Los bombarderos enviados a Venezuela vuelven a Rusia

General

Los bombarderos enviados a Venezuela vuelven a Rusia
Foto: HANDOUT| Reuters

Los dos bombarderos enviados por Moscú el pasado lunes a Venezuela para unos ejercicios de defensa han partido este viernes de retorno a Rusia, según ha informado la Fuerza Armada venezolana.

«Con el despegue de los ‘Cisnes Blancos’ TU160 despedimos a nuestros amigos de la Federación Rusa, con quienes compartimos experiencias», ha señalado en Twitter el Comando de la Defensa Aeroespacial Integral de la Fuerza Armada. «Gracias a la Federación de Rusia. Seguimos construyendo un equipo productivo y vigoroso de hermandad y cooperación eficaz. Hasta la victoria siempre! Venceremos!», ha publicado en Twitter el ministro venezolano de Defensa, general Vladimir Padrino López, al confirmar la partida de los bombarderos.

La información fue publicada junto con un video que muestra el despegue al amanecer de uno de los enormes aviones desde el aeropuerto internacional de Maiquetía, que sirve a Caracas.

Además de los dos ‘Cisnes Blancos’ TU160, un avión de transporte An-124 y un avión de pasajeros Il-62, habían aterrizado en Maiquetía el lunes, un día después de que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, denunciara que Estados Unidos había puesto en marcha un plan para derrocarlo e incluso asesinarlo.

 

El despliegue ha avivado las tensiones de Caracas con Washington y la vecina Colombia, a la que Maduro acusa, al igual que al mandatario electo de Brasil, Jair Bolsonaro, de apoyar el supuesto complot de la Casa Blanca.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, ha rechazado los ejercicios al acusar a Moscú y Caracas de ser «dos gobiernos corruptos derrochando fondos públicos y reprimiendo la libertad mientras su pueblo sufre».

Rusia ha criticado esa declaración como «poco diplomática» e «inaceptable», y criticó la existencia de un doble rasero en el gobierno de Donald Trump haciendo referencia su «presupuesto militar colosal» en las guerras de Afganistán, Irak y Libia.

Por su parte, el presidente colombiano, Iván Duque, ha tildado los ejercicios de «inamistosos» y pidió al continente «estar alerta», al tiempo que ha negado que Bogotá promueva una acción armada para poner fin a la «dictadura» de Maduro.

Las maniobras militares con Rusia se producen cuando falta menos de un mes para que el gobernante venezolano asuma un segundo mandato de seis años, tras ser reelegido en mayo en comicios denunciados por la oposición como un fraude y desconocidos por Estados Unidos, la Unión Europea y una docena de países latinoamericanos.