Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Noruega desbanca a Dinamarca como el país más feliz del mundo

Foto: Charlie Riedel
AP

Noruega tiene más razones que nunca para celebrar el Día Internacional de la Felicidad. Después de ocupar el cuarto lugar en los últimos dos años, Noruega saltó tres lugares y desplazó al tres veces ganador, Dinamarca, para llevarse el título de “país más feliz del mundo” por primera vez.

Este año Dinamarca ocupa el segundo lugar, seguido por Islandia, Suiza, Finlandia, Países Bajos, Canadá y Nueva Zelanda. El top ten lo finalizaron Australia y Suecia que empataron en el noveno lugar, de acuerdo con el informe más reciente de la Felicidad Mundial, publicado este lunes por la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. El informe pide a las naciones la construcción y el fortalecimiento de la confianza social y la igualdad para mejorar el bienestar de sus ciudadanos.

Estados Unidos quedó en el lugar 14, perdiendo un puesto desde el año pasado. Alemania quedó en el puesto 16 por segundo año, mientras que Reino Unido subió cuatro puestos, hasta el 19. Francia ha quedado en el lugar número 31 y España en el 34. Los países de África subsahariana, junto con Siria y Yemen, son los menos felices de los 155 países clasificados en el quinto informe anual dado a conocer en las Naciones Unidas.

La felicidad no es sólo cuestión de dinero, aunque también forma parte de ella. El producto interior bruto per cápita es una de las medidas clave, según el informe. Además, se incluye la generosidad, la esperanza de vida saludable, tener a alguien con quien contar, la libertad percibida para tomar decisiones y la libertad frente a la corrupción, según argumentan los autores del informe. “Como se ha demostrado para muchos países, este informe proporciona evidencia de que la felicidad es el resultado de la creación de fuertes bases sociales. Es momento de construir la confianza social y una vida sana, no armas ni muros”, dijo Jeffrey Sachs, coeditor del informe y director del Earth Institute de la Universidad de Columbia.

La comunidad internacional condena a Venezuela por volver a reprimir a los manifestantes

Foto: Carlos Garcia Rawlins
Reuters

A través de un comunicado conjunto, los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México, Paraguay, Perú y Uruguay han condenado “enérgicamente” la violencia que el gobierno de Venezuela ha permitido que se aplicara contra los manifestantes en las recientes protestas contra su mandato.

Lamentan “que no se hayan atendido las exhortaciones de la comunidad internacional para que las manifestaciones anunciadas en ese país transcurrieran en un clima pacífico y sin violencias”.

El documento agrega que para estas naciones “resulta imperativo’” que Venezuela cumpla con su cronograma electoral, que libere a los presos políticos y garantice la separación de los poderes constitucionales.

OEA

Por su parte, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el uruguayo Luis Almagro, ha asegurado que la democracia venezolana está herida de muerte a causa de la violencia que impera en el país.

La violencia “ha herido de muerte una vez a la democracia venezolana, la ruptura institucional que tiene ese país constituye la principal preocupación que tenemos”, ha expresado Almagro tras reunirse con el canciller paraguayo, Eladio Loizaga, en el marco de una visita para asistir a un encuentro internacional de la masonería.

El ex canciller uruguayo ha remarcado que “la redemocratización de Venezuela es absolutamente necesaria” y ha considerado que “la existencia de un gobierno legítimo es necesaria”.

Asimismo, ha condenado “cada muerte y cada acto violencia” que se ha producido en “la madre de todas las marchas”. “Condenamos especialmente la actitud del régimen de armar a colectivos para que hagan tareas de represión sin control y fuera completamente de protocolos y de gestión de represión”, ha subrayado.

Sin embargo, ha valorado las declaraciones del miércoles del presidente venezolano Nicolás Maduro. “Hoy tomamos las palabras que dijo el presidente Maduro, elecciones generales lo antes posible, y ese es el camino para un gobierno legítimo en Venezuela”, ha dicho.

“Esa es la forma en que se resuelven las situaciones de crisis ante una ruptura institucional de gravedad”, ha agregado.

ONU

Por su parte, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, ha subrayado este jueves la importancia de que los venezolanos puedan expresarse libremente y ha advertido del riesgo de conflicto que se genera cuando un Gobierno trata de silenciar a sus ciudadanos.

“Estamos muy preocupados por Venezuela”, ha dicho Haley en respuesta a preguntas de los periodistas sobre la situación en el país latinoamericano.

Según ha asegurado, Estados Unidos quiere asegurarse de que las autoridades venezolanas “prestan atención a su Constitución” y “permiten que la gente hable”.

“Hemos visto en tantas áreas diferentes el mundo que cuando un Gobierno trata de oprimir cualquier tipo de libertad de expresión, eso resulta en conflicto“, ha apuntado Haley, que este mes preside el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Mientras, el secretario general de la ONU, António Guterres, ha mostrado a través de un vocero su preocupación por las protestas que se están viviendo en Venezuela e hizo un llamado al Ejecutivo y a la oposición para que se comprometan a reactivar el diálogo político.

La oposición venezolana convoca nuevas manifestaciones

Tras la multitudinaria marcha del pasado miércoles, la oposición ha retado de nuevo al gobierno con más movilizaciones este jueves que partieron desde 26 puntos de Caracas.

Decenas de miles de manifestantes han tomado nuevamente las calles para exigir elecciones y denunciar lo que consideran un gobierno crecientemente dictatorial. Han sido recibidos en las calles por una cortina de gas lacrimógeno y perdigones cuando intentaban marchar al centro de Caracas para exigir la restitución del hilo constitucional.

La oposición, que ha comenzado una cadena de protestas el 4 de abril, a causa de la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de quitarle las atribuciones a la Asamblea Nacional (Congreso), en el marco de la cual se han registrado nueve muertes y cientos de personas han resultado heridas y detenidas, ha informado que continuará sus manifestaciones.

“Estamos como nuevos”, dijo el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara y ha anunciado que el sábado habrá una marcha del “silencio” hasta la sede de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) en rechazo a las agresiones contra manifestantes.

“El pueblo de Venezuela demostró que está resteado”, destacando que decenas de miles respondieron al reciente llamado a salir a las calles a pesar de que las protestas del miércoles han dejado dos jóvenes y un Guardia Nacional muertos y al menos 500 detenidos.

Ha agregado que para el próximo lunes se ha convocado a una manifestación para ocupar las vías principales del país.

Colombia denunciará ante la ONU la militarización de sociedad venezolana

Foto: Jaime Saldarriaga
Reuters/File

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha dicho este miércoles que ha pedido a su canciller, María Ángela Holguín, que lleve hoy ante la ONU la preocupación de su Gobierno por la “militarización de la sociedad venezolana” anunciada por su homólogo Nicolás Maduro. “Solicité a la canciller que pida hoy al secretario general de ONU poner su atención en la preocupante militarización de la sociedad venezolana”, ha escrito el jefe de Estado en su Twitter.

Holguín viajó el martes a Nueva York donde se reúne este miércoles con las máximas autoridades de Naciones Unidas, encabezadas por el secretario general, Antonio Guterres, para presentar los avances de la misión del organismo internacional en la aplicación del acuerdo de paz firmado con la guerrilla de las FARC.

Colombia y Venezuela comparten una frontera terrestre de 2.219 kilómetros, razón por la cual la crisis del país vecino es seguida con atención por las autoridades de Bogotá. El Gobierno colombiano ha estado pendiente de los recientes hechos de Venezuela, donde han sido convocadas para hoy manifestaciones callejeras de la oposición y del chavismo. En un primer mensaje publicado este martes, Santos expresó su “seria preocupación” por el anuncio del presidente Maduro sobre un plan para expandir los miembros de la Milicia Bolivariana.

Maduro dijo el pasado lunes en Caracas que aprobó un plan para expandir a 500.000 los miembros de la Milicia Bolivariana, armados con fusiles para que se desplieguen en todas las zonas de defensa integral del país. El nuevo pronunciamiento de Santos sigue a otro de once Gobiernos de América Latina que rechazaron la muerte de seis personas en las últimas protestas en Venezuela y pidieron evitar “cualquier acción de violencia” en la jornada de manifestaciones convocada para este miércoles.

Ese pronunciamiento fue calificado por el Ejecutivo venezolano como una “grosera injerencia” al tiempo que señaló que los Gobiernos de esas naciones “violentan” las leyes internacionales para respaldar un supuesto “intervencionismo” desde el exterior y los acusó de avalar la “violencia vandálica” de la oposición. “Venezuela rechaza grosera injerencia de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Paraguay Perú y Uruguay”, dijo el mismo lunes la canciller venezolana, Delcy Rodríguez.

La ONU pone fin a su misión de paz en Haití

Foto: Andres Martinez Casares
Reuters

El Consejo de Seguridad de la ONU anuncia el fin a su misión de paz en Haití tras 13 años de labores y señala que dejará una fuerza únicamente policial.

De acuerdo con la resolución del Consejo, adoptada por unanimidad, el término de la misión, conocida por sus siglas MINUSTAH, debe reducirse gradualmente en los próximos meses hasta completar su “retirada plena” como muy tarde el 15 de octubre.

La MINUSTAH será substituida por la Misión de la ONU de Soporte a la Justicia en Haití (MINUJUSTH), que contará con siete unidades de aproximadamente 980 agentes y 295 oficiales. En la actualidad eran 2.370 soldados los que cumplían misión en Haití. Sin embargo, esta nueva fuerza policial también será substituida luego de un plazo de dos años mientras se construye y consolida una institución policial haitiana.

La MINUSTAH había sido implementada en 2004 tras la deposición del presidente Jean-Bertrand Aristide para tratar de controlar un ambiente marcado por la violencia, pero nunca fue realmente aceptada por los haitianos.

En 2010, una epidemia de cólera arrasó al país y provocó la muerte de unos 9.000 haitianos, siendo que aparentemente la bacteria había sido introducida al país por soldados nepaleses que participaban de la MINUSTAH.

Con un costo anual de unos 346 millones de dólares, la MINUSTAH no se incluye entre las operaciones más costosas de la ONU, pero su cierre pone de manifiesto un giro en beneficio de operaciones menores.

El embajador del Reino Unido ante la ONU, Matthew Rycroft, dijo que esperaba más recortes y cierre de operaciones de mantenimiento de la paz. “Las iniciativas de mantenimiento de la paz hacen un trabajo fantástico pero son muy costosas y deberían ser usadas sólo cuando son necesarias. De forma que apoyamos el cierre de esta misión y tornarla algo diferente y veremos lo mismo en otros lugares”.

A su vez, la embajadora de Estados Unidos, Nikki Haley, ha lanzado una amplia revisión de las operaciones de mantenimiento de la paz para hallar formas de reducir costos y mejorar las iniciativas, que frecuentemente se ven envueltas en denuncias de corrupción y abuso sexual.

En marzo, el Consejo de Seguridad ya había reducido la misión de paz en la República Democrática del Congo, disminuyendo el contingente de 19.815 hombres en armas a 16.215.

También deberán ser reducidas o cerradas misiones en Liberia y Costa de Marfil, así como la misión en la región de Darfur, en Sudán, que se realiza en conjunto con la Unión Africana.

La ONU impulsa un nuevo intento para terminar con el conflicto del Sáhara occidental

Foto: Stephanie Keith
Reuters

El secretario general de Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, quiere impulsar un nuevo intento diplomático para poner fin al conflicto del Sáhara occidental, a través de un referéndum en este territorio controlado por Marruecos, según un informe que ha hecho llegar al Consejo de Seguridad.

Guterres explica en el documento enviado el lunes que quiere establecer “una nueva dinámica” y “un nuevo espíritu” a las negociaciones para solucionar este conflicto. “Tengo la intención de proponer que el proceso de negociación sea relanzado con una nueva dinámica y un nuevo espíritu que reflejen el asesoramiento del Consejo”, indica el jefe de la organización internacional en el informe, el primero que realiza sobre la cuestión de Sáhara.

Las negociaciones tienen “el objetivo de alcanzar una solución política aceptable mutuamente que incluya la resolución de la disputa sobre el estatus definitivo del Sáhara occidental, incluyendo el acuerdo sobre la naturaleza y forma de un ejercicio de autodeterminación”, añade Guterres.

El fracaso a la hora de encontrar una solución se debe, según el informe, a que “cada parte tiene una visión y percepción diferentes de la historia y los documentos que rodean este conflicto”.

El Sáhara occidental, un inmenso territorio casi desértico poblado por medio millón de personas y fronterizo con Mauritania, es una ex colonia española que fue anexionada a Marruecos en 1975. Tras 15 años de conflicto entre el Gobierno de Rabat y el Frente Polisario, desde 1991 se mantiene una inestable tregua en la zona a la espera de que se resuelva el contencioso.

En ese año la ONU desplegó una fuerza de paz y propuso un referéndum de autodeterminación, que ha sido constantemente aplazado a causa de los desacuerdos sobre la integración del cuerpo electoral.

Marruecos afirma que el Sáhara occidental en una parte integral de su reino y propone actualmente a los saharauis una autonomía bajo su soberanía, algo que los independentistas del Frente Polisario, respaldados por Argelia, rechazan.

El Consejo de Seguridad discutirá la situación de este territorio el 25 de abril, dos días antes de decidir si renueva el mandato de su misión. Guterres ha pedido alargar el plazo al menos hasta el 30 de abril de 2018.

TOP