Una enorme colisión modeló la inclinación y la temperatura de Urano

Sociedad

Una enorme colisión modeló la inclinación y la temperatura de Urano
Foto: JPL-Caltech

La inclinación y las gélidas temperaturas de Urano, el séptimo planeta del Sistema Solar, fueron provocadas por el impacto de un objeto masivo que tenía aproximadamente dos veces el tamaño de la Tierra, según las investigaciones sobre la evolución de Urano por parte de un equipo internacional de expertos liderado por astrónomos de la Universidad de Durham (Reino Unido). Los expertos realizaron medio centenar de simulaciones de alta resolución por ordenador de diversos tipos de grandes colisiones contra el gigante helado para comprender su evolución.

Las investigaciones, publicadas por Astrophysical Journal, han confirmado un estudio previo que sostenía que la inclinación de Urano fue provocada por el choque de un objeto masivo, posiblemente un protoplaneta joven compuesto de hielo y rocas, durante la formación del Sistema Solar hace 4.000 millones de años. Las simulaciones sugieren que los restos del impacto pudieron formar una delgada cáscara cerca del borde de la capa de hielo que es capaz de atrapar el calor que emite el núcleo del planeta. Esto ayuda a explicar las temperaturas extremadamente frías de la atmósfera exterior del planeta, de 216 grados negativos, según los investigadores.

El enorme impacto también podría haber tenido influencia en el hecho de que Urano, que se asemeja al tipo más común de exoplanetas, gira de lado y su eje apunta casi perpendicularmente al resto de planetas del Sistema Solar, ha indicado el autor principal del estudio y miembro de la Universidad de Durham, Jacob Kegerreis. «Esto fue causado, casi con toda seguridad, por un impacto gigantesco», pero aún se sabe «muy poco» de cómo sucedió realmente y la magnitud real del choque en la evolución de Urano, ha precisado.

El estudio también podría ayudar a explicar la formación de los anillos y lunas de Urano, ya que las simulaciones sugieren que el impacto pudo lanzar hielo y rocas que se situaron en órbita alrededor del planeta. Los autores confían en que los descubrimientos  ayuden a explicar la composición química y la evolución de los exoplanetas –los que se encuentran fuera del Sistema Solar–, informa Efe.