Al menos 26 soldados mueren tras un ataque talibán contra una base militar en Afganistán

General

Al menos 26 soldados mueren tras un ataque talibán contra una base militar en Afganistán
Foto: MOHAMMAD ISMAIL| Reuters

Al menos 26 soldados han muerto y otros 13 han resultado heridos en un ataque de talibanes el martes por la noche contra una base del Ejército afgano cerca de Kandahar, ha anunciado hoy el Ministerio de Defensa, contactado por AFP. «Los soldados resistieron con valentía y mataron a más de 80 terroristas«, añadió el portavoz del ministerio, el general Daulat Waziri.

Según una fuente local, el ataque, que se produjo en el distrito de Jakrez, en el límite con la provincia de Helmand, duró varias horas, de las 22.00 del martes hasta las 03.00 del miércoles.

Los talibanes reivindicaron la operación en su cuenta de Twitter. «Cientos de talibanes llegaron a bordo de un convoy de unos 30 vehículos y atacaron la base en varios puntos. Los combates duraron horas», ha narrado un testigo a la agencia.
Según varios residentes de la zona, se pidieron refuerzos aéreos para bombardear a los asaltantes, algo que no había sido confirmado por el momento por los funcionarios.

Una fuente hospitalaria de Kandahar también indicó que «al menos 25 soldados heridos fueron llevados al hospital de la ciudad».
Los insurgentes talibanes han redoblado su campaña contra las fuerzas gubernamentales, subrayando la creciente inseguridad en el país.
Las fuerzas de seguridad afganas, debilitadas por las bajas, las deserciones y los «soldados fantasma» (tropas que figuran como alistadas pero que no existen), se esfuerzan por hacer retroceder a los insurgentes desde que las tropas de la OTAN, lideradas por Estados Unidos, finalizaron su misión, en diciembre de 2014.
Según la organización estadounidense SIGAR, las bajas mortales entre las fuerzas de seguridad afganas aumentaron un 35% en 2016, con 6.800 agentes policiales y soldados muertos.

El último ataque talibán de importancia contra una base militar, el 21 de abril cerca de Mazar-i-Sharif (norte), dejó al menos 135 muertos oficialmente -más de 200 según fuentes de los servicios de seguridad. Entre ellos había jóvenes reclutas que se encontraban en la mezquita y el refectorio en el momento del ataque.