Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Una guerrilla birmana captura a 260 trabajadores de un hotel para que trabajen para ella

Foto: Stringer China
Reuters/File

La guerrilla Ejército de la Alianza Democrática Nacional de Myanmar (Birmania) asaltó un hotel del norte del país la semana pasada y se llevó a 260 trabajadores del establecimiento para que trabajasen para ellos. Los hechos no se han dado a conocer hasta hoy, a través de la prensa local. Los nuevos “reclutas”, 150 mujeres y 110 hombres, fueron transportados al cuartel general de este grupo que opera en la región de Kokang, en el estado Shan (noreste), para recibir formación militar, según fuentes militares citadas por el diario estatal The Global New Light of Myanmar.

Los 45 rebeldes que asaltaron el hotel situado en Laukkaing (también Laukkai), la capital de Kokang, se llevaron además dinero y numerosos vehículos, después de asesinar a uno de los trabajadores del establecimiento que se negó a colaborar. El Ejército birmano y este grupo armado fundado en 1989 y que lucha por la independencia de Kokang con una fuerza de alrededor de 2.000 combatientes han mantenido 48 enfrentamientos que han causado “docenas” de muertos en las filas gubernamentales entre el 6 y el 12 de marzo, según la misma fuente.

Cerca de 140.000 personas, la mayoría de la minoría musulmana rohinyá, han sido desplazadas en Birmania desde septiembre por culpa de los conflictos armados que afectan a varias zonas del oeste y noreste del país, según datos de Naciones Unidas. Los enfrentamientos en los estados Shan y Kachin, cerca de la frontera china, han causado entre noviembre y diciembre unos 150 muertos entre rebeldes, fuerzas de seguridad y civiles. Siete guerrillas se han desmarcado del plan de paz que impulsa la nobel de la paz Aung San Suu Kyi, la jefa de facto del Gobierno birmano.

Una mayor autonomía es la reivindicación principal de casi todas las minorías étnicas de Birmania, incluidos chin, kachín, karen, kokang, kayah, mon, rakáin, shan y wa, y que juntas representan más del 30 por ciento de los 48 millones de habitantes del país. Birmania ha estado gobernada por generales desde 1962 hasta el año 2011, cuando empezó una transición tutelada por los militares que desembocó en las elecciones de 2015, que ganó el movimiento democrático de Suu Kyi y le permitió formar gobierno el 30 de marzo del año siguiente.

Continúa leyendo: La ONU denuncia que los policías birmanos violan a mujeres rohingyas

La ONU denuncia que los policías birmanos violan a mujeres rohingyas

Foto: CATHAL MCNAUGHTON
Reuters

Al menos 25 mujeres han denunciado y probado ante médicos de las Naciones Unidas que han sufrido distintas formas de violencia sexual a manos de las autoridades birmanas desde agosto, de acuerdo con los propios sanitarios trasladados a Bangladés. Los médicos ya asistieron a centenares de mujeres con las mismas evidencias de haber sufrido violencia sexual en los pasados meses de octubre y noviembre.

Nirante Kumar, directora de una clínica administrada por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), dependiente de la ONU, ha asegurado que, aunque han sido menos las violaciones, los ataques han sido más agresivos, tanto por penetraciones violentas como por laceraciones de vagina. Estas denuncias públicas tan contundentes no son habituales entre miembros de la ONU, de acuerdo con el diario The Independent, menos si cabe ante la tensa situación diplomática.

Por su parte, el Gobierno birmano, acusado por las Naciones Unidas de estar realizando una limpieza étnica, ha negado las acusaciones y ha defendido que los ataques han sido perpetrados por terroristas. En cualquier caso, Zaw Htay, portavoz de la presidenta birmana, la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, ha prometido que investigará las denuncias.

“Las víctimas de violaciones deberían acudir a nosotros para denunciar”, ha declarado Htay. “Les daremos plena seguridad. Vamos a investigar y vamos a tomar medidas”. Con todo, la coordinadores de medicina de emergencia de Médicos Sin Fronteras en Cox’s Bazar (Bangladés) ha asegurado que las violaciones registradas en los campos de refugiados tan solo suponen “una fracción de los casos” que se han producido.

Esta situación se produce en un contexto en el que casi medio millón de rohingyas han tenido que salir de Birmania por la represión de las fuerzas gubernamentales. La mayoría de los desplazados están habitando campos de refugiados superpoblados en Bangladés, y sobreviven en circunstancias verdaderamente lamentables con la ayuda de organizaciones y ciudadanos locales.

Continúa leyendo: Al menos 10 muertos en un ataque de la coalición a un albergue de esposas de yihadistas del EI

Al menos 10 muertos en un ataque de la coalición a un albergue de esposas de yihadistas del EI

Foto: Rodi Said
Reuters/File

Al menos diez personas han muerto, la mayoría mujeres y menores, en un bombardeo de supuestos aviones de la coalición internacional liderada por EEUU contra un albergue de esposas de milicianos del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en Siria, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Los aviones atacaron sobre las 07:30 hora local la zona de Al Ayada al Shamila y varias viviendas próximas que el EI había convertido en albergue para las mujeres de sus combatientes. La ONG ha destacado que existe también un número indeterminado de heridos algunos de ellos graves, por lo que no ha descartado que la cifra de fallecidos aumente, ya que, además, hay desaparecidos entre los escombros.

La fuente ha informado también de otro bombardeo contra una casa en las cercanías del edificio de correos en esa área, donde no ha habido víctimas; y de un ataque de un dron anoche contra un vehículo de seguidores del EI en la ciudad de Al Mayadín, en Deir al Zur, en el que el conductor del coche pereció.

Actualmente, la provincia de Deir al Zur es blanco de ofensivas por separado de las fuerzas gubernamentales sirias, que cuentan con el apoyo de la aviación rusa, y de milicias kurdas y sus aliados, que están respaldados por la coalición.

Precisamente, al menos siete miembros de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza liderada por milicias kurdas, han resultado heridas este lunes por un supuesto bombardeo ruso contra sus posiciones en la provincia de Deir al Zur, ha denunciado un integrante de esa agrupación.

“Los ataques aéreos rusos son contra zonas adyacentes a la planta de Kunico y todavía continúa”, ha asegurado a la agencia Efe por teléfono la portavoz de la campaña “Tormenta de Al Yazira” de las FSD en Deir al Zur, Lilwa Ani.

Las FSD, que están apoyadas por EEUU, arrebataron el sábado al grupo terrorista Estado Islámico (EI) el control del campo de gas de Kunico, el mayor de Siria y ubicado en Deir al Zur, donde en los últimos días ha habido cruce de acusaciones entre las milicias kurdas y Rusia sobre supuestos ataques mutuos.

Continúa leyendo: Bangladesh pide en la ONU acabar con la "limpieza étnica" en Rakáin

Bangladesh pide en la ONU acabar con la "limpieza étnica" en Rakáin

Foto: Frank Franklin II
AP Foto

Bangladesh ha denunciado en la ONU las “atrocidades” que se están cometiendo en la región birmana de Rakáin y ha pedido “soluciones permanentes” para evitar la “limpieza étnica” que se está realizando allí, informa EFE.

“Actualmente estamos dando refugio a unos 800.000 personas de la etnia rohinyás desde Birmania”, ha afirmado la primera ministra bangladesí, Sheikh Hasina, al participar el jueves en el debate de alto nivel de la Asamblea General de la ONU.

Según datos de la ONU, solo desde el pasado 25 de agosto unos 422.000 miembros de la minoría musulmana de la etnia rohinyá han huido de la violencia en Rakáin tras producirse un ataque de un grupo insurgente de esa minoría musulmana contra puestos policiales y militares birmanos, y las acciones castrenses posteriores. “Es un desplazamiento forzado de birmanos que están escapando de una ‘limpieza étnica’ en su propio país, donde han vivido por siglos”, ha afirmado Hasina.

Según la dirigente política bangladesí, estos refugiados deben retornar a su lugar de origen con “seguridad y dignidad”, aunque están encontrando problemas inesperados. “Estamos horrorizados de ver que las autoridades de Birmania están colocando minas a lo largo de la frontera para evitar que los rohinyás regresen a Birmania”, ha denunciado Hasina.

La primera ministra de Bangladesh ha agradecido a la ONU los “intentos activos para parar estas atrocidades” y buscar la paz en la estabilidad en la región de Rakáin, pero ha propuesto varias acciones para superar la crisis.

Hasina ha dicho que Birmania debe parar “sin condiciones” la violencia y la “limpieza étnica” en la zona, “inmediatamente y para siempre”. También ha pedido el envío de una misión que investigue los hechos, y que se creen “zonas seguras” en Birmania bajo la protección de la ONU, así como garantizar que exista un “retorno permanente” de todos los refugiados.

Continúa leyendo: La violencia complica la llegada de la ayuda humanitaria para los rohingyas

La violencia complica la llegada de la ayuda humanitaria para los rohingyas

Foto: CATHAL MCNAUGHTON
Reuters

El accidente de un camión de la Cruz Roja y los enfrentamientos en Birmania que impidieron zarpar a un barco de ayuda humanitaria dificultaron un poco más en las últimas horas la asistencia a los miles de musulmanes rohingyas que huyen de la represión del ejército birmano. Varias organizaciones han alertado de que miles de personas están atrapadas en el estado Rakáin sin que les pueda llegar ayuda humanitaria a pesar de las promesas del Gobierno birmano.

El miércoles, una multitud de 300 budistas de Sittwe, la capital de Rakáin, atacaron un muelle de donde iba a zarpar un barco de la Cruz Roja cargado con ayuda humanitaria hacia Maungdaw, una ciudad del norte del estado, para los rohingyas.

La muchedumbre obligó a descargarlo e impidió que saliera, ha indicado este jueves el periódico oficial birmano Global New Light of Myanmar. La policía y algunos monjes budistas intentaron calmarles pero les empezaron a lanzar piedras y cócteles molotov, según este medio. Ocho personas han sido detenidas y varios policías resultaron heridos. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha confirmado el incidente y ha dicho que continuaría intentando llevar ayuda.

“Continuaremos, no se ha suspendido nada”, dijo a la AFP Graziella Leite Piccoli, la portavoz para Asia del Comité Internacional de la Cruz Roja.

Por otra parte, el accidente de un camión alquilado por la Cruz Roja en Bangladés dejó nueve muertos y diez heridos. “Llevaba comida para los refugiados rohingyas en la frontera, incluyendo los que están en tierra de nadie”, dijo a la AFP Yasir Arafat, el subcomisario del distrito fronterizo de Bandarban.

La violencia del ejército ha llevado a más de 420.000 personas a huir hacia Bangladés en lo que la ONU califica de “limpieza étnica”. La situación de los rohingyas ha desatado una ola de condenas internacionales contra la líder de facto del país, Aung San Suu Kyi, por su negativa a condenar la actuación del ejército birmano. Entre otros, el presidente francés Emmanuel Macron lo ha calificado de “genocidio“.

Asociaciones desbordadas por los refugiados

Los cientos de miles de refugiados rohingyas malviven desde agosto en campos de fortuna cerca de la frontera y de la ciudad bangladesí de Cox’s Bazar. Las asociaciones humanitarias están desbordadas por la llegada masiva de refugiados y no dan abasto para construir viviendas y repartir comidas.

El Gobierno de Bangladesh está construyendo un inmenso nuevo campo de refugiados para acoger a 400.000 personas pero Naciones Unidas ha advertido que tomará tiempo equiparlo con tiendas, baños e instalaciones sanitarias.

Los musulmanes rohingyas, tratados como extranjeros en Birmania, donde el 90% de la población es de confesión budista, están considerados apátridas aunque algunas familias viven en ese país desde hace generaciones. No tienen derecho ni acceso a la educación ni al trabajo.

En contrario a las asociaciones internacionales, las autoridades birmanas aseguran que la crisis está remitiendo. “Estoy contento de informales de que la situación ha mejorado”, dijo el miércoles en la Asamblea General de la ONU el segundo vicepresidente del país, Henry Van Thio, y aseguró que no hay enfrentamientos desde el 5 de septiembre y que su Gobierno está dispuesto a dejar entrar la ayuda humanitaria.

“La ayuda humanitaria es nuestra principal prioridad. Estamos comprometidos en asegurar que la ayuda llegue a todos los que la necesitan”, añadió. Antes de la crisis, había más de un millón de rohingyas en Birmania pero más de la mitad han huido desde agosto.

TOP