir en los resultados, como la edad, la educación, el índice de masa corporal, el tabaquismo o el consumo de alcohol. Aunque, según ha argumentado el profesor McConway, los investigadores “han ignorado el lugar de trabajo de esos hombres” y únicamente poseían “informaciones limitadas” sobre su exposición a posibles efectos nocivos en el trabajo, “así que no han podido tomarlo todo en cuenta”.

El profesor y experto británico en andrología por la Universidad de Sheffield, Allan Pacey, ha señalado que “el proceso de evaluación del tamaño y de la forma de los espermatozoides es una de las pruebas más complejas de realizar” y por tanto, es posible que sea menos precisa.

Continúa leyendo: La justicia europea condena a Polonia por la contaminación del aire

La justicia europea condena a Polonia por la contaminación del aire

Foto: Peter David Josek
AP

La justicia europea ha condenado este jueves a Polonia por haber infringido de manera “continuada” la legislación comunitaria sobre la calidad del aire al superar con regularidad los límites de partículas finas. Polonia ha superado en varias ocasiones los valores límite de concentración de partículas finas en el aire (PM10) entre 2007 y 2015, tanto diarios como anuales, explica el comunicado del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). El recurso contra Polonia fue presentado por la Comisión Europea, que se encarga de garantizar la ley dentro de la UE.

“El hecho de superar los valores límite aplicables a las concentraciones de PM10 en el aire ambiente basta por sí mismo para que se declare un incumplimiento”, ha explicado el TJUE.

La UE se ha dotado de varias directivas para luchar contra la contaminación atmosférica, entre ellas una sobre la calidad del aire ambiente que determina umbrales promedio diarios y anuales que no hay que superar para diferentes contaminantes.

Polonia tiene uno de los aires más contaminados de Europa, sobre todo por culpa de las emisiones de sus centrales de carbón. Sin embargo, no es el único país que supera los valores límite. El TJUE ya emitió una sentencia contra Bulgaria y la Comisión estudia muy seriamente demandar a otros nueve miembros -Alemania, Eslovaquia, España, Francia, Hungría, Italia, República Checa, Reino Unido y Rumanía- por temas de contaminación.

El TJUE reprocha también a Varsovia no haber establecido programas para remediar estas superaciones rápidamente. Los planes de calidad del aire establecidos por Polonia no estarán listos hasta 2020 y 2024, mientras que la legislación europea establece que el periodo de superación debe ser “lo más breve posible”.

Si la Comisión considera más adelante que Polonia sigue incumpliendo la legislación podrá presentar un nuevo recurso ante el TJUE para que decida una eventual sanción financiera.

La contaminación del aire es considerada responsable de más de 400.000 muertes prematuras al año en la UE, según AFP.

Continúa leyendo: Metro de Madrid reconoce que hay amianto en algunos de sus trenes

Metro de Madrid reconoce que hay amianto en algunos de sus trenes

Foto: SUSANA VERA
Reuters

Metro de Madrid ha reconocido este viernes que en algunos de sus trenes hay amianto en un pequeño componente eléctrico, pero asegura que no supone un peligro ni para los viajeros ni para los trabajadores de la empresa. Sin embargo, ha admitido que uno de sus empleados sufre una enfermedad profesional por asbestosis, una enfermedad pulmonar causada por la inhalación de asbesto, la base del amianto.

En los trenes de los modelos 2.000 y 5.000, que tienen entre 35 y 40 años y circulan por las líneas 1, 6 y 9 hay amianto en uno de sus componentes, ha admitido la compañía en declaraciones a EFE.

Sin embargo, han señalado que esto no supone “ningún tipo de peligro” para los viajeros. Respecto a los trabajadores, la empresa asegura que se han llevado a cabo varios protocolos para el manejo del componente eléctrico que contiene amianto y el Servicio de Prevención de la compañía ha formado a los empleados que tienen que manejarlo.

A pesar de estos protocolos de prevención, Metro de Madrid ha confirmado que a uno de sus empleados se le reconoció el pasado mes de diciembre una enfermedad profesional provocada por el amianto. Las fuentes consultadas por EFE no han precisado a qué labores se dedicaba el trabajador, y han subrayado que los planes de prevención son anteriores al reconocimiento de esta enfermedad.

El grupo de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid ha pedido que se cree “un plan de medidas urgentes” para eliminar la presencia de amianto en el metro tras conocerse la noticia.

Además, ha reclamado que se ponga en marcha de manera “inmediata” una campaña divulgativa que incluya todas las iniciativas de salud necesarias para evitar perjudicar a los viajeros y trabajadores.

“La presencia de amianto en convoyes, estaciones e instalaciones técnicas del Metro se conoce desde los años 90. Resulta inexplicable que aún hoy no exista un plan de prevención y retirada de estos componentes”, ha dicho el portavoz de la formación naranja en la Comisión de Transportes, Juan Rubio.

Continúa leyendo: Pekín entra en el Año Nuevo sin petardos ni fuegos artificiales para evitar la contaminación

Pekín entra en el Año Nuevo sin petardos ni fuegos artificiales para evitar la contaminación

Foto: Thomas Peter
Reuters

Pekín ha entrado este viernes en el Año Nuevo chino de manera inusual, sin fuegos artificiales ni petardos, tras ser prohibidos el año pasado para evitar niveles altos de contaminación en la capital de China, aunque en las afueras de la ciudad pueden ser usados durante todo el año.

En las calles de la capital no ha habido ni rastro de pólvora, una estampa muy diferente a la de otros años, donde desde medianoche hasta primeras horas de la mañana se disparaban fuegos artificiales para ahuyentar a los malos espíritus.

Un gran número de policías han vigilado sin descanso las calles para garantizar la seguridad y el respeto de esta nueva normativa durante el Año Nuevo, esta vez bajo el influjo del perro según el horóscopo chino.

Los esfuerzos de las autoridades para frenar la contaminación han llevado a la prohibición de los fuegos artificiales en 444 ciudades de China desde el año pasado, entre ellas la vecina Tianjin, Hefei o Changsha. Aunque son todo un símbolo nacional, no es la primera vez que Pekín prohíbe los fuegos artificiales, que fueron inventados por los chinos.

En 1993 las autoridades de Pekín prohibieron el uso de fuegos artificiales en el núcleo urbano, alarmado por los numerosos incendios y heridos que causan cada año estos artefactos en el país, aunque volvieron a permitirlos en 2005. Otras ciudades chinas emitieron prohibiciones similares en los años 80 y 90, pero tuvieron que abolirlas debido a la presión popular.

Hace siglos estos artefactos fueron usados por los soldados chinos como arma o método de comunicación, pero actualmente son explosionados en las fiestas con la creencia tradicional de que su fuerte ruido asusta a los demonios.

Con la entrada en el Año Nuevo, ha arrancado el llamado Festival de Primavera, la mayor festividad tradicional, durante la que se produce un éxodo masivo de cientos de millones de personas a sus pueblos natales para reunirse con sus familiares.

TOP