Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Un diputado conservador pide prohibir la entrada de inmigrantes no cualificados durante cinco años

Foto: Andrew Yates
Reuters

Un diputado conservador defensor del Brexit ha solicitado a la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, que prohíba la entrada al país a inmigrantes no cualificados durante cinco años, argumentando que las políticas de empleo se deben centrar en los británicos jóvenes en el paro.

El grupo pa favor del Brexit, Leave Means Leave (Marcharse, significa marcharse, en español) favorece la línea dura de las políticas de May. El grupo aboga por dejar el Mercado Común y tomar el control sobre las fronteras de Reino Unido mediante un sistema de puntos, combinado con la entrega  puntual de permisos de trabajo, para reducir la inmigración en 50.000 personas al año, la mitad del objetivo fijado por el gobierno de May.

Stephen Woolfe, un miembro independiente del Parlamento Europeo, representa la campaña. En una entrevista que concedió a la cadena de radio LBC, Woolfe explicó que la filosofía detrás de “Reino Unido primero” (Britain First, en inglés) era “reducir los números” a lo largo de cinco años y reforzar el departamento de Inmigración. “Este nuevo sistema de permisos dará a los británicos lo que votaron en el referéndum. Esto no significa que vayamos a acabar con la inmigración, si no que continuaremos alentando a las mejores y más brillantes personas a emigrar y a asentarse aquí”.

La introducción de estrictos controles en las fronteras, un límite anual de inmigrantes así como  la prohibición de la inmigración no cualificada durante cinco años, permitirá reducir el número anual neto de inmigrantes cada año y ayudará a construir una sociedad más cohesionada, según esta propuesta.

El visado de trabajo sólo se concederá a quien ya tenga una oferta de trabajo, es decir, alguien a quién la empresa avale y cuyo salario sea como mínimo de 35.000 pounds anuales. El inmigrante además deberá acceder a pagar un plan privado de sanidad durante cinco años para prevenir que se aproveche del NHS hasta que no esté establecido como inmigrante cualificado.

Los críticos de esta campaña argumentan que el Reino Unido da por sentado que el flujo migratorio trae consigo inmigrantes cualificados y no cualificados a partes iguales para industrias que sufren escasez de trabajadores y que les va a ser posible elegir.

El plan, según aclara Anna Soubry, parlamentaria contra el Brexit, “no reducirá el número de inmigrantes, porque aún necesitamos gente de la UE y otras partes del mundo para que hagan nuestra economía aún más fuerte. Los inmigrantes contribuyen a nuestra economía y a nuestra cultura, deberíamos darles la bienvenida en el tradicional espíritu de tolerancia británica. El grupo Leave, mean Leave no entiende que la economía de Reino Unido depende de los inmigrantes.”.

Stephen Woolfe y su campaña contra la inmigración además explica en su informe que no se debería garantizar la residencia a los europeos que llegaron después de que May presentara el artículo 50 en la UE. También han pedido al gobierno que ponga una fecha definitiva para impedir la entrada de europeos a suelo británico y que prohíba a los nuevos inmigrantes el acceso a las ayudas sociales al menos durante cinco años y eso sólo si pagan una cierta  cantidad.

Continúa leyendo: El Reino Unido podría dejar la UE sin pagar ni un penique

El Reino Unido podría dejar la UE sin pagar ni un penique

Foto: PHIL NOBLE
Reuters

Si el Reino Unido deja la Unión Europea sin un acuerdo de salida, no estará legalmente obligado a contribuir al presupuesto post-Brexit del bloque, según ha afirmado este sábado un comité de miembros de la cámara alta del parlamento británico.

Es probable que el dinero sea uno de los elementos más polémicos de las próximas conversaciones sobre el Brexit. Otras naciones de la UE quieren que Reino Unido pague su parte de los compromisos presupuestarios, calculados informalmente por funcionarios de la UE en aproximadamente 60.000 millones de euros.

La primera ministra británica, Theresa May, tan sólo ha dicho que el gobierno consideraría pagar a la UE por participar en “algunos programas europeos específicos”.

En virtud del artículo 50 del Tratado de Lisboa, el Reino Unido dispone de dos años para llegar a un acuerdo con la UE, después de lo cual saldría sin un acuerdo a menos que todos los Estados miembros acordaran prorrogar las negociaciones.

El Reino Unido podría dejar la UE sin pagar ni un penique
Theresa May no aclara cuánto debería pagar el Reino Unido al dejar la UE. | Foto: Neil Hall / Reuters

“Si no se llega a un acuerdo, toda la legislación de la UE -incluidas las disposiciones relativas a las contribuciones financieras en curso y los mecanismos para la adjudicación- dejarán de aplicarse y el Reino Unido no estará sujeto a ninguna obligación de hacer ninguna contribución financiera”, afirma el Comité de Asuntos Financieros en un informe.

El informe también concluye que, a cambio, el Reino Unido no estará en posición de reclamar legalmente una parte de los activos de la UE a su salida, a menos que estén incluidos en un acuerdo de retirada.

Negociar lo que debe el Reino Unido es una de las prioridades de la UE para este año, con funcionarios de la UE diciendo que el bloque quiere acordar con los británicos una fórmula para calcular la cantidad en lugar de definir una suma concreta por adelantado.

Continúa leyendo: Escocia aprueba negociar con Londres un nuevo referéndum de independencia

Escocia aprueba negociar con Londres un nuevo referéndum de independencia

Foto: RUSSELL CHEYNE
Reuters

El Parlamento de Escocia ha aprobado la iniciativa impulsada por Nicola Sturgeon e iniciará una solicitud formal al gobierno británico para llevar a cabo un segundo referéndum de independencia antes de que Reino Unido abandone la Unión Europea.

Con 69 votos a favor y 59 en contra, la cámara de Holyrood (Edimburgo) ha aprobado este martes la celebración de un nuevo plebiscito entre otoño de 2018 y primavera de 2019.

El principal argumento de Sturgeon para promover este segundo referéndum es que en la consulta de 2014 los escoceses votaron pensando que continuar en Reino Unido significaba seguir en la Unión Europea. Ahora, la primera ministra sostiene que el “cambio de circunstancias” que ha supuesto el Brexit, cuyo proceso se activa mañana día 29 de marzo, justifica la convocatoria de un nuevo referéndum.

El primer referéndum resultó en un 55,3% de los votos a favor de continuar formando parte del Reino Unido, pero ahora que las circunstancias han cambiado, Sturgeon considera que la medida es necesaria para permitir que Escocia decida qué camino seguir ante la puesta en marcha del Brexit.

La primera ministra británica, Theresa May, quien se reunió con Sturgeon el lunes en la ciudad escocesa de Glasgow, ha insistido en repetidas ocasiones que “ahora no es el momento” para realizar una consulta, por lo que durante el debate previo al voto parlamentario, Sturgeon ha insistido en que no buscaba una confrontación con el gobierno británico, y que solo pedía “discusiones sensatas”.

“Mi argumento es sencillamente este: cuando la naturaleza del cambio que es inevitable con el Brexit sea clara, ese cambio no debería imponerse sobre nosotros, nosotros deberíamos tener el derecho de decidir la naturaleza de ese cambio (…) Los escoceses deberían tener el derecho a escoger entre el Brexit (posiblemente un Brexit muy difícil) o convertirse en un país independiente, capaz de trazar nuestro propio curso y de crear una verdadera asociación de iguales en estas islas”, declaró la dirigente nacionalista.

Continúa leyendo: España priorizará los derechos de sus ciudadanos en Reino Unido

España priorizará los derechos de sus ciudadanos en Reino Unido

Foto: JON NAZCA
Reuters

El gobierno español ha afirmado este miércoles que su prioridad es defender los derechos de sus ciudadanos en el Reino Unido, donde ha abierto, en su embajada en Londres, una ventanilla para atender consultas sobre el Brexit. “Queremos que se mantengan de la manera más amplia y generosa posible los derechos de los que actualmente disfrutan” los españoles, ha dicho el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, en el Congreso de los Diputados.

En su testimonio, después de que el Reino Unido notificase formalmente que iniciaba su salida de la Unión Europea, Dastis ha declarado que España quiere una solución “cuanto antes” sobre los derechos de los españoles en ese país y de los británicos en suelo español.

Desde Malta donde se encontraba de visita, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, ha enviado “un mensaje de tranquilidad, de confianza y de serenidad a todos los ciudadanos españoles” en Reino Unido, y “a los ciudadanos británicos, que son más, que viven en España”.

“Nuestra primera prioridad en estas negociaciones será minimizar la incertidumbre creada por el Reino Unido para nuestros ciudadanos”, ha garantizado.

En ese sentido, el Ministerio de Exteriores ha anunciado la apertura de esa ventanilla en su embajada de Londres para proveer información sobre cambios en tasas universitarias, permisos de residencia o cobertura sanitaria, una vez Reino Unido abandone la UE.

Unos 130.000 españoles están registrados como residentes en Reino Unido, pero se cree que miles más viven legalmente en el país sin registrarse en la embajada.

España, principal destino para los expatriados británicos, alberga a unos 300.000, un tercio de ellos mayores de 65 años. Pero la cifra alcanza el millón si se cuenta a los británicos que pasan parte del año en España.

Continúa leyendo: Dastis acusa a Reino Unido de "perder los nervios" por Gibraltar

Dastis acusa a Reino Unido de "perder los nervios" por Gibraltar

Foto: JON NAZCA
Reuters/File

Así se ha expresado el ministro de Asuntos Exteriores español, Alfonso Dastis, en respuesta a unas declaraciones del ex dirigente del Partido Conservador británico, Michael Howard, que aseguraba que Theresa May estaría dispuesta a embarcarse en una guerra por mantener la soberanía de Gibraltar. “Alguien en Reino Unido está perdiendo los nervios, pero no hay ninguna base para ello”, ha asegurado este lunes Dastis. “El Gobierno Español está un poco sorprendido del tono que se ha generado en el Reino Unido por el tema de Gibraltar“, ha añadido el ministro español.

Dastis ha respondido así después de que varios políticos británicos, incluida la primera ministra, Theresa May, se mostraran decididos a defender a sus nacionales que viven en Gibraltar y que el exlíder conservador Michael Howard asegurara que el Reino Unido podría ir a la guerra, como hizo en las Malvinas, para proteger a los gibraltareños. “Howard no dijo exactamente eso”, ha señalado Dastis a la prensa, quien ha añadido, no obstante, que “traer a colación situaciones pasadas con las Malvinas es un poco sacado de contexto”.

Howard aseguró que Reino Unido podría ir a la guerra, como hizo en las Malvinas, para proteger a los gibraltareños. “Hace 35 años esta semana, otra mujer primera ministra (refiriéndose a Margaret Thatcher) mandó a la fuerza militar al otro lado del mundo para defender la libertad de un pequeño grupo de británicos contra otro país de habla hispana. Estoy seguro de que la actual primera ministra mostrará la misma determinación apoyando a la gente de Gibraltar”, explicó Lord Howard en una entrevista en el canal Sky.

Sobre si la posible entrada de Escocia en la Unión Europea, una vez que el Reino Unido abandone la UE, podría trasladarse a la región española de Cataluña, Dastis dijo que “evidentemente no”. “Creo que no hay que hablar de hipótesis. Lo único cierto es que cuando salga el Reino Unido va a salir Escocia. Lo que pase en el futuro ya veremos cuando pase, si pasa”, afirmó el titular de Exteriores, que recalcó que Escocia y Cataluña “no son equiparables de ninguna manera”.

Por su parte, el ministro británico de Exteriores, Boris Johnson, ha asegurado este lunes que la soberanía de Gibraltar “no va a cambiar” sin el consentimiento expreso de sus habitantes y del Reino Unido, en relación a la situación de esa colonia cuando se materialice el “brexit”. “La soberanía de Gibraltar es inamovible, no va a cambiar y no es posible que cambie sin el apoyo expreso y consentimiento del pueblo de Gibraltar y del Reino Unido. Eso no va a cambiar”, ha asegurado Johnson a su llegada a un Consejo de ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE).

El jefe de la diplomacia británica respondió así a preguntas de los periodistas sobre cómo trataría el asunto de Gibraltar en la reunión de este viernes con su homólogo español. El ministro español de Exteriores y Cooperación, Alfonso Dastis, no asiste hoy al Consejo de la UE y, en su lugar, participa el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Ildefonso Castro. La Unión Europea manifestó el viernes, al presentar sus líneas negociadoras en respuesta a la misiva de Londres, que ningún acuerdo entre los Veintisiete y el Reino Unido, una vez que el país abandone el club comunitario, podrá aplicarse en Gibraltar sin un acuerdo previo entre el Reino Unido y España.

El Gobierno británico insiste en que, aunque May no citó a Gibraltar en la carta en que precisó sus prioridades negociadoras, sí lo hizo en su intervención en la Cámara de los Comunes, cuando reiteró que el Reino Unido es “absolutamente firme en su apoyo a Gibraltar” y aseguró que el Peñón estará “cubierto” por las negociaciones británicas del “brexit”. Theresa May ya aseguró este fin de semana al ministro principal gibraltareño, Fabián Picardo, que su Gobierno está “totalmente dedicado a trabajar con Gibraltar para asegurar el mejor resultado para el ‘brexit'” y añadió que “nunca entraremos en disposiciones por las cuales el pueblo de Gibraltar vea transferida su soberanía a otro Estado en contra de sus deseos expresados libre y democráticamente, ni tampoco entraremos nunca en un proceso de negociación de la soberanía con el que Gibraltar no esté satisfecho”.

TOP