La mayor asociación de militares denuncia el abandono de los soldados mayores de 45 años

Política y conflictos

La mayor asociación de militares denuncia el abandono de los soldados mayores de 45 años
Foto: Francisco Seco

La Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) ha acusado este viernes a los diputados de haber dejado «abandonados» a los soldados mayores de 45 años que están a punto de abandonar las Fuerzas Armadas y a los que ya han pasado a ser reservistas de especial disponibilidad.

La AUME critica en un comunicado el informe de la subcomisión creada hace más de dos años en el Congreso para estudiar el régimen profesional de los militares de tropa y marinería y mejorar la ley de 2006. El informe, que fue aprobado el jueves por la Comisión de Defensa del Parlamento con los votos a favor del PP, PSOE, PNV y UPN y en contra de Podemos y Ciudadanos, deja «una enorme insatisfacción entre los militares temporales», asegura la asociación.

La nota denuncia «la falta de sensibilidad, diluida en luchas partidistas, demagogia y personalismos», que «ha dado al traste con el consenso que se venía fraguando entre todos los grupos». En su opinión, ha imperado el «interés electoralista» sobre la protección y apoyo que el Estado debe de dar a estos profesionales que «no pueden defender plenamente su situación laboral por tener derechos mermados y prohibidos».

«Los platos rotos los pagan quienes necesitan de una especial protección», censura AUME, que advierte de que «a los militares no les importa qué color les resuelva sus problemas» y concluye que la subcomisión parlamentaria «no ha estado a la altura». Igualmente, explica que el dictamen comienza con una «tibia» crítica a la ley de tropa y marinería de 2006 e incluye cuarenta recomendaciones que a medio y largo plazo pueden contribuir a una mejor y mayor promoción de los militares, su acceso a la permanencia o la reinserción laboral.

Sin embargo, lamenta que apenas cuente con medidas para los militares temporales cercanos a los 45 años o los ya reservistas de especial disponibilidad. «No podemos alegrarnos, ni mucho menos, de este resultado después de las expectativas puestas en la subcomisión», señala e insiste en la necesidad de un cambio legislativo que integre a todas las escalas en una sola ley para acabar «con la diferencia de trato legal y las discriminaciones».