The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

España

Alcampo dejará de utilizar aceite de palma en sus propios productos

Redacción TO
Foto: Tatan Syuflana | AP Images

Alcampo está trabajando con sus proveedores para eliminar el aceite de palma de sus marcas propias en todas referencias en las que sea tecnológicamente posible, según ha explicado este lunes la compañía al periódico El Confidencial. Mercadona ha seguido también esa ruta, según representantes de la empresa de Juan Roig “nuestros interproveedores llevan tiempo realizando movimientos para sustituir el aceite de palma y otras grasas trans en sus productos cuando es posible. Avanzaremos en esa línea”.

Por su parte, representantes del supermercado Día se han pronunciado en la misma línea que los anteriores, matizando que solo recurren a este ingrediente cuando tiene “certificado de sostenibilidad” si el reemplazo “no fuese deseable o pertinente de acuerdo a aspectos organolépticos, tecnológicos o medioambientales”. Sin embargo Día ha recordado que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) emitió un estudio sobre la toxicidad de ciertas grasas vegetales durante su fabricación en el que concluyó que hacían falta más informes para confirmar ese riesgo, “no hizo ninguna recomendación respecto a dejar de consumir aceite de palma”. Sin embargo, organizaciones de consumidores como la OCU desaconsejan el abuso de este ingrediente, el más utilizado del mundo por su precio barato y versatilidad. Día ha zanjado el tema asegurando que “si los clientes no quieren estos productos en nuestra oferta comercial, no los tendrán”.

Eroski también está viendo la posibilidad de decir adiós al aceite de palma en sus marcas. “No tenemos ninguna decisión tomada al respecto, pero lo estamos siguiendo de cerca. Vemos que comienza a ser un tema de preocupación social”. Con otra estrategia, Lidl también intenta separarse del aceite de palma sustituyendo el mismo por “aceites vegetales de alta gama”. Cuando esto no se puede, utilizan “el que procede siempre de explotaciones sostenibles, premiando de forma directa a los productores que velan por el medio ambiente”, según han apuntado fuentes de la empresa alemana.

El aceite de palma es un producto rico en grasas saturadas perjudicial para el sistema cardiovascular que se encuentra en muchos productos como bollería, pizzas, chocolate o patatas fritas. Además, su cultivo tiene efectos nocivos en su cultivo, como la deforestación de bosques tropicales y pérdida de la biodiversidad.