The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Argentina

Un grupo de científicos argentinos descubre un nuevo dinosaurio de espinas gigantes

Redacción TO
Foto: Tono Gil | EFE

Un grupo de paleontólogos ha descubierto los restos fósiles de una especie de dinosaurio hasta ahora desconocida. El dinosaurio, hallado en la Patagonia argentina, pertenece al grupo de los saurópodos y su característica más llamativa son las largas espinas óseas que rodean su cuello y espalda.

La nueva especie, presentada en el Centro Cultural de la Ciencia de Buenos Aires, ha recibido el nombre Bajadasaurus pronuspinax en referencia a la Bajada Colorada, una formación geológica situada en la provincia argentina de Neuquén, donde se han encontrado los restos fósiles del animal. Según las estimaciones, esta clase de dinosaurios habitaron la Tierra hace 140 millones de años. 

El Bajadasaurus es miembro de la familia de los dicreosáuridos, pertenecientes al gran grupo de los saurópodos, según ha informado a Efe el paleontólogo Pablo Gallina, uno de los cuatro artífices del estudio.

“Los saurópodos son los grandes dinosaurios de cuello largo y cola larga que son herbívoros y llegaron a tamaños colosales de 40 metros de largo, pero particularmente esta es una familia chica dentro de los saurópodos, por lo que tendrían aproximadamente 9 o 10 metros de largo“, ha explicado Gallina.

Científicos argentinos descubren un nuevo dinosaurio de espinas gigantes 1

Pablo Gallina junto al Bajadasaurus pronuspinax | Foto: Tono Gil | Efe

El segundo nombre del Bajadasaurus, pronuspinax, hace referencia a las largas espinas que “apuntan hacia adelante en todo el cuello”, según ha detallado el propio Gallina.

Hay varias hipótesis sobre la función de las espinas, aunque, según el investigador, es “muy difícil” determinar su función a partir de fósiles. Sin embargo, ha confesado que lo más probable es que se tratase de un mecanismo de defensa. 

Científicos argentinos descubren un nuevo dinosaurio de espinas gigantes 2

Pablo Gallina junto al Bajadasaurus pronuspinax | Foto: Tono Gil | Efe

“No sería una defensa activa, sino una defensa pasiva, o sea una defensa de alerta. Son estructuras que dan alerta a los carnívoros que puedan acercarse. Un carnívoro se acerca, ve una estructura gigante espinosa y se lo piensa dos veces”, ha declarado Gallina.

Asimismo, el investigador ha asegurado que esta especie de dinosaurios necesitaba una estructura para reforzar esas espinas, ya que eran “muy frágiles” y estaban conectadas con la columna vertebral, una zona “muy susceptible” para la salud del animal.

“Nosotros consideramos que habría habido una funda córnea, como si fuese un cuerno”, ha explicado Gallina. Los investigadores creen que esas fundas eran similares a los cuernos de animales como el antílope o la cabra.

Los primeros restos fósiles del Bajadasaurus pronuspinax fueron encontrados a finales de 2013. Desde entonces, los investigadores han llevado a cabo un “largo” proceso que incluyó limpieza de fósiles, visitas a distintos museos y la comparación de los restos de este dinosaurio con los de otras especies repartidas por el mundo.