Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Una guerrilla birmana captura a 260 trabajadores de un hotel para que trabajen para ella

Foto: Stringer China
Reuters/File

La guerrilla Ejército de la Alianza Democrática Nacional de Myanmar (Birmania) asaltó un hotel del norte del país la semana pasada y se llevó a 260 trabajadores del establecimiento para que trabajasen para ellos. Los hechos no se han dado a conocer hasta hoy, a través de la prensa local. Los nuevos “reclutas”, 150 mujeres y 110 hombres, fueron transportados al cuartel general de este grupo que opera en la región de Kokang, en el estado Shan (noreste), para recibir formación militar, según fuentes militares citadas por el diario estatal The Global New Light of Myanmar.

Los 45 rebeldes que asaltaron el hotel situado en Laukkaing (también Laukkai), la capital de Kokang, se llevaron además dinero y numerosos vehículos, después de asesinar a uno de los trabajadores del establecimiento que se negó a colaborar. El Ejército birmano y este grupo armado fundado en 1989 y que lucha por la independencia de Kokang con una fuerza de alrededor de 2.000 combatientes han mantenido 48 enfrentamientos que han causado “docenas” de muertos en las filas gubernamentales entre el 6 y el 12 de marzo, según la misma fuente.

Cerca de 140.000 personas, la mayoría de la minoría musulmana rohinyá, han sido desplazadas en Birmania desde septiembre por culpa de los conflictos armados que afectan a varias zonas del oeste y noreste del país, según datos de Naciones Unidas. Los enfrentamientos en los estados Shan y Kachin, cerca de la frontera china, han causado entre noviembre y diciembre unos 150 muertos entre rebeldes, fuerzas de seguridad y civiles. Siete guerrillas se han desmarcado del plan de paz que impulsa la nobel de la paz Aung San Suu Kyi, la jefa de facto del Gobierno birmano.

Una mayor autonomía es la reivindicación principal de casi todas las minorías étnicas de Birmania, incluidos chin, kachín, karen, kokang, kayah, mon, rakáin, shan y wa, y que juntas representan más del 30 por ciento de los 48 millones de habitantes del país. Birmania ha estado gobernada por generales desde 1962 hasta el año 2011, cuando empezó una transición tutelada por los militares que desembocó en las elecciones de 2015, que ganó el movimiento democrático de Suu Kyi y le permitió formar gobierno el 30 de marzo del año siguiente.

Continúa leyendo: El Ejército birmano niega haber abusado de la minoría rohingya

El Ejército birmano niega haber abusado de la minoría rohingya

Foto: Mohammad Ponir Hossain
Reuters/File

El Ejercito birmano ha negado, a través de un informe, haber cometido abusos, asesinatos y violaciones contra la minoría musulmana rohingya durante sus operaciones en el Estado de Rakhine, en el oeste del país, tal y como informa la prensa local. Por otra parte, la líder de facto del país, Aung San Suu Kyi, visitó a principios de noviembre a una comunidad de esta minoría por primera vez desde que estallara esta crisis.

La última operación militar dio comienzo a finales de agosto tras una serie de asaltos de insurgentes rohingya contra puestos de la policía, y provocó la marcha de más de 600.000 personas del país hacia Bangladesh, la mayoría miembros de esta minoría, según indica el documento.

Esta campaña militar represiva ha recibido críticas de varias organizaciones, que denunciaron numerosos abusos contra la población civil, y del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU, que ha calificado a esta operación del Gobierno como una “limpieza étnica de manual”.

El Ejército, en cambio, ha asegurado que las fuerzas de seguridad han actuado de acuerdo con la legalidad y no han disparado contra civiles inocentes, en un informe difundido este martes por la prensa estatal.

“La investigación ha demostrado que todos los miembros de las fuerzas de seguridad, desde los mandos a los soldados, conocían y cumplieron estrictamente las ordenes, en especial las reglas de enfrentamiento”, señala el documento redactado por el Ejército birmano. “No arrestaron, golpearon ni mataron a civiles. No destruyeron, robaron (…) No amenazaron, amedrentaron ni forzaron la marcha de vecinos de sus aldeas ni quemaron sus casas”, se añade en el texto.

El Ejército birmano ha explicado que ha realizado entrevistas a cerca de tres mil vecinos de aldeas rohingya, minoría que no tiene reconocida la ciudadanía en el país y a la que el documento se refiere como bengalíes. Según el informe, los enfrentamientos han causado la muerte de al menos 376 insurgentes, tildados de terroristas, y 13 miembros de las fuerzas de seguridad.

El documento asegura que, durante los enfrentamientos, no se ha disparado a ningún civil y que se arrestó a los rebeldes cumpliendo los mandatos de la Convención de Ginebra. Por otra parte, Amnistía Internacional (AI) ha señalado que este informe intenta “blanquear” las acciones del Ejército birmano que, en realidad, suponen crímenes contra la humanidad.

“Una vez más, el ejército birmano intenta barrer bajo la alfombra las violaciones contra los rohingya”, ha explicado en un comunicado el director para Asia Pacífico de AI, James Gomez. Este organismo ha asegurado que existen “pruebas apabullantes” de que los militares asesinaron y violaron a civiles de la minoría musulmana, y quemaron sus aldeas. A su vez, AI ha pedido llevar a cabo una investigación de los hechos encabezada por Naciones Unidas.

Se estima que, antes de la campaña militar, cerca de un millón de rohingyas habitaban en el Estado de Rakhine, donde sufren una creciente discriminación desde el repunte de violencia sectaria de 2012 que causó al menos 160 muertos.

Los miembros de esta minoría no son reconocidos por el Gobierno birmano, por lo que han de exiliarse forzosamente a la frontera Bengalí, pero han tenido que hacer frente a los límites de movimientos impuestas por las Fuerzas Armadas locales.

Continúa leyendo: ASEAN y Pekín se comprometen a evitar la fuerza en el mar de China Meridional

ASEAN y Pekín se comprometen a evitar la fuerza en el mar de China Meridional

Foto: Romeo Ranoco
Reuters

La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y el Ejecutivo chino se han comprometido a no utilizar la fuerza militar para resolver las disputas soberanistas en el mar de la China Meridional, ha informado la Presidencia filipina en el vigésimo congreso ASEAN-China celebrado en Manila y que ha contado con la presencia del presidente de los EEUU, Donald Trump.

Este compromiso ha sido transmitido por el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, y el primer ministro chino, Li Keqiang, en la cumbre. En concreto, Filipinas y China mantienen una enrevesada disputa territorial en el mar de la China Meridional y que ha sido llevada a la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que falló en julio de 2016 a favor de los intereses filipinos. Por su parte, Pekín calificó este veredicto de “naturalmente nulo” e “infundado”.

Pese a ello, Duterte y Li han mantenido una “discusión franca y sincera” en la que el primero ha mostrado la “preocupación” de algunos países de la ASEAN, sobre todo en relación con la libertad de navegación en la región, ha explicado el portavoz de la Presidencia filipina, Harry Roque.

“China ha asegurado al presidente filipino que no recurrirán al uso de la fuerza militar y no bloquearán la libertad de navegación en el mar de la China Meridional“, ha precisado Roque en el centro donde tienen lugar las reuniones de la ASEAN.

Una de las medidas estrellas de la cumbre es la propuesta de redacción, a principios del año que viene, de un código de conducta de los países miembros de dicha Asociación con China, con el fin de evitar cualquier malentendido en un mar cuyo tráfico marítimo anual de bienes está valorado en 4,5 billones de euros.

China reclama la casi la totalidad del mar de la China Meridional, alegando motivos históricos, mientras que varios países de la ASEAN, como Vietnam, Filipinas, Malasia y Brunei, reivindican sus respectivas titularidades marítimas e insulares valiéndose de los principios inscritos en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar.

ASEAN y Pekín se comprometen a evitar la fuerza en el mar de China Meridional
Donald Trump y Rodrigo Duterte conversando en Manila. | Foto: Jonathan Ernst/REUTERS

Desde su ascenso al poder en 2016, Duterte ha tratado de establecer una relación más conciliatoria con China, lo que ha reducido la tensión y beneficiado los intereses de Xi Jinping, que ha ido creando islas artificiales y bases militares en las aguas disputadas. “El mar de China Meridional es mejor no tocarlo, nadie se puede permitir ir a una guerra“, ha indicado Duterte durante la gala de inauguración de la cumbre en Manila.

Aparte de abordar los intereses de los países asiáticos en el mar de la China Meridional, se ha hablado sobre la crisis de refugiados en Birmania, calificado por la ONU como “limpieza étnica de manual”, y la amenaza del grupo terrorista Estado Islámico en el sur de Filipinas, que fue desalojado de Marawi a finales de octubre.

Continúa leyendo: Bangladesh contabiliza 36.000 niños rohingya huérfanos

Bangladesh contabiliza 36.000 niños rohingya huérfanos

Foto: Mohammad Ponir Hossain
Reuters

El Gobierno de Bangladesh ha contabilizado 36.000 niños que han perdido a uno o a sus dos padres entre los más de 600.000 rohingyas que han llegado al país desde finales de agosto, han informado a EFE fuentes oficiales este domingo. Este número es seis veces mayor del que se estimó inicialmente en el mes de septiembre.

“Tenemos 36.000 niños rohingyas huérfanos que han perdido a sus padres, madre o padre, o el contacto con ellos en nuestro recuento inicial”, ha explicado la subdirectora del departamento de Servicios Sociales, Seyda Ferdous Akter.

El 22% de estos niños han perdido “tanto al padre como a la madre”, ha señalado Akter, añadiendo que 26.000 niños huérfanos ya han sido añadidos a su base de datos, que están trabajando para terminar “lo antes posible”.

En el mes de septiembre, el departamento de Servicios Sociales de Bangladesh comenzó a contabilizar a los niños huérfanos y se estimó que la cifra rondaría los 6.000 menores, un número muy por debajo de la realidad mostrada en noviembre.

Bangladesh contabiliza 36.000 niños rohingya huérfanos 1
Un grupo de niños refugiados rohingya esperan para recibir comida. | Foto: Navesh Chitrakar/ Reuters

Muchos de estos niños están traumatizados y esto afecta a su desarrollo psicológico, ha advertido el portavoz de Unicef en Bangladesh, A.M. Sakil Faizullah, advirtiendo de que al menos mil familias refugiadas están encabezadas por niños.

“Imagine un niño de 14 o 15 años cuidando de sus hermanos pequeños como un padre, cuán difícil es la situación”, ha dicho.

En octubre, Unicef había identificado a 18.624 niños refugiados rohingya huérfanos, una cifra también muy por debajo de la real. En su último informe, la ONU cifró en 613.000 los musulmanes rohingya llegados a Bangladesh en los últimos dos meses y medio, de los cuales se estima que un 60% son niños, informa EFE.

Esta crisis comenzó el 25 de agosto tras un ataque de un grupo insurgente de esta comunidad musulmana contra instalaciones militares y policiales que fue respondido por el Ejército con una campaña que aún continúa.

Continúa leyendo: Varios hombres armados atacan un canal de TV en Kabul

Varios hombres armados atacan un canal de TV en Kabul

Foto: Omar Sobhani
Reuters

Varios hombres armados han irrumpido este martes en el canal privado de televisión Shamshad TV en Kabul, acción en la que han muerto al menos cuatro personas hasta el momento y otras 20 habrías resultado heridas, tal y como han indicado a la agencia Efe fuentes del canal y de la Policía. En el interior del edificio había numerosos trabajadores, según un testigo que logró escapar. El grupo terrorista Estado Islámico (EI) ha asumido a través de la agencia de información Amaq, afín a los yihadistas, la autoría del ataque.

En un breve comunicado difundido a través de Instagram y cuya autenticidad no ha podido ser verificada, Amaq se ha limitado a asegurar que el asalto del edificio que alberga al canal de televisión fue realizado por “combatientes del Estado Islámico” El portavoz de los talibanes Zabiullah Mujahid ya había asegurado en Twitter que este grupo no está involucrado en el ataque a la televisión.

El portavoz del Ministerio del Interior, Najib Danish, ha indicado a Efe que “entre dos y tres atacantes entraron en Shamshad TV y uno de ellos ha sido abatido hasta el momento, después de que las fuerzas de seguridad entraran en el complejo” de la televisión.

El portavoz de los talibanes Zabiullah Mujahid aseguró en Twitter que este grupo no está involucrado en el ataque a la televisión.

Los atentados se han multiplicado desde principios de año en Kabul, que a finales de mayo se vio golpeado por su peor ataque, en el que murieron al menos 150 personas. Tres atentados, uno contra una mezquita chií en el que murieron 32 personas , han causado al menos 75 muertos en las dos últimas semanas de octubre en la capital afgana.

“Vi en las cámaras de seguridad a tres atacantes que entraban en el edificio del canal de televisión. Primero le dispararon al guardia de seguridad y después entraron. Empezaron a lanzar granadas y a disparar”, ha explicado el periodista Faisal Zaland de Shamshad TV, a AFP, quien dijo haber escapado por una puerta trasera.

La  policía afgana se ha personado en el lugar y ha acordonado la zona donde se encuentra Shamshad TV, un canal de televisión en idioma pashtún que se difunde en todo el país que empezó a transmitir a las 11.30 hora local una imagen fija en lugar de su programación habitual.

El portavoz de los talibanes, Zabiulá Muyahid, ha negado en un tuit la participación de los talibanes en este ataque. El Ministerio del Interior no ha aportado por el momento detalles sobre los sucesos que sigue investigando.

TOP