China triplica su inversión en España, quinto país europeo favorito del gigante asiático

Economía y capital

China triplica su inversión en España, quinto país europeo favorito del gigante asiático
Foto: Ng Han Guan

China sigue pensando en España para invertir. Las inversiones han aumentado un 311% en el primer semestre del año y han ascendido a 1.002 millones de euros hasta junio, lo que convierte a España en el quinto destino europeo favorito del gigante asiático, por detrás de Suecia (3.045 millones de euros), Reino Unido (1.399 millones), Alemania (1.291 millones) y Francia (1,234 millones de euros), según el informe Baker McKenzie.

El incremento de las inversiones en España está vinculado a un aumento de la posición inversora de China en Europa, en detrimento de sus inversiones en Estados Unidos, que han bajado a 1.711 millones de euros en el primer semestre del año. China registró su mayor nivel de inversión en Estados Unidos en el segundo semestre de 2016 cuando alcanzó los 23.958 millones de euros. Sin embargo, la cifra se redujo a 20.536 millones de euros en el primer semestre de 2017 y disminuyó drásticamente a 5.134 millones en la última mitad de 2017.

El análisis resalta que las medidas regulatorias tanto chinas como estadounidenses han sido la principal causa de este descenso. La socia de M&B Capital Advisers, Maite Díez, ha insistido en que «no sorprende que la tensión comercial actual y la subida de aranceles hayan llevado a los empresarios chinos a desinvertir en Estados Unidos y a cancelar proyectos». Esta situación ha beneficiado a las inversiones del gigante asiático en Europa, que han supuesto unos 17.113 millones de euros entre enero y junio de 2018.

«Las empresas chinas son conscientes de que los activos europeos son atractivos, tienen calidad y poseen una presencia en sus mercados que aporta valor añadido a las compañías chinas que quieren ampliar horizontes fuera de su país», ha subrayado Díez, quien ha añadido que los sectores prioritarios de las empresas chinas han sido el sanitario, la automoción, salud, consumo y la biotecnología. En Europa las desinversiones chinas alcanzaron de enero a junio los 855 millones de euros, aunque están pendientes otros 5.999 millones de euros como consecuencia del endurecimiento de la regulación china para las empresas que quieren invertir en el extranjero.

El informe indica también que se prevé un mantenimiento de la actual divergencia inversora por parte de China en los próximos meses, ya que la situación macroeconómica en el país es «compleja» y el Gobierno de Pekín podría volver a tomar medidas aún más intervencionistas, informa Efe.

El Gran Palacio del Pueblo de Pekín ha acogido una mesa redonda empresarial bilateral en el marco de la cumbre anual entre China y la Unión Europea en la que los dos bloques han compartido sus ideas por la «paz, desarrollo y seguridad», de acuerdo con un tuit de Jean-Claude Juncker.