Australia estudia la extradición de una presunta torturadora del régimen de Pinochet

Por: EFE

Sociedad
Australia estudia la extradición de una presunta torturadora del régimen de Pinochet
Foto: Santiago Llanquin| AP Images

Un juez de Australia ha dejado visto para sentencia el juicio sobre la petición de extradición de la chilena Adriana Rivas, apodada «La Chany», presunta torturadora durante el régimen del general Augusto Pinochet, tras una vista única celebrada este martes.

En contexto: la chilena Adriana Rivas, espía para el régimen durante la dictadura de Pinochet en Chile, ha vivido durante más de tres décadas como limpiadora y niñera en Australia. Fue detenida el año pasado a raíz de una petición de extradición de su país, donde está acusada por supuestos crímenes de lesa humanidad.

El magistrado Philip Stewart, del Tribunal Local del estado de Nueva Gales del Sur, ha escuchado este martes los argumentos de la defensa y la Fiscalía. Emitirá una sentencia sobre su extradición a Chile el próximo 27 de julio, una decisión que se puede apelar en otras instancias judiciales.

La vista, en la que Rivas compareció por vídeoconferencia desde un centro penitenciario en las afueras de Sídney, se centró en asuntos «técnicos» y en las «objeciones» presentadas por la defensa de Rivas sobre la autenticidad de los documentos presentados en la solicitud de extradición y las órdenes de detención, entre otros documentos.

Una larga espera, un proceso complicado

Desde su detención el 19 de febrero de 2019, Rivas ha interpuesto varios recursos legales y una apelación para obtener la libertad provisional o detener el proceso tanto en la instancia de los tribunales del estado de Nueva Gales del Sur, cuya capital es Sídney, como a nivel federal australiano, sin lograr un fallo a su favor.

Una vez que se dicte sentencia, el proceso de extradición se podría prolongar durante años si las partes decidieran apelar el fallo y llevar la batalla legal hasta la máxima instancia judicial de Australia, el Tribunal Superior.

La mujer de 68 años niega rotundamente haber participado en torturas o asesinatos. En 1978 viajó a Australia donde residió el este de Sídney. En 2006 volvió a Chile y fue detenida por los casos vinculados a su extradición, aunque después logró escaparse y regresó al país de Oceanía. Actualmente se encuentra detenida en un centro penitenciario de Sídney mientras se dirime su proceso en los tribunales.

Rivas está acusada de haber participado en el «secuestro agravado» y desaparición en 1976 de Víctor Díaz, subsecretario del Partido Comunista de Chile, así como de Fernando Navarro, Lincoyán Berríos, Horacio Cepeda, Juan Fernando Ortíz, Héctor Veliz, y Reinalda Pereira. Las víctimas forman parte de los casos «Conferencia I y II», dos operaciones clandestinas emprendidas para eliminar a la cúpula del partido político chileno.