The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Dinamarca

La contaminación del aire provocó 422.000 muertes prematuras en Europa

Redacción TO
Foto: Francisco Seco | AP

La contaminación del aire provocó la muerte prematura de unas 422.000 personas en 41 países de Europa durante el año 2015, una cifra alarmante aunque ligeramente inferior a la del año anterior, según un informe difundido este lunes por la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA).

El estudio destaca que unas 391.000 personas fallecidas a causa de la contaminación atmosférica eran de países de la Unión Europea (UE). Si se tienen en cuenta los datos recogidos desde 1990, la cifra de muertes por concentración de partículas al aire libre de un tamaño inferior a 2,5 micras (PM 2,5), se ha reducido en medio millón anual gracias a las políticas de mejora de la calidad del aire. Sin embargo, el informe alerta que la contaminación del aire continúa excediendo los límites y guías marcadas tanto por la Unión Europea como por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y constituye un "peligro" para la salud humana y el medio ambiente.

Cerca del 74% de la población urbana en la Unión Europea estuvo expuesta a concentraciones de PM2,5 que exceden los niveles recomendados por la OMS, según los datos de 2016. El transporte es una de las mayores fuentes de polución del aire en Europa, según destaca el informe, que añade que las emisiones producidas por la agricultura, la producción energética, la industria y los hogares, también contribuyen a aumentar las emisiones nocivas.

El informe incluye datos oficiales de más de 2.500 estaciones monitorizadas, y los resultados destacan que grandes contaminantes como el dióxido de nitrógeno (NO2) y el ozono troposférico (O3) han causado alrededor de 79.000 y 17.700 muertes en Europa durante el año 2015 respectivamente. Los porcentajes de población urbana que se expuso a estos contaminantes bajó del 9% al 7% y del 30% al 12%, de acuerdo con el informe.

"La contaminación atmosférica es un asesino invisible y se necesita intensificar los esfuerzos para atacar las causas", ha destacado en el informe el director ejecutivo de la AEMA, Hans Bruyninckx.