Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Trump despide de manera fulminante a 46 fiscales

Foto: Carlos Barria
Reuters

El gobierno estadounidense de Donald Trump inició este viernes una limpieza en el Departamento de Justicia, al exigir la renuncia de 46 fiscales federales designados durante el mandato de su predecesor Barack Obama.

Los presidentes estadounidenses suelen ordenar a funcionarios de confianza que renuncien cuando asumen el cargo, pero la naturaleza abrupta de la medida sorprendió a algunos, sobre todo teniendo en cuenta que a muchos fiscales se les pidió que se fueran inmediatamente.

El famoso fiscal de Manhattan, Preet Bharara, está entre quienes deben irse, a pesar que él se reunió con Trump antes de que el magnate republicano asumiera el poder y dijo que se le había pedido mantenerse en el cargo.

La portavoz del Departamento de Justicia, Sarah Isgur Flores, dijo que el secretario de Justicia y fiscal general, Jeff Session, había solicitado “a los 46 fiscales federales designados por el presidente (anterior) presentar sus renuncias con el fin de asegurar una transición uniforme”.

Con la decisión de forzar la salida de los últimos cargos de la era Obama en el ministerio público, Trump deja en manos de Sessions la determinación del color político del Departamento de Justicia. Al igual que el presidente, Sessions defiende las deportaciones masivas de inmigrantes indocumentados y ha mostrado su aversión al islam.

Theresa May ficha al ex jefe de gabinete de Obama para la campaña electoral

Foto: John Gress
Reuters

La primera ministra británica, Theresa May, ha contratado a Jim Messina, antiguo jefe de gabinete del ex presidente Barack Obama, para diseñar la estrategia de cara a las próximas elecciones, anunciadas la pasada semana por la propia May para el 8 de junio. El equipo de Messina ha llegado este lunes a Londres y ha recibido la consigna fundamental de ampliar la mayoría del Partido Conservador en Parlamento, según ha confirmado con fuentes gubernamentales el diario Bloomberg.

El último fichaje de May ya trabajó para David Cameron en 2015, cuando salió reelegido como primer ministro. May pretende repetir el éxito incorporando a Messina a un equipo en el que figuran nombres como Lyston Crosby, estratega político, Mark Textor, especialista en encuestas, o Craig Elder y Tom Edmonds, expertos en medios digitales.

La selección de personal con amplia experiencia llega después del anuncio por sorpresa la semana pasada del adelanto electoral, que May había asegurado hasta entonces que no se produciría. Con su decisión, la primera ministra también espera que Messina ayude a mejorar la opinión de la salida de Reino Unido de la Unión Europea, que divide a los británicos desde el referéndum del Brexit celebrado el paso año.

Durante la campaña electoral de 2015, Messina jugó un papel decisivo para el Partido Conservador liderado por Cameron. Una de las estrategias que mejores resultados generó fue el envío específico de mensajes a electores potenciales y el aumento del trabajo de calle para tener un contacto más directo con los ciudadanos, creando así una imagen de proximidad, recuerda Bloomberg.

En cualquier caso, no fue esa su única experiencia en la política europea. Sin ir mas lejos, el equipo de Messina colaboró en la campaña de Mariano Rajoy para las elecciones anticipadas de junio de 2016 que el Partido Popular ganó.

La marcha mundial por la ciencia y contra los "hechos alternativos" recorre Washington

Foto: Jessica Kourkounis
AFP

Tomando el relevo de numerosas marchas por la ciencia en todo el mundo, cerca de un millar de personas comenzaron a reunirse este sábado por la mañana en el corazón de Washington para defender la investigación científica, que consideran amenazada por la administración de Donald Trump.

La marcha mundial por la ciencia y contra los "hechos alternativos" recorre Washington 2
“No me puedo creer que esté marchando por hechos”, dice la pancarta de un manifestante en Washington, Estados Unidos. | Foto: Jessica Kourkounis / AFP

Tras discursos de más de 60 personas, entre ellas Nancy Roman, responsable de los programas de astronomía de la NASA, está previsto que la manifestación, que coincide con el Día Mundial de la Tierra, concluya con una marcha hacia el Capitolio, sede del Congreso estadounidense. Movilizaciones semejantes tienen lugar en otras ciudades de Estados Unidos, como Nueva York, y más de 600 marchas están previstas en todo el mundo. Ya se han celebrado encuentros similares en Londres, París, Ghana, e incluso Nueva Zelanda y Australia.

La marcha mundial por la ciencia y contra los "hechos alternativos" recorre Washington
“Los recortes en ciencia me enfadan relativamente”, reza con sarcasmo esta pancarta en Sídney, Australia. | Foto: David Gray / Reuters

“Estoy inquieta por la retórica anti-ciencia de esta administración y por su ausencia de conocimiento científico”, explica a la AFP Kathy Ellwood, de unos 60 años, una bioquímica que se dirigía a la gran explanada del National Mall. “Tienen que entender que los hechos científicos son apolíticos, y escuchar a sus científicos”, añade. “Si este presidente (Donald Trump) puede imponer sus decisiones, la ciencia estará en peligro”, estima por su parte Elisabeth Johnston, una bióloga jubilada de 71 años. “Pero creo que habrá mucha resistencia en el Congreso”, opina. Kara Lukin, profesora de inmunología de 45 años de la Western Governors University, que viajó a Washington desde Denver (Colorado, centro) con su hija de seis años, “espera que esta marcha suponga el inicio de un cambio en Estados Unidos, donde la ciencia y la educación han sido devaluadas estos últimos años”.

La ciencia amenazada

Estos científicos se hacen eco de las afirmaciones de Rush Holt, presidente de la Asociación Estadounidense por el Avance de la Ciencia (AAAS), la organización científica más grande del mundo, con 120.000 miembros. Holt explicó el jueves que “los investigadores cada vez se dan más cuenta de que los hechos científicos son ignorados a menudo en los debates públicos, y remplazados por opiniones y creencias ideológicas”. Este fenómeno apareció hace varias décadas y se ha agravado recientemente, según este científico nuclear, antiguo miembro de la Cámara de Representantes, que señala que el presupuesto general de investigación representa hoy menos de la mitad que el de los años 60, en porcentaje del Producto Interior Bruto (PIB).

“No podemos quedarnos de brazos cruzados y suponer que todo el mundo comprende hasta qué punto la ciencia es crucial para la economía, la seguridad nacional, el medio ambiente, la salud humana y otras muchas cosas”, considera por su parte Eric Davidson, presidente de la Unión Geofísica de Estados Unidos, que defiende esta marcha, apoyada por más de 220 organizaciones científicas e institutos de investigación de todo el mundo. “Necesitamos la tecnología y la innovación estadounidense para resolver el problema” del cambio climático, señala Myles Allen, director del programa de investigación climática de la Universidad británica de Oxford. Al poco tiempo de su llegada a la Casa Blanca, Trump firmó decretos para desmantelar las protecciones medioambientales de su predecesor demócrata Barack Obama, y nombró a la cabeza de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) al climático-escéptico Scott Pruitt.

La marcha mundial por la ciencia y contra los "hechos alternativos" recorre Washington 3
“No hay planeta B”, sostiene una pequeña manifestante en Nueva York, Estados Unidos. | Foto: Andrew Kelly / Reuters

‘Un bulo’

Trump afirmó durante su campaña, incluso, que el cambio climático era “un bulo” y prometió sacar a Estados Unidos del acuerdo de París sobre la reducción de emisiones de gas con efecto invernadero, una decisión que aun están debatiendo sus consejeros. Su primer proyecto de presupuesto propone un descenso de 31% de los fondos asignados a la EPA y cortes en las subvenciones de los institutos nacionales de salud. Los organizadores de la movilización insisten en que no está motivada políticamente, pero algunos científicos temen que sea contraproducente, ya que los conservadores la perciben como orientada a la izquierda. “Una marcha no puede comunicar la importancia de la investigación, especialmente sobre el clima, a nuestros hombres políticos y a los estadounidenses que ignoran totalmente la ciencia”, indica a la AFP Robert Young, profesor de geología de la Western Carolina University. “Los científicos tienen que cambiar la manera de comunicar con los grupos de estadounidenses“, se lamenta. La idea de la marcha por la ciencia nació al día siguiente de la investidura de Donald Trump, cuando se organizaron en todo Estados Unidos y otros países marchas de las mujeres en defensa de los derechos cívicos, que movilizaron a más de dos millones de personas. Otra marcha, por el clima, esta prevista el próximo 29 de abril.

EEUU rechaza la autorización de sus compañías para hacer negocios petroleros con Rusia

Foto: Matthew Brown
AP Photo

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha rechazado este viernes la posibilidad de que compañías como ExxonMobil puedan explorar petróleo en conjunto con firmas rusas, unas actividades que se han visto afectadas por las sanciones impuestas en 2014.

La decisión se conoce días después de que se conociera que ExxonMobil llevaba meses buscando una exención de estas sanciones para poder reanudar sus actividades con la firma rusa Rosneft con el fin de explorar yacimientos de petróleo en el Mar Negro.

“En consultas con el presidente Donald Trump, el Departamento de Tesoro no emitirá exenciones a compañías de EEUU, incluida Exxon, para autorizar la perforación (de yacimientos de petróleo) prohibida por las actuales sanciones contra Rusia”, ha afirmado el Tesoro.

El comunicado, de dos líneas, firmado por el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, no aporta información adicional.

Esas sanciones han sido impuestas a Rusia para castigar al Kremlin por su anexión de la región ucraniana de Crimea, pero chocan con acuerdos firmados en 2012 entre ExxonMobil y el gigante petrolero ruso Rosneft.

The Wall Street Journal ha informado este miércoles de las gestiones que está haciendo ExxonMobil para conseguir la autorización necesaria y poder operar con Rosneft en el Mar Negro, donde puede haber unas reservas de 30.000 millones de barriles de crudo.

Rex Tillerson, ahora secretario de Estado, era hasta hace poco el principal directivo de ExxonMobil, pero, según el Journal, se estaba marginando de cualquier decisión del Gobierno de Donald Trump sobre esa gestión.

La petición se ha conocido meses después de que Rusia se colocara en el centro de un huracán político en EEUU por las denuncias de ciberataques de ese país antes de las elecciones presidenciales del pasado 20 de noviembre y la ventaja que pudo sacar de ello Trump.

De hecho, distintos políticos habían anticipado su oposición inicial a que se otorgara esa autorización.

“¿Están locos?”, ha tuiteado uno de los senadores republicanos más influyentes, John McCain, reaccionando a los informes que daban cuenta de los intentos de ExxonMobil por lograr la autorización oficial.

“Aunque una exención para permitir negocios con entidades rusas prohibidas podría estar a favor de los intereses de ExxonMobil, claramente no beneficiaría a los intereses de la seguridad nacional” de EEUU, ha dicho, por su parte, el senador republicano Marco Rubio.

Trump da un ultimátum a las ciudades que protegen a los indocumentados

Foto: Aaron P. Bernstein
Reuters

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha dado este viernes un paso más en su campaña contra las llamadas “ciudades santuario”, al exigir pruebas a nueve jurisdicciones del país de que están dando información al Gobierno federal sobre los inmigrantes indocumentados en su territorio, o dejarán de recibir fondos.

El ultimátum afecta a todo el estado de California y las ciudades de Nueva York, Chicago, Filadelfia y Nueva Orleans; además de los condados de Miami-Dade (Florida), Clark (donde se encuentra Las Vegas, en Nevada), Cook (Illinois); y Milwaukee (Wisconsin).

Los alcaldes y responsables de esas jurisdicciones han recibido sendas cartas del Departamento de Justicia en las que se les exige “entregar documentación” antes del 30 de junio próximo que demuestre que están cooperando con las autoridades federales en lo que a los inmigrantes indocumentados se refiere.

El Departamento de Justicia considera a esas jurisdicciones parte de los llamados ciudades y condados “santuario”, aquellos que se niegan a colaborar con las autoridades federales para deportar a los indocumentados y a los inmigrantes que han cometido algún crimen.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha ordenado en su primera semana en el poder que se dejara de otorgar subvenciones federales a esos territorios del país, a no ser que comiencen a cooperar con las autoridades de inmigración.

Las nueve jurisdicciones contactadas han sido identificadas por el inspector general del Departamento de Justicia como lugares que limitan la información que su policía local puede proporcionar a las autoridades migratorias federales sobre aquellos que están en su custodia, según ha explicado esa agencia en un comunicado.

“Además, muchas de estas jurisdicciones están hundiéndose bajo el peso de la inmigración ilegal y el crimen violento”, señala el comunicado.

Las cartas piden a esos territorios certificar su cumplimiento con una ley federal que establece que los Gobiernos estatales y locales no pueden prohibir a sus fuerzas de seguridad compartir información sobre el estatus migratorio de una persona con las autoridades federales.

“El no cumplimiento de esa condición podría resultar en la retención de los fondos de una subvención, suspensión o cancelación de una subvención, no admisibilidad para futuras subvenciones u otras acciones”, ha escrito en las cartas Alan Hanson, un alto funcionario del Departamento de Justicia.

Pese a las amenazas del Gobierno, muchos líderes de las “ciudades santuario”, como los de Nueva York y Chicago, han asegurado que sus policías y alguaciles seguirán teniendo prohibido preguntar sobre el estatus migratorio de las personas o colaborar con las autoridades migratorias federales en la detención de inmigrantes indocumentados.

En su comunicado, el Departamento de Justicia ha destacado el aumento de asesinatos en Chicago y Nueva York, una tendencia criminal que el Gobierno de Trump relaciona sistemáticamente con la presencia de inmigrantes indocumentados.

TOP