Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Miles de kurdos protestan contra el presidente turco en Alemania

Foto: RALPH ORLOWSKI
Reuters

Cerca de 9.000 seguidores kurdos se han manifestado este sábado en la ciudad alemana de contra el presidente turco Tayyip Erdogan y el referéndum previsto para abril que le dará nuevos poderes. Gritos de “Erdogan terrorista” y “libertad para Ocalan” – en alusión al líder del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), Abdullah Ocalan, que se encuentra en prisión – en medio de numerosas banderas con la cara de Ocalan.

La Unión Europea y Estados Unidos consideran al PKK como grupo terrorista y está prohibido en Alemania.

Varios cientos de policías fueron desplegados para preservar la seguridad durante la manifestación que, según las autoridades, transcurrió sin incidentes. Los manifestantes dijeron que si Erdogan gana el referéndum las cosas irán a peor para los kurdos.

En Alemania viven en torno a 1,4 millones de turcos con derecho a votar en el referéndum del 16 de abril. Erdogan busca obtener el apoyo entre los turcos que residen fuera del país en dicha consulta.

Las relaciones diplomáticas entre los gobiernos de Ankara y Berlín se han visto afectadas por la detención de un periodista turco-alemán en Turquía y por la prohibición para que ministros turcos celebren actos de campaña a favor del referéndum territorio alemán, lo que ha sido calificado como una actitud “fascista”. Dicha tensión se ha extendido también a otros países como Holanda, donde también ha sido vetada la presencia de miembros del Gobierno turco para realizar mítines.

El G7 reafirma el "derecho" al control de las fronteras ante el flujo migratorio

Foto: TIBERIO BARCHIELLI
CHIGI PRESS OFFICE

Los líderes del G7, reunidos en la ciudad siciliana de Taormina, han reafirmado este sábado la necesidad de reforzar los “esfuerzos coordinados a nivel nacional e internacional” para la gestión del flujo migratorio, al tiempo que han defendido “el derecho soberano a controlar” las fronteras, según la declaración final suscrita por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido, cuya primera ministra, Theresa May, no estuvo en la foto de familia al término de la reunión, ya que viajó a Londres el viernes por la noche para seguir las investigaciones sobre el atentado de Mánchester.

“Mientras defendemos los derechos humanos de todos los inmigrantes y refugiados, reafirmamos los derechos soberanos de los Estados, individuales o colectivos, para controlar sus propias fronteras en su interés y seguridad nacional”, indica el comunicado. Los mandatarios de los siete países han mantenido previamente un encuentro para hablar sobre la emigración procedente de África con los los jefes de estado y de gobierno de Etiopía, Kenia, Níger, Nigeria y Túnez.

Con motivo de la reunión, se han producido varias protestas, en medio de fuertes medidas de seguridad, contra la política migratoria de los países industrializados y a favor de medidas para frenar el cambio climático. Por la tarde, una vez finalizada la reunión del G7, agentes antidisturbios cargaron contra los manifestantes que desfilaban por el paseo marítimo de Giardini Naxos, próxima a Taormina, informaron medios locales.

El G7 reafirma el "derecho" al control de las fronteras ante el flujo migratorio
Un grupo de manifestantes protestan contra la política migratoria del G7 cerca de Taormina | Foto: Guglielmo Mangiapane / Reuters

El grupo ha abordado, además, otros temas como las relaciones con Rusia o el comercio, que han sido objeto de debate y posterior acuerdo en las conclusiones que han puesto fin a la reunión. El único punto en el que no ha habido acuerdo es el relacionado con el medio ambiente y los acuerdos de París para reducir las emisiones de gases contaminantes, ante la negativa del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de sumarse al texto, según informó el viernes Paolo Gentiloni, primer ministro de Italia y anfitrión de la reunión.

Los dirigentes del G7 han reconocido este sábado su incapacidad para encontrar un punto de entendimiento con EEUU en la lucha contra el calentamiento global.

Advertencias a Rusia

En materia de política exterior, los siete países más industrializados del mundo han asegurado estar preparados para adoptar “mayores acciones restrictivas” contra Rusia si no aplica los Acuerdos de Minsk sobre el alto el fuego en Ucrania. “Estamos preparados para tomar mayores medidas restrictivas para aumentar los costes en Rusia si sus acciones así lo requieren”, dice la declaración final.

El grupo ha acordado no levantar las sanciones ya impuestas a Moscú por no aplicar estos pactos, firmados a principios de 2015 para pacificar el este separatista de Ucrania, y ha asegurado que “podrán ser retiradas cuando Rusia cumpla su palabra”. “Manifestamos que la duración de las sanciones está claramente vinculada a la completa puesta en marcha por parte de Rusia de los Acuerdos de Minks y el respeto de la soberanía de Ucrania”.

Rusia participó durante años en el G7, entonces denominado G8, pero fue excluido en 2014, después de anexionarse la península ucraniana de Crimea.

Proteccionismo comercial

Entre las conclusiones destaca también el compromiso de los siete para luchar contra el proteccionismo después de que Estados Unidos superase sus reticencias a incluir esta mención en el comunicado final. “Reiteramos nuestro compromiso de mantener nuestros mercados abiertos y luchar contra el proteccionismo, mientras nos mantenemos firmes contra todas las practicas comerciales injustas“, dice el texto de seis páginas, en el que se reconoce que “el comercio y la inversión libres, justos y mutuamente beneficiosos, al tiempo que crean beneficios recíprocos, son motores esenciales del crecimiento y la creación de empleo“.

El primer ministro italiano ha dicho en la rueda de prensa ofrecida al término de la cumbre que el debate sobre comercio internacional entre los socios “ha permitido dar significativos pasos adelante“. “La discusión es cómo se encuentra el equilibrio entre el interés de proteger a los sectores más desfavorecidos por la globalización, con el mantenimiento del comercio libre y la lucha contra el proteccionismo”, ha resumido el político italiano.

Asimismo, el texto reconoce la importancia del sistema comercial internacional “basado en reglas” y se compromete a “mejorar el funcionamiento de la Organización Mundial del Comercio” para asegurar que todos sus miembros cumplen las normas.

El G7 celebra su última jornada centrada en inmigración y política exterior

Foto: Stephane De SakutinPool
Reuters

Los líderes del G7, reunidos en la localidad siciliana de Taormina, afrontan este sábado su última jornada con una agenda centrada en el control de la inmigración procedente de África y sus relaciones con otros países. En su primer día de reuniones, el grupo no cerró ningún compromiso en materia medioambiental por la oposición de Estados Unidos, pero sí acordó una declaración para combatir el terrorismo.

Tras una ceremonia en el Hotel San Domenico de Taormina, donde han transcurrido los encuentros, los mandatarios de los siete países recibirán a los jefes de estado y de gobierno de cinco países africanos: Etiopía, Kenia, Níger, Nigeria y Túnez.

La idea de celebrar la cumbre del G7 en Sicilia responde, entre otras cosas, al deseo de Italia de centrar el debate en el control de la inmigración, fenómeno que esta isla meridional vive de primera mano con la llegada a sus puertos de cientos de personas rescatadas en el mar.

Tras la reunión de las siete democracias más industrializadas del planeta –Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido – y los representantes africanos, el G7 en solitario retomará sus sesiones de trabajo para abordar temas sobre movilidad humana, igualdad de género y seguridad alimentaria.

En la que será la última reunión de este G7, se analizarán los asuntos relativos a las relaciones internacionales que mantiene el grupo. Sobre la mesa estarán las relaciones con Rusia, que fue excluida de este selecto grupo tras la crisis ucraniana de 2014, pero también otros temas como las tensiones con Corea del Norte.

Las últimas protestas en Venezuela dejan otro muerto por disparos

Foto: FEDERICO PARRA
AFP PHOTO/ FILES

El Ministerio Público de Venezuela ha confirmado este viernes la muerte del joven Manuel Sosa, de 33 años, en el estado occidental de Lara, quien recibió un disparo el jueves durante una concentración en la que las tanquetas y agentes de la Guardia Nacional cargaron contra los manifestantes, lanzando perdigones y gases lacrimógenos, informa el diario El Estímulo. El fallecimiento del joven eleva a 59 las víctimas mortales por la represión, después de que este mismo jueves la Fiscalía informara de la muerte de otro joven alcanzado por un disparo en las protestas del miércoles.

El Ministerio Público informó también este jueves del encarcelamiento de tres agentes de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) por  incurrir presuntamente en trato cruel contra 10 jóvenes que habían sido detenidos durante una manifestación el 15 de mayo.

El gobernador de Lara, el opositor Henri Falcón, ha expresado su “solidaridad” con la familia y amigos de la víctima y ha pedido que “cada asesinato sea sancionado de manera ejemplarizante”.

Varios dirigentes opositores han expresado también su solidaridad a través de la red social Twitter.

El gobernador del céntrico estado Miranda, Henrique Capriles, ha comentado que “amanecemos con esta trágica noticia de otro joven venezolano asesinado, ahora en nuestro Lara, paz a su alma y toda mi solidaridad con su familia!”.

El diputado José Manuel Olivares, por su parte, ha señalado que el joven falleció debido a un “impacto de bala en el tórax”, aunque las autoridades no han dado detalles al respecto.

El Ministerio Público también ha confirmado que un hombre y una mujer serán imputados por la muerte de Paul Moreno, quien fue arrollado por una camioneta mientras se llevaba a cabo una manifestación el pasado 18 de mayo en el estado Zulia.

El suicida de Manchester actuó motivado por “el trato injusto hacia los árabes”

Foto: Rui Vieira
AP Photo

El terrorista suicida que cometió el el mortal atentado al término de un concierto en Mánchester actuó motivado por lo que consideraba un trato injusto hacia los árabes en e Reino Unido, ha revelado una persona de su familia, que ha confirmado que el agresor realizó una última llamada telefónica a su madre en la que le pedía perdón.

Salman Abedi estaba particularmente molesto por la muerte el año pasado de un amigo musulmán cuyo deceso, creía, había pasado desapercibido por los “infieles” en el Reino Unido, ha indicado la pariente, que habló a condición de mantener el anonimato por cuestiones de seguridad.

“¿Por qué no hubo indignación por un asesinato tan cruel de un árabe y un musulmán?”, ha preguntado. “La ira fue la razón principal” del atentado que ha matado a 22 personas al final de un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande, en el Manchester Arena el pasado lunes, ha dicho vía telefónica desde Libia.

La nueva revelación sobre los motivos de Abedi se ha conocido mientras los británicos refuerzan su seguridad, las autoridades llevan a cabo redadas y la investigación se extiende por Europa hacia Libia, donde vivía la mayoría de los familiares del sospechoso.

Hasta el momento han sido detenidas ocho personas, incluidos un hermano y el padre del terrorista suicida, mientras la Policía Británica de Transporte ha informado que agentes armados han iniciado patrullajes en algunos trenes ante la amenaza de un ataque inminente. El jefe de la Policía de Mánchester, Ian Hopkins, ha dicho -sin ofrecer detalles- que las búsquedas en los hogares de los sospechosos ha proporcionado pistas “muy importantes” en la pesquisa de la explosión.

Pero las filtraciones de la investigación han supuesto un desastre diplomático transatlántico. La policía de Mánchester ha dejado de compartir información de sus investigaciones con Estados Unidos durante la mayor parte del jueves, hasta recibir nuevas garantías de que no habría más filtraciones a los medios de comunicación. La primera ministra británica Theresa May, que ha discutido el tema con el presidente estadounidense, Donald Trump, en la cumbre de la OTAN celebrada este jueves en Bruselas, ha declarado que la asociación de los países en materia de defensa y seguridad tiene sus bases en la confianza. Pero “parte de esa confianza es saber que la información puede ser compartida confidencialmente”, ha subrayado.

Trump ha prometido “llegar al fondo” de las filtraciones, que calificó de “profundamente preocupantes”, y ha pedido al Departamento de Justicia y a otras agencias “lanzar una revisión completa sobre este asunto”.

Funcionarios británicos se han mostrado particularmente molestos por las fotografías publicadas por el diario New York Times, que mostraban restos de una mochila azul en la que probablemente había sido llevado el explosivo. Pero se desconoce si funcionarios estadounidenses han sido la fuente de esas imágenes, que el diario de EEUU ha defendido argumentando que “las imágenes y el texto publicados no eran explícitos ni irrespetuosos hacia las víctimas, y se ajustan a nuestras normas sobre la cobertura de objetos usados en crímenes aterradores”.

TOP