Almeida y Ayuso felicitan a la afición del Madrid por no celebrar la victoria de la Liga

Sociedad

Almeida y Ayuso felicitan a la afición del Madrid por no celebrar la victoria de la Liga
Foto: Javier López| EFE

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, han felicitado a la afición del Real Madrid por no salir a celebrar la victoria de su equipo en la plaza de Cibeles después de proclamarse campeones de una liga de futbol marcada por la pandemia del coronavirus.

Lo más importante: muchos madridistas se acercaron a la plaza de Cibeles para homenajear a su equipo por su 34.ª victoria en la Liga, pero lo hicieron en coche y con pitidos, sin mantener contactos de riesgo para evitar contagios de COVID-19. Ocurrió después de que Sergio Ramos alzara la copa de la Liga en la celebración más extraña de la historia del Real Madrid, en un estadio Alfredo Di Stéfano vacío, sin aficionados celebrando el éxito en las gradas. Al césped del Di Stéfano al finalizar el partido contra el Villarreal bajó el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, junto a Martínez-Almeida y Díaz Ayuso.

«Enhorabuena Real Madrid, madridistas, por vuestro nuevo título de Liga y por este ejercicio de contención y responsabilidad con la ciudad de Madrid», ha escrito el alcalde. Díaz Ayuso, por su parte, se ha expresado en términos similares: «Gracias a todos los madridistas que este año, por responsabilidad, no os habéis acercado a la diosa Cibeles. Los madrileños están muy concienciados con el COVID y se nota».

La pandemia provocó la paralización del campeonato durante tres meses, provocó el confinamiento de todo el país y también dejó la resolución de las once jornadas finales sin aficionados en las gradas. Fue así como llegó esta celebración inédita. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, había hecho el jueves por la tarde un llamamiento a los seguidores del Madrid ganaba la Liga: la celebración «este año tiene que ser diferente, pero no tiene por qué ser peor».